Diario de Sesiones 15/2011, de fecha 30/11/2011
Punto 11

· 8L/M-0005 Moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de la interpelación del Grupo Parlamentario Popular, sobre política farmacéutica, dirigida a la señora consejera de Sanidad. (I-7).

El señor presidente: Pasamos a debatir la moción pendiente del día de ayer: del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de la interpelación sobre política farmacéutica, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

Hay enmiendas de Coalición Canaria y del Grupo Parlamentario Socialista.

Doña Mercedes Roldós tiene la palabra para la defensa de la moción.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenas tardes, señoras y señores diputados.

Comparezco en nombre de mi grupo parlamentario para sustanciar la moción consecuencia de la interpelación que se llevó a cabo el pasado 10 de octubre en sesión plenaria.

Esa interpelación a la consejera de Sanidad no era más que un motivo de preocupación de mi grupo parlamentario por un elemento esencial del gasto sanitario y uno de los elementos que más comprometen la sostenibilidad del sistema sanitario, que era acerca de la política farmacéutica que estaba llevando a cabo el Gobierno de Canarias. Y nuestra preocupación -y así lo manifestamos- era garantizar a los ciudadanos de Canarias seguir teniendo acceso a los medicamentos y garantizar a las más de 700 oficinas de farmacia de Canarias que iban a ser pagadas por la dispensación de los medicamentos que ellos a su vez habían comprado y que dispensaban a nuestros pacientes. En esa interpelación se ocultó la verdad, se negó la evidencia y además no se reconoció que no se estaban tomando todas las medidas necesarias para contener el gasto en medicamentos y no llegar a la situación que finalmente se ha puesto de manifiesto.

Pocos días después de esa negación de la evidencia conocíamos por los medios de comunicación y por los propios colegios de farmacéuticos de Canarias que el mes de septiembre no se paga; poco después que el mes de octubre tampoco se pagaba, y poco después supimos que se había cerrado, se había anticipado el cierre del ejercicio presupuestario, de tal manera que todo un cuatrimestre de pago a las oficinas de farmacia quedaba desplazado para el año que viene, de tal manera que va a lastrar de manera muy importante el presupuesto de sanidad, del Servicio Canario de la Salud, para el año 2012, de forma y manera que el presupuesto inicial con el que va a contar el Servicio Canario de la Salud para hacer frente a la factura en medicamentos y productos sanitarios va a ser inferior al inicial del propio año 2011. De forma y manera que si este año no se ha podido acometer el pago en el mes de septiembre, mucho nos tememos que, salvo que se hagan las modificaciones presupuestarias oportunas en el trámite de enmiendas a los Presupuestos y se tomen a la vez medidas importantes de economías de escala y de uso racional del medicamento, nos vamos a encontrar en el 2012 con que, en vez de septiembre, en el mes de julio ya no habrá dinero para pagar los medicamentos en esta comunidad autónoma.

Y como nuestra preocupación era concienciar al Gobierno a que dijera la verdad, que no ocultara la verdad a los ciudadanos de Canarias, que tienen necesidad de conocerla y el derecho a conocerla, presentamos esa interpelación. Y nosotros hoy a lo que venimos es a proponer medidas, a proponer medidas para garantizar a los ciudadanos de Canarias el acceso a una prestación básica, como es la prestación farmacéutica.

Y yo les digo, señorías, que ya, a día de hoy, y no es mi opinión ni mi información, sino la de las propias distribuidoras de farmacia de Canarias, ya se está produciendo desabastecimiento en materia de medicamentos en Canarias. Es verdad que todavía no es un desabastecimiento masivo, afortunadamente, pero, miren, esto es una cadena. El médico del Servicio Canario de la Salud prescribe, el farmacéutico dispensa, el farmacéutico compra al proveedor, el proveedor a su vez compra, el distribuidor, compra a la industria y, si esa cadena de pagos se ve interrumpida, el riesgo de desabastecimiento es claro y patente, y el desabastecimiento supone que los ciudadanos no tengamos acceso a los medicamentos.

Pero es más, las oficinas de farmacia y la distribución en Canarias es un sector económico importante. Son más de 700 oficinas de farmacia, son más de 3.000 canarios y canarias que trabajan en esas oficinas de farmacia, y, señorías, situaciones como esta dan lugar a que haya riesgo de pérdida de empleo en un sector cualificado, en un sector importante; que haya también además un importante riesgo de que algunas de las farmacias, bastantes de ellas, puedan entrar en concurso de acreedores, sobre todo aquellas farmacias que han sido adquiridas en los cinco últimos años, y eso no es opinión de esta diputada, esto es opinión de la patronal de oficinas de farmacia a nivel estatal, que así lo demuestra y lo reconoce, y de los propios colegios de farmacéuticos de Canarias.

Y como entendemos que hay que tomar medidas, necesarias y urgentes, nosotros proponemos una batería de medidas.

En primer lugar, tomar las medidas necesarias para garantizar a los pacientes, que es lo más importante, el acceso a los medicamentos.

Garantizar el cobro a las oficinas de farmacia y no dejarlas al albur, y además con informaciones no exactas diciendo que si el Gobierno de Canarias ha avalado a las oficinas de farmacia, cosa que es mentira. El Gobierno de Canarias a día de hoy no ha prestado su aval a todas esas oficinas de farmacia que no han cobrado ni van a cobrar hasta el año que viene.

En tercer lugar, entendemos que tiene el Gobierno de Canarias que realizar compras centralizadas de los medicamentos y productos sanitarios que se usen en los hospitales y en los centros de salud desde una única central de compras para hacer economías de escala. Porque, sí, señora consejera, hablamos mucho del gasto en medicamentos en Atención Primaria en las oficinas de farmacia, pero no hablamos de ese gasto farmacéutico en los hospitales, que en lo que va de año ha incrementado un 55%, con la que está cayendo. Un 55% que está ocasionando un incremento notable de la morosidad en el pago a los proveedores, y ahí están las informaciones de Fenin, que es la patronal de los proveedores, o la información de la propia Farmaindustria. Morosidad creciente que pone en riesgo el que tengamos un abastecimiento seguro y puntual para los enfermos de Canarias.

En cuarto lugar, formalizar -cosa que no ha hecho, señora consejera-, formalizar, junto a otras comunidades autónomas y al propio Ministerio de Sanidad y Política Social e Igualdad, una central de compras para la adquisición de medicamentos y productos sanitarios, como le habilita la disposición adicional del Real Decreto-Ley 8/2010.

En quinto lugar, continuar el desarrollo de las políticas de calidad y de uso racional del medicamento, con la formación e información a los prescriptores y -también muy necesaria- la promoción de la demanda responsable por parte de los ciudadanos y de los hábitos de vida saludables de todos los canarios.

En sexto lugar, regular la prestación farmacéutica sociosanitaria. Es el momento de abordarla. No, la situación de crisis no permite más demora en el abordaje necesario de la prestación farmacéutica sociosanitaria.

En séptimo lugar, implantar medidas que garanticen la buena práctica en la prescripción, evitando el efecto sustitución y los tratamientos innecesarios, evitando la variabilidad en la prescripción y basando esa prescripción en la evidencia científica y en criterios de coste-efectividad.

En octavo lugar, priorizar en la extensión de la receta electrónica continua a la Atención Especializada y a la atención sociosanitaria.

En noveno lugar, instar al Gobierno de España a la participación real, participación real de las comunidades autónomas en el diseño de la política farmacéutica; a que se acabe de una vez el "yo invito y tú pagas", a siete años de Gobierno socialista donde el Gobierno invitaba y las comunidades pagaban, donde el Gobierno del Estado fijaba el precio del medicamento, la comercialización de ese nuevo medicamento y si se financiaba o no con fondos públicos, y las comunidades autónomas lo único que hacían era pagar la factura. Por lo tanto, instar al Gobierno de España a esa participación real en el diseño de la política farmacéutica; instar a l Gobierno de España a la interoperabilidad de los sistemas de receta electrónica en todo el Sistema Nacional...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Sí, señora consejera, tiene un minuto para terminar.

La señora Roldós Caballero: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Pido disculpas, señora diputada.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

Finalizo diciendo la necesidad de la interoperabilidad de los sistemas de receta electrónica. Porque nosotros somos una comunidad autónoma que recibimos muchos pacientes, afortunadamente, porque vienen de vacaciones, porque vienen a estancias temporales en Canarias, y esa interoperabilidad va a hacer que nosotros no estemos pagando los medicamentos de pacientes de otras comunidades autónomas.

Y, por último, a promover la adecuación desde el Estado, desde el Gobierno de España, la adecuación de los envases a la duración de los tratamientos.

Señorías, espero de todos los grupos de esta Cámara que apoyen lo que consideramos desde nuestro grupo una moción sensata, una moción en favor de los pacientes y de las oficinas de farmacia.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada.

A esta moción se han presentado dos enmiendas. Una de Coalición Canaria.

Doña María del Mar, tiene diez minutos.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

El Grupo Nacionalista quería expresar en esta moción nuestro apoyo a lo que en ella se refleja, y lo hacemos por responsabilidad, señoría, y lo hacemos por coherencia, no gracias, señoría, a la exposición que nos acaba de hacer la portavoz del Partido Popular; yo diría que a pesar de la intervención que ha tenido la portavoz del Grupo Popular. ¡Y lo hacemos por responsabilidad, señoría! Lo hacemos porque defendemos, hemos defendido y defenderemos siempre la sostenibilidad del sistema público sanitario. Y además lo hacemos, señoría, porque todas las medidas que usted plantea en este documento ya se están haciendo, desde hace mucho tiempo, por el Gobierno de Canarias. Por ello, y en coherencia con ello, vamos a apoyar esta moción.

Y, señoría, le decía el otro día en la Comisión de Presupuestos que ha de haber, o debería haber, señoría, no solo prudencia, sino, señoría, también coherencia. Y digo esto por lo siguiente: señoría, usted dice palabras gruesas como que el Gobierno de Canarias oculta la verdad. La verdad es que el presupuesto que ha heredado el Gobierno de Canarias, que ha heredado esta consejera, es el que usted dejó realizado en la legislatura pasada. ¡Sí, señoría, sí, señoría!: ¡el presupuesto de farmacia tiene solamente la financiación de seis meses, si hubiéramos tenido el gasto que había en los meses anteriores! Señoría, señoría, todos en esta Cámara sabemos que fue el Partido Popular el que elaboró -y el consejero de Economía y Hacienda-, el que elaboró en 2010 los Presupuestos de 2011 y puso como condición para votarlos en esta Cámara que no se moviera ni un punto ni una coma, y esos son los Presupuestos que tiene la consejera actual, esos son, señoría.

Por lo tanto, no ocultemos la verdad, señoría, porque usted sabía perfectamente que con ese Presupuesto, que no tenía margen, que con ese Presupuesto no daba para finalizar los doce meses. Lo sabía perfectamente.

Señoría, también ha dicho usted que no se ha puesto en marcha ninguna medida. Señoría, ¿se está autocriticando usted su propia labor? El Gobierno de Canarias, históricamente, ha puesto en marcha medidas para el uso racional del medicamento, y los datos están ahí. No solo los que usted aporta de ser la comunidad autónoma que abandera el ahorro durante el 2010 en el gasto en medicamentos, sino durante todo el 2011, señoría, somos la primera comunidad autónoma que presenta cifras de incluso un menos 6%.

Pero, mire, señoría, creo que esta comunidad autónoma, por encima de intereses partidistas, está legitimada... Por eso la enmienda que yo planteo simplemente es poner en algunos de los apartados que usted manifiesta la palabra "continuar", porque, señoría, estamos legitimados en esta Cámara, todos en esta Cámara, para decir que Canarias se adelantó hace quince años a que el Gobierno del Estado tomara las decisiones estructurales, reformas importantes, para que hoy no tuviéramos el problema que tenemos de dificultad en la sostenibilidad del sistema sanitario, y aquí hay personas que lo saben, señoría. Miren, me he molestado en buscar la ley que se aprobó en este Parlamento en el 96, la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma del 97, que se aprobó en el año 96, que ya han pasado quince años, y mire usted qué es lo que decía en aquel entonces este Parlamento. Decía que estábamos creciendo, como toda España, dos dígitos el gasto en medicamentos, y decía: "el Gobierno de Canarias podrá regular gradualmente -no leo todo el texto- los precios de referencia". Y decía también un texto casi igual que el que quince años después se aprobó en un real decreto-ley en el 2011, que cuando un médico quisiera prescribir un medicamento más caro y con marca, que específicamente hiciera un informe que justificara terapéuticamente. El mismo documento que nosotros presentamos aquí, que el Gobierno de Canarias presentó hace quince años, señoría. Por eso estamos legitimados para decir que es necesario un pacto social por la sostenibilidad del servicio público. Esto, señoría, que había una Ley del Medicamento que facultaba como competencia exclusiva del Estado desarrollar los precios de referencia, hemos tenido que pasar quince años para que se desarrolle. Ningún Gobierno del Partido Popular lo hizo, ningún Gobierno del Partido Socialista lo hizo en el ámbito del Estado.

Creo, señorías, que, pese a las diferencias partidistas, es el momento de hacer un pacto en Canarias y en el Estado por la sostenibilidad de los servicios públicos. Por eso, señoría, me parece que lo prudente es que usted tienda la mano, porque es su partido el que va a gobernar en el Estado, tienda la mano para buscar consenso en algo tan sustancial como esto.

Y, mire, señoría, le digo una cosa. Usted habla de que qué vamos a hacer, la deuda que tenemos con las oficinas farmacéuticas, y vaya por delante, en primer lugar, el agradecimiento a los profesionales sanitarios, porque, si no es por su corresponsabilidad con el sistema público, no estaríamos encabezando en Canarias el ahorro en gasto farmacéutico. Y, en segundo lugar, mi agradecimiento también a todas las oficinas de farmacia y a los colegios de farmacéuticos, porque se ha llegado a un acuerdo con ellos, señoría, se ha llegado a un acuerdo con ellos para resolver el problema de la dificultad de pagar las facturas de estos últimos meses. Se ha llegado a un acuerdo, lo mismo que lo han hecho gobiernos gobernados por el Partido Popular en Valencia, en Castilla-La Mancha, en Madrid. Que, por cierto, no duplican, triplican la deuda que tienen con las oficinas farmacéuticas: Valencia, 360 millones; Andalucía, 300; Cataluña, 276; Castilla-La Mancha, 335. Millones que se les deben, porque no es que se les haya dejado de pagar octubre, noviembre o diciembre. ¡No!, es que llevan sin pagarles desde el mes de junio y julio, señoría. Por lo tanto, además... (Ante un comentario que se efectúa en la Cámara.) ¡No, no!, el PSOE no creo que gobierne en Valencia, o no sé si me he equivocado, ¿verdad?, pero me parece que no, y en Madrid me parece que tampoco, ¿no?, y en Castilla-La Mancha, que son las que encabezan además la lista de los que con mayor morosidad pagan a las oficinas de farmacia.

Por eso, señoría, vamos a apoyarle su iniciativa, lo vamos a hacer por coherencia, lo vamos a hacer porque defenderemos, defendimos y seguiremos defendiendo la sostenibilidad de los servicios públicos. Y, por supuesto, me alegra muchísimo oírle que reivindica al Estado que por fin, que por fin, que por fin... No, no es la primera vez. Estaba leyendo precisamente unas declaraciones de la ex ministra Ana Pastor, cuando vino aquí en campaña electoral, que decía que le parecía muy bien que los canarios exigieran al Estado -¡exigieran!- los 1.800 millones que se le deben a sanidad. Y además decía que de forma extraordinaria y con un presupuesto exclusivo para ello; esperemos que sea la primera medida que toma el señor Rajoy, esperemos que sea la primera medida que toma el señor Rajoy.

Señorías, venimos diciendo todas las comunidades autónomas que -y se lo venimos diciendo al Estado desde hace muchísimos, muchísimos, muchísimos años, algo así como 15- tenemos que participar en la toma de decisiones, que no se les puede seguir introduciendo elementos en la cartera de servicios sin financiación, y entre ellos los medicamentos. Es importante, señorías, que las comunidades autónomas, que somos las que pagamos, tengamos posibilidad de participar a la hora de decidir, primero, qué medicamento pasa a ser financiado por el sistema público, con estudios independientes por parte de la Administración, y además a qué precio. En eso por supuesto que nos sumamos, pero me alegra oírle decir eso porque nos ha costado muchas discusiones en otras ocasiones con ministros, más bien ministras, del Partido Popular para que entendieran que las administraciones autonómicas formamos parte del Estado y, por lo tanto, tenemos que formar parte de la toma de decisión en este sentido.

Y por lo demás decirle, señoría, mire, desde el año 2004, que se creó la Dirección General de Farmacia, siendo Alberto Talavera el primer director general de Farmacia, se sacaron a concurso público en el 2006, un macroconcurso de productos farmacéuticos para todos los hospitales, que supuso un ahorro ya en aquel entonces de 6 millones, porque se centralizaba la contratación pública y se sacó a concurso el 40% del gasto en farmacia por parte de los hospitales. Por eso, modestamente, creo que para recoger el saber hacer de todos los equipos que han estado en la consejería durante estos años atrás, incluida usted y su equipo, deberíamos introducir la palabra "continuar", porque no empezamos a hacer uso racional del medicamento ayer, empezamos a hacerlo en esta tierra desde hace muchos años.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada.

Hay otra enmienda por parte del Partido Socialista. Don Jesús Morera Molina tiene la palabra.

El señor Morera Molina: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes.

Bueno, no era mi intención entrar a debatir el presupuesto sobre recetas farmacéuticas. Era mi intención, y creo que es lo que pretenden todos los canarios, intentar sacar adelante una resolución que sirviera, pues, para algo y a ello voy.

Sencillamente, habíamos presentado una enmienda realmente con unos pequeños cambios semánticos. Y, bueno, pues, referente al primer punto, al de tomar medidas necesarias para garantizar que los canarios sigan recibiendo la prestación farmacéutica, queríamos cambiar el tema de "pacientes canarios" por "pacientes del Servicio Canario de Salud". Se trata simplemente de precisar que se puede ser paciente del Servicio Canario de Salud y no ser canario y que se puede ser canario y no ser paciente del Servicio Canario de Salud. Y aunque parezca una obviedad puede ser trascendente.

Y, por otra parte, en esa misma frase, en ese primer punto de su resolución, de su moción, nos gustaría añadir que la prestación quedara en las actuales condiciones. Nos protegemos de cambios a peor en el copago de la receta que pudieran venir.

Referente al segundo punto, al de tomar las medidas necesarias para garantizar el pago a las oficinas de farmacia, pues, nos parece bastante oportuno. Simplemente volvemos a recordar, lo ha dicho la señora Julios, pero no fuimos nosotros quienes generamos el actual problema de pago a las oficinas de farmacia; no fuimos nosotros quienes detrajimos los 200 millones de euros de la partida de receta farmacéutica que hay en el presupuesto de este ejercicio. Y, claro, por supuesto, estamos de acuerdo con afrontar el pago a las farmacias: ¡cómo no vamos a estar de acuerdo con afrontar ese pago!

Referente al punto tercero, el de realizar las compras centralizadas de los medicamentos y productos sanitarios que se usen en los hospitales y en los centros de salud, pues, también estamos de acuerdo. Así lo expusimos en el Pleno anterior con motivo de la pregunta que hicimos a la señora consejera. No obstante, no obstante, quisiéramos añadir que centralizar las compras no debe significar monopolizar el suministro, de tal manera que se pueda realizar aceptando un número determinado de las mejores ofertas y respetando el que se generen las economías de escala que usted proponía.

Respecto al cuarto punto, el de formalizar, junto a otras comunidades autónomas, el tema de la central de compras, pues, por supuesto. La central de compras ya existe; lo que hay es que utilizarla, simplemente hay que ponerse de acuerdo para utilizarla.

En el quinto punto, continuar el desarrollo de políticas de calidad y uso racional del medicamento, pues, sin comentarios. Ya lo hicimos en el Pleno previo, en respuesta a la pregunta que le hicimos a la consejera, planteamos nuestra opinión al respecto y estamos de acuerdo con este punto.

Con respecto al sexto punto, regular la prestación farmacéutica sociosanitaria, estamos de acuerdo básicamente; no obstante, puntualizaremos algo en el punto número 8 que viene a continuación.

El punto 7, el de implantar las medidas que garanticen las buenas prácticas en la prescripción, evitando el efecto sustitución y los tratamientos innecesarios, pues, estamos de acuerdo. Simplemente, evitar el efecto sustitución, la mejor medida la puede tomar la Agencia Española del Medicamento, evitando la entrada de medicamentos que generen ese efecto de sustitución. Efectivamente, pero, bueno, no está en nuestras manos pero podemos instarlo.

El punto número 8, que proponía usted extender la receta electrónica continuada a la Atención Especializada y a los centros sociosanitarios, le proponemos retirar lo de "centros sociosanitarios", ya que se va a regular en el punto 6, que usted propone "regular la prestación farmacéutica sociosanitaria".

Quiero hacer mención, quiero recordar que hay centros sociosanitarios gestionados por empresas privadas en cuyos contratos de concierto queda reflejado que son responsables de los productos farmacéuticos y, por tanto, esto podría llevar a algún malentendido. Por tanto, preferiríamos que en el punto 8 se retirara la última frase de "los centros sociosanitarios" y que se regulara a través del punto 6.

Y, por último, el de instar al Gobierno de España a la participación real de las comunidades autónomas en el diseño de la política farmacéutica, pues, por supuesto, estamos de acuerdo. Estará en sus manos ahora el Gobierno de España; esperemos su voluntad para esto. Obviamente, pues, no vamos a estar en desacuerdo; estamos de acuerdo.

Por tanto, las enmiendas que planteamos son tres, simplemente, y más semánticas que de otra índole. En el punto número 1 quedaría: "tomar las medidas necesarias para garantizar que los pacientes del Servicio Canario de Salud sigan recibiendo la prestación farmacéutica en las condiciones actuales"; en el punto número 3, al final, añadir "sin que ello suponga incorporar a los procesos de adquisición las desventajas derivadas de monopolizar el suministro"; y en el punto número 8, retirar la última frase, y quedaría "extender la receta electrónica continuada a la Atención Especializada".

Eso es todo. Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Para fijar posiciones, tiene la palabra doña Mercedes Roldós. Tiempo de cinco minutos.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

Si me permiten, voy a empezar por el Grupo Socialista, a quien le aceptamos una parte del primer punto de su enmienda de sustitución. En cuanto al punto número 1, tiene usted razón en cuanto a garantizar a los pacientes del Servicio Canario de la Salud, porque es verdad que tenemos pacientes del Servicio Canario de la Salud que no son canarios, es decir, que no son ciudadanos españoles residentes en municipios canarios, como dice el artículo 4 de nuestro Estatuto de Autonomía de Canarias. Y, por lo tanto, le aceptamos esa enmienda solamente en la parte de decir "pacientes", en vez de decir "pacientes canarios", "pacientes del Servicio Canario de la Salud".

Desde luego no la de "las condiciones actuales". Que compartiendo desde luego con ustedes el que nosotros no somos favorables al copago sanitario, en todo caso, aunque algunos desde Canarias lo proponen, le digo que es una competencia del Estado. Y, por lo tanto, si en los primeros puntos estamos instando al Gobierno de Canarias, difícilmente el Gobierno de Canarias tiene potestad para implantar un copago.

En cuanto al punto 3, nosotros no somos favorables, porque la propia Ley de Contratos del Estado -de Contratos del Sector Público-, en esa modificación efectuada en la disposición adicional del Real Decreto-Ley 8/2010, donde lo que favorece son las centrales de compra, la propia Ley de Contratos del Sector Público garantiza precisamente -y es una de sus condiciones- el luchar contra los monopolios y los oligopolios. Por lo tanto, la propia garantía de la ley nos lo asegura.

Y en cuanto al tema de los centros sociosanitarios, decirle que para nosotros es absolutamente fundamental. Hay muchísimos pacientes en los centros sociosanitarios, crónicos, polimedicados, y es necesario regular la prestación sociosanitaria y además extender la receta electrónica continua.

Y en cuanto a la enmienda de modificación del Grupo Nacionalista, decirle, señora Julios, que desde luego no la vamos a aceptar, porque realmente nosotros estamos instando al Gobierno de Canarias a que haga una serie de cosas y es verdad que algunas ya se están haciendo, pero otras no, y nosotros estamos presentando una moción. Y entendemos que desvirtúa absolutamente nuestra moción ese "continuar, continuar, continuar", porque el "continuar, continuar", nos ha llevado a lo que nos ha llevado: a cuatro meses sin pagar a las oficinas de farmacia (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Y, señor Morera, una cosita nada más. Mire, el Presupuesto de la Comunidad Autónoma que nosotros dejamos aprobado en el Consejo de Gobierno, como usted bien sabe, es un proyecto de ley, el proyecto de ley más importante de cada año, que lo aprueba este Parlamento en el mes de diciembre. Nosotros nos fuimos el día 23 de octubre. Aprobado, hicimos los deberes, pero, ¿sabe usted cómo?: venían del Gobierno del Estado 1.000 millones de euros menos -1.000 millones de euros menos- para elaborar el Presupuesto del 2011. Aparte de los 1.483 millones de euros de déficit de financiación per cápita que estaba sufriendo Canarias, porque el Gobierno del Estado no hizo una nueva regulación, un nuevo modelo de financiación, y cuando lo hizo, tarde y mal, ahí tenemos el propio modelo aprobado en diciembre del 2009, que todavía es peor para los intereses de Canarias, que todavía nos maltrata más a los canarios en la financiación autonómica en general y en la sanitaria en particular.

Y decirle, señora Julios, que muchas gracias por aceptar nuestra moción y solamente, con todo el cariño que sabe que le tengo, lecciones ni una.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias.

Sí, efectivamente, fijación de posiciones, turno de fijación. Grupo Mixto, don Fabián Martín tiene la palabra.

El señor Martín Martín: Señor presidente. Señoras y señores, buenas tardes.

El pasado mes de octubre, en concreto en la sesión plenaria celebrada el día 10, tuvimos ocasión de asistir yo diría que boquiabiertos a una de las respuestas más sorprendentes que ha dado el Gobierno a una interpelación, presentada en este caso por la señora Roldós Caballero, respecto al gasto farmacéutico y al compromiso del Gobierno de Canarias para cubrir una de las obligaciones más importantes que tiene contraído con el sector sanitario: el pago de la asistencia farmacéutica a través del canal de las oficinas de farmacia.

La pregunta fue clara, directa. Me permito el lujo de repetirla, con su permiso, señora Roldós, y es tal cual: ¿qué medidas y modificaciones...? Me gustaría si es posible que la consejera en este caso... -si me permite, presidente-, a la que iba la pregunta, supuestamente, que debería también respondernos, pues, repetirle la pregunta. ¿Qué medidas, señora consejera, y modificaciones presupuestarias está llevando a cabo la consejería para garantizar que todos los pacientes canarios vayan a seguir teniendo acceso a los medicamentos? ¿Qué medidas va a tomar la consejería para garantizar que las 764 oficinas de farmacia y sus trabajadores vayan a recibir la compensación económica al gasto que ocasiona las compras a la distribuidora? Esta fue la pregunta clara y directa. La respuesta fue evasiva, ambigua y cobarde. Lo fue en tal grado, lo fue en tal grado que ya no solo por una cuestión de tiempo sino de forma no me voy a tomar la molestia en repetir. Me abochornaría hacerlo.

Los argumentos esgrimidos reflejaron bien un desconocimiento total por parte de la consejera o bien -y creo que esto es lo más acertado- una falta de voluntad total de dar la cara, de decir la verdad y de abordar con valentía un problema que no es solo del Gobierno, un problema que no es solamente de los 764 titulares de las oficinas de farmacia, un problema que no es solamente de las distribuidoras y de las cooperativas de farmacia, sino que es un problema también de los miles de canarios que en este mes o en el próximo pueden verse desatendidos de la prestación básica y necesaria.

No quiero entrar en datos que puedan ahogar el discurso y alejarlo de la realidad más cercana de los ciudadanos. No quiero hablar de las reducciones en el gasto de medicamentos a través de las oficinas, por cierto, que está por encima de la media en Canarias de la nacional, y tampoco quiero hablar de cómo se ha disparado el gasto farmacéutico en los hospitales, por encima del 50%. No quiero hablar, señora Julios, señora Roldós, sobre leyes, sobre ordenaciones, sobre disputas partidistas. Quiero hablar de lo que como farmacéutico -me permito esa licencia-, pero también como canarios, hemos vivido y podremos vivir en los próximos meses.

No ha pasado tanto tiempo desde que el presidente, el señor Rivero, manifestase -digo literalmente-: "seguirá cumpliendo sus compromisos respecto al Gobierno de Canarias, que el sector farmacéutico es muy comprensivo y que seguirá trabajando con ellos codo con codo". La realidad es que semanas después de que el máximo mandatario de todos los canarios pronunciase estas palabras, y que en la lejanía -permítame decir- suenan con cierta sorna, nada nuevo acontezca sobre la delicada situación que los farmacéuticos titulares, los farmacéuticos adjuntos o los auxiliares de las oficinas de farmacia, todos miembros de pequeñas y medianas empresas de esta tierra, estamos viviendo en estos días. Una situación que podría haber sido bien distinta, señora consejera, si desde hace algunos meses hubieran reunido a los representantes colegiales de los farmacéuticos, si hubieran sido sensibles con los trabajadores de la cooperativa o de la industria farmacéutica. Dicho de otra forma, si hubieran dicho la verdad. Pero no, primó la boca cerrada, el pasar de largo por un conflicto encubierto, el negar una realidad, hasta que el tiempo y la incapacidad los han dejado con las vergüenzas al aire.

No quiero centrar mi discurso en una simple queja. Tendrá que enfrentarse mi gremio, además de forma casi aislada, a buscar una salida a una situación que no hemos generado. No voy a quejarme de que tengamos que hacer un periplo por diferentes entidades bancarias en busca de pólizas de crédito, de confirming o de otras soluciones a corto plazo; no voy a quejarme de que tengamos que ser nosotros quienes costeemos intereses de deuda que no hemos generado; no voy a quejarme si quiera de que nos dejen solos. Seremos suficientemente valientes para intentar buscar una solución a un conflicto que no hemos generado. Señora Julios, desconozco el acuerdo, probablemente sea el peor farmacéutico de toda Canarias, pero hasta ahora a mi oficina de farmacia no ha llegado ninguna comunicación oficial, ni del Gobierno ni del colegio, pronunciándose a este respecto. De lo que me quejo, finalmente, como farmacéutico y sobre todo de lo que me quejo como canario, es de contar con un Gobierno que negó la realidad y que se escondió cuando más falta hacía.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Fabián Martín.

Señorías, vamos a votar la moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de su interpelación sobre política farmacéutica. Señorías, comienza la votación... (El señor Morera Molina solicita intervenir.)

Dígame, don Jesús Morera, sí.

El señor Morera Molina (Desde su escaño): Entiendo que se incluyen las enmiendas aceptadas por la señora Roldós.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

En la intervención decíamos que aceptábamos, de la enmienda del Partido Socialista, del punto 1, la referencia nada más que a "pacientes del Servicio Canario de la Salud" en vez de "pacientes canarios".

Muchas gracias.

El señor presidente: Muy bien. ¿Alguna aclaración más? Efectivamente, debería haberle preguntado si se aceptaba la enmienda, pero... ¿Está correcto? (Asentimiento.)

Entonces, atención, señorías, comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 53 votos presentes, 53 a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada la moción.

(Aplausos.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/M-0005 Sobre consecuencia de la Interpelación del G.P. Popular, sobre política farmacéutica, dirigida a la Sra. Consejera de Sanidad. (I-7).