Diario de Sesiones 8/2011, de fecha 27/9/2011 - Punto 24

· 8L/I-0004 Interpelación, del Grupo Parlamentario Popular, sobre reducción de personal de confianza, asesores y altos cargos, dirigida al señor presidente del Gobierno.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Por lo tanto, pasamos a la interpelación. En primer lugar, la interpelación del Grupo Parlamentario Popular, sobre reducción de personal de confianza, asesores y altos cargos, dirigida al señor presidente del Gobierno.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Miguel Jorge Blanco tiene la palabra, por tiempo de diez minutos.

Diez minutos tiene la primera intervención, contesta el Gobierno y la segunda es de cinco minutos.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente.

Señores del Gobierno, los que quedan en esta tarde del Gobierno de Canarias, señorías, si de algo ha servido esta crisis económica, ha sido para que la izquierda política de nuestro país abrace la austeridad y el rigor y la estabilidad presupuestaria como una norma habitual de comportamiento en las administraciones públicas. Las políticas del todo vale mientras sea con el dinero de los otros se terminaron precisamente cuando se terminó el dinero de los otros. Disparar con pólvora ajena, gastar sin límites recurriendo al crédito de los bancos, ofrecer servicios públicos sobredimensionados, caros y muchas veces innecesarios, hacer desde el sector público también la competencia desleal al sector privado y a la iniciativa individual... todo ello nos ha pasado definitivamente una factura que no hemos podido pagar. Y lo que antes era un ataque a los derechos sociales, a la esencia del Estado del bienestar, hoy es, aunque sea a regañadientes por algunos, un ejemplo de gestión eficaz y un sólido valor electoral para el próximo 20 de noviembre.

Hoy reducir el gasto público, señorías, es precisamente -y eso lo aceptan todos- una garantía para sostener los propios servicios públicos básicos en el futuro. Parece una paradoja pero así es la tozuda realidad.

Y al Partido Popular, señorías, todo esto le parece muy bien. Lo hemos practicado siempre porque está en la esencia de nuestra idea de la política y de la acción pública. Por eso nos alegramos de que otros lo hayan incorporado también a sus ideas, con un reconocimiento incluso de manera constitucional.

Señorías, señores consejeros, cuando se produce un desplome en los ingresos públicos, lo primero que hay que hacer es, entre otras muchas medidas, reconvertir la Administración en una Administración mucho más ágil, mucho más dinámica, más eficaz y eficiente y más reducida, más pequeña. Ya no hay agente económico y social, en España y en Canarias también, que no tenga la convicción de la existencia de gobiernos con inflación. En Canarias todos estamos de acuerdo -sus señorías seguro que también- en que tenemos administraciones municipales, insulares o autonómicas sobredimensionadas, estructuras políticas y servicios públicos duplicados e incluso triplicados entre todos los que actúan en el archipiélago. Eso lo piensa todo el mundo, lo piensan hasta los propios dirigentes y altos cargos del Gobierno de Canarias, puesto que no se cansan de repetirlo machaconamente y de manifestarlo allí donde tuvieren ocasión.

Los canarios, señores del Gobierno, estuvimos expectantes ante los anuncios de su presidente en favor de la austeridad y del recorte de los gastos superfluos en favor de un adelgazamiento de la estructura política del Gobierno de Canarias. He de decirles que nuestro gozo en un pozo, señorías. Lamentablemente no han empezado con buen pie: pregonan por un lado la reducción de altos cargos de sus asesores y de sus cargos de confianza, pero la realidad es que mantienen la misma estructura de centros directivos que el mandato pasado o incluso alguno más. Han tenido la oportunidad de hacerlo y no han querido o no han podido. Miren, si no han podido porque no se han puesto de acuerdo los socios parlamentarios o porque la nómina a colocar de cargos públicos es larga y extensa, ¡malo, malo!; y si no han querido, pues, peor, porque demuestra la nula voluntad del Gobierno de Canarias para acometer una profunda remodelación de la comunidad autónoma y además sería un engaño a los canarios. No se puede decir que se han reducido altos cargos y asesores, porque no es cierto, señores del Gobierno, y ustedes lo saben bien. Otra cosa es que tengan que subir a esta tribuna y justificar lo injustificable.

No ha habido valentía, señores del Gobierno, para dar un paso al frente y ofrecer a todos, de manera ejemplar, una simplificación y una reducción del Gobierno. Se han instalado ustedes en la indolencia política y repiten, cual loro repite las palabras, un esquema de gobierno igual o, mejor dicho, peor que el de antes. Y digo peor porque encima de todo esto mezclan funciones y unifican áreas que no tienen nada que ver unas con otras. Pero, en fin, ese es otro debate del que ya tuvimos oportunidad de hablar y del que seguro seguiremos hablando en el futuro. La inexistencia de esa voluntad viene demostrada por la avanzadilla de la viceconsejera de Administración Pública de este Gobierno. El Gobierno admite que no reducirá la Administración en esta legislatura.

Señorías, yo no sé cómo se han tomado todos, todas sus señorías, la resolución aprobada el pasado día 21 de septiembre, la semana pasada. En su punto segundo viene a decir que el Parlamento valora positivamente la reducción de 14 altos cargos en las consejerías del Gobierno de Canarias con respecto a la estructura anterior: 14. A nosotros, señorías -y me imagino también que a la mayoría del pueblo canario-, esto nos ha parecido una broma de mal gusto. No se pueden presentar ante la sociedad canaria como el Gobierno más austero porque redujo en 14 las personas o sus miembros. Por cierto, señores del Gobierno: ¿son 14 los altos cargos reducidos o es el 14% de los cargos, según anunció el presidente del Gobierno en una entrevista el 5 de septiembre pasado? Es que de repente hubo una confusión y transcribieron mal la propuesta o acaso confundieron al presidente.

Pero, dejando al lado la anécdota, a mí no me salen las cuentas. De los propios datos que el Gobierno ofrece salen 110 centros directivos, frente a los 7 centros directivos anteriores: presidente, vicepresidentes, consejeros, viceconsejeros, directores generales, secretarios generales técnicos, agencias de diversa índole y de escaso resultado, institutos públicos, etcétera. A mí me gustaría que me aclarara el miembro del Gobierno que suba a esta tribuna si es posible, y lo sabe, cuántos, y cuáles, centros directivos han sido suprimidos, restándoles por supuesto aquellos que son de nueva creación para que salga, lógicamente, una cifra neta. Le pongo un ejemplo: el Gobierno de Canarias tiene, por si no lo sabían, 18 viceconsejerías. Respóndanme en esta tribuna, sinceramente, pero de verdad: ¿son necesarias estas 18 viceconsejerías para mejorar el bienestar de los canarios o el bienestar de todos, sobre todo el de los más desfavorecidos, se mejoraría si estos 18 viceconsejeros no existieran y se liberaran sus créditos para otros asuntos más prioritarios? ¿Cuántas direcciones generales podrían haberse refundido y haberse simplificado y reducido su número? ¿Cuántos asesores y cargos de confianza, de los 94 que había en verano del año 2010, existen en la estructura actual del Gobierno, en la estructura de apoyo al actual Gobierno?

Miren, el otro día tuve la oportunidad de debatir con el señor Hernández Spínola -que no sé si es el que va a subir a la tribuna a contestarme- el problema de la duplicidad administrativa en Canarias, que, como usted sabe, señor Spínola, la hay y es muy grave. ¿Qué ha hecho el Gobierno de Canarias para reducir su estructura política y adaptarla a la Ley de administraciones públicas del año 90? Le respondo claramente: no ha hecho nada, siguen haciendo lo mismo que antes de que se produjeran las transferencias a los cabildos insulares, ya en el tiempo lejano sobre el año 95.

Definitivamente, señores del Gobierno, no ha habido interés ni voluntad en redimensionar esa estructura. No solo ya por un periodo de crisis, que, aunque grave y larga, no deja de ser coyuntural. Es que no ha habido interés en adaptarla a la realidad estructural, a la realidad administrativa del archipiélago canario, que son, la figura de los cabildos insulares, que además son las más reconocidas por los ciudadanos de Canarias. Han tenido la oportunidad y no lo hicieron. Nadie se lo hubiera reprochado, se lo aseguro; es más, lo hubieran aplaudido.

Yo, para terminar, señores del Gobierno, les adelanto que en la moción consecuencia de la interpelación presentaremos a la sociedad canaria un plan con una reducción significativa de altos cargos del Gobierno, que ya fue presentada en el Consejo de Gobierno de Canarias en el verano del 2010 y no le hicieron ni caso.

Muchas gracias, señorías; gracias a todos por su atención.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Para contestar a la interpelación al Gobierno, por parte del Gobierno, el señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, don Francisco Hernández Spínola, tiene la palabra, por tiempo de diez minutos.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): Señor presidente, señorías: buenas tardes. Un saludo para todos.

La semana pasada tuvimos ocasión de debatir respecto de este asunto en el Pleno del Parlamento y hoy de nuevo tenemos un debate similar en forma de interpelación. Durante casi tres horas, todos los grupos parlamentarios expresaron su posición respecto de la comunicación que trajo el Gobierno la semana pasada, definida en el Decreto 170/2011, de 12 de julio, por el que se determina la estructura central y periférica de la Administración de la Comunidad Autónoma, así como la sede de las consejerías. La mayoría parlamentaria decidió con su voto apoyar esta estructura, creada con el claro objetivo de aumentar la eficiencia de la Administración pública canaria. Sus señorías, según dicta la resolución aprobada en esta Cámara hace solo una semana, valoran esta estructura como un ejercicio de austeridad y eficiencia de la gestión pública. Pese a este hecho y lo profuso del debate, hoy, de nuevo, abordamos esta cuestión ante la insistencia del Partido Popular, ante la insistencia de la Oposición, quienes, a diferencia del Ejecutivo de Canarias y de muchísima gente, parecen considerar la estructura del Gobierno de Canarias como uno de los males mayores de toda esta comunidad autónoma.

Quiero, por tanto, de entrada aclarar que, pese a que hoy me veo en la obligación de reproducir el debate de la semana pasada, la dedicación, el interés y el trabajo real de todos los miembros del Gobierno está centrado en, primero, la lucha contra el desempleo en las islas; segundo, la generación de confianza para aumentar el consumo y la inversión en las islas; la aplicación de mecanismos reales y efectivos que supongan un ahorro tangible del gasto público; cuarto, el mantenimiento de las prestaciones de los servicios públicos fundamentales; y, en quinto lugar, la reorganización de la Administración pública canaria, entre otros muchos asuntos que realmente -estos sí, los que he citado- son los que interesan de verdad a la sociedad canaria.

Tal vez el motivo real por el que hoy esta Cámara vive esta réplica del debate de la semana pasada sea para que el interpelante pueda ser juzgado por el jefe de la Oposición, ausente del anterior Pleno, pero hoy también, ausente también. Así que, señor interpelante... (Rumores en la sala.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): ¡Señorías!

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): Voy a ir al grano, voy a ir al grano. Esto es, señorías, voy a hacer una exposición detallada de los altos cargos que hubo en la VII Legislatura, es decir, cuando el Partido Popular estaba en el Gobierno. ¿Qué pasó entonces? Mire, esto es importante que lo sepa toda la Cámara y todos los medios de comunicación. Había 121 altos cargos, un presidente, 11 miembros con rango de consejero -10 consejeros y una comisionada-, 19 viceconsejeras y viceconsejeros... Y preguntaba antes el interpelante: ¿serán necesarios para el bienestar de Canarias 18 viceconsejeros que tiene ahora el Gobierno?; y yo le devuelvo la pregunta: ¿y los 19 que tenía usted en la legislatura pasada? Había 71 directores generales, 12 secretarios generales técnicos y 7 directores de área.

La estructura formal actual del pacto conformado por Coalición Canaria y el Partido Socialista -antes hablé de 121 altos cargos- son 109 altos cargos, 109. Por tanto, ya de entrada hay una disminución del 10%, y estoy hablando de la estructura formal, porque la realidad es que de esos 109 altos cargos del Gobierno que se ha conformado por el Partido Socialista y el Grupo Nacionalista Canario están cubiertos 103. Esa es la realidad, están cubiertos 103. Sí, es la realidad. Y este es un matiz importante, porque el recorte, por tanto, en términos relativos, es de un 15% de altos cargos respecto de los que tenían ustedes. Bien. Canarias tiene, por tanto -y esto lo voy a repetir-, un 15% de altos cargos menos que cuando el PP cogobernaba Canarias. Así que cuidado con los presuntos austeros, mucho cuidado con los presuntos austeros.

Hay que añadir también ahora la reducción del personal eventual. Con el Partido Popular en el Gobierno de Canarias había 96 eventuales, efectivos reales. Hablo de efectivos reales. En la actualidad, a día de hoy, con este Gobierno hay 79 personas que cobran su sueldo público para realizar esas tareas asignadas a puestos de confianza. Es decir, 17 personas menos. Es decir, un 18% menos. Así que cuidado con los presuntos austeros.

Bien. Quiero además, señorías, aclarar que, pese a la idea muy extendida de que el personal eventual trabaja poco y cobra mucho, ustedes, que han estado en el Gobierno, saben que hay, son, muchos de ellos, la mayoría, son excelentes profesionales que se dedican a tareas de confianza, especialmente a estas tareas de relaciones con el Parlamento, relaciones con los medios de comunicación y que no cobran unos sueldos descabellados, ni mucho menos. Mire, el coste medio actual, para que se sepa, de un eventual en el Gobierno de Canarias son 33.000 euros. Ese es el coste medio. La mayoría, la mayoría son secretarias de dirección. De los 79 que tenemos actualmente en el Gobierno casi la mitad son secretarias de dirección y son pocos los que pertenecen al Grupo A.

Bien. Por tanto, quiero decirle, señor interpelante, señor Miguel Jorge, esta disminución del 15% de altos cargos y del 18% del personal eventual es solo un primer paso. La contención del gasto público real va más allá de lo que afecta a los altos cargos y al personal eventual. Y las cuentas no engañan. Miren -y este es un dato también que quiero que retengan-, del presupuesto total del año 2011 solo 13 céntimos, céntimos, 13 céntimos de cada 100 euros, se dedican a gastos, para pagar altos cargos y personal eventual. 13 céntimos: eso es lo que cuestan los altos cargos de la comunidad autónoma.

¿Y por qué les facilito a sus señorías estos datos en términos relativos? Para que comprendan de una vez que el problema de Canarias no es el número de altos cargos, aunque estamos de acuerdo en que hay que ser austeros y en que hay que ajustar la Administración. Pero no es el principal problema de Canarias el número de altos cargos, porque si de verdad queremos entrar en el asunto de fondo, lo que hay que plantear de verdad es lo que este Gobierno desde el primer día viene proclamando, que es que hay que reorganizar las administraciones públicas para adelgazarlas, no solamente la estructura de la Administración de la comunidad autónoma, también la de los cabildos insulares y también la de los ayuntamientos. Porque ahí hay que hacer las reducciones, cuando veamos que hay solapamientos, cuando veamos que hay duplicidades, para aumentar la productividad de los recursos humanos de todas las administraciones públicas canarias, para mejorar la gestión y también para mejorar la formación.

Yo acabo ya, señorías, con algunas ideas que voy a exponer. La primera, mire, en los últimos años estamos viviendo una irresistible expansión de fórmulas de gobierno que compaginan el liberalismo económico más insolidario con el autoritarismo y el centralismo político. Yo ya les adelanto que esas recetas van a ser combatidas por este Gobierno ahora y siempre.

Señores diputados del Partido Popular, señor Miguel Jorge, que ha hecho su primera intervención, yo les pido, les pido que hagamos entre todos un esfuerzo para dejar de un lado y para siempre la demagogia en este asunto, que nos centremos con rigor y con responsabilidad en lo que realmente necesitamos, que es trabajo y más trabajo, para lograr y conseguir resultados reales que supongan verdaderos ahorros en la Administración pública y una mejora en la eficiencia del gasto público.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

Por el grupo interpelante, en turno de réplica, don Miguel Jorge Blanco, por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente.

Mire, señor Spínola, la verdad es que pensé que era usted el que iba a intervenir, lógicamente tendría que ser usted, ¿no?, pero, como otras veces ha venido otro consejero a contestar determinadas cuestiones que a ustedes les afectaban, pues, no sabía si en este caso se iba a producir lo mismo. Pero, en cualquier caso, yo estoy muy contento de que haya sido usted, porque además creo que debe ser usted y además sé que usted sabe mucho de estas cosas, y siempre nos ilustra con su sapiencia en esta tribuna, señor Hernández Spínola.

Mire, es que la comunicación del Gobierno, por el que se discutió y entró en el Pleno la semana pasada, tiene fecha de 5 de agosto, pero es que la interpelación del Partido Popular tiene fecha de 19 de julio. Por tanto, parecía lógico que la interpelación se discutiera en esta Cámara antes que la comunicación del Gobierno, si siguiéramos el orden de entrada de los asuntos en la Cámara. Pero no fue así, por arte de no sé qué se decidió que fuera la comunicación del Gobierno en primer lugar y la interpelación en segundo lugar. Por tanto, esa es la razón, para que la sepa usted y la sepa también el resto de la Cámara, porque hemos hablado no exactamente de lo mismo pero sí casi de lo mismo, una semana después de la otra.

Es verdad que la estructura del Gobierno no es uno de los males mayores que tiene la Comunidad Autónoma de Canarias. Usted sabe que el principal problema en Canarias es el paro, es la falta de empleo de casi 300.000 canarios, y ese es el objetivo al que deben tender todas las tareas, fundamentalmente todas las tareas que hace el Gobierno que usted representa en estos momentos y también incluso la tarea que nosotros como Oposición vamos a desarrollar en los próximos meses y en los próximos años. Pero lo que no se puede hacer, señor Spínola, es estar pregonando a los cuatro vientos que la Administración pública de Canarias, que los altos cargos, que los asesores, se van a reducir sustancialmente y después que eso no se produzca, porque, en definitiva, eso es engañar a todos, eso es generar frustración y desaliento y desencanto y lejanía entre los cargos políticos y los ciudadanos de Canarias, que, en definitiva, son a los que nos debemos. Ese es el argumento que yo le quise trasladar a usted: no se puede decir una cosa y hacer la contraria.

Mire, es muy propio siempre atacar con lo que fue antes o lo que pasó. Mire, yo vengo a interpelarle a usted aquí por el Gobierno de esta VIII Legislatura, el Gobierno presente. A mí lo que pasó hace un año, dos años, francamente, en esta interpelación no importa. Quiero decirle, lo que fue fue, allí tuvieron ustedes... ¡No!, es que allí tuvieron ustedes una labor de Oposición, la hicieron, según parece, de acuerdo con los resultados, francamente mal, porque de 26 diputados bajaron a 15 diputados, pero, en cualquier caso, mi interpelación es aquí para la actitud y actividad del Gobierno presente, no de los gobiernos pasados. Y eso también lo sabe usted bien.

Yo le hablé de los viceconsejeros porque un Gobierno normal, sí, un Gobierno normal, con cierta cabeza o creado y formado con cierta cabeza, crea determinadas viceconsejerías para aglutinar en ellas diversas direcciones generales. Parece lógico que en una macroconsejería que tiene áreas, digamos, con cierta o con determinada importancia, en las que el consejero no pueda estar, digamos, de manera diaria atendiendo todos los problemas, y crea una viceconsejería para determinados asuntos que coordinen la tarea de los diversos directores generales, pero es que en este Gobierno se produce la circunstancia -para que usted lo sepa, que a lo mejor no lo sabe- de que hay 11 de las 18 viceconsejerías que solo tienen una dirección general a su cargo. ¿Se van a estar dando piñas para resolver los problemas entre el viceconsejero y el director general? ¿No es verdad que hubiera sido más lógico haber suprimido alguno de los dos centros directivos en esas 11 viceconsejerías? En fin, a mí particularmente me parece lógico, a mi grupo parlamentario también le parece lógico que eso se produzca. Por eso digo que a los que usted ha anunciado o anunció en su intervención le hubiera añadido, pues, 7 viceconsejeros más y nos hubiéramos quedado todos tan contentos.

Y, finalmente -y con esto acabo, señor presidente-, no me ha hablado nada de todos los directores generales y cargos públicos que ostentan responsabilidades en competencias que han sido transferidas a los cabildos insulares. Es que a los cabildos insulares se les ha transferido el deporte, la promoción y actividad del deporte, las carreteras, las obras hidráulicas en todas sus facetas, la cultura, la promoción en la actividad de la cultura. Mire, ¿qué hace el Gobierno de Canarias cuando el Cabildo Insular, por ejemplo, de Gran Canaria, junto con el Ayuntamiento de Las Palmas, tiene la mayoría de los centros culturales? ¿No es más lógico que el teatro Guiniguada o el Centro de Arte la Regenta se transfieran también a los cabildos insulares y dejen de pertenecer al Gobierno de Canarias? ¿Por qué existen todavía muchos cargos del Gobierno de Canarias que llevan los...?

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señor diputado, le doy un minuto para concluir, por favor.

El señor Jorge Blanco: ...¿no es más lógico que esos servicios sociales, todos los servicios sociales, la gestión se lleve desde los cabildos insulares y desde los propios ayuntamientos, que es la Administración más cercana a los ciudadanos?

Todas estas preguntas espero, además, en fin, que usted me las pueda responder en su segunda intervención y espero además que se las sople usted a esa comisión de expertos que se va a crear por parte del Gobierno de Canarias para que también lo tengan en cuenta y podamos ver, a lo largo de este mandato, más temprano que tarde si es posible, una reducción de verdad significativa de este Gobierno.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

En turno de réplica, por parte del Gobierno, señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, don Francisco Hernández Spínola, por tiempo de cinco minutos.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): Señor presidente. Señorías.

Señor Miguel Jorge, gracias por sus amables palabras.

Ha sido una interpelación de guante blanco. La verdad es que a usted le han encasquetado hoy un marrón, tener que venir aquí a defender esta interpelación, cuando tenía, como antes expliqué, 121 altos cargos y nosotros en el Gobierno tenemos menos y tenemos menos eventuales.

Y dice usted, "no, pero no me hable del pasado y tal"; mire, los partidos políticos tienen que ser coherentes, ustedes acaban de salir del Gobierno hace un año aproximadamente y estuvieron en el Gobierno de Canarias muchísimos años. Así que creo que no se sostiene su argumentación.

Mire, yo voy a dar una serie de datos para que se vea históricamente cuál es la posición del Partido Popular cuando ha estado en el Gobierno. En la anterior legislatura, en la VII Legislatura, cuando el Partido Popular llega al Gobierno, ejerce, se le encomienda la Consejería de Economía y Hacienda. El jefe de la Oposición elabora unos Presupuestos para el año 2008. Quiero recordarles que en el verano del 2007 empieza la crisis internacional con las hipotecas subprime en Estados Unidos. En esa fecha que empieza la crisis -desde entonces y todavía se ha agravado, la venimos soportando-, ¿qué es lo que hace el jefe de la Oposición, entonces consejero de Economía y Hacienda, en ese escenario ya de crisis económica? Mire, lo primero que hace es subir los gastos de los altos cargos en un 8,5%, subir los gastos de los eventuales en un 7% y subir el capítulo II, gastos corrientes, en un 17,6%. ¡Un verdadero escándalo! Esto es lo que ocurrió y esto es bueno que se sepa. Por tanto, los precursores de la austeridad deben conocer la realidad. Así empezó el Partido Popular en el Gobierno y estos datos los pueden ustedes ver en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma.

Segundo ejemplo. Miren, acaban de llegar al gobierno del Cabildo de Gran Canaria. ¿Cuántos miembros forman el gobierno del Cabildo de Gran Canaria?: 19 consejeros, ¡19 consejeros!, porque electos son 17: 14 del Partido Popular más 3 de Coalición Canaria. Pero como eran pocos todavía les añadieron 2 no electos. Total, 19; total, 19. ¡Qué incoherencia! ¿Cómo pueden predicar un gobierno de 19 para la isla de Gran Canaria y solo 6 para todo el Gobierno de Canarias? ¿Quién se lo cree? Nadie, ¿verdad? Esa es la realidad.

Tercer ejemplo. Ustedes, cuando estuvieron en el Gobierno -recientemente, no hablo de 15 años-, hace muy poco, crearon en la Vicepresidencia del Gobierno, ostentada por el jefe de la Oposición, un Gabinete de Estudios Socioeconómicos de la Vicepresidencia del Gobierno con rango de dirección general, al que se sumó también -(Dirigiéndose al señor Soria López, que en ese momento entra en el salón de plenos.) llega en buen momento, señor Soria, estaba hablando de su trabajo; puede sentarse- el director... -amablemente, una broma-.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señor consejero, prosiga y aténgase a la cuestión.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): ...al que se sumó el cargo también de director general del Gabinete del Vicepresidente. Es decir, es decir, que en el Pleno anterior criticaron al actual vicepresidente porque había creado una dirección de gabinete, cuando el jefe de la Oposición tuvo dos jefes de gabinete, ¡dos!, y fue -quiero decirlo porque es un dato importante- el único vicepresidente de la historia de la comunidad autónoma que ha tenido dos jefes de gabinete. Todo hay que decirlo. Y yo he sentido curiosidad por saber, por saber, cuántos estudios había hecho ese Gabinete de Estudios Socioeconómicos, que yo estaba seguro de que eran exhaustivos y rigurosos. Bueno, pues, pregunté y no han encontrado ninguno en toda la Presidencia del Gobierno. Dato importante: ni un solo informe.

Señorías, yo voy acabando con una serie de conclusiones.

La primera. Un Gobierno de Canarias de seis consejerías como el que propugna el Partido Popular es inviable, absolutamente inviable, si lo que se quiere es mantener los servicios públicos esenciales gestionados por la Administración de la comunidad autónoma. Un Gobierno de seis consejerías solo es viable si el objetivo es privatizar los servicios públicos esenciales.

Segunda conclusión. El proceso de reducción de altos cargos, 15%, y de eventuales, 18%, es gradual y progresivo. Por tanto, seguiremos reduciendo el número de altos cargos, señor Miguel Jorge, y de eventuales a lo largo de la VIII Legislatura, como resultado de ese proceso que está ya en marcha de racionalización de las estructuras del Gobierno de Canarias.

En tercer lugar, si lo que se pretende es un adelgazamiento intenso de la Administración...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, señor consejero, le doy un minuto para acabar.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): ...ya le adelanto que el Gobierno de Canarias se opondrá radicalmente a esa práctica inanición, pues nosotros prestaremos los servicios públicos con los órganos directivos necesarios. Ni uno más, pero tampoco ni uno menos.

Y acabo diciendo, señorías, que el Partido Popular desperdició tres años y medio de gestión directa en la Consejería de Economía y Hacienda en plena crisis, porque pudo haber ejecutado las acciones que hoy dice abanderar. Tres años y medio sin haber producido reducciones ni de altos cargos ni de personal eventual. Los ajustes han venido ahora, los ajustes son graduales, van a continuar con este Gobierno del Partido Socialista y del Grupo Nacionalista Canario, porque, en definitiva, señorías, la austeridad no se predica; la austeridad se aplica.

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

(El señor Soria López solicita intervenir.)

Concluida la interpelación... Señor Soria, ¿a qué efectos?

El señor Soria López (Desde su escaño): Señor presidente, en el...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): ¿A qué efectos, por favor? Dígame.

El señor Soria López (Desde su escaño): ...en el momento en que hacía presencia en esta Cámara he creído escuchar al interpelado, miembro del Gobierno, una inexactitud como la copa de un pino, diciendo que cuando fui vicepresidente del Gobierno tuve dos jefes de gabinete. Quiero decirle que no solo es una inexactitud, sino una falsedad...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señor, señor Soria... Señor, señor Soria...

El señor Soria López (Desde su escaño): Y por ello artículo...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Perdone, que no le he dado la palabra.

A los efectos...

El señor Soria López (Desde su escaño): No, no, artículo 82, que estoy fundamentando.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, sí, pero que ahora le doy la palabra.

El señor Soria López (Desde su escaño): Estoy fundamentando solamente la apelación al artículo 82.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): No hace falta que fundamente más, señor Soria. Le doy un minuto para contestar esa inexactitud que usted manifiesta.

El señor Soria López (Desde su escaño): ¿Cuánto tiempo tengo, por favor?

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Un minuto, por favor.

El señor Soria López (Desde su escaño): Vamos a ver, había una unidad en la Vicepresidencia del Gobierno denominada "Gabinete de Estudios Socioeconómicos" que no tenía la condición de jefatura de gabinete; había una jefatura de gabinete que sí tenía consideración de dirección general. Por tanto, lo que usted -y me está reconociendo, diciéndome ese acuerdo-, lo que usted acaba de decir aquí que tenía dos jefes de gabinete no solo es una inexactitud, es rotundamente falso. Estoy seguro de que usted lo va a rectificar. Y la unidad denominada "Gabinete de Estudios Socioeconómicos" entre otras cosas lo que hizo fueron todos los estudios encaminados a la reforma del Régimen Económico y Fiscal que, en octubre del año 2010 cuando el Partido Popular sale del Gobierno, ya estaban pactados con el Ministerio de Economía y que a día de hoy han quedado en agua de borrajas.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor Soria.

Por parte del Gobierno, señor consejero, por tiempo igualmente de un minuto, tiene usted la palabra.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola) (Desde su escaño): Señor Soria, reconozco mi inexactitud. No tenía usted dos jefes de gabinete. Tenía un jefe de gabinete con rango de dirección general y además tenía un Gabinete de Estudios Socioeconómicos con rango de dirección general. Por tanto, usted tenía dos direcciones generales, con rango de dirección general. Esa es la realidad. Tenía dos cargos: un jefe de gabinete y un Gabinete Socioeconómico con rango de dirección general. Todo el mundo me ha entendido.

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/I-0004 Sobre reducción de personal de confianza, asesores y altos cargos, dirigida al Sr. Presidente del Gobierno.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico