Diario de Sesiones 11/2011, de fecha 11/10/2011 - Punto 10

· 8L/AGCE-0001 Comisión de estudio. Solicitud de creación de comisión de estudio. Del señor diputado don Francisco Manuel Fajardo Palarea y 11 diputados más, del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre la situación de la educación en las islas.

El señor presidente: Vamos a debatir el siguiente punto del orden del día, que es la solicitud de creación de una comisión de estudio, planteada por el señor diputado don Francisco Manuel Fajardo Palarea y 11 diputados más, del Grupo Socialista Canario, sobre la situación de la educación en las islas.

Doña Rita Gómez Castro tiene la palabra para la defensa de la propuesta.

La señora Gómez Castro: Gracias, señor presidente. Buenos días a todas y a todos.

Estamos debatiendo aquí, volvemos a debatir hoy aquí, en el Parlamento de Canarias, una iniciativa, una propuesta del Grupo Parlamentario Socialista sobre la creación de una comisión de estudio sobre la situación actual en Canarias, que fue aprobada por unanimidad en la legislatura pasada, justamente en el tramo final de esa legislatura. El debate se produjo en febrero del 2011 y lo satisfactorio de ese momento fue que todas las fuerzas políticas llegamos a la conclusión, llegamos a la conclusión de que había que poner punto y final a un enfrentamiento y que había que trabajar todos en común, y para llegar a un consenso, pese a los distintos enfoques que pudiera tener cada uno de la situación actual.

Al iniciarse esta legislatura, es necesario y se requiere reiniciar el proceso y por eso formalmente traemos, el Grupo Parlamentario Socialista, de nuevo la petición de la comisión ...(La señora Gómez Castro interrumpe su discurso ante los rumores que se producen en la sala.)

El señor presidente: Sí, le paro el tiempo, sí. Sí, señorías, gracias. Disculpen, por favor, porque, de verdad, que... Ha mejorado la sonoridad en la Cámara, pero molesta al orador.

Disculpe, doña Rita, continúe usted.

La señora Gómez Castro: Gracias, señor presidente.

Retomo lo que estaba diciendo, que volvemos a traer la iniciativa a la Cámara al iniciarse la legislatura, con el deseo de que nos pongamos a trabajar de forma inmediata en esta comisión, con toda la comunidad educativa y con toda la sociedad canaria, y que pronto, en poco tiempo, tengamos las conclusiones. Conclusiones que probablemente darán lugar a una nueva política educativa y que probablemente esas conclusiones de toda la sociedad, de toda la comunidad, harán posible que Canarias tenga una ley educativa propia. Yo creo que esta comisión debe analizar las debilidades y las fortalezas de nuestro sistema, a la vez que proponer las bases para los siguientes años en materia educativa.

Cuando propusimos, en febrero, más bien en diciembre del año 2010 y en febrero debatimos esta iniciativa en el Parlamento, lo propusimos con la intención de crear un espacio para el diálogo y para el debate. Creíamos que, además de todos los aspectos, los problemas que tenía la educación, en materia de inversión, en materia de programas, personal, etcétera, era necesario un espacio para debatir y para dialogar y para alcanzar, desde distintos puntos de vista y enfoques, que el sistema educativo obtenga, el sistema educativo canario, obtenga mejores resultados. Decíamos entonces, y volvemos a repetir ahora, que era necesario un acuerdo social y político por la educación, pero pensaba el Grupo Parlamentario Socialista -y lo sigue pensando en este momento- que no podemos llegar de hoy para mañana y poner o firmar un pacto, sacarnos una fotografía en la que todos estamos de acuerdo. Pensamos los socialistas que ese pacto tiene que estar presidido por un trabajo en común, por un debate en común, por una visión compartida de los problemas que tiene el sistema educativo canario y esas conclusiones de esa comisión, pues, yo estoy segura de que con el acuerdo, con la buena voluntad política de todos los que estamos en el Parlamento y con la buena voluntad de todos los agentes educativos y sociales, llegaremos en Canarias a la firma de un acuerdo por la educación.

Siempre ha desempeñado la educación la misión de garantizar el futuro de la sociedad a través del aprendizaje eficaz de lo que son sus ciudadanos y ciudadanas. Por eso, cuando las condiciones creadas para educar no logran alcanzar este propósito, nos enfrentamos, nos enfrentamos a una gran amenaza. Nos enfrentamos, como se dijo en la tarde de ayer, a la exclusión, fruto de la distribución injusta de las oportunidades educativas, pero, sobre todo, nos enfrentamos a un círculo muy vicioso y muy difícil de superar, que hace que la desigualdad social se transforme en desigualdad educativa y a su vez esta se torne también en desigualdad social. Por lo tanto, tenemos que lograr entre todos, a marchas forzadas, romper ese círculo vicioso que tenemos en nuestra comunidad.

Yo creo que poco más se debe decir de esta iniciativa. Es una iniciativa totalmente que la volvemos a presentar en este Parlamento y en este Pleno por responsabilidad política y esperamos y confiamos en que el resto de los grupos parlamentarios tienen la misma responsabilidad política. Es necesario crear una nueva política educativa, los resultados están ahí, y yo creo que es necesario crear una nueva actuación, una nueva acción política, que mejore esos resultados. Esta mañana amanecíamos en la prensa con la comunidad educativa, con sindicatos, asociaciones de padres, que estábamos en el momento propicio para un acuerdo con la educación, porque tenemos que alcanzar los objetivos de la Estrategia 2020, y por eso, pues, yo creo que el esfuerzo de esta Cámara, el esfuerzo de los grupos parlamentarios, tiene que estar acorde con lo que está demandando la sociedad.

Repito -y voy concluyendo-, no se trata de llegar a grandes acuerdos, porque no nos podemos poner de acuerdo cuando estamos hablando de proyectos educativos diferentes, pero sí tenemos que poner el máximo esfuerzo en llegar a acuerdos en mínimos. Tenemos que ponernos de acuerdo en lo mínimo, en unas bases compartidas para que mejoremos, alcancemos, el éxito escolar, reduzcamos las tasas de abandono escolar temprano y que aprovechemos la oportunidad de esta grave situación económica y social para salir más fortalecidos de la crisis.

Resulta coincidente que esta iniciativa que estamos debatiendo hoy en el Parlamento es también un objetivo y un deseo y un reto que se ha propuesto la Consejería de Educación. Hoy está el consejero, en esta mañana, en este Pleno y lo manifestó como un reto de la Consejería de Educación que preside, el lograr un pacto social por la educación, y yo creo que con la aprobación, si es así, en esta mañana en este Pleno estamos dando el primer paso para ese acuerdo social y político por la educación en Canarias.

Finalizo. Diálogo y consenso, completamente necesarios en esta comunidad; corresponsabilidad, como siempre hemos hablado. Es imposible afrontar los graves problemas que tiene la educación en Canarias sin la corresponsabilidad de todos y de las administraciones públicas. Y sobre todo abrir un espacio, una vía, a que toda la comunidad educativa y a que toda la sociedad canaria participe de este debate por la educación.

Nada más y espero que, lo mismo que sucedió en febrero del 2011, los grupos parlamentarios apoyen esta iniciativa y ya enseguida nos pongamos a trabajar, junto con la comunidad educativa, con todos los agentes sociales y educativos, por la mejora de la situación del sistema educativo en Canarias.

Muchas gracias.

El señor presidente: Sí. Muchas gracias, doña Rita, doña Rita Gómez Castro.

Señorías, me da la impresión, señores portavoces, de que todos los grupos van a intervenir con turno a favor, el esquema del debate de turnos. Entonces, tal como estaba previsto, pues, con turno a favor, vamos a darle cinco minutos a cada grupo. Es que el Reglamento establece turno a favor, el que quiera, y turno en contra, y teóricamente se tendrían que compartir el tiempo. No parece lógico que el procedimiento en este caso se deba aplicar al pie de la letra.

Por lo tanto, turno a favor: ¿quiénes quieren intervenir? Grupo Mixto, doña Carmen Hernández; por el Grupo de Coalición Canaria, doña Marisa Zamora... Muy bien. Por el Grupo Popular...

Sí. Doña Carmen Hernández tiene la palabra, sí.

La señora Hernández Jorge: Gracias, señor presidente. Buenas tardes a todos y a todas.

Por supuesto nosotros vamos a apoyar una comisión que de lo que trata, cuyo objetivo sea hablar de consenso y hablar de diálogo en materia educativa, pero también es cierto que entendemos que el momento de hacer análisis y el momento de hacer diagnósticos pasó, desde el punto de vista de que entendemos que el análisis está claro. Es decir, es que yo creo que si hay algo en lo que hay consenso es en que la realidad educativa canaria necesita, necesita de un cambio, de un cambio, de un giro de timón, de un cambio de rumbo en las políticas educativas, y eso lo dicen, pues, todas las fotografías -desde los informes internacionales, las pruebas estatales, lo dice el Consejo Escolar de Canarias, lo dicen las comunidades educativas- y no es casualidad que en esta Cámara, en esta legislatura, si todo va con normalidad, tendremos que debatir una iniciativa legislativa popular, que es una muestra de participación de toda la comunidad educativa. Esa ILP, que está en este momento en este Parlamento, ha sido diseñada, ha sido realizada por todos los agentes sociales, por todos los actores sociales que intervienen en materia educativa: por la familia, por los sindicatos, por los ayuntamientos, el papel de los ayuntamientos, que aquí se ha destacado, y por los cabildos, etcétera.

Por tanto, por supuesto que sí a un pacto social y político por la educación, forma parte de nuestra defensa de la educación y de la educación pública. Un pacto además que terminará culminándose o que debe terminar culminándose en una ley canaria de educación. Una ley que no debe ser un documento farragoso, simplemente un documento en el que podamos consensuar unos objetivos claros, unas prioridades claras, unas acciones concretas para mejorar el sistema y, por supuesto, una ficha financiera que le dé garantías y que le dé estabilidad al mismo. Una ley que recoja la educación como valor social. Eso conlleva el reconocimiento de la labor docente y también conlleva el reconocimiento del docente, que no es un tema menor, puesto que todos los países con éxito escolar tienen como elemento común un alto prestigio de la educación y del papel del docente.

Y por supuesto el compromiso presupuestario. No hay ni una sola medida, ni una sola, de la que podamos hablar para mejorar el sistema educativo que no pase por inversión. Y no estamos hablando de inversiones estratosféricas, estamos hablando de converger hacia la inversión media de la OCDE y de la Unesco. No podemos hablar de llegar a los objetivos europeos si estamos en una inversión que nos aleja. Estamos en una inversión del 4%, cuando la media europea es del 5, e incluso en España tenemos comunidades avanzadas en este sentido. Es una entelequia afirmar que se puede hacer más con menos en educación. Cualquier medida, desde la atención a la diversidad, que requiere plantilla, que requiere profesionales de apoyo y de desdoble, pasa por mayores recursos. Cuando hablamos, por ejemplo, de compensar desigualdades sociales, de apoyar los contextos desfavorecidos, eso significa estabilizar las plantillas, dotar a los centros del personal cualificado, no solo en materia de las disciplinas, como pueden ser las disciplinas que todos conocemos, académicas estrictamente, sino de los profesionales del ámbito social y del ámbito comunitario. Y eso pasa con inversión. No podemos hablar de calidad educativa y de éxito escolar si no apostamos por la Educación Infantil de cero a tres años, el primer ciclo, el gran reto de Canarias. Somos la única comunidad autónoma, me oirán durante estos cuatro años repetirlo hasta la saciedad, que no tenemos incluida la Educación Infantil de cero a tres en la red pública de centros educativos. Y esto no es un tema baladí, está demostrado, lo decía en mi otra intervención, que todo lo que se trabaje de cero a seis años, que todo el trabajo que se haga, no solo favorece el éxito escolar, no solo favorece el potencial cognitivo del niño o niña, sino que es el mejor elemento compensador de desigualdades. Es en la etapa de Educación Infantil donde podemos más y mejor trabajar con la familia. Todos los que hemos trabajado en Educación Infantil, todos los que hemos tenido responsabilidades en escuelas infantiles, como es en mi caso, sabemos que la familia en esa etapa es muy permeable, es muy proclive a que se la apoye y a que se le ayude. Y, por tanto, esa es una herramienta que tenemos que abanderar.

Y por supuesto el papel de los municipios. Se ha hablado aquí mucho de la corresponsabilidad de los municipios. Yo tengo que lanzar un mensaje en positivo. Los municipios llevan muchos años asumiendo su corresponsabilidad en materia educativa. Otra cosa es que la Administración, con una visión centralista, no se haya enterado, y yo me alegro de que esta nueva consejería sí asuma que los municipios no son simples escenarios donde ocurre el hecho educativo, que son agentes activos, y que tanto en actividades complementarias, en actividades extraescolares, en la gestión de las escuelas infantiles, en el fomento de la cultura, tienen un papel fundamental. Los catalanes lo tenían claro desde hace mucho tiempo, en el concepto de ciudad educadora, y yo invito al consejero a que retome esa filosofía, que hay muchos municipios canarios que trabajan muy bien en materia educativa, y que se cuenten con ellos. Pero no para que ejecuten órdenes de la Administración...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto para terminar, si lo desea.

La señora Hernández Jorge: Simplemente decía que no para que ejecuten las órdenes sino que para ser plenamente corresponsable, uno tiene que participar en el proceso y, por tanto, hay que invitar a los municipios a que estén presentes en la toma de decisiones.

Por tanto, apoyaremos la comisión.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Carmen Hernández.

Por el Grupo de Coalición Canaria, doña Marisa Zamora.

La señora Zamora Rodríguez: Gracias, presidente. Señorías, señor consejero.

Durante la legislatura anterior -la señora Gómez Castro estaba aquí presente en esta sala-, tanto el presidente del Gobierno como la propia consejera, la propia anterior titular de la consejería, como nuestro grupo parlamentario, siempre defendimos un pacto social y político por la educación, en el que estuvieran implicados toda la comunidad educativa, todas las fuerzas políticas y los agentes sociales y económicos. Ese pacto, desgraciadamente -que nosotros estábamos de acuerdo con el ministro Gabilondo prácticamente en todos los aspectos del pacto-, pues, se frustró -todos sabemos por qué- y no llegó a nacer. Y, por tanto, la consejera también en esta tribuna dijo en aquel momento que iba a apoyar todos los programas de cooperación territorial que de alguna manera venían a sustituir a ese pacto non nato y que iba a suscribir los programas, que algunos ya se estaban desarrollando en Canarias, como los Proa, desde el año 2005, y todos aquellos que fueran buenos para Canarias y que además contemplaran las singularidades y especificidades de nuestro territorio, de nuestro sistema educativo.

En ese momento se planteó el tema de informar o constituir la comisión de estudio. Estuvimos totalmente de acuerdo, se votó por unanimidad en esta Cámara. Pero yo creo que en aquel momento el distanciamiento entre los grupos que apoyaban al Gobierno y el grupo de la Oposición, el Partido Socialista, el distanciamiento era muy grande. Yo creo que, pues, no supimos llegar a puntos de encuentro. Siempre he dicho que hay que trabajar desde lo que nos une y no desde lo que nos separa y que la sociedad lo que reclama siempre -y usted lo dice en su iniciativa, en el Diario de Sesiones-, la sociedad lo que requiere es que les demos solución a los problemas y a los retos que tiene. Y desde luego el reto más importante es la educación, porque usted ha dicho que es el instrumento más importante para el desarrollo económico y social de una sociedad y para el bienestar social de una sociedad. Aquí veníamos y había planteamientos totalmente discordantes. Está bien que podamos debatir. Podemos discutir, podemos discrepar, pero evidentemente es necesario que lleguemos a consensos, lleguemos a puntos de encuentro, y no los llegamos a encontrar en la legislatura anterior. Desgraciadamente no los llegamos a encontrar.

Creo que también los discursos demagógicos en sanidad o en educación son malos, pero por una sencilla razón: porque al final la sociedad no cree en su propio sistema y además no tiene ilusión. Y si hay que hacer algo en esta época de crisis es ilusionar, ilusionar a la sociedad, ilusionar a estos chicos y jóvenes que o bien quieren dejar sus estudios o bien tienen que retomar el sistema educativo, porque tienen que estar preparados y formados para enfrentarse con un futuro y con un mercado laboral muy incierto.

Yo creo que aquí partimos de situaciones muy complicadas. Pensemos, en la legislatura anterior, que cuando empezamos nos encontramos con una huelga, que además una huelga siempre es mala, sobre todo para los alumnos fundamentalmente, por la homologación salarial. Y en aquel entonces dijimos no a la homologación salarial, porque se hizo en el año 95 y tiene una vigencia temporal. Y, sin embargo, si el Gobierno de Canarias en aquel momento hubiera dicho que sí, que después los tribunales le dieron la razón al Gobierno, imagínense el quebranto económico que hubiera supuesto para esta sociedad y lo que estuviéramos ahora pagando por la homologación salarial, con la crisis económica que tenemos.

Sabemos que el tema de las sustituciones ha sido otro gran problema. Pero, ¿saben lo que pasa?, que estábamos pagando 48 millones de las antiguas pesetas al día en sustituciones, y eso no hay sistema educativo que lo aguante. Yo estoy de acuerdo en que casi todos los profesores aman su trabajo, que están motivados, que casi todos los profesores, desde luego, cuando se ponen de baja, es porque están enfermos, pero hay muchos temas en los que hay que controlar mucho más lo que es el absentismo. Es un tema que conocemos. Sobre todo las bajas reiteradas hay que controlarlas, junto con la inspección médica. Por tanto, es un tema que hay que tratar con seriedad y es un tema fundamental. No podemos pagar 48 millones de pesetas al día, porque esto no hay quien lo aguante. Eso no puede ser.

La reforma de la Formación Profesional. Estoy totalmente de acuerdo en que tiene que dirigirse al mercado laboral, no a las necesidades de los jóvenes, ni siquiera a lo que dicen los profesores, se tienen que reciclar, y si hay tres niños que quieren estudiar un ciclo, es mejor becarlos y mandarlos a una residencia, a otro municipio o a otra isla.

Por tanto, yo creo que cada consejero ha hecho cosas buenas, cada consejero ha puesto un peldaño más. Tenemos que trabajar y tenemos miles de diagnósticos, de informes, de datos y cifras, de la OCDE, de Europa, del ministerio, tenemos informes de Canarias, pero todos dicen lo mismo. Tenemos que incrementar la calidad educativa, el éxito escolar, tenemos que trabajar por disminuir las tasas de fracaso escolar, tenemos que trabajar por incrementar ese éxito educativo, pero con todos, implicados todos, toda la comunidad educativa, y tenemos que buscar esos puntos de encuentro que no encontramos en la legislatura anterior. Es necesario, es que tenemos que trabajar así, no se puede trabajar de otra manera, porque es nuestra obligación y es nuestra responsabilidad buscar esos puntos de encuentro. Por tanto, tenemos que seguir trabajando en la línea... Yo creo que se han hecho cosas buenas que nunca se han valorado, se han hecho los... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo.)

¿Tengo un minuto más, presidente?

El señor presidente: Sí, tiene un minuto más, a partir de este momento.

La señora Zamora Rodríguez: Yo creo que en la legislatura anterior, que no se ha puesto nunca en valor, se hicieron cosas muy buenas; se hicieron los programas de refuerzo -que ahora ha hablado el consejero que va a impulsarlos-, se hizo el plan de acogida temprana, se trabajó por el bilingüismo, por potenciar el bilingüismo, la gratuidad de los libros de texto, por mejorar todos los servicios complementarios, como son comedores y transporte escolar. Y yo creo que se trabajó por la calidad educativa, con todos los problemas de que en un sistema educativo siempre hay que seguir trabajando y siempre hay que mejorarlo.

Por tanto, vamos a votar a favor, siempre y cuando sea una comisión que trabaje con seriedad y rigurosidad; que los sujetos finales sean los niños y los alumnos; y que tome como referente la comisión del Senado, que trabajó con expertos educativos, que son los que verdaderamente pueden hacer un buen diagnóstico; y que le pongamos un tiempo a la comisión, que no sea una comisión sine díe, sino que tenga un trabajo, un tiempo para hacer los trabajos correspondientes.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Marisa, doña Marisa Zamora.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Emilio Moreno.

El señor Moreno Bravo: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenos días, señorías.

Volvemos a plantearnos nuevamente la necesidad de un pacto social y político por la educación en Canarias, que a su vez, tal como se propone, vaya acompañado por la creación de una comisión de estudio, con el fin de comprender y analizar la situación de la educación en las islas y que tenga por objeto al final abordar las reformas que se estimen necesarias y suficientes para mejorar la educación en nuestras islas. Evidentemente, la posición del Grupo Parlamentario Popular, al igual que en la legislatura anterior, será la de votar a favor de esta comisión de estudios propuesta, ya que entendemos que toda reforma que pueda redundar en el desarrollo y mejora del sistema educativo será apoyada con rotundidad desde nuestras filas.

Y deben volverse a reiterar los argumentos que desde el Grupo Parlamentario Popular se vocearon antaño desde esta misma tribuna. Y, señorías, no puedo dejar pasar la ocasión sin reflejar cuál es la situación actual del sistema educativo y de la enseñanza en Canarias. Nuestra calidad de la enseñanza está bajo mínimos. Observamos que, según los datos aportados por parte del Ministerio de Educación, no pueden ser estos más desoladores. Medía un fracaso escolar del 30,9% respecto de aquellos alumnos de la Educación Secundaria Obliga­toria. A ello se unen los informes de la OCDE, que refieren un alarmante abandono escolar prematuro, sin cualificación profesional alguna, cercano ni más ni menos que al 31,9%. Datos evidentemente que causan alarma y que deben ser puestos en conexión con los recientes informes internacionales, que nos avisan de que en el año 2020 el 80% de los empleos a los que accederán nuestros jóvenes sin duda alguna requerirán cualificación. Y evidentemente se observa, se evidencia, una incapacidad del sistema educativo actual para proporcionar a las futuras generaciones la formación requerida para su inserción en el mercado laboral y en el mercado profesional. Lo que se traduce precisamente en la actualidad en un importante y abrumador paro juvenil.

Señorías, abandonemos, por favor -y esto es en serio-, aquellas posiciones que, lejos de ofrecer una solución a estos problemas, defienden precisamente ante la sociedad que para poder avanzar en el mercado laboral o profesional basta no tener ni siquiera ni formación ni cualificación y que puede hacerse pensar erróneamente a la sociedad que basta la llamada inteligencia natural como bagaje suficiente para poder desenvolverse en una sociedad tan competitiva como la actual.

Señorías, la pregunta es clara y clave: ¿creen ustedes que no es necesario el desarrollo formativo y cualificado, que solo puede adquirirse, evidentemente, en nuestras escuelas y universidades? Causa rubor, cuando menos, que a día de hoy se defienda a estas alturas lo contrario. Basta recordar precisamente al padre de la escolástica, a Santo Tomás de Aquino, su famosa frase "teme al hombre de un solo libro".

Pero, en otro orden de cosas, continuar reflejando también la situación actual, al objeto de poder definir y concretar la necesidad de este pacto social y político en la comisión de estudio que se propone. Según los datos de la EPA, de los jóvenes en la franja de 25 a 29 años sin Educación Secundaria Obligatoria, la tasa de paro es del 37,2%, frente al 26 de los que la tienen y el 14,4% que tiene formación universitaria. Evidentemente, está claro que el desarrollo formativo y cualificado sigue siendo elemental y fundamental.

El Informe Pisa no deja tampoco lugar a dudas: los alumnos canarios son los que peor resultados obtienen; solo superamos a Ceuta y Melilla, tanto en comprensión lectora, en competencia en matemáticas y en competencia en ciencias.

Por tanto, evidentemente se hace necesaria la creación de esta comisión de estudio, que proponga alcanzar un pacto por la educación en Canarias, pero que entendemos tiene que pivotar, a entender del Grupo Parlamentario Popular, sobre un grupo o conjunto de objetivos prioritarios. ¿Cuáles son este conjunto u objetivos prioritarios? Primero, reducir el abandono educativo temprano, mejorar los resultados escolares en lengua, matemáticas y ciencias, para que al menos alcancemos que el 85% de nuestros alumnos de edad de 15 años supere o alcance los niveles de conocimiento y competencias establecidos por la Unión Europea; alcanzar igualmente un margen superior al 85% en la tasa de graduación en Enseñanza Secundaria; promover una formación profesional para el empleo de alta calidad tecnológica; eliminar, igualmente, la tasa que nos separa de la media de la Unión Europea respecto del alumnado que se titula en Formación Profesional de grado medio; mejorar la enseñanza y el aprendizaje del inglés en todas las etapas del sistema educativo, de forma que exista una máxima capacitación de los alumnos para la utilización de esta lengua en el mercado laboral y profesional; la incorporación de las tecnologías. Y entendemos precisamente que estos objetivos requieren, al fin y al cabo...

El señor presidente: Tiene un minuto, don Emilio, para ir terminando, por favor.

El señor Moreno Bravo: ...precisamente que estos objetivos requieren la implicación de todos los actores involucrados en este pacto educativo, de forma que se eleve el nivel de formación y cualificación de los escolares, tanto en materias científicas como humanísticas. Acabemos con aquel sistema de formación que impide conocer a los jóvenes las normas más elementales, la ortografía, o por ejemplo la identificación de los reyes en la historia de España o el despreciar el gusto a la música, el amor a la lectura; desarrollar también en los alumnos la importancia del esfuerzo, el gusto por aprender, el espíritu emprendedor, la exigencia de responsabilidad personal. En definitiva, la transmisión del principio básico de la satisfacción del deber cumplido.

Con todos estos, con la dignificación además de la función docente, contarán con nuestro apoyo favorable para la constitución de esta comisión de estudio.

Nada más. Gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Emilio, don Emilio Moreno.

Sí, señor vicepresidente del Gobierno.

El señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad (Pérez García): Señor presidente. Señorías.

Quiero, en esta breve intervención, agradecer la propuesta y el apoyo a la misma por parte de todos los grupos parlamentarios y subrayar algunos aspectos que son muy importantes, y espero que, efectivamente, en un tiempo concreto esa comisión culmine en una tarea, que consiste en lo siguiente. He expuesto a lo largo de muchas comparecencias, y creo que hay coincidencia común, una idea fija, y es la idea de que la respuesta a los problemas que tenemos y los retos que tenemos ante la educación y la formación no pueden venir solo desde el ámbito de las administraciones públicas, sean cuales fueran sus competencias respectivas. Hay actores sociales que van más allá de estas administraciones y creo que hoy se abre la posibilidad de que en la principal sede institucional, en la representación popular, tenga entrada esa parte importante, que es actor esencial en la acción educativa, sean las familias sean los expertos sean los agentes educativos, sean todos aquellos que seguramente tienen algo que decir en esta materia. Por tanto, creo que es esencial que, no ya solo para nosotros, los grupos políticos, no solo para el Gobierno de Canarias, no solo para otras administraciones, sino para todas aquellas personas que intervienen, tengan plena conciencia de que esa intervención en esta comisión va a ser muy importante y, además, adquieren con ello una extraordinaria responsabilidad: el venir a la primera sede de representación autonómica, donde reside buena parte de la competencia educativa, para colaborar en la toma de decisiones.

Y, en segundo término, yo creo que hemos iniciado desde hace años una etapa llena de novedades desde el punto de vista de la forma de aprender que tenemos los seres humanos. Un cambio muy hondo en la manera de adquirir conocimientos, de comunicarnos. Confío también en que el resultado de esta comisión sirva para poner al día buena parte de las rutas de por dónde van esos cambios, que son imprescindibles absolutamente para el diseño de los programas y de las estrategias en educación y en formación.

Gracias a todos los grupos parlamentarios y reitero la responsabilidad que se adquiere, que es muy alta.

El señor presidente: Muchas gracias, señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación.

Bien. Muchas gracias, señorías.

Vamos a proceder a votar la solicitud de creación de la Comisión de estudio sobre la situación de la educación en las islas. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 52 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/AGCE-0001 Sobre la situación de la Educación en las islas.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico