Diario de Sesiones 12/2011, de fecha 25/10/2011
Punto 25

· 8L/C-0091 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre las políticas activas de empleo.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Seguimos con el orden del día, de comparecencias. Ahora la comparecencia número 64 y la número 91, que tratan sobre las políticas activas de empleo, la Mesa decide, la Presidencia decide unirlas, acumularlas, y vamos a proceder al debate de la siguiente manera, para que no haya ninguna duda por parte de los grupos. En primer lugar, intervendrá el Grupo solicitante Socialista y después el Grupo Popular, por 5 minutos cada uno; después tendrá 15 minutos el Gobierno para contestar en la primera intervención; después 5 minutos para los grupos no solicitantes de la comparecencia, de las dos comparecencias, que es, en este caso, el Grupo Mixto y el grupo de Coalición Canaria; 12 minutos para los dos solicitantes de la comparecencia, y cierra el Gobierno por 15 minutos. De tal manera que creo que quedan bastante equilibradas todas las intervenciones en la acumulación de las dos comparecencias.

Para la primera intervención, por parte del Grupo Parlamentario Socialista, de la comparecencia sobre las políticas activas de empleo, don Ignacio Álvaro Lavandera tiene la palabra, por tiempo de 5 minutos.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias, señor presidente. Señorías, señora consejera, buenas tardes a todos.

Durante mucho tiempo, la política del mercado de trabajo tenía un carácter pasivo y social, y se dirigía más a preservar los ingresos de los trabajadores desempleados que a utilizar los recursos disponibles para abordar los problemas fundamentales del mercado de trabajo. Sin embargo, a medida que los distintos gobiernos comprobaron que el problema del empleo no era algo meramente coyuntural, fueron adoptando distintos programas en los que no solo se trataba de poner remedio a los efectos sociales del desempleo sino también a aumentar las oportunidades de los demandantes de empleo para encontrar uno, a la vez que mejorar el funcionamiento de este mercado. Este conjunto de medidas es lo que se ha calificado como políticas activas de empleo.

Define la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, las políticas activas de empleo como el conjunto de acciones y medidas de orientación, empleo y formación dirigidas a mejorar las posibilidades de acceso al empleo por cuenta ajena o propia de las personas desempleadas, al mantenimiento del empleo y a la promoción profesional de las personas ocupadas y al fomento del espíritu empresarial y de la economía social. Por otro lado, la Ley 12/2003, de 4 de abril, del Servicio Canario de Empleo, atribuye al Servicio Canario de Empleo las competencias de gestión de las políticas activas de empleo asumidas por la Comunidad Autónoma de Canarias. El Servicio Canario de Empleo, organismo adscrito a su consejería, cuenta con, para la ejecución de sus políticas, además de los recursos de la comunidad autónoma, de los del Fondo Social Europeo en el marco del Programa Operativo 2007-2013, así como con los del Estado en el marco del Plan Integral de Empleo de Canarias, lo reflejado en los acuerdos Estado-Comunidad Autónoma de Canarias en materia de empleo y los correspondientes a las subvenciones estatales en el ámbito laboral. En concreto, me gustaría recordar los presupuestos iniciales para el ejercicio 2011, que corresponden al Capítulo IV, transferencias corrientes, y al Capítulo VII, transferencias de capital, esto es, subvenciones, de los siguientes programas presupuestarios, desde la óptica del gasto evidentemente: inserción y reinserción ocupacional de desempleados, 228.900.814 euros; refuerzo de estabilidad en el empleo y adaptabilidad, 16 millones de euros; refuerzo de la capacidad empresarial, 21.313.738 euros; integración laboral de personas con especiales dificultades, 10.327.009 euros. Como se puede observar, estas subvenciones en estos cuatro programas presupuestarios de gasto suman la nada despreciable -que no por ello no necesaria ni suficiente- cantidad de 276.541.561 euros.

Señora consejera, la antes mencionada Ley 12/2003, de 4 de abril, del Servicio Canario de Empleo, dedica por entero su capítulo III a la evaluación de los programas y los servicios ocupacionales que lleve a cabo el Servicio Canario de Empleo y por supuesto sus entidades cooperadoras o colaboradoras, con el objetivo final de mejorar el diseño y los resultados de sus actuaciones. Entienda, señora consejera, que este análisis de las actuaciones que se ejecutan desde el Servicio Canario de Empleo es imprescindible si queremos evaluar el impacto de los recursos que se destinen a las políticas activas de empleo, así como a mejorar la eficiencia de dichos recursos.

Esta comparecencia, señora consejera, tiene por objeto, como es de suponer, conocer el grado de cumplimiento de esta legislación, no solo porque así lo haya previsto la ley, sino porque hoy más que nunca se hace necesario evaluar las políticas activas de empleo para medir el grado, como dije antes, de la eficiencia de dichos recursos y, segundo, por el objetivo compartido por todos, que es reducir las tasas de desempleo en las islas Canarias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Aurora del Rosario, por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra.

La señora Del Rosario Vela: Gracias, señor presidente.

Señora consejera, una vez más venimos a esta Cámara para hablar del tema que más nos preocupa: su materia, el empleo. En Canarias tenemos una tasa de paro del 30%, 10 puntos más que en el resto de España. Y concretando más, le diré que en mi ciudad, en Las Palmas de Gran Canaria, hay 10.000 parados que no reciben ninguna prestación. No es solo, por tanto, la desolación del paro, señora consejera, es la desesperación de no ver salida al final de este túnel.

Seis de cada diez parados en las islas son jóvenes sin formación o parados de larga duración. Este es, pues, un panorama desesperado, en el que las políticas activas de empleo deberían ser un instrumento para mejorar las posibilidades de acceso al empleo, de su mantenimiento, de promoción en el mismo y de fomento de la economía, en definitiva. Sin embargo, con el Partido Socialista hemos comprobado que no es así. En los Presupuestos Generales del Estado para 2011, aprobados por el Partido Socialista con el apoyo gratuito de Coalición Canaria, al tiempo que hablaban de impulsar y de reformar las políticas activas de empleo reducían sus partidas. Sí, señora consejera, cuando más necesario se hacía este instrumento, su partido, que se dice socialista, con el apoyo de Coalición Canaria, reducía el presupuesto que le dedicaba en un 5,5%. Reducían también en un 14% las bonificaciones a la contratación y en un 4,2% el dinero dedicado a la formación continua, y esto en un momento en el que solo el 11% de los desempleados recibía formación. Esa es la constatación de que no creen en las políticas activas de empleo.

Señora consejera, ¿considera usted que cuando más necesidad hay de adecuar los desempleados al mercado laboral, que cuando mayor es el número de parados de larga duración con riesgo de quedar obsoletos en un mercado laboral cada día más competitivo, es este el momento de abandonarlos? ¿Es eso, señora consejera, lo que va a hacer con el Presupuesto del 2012 que nos van a presentar próximamente? Me gustaría que me contestara estas dos cuestiones en su intervención.

Señora consejera, el Partido Socialista, en materia de políticas activas de empleo, se ha caracterizado por utilizar este instrumento para maquillar los datos de su gestión. Sí, señora consejera, al margen de otros escándalos que también ha tenido el Partido Socialista en esta materia, las políticas activas de empleo han sido un maquillaje con el que han pretendido engañarnos constantemente.

El actual ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, cuando era secretario de Estado de Empleo con el ex ministro Jesús Caldera, fue uno de los impulsores de los cambios en la medición de las estadísticas de desempleo. Esa medición, esa doble contabilidad que ya no engaña a nadie y sustrae a los demandantes de empleo de las cifras de parados por estar haciendo un curso, y eso es una estafa en toda regla. Aun así, aun con este maquillaje, las cifras son insostenibles y ponen de manifiesto que no se ha hecho lo que se debía hacer.

Señora consejera, ¿a usted esto no le parece gravísimo? ¿Puede justificarme aquí y ahora, en su próxima intervención, la técnica utilizada por el ministerio de su partido para dar a conocer torticeramente estas estadísticas o, por el contrario, lo justifica usted y piensa servirse de la misma treta para vender su gestión? Esto que le estoy planteando son también unas cuestiones a las que me gustaría que me respondiera.

Pero, señora consejera -voy acabando-, al Grupo Popular nos interesa mucho lo que tenga que decirnos en materia de políticas activas de empleo, pero cuando le preguntamos sobre ello nos vienen con evasivas. No quieren rendir cuenta de su gestión, que ya lleva más de cien días. ¿Le parece a usted de recibo que, siendo preguntada sobre el número de desempleados que se acogieron en el 2010 a las políticas activas de empleo, sobre el porcentaje que suponen respecto a los desempleados que hay y sobre la efectividad de las políticas activas de empleo, toda la respuesta sea "que no se encuentra disponible ese dato"? ¿Puede creerse esto? Más allá de que externalicen una evaluación, ¿podemos creernos que no cuentan con ese dato? Si es así, es preocupante; si no, se mofa usted de la Oposición, señora consejera.

Usted ha alardeado en el Pleno, y entiéndame, alardeado en un buen sentido, ha alardeado en el Pleno y también en comisión de que su gestión va a estar impregnada...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, ha agotado los cinco minutos, le doy un minuto para concluir.

La señora Del Rosario Vela: ...de su ideología, nos ha hablado incluso de intervencionismo en sus políticas, con un evidente menosprecio a la importancia de las Pymes, los autónomos y los emprendedores, que son, en definitiva, quienes deben crear el empleo.

Vamos a escucharla con atención, señora consejera, pero debe usted entender que en esta materia, en materia de empleo y en políticas activas de empleo, usted no puede gobernarse sola.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Para contestar a la solicitud de comparecencia de los Grupos Parlamentarios Socialista Canario y Grupo Popular, doña Margarita Ramos, consejera de Empleo, tiene usted la palabra, por tiempo de 15 minutos.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Muchas gracias, señor presidente. Señorías, solicitantes de la comparecencia.

De nuevo intervengo en esta tribuna para hablar del empleo en Canarias, del desempleo en Canarias, de las políticas activas de empleo en Canarias. Trato de apartarme como ejercicio de responsabilidad en todo momento de palabras altisonantes y de discursos rimbombantes. Trato de aproximarme al rigor de las cifras, de los datos, de los estudios, del análisis del mercado y de la situación del mercado laboral en Canarias, de la situación de los desempleos en Canarias, y trato de ir creando las bases en el discurso para presentar, de forma breve, antes del final de año, en esta Cámara la Estrategia Integral de Formación y Empleo en Canarias para la competitividad de nuestras empresas, en el marco de una economía, en el marco de un crecimiento económico inteligente, sostenible e integrador.

Como ustedes bien saben, señorías, las políticas activas de empleo hasta ahora desarrolladas en nuestro país y en nuestra comunidad autónoma tienen cuatro grandes espacios de actuación: primero, la formación; segundo, la orientación; tercero, la inserción; y, cuarto, la protección.

En materia de formación, de lo que se trata con las políticas activas de empleo es de establecer las condiciones para que nuestra población desempleada... Las cifras del paro son las que son, el número de desempleados son los que son. La consejera de Empleo no crea el paro, el paro lo crea la economía, el sector privado y el sector público, cuando, a), destruye empleo; b), no genera empleo suficiente para absorber la mano de obra demandante que hay en el mercado de trabajo. Pues bien, la formación es un elemento central de las políticas de empleo. Lo señala así la Estrategia Europa 2020, que tenemos que rem over los obstáculos para mejorar los niveles de cualificación básica, profesional y superior de la población desempleada en toda Europa, en particular en España y de forma muy puntual en Canarias, dado que tenemos datos empíricos, entre otros los que manifiesta el Informe anual del Consejo Económico y Social, que ponen de manifiesto cómo la población canaria tiene importantes déficits de cualificación, desde tasas de abandono escolar, déficits de formación profesional y déficits en la formación superior o universitaria.

La formación permanente a lo largo de la vida laboral activa de todas las personas trabajadoras es un elemento que cruza y cruzará todas las políticas de formación que esta consejería y el Servicio Canario de Empleo pongan en marcha, que serán políticas de formación no aisladas sino coordinadas con las autoridades educativas en la materia y, en particular, las autoridades educativas en materia de formación profesional. Tiene que haber un cambio de planteamiento en nuestro sistema educativo. Si no lo conseguimos a nivel nacional, procuraremos ponerlo en práctica en nuestra comunidad autónoma. Tiene que haber un cambio de enfoque en la formación, que integre, que integre siempre, y en todos los estadios de la formación, la emprendeduría. Este es un déficit que tenemos en nuestro sistema educativo. Hay que introducir las prácticas profesionales en la Formación Profesional, hay que introducir las prácticas profesionales en la universidad, hay que introducir las prácticas profesionales cuando se concluyan los estudios y antes de ingresar, efectivamente, en el mercado de trabajo y potenciar el espíritu emprendedor, porque el sector público en el futuro no tendrá capacidad suficiente para absorber la mano de obra desempleada y tendremos que pensar en incorporarlos directamente en el sector privado.

En cuanto a la orientación profesional -este es otro pilar básico de las políticas activas de empleo-, la orientación profesional también tiene que ser objeto de una profunda revisión, en el sentido de que tiene que tratarse de una orientación profesional personalizada, individualizada, ofreciendo itinerarios curriculares diversificados e itinerarios profesionales de cambio a lo largo de la vida laboral activa. Las personas con la orientación profesional pueden cambiar sus itinerarios curriculares, pueden recualificarse para nuevas actividades en el mercado de trabajo, pueden diversificar la trayectoria de su orientación profesional a lo largo de toda la vida laboral activa, y para eso es necesario que funcionen los organismos que tienen encargada la función de la inserción.

La protección. En el ámbito de la protección las comunidades autónomas poco podemos hacer, porque las políticas pasivas de empleo son de competencia exclusiva del Estado, en materia económica, en legislación básica de seguridad social, pero es muy importante la coordinación entre el Servicio Canario de Empleo, los servicios autonómicos de empleo y el Servicio Público de Empleo Estatal, para conocer cuáles son las cifras de los desempleados que reciben prestación, subsidio o renta activa de inserción y cómo podemos casar -que este es un importante reto que tenemos por delante-, casar y cuadrar las cifras de los desempleados con prestaciones, los desempleados sin prestaciones, los desempleados que están en condiciones de suscribir el compromiso de actividad laboral, porque, de lo contrario, no podrían figurar en las listas de demandantes de empleo. Por consiguiente, hay todo un trabajo que hacer por delante en Canarias en relación con las cifras que estamos manejando de desempleo y de población en edad activa: de trabajadores desempleados, trabajadores con paro registrado y trabajadores en edad de trabajar.

Por último, la evaluación. La evaluación de las políticas activas de empleo es un déficit que tiene el sistema español de empleo. De hecho, el deber público de evaluar las políticas activas de empleo solamente ha entrado en el ordenamiento jurídico estatal este año, en el año 2011, a través del Real Decreto-Ley 1/2011, que establece el deber de evaluar. Bien. Y en relación con la evaluación de las políticas de empleo, he de decir -por ahora, luego continuaré- que la comunidad autónoma canaria ha padecido tradicionalmente de importantes déficits en materia de evaluación. A nivel estatal lo que se ha evaluado debidamente hasta ahora son las políticas educativas, pero en otros ámbitos de servicios públicos que se prestan carecemos de evaluación fiable, de indicadores fiables. Por tanto, en las políticas activas de empleo se introduce, por vez primera en nuestro país, no la conveniencia, el deber, el deber, la obligación de los poderes públicos de acometer la evaluación. Esta consejera es totalmente partidaria de llevar a cabo actividades de evaluación, porque a través de la evaluación conocemos, en primer lugar, el control debido sobre los recursos que estamos asignando, hacia qué finalidades, al cumplimiento de qué objetivos, si los mecanismos y los procedimientos y actuaciones que estamos utilizando permiten la consecución de dichos objetivos o no, y, en definitiva, los instrumentos de evaluación también son indicadores muy positivos para los interlocutores sociales y para la ciudadanía en general, que permiten saber en cada momento qué se está haciendo, cuánto se está invirtiendo y qué objetivos se están cumpliendo o dejando de cumplir y por qué. Y, por consiguiente, la evaluación es el instrumento principal que permite introducir cambios en la política, cambios en las decisiones políticas.

Bien. En Canarias, en particular, el Servicio Canario de Empleo ha evaluado políticas activas de empleo en los años 2007 y 2008. Como sus señorías conocen, en junio de este año se ha adjudicado contrato para evaluar políticas del 2009 y 2010. Los referentes científicos y empíricos en la materia ponen de manifiesto que es preciso que las acciones hayan culminado al menos con 18 meses de antelación para poder llevar a cabo actividades de evaluación fiables.

Bien. Tengo algunos datos relativos a los resultados que arrojan los índices de evaluación de las políticas activas de empleo y que comentaré con posterioridad. Pero lo más importante que quisiera resaltar y subrayar en estos momentos es que esta consejería, esta consejera en particular, quiere emprender dos actuaciones en paralelo. La primera de ellas -de hecho ya se ha iniciado-, poner en énfasis la celeridad en las instrucciones dadas, las instrucciones pertinentes, para dar máxima prioridad a los informes de evaluación correspondientes al año 2009, para ver si es posible que antes de que concluya el año 2011 podamos disponer de esos datos.

Segunda medida, no lo exige la ley, ni lo exige la ley estatal ni lo exige la Ley canaria del Servicio Canario de Empleo, pero esta consejera se compromete a comparecer en esta sede parlamentaria y traer los resultados de la evaluación de las políticas activas de empleo en formación, en orientación y en grado de inserción laboral anualmente.

Bien. En este sentido de la evaluación de las políticas activas de empleo, puedo poner de manifiesto que los dos informes de evaluación correspondientes a las anualidades del año 2007 y 2008 ponen de manifiesto algunos elementos que me gustaría resaltar. Por ejemplo, los coeficientes de género -ahora estoy hablando del informe del año 2007- señalan que las mujeres tienen menor probabilidad de inserción laboral que los varones.

Los coeficientes negativos de edad indican que la probabilidad de obtener empleo decrece, disminuye, cuando aumenta la edad del desempleado.

En cuanto a coeficientes positivos del nivel de cualificación de los trabajadores desocupados, se pone de manifiesto un mayor nivel... -perdón, porque no tengo las gafas-, un mayor nivel de cualificación, nivel de estudios en general, significa o supone mayores probabilidades de encontrar empleo.

En relación con la duración del desempleo, el análisis del 2007 revela que el mayor tiempo dedicado a buscar empleo significa una reducción de la probabilidad de insertarse laboralmente, es decir, que los parados de larga duración tienen mayores dificultades de inserción laboral.

En quinto lugar, en cuanto a la prestación, el informe del 2007 ponía de manifiesto que los que reciben prestación o subsidio tienen mayores probabilidades o posibilidades de ingreso en el mercado de trabajo. Aspecto este que desdice el informe del año 2008, conforme al cual se señala que no hay correlación -estos son datos del 2008- entre los que reciben prestación y los que no la reciben en relación con las probabilidades o posibilidades de insertarse en el mercado de trabajo.

Por último, en cuanto a la participación en programas formativos, programas de formación e inserción profesional, OPEA -que son programas de orientación profesional para el acceso al empleo y asistencia y apoyo para el autoempleo-, hay una leve variante ahí que pone de manifiesto que, aun cuando las mujeres participan en mayor medida en este tipo de programas y actuaciones, siguen teniendo mayores dificultades para luego insertarse laboralmente. Eso también se pone de manifiesto con los convenios suscritos con las corporaciones locales y con talleres de empleo. Mayor participación femenina en programas formativos y menor inserción efectiva en el mercado de trabajo.

En fin, los informes relativos a la evaluación de las políticas activas 2007 y 2008 están a su disposición en el Servicio Canario de Empleo. No tengo ninguna dificultad en hacérselos llegar.

Y, por último, señalar la celeridad que he tratado de dar a los informes de evaluación correspondientes al año 2009.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Por los grupos parlamentarios no solicitantes de la comparecencia. Por el Grupo Mixto, doña Carmen Rosa Hernández, por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra.

La señora Hernández Jorge: Señora consejera.

Usted ha apuntado algunos aspectos en los que nosotros coincidimos plenamente. Coincidimos plenamente en que es necesario evaluar la eficacia de las actuales políticas activas de empleo, evaluarlas en su inicio y también evaluarlas en el proceso de desarrollo de las mismas. Una evaluación que nos va a ayudar a reorientar esas políticas activas de empleo. Usted ha expresado en comisión, y lo ha vuelto a reiterar hoy aquí, su compromiso y su visión de que es necesario vincular la formación con el empleo. Y en esa nueva estrategia que se está diseñando -y yo creo que no es casualidad que no se llame "estrategia de empleo" sino que se llame "estrategia de formación y empleo"- yo sí le diría que estamos totalmente de acuerdo en que hay que revisarla. Fue una estrategia que se diseñó para una realidad social y de desempleo muy alejada, desafortunadamente, de la actual, para un paro del 11%, hoy estamos cerca del 30, pero sí sería importante no solo diseñar una nueva estrategia sino que se cumpla. Cuando uno se estudia la anterior Estrategia de Empleo y se va a las acciones, a los planes, a las medidas que se pusieron en marcha y te vas a la realidad, te encuentras con la triste visión de que la mayoría de las acciones que se plantearon no se han llevado a la práctica.

También nos parece importante preguntarnos si se ha mejorado o no la gestión de la formación para el empleo. Pareciera por los datos que eso no ha sido así. Los desempleados en Canarias se encuentran, en un porcentaje elevadísimo, en más de un 70% no tienen cualificación. Un dato además que ha ido aumentándose en los últimos nueve años, hemos pasado de un 33% en el año 2002 de desempleados sin cualificar a un 70,7% en la actualidad. Por tanto, coincidimos plenamente con usted en la necesidad de cualificar y recualificar a la población para que pueda reinsertarse en el mercado laboral y también es muy importante recolocar a los desempleados y a los profesionales en sectores que han sido gravemente afectados por la crisis. Estoy pensando especialmente en el sector de la construcción. Hablábamos esta mañana de una parte de esa formación, que es la reglada, la Formación Profesional, tarea pendiente de Canarias, pero también, por supuesto, nos estamos refiriendo a la formación para el empleo a través de los dos subsistemas: de la formación ocupacional y de la formación continua.

Importantísimo revisar si los recursos que se están empleando en materia de empleo, de políticas activas de empleo, están dando los resultados que esperamos. Hay un montón de recursos, desde los fondos europeos, fondos estatales, hasta la propia comunidad, y entendemos que muchas veces pareciera que esos fondos no están viendo el resultado que esperamos.

La participación de los distintos agentes y la coordinación entre las instituciones. Nos parece que los municipios y los cabildos no pueden ser meros gestores de proyectos para desempleados, sino que tienen que participar de manera más activa. Usted ha citado la importancia del fomento de la emprendeduría. Coincidimos plenamente en que además hay que introducir en la población el concepto de ser emprendedor e incentivarlo desde la educación en las edades más tempranas o por lo menos en la Educación Secundaria y en la universidad (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente.)

Nos parece también un elemento importante la apuesta para los servicios o revisar los servicios de especialización y de orientación, destacando el papel, en este sentido, de los ayuntamientos.

En conclusión, una propuesta de diagnóstico, de desarrollo y de evaluación continua de las políticas activas de empleo realista, orientada a reducir el desempleo, acompañada de la implicación de todos los agentes sociales y partiendo de la realidad económica canaria. Con un método de trabajo en red, redes locales de empleo que permitan la coordinación de los recursos territoriales, que parta de la Administración con competencias plenas en esta materia, en ese sentido el Gobierno, pero que se concrete en los municipios, estos últimos agentes que deben asumir un papel más activo en las políticas de empleo, que deben además caracterizarse por la concreción y la especificidad de su territorio y del colectivo desempleado presente en el mismo.

Todo ello nosotros entendemos que van a ser elementos que nos van a permitir colocar las bases, colocar las piezas, para poder avanzar y para poder revertir estas cifras que a todos nos preocupan, esta cifra dramática de desempleo en Canarias.

Con esta intervención hemos querido, no hacer una oposición crítica y destructiva -coincidimos en que usted no es la responsable del desempleo en Canarias- sino una oposición en la línea de apoyar aquellas iniciativas que entendemos que son interesantes, importantes, y aportar algunas otras reflexiones que pudiéramos, que creemos que complementan, pues, la intención de su consejería.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Carmen Hernández.

Por el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, doña María del Mar Julios.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Muchas gracias, señora consejera.

Desde luego que el desempleo, si hacemos un símil, es quizás el síntoma más grave que tiene una enfermedad, que es la enfermedad que tiene nuestra economía; en este caso la economía en España y la economía en Canarias. Y desde luego que hay que combatir el síntoma, pero sobre todo hay que intentar curar la enfermedad; es decir, trabajar para que nuestra economía sea capaz de volver a crear empleo. Me parece importante, porque es en ese contexto donde debemos situar el papel de las políticas activas de empleo y la capacidad que se tiene con las políticas activas de empleo, que sin duda es, digamos, una política de cohesión social que ahora se ha hecho cada vez más imprescindible.

En España ya no podemos seguir con el modelo de producción que estaba basado en esa burbuja inmobiliaria. Casi el 60% de los puestos de trabajo perdidos en estos dos últimos años, en general, en España se deben a la pérdida de puestos de trabajo en la construcción. Yo creo que las leyes que se hicieron, fue en el primer Gobierno de Aznar, que permitieron -las leyes del suelo, etcétera, etcétera-, el boom del desarrollo inmobiliario, pues, están provocando que, además de la crisis económica, financiera e internacional que tenemos, tengamos nuestra propia crisis.

En ese sentido, señorías, claro que las políticas activas de empleo tienen que jugar un papel. Que, por cierto, yo tampoco soy de palabras altisonantes, pero, escuchando a la portavoz del Grupo Popular, pues, me llama la atención, porque desde luego la disquisición de cómo contabilizar o no los parados, con subsidios, sin subsidios, en las palabras de la señora Cospedal lo tiene resuelto, porque dice, una información que ha salido publicada a principios de este mes, pues, cuestiona la señora Cospedal, dirigente del Partido Popular, que los parados tengan derecho al subsidio. Pues así, evidentemente, ya ni se les cuenta. Por lo tanto, señorías, no creo que esa sea la mejor receta.

Señorías, es cierto, en España hemos venido trabajando con unas políticas activas de empleo que provienen de cuando estábamos combatiendo o persiguiendo el pleno empleo. No se han adaptado -y eso es importante-, acelerar las reformas estructurales de las propias políticas activas de empleo para adaptarlas, no a una situación ideal de búsqueda de pleno empleo, sino a combatir las graves tasas de desempleo que tenemos. En este sentido, me gustaría preguntarle, porque ha habido dos reales decretos-leyes, convalidados recientemente, el 1/2011 y el último, el 3/2011, en febrero, que ponen en marcha una profunda reforma de las políticas activas de empleo. Modifican la Ley del 2003 de forma importante, modifican todo el proceso de traspaso de competencias que sobre esta materia se está viniendo a dar en España desde el año 97; incluso derogan, para que nos hagamos una idea, leyes del año cincuenta y pico, que estaban todavía en vigor en materia de políticas de empleo.

En ese sentido, yo creo que en Canarias hemos sido, con unos programas rígidos, porque eran unos programas estatales, que son los que ahora quedan derogados, así y todo hemos sido capaces, con las políticas de empleo, más con el resto de políticas económicas, desde el Gobierno, de, pues, frenar la caída del empleo en una mayor medida que el resto del Estado.

Y claro que es importante evaluar, pero es que ahora mismo, con todas estas reformas, se va a cambiar sustancialmente la forma de abordar las políticas activas de empleo. Y en el mismo momento en que se planifiquen esas nuevas políticas activas de empleo obviamente ahí hay que introducir ya los criterios de evaluación continua de las mismas.

Me gustaría, pues, conocer un poco por dónde van las líneas de adaptación a nuestra comunidad autónoma de estos nuevos modelos, puesto que va a haber una estrategia española de empleo, unos planes españoles, en ese sentido, lógicamente, unos Presupuestos del Estado, un reparto en la conferencia sectorial, pero luego ya no son esos programas estatales con financiación finalista sino que las comunidades vamos a tener para el 2012 una mayor flexibilidad y autonomía de gestión en el diseño de las políticas.

Coincido con usted, señoría, en que -o me pareció entenderle- sí que es importante que estos nuevos modelos de políticas de empleo contribuyan al desarrollo de un nuevo modelo económico, más equilibrado, más sostenible, más productivo que el que hemos tenido hasta ahora. Y ahí es importante, lógicamente...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto para ir terminando, doña María del Mar.

La señora Julios Reyes: Concluyo, señoría.

Creo que es muy importante, como bien ha dicho, el papel de la formación. Políticas de empleo no solo con la visión del corto plazo, necesaria para resolver problemas individuales de muchas personas en paro, pero sí a medio y largo plazo para desarrollar esa formación de la que tiene necesidad un sector productivo emergente al que tenemos que ayudar.

La formación que demanda el desempleado y la que demanda el empresario, no solo la formación que tradicionalmente demandan las empresas dedicadas a la formación, sino la que demanda el empresario de la actividad real, productiva, de la actividad económica. Me parece en este sentido también que hay que avanzar -y voy concluyendo- en que podamos ligar cada vez más las políticas activas de empleo con las políticas pasivas de empleo. Creo que es una asignatura pendiente que le corresponde al Estado, pero que también las comunidades autónomas podemos decir mucho en esta materia.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar Julios.

Ya los grupos solicitantes de la comparecencia, Grupo Parlamentario Socialista.

Sí, don José Ignacio Álvaro.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias, señor presidente.

Señora consejera, antes de empezar felicitarla, felicitarla doblemente por el talante que ha demostrado en su intervención. Primero, esa valentía por su compromiso de comparecencia anual demuestra una absoluta transparencia política y lo que ello implica. Segundo, porque, ¡hombre!, recibir la crítica, tener la culpa de la tasa de paro en Canarias... Ciertamente en la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre del 2011 Canarias está 9 puntos por encima de la media nacional, además es la comunidad autónoma con mayor tasa de desempleo en esa Encuesta de Población Activa, pero creo que usted no ha tenido la responsabilidad de la política económica de este Gobierno en los últimos cuatro años.

Señora consejera, usted hablaba de política activa de empleo en torno a cuatro grandes categorías de programas o cuatro áreas, y yo teóricamente le podría decir que también podrían ser cinco. Una, el servicio público de empleo, como es el Servicio Canario de Empleo, que la entiendo también como una posible política activa de empleo, el papel de ese servicio público de empleo; la formación ocupacional, y cuando hablo de formación ocupacional, un término tal vez obsoleto, me refiero al subsistema de formación profesional para el empleo; las medidas destinadas a los jóvenes; medidas destinadas a la ayuda a la creación directa de empleo y a la contratación, y medidas en favor de los discapacitados.

Señora consejera, un servicio público de empleo debe intervenir para facilitar la búsqueda de un empleo y la colocación, de manera que se reduzca lo máximo posible el periodo de desempleo.

Un indicador de la cuota de mercado de las actividades de intermediación del Servicio Canario de Empleo podría ser, por ejemplo, la proporción de ofertas hechas a través de él, en comparación con el conjunto de puestos de trabajo disponibles. Pero otra vez el indicador que mejor responde al concepto de tasa de éxito del Servicio Canario de Empleo sea la proporción del total de contrataciones que se han realizado con la ayuda del Servicio Canario de Empleo, aunque tal vez el problema es la escasa información o la dificultad de conseguir esas fuentes de información.

Por otro lado, en cuanto a la eficacia de los servicios públicos de empleo, un factor clave es que no basta simplemente con ayudar a encontrar un empleo a aquellos que buscan un puesto de trabajo, tal como se ha hecho tradicionalmente, sino que también es necesario que se ayude a los empresarios a cubrir los puestos vacantes. Así, una queja que suelen tener los empresarios en general con los servicios públicos de empleo es que no suministran candidatos adecuados y si no recurren a él es principalmente porque creen o esperan que serán más eficaces en este sentido otros métodos de reclutamiento.

En cuanto a la formación, un elemento fundamental de la oferta de mano de obra es su calidad o capital humano. A mí me gustaría además... -y la quiero felicitar por no usar términos como "obsoleto" refiriéndose a personas, que yo creo que es más propio de un activo fijo, de una maquinaria-. Para la maximización del crecimiento económico es necesario disponer de una mano de obra abundante y bien formada, es decir, de un adecuado capital humano. Solo así se dispone de capital humano adecuado, los trabajadores, para poder hacer frente a los cambios de las estructuras sectoriales y a los cambios tecnológicos. Se da el hecho de que, de forma simultánea, existe un continuado y elevado nivel de paro, acompañado de una escasez de mano de obra en algunas ocupaciones, que parece un absurdo, pero eso se da en la realidad. En este caso, los puestos de trabajo existentes no son adecuados para sus demandantes y la movilidad ocupacional necesaria para corregir, por medio de la adquisición de las cualificaciones exigidas, no está funcionando a veces de una forma satisfactoria.

Si se quiere impulsar el buen funcionamiento de la economía, va a ser preciso que el capital humano se adecue a las necesidades existentes, y ello es responsabilidad también del conjunto del sistema de enseñanza. Los programas de formación se destinan a atender las necesidades de aquellos grupos de población de los que no se han ocupado o se han ocupado insuficientemente la enseñanza y la Formación Profesional ordinaria o dentro de las empresas. Estos programas sirven para adaptar las cualificaciones profesionales a las necesidades del mercado y, por tanto, desempeñan un papel fundamental en la lucha contra el paro, facilitando la integración de los jóvenes en el mercado de trabajo y la reinserción de los parados de larga duración.

La formación de adultos sin empleo ha sido durante mucho tiempo uno de los principales ejes de la política del mercado de trabajo y la formación dentro de la empresa constituye una fórmula frecuentemente utilizada. Una de sus ventajas es que asegura un contacto directo con el mundo del trabajo, de tal forma que cuando una persona es admitida en un curso de formación dentro de la empresa tiene grandes posibilidades de obtener un puesto permanente. Pero, a pesar de sus ventajas, la formación de la empresa no puede sustituir todos los tipos de formación en centros especializados que actualmente se ofrecen a los trabajadores con problemas de empleo. Además hay que advertir que la experiencia de los empleadores en materia de formación es muy diferente. Por otra parte, por su misma naturaleza, ciertos tipos de formación son difíciles de organizar en las empresas.

La calidad de la formación, en particular la que se imparte en la empresa, sufre con frecuencia, además, carencia de infraestructuras, en especial de métodos pedagógicos, la definición de las cualificaciones comúnmente admitidas y la homologación de dichas cualificaciones.

Si los programas de formación pretenden ser eficaces, deben cumplir una serie de requisitos, entre otros entiendo yo que la formación impartida debe adecuarse a los perfiles reales de las cualificaciones que demanda el mercado de trabajo. Los programas de formación deben impartirse de forma descentralizada, con la participación de los empleadores, los representantes de los sindicatos y los responsables de la educación. No hay que olvidar que, al igual que los poderes públicos no conocen la naturaleza de las necesidades de capital fijo que tiene una empresa, tampoco tienen por qué conocer las necesidades de capital humano. Por ello será necesaria la colaboración directa entre las autoridades públicas y las empresas para los programas de formación.

Se deben establecer los objetivos claros a alcanzar en los diferentes programas de formación. Estos programas deben tener como premisa la necesaria coordinación entre la oferta pública y la oferta privada de formación ya existente. La orientación de la formación ha de evolucionar con el tiempo, con el fin de adaptarse a las necesidades de cada momento.

Pero, señorías, no nos engañemos, los programas de formación están sujetos también a una serie de limitaciones. Primero, la formación no es una solución para los problemas del mercado de trabajo en el momento presente, sino más bien deben concebirse como inversión en el futuro; y, segundo, no son en ningún caso una solución de repuesto para las lagunas que puedan existir en la acción de los poderes públicos en el campo de la enseñanza general y profesional ni para las iniciativas adoptadas por los empleadores para asegurar la formación dentro de la empresa.

También, señora consejera, existen subvenciones a la creación directa de empleo y a la contratación. Se trata de medidas destinadas a fomentar la contratación de parados y otros grupos específicos en función de las prioridades de la política relacionadas con el mercado de trabajo. Y se suelen establecer tres tipos de programas: subvenciones al empleo permanente en el sector privado, ayudas a los desempleados que creen nuevas empresas, creación directa de puestos de trabajo en el sector público, los conocidos como convenios de colaboración con las corporaciones locales, o programas de empleo.

Por otro lado, debe existir el propósito de contribuir a aumentar los niveles de cualificación de los trabajadores para lograr la mejora de la competitividad de las empresas. Se considera que la formación continua es un valor social que promueve la mejora en la competitividad de las empresas y los acuerdos consideran que el aumento de la competitividad de las empresas exige la adaptación flexible de estas a los requerimientos de un sistema productivo en permanente evolución y que invertir en formación facilita la movilidad y la necesaria utilización flexible de los recursos humanos en la empresa, teniendo en cuenta la eliminación de barreras que ha implicado desde que estamos en el mercado único europeo.

Una vez dicho esto, señora consejera, me planteo una serie de preguntas. ¿Se está dando una formación de calidad? ¿Es la formación transversal, tiene esta una relación directa con una cualificación en una familia profesional fruto de una verdadera necesidad del mercado laboral u obedece esta formación transversal, sin una, como dije antes, traslación directa a una cualificación profesional, obedece a mantener estructuras ya de formación establecidas y que no se quieren perder por otros intereses? ¿Está suficientemente valorado el importante papel a desarrollar por la agencias de empleo y desarrollo local? ¿Son sus funciones las que verdaderamente motivaron su creación? ¿Realmente las escuelas-taller, talleres de empleo y casas de oficio están directamente vinculados a las necesidades del mercado laboral? -y cuando me refiero al mercado laboral es tanto a los empleadores como a los demandantes de empleo-. ¿Cuántos se han realizado para la formación en energías renovables y cuántos relacionados con profesiones de la construcción? ¿Es realmente el grado de inserción laboral en el tiempo el deseable, una vez que han finalizado estos programas de empleo? ¿Se hace un seguimiento del grado de inserción laboral para los alumnos en el medio plazo para evaluar dicha inserción? ¿Están los convenios de colaboración con las corporaciones locales realizando un papel más activo en la inserción, más allá de asegurar una renta mínima durante una serie de meses, seis en la actualidad?

La filosofía que subyace a este tipo de actuaciones es la de proporcionar a estas personas una actividad puente hacia el mercado de trabajo ordinario, de manera que la experiencia adquirida o el contacto laboral mejoren sus oportunidades de colocación posterior, no limpiar solares ni márgenes de carreteras. Y es que, señorías, está a la orden del día observar cómo a las entidades locales les interesan más los resultados de los trabajos que el aumento del empleo, y esto parece que no sea lo deseable.

La transición al mercado de trabajo a través de esas acciones de formación y orientación para aquellos que han dejado el sistema educativo sin llegar a poseer una cualificación que les permita defenderse en el mercado de trabajo es una verdadera necesidad tras esta gran sangría de desempleo que ha generado la crisis inmobiliaria. Un sector que atrajo mano de obra ofertando salarios altos, pero provocando el abandono del sistema educativo de muchos jóvenes en Canarias. Esto ya lo provocó a finales de los 80 el sector turístico. Todavía recuerdo a compañeros de generación que se hacían la pregunta de "para qué seguir estudiando si de camarero me puedo comprar un coche". ¿Se complementan los programas de formación y empleo destinados a colectivos especiales, como puedan ser los jóvenes marginados, con programas de integración social, como paso previo necesario a su participación en el sistema de empleo?

Señora consejera, en líneas generales, tanto el periodo de tiempo necesario para conseguir un empleo como la ratio de inserción alcanzada tras un curso están correlacionados con las tasas de paro que los distintos colectivos registran habitualmente en el mercado de trabajo. Eso al menos dicen determinados estudios.

Con respecto a la formación de la empresa, existen evidencias de que la obtención de mejoras de productividad solo es factible cuando se parte de un buen contexto de recursos humanos, de su gestión adecuada y de una buena estrategia de la empresa como un todo. ¿Se tienen en cuenta estos aspectos en las prácticas de los cursos de formación?

Señora consejera, se encuentra usted ante el peor escenario posible en cuanto a la tasa de paro se refiere. No obstante, tiene un duro y complicado trabajo por delante. Estamos seguros de que lo hará bien. Hasta ahora al menos las líneas estratégicas de los objetivos marcados van en la buena dirección. Iremos viendo los resultados según vayamos evaluando las distintas políticas.

Señora consejera, en los últimos años se ha avanzado mucho, pero se debe seguir avanzando. En septiembre del 2010, la ejecución presupuestaria ascendía al 30% en políticas activas de empleo; en septiembre del 2011, la ejecución presupuestaria asciende ya al 60%. Hay que pelear por el mantenimiento de la financiación del Plan Integral de Empleo de Canarias, contemplado en la Ley de Empleo, pero cuyo importe está sujeto siempre al debate presupuestario y a la voluntad del Gobierno del Estado. Hasta ahora se ha mantenido esa sensibilidad; esperemos que a partir del 20 de noviembre siga siendo así. Le invito a hacerlo frente al próximo Gobierno. Desde luego, si es socialista, seguramente le será más fácil.

En definitiva, señora consejera, no escatime en esfuerzos ni en gastos en materia de empleo. Gástelo bien y no dude de que los mejores años para Canarias están por venir.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Ignacio Álvaro.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Aurora del Rosario.

La señora Del Rosario Vela: Gracias, señor presidente.

Señorías -y aquí me refiero a toda la Cámara-, al Grupo Popular y a esta diputada no nos van a encontrar nunca hablando desapasionadamente del mayor problema que tiene España y del mayor problema que tiene Canarias. No lo van a encontrar. Yo puedo entender, señora consejera, que usted suba a esta tribuna a hacer un discurso para los suyos, lo entiendo, pero no puedo admitirlo, porque de lo que estamos hablando aquí es del bienestar de la gente, del primer y más importante problema que tiene Canarias, que son 252.000 personas sin empleo y sin bienestar. Y con este panorama usted viene a darnos lecciones teóricas de Derecho Laboral, en las cuales está muy cualificada pero no contesta al control del Gobierno. Usted dice que no es la responsable del desempleo, pero desde luego está claro que usted es la responsable de Empleo de este Gobierno. Usted dice que no es la causante del paro, pero está claro que el paro no ha venido por cuestiones meteorológicas. Usted es una consejera socialista y el Partido Popular creó 5 millones de empleos, y el Partido Socialista nos ha traído 5 millones de parados.

Esta es la primera comparecencia que yo llevo en este Pleno y probablemente aún me falte la retórica de un político experimentado. Usted tampoco es una política experimentada sino una teórica, muy cualificada, que nos habla sentando cátedra, como posiblemente hacía en las aulas. Nos habla revestida de autoridad, pero cuando el auditorio es un auditorio crítico -porque nosotros, señora consejera, aunque seamos la única, somos la Oposición y tenemos que defender los intereses de aquellos que nos han puesto aquí-, cuando el auditorio que tiene es crítico, no nos convence. Este es el Parlamento de Canarias y no es la Universidad de La Laguna. Yo, sin retórica, sí le puedo hablar como una persona que tiene las ideas claras y tiene el privilegio de representar a sus vecinos, integrada en el grupo parlamentario que más apoyos ha recibido de todos los canarios.

A nosotros, a quienes nos preocupa en primer lugar el empleo, y que lo siento si hay a quien eso no le gusta, pero nos apasionamos con la labor que nos han encomendado, con la legitimación que eso me da, sí le tengo que decir que su discurso no tiene credibilidad. No tiene credibilidad porque no se adecua a los hechos, porque simplemente teoriza, demostrando la lejanía que hay de las aulas a la calle. Lo cual no es culpa suya, tampoco, pero tampoco son causas meteorológicas.

Para el Partido Popular la formación es un derecho del trabajador y del desempleado, pero es un derecho que tiene que estar al servicio de las Pymes, de los autónomos, de los emprendedores, para que el mercado laboral en España deje de ser uno de los más rígidos del mundo, y eso, señora consejera, hoy después de prácticamente dos legislaturas de Gobierno socialista. Por eso es inconcebible que, pese a las constantes llamadas de atención del Partido Popular sobre la necesidad de una reforma en las políticas activas de empleo y la necesidad de que esta reforma fuera consensuada, dialogada, su partido -porque no será su culpa, o sí, no lo sé, pero desde luego sí es la de su partido-, su partido se ha pasado seis años con los brazos cruzados y, cuando por fin ha abordado la materia de las políticas activas de empleo el pasado mes de febrero, lo ha hecho sin diálogo, para cumplir un trámite, de forma tardía, improvisada y llena de contradicciones, como le he puesto de manifiesto incluso con su propio presupuesto. Y esto es el Real Decreto-Ley 3/2011, de medidas urgentes para la mejora de la empleabilidad y la reforma de las políticas activas de empleo, que aprobó el Gobierno socialista. Este Gobierno no puede escurrir el bulto diciendo que no es el Gobierno el que crea el paro, porque claramente la destrucción del empleo está ligada a cómo se ejerce el gobierno, a cómo se legisla, a cómo se gestiona. Y usted como consejera, por ejemplo, tiene la responsabilidad para influir en las competencias nacionales a través de la Comisión Nacional de Empleo. Usted como consejera hay cosas que no podrá hacer, pero otras muchas sí, y en esas es en las que la estamos fiscalizando.

Usted pertenece a un Gobierno de tinte socialista, como usted nos ha dicho, que se ha caracterizado por ser el más antisocial de la democracia, y eso la Oposición, esta Oposición, cuando menos, no lo va a pasar por alto. El mayor recorte social ha venido de sus compañeros de filas, con el apoyo impagable de sus actuales socios de Gobierno, Coalición Canaria, y eso con los decretazos, que han dado una nueva dimensión a la penuria social. Yo le he preguntado a usted sobre ciertas cuestiones de política nacional y usted no me ha respondido ni a esas ni a ninguna. Por lo tanto, tengo que volver a traerlas.

El Gobierno socialista es el primer Gobierno de la democracia que ha recortado las pensiones, al congelarlas mientras sube la inflación. Ha recortado en un 20% las pensiones futuras al aumentar la edad y el cómputo de años de jubilación. Ha provocado que casi 5 millones de personas se queden, por tanto, sin trabajo, y usted no se manifiesta acerca de ello, pero siguen sin ser causas meteorológicas. El índice de exclusión social en España ha crecido más de un 13% en los dos últimos años. Ha subido la luz un 60% desde que gobiernan y el gas un 15%, solo este año. Se ha suprimido la ayuda de 400 euros después de afirmar que era una ayuda permanente en el tiempo. Se han subido impuestos indirectos, que no tienen en cuenta la renta, por lo que afectan más a las rentas más bajas. Y se ha suprimido el cheque bebé. Se pone en peligro la sanidad pública con una deuda de 15.000 millones y, en vez de solucionarlo, se ponen a hablar del copago sanitario. Como colofón, el segundo decretazo para generalizar el despido, más barato, y la mayor temporalidad en la contratación. Usted puede mirar a otro lado, puede decir que no son sus competencias, pero es su partido y es la ideología de la que usted hace gala. Y este es el currículo de la gestión socialista.

Por lo que usted nos cuenta, señora consejera, se muestra terriblemente orgullosa de las políticas socialistas y deduzco por ello que esa misma forma de trabajo es la suya. Y digo terriblemente orgullosa porque las consecuencias que comporta son terribles para la sociedad.

Como le decía, no me ha contestado a nada, por lo que debo entender, debo deducir, que usted asiente, que usted también entiende las políticas activas de empleo como un instrumento de maquillaje, como un gasto público al servicio del Gobierno, ajeno a las empresas y a las necesidades del sector. Y eso es lamentable.

Usted, pese a ser consejera de Empleo, Industria y Comercio, obvia que la mejora del mercado laboral solo puede venir a través de las reformas de calado que se pueden hacer en el ámbito económico, laboral, fiscal y energético, y eso no es ajeno al debate que nos trae.

Señora consejera, sus recetas no son las buenas y, como estamos convencidos de ello y queremos hacer una política responsable desde la Oposición, venimos a compartir nuestras recetas. Señora consejera, el Partido Popular es a la creación de empleo lo que el Partido Socialista es a la destrucción de empleo. Y Coalición Canaria, pues, como un pez muerto, se va dejando llevar por la corriente. Nosotros sabemos lo que hay que hacer; nosotros lo hemos hecho y lo hemos demostrado. Y no solamente sabemos lo que hay que hacer, sino que, como somos egoístas... mejor dicho, como no somos egoístas y no nos guardamos el secreto, como el candidato Rubalcaba ha hecho con el maltrecho Zapatero, nosotros, que somos predecibles, seguros y confiables, vamos a compartir con usted cuáles son nuestras recetas. No obstante, si puede usted aprovechar el viernes a ver si en Fuerteventura le sonsaca algo a Rubalcaba, en el caso de que tenga algo que decir, seguro que usted lo dice y a lo mejor usted nos lo quiere venir a contar a la Cámara.

Le voy a remitir a la página web, pero también le voy a decir que para sanear la economía, para que se cree empleo, hay que tener las cuentas públicas en orden. Esa es una propuesta del Partido Popular. Unas cuentas públicas en orden con una política fiscal adecuada, en la que los tributos sirvan para empujar el crecimiento, el consumo, el ahorro y la inversión. Hay que tener una política presupuestaria también adecuada, austera, sin frivolidades ni marketing ideológico del que le gusta al Partido Socialista. Hay que permitir compensar las deudas tributarias pendientes de pago de las Pymes y autónomos con deudas reconocidas y pendientes de cobro que tengan con cualquier Administración pública. Es necesario modificar la negociación colectiva para primar la de ámbito interno y, si el empresario y el trabajador quieren, juntos, salvar el barco antes de que se hunda, puedan hacerlo, que se les dé la facilidad para hacerlo. Hay que vincular el subsidio de desempleo a la búsqueda de trabajo, hay que reducir las modalidades de contrato a un máximo de dos y hay que combatir la temporalidad, a la que ustedes nos han abocado, señora consejera. Hay que apoyar a los autónomos, con un apoyo fiscal y con un reconocimiento de derechos sociales. Hay también que garantizar la unidad de mercado. Hay que simplificar los trámites, la normativa, el procedimiento para crear empresas. El crédito tiene que llegar a las empresas y la liquidez no puede ser absorbida por la Administración, ni siquiera para hacer políticas activas de empleo.

Y en materia de políticas activas de empleo, señora consejera, estas han de dejar de considerarse como un instrumento a favor del gobierno que las imparta para reconocerlas como un instrumento muy valioso para recualificar y adecuar el capital humano a las necesidades del mercado laboral. A cara lavada, señora consejera, sin maquillaje ninguno, con la cara lavada.

Estas y otras medidas, si bien son de ámbito laboral y no puramente de políticas activas de empleo, están íntimamente relacionadas, pues esto, como vasos comunicantes, todo influye, todo tiene que ver, todo se necesita, todo lo necesita España y lo necesita Canarias. Ustedes han querido protagonizar el Gobierno de Canarias, pese a que las urnas hayan pedido otra cosa, y eso es legítimo, señora consejera. Nosotros hicimos lo mismo. Y con el voto mayoritario, el pasado mes de mayo, para nuestro candidato José Manuel Soria, los canarios refrendaron nuestra propuesta y, aun así, ustedes se han impuesto. Pues adelante, pero no se engañe, señora consejera: la gente sabe lo que ha pedido y ustedes tienen que asumir que el Partido Popular, por quien la sociedad clama en este momento para un cambio, es la clave para la confianza y la prosperidad.

Zanjen el discurso ideologizado, gobiernen para todo el mundo. Asuman que la gestión que pide la calle es la del Partido Popular, que ya consiguió una vez...

El señor presidente: Tiene un minuto, sí, sí, por supuesto.

La señora Del Rosario Vela: ...ya nos sacó una vez del agujero en que nos metió un Gobierno socialista. Porque, señora consejera, los socialistas ya nos han salido muy caros y Coalición Canaria ha vendido muy barato su voto para no ser sino la voz que, con acento canario, ha repetido letra por letra lo que decía Zapatero. Asuman la realidad, asuman que el progreso viene de la mano de las políticas del Partido Popular, y no tengan pudor, cópienlas: no tenemos mayor problema.

Gracias.

El señor presidente: Gracias, doña Aurora del Rosario.

Para concluir la comparecencia, la señora consejera de Empleo, Industria y Comercio, doña Margarita Ramos.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Voy a comenzar por decir algo en relación con la última intervención, protagonizada por la señora representante del Grupo Popular. Mire, yo tengo la edad suficiente y el sentido de responsabilidad suficiente como para no tomarme las cifras del desempleo que hay en Canarias, las circunstancias de los demandantes de empleo en Canarias y el estado en que se encuentra la economía en Canarias y el envenenamiento que hay en el debate político sobre las circunstancias que concurren en Canarias como para entrar al trapo a responderle en los mismos términos, en la misma tesitura (Aplausos).

Mire, yo no sé a quién lee usted, pero no manejamos la misma bibliografía. Eso se lo puedo asegurar. Los teóricos que a usted la ilustran no son los que me ilustran a mí. Los teóricos que ilustran el discurso neoliberal a ultranza del Partido Popular son completamente diferentes, tienen otra visión del mundo, de la economía mundial, de la posición de los trabajadores en la cohesión social de los estados y las formaciones políticas supranacionales, tienen otra concepción respecto a la importancia de las rentas del trabajo y las rentas del capital en la configuración de un marco económico determinado.

Señora diputada, ha dado usted un dato que es clavado, central, lo ha dicho meridianamente, con la claridad con la que yo no soy capaz de decirlo: el Partido Popular creó 5 millones de puestos de trabajo y el Partido Socialista destruyó 5 millones de puestos de trabajo. ¡Clavado! ¿Qué características tendrían aquellos puestos de trabajo, bajo qué circunstancias económicas, qué tejido empresarial, qué sectores productivos permitieron crear de la noche a la mañana el boom de 5 millones de empleos, qué características tiene esa calidad del empleo para que de la noche a la mañana se esfumaran los empleos? (Aplausos) ¡No los ha destruido el Partido Socialista, los ha destruido la economía y particularmente el sector de la construcción, el sector financiero y las actividades económicas ligadas a la construcción! ¡Es meridianamente claro porque lo dicen todos los economistas a nivel mundial, todos, incluidos los premios Nobel, que por algo se los habrán dado! (Aplausos.)

Calma a la militancia (Risas en la sala).

Vamos a tratar este asunto en serio. Y comienzo respondiendo a la diputada, parlamentaria del Grupo Mixto.

¿Cómo va a articularse la estrategia? La vamos a articular en paralelo a la estrategia española de empleo, y esta estrategia española de empleo, que viene contemplada en el Real Decreto-Ley 3/2011, se inserta en el marco de la Estrategia Europa 2020 y los objetivos que establece dicha estrategia que tiene que alcanzar Europa, por tanto España y por tanto Canarias, en esa fecha. Y lo vamos a hacer con un amplio proceso de concertación social, no solo debate político, también los agentes sociales, también los agentes económicos, también las administraciones locales e insulares, que mucho tienen que decir. También las cámaras de comercio, porque, señorías, a mí me preocupa el comercio y la industria en Canarias. Me preocupan, y deben tener voz en este proceso de desarrollo de la estrategia, los pequeños y medianos empresarios, las microempresas, los trabajadores autónomos, los emprendedores. También los centros de innovación y desarrollo tecnológico, que saben ustedes que tengo especial afecto a este tipo de instituciones, porque tenemos que trabar en Canarias una relación directa entre el modelo de crecimiento económico y el modelo de reducción de los niveles de desempleo en Canarias.

En la Estrategia Europa 2020, antes de la definición de los objetivos, hay una pregunta que indica dónde queremos que esté Europa en el año 2020. Esa es la pregunta que nosotros nos tenemos que hacer: dónde queremos que esté Canarias en el año 2020, qué modelo de crecimiento económico, qué modelo de diversificación de nuestra economía, qué actividades industriales, qué actividades de desarrollo tecnológico, qué empleo cualificado podemos absorber en la economía canaria en el umbral 2012, 2013 y 2014, con la estrategia trianual, pero pensando ya en el horizonte de 2020 para conseguir los objetivos de formación, de empleo, de recualificación, de reorientación de la vida laboral de las personas en el umbral del 2020.

Por consiguiente, el diseño de la estrategia irá acompañado, para que no se quede en palabras y en meras declaraciones, como otros instrumentos que hemos tenido en nuestra comunidad autónoma del pasado, irá acompañada de tres planes anuales: 2012, 2013 y 2014. Y en el primer plan anual de desarrollo de la estrategia trataremos de afrontar interrogantes como ¿cuáles van a ser?, ¿cuáles tienen que ser los colectivos especialmente protegidos por las políticas activas de empleo? ¿En qué territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias y bajo qué modalidades vamos a articular y vertebrar esas políticas de empleo? ¿Cómo combatir la exclusión social, el desempleo, cuando se aproxima ya a los márgenes de la pobreza y de la exclusión social? ¿Qué actuaciones en materia de políticas activas vamos a llevar a cabo, desde el punto de vista sectorial o intersectorial?

Somos conscientes de que la formación que se está dando, que se ha estado dando, no es una formación vinculada directamente con las necesidades que demanda el mercado de trabajo. Se sigue importando mano de obra porque hay déficit de cualificación. Realmente lo que tenemos es una segmentación, una segregación de nuestros niveles de cualificación. Mientras especialmente la población joven menor de 30 años tiene un 70% de déficit de cualificación, hay un 30% de jóvenes supercualificados que, sin embargo, no encuentran empleo en Canarias. Es nuestro deber dinamizar determinado tipo de actividades económicas, que no sean la construcción, que no sea siempre el turismo, porque el turismo da mucho trabajo de masa pero mucho trabajo no cualificado, y hay que estimular en Canarias el desarrollo industrial, la innovación comercial, la promoción en el exterior de nuestras empresas, atraer grandes empresas especialmente a la zona ZEC, que permitan a nuestras pequeñas y medianas empresas adentrarse en el territorio de la innovación y del desarrollo tecnológico, y crear empresas con empleo de alto valor añadido.

Mejorar la competitividad de nuestras empresas exige también atender los objetivos centrales de la Estrategia Europa 2020. Un crecimiento inteligente, con cualificación de las personas trabajadoras, con cualificación especialmente de las personas desempleadas; un crecimiento sostenible, una economía basada en criterios de sostenibilidad, respetando el medio ambiente y los recursos naturales de que disponemos, y un crecimiento integrador, integrador desde el punto de vista de la cohesión territorial y de la cohesión social, aumentando los niveles de bienestar social.

Bien. Esos son los parámetros con los que va a moverse el documento inicial que está en fase de elaboración de la Estrategia de Formación y Empleo en Canarias, que será objeto de un proceso de concertación de inminente iniciación y de la que daremos cuenta en este Parlamento.

Sobre la financiación de las políticas activas de empleo, quisiera decir que el Gobierno de la nación ha estado firmemente comprometido con apoyar las políticas activas de empleo en Canarias. Recuerden las cifras para verificar y examinar si el próximo año, a esta misma fecha, podemos seguir diciendo que se mantiene esa misma financiación, casi 280.000 millones de euros. El programa o el Plan Integral de Empleo para Canarias acaba de renovarse con un compromiso de 42 millones por año. Es un plan cuatrienal; por tanto, 168 millones de euros en cuatro años. Veremos si el Estado, el Gobierno de la nación, mantiene a lo largo del tiempo este compromiso para Canarias, si se mantienen los compromisos de financiación vía sectorial y si, en definitiva, la situación de los desempleados sigue siendo una prioridad para el Gobierno de la nación, aumentando las prestaciones por desempleo, la cobertura por desempleo, los periodos de subsidio por desempleo, los programas extraordinarios para proteger a los desempleados que ya han terminado con las prestaciones, con el subsidio y con la renta activa de inserción.

En relación al nuevo marco jurídico, y contestando a alguna consideración que se hacía por parte del Grupo Nacionalista, efectivamente, el Real Decreto-Ley 1/2011 y el 3/2011 sientan las bases para un nuevo marco de las políticas activas de empleo. Las comunidades autónomas, a partir del 1 de enero de 2012, podrán desarrollar, podrán poner en marcha sus propias políticas activas de empleo. A tal finalidad, al propio tiempo que se somete a concertación la Estrategia de Formación y Empleo para la competitividad de nuestras empresas, en ese marco de crecimiento sostenible, también vamos a elaborar el I Plan anual de empleo para Canarias, de Formación y Empleo para Canarias. Y en ese plan irán nuestras propias políticas activas de formación, en el capítulo de formación específica de trabajadores ocupados y desocupados; en el capítulo específico de la orientación para el empleo, el apoyo a la emprendeduría, el apoyo a los trabajadores autónomos, el apoyo específico a las pequeñas y medianas empresas, el apoyo a las Cámaras de Comercio de Canarias, que ejercen una función importantísima en relación con la estimulación de la actividad empresarial; y llevaremos también políticas de inserción en el mercado de trabajo, potenciando la intermediación laboral entre las empresas y el Servicio Canario de Empleo, tratando de casar adecuadamente las ofertas de trabajo y las demandas de empleo y creando un nuevo marco normativo en Canarias para las agencias de colocación, con o sin ánimo de lucro, conforme se permite en el ordenamiento jurídico español en el momento actual. Estimularemos la creación de agencias de colocación, con o sin ánimo de lucro, para facilitar, para potenciar y para mejorar el grado de intermediación laboral entre las ofertas de trabajo que lanzan las empresas y las demandas de empleados que tenemos registradas en nuestro Servicio Canario de Empleo.

En fin, en realidad lo que se nos abre por delante es un periodo de tiempo en el cual hay que trabajar para dinamizar la economía de Canarias, para mejorar el crecimiento económico de la Comunidad Autónoma de Canarias, potenciar el sector turístico, potenciar el sector de la construcción que permita la rehabilitación de la planta hotelera y también diversificar la oferta turística, que mucho tiene Canarias que decir en este sentido, pero sobre todo crear empresas de base tecnológica, crear empresas en torno a nuevas actividades empresariales que crean empleo cualificado, empleo estable, trabajo de calidad, trabajo cualificado, que es el mejor futuro que podemos dejar a la generación de jóvenes de las islas Canarias.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera, doña Margarita Ramos.