Diario de Sesiones 14/2011, de fecha 29/11/2011 - Punto 24

· 8L/C-0138 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre las subvenciones al transporte interinsular de mercancías.

El señor presidente: Siguiente comparecencia: del Gobierno, instada por el Grupo Socialista Canario, sobre las subvenciones al transporte interinsular de mercancías.

¿Quién interviene por el grupo? Julio.

Sí. Pues, no sé... El Reglamento lo que dice es que, llegado el momento, si no está quien la tiene que defender, decae, o sea, que vamos a dar un... Sí. Es probable lo que me está diciendo el secretario primero, que consideraba que se iba a debatir la otra y tenía tiempo de la de él. Bueno. En consecuencia, vamos a ver si lo intentamos, un par de minutos a ver si lo intentamos localizar. Sí, del aplazamiento no teníamos constancia en la Mesa, no.

(Ocupa un escaño en la sala el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández.)

Muy bien, don Julio Cruz, para la defensa de la comparecencia, instada por el Grupo Parlamentario Socialista, sobre las subvenciones al transporte interinsular de mercancías.

Tiene la palabra don Julio.

El señor Cruz Hernández: Señorías. Señor presidente.

Solicitamos la comparecencia a efectos de examinar, de debatir, la incidencia de las subvenciones al transporte de mercancías en la cesta de la compra, en la actividad, en las prestaciones que reciben los ciudadanos en materia de mercancías en las distintas islas.

El artículo 138.1 de la Constitución española, en aplicación del principio de solidaridad y garantía del equilibrio económico, obliga a la atención particular de las circunstancias del hecho insular. Es este artículo el primer apoyo normativo constitucional del régimen de compensación al transporte marítimo y aéreo de mercancías con origen o destino en las islas Canarias. Apoyo normativo reforzado por el Tratado de la Unión, el Tratado de Ámsterdam, el último, donde se establece una aplicación directa en materia de subvención y se garantiza y se da apoyo normativo a la subvención al transporte de mercancías con origen y destino en nuestras islas.

Además, el apoyo este normativo se presta y se incrementa con un apoyo económico, con un respaldo y desarrollo de la propia Ley del REF del año 94, en donde su artículo 7 establece la necesidad de que, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, se tiene que prever una cantidad específica anualmente para compensar ese transporte marítimo y aéreo de mercancías interinsulares.

Antes de la Ley del REF, en el año 1982, por un real decreto del Gobierno de España, se establecieron algunas compensaciones al transporte entre islas y entre estas y el resto de nuestro país. Régimen de subvenciones que se ha venido actualizando año a año. Se actualizó en el año 95, se volvió a actualizar en el año 2008 y al final se estableció el régimen actual, que es del año 2009. Quiero decir que desde ese momento, desde el 82 hasta el 2009, se ha ido incrementando de una manera progresiva y de una manera además importante el apoyo al transporte de mercancías, de tal manera que en los reales decretos, los dos reales decretos, tanto para los transportes en materia agrícola como para los productos industriales del año 2009, se incrementa de una manera tan notable que llega el Estado al 50% de la compensación, pero además se establece la compatibilidad con las ayudas por parte del Gobierno de Canarias, de tal manera que los fletes pueden estar compensados al 100%.

Lo que nos preguntamos, y es el objeto de la comparecencia, señor consejero, es qué repercusión está teniendo esto en la cesta de la compra que tienen los ciudadanos en las distintas islas. Porque en el año 2007 y 2008, en los decretos del año 2009, fueron transferidos, fueron pagadas las compensaciones correspondientes a las distintas empresas a finales del 2009, principios del 2010, si no me equivoco en los datos que nos ha dado históricamente el Gobierno, en la legislatura anterior, en esta misma Cámara, pero el 2010 no se ha pagado a fecha actual, y estamos a finales del 2011.

Las compensaciones que se dan al transporte de mercancías, a las empresas, si se dan para sufragar los fletes, para sufragar no solo... por el decreto del año 2009 ya no cubren solo los fletes sino que cubren además otras operativas que antes no se compensaban, como las tasas portuarias, por poner un ejemplo, en el transporte marítimo, o la propia operación portuaria. No tiene repercusión o tiene una repercusión muy limitada en el consumidor final, por tanto, en cuanto las empresas lo reciben a años vista, a años pasados, incluso a veces hasta dos años y tres años de cuando fue el gasto. Y como además el sistema establece que la ayuda del Gobierno del Estado es en función, como señalaba anteriormente, ese apoyo normativo establece, en los Presupuestos Generales del Estado, una cantidad que se distribuye, es una cantidad fija y se distribuye en función de las empresas que lo solicitan, pues, a veces no llega al 50% sino que llega al 42 o llega al 38. Y también ha ocurrido que a veces algunas empresas de algunos sectores entre lo que reciben del Estado y lo reciben del Gobierno de Canarias a veces han pasado del 100% y ha tenido que regularizarse esa situación.

Pero lo que me preocupa no es la subvención, que tiene un mecanismo que no funciona, desde mi punto de vista, no adecuado, porque no es inmediato, sino qué repercusión tienen estas subvenciones en el consumidor final. Porque, señor consejero, en la legislatura anterior, en el año 2009 y en el 2010, tuvimos un debate en esta Cámara y en ese debate se planteaba, con buen criterio por todos los grupos, que tendríamos que hacer las modificaciones pertinentes a fin de garantizar que la cesta de la compra en La Gomera, en El Hierro y en Lanzarote, por poner las tres islas que en los últimos años siempre van por encima de la media del 100, estableciendo una media en Canarias del 100, están muy por encima permanentemente y mes a mes en la cesta de la compra. Y aquí se puede decir que en la cesta de la compra la influencia no es exclusivamente de los fletes. Es cierto, también tiene que ver el mercado, tiene que ver la dimensión del mercado, tienen que ver otras consideraciones, pero sí es verdad que el transporte tiene una influencia muy notable. No vaya a suceder que estemos dando unas subvenciones a unas empresas que cuando las reciben es como si se ganaran la lotería de Navidad, pero sin tener una repercusión inmediata y directa en la cesta de la compra y en lo que perciben los ciudadanos día a día.

Por lo tanto, señor consejero, queremos oír la posición del Gobierno en esta materia y debatir en esta Cámara con los distintos grupos parlamentarios, porque es un tema que creo que nos preocupa y nos debe ocupar de cara al futuro para mejorar mucho este tema.

Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Julio, don Julio Cruz.

Por el Gobierno, el señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Ordenación Territorial, don Domingo Berriel.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente. Señorías.

Señoría, en efecto, desde el año 1987 la comunidad autónoma ya venía compensando el transporte interinsular de mercancías para paliar sobre todo la doble insularidad, reduciendo en lo posible los costes que originaba el transporte o el doble transporte. Se subvencionaba el transporte de determinados productos originarios de las islas o de primera necesidad o básicos para el desarrollo de la agricultura, la ganadería y la pesca. Estas ayudas han servido durante todos estos años para atenuar, desde luego, el coste de transporte entre las islas. Hay que apuntar que el precio final del producto está conformado o intervienen muchos otros factores, junto con el precio del transporte, como la dimensión de los mercados, la competencia en la distribución final, etcétera, etcétera, que muchas veces tienen más incidencia que el propio transporte.

Quiero remarcar, señorías, que desde siempre ha sido una preocupación de los sucesivos gobiernos de Canarias apoyar la producción realizada en las islas, tanto agrícola como industrial, así como aquellos artículos de primera necesidad para la población y para la producción agrícola, ganadera y pesquera de cada una de las islas no capitalinas. En la Ley 19/94, por la que se modificó el Régimen Económico y Fiscal de Canarias, se estableció en su artículo 7, como medida complementaria a la aplicación de las disposiciones del Derecho comunitario en las islas Canarias relativas a la lejanía y la insularidad, la previsión de una consignación anual en los Presupuestos Generales del Estado, referida al año natural, para financiar un sistema de compensaciones que permita abaratar el coste efectivo del transporte marítimo y aéreo de mercancías interinsular y entre las islas Canarias y la Península.

En la actualidad, señorías, la regulación de estas compensaciones distingue entre las mercancías incluidas en el anejo I del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea, es decir, para entendernos, los productos agrícolas, los ganaderos y los pesqueros, de aquellos otros que no están incluidos en dicho anexo pero que sean originarios o transformados en Canarias y los inputs que no se fabriquen en Canarias pero que sean necesarios para la producción. Estos últimos, estos inputs, son cofinanciados por la comunidad autónoma con fondos europeos de desarrollo regional.

La Comisión Europea autorizó la ayuda estatal, o la ayuda de Estado, para el transporte de las mercancías incluidas en el anejo I del tratado el 3 de febrero del año 2009 y para las no agrícolas, el 11 de marzo de 2009, culminando favorablemente los trabajos que desde el 2007 se venían realizando conjuntamente entre el Gobierno de Canarias y el Gobierno de España. Una vez autorizadas por la Comisión, el Estado reguló la concesión de dichas compensaciones, las agrícolas, mediante el Real Decreto 170/2009 y por el Real Decreto 389/2008, el transporte de mercancías industriales y agroindustriales. Es decir, realmente esas ayudas del Estado son a partir del año 2009. Así, el Estado compensaba el 50% del transporte interinsular o con destino al resto de España, marítimo, de los productos agrícolas, a excepción del plátano, así como el marítimo y aéreo de plantas, flores, esquejes y frutos comestibles frescos originarios de Canarias. Además, se compensaba en igual porcentaje el transporte marítimo desde el resto de España a Canarias de productos para la alimentación del ganado, siempre que no existiera producción suficiente en las islas.

Respecto a los productos no incluidos en el anejo I del Tratado Constitutivo de la Unión Europea -me refiero al transporte marítimo y aéreo interinsular o con destino al resto de España y de la Unión Europea de productos originarios o transformados en Canarias-, el transporte marítimo y aéreo desde el resto de España o de la Unión Europea y de inputs -materias primas, productos intermedios- que no se fabriquen en Canarias pero que sean necesarios para la producción se compensaban hasta el 50% del coste del transporte y hasta el 10% del coste del transporte marítimo interinsular o con destino al resto de España de los productos derivados del petróleo, productos petrolíferos y sus derivados, originarios o transformados en las islas Canarias.

Estos porcentajes, salvo los referidos a los productos del petróleo y sus derivados, han sido incrementados progresivamente. Así, en el año 2010 se elevó del 50% al 60%; en el año 2011, al 65%, hasta llegar al 70% en este próximo año 2012 mediante el Real Decreto 349/2011, de 11 de marzo, para las mercancías del anejo I y el Real Decreto 350/2011, para las no incluidas en el anejo I.

No entraré a analizar las compensaciones del transporte a la Península y al resto de Europa al no ser objeto de esta comparecencia, pero debo indicar la importancia de las mismas, pues estas compensaciones al transporte son un instrumento al servicio de los objetivos de desarrollo de los sectores productivos canarios y contribuyen a la diversificación y desarrollo de la economía canaria, así como a la inserción y vertebración del mercado interinsular canario en el sistema económico nacional.

Los costes subvencionados, señorías, incluyen los conceptos de flete, coste de manipulación de mercancías en los puertos y aeropuertos de origen y destino, las tasas portuarias y aeroportuarias aplicadas a la mercancía transportada tanto en puertos o aeropuertos de origen como los de destino, la tasa de seguridad, si la hubiere, el recargo por incremento del coste de combustible, cuando se aplique, los costes de alquiler, en su caso, de las plataformas frigoríficas rodantes, contenedores frigoríficos u otras unidades de transporte de productos perecederos... A estas ayudas estatales se han de sumar las subvenciones del Gobierno de Canarias que complementan las anteriores hasta el 100% del coste del transporte, cuando los tráficos son con islas no capitalinas, tanto de los productos originarios de estas como de los transformados, así como de los inputs y materias primas necesarios para la producción y fabricación de los productos, que posteriormente son transformados hacia otras islas.

Además, señorías, en el tráfico de las islas capitalinas, el 50%, si el Estado no subvenciona hasta dicho compromiso, porque fuese más la cantidad de mercancía que se trasladara, etcétera, más de lo presupuestado.

Desde el Gobierno de Canarias se aboga por una gestión única de estas compensaciones al transporte de mercancías interinsular y de los libramientos trimestrales anticipados, efectivamente, para evitar que a toro pasado estas subvenciones no tengan efecto en la cesta de la compra, como bien ha dicho el señor Cruz, lo que evitaría esos retrasos en su percepción y, por tanto, el doble trámite actual ante la Delegación del Gobierno y ante la consejería.

En la actualidad, la Delegación del Gobierno, conforme a los reales decretos, tiene un plazo de seis meses para resolver, desde la finalización del último plazo para la presentación de solicitudes y documentación relativa a los transportes realizados durante el año natural anterior a aquel, es decir, desde el 21 de enero del ejercicio siguiente, pues, aunque las solicitudes se presentan con carácter trimestral, las subvenciones del Gobierno de Canarias son compatibles con las de la Administración General del Estado, garantizándose que no se superen los máximos establecidos.

Ahora bien, señorías, la repercusión de estas ayudas en el IPC requiere un análisis más profundo que la simple consulta de la evolución del IPC. En primer lugar, debido a que, como ya indiqué al principio de la intervención, el precio final del producto está formado o intervienen muchos otros factores, junto con el precio del transporte, como es la dimensión de los mercados, la competencia, la distribución final, etcétera, etcétera. Además, como sus señorías saben, el conjunto de bienes y servicios que conforman la cesta de la compra se obtiene básicamente del consumo de las familias y la importancia de cada uno de ellos en el cálculo del IPC está determinada por dicho consumo. Así, los diferentes grupos de productos se ponderan para el cálculo del IPC.

En definitiva, señorías, estas ayudas están destinadas a paliar la limitación específica que imponen a la producción agrícola e industrial y agroindustrial la lejanía, insularidad y situación ultraperiférica de Canarias.

La situación ultraperiférica genera que cualquier persona que desarrolla su actividad en el archipiélago tiene que salvar dos obstáculos que no encuentra un residente en el continente. El primero, la distancia física que lo separa del continente; y el segundo es el derivado de la no continuidad territorial del mercado interno canario, es decir, de la falta de sinergias o de economías de escala. Por ello, los costes del transporte que debe afrontar el empresario canario marcan un hecho diferencial clave que marca el diferencial de costes que grava a Canarias.

Igualmente, la propia concepción del régimen de ayudas impide que se generen discriminaciones entre productores de las islas, toda vez que incluye todos los productos y todos los trayectos, con especial atención a la consideración de las circunstancias de la doble insularidad.

En definitiva, señorías, lo que usted pregunta, cuánta es la repercusión en la cesta de la compra, el Istac no ha podido determinarla y no tenemos unos datos desagregados que nos permitan en estos momentos poder averiguar con exactitud cuál es la repercusión de esas ayudas al transporte.

Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia.

Don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Yo creo que si hay algún tema que hace más iguales a los ciudadanos y ciudadanas que viven en una isla menor con los que vivimos en las islas mayores, periféricas o centrales, más pobladas o menos, es reducir los costes del transporte. También pasa lo mismo en relación a los que residimos en el archipiélago, personas y empresas, y el continente. Digamos que aminorar los costes del transporte es un instrumento para hacernos más iguales: a las personas para acceder a servicios y derechos y a las empresas para ser competitivas. De manera que esta es una política consustancial a la mejora de las condiciones de vida de los canarios entre sí y de los canarios con respecto al resto del Estado.

Yo creo que este hecho ha permitido que las normas, que las estrategias políticas nos hayan articulado respuestas y programas para corregir esta situación, y creo que es una buena noticia el esfuerzo que hace el Gobierno de Canarias en esta materia. En estos últimos años, para complementar los esfuerzos del Estado, y el próximo año. Aprovecho y digo, porque mañana tendré poco tiempo, que en la enmienda a la totalidad que ha presentado el Grupo Mixto reconocemos, en los programas de movilidad interior y de cohesión interinsular, dos programas que aumentan significativamente los créditos, porque creo que esto es elemento nuclear de la cohesión del archipiélago. Lo decimos en la enmienda, mañana igual no me da tiempo, y lo digo hoy. Me parece un acierto que en este proceso de restricción de gasto el Gobierno de Canarias priorice dos programas muy importantes, como son estos dos, que aumentan los créditos de manera muy significativa. Me he preguntado yo de dónde han sacado los cuartos, pero esto lo veríamos mañana en general, pero me parece muy bien.

Sin embargo, sin embargo, la Administración General del Estado ha incrementado los porcentajes de participación pero ha disminuido los créditos y, como los créditos son limitados y la demanda es mayor, al final toca menos. Lo digo porque, de la misma manera que reconocer el esfuerzo que el Gobierno de Canarias ha hecho para mejorar el esfuerzo presupuestario en esta materia, no es paralelo el esfuerzo presupuestario, que sí el porcentaje de financiación, por parte del Estado.

Y acabo con lo más importante, que es de lo que no tenemos respuesta. Todo esto tiene sentido para que los costes del transporte, de la prestación de servicios y actividades, pues, sean cero o se acerquen a cero, para que los consumidores tengan precios similares a los lugares donde no hay que mover esas mercancías. Y esta es la clave, porque si nosotros no conseguimos evaluar y medir que estas políticas de cohesión llegan a quienes tienen que llegar, entonces estaremos fracasando y se estarán beneficiando otros, que no son la mayoría, de manera que habrá que hacer énfasis en los próximos tiempos en esta materia, porque esta es la clave de las políticas de ayuda al transporte, porque, si no, no seremos más iguales; al contrario, habrá algunos que serán...

El señor presidente: Muchas gracias, don Román.

Por el Grupo Parlamentario Nacionalista, don José Luis Perestelo tiene la palabra.

El señor Perestelo Rodríguez: Gracias, señor presidente. Señorías. Señor consejero, buenas tardes.

Se preguntaba el señor Cruz cuando formulaba la comparecencia si la subvención al transporte tenía repercusión directa en el precio que pagaba el consumidor de los productos finales, el precio final que pagaba el consumidor, y es evidente que muy poquita, señor Cruz, muy poquita. Por eso usted explicaba las causas por las que es muy poquita repercusión. De hecho, las islas como El Hierro, La Gomera, Lanzarote, Fuerteventura... Y La Palma no está incorporada fundamentalmente por los retornos de los barcos que llevan los plátanos y que, por tanto, permite conseguir unos mejores precios al transporte de esas mercancías a la isla de La Palma. Pero, en definitiva, todas las islas tienen un efecto de incremento de precios finales que paga el consumidor, a pesar de esa subvención al transporte.

Y explica el señor Cruz algo que nos parece fundamental, y es que efectivamente la partida de subvención al transporte está contemplada en una sola unidad; una partida presupuestaria que luego se distribuye a año transcurrido entre las mercancías transportadas y toca a tanto por kilo. ¿Cómo va un operador de transporte a repercutir esa subvención si no sabe lo que va a recibir, ni siquiera qué porcentaje del precio de ese transporte va a recibir?

Yo creo que después de tantas iniciativas que se han planteado, de interpelaciones, de mociones consecuencia de interpelación, de proposiciones no de ley, de resoluciones en el debate de política general en el Congreso, también de resoluciones que se han planteado en este Parlamento, hoy se ha aportado un dato que nos parece fundamental desde el Grupo Nacionalista Canario, y es la propuesta del consejero de establecer pagos trimestrales, liquidaciones trimestrales y pagos trimestrales. Nos parece un avance notable. Nosotros, señorías, creo que debiéramos avanzar un poquito más. No vemos razones para que no pueda establecerse esa subvención al transporte cuando se contrata el flete, de la misma manera que cuando compramos un billete en una agencia se nos aplica directamente el descuento como residente.

Por tanto, señorías, tendríamos que avanzar y ahí podríamos establecer algo que también es fundamental, que es que los poderes públicos puedan controlar el alcance de esas subvenciones que se dan al transportista para que de verdad se repercutan en el precio final de los productos en cada uno de los territorios y podamos conseguir ese equilibrio que se ha planteado en esta iniciativa.

Por tanto, señorías, creemos que es un gran avance. Después de tantas iniciativas, sin ninguna duda, la propuesta que ha planteado hoy y ha puesto sobre la mesa el consejero del área nos parece importantísima y significa un avance notable, pero no está todo dicho, como decía antes. Yo creo que tenemos que seguir avanzando, que tenemos que seguir trabajando para posibilitar que ese descuento, esa bonificación al transporte, se pueda recibir, percibir por el transportista, por el operador del transporte en el momento en el que se contrata el flete, de la misma manera, como decía antes, que cuando se reserva un billete, cuando se compra un billete de pasajeros en el territorio interinsular o en la conexión de Canarias-Península.

En definitiva, hoy hemos empezado a hablar de la quinta libertad, del transporte con mayúsculas, estamos hablando también ahora del transporte fundamental, del día a día, y creo que no puede ser de otra manera en una Cámara que representa a territorios insulares o a un territorio archipiélago como Canarias.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Luis Perestelo.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Astrid Pérez.

La señora Pérez Batista: Señor presidente, señores diputados: muy buenas tardes.

Señorías, en Canarias se subvenciona la competencia desleal. El abaratamiento del precio al final, al último consumidor es muy importante, pero desde luego muchísimo más importante es la defensa a ultranza por parte del Gobierno de Canarias del sector industrial de las islas menores.

Y permítanme una reflexión profunda y ahondar más en la naturaleza de la subvención en materia de transporte de mercancías interinsular, y es que estas subvenciones al transporte interinsular de mercancías promueven y financian la competencia desleal en la producción y distribución de bienes y servicios a favor de las islas mayores o capitalinas en perjuicio de las islas menores. Se subvenciona desde Tenerife y Gran Canaria hacia las seis islas menores y desde estas a Gran Canaria y a Tenerife, cuando entendemos debería seguirse el mismo criterio que para el transporte de la Península y la Unión Europea hacia Canarias se tiene, cuyo objeto no es otro que el de proteger la industria y los productos canarios y hacerlos más competitivos frente a los productos foráneos. Y lo mismo tendríamos que hacer en Canarias para proteger la industria de las islas menores; sin embargo, la normativa canaria, al no seguir este criterio, protege a nuestra isla...; protege e incentiva la industria y el comercio de las islas mayores sin tener en cuenta el coste de la doble insularidad de las islas menores. No es entendible que sea el propio Gobierno de Canarias el que esté favoreciendo, con dinero público de todos los canarios la eliminación del tejido productivo existente en las islas no capitalinas.

Desde el Grupo Popular esperamos que el presidente del Gobierno cumpla con la promesa que hizo el pasado mes de abril de proceder a revisar el actual modelo de subvenciones al transporte interinsular de mercancías, entendiendo el Grupo Popular que esta revisión debe pasar por la subvención de los productos que llegan a las islas menores procedentes de las mayores, siempre que esos productos no sean fabricados, elaborados parcialmente o distribuidos por la industria radicada en la isla menor.

Si se compensa el transporte desde Gran Canaria o Tenerife hasta las islas menores al 100%, la consecuencia será que las industrias implantadas en las islas menores no podrán competir, debido a los mayores costes de producción. Entendemos que el Gobierno de Canarias debería establecer mecanismos para evitar las distorsiones que en este sentido se están produciendo, al igual que implantar medidas eficaces y eficientes para que realmente estas subvenciones repercutan en el abaratamiento de los precios al consumidor y no sea un beneficio o un ingreso más de las empresas.

Buenas tardes. Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Astrid Pérez.

Por el grupo parlamentario solicitante, Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Julio Cruz.

El señor Cruz Hernández: Señor presidente. Señorías.

Me ha dejado un poco sorprendido la posición de la última interviniente, porque creo que se ha confundido un poco en relación al objeto de la materia que tratábamos y hablaba más, quizás, del mecanismo del AIEM y del sistema, de cómo se aplica y la repercusión que está teniendo, que efectivamente puede tener alguna distorsión en alguna isla menor. Especialmente en la isla de Lanzarote nos consta alguna distorsión en la subvención.

Pero creo que las subvenciones son importantes. Las subvenciones son importantes, pero lo que nos preguntamos es, ¿la subvención hay que establecerla?: sí; ¿la subvención, es necesario su incremento?: sí; ¿la subvención sirve para mejorar o para abaratar la cesta de la compra o, para decirlo de otra manera, sirve para que en todas las islas todos los ciudadanos tengan opción a tener una cesta de la compra similar?: no. Y ahí es donde está el problema, porque, señorías, el esfuerzo... Decía don Román que no hay un esfuerzo del Gobierno de España. Yo creo que sí: entre el año 2000 y el año 2010 el incremento de la aportación del Estado es del 109%, un incremento bastante notable; ha pasado de 18 millones a 38 millones de euros en ayuda al transporte de mercancías. Estamos hablando de 38 millones de euros del Gobierno de España, más 14, 16, 18, depende, del Gobierno de Canarias. Pero si miramos que estos decretos son del año -los últimos-, son del año 2009, que establecen incluso el pago trimestral, pero la realidad es que la normativa establece el pago trimestral pero que se hace a final de año y a año vencido, y a año vencido -incluso ahora mismo se están pagando o se van a pagar en estos días las del 2009, y estamos a noviembre del 2011-, es evidente que no se logra el objetivo. Esa es la realidad. Porque entre una media, si vemos una tabla, vemos que la isla de Gran Canaria o la isla de Tenerife tienen una cuota de alrededor del 95%, del 95 en relación a la base 100, mientras La Gomera, Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro, siempre están del ciento y pico para arriba -105, 106, 107-. Por lo tanto, la diferencia de precios que se paga en la cesta de la compra entre las islas no capitalinas, con excepción de La Palma -que es un caso muy particular, por esa circunstancia concreta-, pero en el resto de las islas es de 10 puntos, señorías, y 10 puntos en un momento como el actual, con una crisis muy importante, donde el nivel de paro es muy amplio, aquí tenemos que actuar porque hay dinero. Podíamos plantearnos, "¡oiga, es que hay que sufragar, hay que buscar un mecanismo para arreglar esto y hay que poner recursos y no tenemos recursos!", pero, señorías, recursos hay. ¿Son suficientes? Posiblemente no, pero estamos hablando de un volumen importante. 37 o 38 millones de euros del Gobierno de España y 17 o 18 millones del Gobierno de Canarias, ambos además que son compatibles, pues, estamos hablando de un volumen de recursos anuales tan importante que debería repercutir y que esa diferencia se acortara, porque es que desde el año 2008, que se están prestando, de una manera muy importante, estas ayudas, vemos que no ha disminuido. El problema, y es el objetivo por el que planteamos aquí... A mí me consta el esfuerzo que hace el Gobierno de Canarias poniendo cada vez más recursos para sufragar este tema, buscando fórmulas para arreglarlo, pero no nos podemos ocultar el debate, y el debate está en que el diferencial no baja, del 2008 hasta el 2011 el diferencial no baja, sigue siendo de entre 8 y 10 puntos entre las islas no capitalinas y las islas capitalinas, con esa excepción de la isla de La Palma.

Por lo tanto, señorías, nosotros en este Parlamento no podemos mirar hacia otro lado, tenemos que ayudar, tenemos que hacer un esfuerzo para buscar una solución para arreglar este problema, porque lo que no puede seguir sucediendo es que este dinero se va a las empresas. Y, por cierto, que no todas las empresas lo piden, porque, como el señor consejero sabe, pues, en el año anterior, pues, lo pidieron 27 empresas, de los productos agrícolas; 27 empresas en Canarias. Y de los no incluidos en el anexo I, 7. ¿Son 7 las que importan o las que trafican con mercancías en las islas, interinsulares? Muchísimas más son las que transportan mercancías. Por lo tanto, ese tráfico de mercancías, esa subvención, no está repercutiendo en el consumidor.

Quizás, antes decía el señor Perestelo: "¡oiga!, quizás trimestral". Pero, señoría, quizás ni siquiera trimestral, porque el otro planteamiento que decía, "¡oiga!, igual que el de los pasajeros", porque cuando nosotros vamos y sacamos un pasaje, pues, ya la subvención te la aplican directamente... También hay que mirar y hay que valorar en este momento, porque estamos en un mercado liberalizado y no podemos poner en manos de las compañías tampoco el que incrementan el precio si tienen una garantía de una... Teniendo en cuenta que estamos hablando del 100% del flete. Es que en el transporte de mercancías entre las islas no capitalinas y las capitalinas la subvención es del 100%. Por lo tanto, si el flete es gratis, teóricamente la repercusión en la cesta de la compra se tendría que ver, y ese diferencial, por otras causas, digamos estructurales, de economía, etcétera, pues, tendría que ser de 2 puntos, de 3 puntos, en una isla capitalina, pero no de 10 puntos y permaneciendo en el tiempo. En definitiva, señoría, creo que se hace un esfuerzo importante por parte del Estado.

Además tenemos apoyatura normativa más que nunca, porque está en la estrategia para Canarias, la estrategia esa de la que el Partido Popular no quiere ni saber oír, pero que implica una repercusión importante de más de 53 millones de euros para esta materia exclusivamente. Es decir, toda esta apoyatura normativa, toda esa apoyatura económica, tenemos que darle la vuelta, señor consejero, y yo lo que le quiero pedir desde esta tribuna, en nombre del Grupo Socialista, es que estudiemos desde la consejería y desde el Gobierno qué fórmula podemos buscar para que estos recursos, estos importantes recursos, lleguen al consumidor y que en un periodo de tiempo corto, de seis meses, de un año, de dos años, la cesta de la compra, el diferencial entre una isla no capitalina y una isla capitalina sea, pueda ser de 1 punto o 2 puntos, pero no de 10 puntos, como viene sostenido en el tiempo desde hace tanto tiempo. Si no, si no, creo que tendremos que buscar otra fórmula, pero no dar subvenciones a empresas, pocas, porque no todas la prestan evidentemente, porque 27 empresas no son las que hacen el tráfico de mercancías en Canarias, a más empresas quizás más publicidad para el conocimiento, quizás otro mecanismo para ayudar y que la cesta de la compra y, en definitiva, el consumidor y el canario... Como decía don Román Rodríguez, la igualdad se ve en los servicios públicos importantes, los esenciales -en la sanidad, en la educación-, pero también se ve en la cesta de la compra, porque eso es lo que nos permite comer día a día y además en las islas no capitalinas ya tenemos con la doble insularidad, algunas veces con la triple insularidad, para que además con el dinero público, que es de la solidaridad y del esfuerzo de todos los canarios y todos los españoles, no veamos repercutido y no veamos ese sistema y esa situación compensados.

Le animo, señor consejero, tiene usted el apoyo del Grupo Socialista en esta materia, todo el que necesite y más, para conseguir que en un periodo de tiempo adecuado ese desnivel y esa diferencia entre la cesta de la compra sea mermada o sea anulada.

Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Julio Cruz.

Por parte del Gobierno, el señor consejero de Obras Públicas y Transportes, don Domingo Berriel, para concluir la comparecencia.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente. Señorías.

Efectivamente, para poder atacar un problema hay que conocerlo bien y, para conocerlo bien, evidentemente hay que hacer un análisis, efectivamente, de esa repercusión. Análisis que tendremos que afrontar a ver de qué forma, pero hay que averiguar el destino de ese esfuerzo presupuestario de las administraciones públicas, si realmente está teniendo eficacia o no, está siendo eficaz o no.

Para que estos fondos sean eficaces evidentemente primero tienen que ser oportunos. Es decir, tienen que ser en el momento en que tienen que ser, porque, de lo contrario, efectivamente se corre el riesgo de que se conviertan en un sobrebeneficio, en un beneficio en un ejercicio posterior o en un momento posterior. Por tanto, tienen que ser oportunos. Es verdad, es verdad, que a lo largo del tiempo los décalages van produciendo el mismo efecto, porque si un año se cobra al año siguiente pero hay continuidad en este tipo de tráfico, pues, la realidad es que al final, el coste final sí que se puede ver aminorado y, consecuentemente, puede tener un efecto favorable. Pero desde mi punto de vista hay un problema de oportunidad. Es decir, si este esfuerzo se ha de seguir haciendo, se tiene que hacer de forma oportuna, en el momento necesario.

Y, en segundo lugar, debe haber una unidad de criterio, una facilidad, tiene que haber un mecanismo más fácil para gestionar este tipo de subvenciones y debe haber una única Administración que las imparta; es decir, que se deben unificar los recursos del Estado y de la comunidad autónoma y se deben administrar de una forma única, unitaria, sencilla y lógicamente, pues, la Administración más cerca en este caso de los operadores es la comunidad autónoma. Habrían de llegarse a acuerdos del Estado que permitan esas transferencias a las comunidades autónomas, a la Comunidad Autónoma de Canarias, para agilizar y normalizar, homogeneizar, estas subvenciones. Es verdad que eso de que se justifique trimestralmente, pero se cobre al año siguiente en enero del otro es un poco complicado, ¿no?

Por tanto, hasta ahora se ha hecho el esfuerzo considerable, un esfuerzo de negociación con el Estado. Se ha tenido sensibilidad, no cabe duda, ha sido progresiva esa sensibilidad. Por el ejemplo que ya la comunidad autónoma dio desde el año 87 para acá, subvencionando con recursos propios de la propia comunidad estas políticas, pero se ha conseguido, efectivamente, que el Estado, pues, tenga el compromiso de financiación con porcentajes cada vez más elevados y llegar al 70%, una cuestión razonable, y conseguir que las islas no capitalinas tengan el 100% de estos costes, que son extracostes, frente a los de las islas capitalinas, pues, es una cuestión lógica.

Efectivamente, no entendí muy bien la preocupación de doña Astrid Pérez, porque es verdad que yo creo que el problema que ella plantea puede existir, pero más bien, efectivamente, en relación al AIEM. Efectivamente, hay que verificar con el AIEM qué productos se pueden producir en cualquier sitio de Canarias y, consecuentemente, no debe ser subvencionado el transporte de ellos, porque colisiona con la industria que puede estar en cualquiera de las islas. Pero sinceramente este otro, estas otras ayudas me parece que no tienen un efecto de competencia o de fomentar la competencia desleal. No hay producciones que se vean perjudicadas, nos parece a nosotros, o por lo menos no tenemos esa percepción ni esa constancia, producciones de las islas menores que se puedan ver perjudicadas, bien porque sus inputs sean subvencionados y, por tanto, les beneficia o bien porque sus productos, que también pueden ser subvencionados desde las islas menores a las islas mayores, tengan una repercusión negativa, sino todo lo contrario; es decir, las producciones locales de una isla menor también se ven favorecidas por estas subvenciones, porque se subvenciona no solo de la isla mayor a la isla menor, o de la isla capitalina a la no capitalina, sino que esto tiene reciprocidad, es decir, es un viaje de ida y vuelta; se subvencionan tanto a unas como a las otras. Por tanto, creo que esa preocupación no existe.

Esta complicación de las subvenciones se da también en el transporte aéreo de personas, el transporte interinsular de personas. Lo hemos hablado y también tiene que ser la comunidad autónoma, entiendo yo, la que deba tener una única fórmula de subvención y negociar la comunidad autónoma con el Estado a través de las transferencias normales, porque no parece que sea lógico establecer esos distintos centros de gestión, de control y de pago, a través de la Delegación del Gobierno, con el Estado, transfiriendo, pues, todas esas fichas a Madrid, etcétera, etcétera.

En definitiva, señorías, yo creo que debemos seguir haciendo ese esfuerzo, ese esfuerzo este año, como bien ha dicho don Román, se ha hecho un esfuerzo mayor para intentar cumplir los compromisos contraídos en materia de transporte, pero aun así es insuficiente. Estamos en un momento presupuestario muy complicado, pero esto es una política de primer orden, que está en la agenda del Gobierno de forma prioritaria, y consecuentemente vamos a hacer todos los esfuerzos. Vamos a intentar hacer ese trabajo para negociar con el Estado una mejor fórmula de que lleguen mejores y más eficaces estas subvenciones y vamos a establecer, efectivamente, el modo, a ver si tenemos un modelo adecuado, técnico adecuado, para que, por quien corresponda, se puedan hacer las valoraciones, el control de precios o las repercusiones que estas subvenciones puedan tener para que efectivamente sean eficaces.

Nada más, señor presidente. Muchas gracias. Muchas gracias, señorías.

El señor presidente: Muchas gracias, don Domingo Berriel, señor consejero.

Señorías, comentarles que vamos esta tarde a intentar ver la interpelación que viene ahora y al menos una moción, y que mañana comenzaremos con las preguntas al señor vicepresidente del Gobierno y luego será la votación para la elección del Diputado del Común. Seguiremos con el debate de las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos y retomaremos luego el orden del día.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0138 Sobre las subvenciones al transporte interinsular de mercancías.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico