Diario de Sesiones 21/2012, de fecha 7/2/2012 - Punto 24

· 8L/C-0224 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre los acuerdos de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de 17 de enero de 2012.

El señor presidente: Comparecencias: del Gobierno, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre estrategias de Canarias en la financiación autonómica y el control del déficit en el Consejo de Política Fiscal y Financiera; y comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Mixto, sobre los acuerdos de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera del 17 de enero de 2012.

Tiene la palabra el portavoz del Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Barragán, para el primer turno.

El señor Barragán Cabrera: La comparecencia de esta tarde, por lo menos en el sentido que nosotros le dábamos a esta comparecencia, tiene dos aspectos. Por una parte, incidir en un tema que ya ha sido recurrente, incluso en esta VIII Legislatura, relacionado con la financiación autonómica. Hay un acuerdo, hay una proposición no de ley aprobada en este Parlamento que invita al Gobierno a instar al Gobierno del Estado a que abra una revisión del modelo de financiación autonómica, concretamente en la Ley 22/2009, de diciembre de ese año. Y desde ese punto de vista, señor consejero, lo que nosotros pretendemos en esta comparecencia en el día de hoy es saber cómo el Gobierno tiene previsto encajar esta petición, teniendo en cuenta algunas de las observaciones que hacíamos el otro día, unas que tenían ustedes contempladas en la negociación de la legislatura pasada, el Gobierno anterior, y otras que se han planteado también como novedosas. Y aquí me permito plantearle, señor consejero, que el otro día, en sede parlamentaria, se hizo mucho hincapié en darle muchísimo valor tanto al artículo 31 como 138 de la Constitución española, como al artículo 55 del Estatuto de Autonomía, en palabras de José Miguel González, compañero que intervino en aquella proposición no de ley.

Y se hacía referencia también a un elemento que ustedes intentaron introducir en la legislatura pasada en la negociación, que es todo lo referente a las regiones ultraperiféricas, es decir, al concepto de ultraperiferia, reconocido ya para esta comunidad autónoma en la Unión Europea, y también el encaje de todos los elementos positivos que tiene el Régimen Económico y Fiscal en lo que respecta a la financiación de la comunidad autónoma.

Y también quiero comentarle que de los cuatro sistemas que hemos tenido durante este tiempo -desde que se crea el sistema de financiación de las comunidades autónomas, ha habido cuatro revisiones-, de las cuatro revisiones Canarias jamás ha quedado bien. Daba igual quién gobernara, jamás ha quedado bien. Siempre, al estar en ese sistema común y al no reconocerse todos los derechos de los canarios en ese sistema de financiación, siempre ha habido pérdidas a la hora de revisar el sistema, ya sea porque era un sistema estático, que no permitía las revisiones... Y en ese sentido en este último se ha hecho alguna apuesta por que el sistema sea un poco más dinámico en la revisión de algunos de los parámetros. Pero en esas cuatro revisiones Canarias no ha quedado bien nunca.

Y de ahí surge una pregunta que también le hago, señor consejero: ¿es hora de plantear al Estado que es conveniente que haya una negociación bilateral sobre el sistema de financiación de una comunidad autónoma como la nuestra? Es importante porque podemos estar en el sistema común, con especificidades -Ceuta y Melilla lo están-, los territorios forales tienen su propio convenio o concierto, bien el País Vasco o Navarra... Y la pregunta es una pregunta que no es baladí. ¿Ha llegado el momento, después de una revisión de los cuatro sistemas que no han funcionado, de plantearle al Estado no solamente la revisión del sistema, si concluyéramos que teníamos que seguir apostando por una revisión dentro del marco de la Comisión de Política Fiscal y Financiera, o hay que plantear, de una vez por todas, un sistema genuino para esta comunidad autónoma, que durante los cuatro sistemas anteriores no ha cubierto sus expectativas de financiación?

Y, por último, señor consejero, la otra parte en la que nosotros también tenemos interés en saber es esos cinco acuerdos de la última reunión de la Comisión de Política Fiscal y Financiera, que hacen referencia al control del déficit y a la aportación que tienen que hacer las comunidades autónomas al respecto, y también sobre esos controles, o supuestos controles presupuestarios, que a mi entender el Estado ya cuenta con una garantía constitucional del control de toda la actividad, no solo de las comunidades autónomas sino también de las corporaciones locales, pero ese intento que hubo de control preventivo cómo ha quedado definitivamente después de esa reunión de la Comisión de Política Fiscal y Financiera.

Nada más por ahora y muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Barragán.

Para la otra comparecencia, para la presentación, el Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señorías, muy buenas tardes.

Hemos dicho aquí, en esta tribuna, en más de una ocasión que hay temas trascendentes en nuestras responsabilidades y otros que siendo importantes no determinan nuestro futuro. Uno, sin duda, es cómo se distribuyen los recursos públicos para establecer y desarrollar los niveles de competencia de cada comunidad autónoma.

La España de las autonomías estableció un modelo de Estado donde una parte de las responsabilidades públicas se residenció en la Administración General, otras en el ámbito local y otras en las comunidades autónomas. Y había una problemática compleja: ¿cómo distribuir los recursos para garantizar que las instituciones de autogobierno puedan desempeñar sus funciones? Es un tema complejo en todos los Estados compuestos, en todos los Estados complejos, y tampoco ha sido fácil esto en la construcción del proceso del Estado español de la Constitución del 78. Por lo tanto, no voy a eludir que estamos ante una problemática siempre difícil, siempre discutible y siempre tensa entre los poderes centrales de los Estados compuestos y los poderes periféricos o territoriales. Por lo tanto, la financiación autonómica es núcleo central de la construcción del Estado moderno español y un elemento clave en la estabilidad y el papel de cada ámbito institucional.

Cada comunidad tiene su historia, tiene sus peculiaridades y singularidades, y es cierto que esta es una comunidad poco comprendida por parte de los poderes del Estado, me da igual quién haya mandado. Hay poca sensibilidad en interpretar y comprender la complejidad territorial de este archipiélago, los costes añadidos que tiene un territorio alejado y fraccionado para la prestación de servicios elementales, desde la sanidad a los servicios educativos. Por lo tanto, estamos ante un elemento básico.

El Consejo de Política Fiscal y Financiera es el encuentro entre los poderes del Estado central y las comunidades autónomas para acordar cómo se distribuyen los escasos recursos, los recursos disponibles, entre las administraciones. Y hay que decir -y luego me extenderé- que en el caso de la financiación autonómica, en la última de sus versiones, el Gobierno de Canarias y la Administración General del Estado suscribieron un acuerdo injusto, desequilibrado, que yo creo que bordea la Constitución y el Estatuto de Autonomía, que discrimina a Canarias, que maltrata a Canarias, que no respeta ni elementos recogidos en el marco constitucional. Y lo dijimos, porque había elementos de juicio para concluir esto en el mes de junio del 2009. Algunos emitimos informes, que tengo ahí, donde poníamos en evidencia que era un mal acuerdo en aquellos términos y en aquel momento, con los datos disponibles. El tiempo lo que ha hecho es agravar lo que entonces era ya una evidencia.

Lo que le pregunto al señor consejero es que, después de este Consejo de Política Fiscal y Financiera reciente, convocado por el nuevo ministro del área de Hacienda y de Administraciones Públicas, en qué ha consistido la solicitud, expresada públicamente por parte del Gobierno de Canarias, de exigir una revisión para ajustar el modelo de financiación autonómica, unos criterios justos, equilibrados, reconocedores de las singularidades y las diferencias de Canarias. Porque lo que yo he seguido y he leído sobre ese Consejo de Política Fiscal y Financiera tiene poco que ver o nada que ver con esta apreciación o esta demanda, por otra parte, compartida por todas las fuerzas políticas de este Parlamento. Esencialmente ha trascendido a la opinión pública lo que se ha puesto ya como máxima para combatir la crisis, que es el ajuste fiscal. Eso ha sido lo único que yo he podido leer en los grandes medios de comunicación. En esa reunión, el Gobierno de España, a instancias de las autoridades europeas, también por un mandato constitucional de la reforma exprés de la última etapa de la anterior legislatura, pretendió y consiguió la unanimidad de todas las comunidades para la ley de estabilidad presupuestaria, apuntó mecanismos de control sobre la evolución del gasto de las comunidades autónomas, estableció un programa y unas exigencias en relación a la reducción del sector público empresarial y, por último, interpreto que cedió en algunas medidas para mejorar la liquidez de las comunidades autónomas con más dificultades, con algunos adelantos del sistema de financiación vigente, con un retraso o una ampliación del plazo en relación a la liquidación negativa de las recaudaciones del año 2008 y 2009 de los Presupuestos del Estado y algún crédito ICO para pagar a proveedores.

Todo esto se dijo y lo discutiremos con el señor consejero, si lo tiene a bien, pero me interesa de manera especial en qué consistió nuestra demanda y en qué ha consistido la respuesta de los poderes centrales del Estado español ante una demanda absolutamente necesaria, totalmente justa y que algunos adelantamos que lo que hoy vivimos era evidente porque entonces fue un mal acuerdo.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Román Rodríguez.

Para un primer turno el Gobierno, señor consejero de Economía y Hacienda, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Econom ía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Señor presidente. Señorías. Buenas tardes a todos y a todas.

Pues el Gobierno de Canarias mantuvo una posición clara y firme en la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, porque en primer lugar expusimos la necesidad de realizar una rápida valoración del actual sistema de financiación autonómica y corregir urgentemente las desigualdades del mismo, al alejarse de su inicial objetivo que era eliminar las diferencias territoriales.

Como ya indiqué esta mañana, Canarias está siendo penalizada por un modelo que ha provocado una pérdida de recursos procedentes del Estado, cifrada en más de 1.500 millones de euros entre los años 2009 y 2012. Un déficit que se traduce en que los canarios no estemos en igualdad de condiciones que el resto de los españoles.

Hablamos de graves diferencias entre comunidades autónomas en la financiación de los servicios públicos esenciales. Unas diferencias que de no atajarse seguirán incrementando, en detrimento de la obligada cohesión territorial por la que debe velar el Estado.

No hemos solicitado un mayor gasto público, es decir, una inyección nueva de fondos al sistema; lo que pedimos es una distribución más equitativa que acerque a Canarias a la media del conjunto de las comunidades autónomas.

Tampoco exigimos -que tendríamos razón en hacerlo- que nos paguen esa deuda del defecto de financiación de los 1.500 millones de euros, a la que acabo de hacer referencia, ¿no? Es decir, ahora probablemente no toque, pero lo que sí hemos pedido en el consejo es que se estudie el impacto del sistema y que se establezcan los mecanismos necesarios que impidan que unas autonomías se vean beneficiadas en detrimento de otras. Reclamamos, en definitiva, un trato justo, dado el efecto que este déficit de financiación está teniendo en nuestras cuentas públicas para el sostenimiento de los servicios públicos esenciales, objetivo fundamental del sistema de financiación.

El Gobierno de Canarias, realizando un esfuerzo titánico en materia de austeridad, contención de deuda y cumplimiento de la estabilidad presupuestaria, está supliendo de forma injusta esta carencia. Con el fin de mantener los servicios básicos, que hoy son fundamentales por el momento económico que vivimos, nos hemos visto obligados a detraer fondos de otras partidas presupuestarias para atender estas obligaciones.

En los últimos años hemos realizado unos ajustes que han permitido contener el déficit frente a los incumplimientos y al espectacular incremento del endeudamiento experimentado por algunas autonomías que comienzan ahora, obligadas por las circunstancias, sus más graves recortes. Hemos reducido nuestro Presupuesto en más de 800 millones de euros desde el año 2010. Más injusto sería, por tanto, que, como consecuencia de las previsiones de recesión económica para el conjunto de España para el año 2012, cifradas hoy en -1,5% del PIB, Canarias viera recortadas aún más las partidas del sistema de financiación. Sería una circunstancia que desde luego cambiaría el estado actual de difícil equilibrio que mantenemos en Canarias en estos momentos. Ese trato desigual en los ingresos estatales debe ser corregido cuanto antes, por lo que a petición de este Gobierno y secundado por otras autonomías el ministerio se ha comprometido a la creación de un grupo de trabajo que valorará los efectos perversos de este modelo.

Si en la teoría el cambio de sistema que se produjo en el 2009 se realizó con la finalidad de tener un reparto más racional de los recursos y garantizar que ninguna comunidad autónoma perdía con respecto a su estado anterior, la realidad ha demostrado lo contrario. Una realidad que no se pudo interpretar con exactitud hasta que el Estado realizó la primera liquidación del sistema el pasado mes de julio de 2011. Y esta conclusión no es solo del Gobierno de Canarias: varios informes de prestigiosos institutos de estudios económicos, incluso del propio ministerio, destacan que los mecanismos del nuevo sistema provocaron efectos muy distintos a los esperados en el momento de su aprobación. Entre las causas de este resultado destaca la grave equivocación cometida al tomar como año base el año 2009, es decir, el mismo de la aprobación del sistema, donde, entre otros aspectos, se produjo -les recuerdo- un inmenso error de previsión en los ingresos del Estado. Estos valores, los valores iniciales, han sido, según concluyen estos informes, magnitudes inciertas, que no se han conocido con exactitud hasta que se practicó la primera liquidación del sistema el pasado mes de julio. Por tanto, y en base a esto, difícilmente ni el Gobierno de Canarias ni ninguna otra comunidad autónoma estaba en condiciones de poder prever con exactitud los efectos tan negativos que ha supuesto el nuevo sistema de financiación. Y además les recuerdo que el margen de no aceptación era nulo, ya que en caso de no inclusión dejábamos de percibir importantes recursos procedentes de fondos adicionales que fueron creados, así lo decía expresamente la ley del sistema de financiación.

Por otra parte, en el transcurso del pasado Consejo de Política Fiscal y Financiera, el Gobierno de Canarias fue informado de varios aspectos en materia de control y estabilidad presupuestaria, comenzando por el reconocimiento del cumplimiento del objetivo de déficit por parte de Canarias correspondiente al ejercicio 2010. Canarias cumplió con el objetivo del déficit establecido para ese año.

Les destaco aquí la disciplina desarrollada por este Gobierno a través de la adopción de medidas que han permitido ese cumplimiento, además de constituirnos en la comunidad autónoma menos endeudada por habitante de toda España. En ese ámbito, el primer acuerdo del consejo fue el compromiso de todas las autonomías con la estabilidad presupuestaria. Canarias, como no podía ser de otra manera, expresó su total disposición dando un sí rotundo a este precepto, y además no por imposición sino por convicción, siendo de las pocas comunidades autónomas que lo han logrado hasta el momento.

En segundo lugar, el ministerio dio cuenta de las líneas generales del anteproyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria en desarrollo de la última modificación constitucional. Y quiero resaltar aquí lo de "líneas generales", ya que, aunque hubo un compromiso previo, no fue facilitado el texto articulado para una valoración, es decir, ni en el Consejo de Política Fiscal y Financiera ni en la reunión de trabajo posterior, celebrada una semana después, se nos facilitó a las comunidades autónomas el texto articulado de la misma antes de su aprobación por el Consejo de Ministros. Es decir, entonces el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y según la información suministrada, todas las comunidades autónomas debían presentar equilibro o superávit presupuestario, tras un periodo que finalizará en el año 2020. Inicialmente se comunicó la posibilidad de un déficit estructural máximo del 0,4% del PIB, como así se acordó por los partidos mayoritarios del Congreso para la modificación constitucional, pero, repito, posteriormente se nos ha informado de que esto, este déficit estructural del 0,4%, se limitará a un equilibrio total de las cuentas públicas.

En cuanto al límite de deuda, se dispondrá que la deuda pública del conjunto de las administraciones españolas, no podrá superar el 60% del PIB, correspondiendo un 10% al máximo permitido a las comunidades autónomas. Además las autonomías estarán sometidas a un techo de gasto anual con carácter previo a la elaboración de sus Presupuestos.

En estos puntos la posición de Canarias ha sido clara. Miren, en la fijación del techo de gasto y de deuda no se puede hacer tabla rasa ni tratar por igual a todas las comunidades autónomas, independientemente de que hayan cumplido o no con el objetivo de estabilidad presupuestaria en los años anteriores. Consideramos, por tanto, necesario que se modulen estos criterios en función de la situación de cada comunidad autónoma, ya que aplicar las mismas condiciones para todas significaría castigar a quien ha cumplido.

Con respecto a la deuda, hemos solicitado que se tengan en cuenta las características particulares de cada territorio. No está en la misma situación una comunidad autónoma como la canaria, que tiene un 8,3% de deuda con respecto al PIB, como, por ejemplo, la valenciana, con una deuda cercana al 20%. En consecuencia, no es lógica la exigencia para todos de destinar en su totalidad los posibles ingresos extraordinarios obtenidos en un ejercicio a reducir el porcentaje de deuda. Entendemos que sea así para aquellas que han tenido un comportamiento desbocado, pero no es de recibo perjudicar a comunidades como la canaria, que ya está dentro del club de las regiones con deuda por debajo del porcentaje exigido.

Estamos de acuerdo con las condiciones generales sobre que no se deben perpetuar las situaciones de déficit, que se debe tender al equilibrio presupuestario, estamos de acuerdo en que se establezca un objetivo máximo de deuda e incluso con el techo o regla de gasto máximo, pero nos reservamos la posición final para discutir los detalles, a la espera de esos criterios definitivos que se van a emplear en el reparto de los coeficientes entre el Estado y las comunidades autónomas, así como que aquellas comunidades autónomas, como ya decía antes, que pudieran obtener ingresos extraordinarios no tengan la obligación de destinar los mismos a la reducción de deuda si están por debajo del tope fijado y, por ejemplo, en una comunidad autónoma como la canaria poder destinarlos a acciones que generen empleo o a inversiones de carácter productivo.

Les hago valer que debe ser para alegrarnos todos, digo, que ese porcentaje fijado por las comunidades autónomas del 10% ya se cumple en el ámbito de Canarias.

Y además solicitamos que estos mecanismos contemplen la suficiente flexibilidad para que la deuda per cápita de todas las comunidades autónomas pueda converger a lo largo del tiempo y abandonar definitivamente las desigualdades. De lo contrario, no corregiríamos la situación y seguiríamos permaneciendo todos en diferentes situaciones.

Creemos, por tanto, que es necesario controlar el déficit y la deuda pública. De hecho, este ha sido un objetivo y un eje fundamental de la actuación del Gobierno. Pero lo que no puede ser es que una regla de gasto sea un café para todos y que se convierta en un castigo al crecimiento para aquellas comunidades autónomas que están cumpliendo sus obligaciones. Mal precedente sería premiar a las derrochadoras y penalizar a las disciplinadas.

Como les decía, Canarias ha cumplido con sus obligaciones, a pesar de un injusto sistema de financiación, del que estamos hablando, un déficit de las inversiones del Estado y de graves problemas estructurales, como la tasa de paro, la presión demográfica y el mayor coste de financiación que requieren en Canarias los servicios públicos esenciales.

En este proyecto de ley, derivado de ese consejo, el cumplimiento de los objetivos de déficit y de deuda será indispensable para que el Estado pueda autorizar emisiones de deuda, conceder subvenciones y suscribir convenios. Unas circunstancias vitales para poder desarrollar las políticas autonómicas. Es decir, repito, autorizar endeudamiento, conceder subvenciones y suscribir convenios. Por lo tanto, limitaciones una vez más de control en el ámbito del Estado con las comunidades autónomas. Además, para aquellas que no cumplan se prevén importantes mecanismos sancionadores, con los que estamos de acuerdo, y, parece ser, así va a plantearse, que sean graduales y proporcionales en función de la gravedad del incumplimiento, dado que puede llegar a ser incluso una intervención del Estado en una comunidad autónoma de forma automática.

Lo que no parece claro -y encontrarán al Gobierno de frente en esa circunstancia- es el sistema que se prevé sobre controles previos. No está claro, porque hay diferentes discusiones y posiciones entre el ministro de Economía y el de Hacienda sobre cuál va a ser la posición final en cuanto a las acciones que tienen que llevar a cabo las autonomías, previas a la aprobación de sus Presupuestos. Es decir, con la información que le enviemos desde el Gobierno antes del 1 de octubre de cada año el ministerio, según dicen, revisará y elaborará recomendaciones que serán públicas; sin embargo, no se especifica cuál es el alcance de esta revisión. Y este Gobierno, repito, se posiciona de forma contundente sobre este aspecto y va a estar vigilante sobre cualquier comportamiento que sea irrespetuoso o intente vulnerar un solo aspecto de la estructura autonómica consagrada en la Constitución. Esperamos y confiamos en que impere el pleno respeto por la autonomía política, económica y financiera de los gobiernos autonómicos. El hecho de que los Presupuestos autonómicos no puedan salir adelante sin la conformidad previa del Estado es a todas luces anticonstitucional. Y por eso, repito, en este punto tendrán al Gobierno de Canarias enfrente. Les recuerdo que es este Parlamento, ni siquiera el Gobierno, el que aprueba la ley de presupuestos y no creo que el Gobierno de España pueda ejercer un control previo sobre una acción del Parlamento de Canarias.

En otro orden de cosas, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera se establecieron algunas medidas de liquidez. Medidas de liquidez que, en cuanto al aplazamiento de las cantidades adelantadas por el Estado de los años 2009 y 2008, he recibido recientemente una carta del ministerio que todavía no se puede autorizar esa devolución de cinco años, llevarla a diez años...

El señor presidente: Tiene un minuto para ir terminando, señor consejero.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, señor presidente.

Por lo tanto, fijarles que es un acuerdo pero que todavía no está en vigor, porque la carta remitida indica la necesidad, de todos conocida, de modificar la ley para permitir ese aplazamiento.

Paralelamente, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera se incidió en el cumplimiento de compromisos anteriores sobre la racionalización y el control del sector público empresarial. Como saben, en estos dos aspectos el Gobierno de Canarias ya ha dado importantes pasos; por un lado, en cuanto a la creación hace un mes del comité de expertos que está evaluando los ámbitos competenciales de las distintas administraciones canarias con el fin de evitar duplicidades y hacerlas más eficientes y efectivas; y, por otro, referente al plan de redimensionamiento del sector público empresarial, con el cual se disuelven seis entidades que se encuentran en distintas fases del proceso de extinción.

Esos son los principales acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero.

Grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Parlamentario Socialista, don Manuel Marcos Pérez.

El señor Pérez Hernández: Gracias, señor presidente.

Le hemos escuchado, señor consejero, en su intervención haciendo alusión a los acuerdos, a lo planteado en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, y nos preocupa, sin duda, que en ese consejo se haya hablado, nos preocupa lo que se ha comunicado, que sabemos, de esa disfunción que se produce en dos ministerios cuando se habla de establecer medidas cautelares de control a los Presupuestos que tiene que elaborar una comunidad autónoma. Ya le digo que cuenta usted con nuestro respaldo para oponernos a ese tipo de control que, claramente, como usted ha señalado y lo ha señalado el consejero de la Presidencia, pues, son inconstitucionales.

Dicho esto, es verdad que también hay que señalar, como usted lo ha dicho, que acude a esta reunión y en esa reunión la comunidad canaria puede, puede y ha dejado claro que se encuentra en mejores condiciones que otras comunidades autónomas. Por eso también estamos de acuerdo en su planteamiento de que no se pueden establecer criterios de ajuste, un café para todos, porque nosotros sí hemos hecho nuestros deberes y nuestro trabajo. En el caso concreto de tener una comunidad menos endeudada, situándonos en torno a un 8,2% frente al 12,6% de la media, o incluso comunidades como Cataluña y Valencia, que superan el 18, o también cómo, en virtud del ajuste que se ha producido, cómo hemos conseguido también aminorar y tener un déficit menor que otras comunidades autónomas, pues, lógicamente, que las medidas que se apliquen tienen que tener en cuenta que esta comunidad autónoma ha cumplido, si no se han conseguido todos los objetivos, pero sí se ha cumplido y se ha trabajado en esa línea.

Pero me voy a centrar en el acuerdo que usted ha señalado de crear un grupo de trabajo para establecer un sistema de financiación más equitativo. Es verdad, se ha dicho esta mañana, se habló, lo han dicho también tanto usted como los anteriores intervinientes, que efectivamente el sistema que tenemos de financiación, que firmamos, que firmaron todas las comunidades autónomas en el año 2009, se ha demostrado que tiene debilidades y que presenta deficiencias, y que, por lo tanto, requiere modificaciones y que a Canarias le ha perjudicado. Como usted bien decía esta mañana, eso se ha podido demostrar ahora después de la evaluación que se ha hecho en julio del año 2011. Por lo tanto, en ese marco de negociación la posición de nuestro grupo es la siguiente: es preciso, señor consejero, analizar la evolución de la renta por habitante de todas las comunidades autónomas. Mientras que Canarias ha estado viviendo un proceso de divergencia con respecto a la media española desde el año 1999, otras comunidades autónomas, incluso algunas con régimen especial como País Vasco y Navarra, han mantenido sus niveles superiores de crecimiento con respecto a la media del PIB. Por lo tanto, ese es un dato que tiene que ser básico a la hora de establecer esa negociación y de ahí la importancia -también lo señalaban el portavoz de Coalición Canaria y el portavoz de Nueva Canarias- de trabajar en el sentido de dar cumplimiento a lo que es nuestro estatus especial económico, el REF. Y ahí, ahí, desde luego tenemos que hacer valer que esa diferenciación tiene que mantenerse dentro del ordenamiento tanto interno español como con el resto de las comunidades de régimen común, porque con el tiempo hemos ido viendo cómo, efectivamente, esas especificidades que contempla nuestro REF...; pues, la incorporación de otros hechos diferenciales en diferentes estatutos de autonomía ha hecho que Canarias haya ido perdiendo peso en cuanto al nivel de financiación que tiene esta comunidad autónoma. Por lo tanto, vamos a estar con el Gobierno de Canarias en la defensa de un sistema de financiación que contemple las singularidades, tal y como ya recoge la propia Constitución o como recoge nuestro estatus en el seno de la Unión Europea, el estatus de región ultraperiférica que nos reconoce ya esas diferenciaciones y especificidades, que tienen que estar y encontrarse enmarcadas ahí.

Se acaba el tiempo. Me gustaría también señalarle que, efectivamente, en el anteproyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria para dar cobertura a la última modificación constitucional tendría que haberse especificado mejor qué se va a hacer. Por eso usted ha señalado que demanda que se tenga en cuenta, a la hora de aplicación de estos criterios -que el Gobierno defiende- de estabilidad, que se tenga en cuenta la situación específica de Canarias de haber cumplido.

Y, por último, reiterarle que nosotros consideramos que en este marco de dificultad derivada de la crisis lo que no se puede hacer es recortar lo que son, en un sistema de financiación, recortar lo que son los pilares básicos...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto, don Manuel, para terminar.

El señor Pérez Hernández: ...no vamos a entrar, señor consejero, y espero que usted tampoco.

El señor presidente: Bueno, pues, muy bien. Muchas gracias.

Tenía un minuto, si quería.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Mercedes Roldós Caballero.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente. Señoras y señores diputados. Señor consejero.

Usted iniciaba su intervención haciendo referencia al modelo de financiación del año 2001, donde es verdad que el aspecto de la suficiencia dinámica no dio el resultado esperado debido al crecimiento demográfico de casi 6 millones de habitantes más en toda España, y que no fue un crecimiento homogéneo, y que comunidades autónomas como la nuestra crecieron de manera significativa, frente al no crecimiento e incluso decrecimiento de otras comunidades.

Pero quisiera recordarle, señor consejero, que la primera liquidación de ese nuevo modelo que entra en vigor en enero del 2002 se produce en el verano del año 2004, gobernando el señor Rodríguez Zapatero y los socialistas, y derivado de que ya apuntaba a ese desequilibrio de crecimientos poblacionales, y, por lo tanto, de que comunidades autónomas como la canaria estaban siendo perjudicadas en la financiación autonómica, se celebró la segunda Conferencia de Presidentes, referente sobre todo a la insostenibilidad que ya se apuntaba del sistema sanitario español. Y no se hizo nada, se puso simplemente un parche, que nos correspondieron a nuestra comunidad autónoma 52,4 millones de euros más, y que con eso no se solucionaba la financiación de la sanidad. Y no se tomaron las medidas correctoras para que esa suficiencia dinámica fuera efectiva, y eso derivó en que entre el 2002 y el 2009 Canarias ha sido infrafinanciada o ha tenido un déficit de financiación per cápita en materia sanitaria de más de 1.400 millones de euros. Déficit que, por cierto, sus socios de gobierno, los socialistas, han negado hasta la saciedad, pero, miren, bienvenidos al club de reconocer la evidencia.

En el año 2009, en diciembre, se aprueba un nuevo modelo de financiación, en este caso elaborado por un Gobierno socialista, donde algunos ya lo decíamos, y está en el Diario de Sesiones de esta Cámara, que era peor que el anterior, que era doblemente oscuro. Pero, señor consejero, es verdad que no se liquida hasta el verano del 2011, pero ya se veía en los Presupuestos Generales que se hacen para 2010, que se hacían con esos criterios del nuevo sistema de financiación, y en los Presupuestos del 2011 -por cierto, apoyados por Coalición Canaria-, que eran francamente perjudiciales para Canarias. Y ahora resulta que tanto usted como el presidente del Gobierno de Canarias dicen que es un sistema injusto, que hay un déficit importantísimo de inversiones para Canarias -que es verdad-, que no corrigen las desigualdades, que era el objetivo que tenía que haber primado; y dice el señor Rivero que se necesita un nuevo sistema de financiación -algunos lo decíamos desde mucho tiempo atrás-, y que tenemos un déficit de financiación per cápita con respecto a la media del Estado de más de 300 euros por habitante y año y que es necesario un trato justo para Canarias. Ahí siempre ha estado, en esa posición, el Partido Popular. Nosotros no nos hemos movido de esa posición. Quienes han virado, y de manera importante, han sido los socialistas, que quién les ha visto y quién les ve, e incluso ustedes, que apoyaron unos Presupuestos Generales del Estado que eran altamente gravosos para Canarias.

Y es verdad, señor consejero, que desde el año 2008, usted ha hecho hoy referencia solamente desde el 2010 -será porque le conviene-, pero desde el 2008, cuando estaba el Partido Popular y era el consejero de Economía y Hacienda el presidente del Partido Popular, el señor Soria, la contención del déficit en Canarias ha sido de 2.260 millones de euros, con graves dificultades, con graves esfuerzos incomprendidos por los socialistas de Canarias, pero que nos han hecho estar a día de hoy en una situación, como usted exponía, de ser la comunidad autónoma menos endeudada. Pero, señor consejero, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, y, por lo tanto, reconocer aquí que quien inició esa senda de rigor, de ajuste presupuestario, de no incurrir en déficit, fue el Partido Popular cuando estaba en el Gobierno de Canarias.

Y, por lo tanto, yo entiendo y celebro que en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 17 de enero de 2012 usted como consejero del Gobierno de Canarias diera un sí rotundo a ese compromiso alcanzado entre el ministerio y todas las comunidades autónomas por el equilibrio presupuestario y en contra del déficit público. Ese necesario esfuerzo de las comunidades autónomas para cumplir con el objetivo de déficit, porque es verdad que Canarias ha cumplido, pero muchas de las comunidades autónomas no lo han hecho y han cerrado el año 2011 con un déficit del 2,7, frente al compromiso del 1,3. Y por eso, por eso...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto, doña Mercedes, para ir terminando.

La señora Roldós Caballero: Gracias, señor presidente.

Y por eso, tras los diferentes encuentros con comunidades autónomas y con entidades locales, con ayuntamientos, se basaron los principios fundamentales para ese proyecto de Ley Orgánica de Estabilidad y Sostenibilidad presupuestaria. Algo que va en consonancia con la normativa dictaminada por Europa y que ha venido a mandar una señal inequívoca, y es que España vuelva a convertirse en un socio fiable gracias a un Gobierno del Partido Popular.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Mercedes.

Bien. Para el segundo turno, Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Vamos a ver, señorías, insisto y reiteraré en muchas ocasiones, siempre que tenga oportunidad, que estamos hablando de asuntos mayores, de asuntos determinantes. Tema central de nuestra función como representantes de los ciudadanos, defender a esta tierra, defender sus competencias y garantizar a los ciudadanos sus derechos, y eso se hace, hasta que se demuestre lo contrario, con dinero, con dinero, con recursos. Y yo hoy he de decirle, señor consejero, de forma categórica, que el acuerdo de julio del 2009 fue un mal acuerdo desde el primer minuto, que ese acuerdo lo denunciamos algunos la semana siguiente y que calculamos el déficit de financiación para esta comunidad en la siguiente semana del mes de julio, antes de que se hiciera ley. E hicimos un cálculo con los métodos que teníamos y no nos equivocamos, porque le voy a decir quien más calculó esto ese mismo año.

Hay que reconocer, hay que reconocer los problemas, porque si uno no reconoce los problemas, no los aborda con rigor. Fue un mal acuerdo, un acuerdo hecho por debilidad, pero fue un mal acuerdo. Nosotros calculamos, en mi partido -un pequeño partido pero que se toma estas cosas en serio y que las trabaja con rigor-, que aquel acuerdo tenía un déficit de financiación de no menos de 500 millones de euros, en euros del año 2009. Pero es que en sede parlamentaria el consejero de Economía y Hacienda que suscribió el acuerdo, no solo reconoció 500, sino 545 millones de euros, en septiembre del 2009. El Centro Superior de Investigaciones Científicas, don Ángel de la Fuente, hace un primer análisis riguroso e interesante sobre el sistema de financiación que se acababa de aprobar, y hace un cálculo por encima de los 500 millones de euros que perdíamos sobre la mayoría.

De manera que, señor consejero, yo reconozco las dificultades, y ahora me referiré a ellas. Hay que reconocer que fue un acuerdo malo, ¡un fracaso de acuerdo!, un acuerdo de tómala y trágala. Yo puedo aceptar -y lo entiendo- que las reglas del juego no permitan renunciar a ese acuerdo, pero, claro, cuando uno se tiene que tragar una cuestión que no comparte lo tiene que decir, lo tiene que compartir, lo tiene que evidenciar, porque eso es lo políticamente correcto. Me parece, fíjese usted -porque se lo oí esta mañana-, más correcto, las comunidades del PP que estaban en contra lo expresaron, se abstuvieron y cobraron. Me parece más rebeldía, más contestación y más discusión del sistema que decir que no y firmarlo, porque ahora tenemos un problema gravísimo, que además va a durar mucho tiempo, y es que la revisión del sistema de financiación en el marco de esta crisis y sobre todo con el segundo elemento que le apunto: las comunidades que promovieron, que se beneficiaron de ese injusto acuerdo son fuertes, son poderosas y no van a tolerar revisiones del sistema de financiación o difícilmente... Desde luego a nosotros nos va a tener al lado de este Gobierno o de cualquiera para defender un cambio del injusto sistema de financiación de julio del 2009, que era injusto entonces y ahora, y entonces se sabía y ahora se ratifica.

Le tengo que decir que, aunque me he leído el estudio de la profesora Núria Bosch, yo no lo necesitaba para concluir que este es un mal acuerdo de financiación y lamento que el Gobierno de Canarias, disponiendo de medios técnicos y solvencia, se tenga que fijar ahora en la liquidación y en el estudio de esta catedrática, porque su consejería tiene capacidad técnica sobrada para haber evaluado el impacto negativo del acuerdo de financiación.

Los que denunciamos en solitario el mal acuerdo y criticamos al Gobierno de España porque trataba mal a esta comunidad, porque trataba injustamente a esta comunidad, también criticamos a los partidos que entonces sustentaban al Gobierno porque favorecieron un acuerdo lesivo, sin rebeldía, sin protesta, sin discusión. Y no me haga recordar los escritos y las opiniones, porque las tengo todas. Fue un mal acuerdo y ahora es un acuerdo malísimo.

Hago referencia a los antecedentes, que he tenido la oportunidad de estudiar. No ha habido ningún acuerdo totalmente satisfactorio y que reconozca las singularidades territoriales, la complejidad en la prestación de servicios en nuestra comunidad, pero sí que le voy a decir que el del 99... -y cito fuentes oficiales del Gobierno de Canarias-. Cuando suscribimos en el 99 el acuerdo -fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda del año 2007-, conseguimos firmar el 105,7%. Cierto es que, al entrar en vigor dos años después y a la variable de población, no tener la diferencia suficiente para ser revisados, bajamos al 100. Pero le digo más: el último año del anterior sistema de financiación ha sido mejor que el primero del nuevo. Con una diferencia, y es que el señor Zapatero para resolver un problema político de distribución de los recursos sacó unos miles de millones para contentar a las partes.

Pero el acuerdo de financiación de junio del 2009 fue un mal acuerdo para Canarias. Se dio respuesta a los intereses parlamentarios del Partido Socialista en aquel momento, y entonces lo dije y hoy lo repito. Y ahora estamos con un problema, que yo sé que usted va a tratar de intentar resolver, y es que se revise esto. Y ya le he adelantado que las circunstancias de la economía española, las dificultades del momento, el poder efectivo del peso político, institucional, económico, llámele como quiera, de las comunidades que se beneficiaron no van a permitir una revisión. Y aunque usted hizo esa referencia y el ministro ha dicho que ha activado una comisión, que ya existe en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, para evaluar el sistema, convocar el comité técnico permanente de evaluación del sistema de financiación, pero vamos a tenerlo difícil. En cualquier caso, le digo y le reitero que va a tener a este grupo parlamentario, a la fuerza política que represento, detrás de cualquier gobierno que reclame lo que en justicia corresponde a esta tierra y en materia de financiación nos corresponde más de lo que nos dan, y lo que nos dan compromete la estabilidad, la suficiencia financiera del autogobierno de los servicios públicos básicos.

No me refiero al asunto sanitario porque lo vimos aquí el otro día, pero eso también tiene tela. He hablado de la mayor, de la financiación, del acuerdo, de las serias dificultades que comprometen nuestro futuro.

Voy a dedicar el resto del tiempo que me toca a hablar de la otra gran discusión, que es la de la estabilidad, la estabilidad presupuestaria que llaman. Yo la llamo ajuste fiscal y, para que nos entiendan los ciudadanos, recortes, recortes de gasto público, que tienen consecuencias sobre la vida y sobre la economía, y son consecuencias negativas. Yo niego, no acepto, técnica, políticamente, ideológicamente, que el ajuste fiscal, como dice el documento del ministerio, sirva para generar financiación al sistema económico y para corregir la crisis económica. ¡Esto no es verdad, hombre, no se puede aceptar! Yo reconozco que tenemos que aceptar las reglas de la Unión Europea y mientras los conservadores dirijan la política económica, el ajuste fiscal, la especulación sobre la deuda soberana, pues, tiene las consecuencias que tiene y acepto que, como estás en la organización, las cumplas, pero rebélense, no acepten como bueno para la economía y menos para los ciudadanos el que los ajustes son buenos para el crecimiento y para la recuperación. ¡Esto no es verdad! Esto es una afirmación interesada, ideológica, parcial, de algunos que empiezan a cuestionárselo cuando han llegado al Gobierno, porque, claro, una cosa es criticar y poner pegas y otra es gobernar. Yo creo que esto del ajuste fiscal en los términos que lo plantea la Comisión Europea, el Banco Central, el Fondo Monetario y, por lo que veo, usted también nos va a llevar al desastre más absoluto. Detraer de la economía española, como se va a ver obligado el señor Rajoy, 40.000 millones, 40.000 millones, es malo para la economía. Son 4 puntos de la llamada riqueza nacional española. Lo que hay que hacer, y ya lo empiezan a decir con la boca chica algunos miembros del Gobierno de España, es exigir, pelear por retrasar el ajuste fiscal. Hay que retrasar, pero hay que defenderlo, porque es que si no lo defiende nadie, nadie va a conseguir ese objetivo. Hay que decir con la voz alta, con firmeza y con claridad que el ajuste fiscal, en los términos exigidos por la Comisión, estrangula el crecimiento de los países del sur, deteriora el funcionamiento de los servicios públicos, retrasa la recuperación, genera recesión, desempleo y miseria, y alguien lo tiene que defender. Y yo tengo que aceptar las reglas, porque forman parte del juego, pero no puedo aceptar que sean eternas y que sean verdad absoluta.

Exijan retrasar el ajuste fiscal, porque si no el estrangulamiento de la economía y el papel del sector público va a ser terrible. Exijan que la deuda soberana se financie, como hacen los Estados Unidos, Japón o el Reino Unido, comprando deuda sus bancos centrales. ¿Por qué demonios -perdón (Dirigiéndose a la Mesa.)- los norteamericanos, con más deuda pública que nosotros, tiran de la máquina del dinero y su banco central compra deuda? ¿Por qué el señor Cameron, que lleva dos años y poco al frente del Reino Unido, ha emitido deuda por valor de más de 300.000 millones de libras al Banco Central Europeo a menos del 1%? ¿Por qué los japoneses, con el 230% de su deuda pública, tiran de deuda de su banco central? Pues que nosotros hagamos lo mismo. Defienda usted, en los foros que tiene, que la deuda soberana se financie por el Banco Central Europeo, por el Banco de Inversiones, a precios, intereses, justos, como hace el banco central o la Reserva norteamericana, como hace el Banco de Japón o como hace el Banco de Inglaterra.

Y también pongamos a circular alguna idea de que esta verdad no es la única. Yo creo que no es verdad. Hay que captar más recursos, hay que provocar políticas de estímulo. Si seguimos en esta, el 31% de paro que esta mañana le planteaba a la consejera va a llegar al 35. Llegamos este año, señorías, a 400.000 parados en esta tierra, y si no al tiempo, y en el conjunto del Estado español a 6 millones de parados. Porque esta política está fracasada, porque no funciona: porque no funciona el crédito, porque no circula, porque no hay demanda... Y cuando esto falla en una economía de mercado, se produce recesión, paro y miseria. De manera que, frente a alabar las políticas de ajuste que usted ha hecho aquí... Otra cuestión es que las tenga que hacer, insisto en esto. Yo estoy de acuerdo con que al Gobierno de Canarias no le queda margen sino cumplir las reglas, pero discútalas, peleemos por cambiarlas, porque estas reglas nos llevan al desastre. Exijamos refinanciar la deuda soberana, a precio justo, no especulativo. Por cierto, con dinero también prestado por el Banco Central Europeo, que tiene estos asuntos, ¿no?, tiene asunto. Es decir, el Banco Central Europeo emite, presta al 1% y los bancos privados compran deuda pública en el mercado secundario al 5, al 6, al 7 o al 17.

Acabemos con esto, repensemos el ajuste fiscal de una manera seria y pongamos en marcha el único sistema que se ha demostrado eficaz para repartir la riqueza en momentos de prosperidad y de pobreza, que es la fiscalidad, la fiscalidad progresiva.

Les dije aquí a los diputados del Partido Popular hace meses -y no soy ningún profeta- que iban a subir los impuestos cuando llegaran al Gobierno, y los subieron. Bueno, y tengo las actas de las cosas que me decían, que lo entiendo. Los subieron. Hay que subir los impuestos a los que más tienen, hay que subir los impuestos a los que más tienen.

Y en Canarias, usted ahora se va a ver con la siguiente tesitura, que también la dije aquí, y no porque sea zahorí sino porque es elemental: a usted le van a revisar a la baja la Ley de Presupuestos que aprobamos aquí. Yo dije 300-400 millones, y a ver si no me quedé corto.

De manera que la única manera de tener recursos para tener un plan de choque frente a la pobreza y a la exclusión social, que crece alarmantemente en nuestra comunidad, para inyectar algo de recursos al sistema económico, es mejorar la fiscalidad progresiva. Tenemos instrumentos fiscales. Lo han hecho otros. Lo ha hecho el PP, que parecía pecado mortal esto de subir los impuestos. Lo hicieron. ¿Y saben qué les digo?: si no lo hacen este año, lo harán el siguiente de nuevo, seguro. Insisto, no soy profeta sino porque las reglas son las reglas, los márgenes son los márgenes.

Señoría, por lo tanto, sobre el primer asunto tengo que decirle que lamentablemente el acuerdo de financiación fue un fracaso, que ahora pagamos las consecuencias, que va a tenernos a su lado para defender una revisión de este sistema. Sí que sé que las reglas en estas circunstancias son complejas, que las comunidades poderosas van a impedirlo, que la crisis no lo facilita y, por lo tanto, vamos a tener que convivir con menos recursos de los que nos corresponden, que además se añade a la poca financiación del Estado español en Canarias, históricamente...

El señor presidente: Tiene un minuto, para terminar.

El señor Rodríguez Rodríguez: Adelanto que se va a incumplir de nuevo. Yo hago cuentas y conozco la economía española y el tamaño del sector público, etcétera, etcétera. Yo creo que van a incumplir el artículo 96 del REF de nuevo, el Partido Popular. Algunas de las previsiones que usted tenía no se van a cumplir, yo creo que la mayoría no se va a cumplir. De manera que vamos a tener 600 millones menos en financiación autonómica, vamos a tener menos inversión que la media, ¿eh?, y además hemos hecho un ajuste que está deteriorando los servicios, porque no es neutral, gastan menos. Se lo decía el otro día a la responsable de Sanidad del departamento, es que no es neutral. No es neutral, solo el 10% de la tasa de reposición. He cogido los datos de España entera: ¿saben ustedes cuántas plazas desaparecen del sector público con el real decreto-ley de convalidación, de convalidación, de ampliación... de la Ley de Presupuestos?: 120.000 empleos que desaparecen y, por lo tanto, se deterioran los servicios correspondientes.

Señor consejero, hay que reconocer los problemas para poder resolverlos.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román. Muchísimas gracias.

Por el grupo solicitante de la otra comparecencia, el Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Barragán Cabrera.

El señor Barragán Cabrera: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías, de nuevo.

Señor consejero, yo creo que el Gobierno tiene, el Gobierno del Estado, este y todos los gobiernos después de que se aprobó la Constitución española, tiene dos artículos importantes -el 153 y el 150.3-, que le permiten articular un control sobre las políticas autonómicas, las políticas locales, y los mecanismos de que cuando falla esta coordinación puedan intervenir, en este caso, o los tribunales de justicia o el propio Tribunal Constitucional. Por lo tanto, creo que, desde el punto de vista jurídico, este país cuenta con suficientes instrumentos jurídicos para ejercer los controles que quiera ejercer sobre si en un momento determinado una ley, un presupuesto, algo, se pasa de lo que tiene previsto, en este caso, la Constitución española o las leyes orgánicas que emita o apruebe el Congreso de los Diputados. De hecho, voy a poner un ejemplo, cualquier ley que un Estado considere que es inconstitucional, el primer mecanismo no es irse a los tribunales, es crear o convocar la Comisión Mixta, tratar ese tema allí. Se llega a acuerdos, muchas veces, para no llegar a los tribunales. La comunidad que reconoce que hay artículos en que, efectivamente, hay una duda jurídica importante, que puedan haberse declarado o que puedan ir en contra de la Constitución, se viene aquí, lo hemos hecho en esta Cámara, en esta misma Cámara, y hemos corregido leyes después de que se haya reunido la Comisión Mixta Canarias-Estado y se hayan valorado esas modificaciones. Por lo tanto, hay mecanismos -tranquilidad-, hay mecanismos, y más con la última modificación de la Constitución española, hay mecanismos suficientes para no alarmar más a la población de que con controles previos se puede solucionar algún tipo de problema.

Después plantear también, señor consejero, un elemento que ha salido sobre la negociación. Parece que negociamos un acuerdo tan malo, tan malo, tan malo, que fíjense ustedes que después vino a este Parlamento, porque saben ustedes que hay dos artículos importantes que nos dan una mayor capacidad para la gestión del IGIC y el AIEM, y que vino a este Parlamento y todos en este Parlamento, ya sin esas presiones que decía el señor Miguel Cabrera Pérez-Camacho esta mañana, todos aprobamos por unanimidad las leyes, las dos leyes, la ley orgánica y la otra ley, en este Parlamento.

Pero, don Román Rodríguez, nosotros tampoco lo escuchamos a usted en el 2008. Cuando Coalición Canaria y el Partido Popular alzan la voz, alzan la voz, yo no lo oí. Estaría usted muy enredado en aquellos momentos preliminares con el Cabildo de Gran Canaria, pero no lo oímos. No estaba usted. Usted, como dice, se empezó a pronunciar en el 2009, ya entradito el 2009, y llevaba dos años negociándose -desde el 2007 al 2009- el documento. Por lo tanto, esto que usted plantea de alzar la voz, recuerde que nosotros también leemos. A lo mejor no tanto como usted, pero leemos, y en el 2008 usted ni estaba ni se le esperaba en esta discusión. Usted vino después. Y es importante que lo sepa, porque, insisto, aquí, en esta Cámara, cuando se dice que no se discutía, aquí se discutió. Tanto el Partido Popular como nosotros, se trajo durante todo el proceso en el que se estaba negociando el debate. Otra cosa es que usted nos plantee: tienen que haber alzado más la voz. Bueno, hay algunos que gritan más y otros que gritan menos, pero todos gritamos.

Y le explico una cosa que no ha querido usted reconocer. Yo le voy a poner en la tesitura, porque parece que usted lo hubiera hecho de una manera distinta, y yo creo que todos hubiéramos actuado igual. Usted tenía una oportunidad de decir: "yo alzo la voz con el documento del 2009, no quiero firmar, me abstengo" -porque, por lo visto, la abstención era como una cosa mejor, pero con la mano por el otro lado-, "¡me abstengo!, con la mano por el otro lado". Pues, mire, eso y un sí crítico, como estábamos diciendo... porque le recuerdo que hay datos importantes en ese acuerdo que son importantes incluso para una modificación futura que nos interesa a los canarios. Por lo tanto, no era todo el sistema lo que estaba mal. Pero le pongo en la tesitura: si el documento del 2009 se firma -es que había 11.000 millones más a repartir, 11.000 millones más a repartir- y nosotros no firmamos, nos quedamos con el anterior sistema. ¿Eso lo tenemos claro? Sí, sí, nos quedamos porque no firmamos en los seis meses que nos da la ley. ¡No! ¡Nos lo van a dar gratis, digamos sí o no! (Ante un comentario que efectúa el señor Rodríguez Rodríguez desde su escaño.) ¡No, don Román!, léase entonces los papeles, porque hay que leerlo dos veces. No, la palabra no, los papeles, los papeles. Es decir, usted sabe perfectamente que, si nos quedamos en el anterior sistema, con el anterior reparto, con el anterior sistema, perdíamos, y esa es la cuenta que hay que hacer en un momento determinado, porque, si en algún momento, haciendo las cuentas, nosotros vemos que ganamos más quedándonos en el sistema anterior, con 11.000 millones menos a repartir entre el resto de las comunidades, a lo mejor lo hubiéramos aprobado. Digo, "oye, pues, para este viaje, nos quedamos con el sistema anterior".

¿El sistema es malo? Sí, el sistema es malo, lo hemos reconocido todos, pero era el que estaba sobre la mesa y es el que teníamos que sacar adelante. Y podemos estar ahora discutiendo si son galgos o podencos o si nos equivocamos en el parámetro equis o en el Fondo de Suficiencia o en la cesta de los tributos, podemos estar discutiendo sobre esas cuestiones, pero, miren, señor consejero, en la segunda parte, sobre el control del déficit, es verdad que ha empezado a surgir una nueva teoría de si lo que estamos haciendo, desde el punto de vista europeo, desde el punto de vista del control del déficit, es lo correcto, ¿no?, en los términos en que lo planteaba don Román Rodríguez. Es verdad que ahora hay una línea de pensamiento, desde el punto de vista económico, que muestra sus serias dudas de que así se crezca, crezca un país o que pueda crecer una economía, pero lo cierto, lo cierto, es que los bancos, que son los que supuestamente tienen que mostrar actividad para que pueda generarse crédito, todo eso que estamos diciendo, lo cierto es que los bancos, si vemos ahora la ley del sistema financiero que quiere poner en marcha el Gobierno del Estado, nos damos cuenta de que tienen una cantidad importante, creo que eran 125.000 millones de euros, que tienen en estos momentos en activos hipotecarios, activos hipotecarios, de los cuales el Gobierno pretende darles una cantidad, de tal forma que con la reserva de los 60.000 millones que obligatoriamente les da la ley, más unos veintipico mil millones que piensan meter en el sistema, se llega a 121.000 millones de euros, para que si cae algo más de lo que tienen, es decir, hay más impagos, aguanten. Y supuestamente, y digo supuestamente, teóricamente, con esta medida los bancos, supuestamente, tendrían más facilidades de aportar crédito. Eso es en teoría. Mire, como el sistema de financiación cuando lo firmamos. Por ahora es pura teoría.

Yo no sé si podemos hacer algo, como se está planteando. Lo que sí podemos hacer, porque también hay que hacerlo, es el control del déficit de las administraciones públicas. Es decir, que ese no sea bueno para la economía no quiere decir que nosotros no hagamos un proceso de revisión y que también pongamos la casa en orden. Yo creo que en esa parte la comunidad autónoma ha dado ejemplo de esa cuestión.

Y decir también que esto no es una cuestión, como ha planteado la portavoz del Partido Popular, única y exclusivamente del PP, aunque hayan estado con nosotros en el Gobierno. Yo, si quiere, le recuerdo cómo negociamos esa parte, que yo fui uno de los negociadores, con ustedes, cómo se introdujo esa parte, y si me apura mucho más le diré: "véase el programa de las elecciones del 2007 de ustedes, véase el nuestro y mire cuál se metió en el programa de gobierno y en el discurso de investidura". No, fíjese que no le voy a dar más explicaciones, mire los dos, del 2007, qué se puso en el programa que firmamos los dos y qué se dijo aquí en el debate, en el debate de investidura. Mírelo y en el próximo debate nos encontraremos. Pero yo creo que, insisto, no se trata de si ustedes o nosotros, creo que ambas fuerzas políticas aportamos -no, ustedes y nosotros gobernando, el tema del control-, que teníamos muy claro cuál era la hoja de ruta a seguir y se siguió. Y de eso nosotros, insisto, no nos avergonzamos de haber gobernado con ustedes, no nos avergonzamos. Fueron ustedes los que se marcharon, se lo recuerdo, que fueron ustedes los que abrieron la puerta y nos dijeron adiós, adiós. Ya nos encontraremos a lo mejor dentro de quince o veinte años.

Señorías, señor consejero, no me contestó en la primera intervención a la cuestión que le había planteado sobre cómo tiene el Gobierno encajada esa revisión del sistema. Parece que hay una técnica, que es que esa comisión se reúna, trabaje, aporte unos datos. Unos datos que ya se empiezan a manejar, pero me imagino que la comisión hará otro tipo de cuestiones. Pero vuelvo a insistirle en una iniciativa que le planteo -insisto, se la planteo como un interrogante-: ¿debemos continuar después de cuatro fallidos sistemas de financiación en el sistema común de las comunidades autónomas? Es decir, ¿a pesar de eso nuestro enganche tiene que seguir así o, amparándonos en el marco europeo de las regiones ultraperiféricas, en el marco de nuestro Régimen Económico y Fiscal y en las disposiciones que existen en la Constitución sobre las especificidades canarias, si eso es suficiente percha como para que nosotros le planteemos al Estado, y en vista de los déficits que estamos padeciendo desde el primer sistema a este cuarto sistema, si nosotros tenemos garantías para presentar una batalla, quizás en los términos que decía don Román Rodríguez, alto y claro? En el sentido, insisto, de que pueda haber una negociación bilateral Canarias-Estado sobre su modelo específico, su modelo específico de financiación autonómica. Y es una pregunta, no es una afirmación, porque no tengo datos de que podamos estar mejor fuera del sistema o no, pero es un interrogante que ha estado ahí durante mucho tiempo y que creo que es hora, en vista, insisto, de los resultados, de por lo menos despejarla, darle una respuesta a ver qué ocurre ahí.

Señorías, en definitiva, nos queda mucho camino por andar. No solamente de discursos vive el hombre, también hay que ponernos a buscar ideas, imaginación en esas ideas para que, efectivamente, tanto el control del déficit, importante, pero también el tema de la dinamización económica empiecen a funcionar de verdad. Los datos son preocupantes, siguen siendo tan preocupantes como cuando gobernaba el PSOE. Por eso muchas de las políticas que está adoptando el Partido Popular no tienen nada que ver con su programa electoral sino con la realidad que hay, ¿eh? Lo que pasa es que ustedes entraron para decir otra cosa. Entraron diciendo que las cosas se podían hacer de otra manera y todos sabíamos -se lo decíamos- que las cosas seguramente iban a tener que seguir por la línea, por la misma línea, la misma línea que estaba marcando la Unión Europea. Que yo sepa, que yo sepa, hasta ahora la línea que se les marcó a los socialistas desde la Unión Europea no ha cambiado porque el que esté gobernando ahora en España tenga otro nombre, No ha cambiado, todo lo contrario: si ha cambiado, es para arrimarles un poco más las tuercas. Por lo tanto, se estaba en la línea adecuada -la historia nos juzgará-, se estaba en la línea adecuada en las actuaciones que había que hacer. Ustedes van a tener que tomar también decisiones duras, muy duras, esperamos al Presupuesto de marzo, y no se van a poder amparar, porque supuestamente conocían todos los datos, en que no sabíamos cómo estaba España a 20 de diciembre de 2011. Eso no se lo cree ni el que asó la manteca.

Buenas noches.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Barragán.

Para concluir, el señor consejero de Economía y Hacienda, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Buenas tardes otra vez.

Señora Roldós, no inicié mi intervención sobre el anterior modelo de financiación, no sé qué estaba leyendo, pero, mire, vamos a ver, para dejarlo claro, ¿no?, es decir, es verdad que los estudios y las declaraciones en su momento del nuevo sistema de financiación hablaban de la oscuridad del modelo y posteriormente se ha corroborado. Es verdad también que en cuanto... Ha hablado usted de posiciones políticas y posiciones gubernamentales sobre los apoyos o no a los Presupuestos y las diferentes visiones que se han tenido a lo largo de los últimos años de la pasada legislatura sobre cuándo o no incrementaban los Presupuestos del Estado para con Canarias y quién defendió unas posiciones y quién defendió otras.

Y, por último, solo un dato para que seamos claros, conscientes y tengamos las referencias todos. Canarias en los últimos años ha cumplido con su objetivo de estabilidad: en el 2010, en el 2008 y en el 2007. ¿Sabe cuándo no cumplió con el objetivo de estabilidad?: en el año 2009. ¿Sabe quién era el consejero de Economía y Hacienda en esa época?: el señor Soria. Simplemente, simplemente, señora Roldós, para recordarle que la austeridad, que el rigor, el criterio no son solo palabras sino son acciones, y esos son datos objetivos. Mire, es más, es que en octubre del año 2010, a primeros de octubre del año 2010, el Gobierno de Canarias recibe un escrito donde se le indica que está desviado de la ejecución presupuestaria y que va a incumplir nuevamente el objetivo. ¿Sabe cuándo se marchó el Partido Popular del Gobierno de Canarias?: en octubre. Antes justo cuando ya conocía el escrito del ministerio advirtiéndole del incumplimiento. Esos son hechos que se pueden corroborar y a partir de ahí no sigamos discutiendo sobre posiciones.

Mire, señor Barragán, simplemente, está claro que aquí hay, se abre una nueva etapa, en la que Canarias debe plantearse si en el sistema de financiación debe establecerse... el establecimiento de un nuevo modelo específico y exclusivo para Canarias o adaptaciones del modelo general a las realidades de Canarias. El concepto de ultraperiferia está recogido en la constitución europea y, por tanto, tenemos una norma sobre la que basar esa argumentación. Yo espero y deseo que de la forma sosegada en que deben hacerse estas cosas, con la preocupación, alzando la voz lo suficiente para que entendamos cuál es la realidad del problema, pero creo que tenemos una percha suficiente para entablar una negociación. Repito que creo que da igual si es con un modelo específico o con unas adaptaciones en el modelo general, reconociendo las especificidades, y ya el modelo general reconoce una serie de especificidades. Si el peso de determinadas variables en el ámbito de ese sistema general de financiación, reconociese aún más o le diese mayor peso a algunas de las variables, como la de la ultraperiferia, podría tener solución dentro del sistema general o del modelo general a estas circunstancias. Por lo tanto, queda camino por recorrer.

Señor Manuel Marcos, le agradezco esa posición. Creo que es fundamental que este Parlamento, que tiene una proposición no de ley aprobada por mayoría absoluta, donde reclama la modificación del sistema de financiación, cuente a lo largo de los próximos meses con esa posición firme, en una reclamación que creemos justa en el ámbito del Estado, y sobre eso... Además creo que es fundamental, repito, por el respeto que debemos a los ciudadanos, a los que representamos, mantengamos la posición firme de que... Ya la Constitución española, en su artículo 155, recoge un modelo de qué podría ocurrir en una intervención del Estado ante un incumplimiento grave de una comunidad autónoma, lo recoge con una participación, por ejemplo el 155, del Senado. Parece, no sé, que las formas actuales no van por ese reconocimiento. Por eso creo que es fundamental que mantengamos, repito, el respeto institucional, en este caso que el Gobierno del Estado mantenga el respeto institucional hacia los parlamentos autonómicos. Si no, de lo contrario, mal favor hacíamos a quienes nos representen y, por tanto, ahí, repito, sabe que estaremos desde el principio al final en el mantenimiento de ese sistema.

Señor Barragán, preguntaba usted sobre cuál es la fórmula. La fórmula está contenida en la propia ley, y es el establecimiento del grupo de trabajo. Grupo de trabajo que lo que hizo el Gobierno de Canarias era solicitarle al propio ministerio que elaborara sus propios informes para evitar la disfunción de conocimientos, de si el informe de la catedrática Bosch o el del señor De la Fuente tiene o no determinados sesgos. Ahora hablaremos de algunos de ellos. Y, por tanto, exigimos que, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el marco de la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas, el grupo de trabajo que está previsto en el marco de esa ley se creara para conocer los efectos. Y es más, exigimos estar presentes en esa comisión de estudio y que no se dilatasen los efectos de esa comisión, porque cada día que pasa estamos perdiendo oportunidades.

Señor Román Rodríguez, siempre estoy de acuerdo en que esto es trascendente. Esto es fundamental, esto supone, como decía antes, el sistema de financiación viene a reflejar el dinero que el Estado destina al conjunto de las comunidades autónomas para financiar los servicios públicos esenciales y, por tanto, no estamos hablando sino de equilibrar y cohesionar el Estado. Es una de las principales funciones del Estado: la distribución de renta entre sus ciudadanos, pero también entre sus territorios, y, por tanto, ese sistema de financiación.

Usted hacía antes referencia al informe de la catedrática Núria Bosch, donde, si lo ha leído, habrá visto claramente que en ese informe dice que no es comparable la situación de Canarias y, por tanto, no es equiparable en los estudios... los beneficios o perjuicios que pueda ocasionar el nuevo sistema en el ámbito de Canarias por su especial sistema de financiación. Por lo tanto, ahí hay un elemento que, bueno, hay que saber por qué está hecho ese estudio; está hecho para saber si el nuevo sistema de financiación cumple o no con el Estatuto de Autonomía de Cataluña y, por tanto determinados sesgos tiene contenidos en el propio informe. Pero, partiendo de la base de que, repito, en ese informe al que usted hace referencia ya se dice que las especiales circunstancias de la Comunidad Autónoma de Canarias no pueden ser comparables en muchos de sus aspectos, por lo tanto, reconociendo esa dificultad, nos daría pie al planteamiento que acaba de hacer el señor Barragán de si es hora o no de establecer un nuevo sistema de financiación de carácter bilateral o que el sistema general reconozca la especificidades de Canarias.

Aclarar, por tanto, algunas de las cuestiones. Mire, señor Román Rodríguez, no hubo unanimidad en el Consejo de Política y Financiera con respecto a la Ley de Estabilidad, entre otras cosas porque no se votó. Luego, no hubo aceptación... Sí, pero no se crea usted todo lo que lee (El señor Rodríguez Rodríguez le muestra un documento desde su escaño.), digo, no se crea usted todo lo que lee. Ya le he dicho que no hubo ni siquiera el texto articulado y, por lo tanto, no se votó esa ley.

Hemos explicado y explicitado algunas de las cuestiones -le hacía referencia antes- para ir mejorando las posibilidades de actuación de las comunidades autónomas, para hacer algo que usted decía antes, y es no solo el control del déficit sino también el establecimiento de determinadas políticas de reactivación económica. Por eso nuestro planteamiento, en el Parlamento de Canarias, de que una ley que fije la regla de gasto tiene que tener en consideración cuestiones como los niveles de endeudamiento de las comunidades autónomas, porque hay comunidades autónomas que, endeudándose en el pasado, han podido tener una oportunidad de mayores infraestructuras en un momento determinado para conseguir tener unos mayores niveles de competitividad que hoy en día Canarias, en unos hipotéticos ingresos extraordinarios, no podría destinar sino a la reducción de deuda de una... Produciéndose la misma situación injusta que ya se produjo en el 2002, donde nuevamente se equipararon todas las comunidades autónomas y no se tuvo en cuenta qué habían hecho en el pasado. Por lo tanto, caben muchas acciones que recorrer.

Algunos datos. Miren, si merecía la pena o no aceptar el sistema de financiación y sobre cuáles eran los perjuicios, pues, en palabras de un vídeo de YouTube, que recogí el otro día, del señor Soria, 280 millones de euros en el 2009, 320 en el 2010, 360 en el 2011, 400 millones de euros en el 2012. Total, 1.360 millones de euros. Es decir, no aceptar el sistema y rechazar 1.360 millones de euros en cuatro años creo, señorías, que sería todavía una peor solución. Creo que sería una muy mala solución.

Y es verdad que el acuerdo nos ha perjudicado. Todos los datos lo reflejan y que, por tanto, en el momento de su revisión es cuando creemos necesario hacer ese planteamiento, pero también ya decía el señor Barragán que todos los sistemas, todos los sistemas, nos han perjudicado, unos por unas cuestiones, otros por otras. Ahora le leeré una parte del informe del señor De la Fuente, donde explica algunos de los condicionantes que hacen que la solución final haya sido muy perjudicial.

Y como se ha puesto en duda, o no pero se ha citado, la fuente del señor De la Fuente referente al informe, permítame leer algún aspecto, que dice: "tanto el enorme error de predicción de los ingresos tributarios que se produjo en el 2009 como las medidas de estímulo fiscal que el Gobierno central ha adoptado o mantenido durante el mismo ejercicio contribuyeron a un desplome del Fondo de Suficiencia del sistema 2001 en el ejercicio 2009, que afectó de forma muy negativa a las regiones más dependientes de este fondo, donde está Canarias. En condicione s normales -sigue- este habría sido un problema transitorio, sin embargo, al tomarse 2009 como año base efectivo para un nuevo sistema, en el que el peso del Fondo de Suficiencia se reduce muy considerablemente, las distorsiones citadas tendrán un efecto permanente sobre la financiación de las regiones afectadas, que iniciarán su andadura en el nuevo sistema en una posición relativa muy distinta de la esperada en el momento de la negociación del mismo, en base a los últimos datos entonces disponibles, que eran los del 2007 -dice-. Sin embargo, se ha optado por un procedimiento diferente en la relación de este fondo -dice- y, aunque el acuerdo...; como en la nueva ley afirman explícitamente que el año base del nuevo sistema sea el 2007, de la lectura de ambos textos se desprende que el año base efectivo será en realidad el año 2009". Palabras de De la Fuente, al que usted ha citado, y, por tanto, cuáles son los modelos y cuáles son las predicciones en su caso hechas o que se podían hacer.

Y termino haciendo referencia a algo que me parece fundamental. Pedía usted el levantar la voz sobre los ajustes, los recortes y sobre los efectos que tiene eso sobre el conjunto de la economía. Mire, el ajuste fiscal en sí no es malo. Lo que es malo es hacer un ajuste fiscal por encima de las posibilidades que tiene la economía. Hemos hablado sobre esto en alguna comisión y hemos dejado claro que los menores recursos de la comunidad autónoma provocan menores recursos, menor inyección de fondos, en el ámbito de la economía canaria. Y, por tanto, es verdad que las administraciones debemos apretarnos el cinturón, debemos dedicarnos a las cuestiones que son absolutamente imprescindibles en momentos como los actuales, pero también es verdad que la reducción del gasto corriente de la comunidad autónoma -que ha sido ejemplar la Comunidad Autónoma de Canarias en cuanto a la reducción del gasto corriente- provoca menor inyección de fondos en la economía canaria, y eso tiene sus efectos. Y, por tanto, sí estoy de acuerdo en que hay otras formas de actuar y que creo que es fundamental definir la capacidad del ajuste fiscal al que podemos llegar, porque estrangular la economía por el mero cumplimiento del ajuste fiscal es una mala solución. Ya sabe usted que hay voces en el seno de la Unión Europea que ya claman sobre esta circunstancia y, por tanto, parece ser que el Gobierno de España ya está negociando esa modificación en el ritmo. Imagino que esa modificación en el ritmo del cumplimiento del objetivo de estabilidad implicará también la traslación de esa posibilidad de los objetivos de estabilidad para las comunidades autónomas. Espero. No se entendería que el Gobierno de España haya dicho que el problema de incumplimiento del objetivo de estabilidad de España es por las comunidades autónomas, ahora negocien distinto ritmo de cumplimiento del objetivo de estabilidad y no traslade una parte importante de ese objetivo de estabilidad a las comunidades autónomas. No se entiende. Cuando además las medidas que ha tomado, llevado a cabo, de subidas impositivas se ha comido una parte importante de la capacidad fiscal que tienen las comunidades autónomas y además no ha tomado decisiones que decía que iba a tomar en cuanto a la reducción de las obligaciones de gasto de las comunidades autónomas. Luego, es un contrasentido absoluto que el problema del incumplimiento del objetivo del déficit de España venga provocado por las comunidades autónomas, que se les cercene una parte importante de la posibilidad de las subidas impositivas que tienen las comunidades autónomas y además no se les libere de obligaciones de gasto, porque lo que conseguirán al final será que las comunidades autónomas incumplan todas el objetivo de estabilidad y, si al final las comunidades autónomas incumplen todas el objetivo de estabilidad, lo incumplirá España. Será el Gobierno de España el que tenga que explicar por qué esas medidas y no otras.

Por lo tanto, debemos ser conscientes de que el cumplimiento del objetivo de estabilidad es una acción fundamental. Estoy de acuerdo en el establecimiento de medidas que dinamicen nuestra actividad. El Gobierno de Canarias está empeñado en poner en marcha una serie de medidas, dentro de sus posibilidades, que vayan a dinamizar y a paliar algunos de los problemas que hoy en día está teniendo la actividad económica, como puede ser el acceso al crédito. Creo que es fundamental que trabajemos en ese sentido, pero estamos en el seno de la Unión Europea y las...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto para terminar, don Javier.

Sí, sí.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias.

Tiene mucho que ver también con el equilibrio de fuerzas y no es lo mismo los intereses que pueden tener países como Alemania o Francia que países como España, Italia o Grecia (El señor presidente abandona su lugar en la Mesa y ocupa la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González).

Por lo tanto, creo sinceramente que como aspecto final tenemos un camino que recorrer, un camino que creo que cuenta con la unanimidad de este Parlamento, y es la modificación del sistema de financiación, poniendo sobre la mesa condiciones especiales reconocidas en la Constitución española y en la constitución europea, de nuestros elementos singulares, de nuestro Régimen Económico y Fiscal, de nuestra condición de región ultraperiférica. Trabajemos en ese sentido y busquemos fórmulas que, cumpliendo la racionalidad en el gasto de las administraciones públicas, no sigan estrangulando la necesaria reactivación económica, que va a venir asociada a la generación de empleo, que es, al fin y al cabo, nuestro principal problema.

Nada más. Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor consejero.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0224 Sobre los acuerdos de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de 17 de enero de 2012.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico