Diario de Sesiones 12/2011, de fecha 25/10/2011
Punto 20

· 8L/PO/P-0117 Pregunta de la señora diputada doña Flora Marrero Ramos, del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre la campaña para el Día contra la violencia de género, dirigida al señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

El señor presidente: Siguiente pregunta, de la señora diputada doña Flora Marrero Ramos, del Grupo Nacionalista Canario, dirigida al señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

Doña Flora.

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Señor consejero, el pasado 6 de septiembre, cuando usted presentó el programa de actuación, nos congratulábamos ambos de que no había habido este año ningún caso de violencia de género. Un mes y medio después tenemos en Canarias dos casos de muerte por violencia de género. Canarias ocupa tristemente el tercer lugar en denuncias por violencia de género por cada 10.000 mujeres, después de Baleares y Murcia. En el 2011 ya, según el informe del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, ya hay 4.084 denuncias. Ha anunciado usted una modificación también de la Ley de Violencia de Género, donde nosotros entendemos que es necesario revisar y adaptarla a las circunstancias actuales, y nos parece importantísima, imprescindible y fundamental la campaña de sensibilización de las denuncias, no solo por las propias mujeres, sino por las personas cercanas, por los vecinos, las vecinas, las amistades y la propia familia.

Por ello, señor consejero, le queremos plantear la siguiente pregunta: el 25 de noviembre es el Día contra la violencia de género, teniendo en cuenta las dificultades presupuestarias por la actual coyuntura económica, ¿cómo se tiene previsto optimizar la campaña para llegar al mayor número de personas posible?

Y, señor consejero, cuando hablamos de optimizar, estamos hablando de llegar a toda la sociedad en su conjunto. No solo a las mujeres que sufren la violencia de género, hablamos a la sociedad. Y antes hacía referencia a los vecinos, a las vecinas, a las familias, a las amistades, a todo el círculo que rodea a la mujer, porque lo que queremos trasladar es que no es un problema solo, solo y exclusivo, de la mujer y del marido; es un problema, señor consejero, de la sociedad entera.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Flora.

Señor consejero de Presidencia, don Francisco Hernández Spínola.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola) (Desde su escaño): Sí. Señora diputada, efectivamente conoce usted que una de las grandes preocupaciones del Gobierno de Canarias es la lucha contra la violencia de género.

En este año ya tenemos, desgraciadamente, que referirnos a tres feminicidios ocurridos en las islas. Recientemente, el último en la isla de Lanzarote. Por tanto, hay que continuar con ese trabajo, no solo desde las instituciones públicas, también desde el conjunto de la sociedad. La Consejería de Presidencia y todo el Gobierno están empeñados en ello y, aunque por dificultades presupuestarias no es posible asumir una gran campaña en los medios de comunicación, sí que vamos a hacer una campaña dirigida a la necesidad de concienciar a la sociedad; es decir que la concienciación y la sensibilización van a ser el lema y el cartel que se ha encargado para esta ocasión. Un cartel que además pretendemos que sea compartido por el conjunto de todas las administraciones públicas canarias con el fin de lograr su máxima difusión.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Francisco Hernández Spínola.

¿Doña Flora Marrero? (La señora Marrero Ramos señala que no va a hacer uso de su segundo turno.)

Pues muchas gracias. Muchas gracias también al señor consejero.

Antes de pasar a la última pregunta, reiterarles que empezaremos por la comparecencia 102, que veremos ahora mismo. Y permítanme recordarles a sus señorías que cuando deseen modificar el orden del día no lo hagan con la Presidencia del Parlamento, sino que lo hagan entre los grupos. Se lo digo para evitar malos entendidos en adelante.