Diario de Sesiones 18/2011, de fecha 21/12/2011
Punto 16

· 8L/C-0185 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre el voluntariado.

El señor presidente: Siguiente comparecencia, del Gobierno, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre el voluntariado.

Doña Flora Marrero Ramos tiene la palabra.

La señora Marrero Ramos: Muchas gracias, señor presidente. Señora consejera.

Venimos desde el Grupo Parlamentario Nacionalista a presentar esta comparecencia para que nos informe sobre la situación del voluntariado en Canarias.

Como usted sabe, este es el Año europeo del voluntariado, el 2011, y por eso nosotros creíamos que era oportuno traer esta comparecencia. Sabemos que el voluntariado es el reconocimiento a una labor altruista, tanto de hombres como de mujeres, y que dedican parte de su tiempo a los demás. El marco legal en el que nos movemos es la Ley 4/1998, de 15 de mayo, del Voluntariado de Canarias, y también hay un propio reconocimiento en el Estatuto de Autonomía, cuando entre los valores, en el artículo 1, habla de que entre los valores que tenemos debe ser la solidaridad entre todos cuantos integran el pueblo canario.

Por eso quizás la primera pregunta son las acciones que está realizando el Gobierno de Canarias para fomentar el papel del voluntariado. Sabe que la propia ley recoge una serie de acciones que hay que llevar a cabo, como campañas de sensibilización, información al voluntariado de los recursos que existen, los propios cursos de formación, inclusive el intercambio entre entidades voluntarias. Y quiero diferenciar que una cosa, como usted sabe, es el voluntariado y otra, las organizaciones del voluntariado, que no es el objeto de esta comparecencia. A mí me gustaría centrarme en lo que es la persona física, ¿no?

Usted sabe, además, que hay una Declaración Universal sobre el Voluntariado -que hay otra diferente a las organizaciones del voluntariado, pero quiero centrarlo- y donde define lo que significa ser voluntario, como aquellas personas que consideran su compromiso como un instrumento de desarrollo económico, cultural, social y medioambiental, en un mundo en continuo cambio, y hacen suyos los principios de que cualquier persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacífica. Y entre las características del voluntariado es que tiene que ser una decisión lógicamente voluntaria, que es una forma de participar activamente de la ciudadanía en la vida de las comunidades, que se manifiesta -y esto es importantísimo- en una acción, no en un papel pasivo, que contribuye a la mejora de calidad de vida y a crear un mundo más solidario, y que responde a los principios, desafíos de una sociedad que busca lograr un mundo más justo y pacífico, y contribuye al fortalecimiento -y esto me parece que es importante- de un desarrollo social y económico más equilibrado, incluso a la creación de nuevos empleos y profesiones.

No voy a entrar en los principios fundamentales, pero sí en uno concreto, ¿no?, que es que uno de los principios fundamentales de los voluntarios, que deben tener en cuenta, es estimular la expresión del compromiso individual para convertirlo en un movimiento colectivo; es decir, una persona, un voluntario, un hombre y una mujer, lo que quiere es cambiar el mundo de la individualidad, y es posible, y usted lo sabe y lo sabemos muchas personas que están en esta Cámara. Y las personas que se dedican al voluntariado lo hacen, consultando, preparando esta comparecencia, he encontrado hasta 13, es decir, por motivos sociales, culturales, educativos, medioambientales, de salud, de participación ciudadana, de promoción de colectivos, de derechos humanos, de cooperación internacional, de emergencia y socorro, de tiempo libre o de comercio justo... Y podríamos encontrar muchísimos. Por eso, señora consejera, la acción voluntaria, como usted sabe, es dar, que es dar tiempo, es dar recursos y dar nuestro trabajo y es recibir satisfacción, aprendizaje, experiencia y relaciones humanas.

Y quiero hacerle varias preguntas. Una, si tiene datos sobre el perfil del voluntariado en Canarias; las acciones, que ya le he preguntado, desde el Gobierno de Canarias en desarrollo de la propia ley del voluntariado; y también iniciativas que me consta que ha hecho su propia consejería; si considera importante, en este mundo donde están cambiando las cosas día a día, el papel del voluntariado en la sociedad canaria; y si las personas que quieren ser voluntarias, que no pertenecen a ninguna ONG, pues, si tienen los instrumentos adecuados, si reciben la información para poder ser voluntarios -yo conozco algunos casos que me dicen: es que yo quiero ser voluntario o voluntaria pero solo conozco la Cruz Roja, y si entramos en el propio registro de entidades voluntarias hay muchísimas, creo que son más de 400 en Canarias-. Entonces, si se está dando desde el Gobierno de Canarias esa información.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Flora Marrero.

Por el Gobierno, la señora consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, doña Inés Rojas.

La señora consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda (Rojas de León): Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Comparece el Gobierno hoy a petición del Grupo Parlamentario Nacionalista para informar acerca de la situación, analizar e informar de la situación del voluntariado en Canarias. Y, bien, ya lo decía usted, señora Marrero, yo también le agradezco tanto personalmente como desde el Gobierno de Canarias, pues, esa oportunidad de poder hablar y de poder reflexionar sobre el voluntariado en general, pero el voluntariado en particular de Canarias. Seguro que luego, en la segunda intervención, voy a poder compartir algunas reflexiones que ha hecho usted, pero, como lo primero que ha pedido también, pues, son un poco las acciones que estamos llevando a cabo, creo que lo primero que debo hacer es situar de qué forma está estructurado el voluntariado en Canarias, en torno a qué y qué se está haciendo y qué hemos hecho hasta ahora.

Efectivamente, recordemos que si siempre el voluntariado fue una necesidad del ser humano y además una necesidad necesaria e importante para los seres humanos, en estos momentos lo es muchísimo más. Por eso, con la situación que estamos viviendo y no en balde, pues, en el 2011, a lo largo de este año, la Unión Europea declaró el año 2011, que está a punto de acabar, como el Año europeo del voluntariado.

Y ya lo decía usted dando una definición, pero realmente no hay una definición exacta de qué significa ser persona voluntaria, ya que algunas acepciones son más restrictivas unas que otras. Mientras unas incluyen a entidades deportivas, a entidades formadas por personas mayores, otras definiciones o acepciones solo admiten las que están registradas, las que cumplen con una serie de requisitos, de una serie de normativa vigente. ¿Qué es lo que consideramos realmente entonces voluntariado? Y si nos atenemos a los estudios que hacen las dos universidades canarias, sí podemos dar incluso un dato numérico de las personas mayores, sobre todo, que son personas voluntarias en Canarias, y podemos estar hablando de que si, como dicen los estudios de la Universidad de La Laguna y de la Universidad de Las Palmas, la población mayor de edad en Canarias es la que realiza la mayor acción de voluntariado y es la que lo hace además de forma organizada, y por eso lo tenemos pues perfectamente registrado, estamos hablando de más de 160.000 personas mayores solo las voluntarias en el archipiélago. Pero además de estas personas voluntarias o de las personas voluntarias en general tengamos en cuenta que el 62% de las mismas son mujeres, y que además el 40% de ellas tiene estudios universitarios y el 52% no tiene responsabilidades familiares, entiéndase casi siempre hijos e hijas a su cargo.

Y otro dato que también me parece significativo, más de lo que podamos imaginar, es que más de la mitad de las personas voluntarias en Canarias tiene más de 50 años. Creo que esto también es un dato muy significativo, porque habla muchísimo de la sociedad de donde venimos y la sociedad donde estamos. Y en la reflexión que usted hacía al principio en que ser una persona voluntaria es dar, dar, pues, sí, antes nos ocupábamos todos de todos, nos ocupábamos todos de todos. No tenía que haber ninguna ley ni ninguna estructura ni teníamos que estar registrados como personas voluntarias en ningún sitio. Allí donde sabíamos que había una necesidad todos nos movíamos. Hoy la situación es diferente y, desde luego, ha cambiado muchísimo. Tenemos incluso la Ley de Voluntariado de Canarias, que nos ha llevado, pues, precisamente a desarrollarla, creando lo que hemos dado en llamar, no el plan de voluntariado, sino la Estrategia de Voluntariado de Canarias. En estos momentos, ahora sí, ya nos tenemos que organizar, nos tenemos que estructurar, hay que pensar en cómo gestionar, hay que pensar en qué modelo es el que seguimos, y en estos momentos incluso -usted bien lo decía también-, estamos en un momento... El voluntariado siempre se mueve en función de y tenemos una necesidad en función de los cambios que se vayan produciendo en el mundo y en las sociedades. Pues precisamente ahora estamos en unos momentos de cambios importantes y por eso también se hace necesario que reflexionemos sobre cómo está estructurado y cómo está funcionando el voluntariado, pues, específicamente en nuestra comunidad.

Nosotros, que le decía que hemos elaborado a lo largo de la legislatura pasada, con un trabajo encomiable de todas las islas, de todas las organizaciones, de todas las instituciones, de personas en particular, con un trabajo muy activo, muy participativo, dio lugar a esa estrategia que en realidad cuenta -digámoslo así- con 3 áreas principales y con 20 directrices. Para hacerles un pequeño recorrido y rápido, la primera línea es la organizativa. Ya se lo decía yo, en la que tenemos que marcar toda una serie de directrices que giren en torno a favorecer la gestión de las entidades no lucrativas, tanto desde el punto de vista económico como de diversificación de fuentes de financiación o de mejora de gestión de la calidad, incluyendo -cosa que hasta ahora tampoco se había hecho-, incluyendo la evaluación y el análisis.

La segunda línea estratégica incluye la formación, el acompañamiento, la acogida, la participación y el compromiso, porque, bien lo decíamos, ser una persona voluntaria es dar, no vamos a hablar de lo que recibimos, que sabemos que recibimos muchísimo más de lo que damos, pero nadie da lo que no tiene, es muy difícil que podamos dar lo que no tenemos. Por eso se hace absolutamente necesario, lo primero de nada, la formación hacia esa persona que quiere ser persona voluntaria y que le gustaría participar o colaborar y si tiene la formación adecuada para poder hacerlo. Por eso ese acompañamiento y esa acogida a la propia persona voluntaria.

Y la tercera, en esta área estratégica, es la de las instituciones y la de la presencia pública. Entre otras cosas nos va a servir, y nos está sirviendo, para que las personas, de forma individual o colectiva, y cómo, quién me informa, qué puedo hacer, yo estoy aquí, sé que se necesita mi ayuda, pero no sé cómo canalizarla... Bien. Pues sepan ustedes que eso ya es posible saberlo, después de que a lo largo de este año 2011 nosotros hemos puesto en marcha, haciéndolo coincidir precisamente con ese Año del voluntariado declarado por la Unión Europea, pues, hemos creado la Oficina de Información y Asesoramiento de la Persona Voluntaria, y la hemos creado lanzando una campaña -que supongo que algunas de sus señorías recordarán-, que iba bajo el lema La mar de voluntades, y que desde luego para un archipiélago, pues, era bastante significativo. Que comprende trípticos informativos de la misma oficina de información, asesoramiento a las personas voluntarias, spot publicitarios, tanto para la televisión como también para las radios, y la puesta en marcha -y creo que esto es de lo más importante porque es a donde más gente está llegando y donde mejor fluye la información-, que es el portal web del voluntariado. Este portal, que es un mapa de recursos del voluntariado de Canarias, fruto, como les digo, de ese trabajo llevado a cabo con todas las instituciones, pero especialmente en este caso con las universidades canarias, las organizaciones sin ánimo de lucro y, desde luego, las administraciones públicas, pues, hemos dado, estamos dando a conocer, a través de ese portal web, todo el mapa de recursos, todas las entidades que existen, a qué se dedica cada una de ellas, dónde pueden pedir información en cada una de ellas, para poder prestar ese anhelo de ser persona voluntaria en cada una de ellas. Por lo tanto, a través de ese portal las personas son orientadas hacia el servicio más adecuado, se les pregunta por la formación que tienen, qué es lo que estas personas piensan que pueden dar. Es sorprendente -quiero decírselo también-, aunque vemos un porcentaje muy elevado de personas con un nivel de estudios, como veíamos, universitario, o sea, son las personas que realmente se sienten que pueden dar muchísimo, pero hay un alto porcentaje de personas que te dicen que solo tienen tiempo, que solo tienen tiempo. Si tienen tiempo, tienen tiempo para que les informemos, para que les formemos y, por lo tanto, les vamos formando, les orientamos hacia dónde más les gustaría aplicar o ser esa persona voluntaria.

Por tanto, por medio de todas estas iniciativas... Otro lema que siempre marcamos muchísimo desde el Gobierno de Canarias es Ayúdame a ayudar, Ayúdame a ayudar. Pues con el lema La mar de voluntades que tenemos en Canarias, que debemos yo creo que sentirnos, pues, satisfechos y orgullosos como canarios de que realmente tenemos un pueblo solidario, con muchísimas personas a dar absolutamente, pues, cualquier cosa. Como les decía, en estos momentos incluso tiempo: "tengo tiempo, sé que hay necesidades y desde luego, pues, conmigo se puede contar".

Por lo tanto, trasladarle de nuevo mi agradecimiento por la solicitud de esta comparecencia.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera, Inés Rojas.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Parlamentario Mixto, doña Carmen Hernández (Pausa).

La señora Hernández Jorge: Gracias, señor presidente.

Estaba esperando que apareciera el reloj para...

Buenas tardes, señorías.

La verdad es que el voluntariado es dar pero también es recibir. Hace poco, en estos días tuve la oportunidad de asistir a una gala benéfica, organizada por el voluntariado de una fundación que hace un trabajo magnífico en Gran Canaria, por la Fundación Yrichen, y uno de los voluntarios definía que ellos sí trabajaban con un interés, que era el interés de contribuir a un mundo más justo. Me pareció una magnífica definición para llegar a entender que ser voluntario no significa dar tu tiempo a cambio de nada, sino que el que contribuye a un mundo más justo está recibiendo la compensación y un poco también el darles sentido a algunos aspectos de la vida.

Me gustaría también decir que vivimos en una sociedad -todos lo sabemos- cambiante, incierta, cada vez más imprevisible y ese cambio social también genera que cada vez haya situaciones o personas con mayor vulnerabilidad. Por tanto, en este contexto la solidaridad, el que haya personas que estén dispuestas a dar lo que en el mundo nuestro, en el que nos ha tocado vivir en este siglo XXI, es nuestro bien más preciado, que es el tiempo, dar su tiempo para mejorar la vida de los otros es un valor importante. Porque yo creo que en esta situación de crisis, si siempre dar el tiempo, tu tiempo, para ayudar a los demás era un valor importante, ahora en este contexto de crisis creo que tiene un valor aún mayor.

Decía o dice un sociólogo importante, Zygmunt Bauman, el padre del concepto de la modernidad líquida, hablaba y concibe el concepto de la modernidad líquida como metáfora de la liquidez. Y decía una frase que dice: "precariedad de los vínculos humanos en una sociedad cada vez más individualista". Es decir, frente a la precariedad de los vínculos humanos en una sociedad cada vez más individualista, está la fortaleza, la grandeza, de una sociedad que sigue teniendo a gente que da parte de su tiempo, que contribuye a un mundo mejor. Por tanto, yo además aprovecho este Año internacional del voluntariado para felicitar ese trabajo.

A mí me gustaría decir que hay una parte de la Ley del Voluntariado que yo creo que hay que fomentar, que es la parte que tiene que ver con las campañas de sensibilización, sobre todo dirigidas hacia nuestros jóvenes. La gente joven tiene que saber que contribuir a un mundo mejor es algo importante en su vida y en su desarrollo integral y también el papel que pueden jugar los voluntarios con las administraciones públicas. En un momento de crisis, en un momento donde nos estamos replanteando un montón de cuestiones públicas por cuestiones económicas, igual habría que avanzar y buscar las fórmulas normativas para que desde las administraciones públicas, sobre todo desde el ámbito local, se pudiera aprovechar ese caudal, ese caudal de voluntarismo, y ponerlo al servicio de la comunidad, ponerlo al servicio de los municipios. Sé que ya se hace a través, en parte a través de Protección Civil, pero yo creo que todavía se podía avanzar más en esa línea.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Carmen Hernández.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, doña Encarna Galván tiene la palabra.

La señora Galván González: Buenas tardes, presidente. Buenas tardes, señorías.

Ante todo, quiero aprovechar esta intervención para, en nombre de mi grupo, reconocer la labor y el trabajo que en nuestra comunidad desarrollan miles de personas voluntarias, más de 160.000 según se ha cifrado. Una labor voluntaria que se realiza mayoritariamente en el ámbito de la acción social y, sin menoscabar un ápice el reconocimiento que esta labor tiene, sí cabría recordar que también son ámbitos para la actuación del voluntariado otros como la cultura, el medio ambiente, la protección civil o la educación.

Si me lo permiten, quisiera centrarme en acentuar el interés del voluntariado cultural. Si bien es este un sector que no representa el número más numeroso de voluntarios, sí que es el que ha experimentado uno de los índices de crecimiento más elevado en los últimos años y también el que ha acogido al mayor número de voluntarios de todo tipo.

Aprovechamos por ello la oportunidad de esta comparecencia para sugerir al Gobierno la adopción de medidas encaminadas a fomentar este ámbito de la acción voluntaria, lo cual pues además puede resultar una excelente aportación de cara a superar algunas de las dificultades impuestas por la actual situación económica.

El voluntariado cultural, como cualquiera de los otros, puede ser desempeñado por personas voluntarias de todas las edades, pero no cabe duda de que en él tiene especial acomodo la labor de las personas mayores. Existen múltiples ejemplos de cómo los mayores encuentran en este tipo de actividad una oportunidad para sentirse útiles a la sociedad y al mismo tiempo mantenerse activos, relacionados y en un proceso de formación continua. Su aportación mediante actividades complementarias en museos, en bibliotecas o como agentes del patrimonio cultural en municipios turísticos está ya acreditada y merecería el impulso por parte de las distintas administraciones.

Sugerimos, asimismo, al Gobierno fomentar el desarrollo de proyectos culturales y sociales a través de las asociaciones culturales legalmente constituidas, de manera que se facilite el desarrollo de iniciativas autogestionadas, de notable interés en su doble vertiente, en el social y en el cultural, a través de fórmulas de inversión no económica, facilitando, por ejemplo, el uso de espacios o de inmuebles abandonados o en desuso a estas organizaciones. Se puede contribuir al desarrollo de las ideas creativas, al tiempo que fomentar las prácticas de autogestión en cultura. Para todo ello y para otras formas de acción que podrían englobarse dentro del marco del voluntariado cultural, como podría ser la participación en las agrupaciones musicales, corales o folclóricas, por citar un ejemplo, sería conveniente disponer también de un marco estatutario propio, de un estatuto del voluntariado cultural, que también sugerimos al Gobierno impulsar.

Son solo pinceladas, dada la brevedad del tiempo, que ofrecemos con un espíritu positivo y de colaboración, pues creemos que no podemos hacer otra cosa cuando hablamos de altruismo y de solidaridad, y contribuir con ello a la labor que desde el Gobierno se viene realizando para promocionar el voluntariado en Canarias.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Encarna Galván.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña María Isabel Oñate.

La señora Oñate Muñoz: Gracias, señor presidente. Señorías.

Espero que en esto del voluntariado no tenga culpa de que la cosa vaya lenta también nuestro diputado el señor Soria, porque, como casi siempre tiene la culpa de todo lo que ha pasado aquí en el Parlamento, pues, yo espero que en este tema no haya sido culpa de él.

Una ley estatal que se aprueba en el año 1996, una ley canaria que se aprueba en el año 1998, ¿cómo es posible que estemos donde estamos en estos momentos, señora consejera?, ¿cómo es posible que, siendo usted responsable, por el artículo 30 del Estatuto de Autonomía, que tiene competencia exclusiva en el área social y en los servicios y en las funciones de este tipo que se creen...? Que la comunidad autónoma no puede mantenerse ajena a la acción voluntaria que se ejerce en su seno y que debe colaborar en su promoción y desarrollo, coordinar su labor, etcétera, de todas las entidades que se dedican al voluntariado, que usted haya sacado un plan del 2008 al 2012, con unas líneas que usted nos ha enumerado aquí, y que realmente no sabemos nada de ficha financiera, porque eso contiene un gasto, no aparece por ningún lado. Yo oigo a todas las que me he han precedido en el uso de la palabra como una filosofía general de lo buenísimo que es el voluntariado. Por supuesto, es que eso nadie lo duda, pero es que el voluntariado para caminar necesita unos apoyos y necesita unas promociones. Este es el año del voluntariado, nos enteramos ahora. El día 5 de diciembre es el día del voluntariado y aquí no hay ninguna celebración, ninguna promoción por parte de la Consejería de Bienestar Social.

En esas líneas de estrategia aparece la economía y la financiación de las ENL -que son las empresas no lucrativas-, potenciar el aumento de las partidas presupuestarias y redes de financiación de la Administración pública para ellas, crear una comisión mixta dentro de la Administración pública, a nivel local, insular y autonómico, creación de una ventanilla única destinada a la cofinanciación, crear un grupo de asesores que diseñe y ponga en marcha el premio del reconocimiento, crear un observatorio, crear una red responsable de calidad, crear un equipo asesor... Pero en este año, con esta crisis, ¿cómo vamos a llevar esto a cabo y con qué dinero contamos, con qué dinero contamos? A mí me llama la atención que la ley que se aprobó, la Ley canaria 4/1998, de 15 de mayo, decía que se creara inmediatamente una comisión intersectorial del voluntariado -artículo 18- y formarán parte de ella representantes de las entidades del voluntariado, personas voluntarias, Administración, comunidad autónoma, cabildos y ayuntamientos, porque tienen que estar coordinadas, y la coordinación tiene que venir de usted, señora consejera. Y a mí me llama la atención que en un periódico de ayer salga que los niños canarios, muchos niños canarios no comen sino pan en varios días, ¡varios días!, que lo diga una ONG, y me gustaría saber, desde su consejería, qué relación ha tenido inmediatamente con esa ONG para que le pase a usted el listado de las familias donde los niños llevan tres días sin comer, solamente pan. Me gustaría saber, porque es que una ONG que saca ese titular, ese titular, es para que la consejería inmediatamente se implique, se involucre, la llame y le diga: "páseme usted el listado de estas familias de las que usted tiene conciencia de que los niños están comiendo solo pan, que voy a hacer una acción con los ayuntamientos pertinentes"...

El señor presidente: Muchas gracias, doña María Isabel Oñate.

Por el grupo proponente de la comparecencia o solicitante de la comparecencia, doña Flora Marrero.

La señora Marrero Ramos: Muchas gracias, señor presidente.

Señora consejera, quizás el primer planteamiento que hago -le agradezco desde luego toda la información-, que me ha sorprendido sobre todo lo que significa el perfil de voluntario. Esta mañana, en la reunión preparatoria que siempre vemos de las diferentes comparecencias, decía un compañero voluntario, que tiene experiencia, además, con ONG y ha trabajado en consejerías, en concejalías de Bienestar Social, decía que muchas veces las administraciones no dan más porque no se pide más. Y a mí me parece que esto es un reto que tienen las diferentes administraciones y de ahí la necesidad también de esta colaboración, ¿no?, de que se acuda al voluntariado, porque el voluntariado quiere trabajar y quiere dar su tiempo. Y no estoy hablando de sustituir el papel que tienen las diferentes concejalías, en este caso, de Bienestar Social. Y quizá la primera aportación que le quiero hacer desde el Grupo Parlamentario Nacionalista es que se cuente con el voluntariado. El voluntariado no es solo realizar cenas benéficas, sabe que hay personas que dedican los días y las noches, muchísimos, dedican su tiempo por las noches, pues, a atender a las personas que duermen en la calle, con las mujeres que ejercen la prostitución. Es que el voluntariado es un campo amplísimo, ¿no?

Me parece que también es importante, que es necesario, ordenar los criterios de calidad de las propias organizaciones del voluntariado. Usted lo decía antes, como un criterio que sea incentivador, ¿no?

También me parece que es importante coordinar los objetivos de las diferentes organizaciones, ¿no?, porque muchas, usted sabe, si vemos los fines, tienen objetivos comunes y a mí me parece, y sé que es un trabajo muy difícil, pero que sería bueno que aquellas organizaciones que tuviesen objetivos comunes se pudiesen coordinar, porque muchas veces se realizan y, yo que pertenezco a varias organizaciones, muchas veces estamos haciendo lo mismo diferentes personas, ¿no?

Conozco el portal web del voluntariado y quizás a mí me parece que sería importante que se incentivase el número de entidades que están acreditadas. Antes se ponía el ejemplo de, por ejemplo, las elecciones que están teniendo en este mes para elegir a los representantes de las entidades del voluntariado y personas voluntarias en la comisión intersectorial, porque sabe que eso se produce cada equis tiempo y muchas saben que no pueden participar en esas votaciones porque no están acreditadas. A mí me parece que es importante. No se trata de que el Gobierno tutele a las entidades pero sí de que participen, y conozco la estrategia, y quería preguntarle si ha habido un grado de participación alto o bajo, ¿no?

En relación al propio plan, que yo lo veo ambicioso, lo veo ambicioso, pero lo veo factible porque está perfectamente desarrollado, y usted sabe perfectamente, señora consejera, que no todo es dinero, no todo -y más en el voluntariado- se puede hacer con dinero, porque hay una serie... En todas las diferentes directrices hay unos objetivos, unas medidas y unas acciones, y no todo tiene que ser cuantificado económicamente, ¿no?, porque el voluntario no es dar recursos, muchas veces es esa disponibilidad.

No me sorprende el alto porcentaje de mujeres. Y la verdad es que una se hace una reflexión, que cómo las mujeres, siempre con la doble jornada laboral, también tienen tiempo para el voluntariado.

Creo que hay un reto importante de los jóvenes. Quizás tenemos la imagen de que los jóvenes se están dedicando más a cuestiones medioambientales, pero por el perfil que usted ha dado, que es mayor de 50 años, pues, me parece que es un campo de trabajo que hay que incentivar, sobre todo porque trabajando en los valores del voluntariado estamos trabajando en una sociedad de valores y logramos una sociedad mejor.

Ha hablado usted de la formación. A mí me parece que es importante, sobre todo para enlazar con el tema de los jóvenes, el trabajar en las redes sociales, que no sea una formación meramente teórica.

Y después usted decía que las personas solo tienen tiempo, ¿no?, que muchas veces se dice eso. Pues una persona que dice que solo tiene tiempo tiene ganas, y yo eso lo tengo, lo tengo clarísimo.

Entonces, señora consejera, desde luego, dar gracias por su información y sobre todo, como tenemos aquí una estrategia, con un periodo de tiempo, pues, vamos a hacer en esta legislatura un seguimiento y vamos a hacer aportaciones, porque me parece que es importante, sobre el tema del voluntariado y haremos un seguimiento, y sobre todo para lograr, no incrementar, porque, si es posible, esta cantidad de 160.000 personas que se dedican en Canarias al voluntariado, sino saberla extender, su importancia, a toda la sociedad, porque muchas veces tenemos una imagen de que el voluntariado es solo dedicarse a temas benéficos y usted sabe perfectamente que no es así. Es mucho más, es mucho más, es un concepto totalmente global, y porque al final una persona que dedica un tiempo a los demás al final recibe más de lo que se da. Siempre es así.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Flora Marrero.

Para concluir la comparecencia, la señora consejera de Cultura, Bienestar Social y Vivienda, doña Inés Rojas.

La señora consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda (Rojas de León): Gracias, señor presidente. Señorías.

Gracias a todos los grupos, la versión, la opinión y la visión que tiene cada uno de ellos del voluntariado en Canarias y del voluntariado en general.

Y por supuesto al Grupo Mixto, en primer lugar, decirle que, efectivamente, no he hablado en ningún momento de lo que se recibe, porque creo que es tan obvio que debemos saber que no solo lo que comentaban con usted esas personas en aquel encuentro organizado por Yrichen de abogar por colaborar, poner yo mi granito de arena por un mundo más justo, sino que eres tú, la persona voluntaria, la primera beneficiada. Yo creo que no hay nada que te pueda hacer más feliz, no hay nada que nos pueda hacer más feliz que hacer feliz a otra persona. Con eso ya eres feliz tú. O sea, que, por lo tanto, el voluntariado, esa expresión es bastante interesada, porque, exactamente, porque realmente es a la propia persona voluntaria a la primera que beneficia.

Y luego quiero también agradecer, poner en valor y darle mi total acuerdo a lo que ha dicho la diputada del Grupo Parlamentario Socialista. Yo creo que en la estrategia de voluntariado de Canarias... ya lo especificaba y creo que un poco comenté al citar los distintos ejes que tiene esta estrategia, cómo el voluntariado no solo era en aquella parte que siempre llamamos más social, como si sociedad y social no fuera todo, pero, bueno, siempre entendiendo la parte social como que nos estamos dedicando a las personas quizás más individuales, con unas determinadas características y con unos determinados problemas de exclusión social, de discapacidad, de una cierta dependencia de. No, no, estamos hablando de un voluntariado también muchísimo más diverso, como bien se hablaba, desde medio ambiente, en cultura y en cualquier otro ámbito. Pero voy a recoger de forma muy importante y puntual el estatuto del voluntariado en cultura. Yo creo que hacer esa diferenciación, y máxime en este momento y en esta consejería, por parte del Gobierno de Canarias yo creo que es de lo más oportuno. Por eso creo que es importante que aprovechemos esas coyunturas que se están dando de que vamos a rescribir la historia y somos testigos. Una nueva historia se va a dar, estamos nosotros aquí ahora y vamos a ser testigos de ella, pero no unos testigos cualesquiera, vamos a ser unos testigos activos. Por lo tanto, agradecérselo y desde luego, pues, a caminar en ello.

Al Grupo Parlamentario Popular, yo es que, más que escucharla, que también la escuchaba, me impactaba su forma de decir las cosas. La encontraba demasiado alterada -diría yo- y la verdad es que lo que se me venía a la cabeza, pues, el mundo del voluntariado, el tema que estamos tratando es muchísimo más apacible, mucho más sosegado, mucho más tranquilo y eso no quiere decir que seamos inactivos, que estemos en la desidia. Es todo lo contrario, yo creo que estamos hablando de una sociedad al margen, incluso, de lo que digan las leyes: yo no soy voluntaria porque lo diga una ley ni me voy a apuntar a ser voluntaria porque resulta que han creado una ley, porque no se ha creado un consejo asesor o un equipo asesor, porque no se ha creado un observatorio, porque no se ha creado no sé qué, porque no tiene una ficha financiera... Si es que precisamente estamos hablando de que en los momentos en los que estamos el voluntariado, que, como les decía al principio, nos dedicábamos todos a todos y que en estos momentos, desde hace una serie de años, tenemos que estructurar qué es lo que hemos hecho, estructurar el voluntariado, enseñar al voluntariado a gestionarse, a gestionar los recursos que se tienen. ¡Pues es que con dinero, es que con dinero sabemos todos! Yo creo que es que... ¿Qué mérito tiene que inyectemos dinero y que tengamos dinero? Pues no necesitaríamos ni personas voluntarias, les pagábamos a todas. No, yo creo que realmente, con toda la tranquilidad y tal como decía Gandhi, el mundo se puede cambiar de manera apacible. No es necesario... No sé si es su pasión, si es su manera de expresarlo, pero la encontré bastante alterada y, de verdad, con toda tranquilidad, pues, podemos hablar y si hacemos sugerencias, pues, le prometo recogerlas, como hago también de otros grupos parlamentarios.

¿La estrategia que tenemos diseñada de aquí al 2014, en un momento tan puntual como este, en el 2014, tal como está previsto -evaluación, análisis, diagnóstico-, podremos ver, "oye, y el voluntariado ahora está en este momento"? ¿A partir del 2014, en qué momento está la sociedad?, ¿cómo habremos ido avanzando y cómo lo podremos ir encauzando, el voluntariado, en estos momentos? Pues esas son las formas y eso es en lo que queremos trabajar.

Y, bueno, pues, seguir simplemente reflexionando sobre lo que decía la parlamentaria proponente, la diputada proponente de la comparecencia, que me parece de una oportunidad también extraordinaria. Miren, yo vengo diciendo, por mi experiencia en la política social en estos últimos cuatro años en Canarias, que tengo un conocimiento real de la cantidad y de las asociaciones, entidades, empresas sin ánimo de lucro, ONG, que se dedican a trabajar, a cubrir los servicios, adelantándose a lo que debe cubrir la propia Administración y que la Administración lo que hace es ayudarles financiándolas para que esa acción pueda llevarse a cabo. Pero, miren, cada una de esas entidades, casi todas, hacen de todo: atienden a las personas mayores, a personas inmigrantes, a chicos y chicas que terminan o que están con algún tema de alguna medida judicial, ayuda a domicilio... Prácticamente todas hacen de todo. Tienen una experiencia y un bagaje extraordinario. Pues yo creo, señora Marrero, que, tal como usted decía, es lo que vengo hablando en este inicio de esta nueva legislatura, vamos a tener estas entidades especializadas en determinados servicios. Esa coordinación que usted decía, vamos a tener entidades especializadas en determinados servicios, porque administraremos muchísimo mejor los recursos si tenemos esas entidades especializadas. Y muchas de ellas, que se ven con bastantes dificultades, dependiendo siempre de subvenciones, "es que me dan subvenciones para este programa, pero el otro programa no lo puedo llevar a cabo; tengo siete programas pero voy a tener que dejar dos", pues, a lo mejor nos vamos a tener que aprovechar de la experiencia que tienen nuestras entidades en Canarias y reducirlas a las especialidades que cada una quiera y para las que cada una esté mejor preparada, porque creo que de esa manera vamos a dar muchísima más calidad de servicio, sin que eso ahora, en este momento, tuviera que ver directamente con el voluntariado, pero sí porque muchas de ellas se nutren de muchas personas voluntarias para realmente poder llevar a cabo esos servicios. Pues si a esas personas voluntarias les daríamos, como estamos haciendo, esa información y esa formación, dirigida hacia entidades con una determinada especialidad, pues, desde luego las tendríamos con muchísima más calidad y sobre todo administraríamos mucho mejor los recursos. Con el mismo dinero, no con menos, con el mismo dinero podríamos dar un servicio con muchísimas más garantías, sin sobresaltos y sin estar siempre pendientes de qué pasará en los Presupuestos del año que viene.

Y quiero acabar con esto precisamente: hablábamos de que la inmensa mayoría de las personas voluntarias son mujeres. Sí, no sé por qué y qué es lo que pasa, que además de ser mujeres también son las personas, en muchísimos casos, las que aparentemente, según la mayoría de nosotros, son las que menos tienen para dar, las que menos nos parece que tienen para dar son las que más dan. Siempre hay un dicho de alguien que se dedica a negocios y a ganar dinero que dice: "si quieres que alguien te haga algo, dáselo a una persona que esté ocupada", porque esa persona que está ocupada le cabe otra ocupación; a la que está desocupada no le digas nada porque va a seguir igual. Es decir, yo creo que es bastante importante que las mujeres, como usted bien decía, tenemos como las espaldas demasiado cargadas y somos capaces todavía de sacar una pizquita de tiempo para darlo a los demás.

Bueno, yo quiero acabar esta comparecencia como la iniciaban algunos de ustedes, especialmente recuerdo a la señora Galván, agradeciendo a todas las personas voluntarias de Canarias. No son 160.000 solo, son 160.000 de las que nosotros tenemos conocimiento y registradas. Son muchísimas personas que no se apuntan en ningún sitio para aparecer como una estadística. Son muchísimas más. Pero también hay que agradecer a quien hace posible que las personas voluntarias puedan ser eso, personas voluntarias.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera, doña Inés Rojas.