Gabriel Mato pide mayor conciencia política y social en la lucha contra el ruido

El presidente del Parlamento de Canarias, Gabriel Mato, destacó ayer que el ruido se ha convertido en un problema de primer orden en las sociedades desarrolladas, por lo que es necesaria una mayor conciencia tanto política, como social, para disminuir la tolerancia al ruido.

Gabriel Mato, que realizó estas declaraciones durante el acto de presentación de las III Jornadas sobre la Contaminación Acústica, bajo la organización del Diputado del Común, señaló que los poderes públicos no han atendido convenientemente este tipo de contaminación, aunque explicó que éste es un problema de convivencia y que por lo tanto debe ser la sociedad en su conjunto la que reflexione para que el ruido sea cada vez menor.

“Las consecuencias directas del aumento de la contaminación acústica dañan la calidad de vida, el bienestar de los ciudadanos. Pero más allá de esa realidad, quizá sea más desconocido pero no por ello menos preocupante, las consecuencias que comienzan a constatarse debido al ruido en la salud de las personas”, comentó.

Mato señaló que “llega el momento de reconocer que los poderes públicos no han dedicado todavía la debida atención a combatir esta expresión de contaminación, tal vez por un mal entendido que nos lleva a creer que el ruido es una expresión propia de nuestra forma de ser, de nuestras costumbres si se quiere; a diferencia de otras culturas como las centroeuropeas que son beligerantes con el ruido”. En este sentido se pronunció el primer conferenciante invitado a las jornadas, Ignacio Sáenz, presidente de la Plataforma Estatal contra el Ruido y las Actividades Molestas (PEACRAM), encargado de la ponencia sobre Ruido, Salud y Convivencia. Para Sáenz, la contaminación acústica no está suficientemente reconocida por los poderes públicos, por lo que los ciudadanos afectados por este problema se sienten desamparados administrativamente.

19/5/2006 Prensa