Diario de Sesiones 7/2011, de fecha 21/9/2011 - Punto 8

· 8L/C-0051 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre el abandono escolar prematuro.

El señor presidente: Siguiente comparecencia, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre el abandono escolar prematuro.

Doña Carmen Hernández tiene la palabra.

La señora Hernández Jorge: Buenas tardes.

A riesgo de consumir medio minuto, quisiera, por ser esta mi primera intervención con una iniciativa que procede del Grupo Mixto, decir que es para mí un honor formar parte de este Parlamento en esta VIII Legislatura. Que además asumo el reto desde la Oposición con una actitud de rigor, constructiva, huyendo de la demagogia y con un talante de entendimiento. Entiendo la Oposición como una labor que debe contribuir, desde el control y desde la fiscalización, a una mejor acción de gobierno y, por tanto, desde esa visión pretendo trabajar. Y también -por qué no decirlo- ser el altavoz de un sector de la población canaria que hasta ahora no había tenido voz en este Parlamento y que ahora la tendrá a través del Grupo Mixto, Nueva Canarias.

Y comienzo mi intervención diciendo, señorías, que creo que todos coincidiremos en que las deficiencias actuales de la educación pública canaria adquieren un significado especial en la actual coyuntura de crisis. Dotar, por tanto, al alumnado de una formación sólida se presenta como una exigencia inaplazable, como un reto urgente. Por ello, el motivo de solicitar esta comparecencia al excelentísimo señor consejero de Educación, para que nos informe de las medidas que tiene previsto poner en marcha su departamento para alcanzar el objetivo marcado por Europa de reducir el abandono escolar prematuro en un 10% para el año 2020, lo que todos conocemos como la Estrategia 2020. Estrategia que ya en las últimas recomendaciones del Consejo de la Unión Europea del 28 de junio de 2011. Esa estrategia deja muy claro que disminuir el abandono prematuro de la educación y la formación se ha convertido en uno de los desafíos de Europa, de España y, por tanto, lo debe ser de Canarias. Este mandato, que es un mandato europeo, se ha aprobado en ese marco un plan para ayudar a los Estados miembro a lograr dicho objetivo y a poder desarrollar al máximo el potencial de todos los jóvenes europeos, españoles y canarios. El hecho de que uno de cada tres jóvenes canarios abandone sus estudios sin la formación necesaria, eso indica que tendrán más posibilidades de estar desempleados y de depender de prestaciones sociales.

He dicho que es un objetivo que nos marca Europa, pero que, según las manifestaciones recientes de responsables de la Consejería de Educación, es también un objetivo prioritario. Los anteriores responsables de Educación adoptaron el compromiso con el MEC de trabajar en esta línea a través del plan de acción 2010-2011, y ahí se proponía como objetivo reducir el abandono del 36,9, que estaba en ese momento, a un 26. Eso se lo planteaba la anterior consejería, es decir, bajar 10 puntos en 10 años como una labor de titanes. Así lo definió la anterior consejera. Por tanto, a nosotros nos llama poderosamente la atención -y por eso el motivo de la comparecencia- que responsables del departamento de Educación hayan manifestado públicamente su intención de reducirlo del 30 actual al 10, es decir, 20 puntos en cuatro años. Nos parece cuando menos un objetivo excesivamente ambicioso. Y es que además en educación el optimismo es importante, es fundamental, pero hay que partir de la realidad y entendemos que, por tanto, no cabe en estos momentos generar falsas expectativas o frustraciones. Actualmente el porcentaje de alumnos que dejan sus estudios sin el necesario grado de cualificación en Europa es del 14, superior, y en Canarias estamos en el 31,2.

Las fluctuaciones a lo largo de los últimos años siempre han colocado el abandono escolar prematuro en torno al 30. La causa la tenemos clara: una demanda muy atractiva para jóvenes poco cualificados por parte del sector de la construcción y del sector servicios. Eso generó una fuga de jóvenes y hoy tenemos, pues, la realidad que tenemos. Tenemos una evidencia clara y entendemos además que esto requiere de esfuerzo y de inversión.

Una realidad que nosotros creemos que tiene dos fracasos. Por un lado, ese fracaso, ese grupo de jóvenes que abandonan el sistema y que, por tanto, no tienen las oportunidades de insertarse laboralmente que tienen otros; y un segundo fracaso, que es la fuga de talentos. En Canarias se está provocando algo que solo se produce en zonas que están en situación de subdesarrollo, que es la fuga de talentos. Se nos están yendo nuestros jóvenes, los mejor preparados.

Por tanto, si de verdad nos creemos eso que con frecuencia aparece en los textos institucionales y en declaraciones públicas de que la educación no solo es un derecho fundamental sino que constituye la base para ejercer el resto de los derechos y que además es un elemento clave del desarrollo económico, social e individual y, por tanto, un pilar del Estado del bienestar, debemos evitar la demagogia y actuar de manera coherente.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Carmen Hernández.

Por parte del Gobierno, señor vicepresidente y consejero de Educación, don José Miguel Pérez.

El señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad (Pérez García): Señor presidente, señorías, señora diputada.

Entre ayer y hoy estamos abordando dos de los semáforos en rojo que tiene parte de nuestra población, parte muy importante de nuestra población, y especialmente la población joven, y que tiene además el reto de cualquier Administración pública en materia educativa. Ayer veíamos el abandono escolar, el fracaso escolar, también en el ámbito de los niveles de la enseñanza temprana, obligatoria, y de lo que estamos hablando hoy en esta comparecencia es de aquellas personas jóvenes, segmento de edad de 18-24 años, que no concluyeron sus estudios obligatorios; por tanto, abandonaron nuestro sistema.

En primer lugar, se trata, efectivamente, de una política europea la que se refiere al abordaje de este problema. No estamos hablando exclusivamente de políticas nacionales o en este caso de políticas autonómicas; estamos hablando de una política europea. ¿Por qué? Porque es un problema de dimensión europea, es un problema de dimensión europea. Europa comprueba, aunque la realidad sea muy dispar, que hay aproximadamente 6 millones de personas en el conjunto de la Unión que están en esta situación. Es verdad que la circunstancia difiere por países, por regiones incluso, pero son 6 millones de personas que se encuentran en una situación de no tener los niveles elementales de formación.

Por otro lado, pocos países del conjunto de los países de la Unión, solo una minoría de países encuentra que ha logrado llegar a lo que se entiende que es un éxito, la lucha contra este abandono escolar temprano, es decir, a la famosa tasa del 10%. Solo ocho países. La inmensa mayoría de los países se encuentra en tasas superiores y las medias europeas, pues, prácticamente se ubican en el 15%. La realidad española es peor en cuanto a media y la canaria sabemos cuál es.

Europa afirma que no puede permitirse olvidar a tantos jóvenes con potencial para contribuir al desarrollo de nuestra sociedad y nuestra economía. Debemos desarrollar al máximo el potencial de todos los jóvenes de Europa para recuperarnos de la crisis. Y aquí hay otra clave importante, y es que no es solo una cuestión de justicia, no es solo una cuestión de equidad, algunos dirían de altruismo; es una cuestión de necesidad para afrontar la salida de la crisis económica. No se saldrá bien, no se saldrá, diría yo, de esta crisis si no resolvemos también este problema. Por tanto, estamos ante un problema que habla de derechos, que habla de equidad social, pero si ustedes quieren, habla también de un obstáculo real para poder afrontar la salida a una situación de enorme dificultad económica, de dimensión europea, de dimensión española, de dimensión canaria en este caso.

El objeto del programa al 2020 es ambicioso. Claro que no es fácil y, cuando analizamos las razones de esto en cada lugar, en cada territorio, se complican todavía más las cosas. Es verdad que hay políticas comunes compartidas, a las que nos debemos todos porque así lo acordamos, a nivel europeo. Los grandes programas de aprendizaje permanente, los grandes programas marco de investigación, los grandes programas de diagnóstico común compartidos sobre la situación son ejemplos de estos caminos. Y en líneas generales las medidas y las estrategias ubican políticas para la prevención, que son las que están destinadas a reducir el riesgo de este abandono prematuro de la educación; las políticas de intervención, que son las destinadas a evitar este fenómeno, mejorando tanto la calidad de la enseñanza como la formación de sus profesionales y reaccionando a las señales de alarma temprana; y luego también, en tercer lugar, las medidas compensatorias, que ayudan a los que han abandonado prematuramente la escuela a reanudar la educación, ofreciendo vías alternativas para reincorporarse a los programas de formación, a los programas educativos.

Bien. Decía antes, en mi comparecencia anterior, que es bueno no distraernos de los diagnósticos, y el diagnóstico en Canarias, pues, efectivamente es el que es. En España es preocupante, hay comunidades que están peor, hay otras que están mucho mejor y, efectivamente, en Canarias las cosas no van bien. Cierto es que se ha descendido, pero de forma absolutamente insuficiente.

Por eso, creo que con toda rotundidad, desde esta misma tribuna, el presidente del Gobierno de Canarias cifró un objetivo prioritario y muy ambicioso: cumplir con ese objetivo del 10%. Vamos a intentar que no sea un deseo, que no sea una aspiración; vamos a intentar que sea una realidad. Y ustedes dirán: ¿y eso cómo se hace? Tengamos en cuenta -y usted señalaba antes- uno de los factores que ha provocado el abandono, y es que en época de bonanza económica seguramente la salida de personas capacitadas en el plano académico, atraídas seguramente por perspectivas económicas muy tempranas, provocó parte, parte de la razón de este abandono. Era época de bonanza donde no había dificultad en los recursos y ahora, que tenemos una bolsa inmensa de problemas, que no tenemos suficientes recursos -es evidente, estoy hablando de Europa, de España, de Canarias-... Y no los tenemos todas las administraciones, porque, ¡ojo!, no es este un problema solo de la Administración que representamos, el Gobierno de Canarias; es igualmente responsabilidad, en otras administraciones, de otros ámbitos administrativos. Podemos liderarlo nosotros, evidentemente, y nos proponemos hacerlo, pero no puede quedar atrás ninguna Administración. Entonces nos encontramos con un problema que se acentúa, pero también tenemos -y antes lo dije- la conciencia clara de que, pese a estar en una circunstancia de rotunda crisis económica, es que esto también es una salida a la crisis. Es una respuesta, es una condición necesaria de salida a la crisis económica.

Por tanto, el problema que tenemos es enorme, considerable y, francamente -y no es chulería ninguna-, denme una buena crisis y veremos lo que hacemos. Nos proponemos hacerlo entre todos. No es un problema solo de educación, y con ello no voy a eludir ningún ápice de responsabilidad. Al contrario, vieron que la Administración educativa, que la Administración autonómica, dijo: "esta también es una prioridad, 18 a 24 también". No son niveles obligatorios, es verdad, de la enseñanza, pero tenemos esto como norte claro. ¿Por qué? Porque buena parte de la causa que genera el problema no llegó solo por factores de bonanza económica, no solo fue el anzuelo de un trabajo con ganancia fácil; hay toda una circunstancia previa de dificultad en el propio sistema, en los propios sistemas obligatorios de la enseñanza, en los propios niveles obligatorios. Es decir, las circunstancias no dependen exclusivamente, como quiero decirles, de la atracción de un modelo económico determinado, sino dependen también del propio fracaso, del que hablábamos ayer. Por eso también ahí hay que colocar medidas concretas que actúen, de forma preventiva o de forma tajante para atajar la cifra, porque eso cada año, lógicamente, incorpora potencialmente o puede incorporar potencialmente más gente.

Ponía el ejemplo antes, en mi comparecencia anterior: ¿cómo se enfrenta un profesional de la educación a una realidad familiar complejísima desde el punto de vista socioeconómico?, ¿simplemente tratando de que la alumna o el alumno lleve adelante determinados contenidos académicos que están reglados? Pueden tener los alumnos las mejores condiciones intelectuales para ello, pero en muchos casos el fracaso está previamente asegurado, si esos otros factores que llegan al centro educativo, que están en el centro educativo, no se abordan también desde el propio centro educativo, y que no tienen que ver directamente con objetivos académicos. Por tanto, de todo ello estamos hablando. ¿Qué vamos a hacer? Lo primero que hemos puesto en marcha, evidentemente, es una estrategia en Canarias, que la detallaremos con rigor, pero que, le anuncio, se asienta en siete grandes puntos.

Primero. Lógicamente es necesario incrementar la oferta formativa. Incrementar la oferta formativa, la reglada y la no reglada, porque, si no, ¿de qué hablamos cuando hablamos de personas que no han superado los ciclos obligatorios de la enseñanza, ni los primarios ni los secundarios, y están fuera del sistema?

En segundo lugar, definir los compromisos entre las administraciones públicas para que haya una acción conjunta ante el abandono escolar. Hay competencias compartidas. Promoviendo ahí programas y acciones de refuerzo dirigidos específicamente a incrementar el número de alumnos que obtienen el título de la Educación Secundaria Obligatoria. Es verdad que algo se ha mejorado en la última fase en este elemento de titulación, pero a todas luces insuficiente. O también...

El señor presidente: Sí, señor vicepresidente, procure ir concluyendo en un minuto. En cualquier caso tiene una segunda, después, un segundo turno.

El señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad (Pérez García): ...estratégicas y luego las detallaré y las acompañaré de las medidas correspondientes. Esta sería la segunda.

La tercera son los programas de formación sobre los profesionales, sobre el propio profesorado, relativos a técnicas de aprovechamiento del potencial de los alumnos, su diagnóstico precoz, la atención educativa y el seguimiento de los estudiantes en riesgo de abandono escolar temprano.

La quinta, promover la colaboración de las administraciones con las asociaciones de padres y madres para desarrollar actividades dirigidas a combatir el abandono temprano. Especialmente las dirigidas a formar a las familias para que puedan participar en ello. La tarea educativa no concluye en el centro escolar.

En sexto lugar, promover el reconocimiento del aprendizaje no formal y establecer por parte de las administraciones competentes evaluaciones que permitan el reconocimiento de ese aprendizaje.

Y, en séptimo lugar, promover los servicios de orientación y seguimiento para los jóvenes que abandonaron el sistema educativo en su momento.

Estas son las líneas de la estrategia que va a presidir, el conjunto de medidas a corto, a medio y a largo plazo, a las que intentaré referirme en la segunda comparecencia.

El señor presidente: Muchas gracias, señor vicepresidente y consejero de Educación.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia, Grupo Parlamentario Socialista, doña Rita Gómez Castro.

La señora Gómez Castro: Gracias, señor presidente.

Efectivamente, señor consejero, como dice usted, la tarea continúa fuera del horario escolar y para ello es absolutamente necesaria la cooperación con las administraciones públicas -con cabildos y con ayuntamientos- y con las asociaciones de padres y madres. Si no cooperamos y si no trabajamos con esas administraciones, con las asociaciones de padres y madres, no hablemos de reducir la tasa y el índice de abandono escolar, porque es absolutamente imposible.

Sabemos, en el último informe de datos y cifras del curso escolar 2010/2011, que el abandono escolar ha disminuido, se ha reducido en nuestra comunidad. Estamos ante un 30,4%, frente a la media, que es de un 28%, pero muy por encima de un índice como en el País Vasco, en el que estamos hablando de un 12%. Por lo tanto, si ayer hablábamos de fracaso escolar y hoy de abandono escolar, tenemos que decir que son los dos lastres, los dos problemas más importantes que tiene nuestro sistema educativo.

Por parte del Grupo Parlamentario Socialista y por parte de los socialistas canarios, nos comprometimos ya, desde la campaña electoral, a firmar un compromiso, todos aquellos que nos presentábamos a cargos y que nos presentábamos en las distintas listas, a firmar un compromiso contra el abandono escolar. Ese abandono escolar significa el diseño de una estrategia, que supongo que en la segunda intervención usted nos explicará con mayor detalle, pero una estrategia que tiene que estar incluida dentro de la Estrategia Europea 2020, pero dentro también de la estrategia nacional española. Se ha marcado como objetivo reducirlo al 10%, pero se ha marcado como objetivo porque dentro de muy poco los jóvenes que no tengan titulación, que no tengan cualificación, no tendrán puestos de trabajo. No tendrán trabajo al que poder acceder. Por lo tanto, hoy más que nunca -siempre se tenía que mantener ese discurso, pero hoy más que nunca-, frente a aquellos que pueden estar diciendo y manifestando que, bueno, para qué se estudia, si se va a estar en el paro, si no vas a encontrar... hay que decir más formación, más formación y más formación, porque siempre habrá muchas más posibilidades.

Señor consejero, termino. En Canarias tenemos un problema. Tenemos el fracaso escolar, el abandono escolar, y tenemos el bajo índice cultural, social y económico de nuestra sociedad. Estamos en ese círculo vicioso que usted comentaba en la tarde de ayer. Uno no nos permite salir del otro y el otro no nos permite salir. Por lo tanto, tenemos que caminar y buscar las soluciones conjuntamente a estos dos problemas para acabar con el lastre que llevamos años en nuestro sistema educativo.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Rita.

Por el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, doña Marisa, María Luisa Zamora.

La señora Zamora Rodríguez: Presidente. Señorías.

Ayer, señor consejero, teníamos la oportunidad de hablar ampliamente de fracaso escolar y de abandono escolar temprano. Dos graves problemas, como hemos dicho, de nuestro sistema educativo y más con la complejidad que vivimos en Canarias: la situación compleja y con un mercado laboral también bastante difícil y complejo.

Es verdad que el abandono escolar temprano es un pasaporte exprés a la precariedad. Usted hablaba de los 6 millones de jóvenes en toda la Unión Europea que han abandonado sus estudios sin terminar la Educación Secundaria y que en verdad comprometen el crecimiento a largo plazo, el crecimiento económico y social. Y además esta población es una población en riesgo, en riesgo de que pasen a las listas del paro y que no puedan salir de él, y que vivan en una situación de precariedad y de pobreza; y además al final vivirán de ayudas sociales que, como dijimos también ayer, se van a ver restringidas por el tema de la crisis económica.

Evidentemente, la Unión Europea aconseja que todos los gobiernos de la Unión Europea tengan como prioridad en su agenda política el tema de la educación, el tema de la calidad educativa; recomienda trabajar de forma coordinada, de forma conjunta, que solamente así haremos frente, desde luego, a luchar contra la escasez de empleo que nos encontramos. Porque, imagínense, que ya Europa dice: el 80% de los empleos en el año 2020 van a ser empleos que necesiten de una media o de una alta cualificación. Por tanto, si los jóvenes con un título superior o universitario no encuentran empleo, menos lo encontrarán aquellas personas que no estén preparadas y que no estén cualificadas. Es un problema muy difícil.

Y es verdad que la Estrategia Europea 2020, pues, se propone reducir la tasa de abandono escolar del 14,4%, que tiene ahora, reducirla al 10%, pero hay que tener en cuenta también... Ah, y también se propone como objetivo el incrementar el número de alumnos que titulen en educación superior, en universitaria o en ciclos de Formación Profesional Superior. Pero es verdad también que no lleva, si no se cumple este objetivo, que al final es una meta, pues, no lleva un procedimiento sancionador acompañado. Por tanto, cada país lo que hace es amoldar su situación, sus singularidades, a ese objetivo final y España lo que ha hecho es intentar o poner la meta de reducirlo al 15%.

Es verdad, ayer me llamó la atención una cosa, que fue que el Partido Popular, concretamente la señora Oñate, decía: "pues si gobierna el PP cambiaremos la ley, cambiaremos la normativa". Y es que yo no creo que cada vez que cambia un gobierno o cada vez que cambia un ministro tenga que cambiar la ley y tenga que cambiar el sistema educativo, porque no dejamos que se consoliden los sistemas educativos. Miremos Finlandia, que aparece siempre en los primeros puestos en el Informe Pisa, que tiene un sistema educativo desde hace 40 años, el mismo. Un sistema además que son grupos pequeños, grupos prácticos, los profesores ganan poco, tienen una gran autoridad, tienen que estar seis años en la universidad, ganan bastante poco, pero tienen un prestigio social, no hay alumnos que repitan... Por tanto, señor consejero, no creo que un cambio de normativa... Se pueden cambiar cosas específicas, como, por ejemplo, que sean las etapas o niveles más permeables, para evitar que los niños, que los chicos abandonen los estudios, la acreditación de competencias, saber qué hacemos con los alumnos repetidores, pero evidentemente, señor consejero, queremos un sistema...

El señor presidente: Muchas gracias, doña Marisa, doña Marisa Zamora.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Cristina Tavío.

La señora Tavío Ascanio: Gracias, presidente.

La verdad es que trae este debate un documento de la Unión Europea interesantísimo en el ámbito educativo, que a todas sus señorías recomiendo la lectura porque realmente es un problema que tiene la sociedad europea, la sociedad mundial y especialmente la sociedad canaria.

En los 27 Estados de la Unión Europea -también aquí, desgraciadamente- el abandono prematuro escolar dificulta un crecimiento sostenible e integrador. El objetivo de Europa, el reducir a ese 10%, como decía la señora Zamora, ese objetivo 2020, es decir, romper el ciclo de la exclusión social y de la pobreza de tantos jóvenes, es un objetivo que comparte nuestro grupo político, que comparte el Grupo Parlamentario Popular en esta Cámara y cuente con nosotros, señor consejero, para ayudarlo en esa materia tan importante.

Señor vicepresidente -discúlpeme-, en mi grupo político lo tenemos muy claro: la educación y la formación es el mejor instrumento para salir de la crisis. Dice el documento de la Unión Europea que el abandono escolar prematuro está causado por una mezcla de factores educativos y socioeconómicos. Sí, señorías, socioeconómicos. Lo traduzco: a mayor paro, más abandono, más fracaso escolar. De este modo, señoría, quiero demostrarle que el Partido Popular y que el Grupo Parlamentario Popular no tiene la culpa de todo. Más bien, señoría, para esta cuestión que incide tanto en el abandono escolar y que va a incidir mucho más, desgraciadamente, en el futuro, tiene que mirar usted a sus filas y concretamente a las filas del Grupo Parlamentario Socialista, que en el Congreso de los Diputados han apoyado a José Luis Rodríguez Zapatero, en esta ruina y en esta especie de locura de parados en la que estamos inmersos; pero mirar también a las filas del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, que ha estado apoyando al presidente del Gobierno en estas medidas.

El paro, señorías, es un problema muy serio y claro que está teniendo que ver y que va a tener que ver con el fracaso escolar. Ayer, señor vicepresidente, usted nos hablaba de esa batería de medidas, 40-50 medidas, hoy nos habla de 7, de una estrategia con 7 objetivos, y hoy tampoco le ha dado tiempo de explicar todas las medidas; y yo le pregunto: si no le ha dado tiempo de explicar las medidas ni ayer ni hoy, ¿cómo va usted a pagar tantas medidas? Señor vicepresidente, no se puede hacer todo todo el tiempo, al mismo tiempo, con menos dinero (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández).

Y yo, señor vicepresidente, que lo he estado siguiendo en las entrevistas de este verano, porque realmente creo que usted tiene vocación, experiencia en esta materia, y creo que puede hacer la tarea muy bien, y estaba pendiente de que nos trajera ese pacto por la educación, no me parece...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada. Ha acabado su turno.

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): No tiene derecho a un minuto. En las comparecencias, los solicitantes de la comparecencia sí, pero no los grupos que fijan posición, señora diputada, como usted conoce.

Por el grupo solicitante de la comparecencia, doña Carmen Rosa Hernández Jorge tiene la palabra.

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Doña Cristina, no tiene usted la palabra. Le ruego que deje el escaño.

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Doña Cristina, le llamo al orden.

Doña Cristina, doña Cristina, no tiene usted la palabra.

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): No le permito anunciar nada, porque usted está contraviniendo los mandatos y las cuestiones que le estoy planteando. ¡Usted no tiene la palabra!

Pida la palabra desde su escaño, si lo considera pertinente, pero abandone el atril, por favor.

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): No se la está oyendo.

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada...

La señora Tavío Ascanio: ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, como usted sabe, lo que ha manifestado no constará en el Diario de Sesiones.

Doña Carmen Rosa Hernández Jorge, por el grupo solicitante de la comparecencia, tiene usted diez minutos para exponer su posición.

Y le ruego a los señores diputados que no solicitan las comparecencias que, conforme a las normas, tienen tres minutos. Respetemos todos las normas, si las queremos respetar, y si no cambiemos el Reglamento, pero no violemos el Reglamento cada vez que interese a los grupos o a los diputados que lo intentan.

Señora diputada, tiene usted la palabra.

La señora Hernández Jorge: ...Mixto, Nueva Canarias, creemos que este tema, el fracaso, el abandono escolar prematuro, que va de la mano del fracaso escolar, se debe abordar desde la base y por eso vamos a defender en esta legislatura que Canarias necesita una ley canaria de educación. Una ley que conciba a la educación como una piedra angular del progreso y del avance de nuestra sociedad; una ley que ordene, que articule los principios, los planes y medidas que garanticen la equidad, la calidad y la excelencia de nuestro sistema; una ley basada en el principio de la eficacia y de la eficiencia y por supuesto que garantice la financiación para alcanzar estos fines; una ley que debe basarse en el consenso, en el impulso de acuerdos y compromisos con el profesorado, con la familia, con las administraciones locales, con los agentes socioeducativos y por supuesto -cómo no- con instituciones, órganos de participación como el Consejo Escolar de Canarias. Una ley en la que, en definitiva, participe toda la sociedad canaria. A juicio de Nueva Canarias, esta debería ser la prioridad de su Gobierno en materia educativa.

Y además yo creo que tenemos una oportunidad histórica. En este periodo legislativo este Parlamento tendrá la oportunidad de debatir una iniciativa legislativa popular, apoyada por decenas de miles de canarios y canarias, de padres, de madres, de profesores, de ayuntamientos y de cabildos. Miles de firmas que han ejercido un derecho democrático, que es presentar una iniciativa legislativa, y que además demuestran ese principio del que todos hablamos, que es el de la corresponsabilidad en materia educativa.

Por tanto, ya adelantamos nuestro posicionamiento favorable a que se debata, a que se analicen las propuestas que contiene esa ley y que entre todos, entre todos los grupos, podamos aportar propuestas para mejorarla.

Necesitamos, por tanto, una ley canaria que coloque las bases para alcanzar el gran reto que en esta materia tiene Canarias: el reto de construir el éxito escolar de todos nuestros niños y niñas. El logro del éxito escolar entendido en su manera más amplia, no solo como el éxito en el ámbito académico, sino como el éxito social, el éxito personal y, por ende, el éxito profesional. Todo lo que hagamos fuera de una regulación normativa, todo lo que hagamos fuera, sin unos principios, sin unos objetivos claros y consensuados, entendemos, desde el Grupo de Nueva Canarias, que serán medidas cortoplacistas, recetas, parches, que no abordarán los verdaderos problemas de la educación pública en Canarias, que no profundizarán en las causas estructurales de los mismos y que, por tanto, nos mantendrán en este pesimismo que parece que nunca abandona o que siempre envuelve a la educación pública.

La actual crisis económica internacional ha generado una incertidumbre en relación al sostenimiento del Estado del bienestar y a la salida del mismo. Nosotros entendemos que esto exige incrementar la inversión pública en aquellos sectores que tienen una incidencia directa y positiva en la transformación profunda de nuestro sistema productivo y creemos que la educación es uno de esos sectores. Por lo tanto, en un contexto como el actual, para ofrecer una educación de calidad necesitamos garantizar una financiación suficiente.

Sabemos que es un problema complejo, porque ya se ha dicho aquí que tiene múltiples causas. Es un problema con causas que están vinculadas al ámbito puro y estricto del propio alumno, la biografía personal del alumno, a su proceso vital; causas que tienen que ver con su entorno, con el entorno educativo, con el grupo de amigos, con aquellos problemas que pudo tener el menor a lo largo de su trayectoria académica y que no fueron apoyados o que no fueron tratados a tiempo, etcétera; causas sociales, por supuesto que las circunstancias sociales, y en eso además queremos hacer especial mención; los contextos, los entornos sociofamiliares desfavorecidos son contextos de mayor riesgo de exclusión y, por tanto, mayor riesgo de abandono. Por eso somos defensores de que se invierta, se apueste y se apoye más allí donde más se necesita, en esos territorios. Y por supuesto las causas económicas, que ya las cité en mi primera intervención, que es el tirón que tuvo la construcción, la riqueza y la bonanza para que se nos fugaran muchos jóvenes.

Si asumimos que todas estas causas o circunstancias que he mencionado propician el abandono escolar prematuro, es evidente, está claro que este problema no lo podemos resolver, por tanto, mediante políticas estrictamente educativas. Necesitamos políticas integrales, necesitamos empezar a ver la educación no como un problema de la escuela, no como un problema de las administraciones educativas, sino como una cuestión que tenemos que resolver entre todos, entre todas las administraciones, con una coordinación en el sentido vertical pero también en la horizontalidad, es decir, con que toda la sociedad se implique. Ahí materias como empleo o materias como juventud e igualdad nos parecen fundamentales.

Por todo ello, nosotros lo que planteamos es que en esa ley canaria que entendemos que es la prioridad para colocar esa base sobre la que construir una política educativa canaria exitosa... -resulta a veces curioso pensar cómo, siendo un servicio básico fundamental como es la sanidad y los servicios sociales, no tengamos una ley canaria de educación y sí la tengamos de servicios sociales y sí la tengamos de sanidad, añadiendo además que tenemos competencias plenas en materia educativa-. Decía que dentro de esta ley queremos enmarcar o vamos a proponer -y por eso decía yo al principio que vamos a tener una actitud proactiva en materia educativa en este periodo parlamentario o en esta legislatura- que dentro de esa ley exista un plan estratégico para reducir el abandono escolar prematuro y que, por tanto, favorezca el éxito. Y coincidimos porque además lo dice Europa, lo dicen los colectivos y lo decimos y lo afirmamos aquellos que hemos estado en el aula durante muchos años.

Las acciones que debe contener ese plan deben estar basadas en tres ejes: acciones preventivas, acciones de intervención y acciones dirigidas a políticas compensadoras.

En el ámbito de la prevención, yo voy a hacer especial hincapié, es decir, en todo lo que tiene que ver con evitar o reducir el riesgo de que el abandono escolar prematuro permanezca, y es la Educación Infantil. Y me estoy refiriendo sobre todo al periodo que va de cero a tres años, asignatura pendiente en esta comunidad autónoma. Yo no sé si sus señorías lo saben, pero somos la única comunidad autónoma de toda España en la que la Educación Infantil de cero a tres, a pesar de que normativamente, tanto la LOE como el Decreto 2008 de nuestra comunidad, recoge qué es educación, por tanto, hay que hablar de Educación Infantil, no de guarderías, no está incluida en la red pública de centros educativos, y eso es un problema, eso es un lastre que tendremos que arreglar y que el Gobierno tendrá que reconducir.

Decía que la Educación Infantil nos parece que no es una etapa más. Yo aquí quiero mencionar a Marta Mata, que fue una maestra de maestras, o que es, está viva, que ya en el año 78 le decía al Congreso de los Diputados que era necesario darle el papel que tiene la Educación Infantil. Eso que decía Marta Mata ya hoy lo dice la neurociencia, lo que se habla, pues, desde el punto de vista neurocientífico, de la plasticidad cerebral. Por tanto, es necesario que empecemos a entender que todo lo que invirtamos en Educación Infantil de cero a seis años nos lo ahorramos luego en intervención en las etapas de Primaria o en intervención en la etapa de Secundaria; o lo que es más, nos lo vamos a ahorrar en servicios sociales, nos lo vamos a ahorrar luego en que ese alumnado, en que esos chicos y chicas lleguen a engrosar tristemente la bolsa de la exclusión. Por tanto, hay que coger las riendas de la etapa de Infantil y por eso creo que, además, ahí hay que poner más recursos. Hay que poner a los profesionales más cualificados, cualificarlos más y mejor, poner a los mejor cualificados en esa etapa. Y también decir que esa etapa debe contar con el apoyo de los municipios. No nos podemos olvidar que actualmente quienes gestionan las escuelas infantiles son los municipios canarios. Por cierto, quienes las pagan. Si hubiese sido por la comunidad autónoma canaria, los niños de cero a tres años estarían hoy no sé dónde, en el limbo, porque la Consejería en su momento de Educación renunció a esa obligación competencial que tiene y que tendrá que retomar. Pero, bueno, están en las manos de los municipios y que yo defiendo, porque en esa etapa de Educación Infantil es donde mejor o más importante es la conexión familia-entorno social, y, por tanto, el ayuntamiento tiene un papel clave.

En las acciones de intervención, voy a destacar, tendría que hablar de muchas de ellas, pero me gustaría destacar los aspectos que tienen que ver con el funcionamiento del centro. Hay que creerse eso de la autonomía de los centros. Y autonomía de los centros no significa que cada centro haga lo que le venga en gana; autonomía de los centros es dotar a los centros de los recursos necesarios para que puedan construir su proyecto pedagógico, comprometido con el entorno y garantizando unos objetivos, medibles y evaluables, y a esos centros hay que apoyarlos luego evidentemente con recursos.

Y en cuanto a las políticas compensadoras, decir que nos parece de enorme importancia el tema de... Tenemos que innovar en Canarias, es que estamos muy encorsetados. Tenemos que abrir nuestra mente a la educación, tenemos que innovar. No le tenemos que tener miedo a las nuevas alternativas educativas -ya le economía sostenible abre puertas en ese sentido-. Nosotros lo podíamos haber hecho antes y hay experiencias en Canarias de itinerarios educativos alternativos. Y por supuesto, si queremos que nuestros chicos continúen su formación en la FP o en el Bachillerato, en estudios superiores, tenemos que darles plazas en la Formación Profesional. Es decir, no podemos decir que vamos a incentivar la Formación Profesional si luego no garantizamos una oferta adecuada.

En definitiva, por tanto, creemos que es necesaria voluntad política...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, señora diputada, tiene un minuto para concluir, por favor.

La señora Hernández Jorge: ...ya que es necesaria voluntad política, compromiso presupuestario, porque esto es algo en lo que nos jugamos mucho.

Y quiero acabar con palabras del señor Jaume Carbonell, que, como saben, es el director de Cuadernos de Pedagogía: "luchar contra el fracaso escolar y el abandono escolar es caro, muy caro, pero aún lo es más la falta de inversión, porque de una educación de calidad depende el progreso económico, social y cultural de nuestro pueblo y también la mejora del bienestar y de la felicidad de las personas, que no es poco".

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, el señor vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

Decirles a sus señorías que a continuación de que termine el señor consejero la comparecencia se van a ver las propuestas de resolución de la comunicación y se suspenderá el Pleno después hasta por la tarde.

Tiene usted la palabra, señor vicepresidente.

El señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad (Pérez García): Muchas gracias, señorías -señor presidente-, por las intervenciones que han efectuado.

Efectivamente, ya me gustaría disponer de más de diez minutos para detallar aunque solo fuera una de esas famosas 40 medidas de las que hablábamos ayer. ¡Yo encantado! Como no dispongo de ese tiempo en este tipo de intervenciones, ya solicité desde el primer momento una comparecencia concreta para explicar toda la actuación y todo el programa detallado de nuestra consejería para esta legislatura. Seguramente ahí tendré ocasión, si no de poder extenderme en toda su extensión, sí de llevar el material correspondiente y trasladárselo a ustedes.

En la anterior intervención, hablé simplemente de siete líneas estratégicas y simplemente me limité a citarlas, y no me dio tiempo. Si el señor presidente me diera más tiempo, yo encantado, pero el Reglamento es el Reglamento. Yo no hice el Reglamento, aunque esté de acuerdo con él en gran medida, porque sé que esto no es cuestión de un debate plenario, como ustedes saben mejor que yo.

Sí quiero dejarles claras dos cosas. Primero, en relación a los diagnósticos y las cifras, la disparidad es tremenda. No ya en Europa, en España. Lo es la disparidad de causas, lo es la disparidad de realidad regional y lo es también el conjunto de factores que, como se ha dicho, intervienen en esta circunstancia. A todos esos factores, a todas esas causas, van orientadas todas las medidas que están articuladas, que estamos articulando. Y decía antes: a corto, a medio y a largo plazo, y utilizando todos los recovecos que podamos, y en el marco de una enorme dificultad de recursos, como es en el que nos estamos moviendo, y siendo conscientes de que aún esta tarea no es exclusiva de los profesionales de la educación, que, entre otras cosas, tienen todo el inmenso mérito de echárselas antes que nadie a sus propias espaldas.

Pero vamos a tener ocasión de debatir mucho sobre este tema en sede institucional. Adelanto lo que he anunciado en algún medio y lo que anunciaré y detallaré, cómo lo haremos, si el Parlamento tiene a bien así posibilitarlo: traeremos, para hacerlo efectivo, la creación de una comisión parlamentaria para tratar de, efectivamente, el tema de los horizontes educativos en Canarias. Creemos que esa comisión tiene que dar voz a todo el mundo, a toda aquella persona que tenga algo que decir en materia educativa, y la escucharemos, porque, entre otras cuestiones, el abordaje de los temas a los que nos enfrentamos no es exclusivo de los grupos parlamentarios.

Pero medidas. Señalaba las líneas que van a tener esas medidas también. Unas orientadas a la formación de los profesionales; al refuerzo de su formación y a la definición mejor de los perfiles de esos profesionales en el ámbito de su acción educativa. Me refiero a que, junto a la tarea específica de impartir materias, la tarea de tutoría no es menor, no tiene menor importancia; la tarea que se realiza en los equipos educativos, en los proyectos que se llevan adelante en cada centro, en las direcciones de estos equipos, en los centros de formación del profesorado. Otra cuestión es efectivamente tan importante como esta: la renovación metodológica de toda esta tarea formativa. Hay también medidas para ello. Así como la necesidad de ajustar la tarea formativa a la realidad concreta y específica de los entornos concretos en los que se desenvuelve esa actuación.

Otro tipo de medidas, que no afectan exclusivamente al profesorado, son las que tienen que ver con la atención a la diversidad, al carácter ordinario y extraordinario que debe contemplar el ajustarse a las necesidades concretas del alumnado en cada lugar, en cada rincón de nuestro territorio.

Las que van orientadas a la prevención, especialmente aquellas que hacen posible centrarnos en el combate contra el fracaso y el abandono en los lugares primarios, en el segundo ciclo de Educación Infantil y en el primer ciclo de la Educación Primaria.

La garantía de la coordinación entre todas las etapas del sistema educativo, para que se integren los alumnos que están en periodos de transición sin fracaso, sin el tipo de fracaso que hoy tienen.

Los programas orientados a la adquisición de los niveles de competencia, aun en aquellos casos donde los alumnos no hayan podido titular.

Y, finalmente, la formación, la participación de las propias familias en todo este proceso.

Vamos a acelerar algunas medidas a corto plazo, orientadas específicamente a ese segmento de edad. Vamos a fortalecer programas, incrementándolos ya, en materia de educación de adultos, vamos a aumentar la diversidad formativa, reglada y no reglada, en materia profesional y vamos también a hacer posible, creo que este mismo curso -y digo que creo, porque no depende exclusivamente del Gobierno autónomo-, la implantación de una posibilidad extraordinaria para estas islas, que es la Formación Profesional on-line, a distancia, que aliviará buena parte de los temas que nos traemos entre manos en esta materia. La oferta puede ser de cerca de 5.000 plazas en más de 100 titulaciones. Estas son medidas a corto plazo.

Pero lógicamente estamos ante un tema en el que observamos con preocupación afirmaciones, palabras, que están orientadas a decir: "ocupémonos solo de lo que podamos ocuparnos de forma oficial". ¡No!, y este es el ejemplo, esta comparecencia es el ejemplo. El compromiso firme de ser Administración, si quieren ustedes, que encabece, que lidere, que promueva, no única. También aquí la formación de sectores que han quedado ya al margen de los niveles obligatorios. Y observamos con preocupación afirmaciones o avisos a navegantes que se están lanzando en dirección contraria. Quisiéramos que no ocurriera de esa forma, porque entre otras cosas vienen a añadir mayor dificultad.

Termino diciendo que vamos a aprovechar todos los recovecos legales que podamos para defendernos mejor y para tener más eficiencia en una situación complicada. Hay recientes cambios normativos. Por cierto, a mí me parece muy bien esa solicitud, en una comisión que no es estrictamente educativa. ¡Fantástico! Si es por donde hay que ir también, porque antes decía que estamos ante un problema que, entre otras cosas, es causa y es solución de la propia crisis económica, solución sine qua non. Pero independientemente de eso, nuevos elementos normativos han venido a sumarse a las leyes, a los decretos, de nuestro país y algunas de las novedades recientes nos van a permitir trabajar en varias direcciones de forma importante. Si es posible, si es posible, si fuera posible, las incorporaremos, aunque fuera en forma de experiencia piloto. Imaginemos la oportunidad que tenemos para muchas de las personas que están fuera del sistema, incorporar ya legalmente certificaciones para las competencias que adquirieron pero que no les permitieron, porque no fueron suficientes, para titular. Imaginemos lo que significa el establecimiento de políticas de reconocimiento de competencias adquiridas incluso fuera del sistema estrictamente reglado educativo, pero que tienen valor formativo; poner en marcha esos programas de evaluación, esos sistemas evaluativos que incorporen. Son medidas que van a reducir con rotundidad y en forma muy clara las cifras de gente que está fuera del ámbito formativo. Esas cifras rotundas nos van a equiparar más, evidentemente, al objetivo de la realidad de otros países europeos. Si podemos, espero que sí, y así lo expondré en la forma la próxima semana, incorporaremos, aunque sea en forma de experiencia piloto, medidas que están pensadas para entrar incluso en vigor, no ya en este curso académico, sino en el siguiente, porque en Canarias hace falta, hace falta desde luego que este tema se acelere.

Insisto, estamos ante un problema de primer nivel, ante un problema que es general, pero al mismo tiempo estamos ante una posibilidad de resolver muchos de los problemas principales que tiene nuestra sociedad, y este Gobierno y esta consejería saben cómo se hace. Tenemos toda la voluntad de llevarlo a cabo. Sé cómo se está haciendo en otros lugares y Canarias no les va a ir a la zaga, por lo menos en aquellos lugares en los que, incluso en España, de diferentes signos de gobierno, están encontrando mejores resultados. Confío en que, no ya por comparación sino por solución a lo que tenemos nosotros aquí delante, el éxito de esta Administración educativa no sea el éxito de unos políticos que circunstancialmente representamos a los ciudadanos, sino sea el éxito de las políticas educativas de la mayor parte de la gente que hoy tiene problemas acuciantes y que a lo largo de estos dos días hemos tenido ocasión de apenas esbozarlos. Ayer, insisto, en materia de la enseñanza reglada; hoy por parte de esa importantísima bolsa de gente que, efectivamente, ni siquiera tiene los estudios obligatorios. ¡A por ello!

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0051 Sobre el abandono escolar prematuro.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico