Diario de Sesiones 21/2012, de fecha 7/2/2012 - Punto 28

· 8L/C-0212 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre seguimiento del Plan de Puertos de Canarias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señorías, como señalaba el señor Barragán, pero de acuerdo con la Junta de Portavoces, alteramos en un punto el orden del día. Saben que hay tres comparecencias pendientes; dos se había decidido por la Mesa unirlas. La unión de las dos comparecencias significa un tiempo mucho mayor y, por lo tanto, vamos a hacer la comparecencia, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre el seguimiento del Plan de Puertos de Canarias.

Para la primera intervención, por parte del responsable del Partido Popular, don Miguel Jorge, por tiempo de cinco minutos, tiene la palabra (Rumores en la sala).

¡Señorías, ruego silencio!

Sí, informar a sus señorías que con esta comparecencia terminamos por el día de hoy y proseguiríamos mañana a las nueve y treinta.

Don Miguel Jorge, por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra (Prosiguen los rumores en la sala).

¡Señorías, ruego silencio, por favor!

El señor Jorge Blanco: Gracias, gracias, señor presidente. Señorías.

En relación con este tema, esta comparecencia solicitada al Gobierno en relación con el Plan de Puertos, un Plan de Puertos o, mejor dicho, una Ley de Puertos aprobada el 27 de marzo del año 2003... Una ley que fue aprobada, como recordarán los que estaban en esa época aquí, aprobada con consenso de todas las fuerzas políticas existentes en la Cámara. Y esa ley tenía dos previsiones o dos actuaciones de las más importantes, ¿no?, o más relevantes. En primer lugar, la necesidad de elaboración de un Plan de Puertos en Canarias, con un programa de trabajo, un plan financiero de ejecución; y en segundo lugar, la gestión de los propios puertos a través de un organismo autónomo o un ente empresarial autónomo, denominado Puertos Canarios (El señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, abandona su lugar en la Mesa y pasa a ocupar un escaño en la sala. Le sustituye en la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González).

De este segundo tema, de Puertos Canarios, también he pedido y he solicitado una comparecencia del Gobierno, que se sustanciará en plenos posteriores, ¿no?, porque, en definitiva, lo que quiero poner de manifiesto es -permítanme la expresión- el pasotismo del Gobierno de Canarias en relación con la constitución de este órgano, que de acuerdo con la Ley de Puertos del año 2003 tenía que estar constituido, bueno, pues, hace muchísimos años, ¿no?, con una gestión diferenciada del propio, digamos, departamento de Obras Públicas, de la propia consejería del Gobierno de Canarias responsable en materia de puertos. Pero eso, insisto, es motivo de discusión en otra comparecencia que se celebrará cuando la Mesa de la Cámara lo estime conveniente.

En el artículo 8 de la Ley de Puertos, artículo 8 y siguientes, se prevé la elaboración de un Plan de Puertos e instalaciones portuarias del litoral de Canarias. Un plan que debe contener las previsiones, los objetivos, las prioridades, los criterios de definición del modelo de la oferta de equipamientos y servicios al sector portuario, criterios medioambientales, criterios territoriales, criterios urbanísticos, ordenación de las distintas instalaciones y de las obras portuarias. De acuerdo con la propia ley, el consejero sabe que todas las obras de puertos que se realicen en Canarias tienen que estar contenidas en el Plan de Puertos, salvo casos de urgencia o de una excepcionalidad evidente, que entonces se puede saltar, digamos, esa obligación de incorporarlas al Plan de Puertos.

Un Plan de Puertos que debe ser aprobado por el Gobierno de manera definitiva y luego, en una fórmula que a mí cuando menos me parece como muy curiosa, una vez aprobado definitivamente por el Gobierno, se debe trasladar al Parlamento para que lo examine el Parlamento y el Parlamento se pronuncie. O sea, no es con carácter previo sino con carácter posterior. A mí se me ocurre preguntar: ¿y en caso de que el Parlamento se pronunciara negativamente en relación con ese plan aprobado definitivamente por el Gobierno, cómo se resolvería esa cuestión? Digo que no parece una redacción muy feliz, para casos de posteriores modificaciones legales en este apartado sería una de las cosas, pues, creo, desde nuestro punto de vista, a reformar.

Señor consejero, el Plan de Puertos se aprobó en mayo del año 2001. Por tanto, es un plan previo a la aprobación de la ley y no contiene, por tanto, esas previsiones que la propia Ley de Puertos establece. Contiene una relación de obras, una previsión presupuestaria que termina en el año 2006, de acuerdo con la información que se le ha remitido a este diputado, y unos plazos, por cierto, la mayoría de ellos, incumplidos.

Yo quiero que en su intervención, señor consejero, si es posible, nos informe: ¿en qué situación se encuentra, en grado de desarrollo, cómo se encuentra el Plan de Puertos de Canarias? ¿Se han cumplido exactamente las previsiones previstas en él? ¿Considera el señor consejero adecuado y razonable el trabajo realizado por los diversos gobiernos de Canarias en relación a la ejecución y a la mejora de los puertos de Canarias? ¿Es verdad o no, de acuerdo con su criterio, que los puertos para los gobiernos de Canarias existentes han sido considerados como una maría, en las asignaturas que hemos estudiado, en fin, en el colegio o en la universidad? ¿En qué han quedado, señor consejero, los 300 millones de euros previstos en el Plan de Puertos aprobado en el año 2001 y que, por ponerle una referencia, en el año 2012 solo existen 19 millones de euros?

Señor consejero...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Sí. Un minuto.

El señor Jorge Blanco: ...(Sin micrófono.) cómo este plan, que va ya para once años, y francamente el resultado es bastante decepcionante.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señoría.

Señor consejero.

Tiene diez minutos

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Señor presidente. Señorías.

Efectivamente, el trámite del Plan de Puertos está en la Ley de Puertos. Como usted bien ha dicho, ha sido aprobada esa Ley de Puertos por unanimidad de este Parlamento y adoptó esa decisión de que, una vez aprobado por el Gobierno, se diera cuenta al Parlamento. Supongo que si el Parlamento lo rechaza, pues, lógicamente el Gobierno, porque es gobierno democrático, dejará sin efecto el plan. Pero así fue aprobada la ley. Ha habido una tendencia aquí, muchas veces, de que efectivamente la planificación, determinados planes, vengan al Parlamento para su ratificación.

El Plan de Puertos, sin embargo, en lo sustantivo ya había sido aprobado por el Gobierno el 30 de julio del año 2001, mucho antes de la ley, y tenía como objetivo definir las actuaciones prioritarias a fin de realizar una correcta asignación de las inversiones para conseguir una red de puertos que contribuyera eficazmente al denominado Eje transinsular de transportes y la Red Transeuropea de Transportes. Se pretendía lograr una movilidad óptima de los canarios entre las islas, uniendo las mismas por los puntos más cercanos y conectando con los ejes terrestres de primer orden, en el caso de Europa; conseguir que las comunicaciones con la Unión Europea se acortaran en el tiempo y también en el coste, permitiendo superar el enorme hándicap que para las islas representa la fragmentación archipielágica y la lejanía del continente. Todo ello dentro de una filosofía lógicamente de respeto del medio ambiente y del entorno. Y gran parte de ese objetivo se ha ido alcanzando, señorías. Yo no sería tan pesimista en esa cuestión.

Para la elección de los puertos que serían objeto del nuevo plan se tuvo en cuenta su papel dentro de cada isla y su función regional, así como su potencialidad de desarrollo futuro. Como ha expuesto su señoría, posteriormente a la aprobación de este plan, que tenía sustancialmente un plan técnico, se promulgó la Ley 14/2003, de 8 de abril, de Puertos de Canarias, que establecía, efectivamente, entre otras cuestiones, el Plan de puertos e instalaciones portuarias del litoral de Canarias, en el que se contendrían las previsiones de ordenación de las distintas instalaciones y obras portuarias. La programación y construcción de dichas obras requería, pues, previamente su inclusión en dicho Plan de puertos e instalaciones portuarias, que, como ya estaba aprobado el texto refundido de la Ley de Ordenación del Territorio, se trataba de un plan que tenía naturaleza de plan territorial especial. No obstante, la misma ley establece que la consejería competente podría ejecutar las obras no incluidas en dicho Plan de puertos e instalaciones portuarias, con esa categoría de plan territorial, en el caso de urgencia o de excepcional interés público.

Y concurriendo esas causas, el 18 de abril de 2006 el Gobierno, en aras del fortalecimiento de la competitividad de los puertos de la comunidad autónoma, así como para dar respuesta a la urgente demanda de los servicios portuarios, declaró el excepcional interés público de las actuaciones en los puertos incluidos en el referido plan anterior del año 2001, pese a que aquel no se hubiera tramitado y aprobado con el contenido y procedimiento de un plan territorial especial o contenido que dice la Ley de Puertos. Estos puertos realmente eran las ampliaciones de los puertos de Morro Jable, Corralejo, Las Nieves, la del de Vueltas, en Valle Gran Rey, el de Playa Santiago, Playa Blanca y Puerto del Carmen, así como la construcción de los puertos de Guía de Isora, Puerto de la Cruz y el de villa de Garachico.

Siendo, señorías, el objeto de esta comparecencia el seguimiento del Plan de Puertos, nos lleva ello a informar del estado de ejecución de las obras contempladas en él. Así, empezando por la isla de El Hierro, el puerto de La Restinga, se finalizaron las obras previstas en el Plan de Puertos en diciembre del año 2007, por un importe de casi 6 millones de euros.

En La Gomera se terminaron las obras previstas en el puerto de Vueltas, de Valle Gran Rey, en diciembre del 2005, con un importe de 26 millones de euros. Este puerto, en los dos últimos años, ha tenido un tráfico de más de 100.000 pasajeros, 113.000 en concreto, y en el 2010 pasó a 127.000 pasajeros. Se encuentra en tramitación, en declaración de impacto ambiental desde agosto del 2011, la ampliación del puerto de Playa Santiago. Esta obra tiene un coste aproximado de 73 millones de euros y en los Presupuestos de este ejercicio dispone de una partida de un millón de euros para el inicio del expediente de contratación, si se contara en el ejercicio con la adscripción del dominio público marítimo-terrestre que debe otorgar la Dirección General de Costas. En cualquier caso, señoría, dadas las perspectivas económicas, habrá de intentarse la inversión también por iniciativa privada.

En la isla de La Palma, la I fase de la ampliación del puerto de Tazacorte se terminó en marzo del 99, con un importe de 3,8 millones de euros. La II fase está en avanzado estado de ejecución.

En Tenerife, se ejecutaron las obras del puerto de Garachico, finalizadas el pasado mes, con un presupuesto de 33,15 millones de euros, consistentes principalmente en la construcción de un nuevo dique exterior en talud de protección del puerto, un nuevo contradique con un muelle de control y espera adosado a su testero, los atraques Ro-Ro para ferries, adosados a la cara interior del dique exterior, nueva dársena y pantalanes destinados a embarcaciones náutico-deportivas.

Y se está tramitando la declaración de impacto ambiental desde el pasado mes de agosto del puerto de Fuensalía, de Guía de Isora. La ubicación de este puerto, una vez ejecutada la obra, va a constituir el principal enlace marítimo entre Tenerife con La Palma, La Gomera y El Hierro y, por tanto, la desactivación, de alguna manera, del puerto de Los Cristianos. Están pendientes las actuaciones en el puerto de San Juan.

Y en cuanto a las islas orientales, las obras del puerto de La Graciosa, que se terminaron en 2004; las obras del puerto de Órzola, que finalizaron en diciembre del 2009, por un importe de 8,45 millones de euros y cuyo objeto era la mejora de las condiciones de seguridad y accesibilidad de las embarcaciones en las maniobras de entrada y salida y sobre todo la conexión, obviamente, con La Graciosa, para dar seguridad; las obras previstas en Puerto del Carmen, que se terminaron en noviembre del 2010; el puerto de Playa Blanca, que conecta Lanzarote con Corralejo, que es uno de los objetivos más importantes, porque tiene un tráfico de pasajeros de más de ochocientos treinta y pico mil pasajeros, y que se tiene un proyecto en estos momentos tratándose de consensuar con las instituciones de Lanzarote para cuanto antes programar su construcción.

Desde finales de mes se está tramitando la declaración de impacto ambiental también de la ampliación del puerto de Corralejo, que consistiría en una marina para eliminar esta actividad del muelle de tráfico de pasajeros y dar más seguridad y operatividad al puerto actual. Puerto que tendría una inversión de unos 50 millones de euros y que debe también acometerse a través del concurso de la iniciativa privada. El puerto de Gran Tarajal, que también fue terminado; las obras previstas en el puerto de Morro Jable, que necesita una ampliación, sobre todo para separar los tráficos de transporte del ocio marítimo; el puerto de Arguineguín; el de Agaete, que necesita una ampliación para mejorar el tráfico con Tenerife.

En definitiva, señorías, todos estos puertos estaban previstos en el Plan de Puertos del año 2001 y realmente se ha ido considerando a lo largo de estos diez años que lo que había era que hacer los proyectos de puertos -por eso el Gobierno los declaró de interés general- e irlos ejecutando en la medida en que el planeamiento territorial y urbanístico, los planes insulares y el resto de problemas administrativos, sobre todo con la Dirección General de Costas, permitían su ejecución.

Efectivamente, señorías, a través del ente público de Puertos de la Comunidad Autónoma, que se constituirá ya su consejo de administración el próximo viernes, se pretende dinamizar la gestión de todos estos puertos y, por tanto, allegar también recursos, con mayor actividad empresarial y sobre todo comercial, para captar tráficos que permitan hacer rentables las inversiones de estos puertos y, consecuentemente, conseguir una red de puertos canarios, completar la red de puertos canarios, que está siendo un elemento fundamental, no solo en la cohesión territorial de Canarias sino en su propia dinamización económica.

A partir de la creación del ente de Puertos, se conseguirá también además, señorías, una mayor participación de todas las administraciones públicas en las decisiones de las inversiones en estos puertos y también la posibilidad que tienen los operadores de los mismos de defender sus intereses a través del propio ente.

Por tanto, señorías, creemos que con la creación del ente y si hacemos bien la tarea para que haya recursos privados, podemos dar un impulso en estos próximos años a los puertos de la comunidad autónoma.

Muchas gracias, señor presidente. Gracias, señorías.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor consejero.

Los grupos no proponentes, el Grupo Mixto, don Fabián Martín.

El señor Martín Martín: Muchas gracias, señor presidente.

Quizás huelga recordar a todos los miembros, diputados, de esta Cámara que la Dirección General de Puertos tiene -consejero-, como uno de sus principales objetivos, el de gestionar, aparte de las infraestructuras de puertos de interés general, refugios o dársenas, el de elaborar y aprobar los proyectos de construcción y ampliación de los puertos.

El año 2011 fue para algunos puertos, en general para los puertos canarios, un año bueno, excelente. En términos generales, aumentó un 8% el número de pasajeros, casi unos 3,5 millones que se movieron por ellos, aun cuando permaneció constante el número de vehículos.

En el Plan de Puertos, que es objeto de debate hoy, aparece una dotación presupuestaria -así por lo menos lo refleja la página web de la dirección general- de aproximadamente 14 millones de euros en el año pasado, aun cuando la ficha financiera para este año de la Dirección General de Puertos se eleva hasta 19.

Más allá del número de puertos, de saber cuáles están en ejecución -que usted ha citado- y cuáles están en tramitación, como el de Playa Blanca o el de Corralejo, sí es verdad, señor consejero, que en estos últimos años hay una evidente disparidad en el equilibro presupuestario, que ha sido dirigido a los puertos de una provincia y a los de otra. Si ponemos en un balance los puertos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y los de Las Palmas, veremos que hay un claro desequilibrio en favor de la primera. Pero, miren, los datos de movimiento de pasajeros no dicen eso; los datos de movimiento de pasajeros dicen que los principales puertos canarios en movimiento, en el número no solamente de operaciones sino de pasajeros, se concentran en Agaete, se concentran en Corralejo y se concentran en Playa Blanca, precisamente los más olvidados por la Dirección General de Puertos en los últimos tiempos. Me gustaría preguntarle, consejero, cuáles han sido los criterios que se han seguido para priorizar unas obras en unas islas o en una provincia frente a obras en otras islas o en otra provincia.

Mire, hay un ejemplo claro, Gran Tarajal, donde usted recordaba una cuantiosa inversión económica y donde campan, en algunos casos -permítame la referencia marinera-, pues, desolados algunos barcos. Yo, que tengo la posibilidad cada cierto tiempo de visitar, me extraño, me extraño, precisamente de la deficiencia en el número de movimientos que existen en este puerto. Pero también, ¿qué esperanza les dejamos a los representantes de las autoridades insulares o locales que tienen puestas sus expectativas en este puerto de cara a los próximos años?

Y, mire, yo no salgo de mi asombro: ha dicho usted que vamos a tener que contar con la iniciativa privada. Eso no me escandaliza, lo que me extraña es que no lo haya, por lo menos, reconocido hasta ahora. Y sí me cabe preguntarle qué va a suponer en el plazo, en la temporalidad de ejecución de estos Presupuestos, el contar ahora con la iniciativa privada; y sobre todo de qué manera tiene previsto articular el Gobierno de Canarias con la iniciativa privada y garantizar así la ejecución de estos proyectos que, como usted bien reconocía, vienen o datan desde el año 2001.

Espero que en su próxima intervención dé respuesta a todas las preguntas.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Por parte del Partido Socialista, Julio Cruz.

El señor Cruz Hernández: Señor presidente. Señorías. Buenas tardes.

El Plan de Puertos. Decía el proponente de la comparecencia la discrepancia de aprobado y examen y pronunciamiento del Parlamento. Señor diputado, señorías, cuando aprobamos esa ley -y aquí están presentes dos ponentes-, pues, uno de los objetivos era que este Parlamento se pronunciara, y el pronunciamiento, no dice la ley que tiene que ser aprobado definitivamente por el Gobierno; dice que el Gobierno aprobará y lo remitirá al Parlamento. Es evidente, sin aprobarlo por el Gobierno, qué va a remitir al... Todos los planes tienen que ser previamente aprobados por el Gobierno, remitidos al Parlamento, examinados por el Parlamento y devueltos al Gobierno para adecuar lo que remitió inicialmente a la decisión del Parlamento. Así está previsto en esta ley y así debe ser.

Yo creo que el problema, y ya lo planteaban algunos compañeros, es decir, el Plan de Puertos se aprobó inicialmente en el 2001 por el Gobierno y nunca ha sido tratado con profundidad en este Parlamento y ha permitido que en estos diez años, pues, se hagan las obras como se han hecho y que las inversiones se hagan como se han hecho. Y, por lo tanto, la previsión o la preferencia, pues, a veces no se ha cumplido. Y no se ha cumplido porque no nos debemos olvidar de que el 18 de abril de 2006 el Gobierno declaró de preferente o de excepcional interés público determinados puertos que hoy siguen siendo de excepcional interés público, entre otras cosas porque son los que mueven ciudadanos, los que mueven pasajeros día a día en esta comunidad autónoma: el puerto de Morro Jable, el puerto de Corralejo; Las Nieves, en la isla de Gran Canaria; Vueltas, en Valle Gran Rey, en la isla de La Gomera, igual que el de Playa Santiago; el de Playa Blanca y Puerto del Carmen. Esos son los puertos básicamente que mueven pasajeros y, por lo tanto, donde tenemos que dedicar el principal interés.

No estoy de acuerdo, señor consejero, con algunos planteamientos de inversión provincial. Aquí no se trata de una provincia más, una provincia menos; aquí de lo que se trata es de puertos que conectan islas, de puertos que tienen ciudadanos que se bajan y se suben todos los días en determinados barcos. Hay unos puertos que están mejor y otros que están peor y, por lo tanto, hay que dedicar la inversión donde existe realmente la necesidad y donde algunos estrangulamientos impiden la proyección de ese puerto, incluso que operen otras navieras, como el puerto de Agaete en la isla de Gran Canaria, que impiden que opere otra naviera. Y, por lo tanto, la competencia sería buena no solo para las comunicaciones sino para toda Canarias. O el puerto de Playa Santiago, que impide que un barco de mayor envergadura pueda hacer la ruta o declarada obligación de servicio público.

¿Y qué decir del puerto de Fonsalía? A este puerto previsto en la isla de Tenerife, que era de interés general del Estado, lo pasamos a interés general de la comunidad autónoma y sigue durmiendo en un cajón. Un puerto muy importante, porque es esencial para las comunicaciones futuras de la isla de Tenerife con la isla de La Palma, con la isla de La Gomera y con la isla de El Hierro.

En definitiva, señor consejero, cumpla la ley...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor diputado.

Por Coalición Canaria, el señor Perestelo.

El señor Perestelo Rodríguez: Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes. Señor consejero, señorías.

Se ha hecho referencia a la Ley de Puertos de Canarias, de abril del 2003, se ha hecho referencia en dos aspectos importantes: por un lado, por el Plan de Puertos, que no olviden, señorías, como bien se ha dicho aquí, es de 30 de julio de 2001, es decir, anterior a la propia Ley de Puertos, aprobada por unanimidad, y al ente público Puertos Canarios. Nosotros añadiríamos más también, porque yo creo que en el futuro tendremos que hablar también de la conexión de los puertos canarios con las autoridades portuarias del Estado y de la conexión también con la Ley de Puertos estatal, que fue aprobada hace dos años nada más por las Cortes Generales.

Se ha hecho referencia al nivel de inversión, y por supuesto que todos desearíamos un nivel de inversión mayor, pero, señorías, después de la explicación dada por el consejero, yo creo que por lo menos, y conociendo como conocemos la realidad de esta tierra, la dificultad de inversión, la necesidad de acudir a planes generales, a planes insulares, a planes urbanísticos, a planes medioambientales, a informes de impacto, evaluaciones de impacto, podemos decir que la inversión ha sido razonablemente aceptable y que podemos dar un aprobado a esa gestión, en función, como digo, de la inversión que ha manifestado el señor consejero.

Señorías, indudablemente a veces recurrimos a tópicos cuando queremos comparar y volvemos a hablar de provincias y volvemos a hablar de términos que ojalá en Canarias pudiéramos olvidarlos y hablemos de una tierra única, una tierra de Canarias. Como bien decía el portavoz anterior, los puertos unen personas, unen territorios y son importantes para el desarrollo de esta tierra.

Quería terminar, a pesar de que no es objeto de la convocatoria o de esta comparecencia, pero sí que es importante. El ente público Puertos de Canarias, se ha hecho referencia en su momento también por el portavoz proponente de la comparecencia, y lo quiero relacionar también con un concepto que ahora se maneja y que he leído también estos días en la prensa, en relación con la conveniencia o no de poner en marcha este organismo. Y como lo que es moda parece que no incomoda, parece que lo normal ahora es suprimir organismos públicos porque esto parece que está de moda, sin fijarnos en si esos organismos públicos cumplen una función social, cumplen un objetivo, tienen una eficiencia en la función que están realizando o si, por el contrario, son obsoletos y ya no cumplen ese contenido inicial. Yo creo que ese ente público Puertos Canarios es un ente necesario en estos momentos, no solo porque no significa mayor coste para las arcas autonómicas sino porque significa fundamentalmente la incorporación en la gestión de los puertos de Canarias de instituciones que tienen mucho que ver con la conectividad y con el desarrollo de los territorios insulares, como son los cabildos, como son los ayuntamientos, como son las organizaciones empresariales, como son las organizaciones sociales, los sindicatos, la sociedad, que va a participar...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor diputado.

Por parte del Grupo Popular, don Miguel Jorge.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente.

La memoria del Presupuesto, señor consejero, del 2012, en relación con los puertos, dice lo siguiente: "nuestra tarea será esforzada en viabilizar las inversiones previstas en el Plan de Puertos, con el objetivo de culminar cuanto antes las infraestructuras en ejecución, adjudicar las infraestructuras, las que cuenten con expedientes culminados y proyectar con urgencia las fases más dilatadas". Sin duda buenas intenciones las que manifiesta la memoria presupuestaria del Gobierno de Canarias en relación con los puertos, pero, claro, cuando acudimos a los dineros, a las perras dedicadas a esas buenas intenciones, vemos que nuestro gozo se convierte en un pozo: exclusivamente 19 millones de euros para más de 30 instalaciones portuarias que hay en Canarias. Al puerto de Garachico se le destinan 8,8 millones de euros, al puerto de Tazacorte -en una de sus no sé cuántas fases-, 5,6 millones de euros y al puerto del Puerto de la Cruz, un millón de euros. Por cierto, antes dijo: a Playa Santiago un millón de euros. Por más que yo rebusqué ahora en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma, ese millón de euros no me aparece por ningún lado, señor consejero. 19 millones de euros para tres puertos de Canarias, uno de ellos, además, por cierto, no incluido en el Plan de Puertos, como es el puerto del Puerto de la Cruz.

Para la Dirección General de Puertos, Canarias tiene siete islas, incluyendo La Graciosa, porque Gran Canaria no existe para el Plan de Puertos de Canarias ni para la Dirección General de Puertos y, por tanto, para el Gobierno de Canarias.

Mire, de los puertos con más número de pasajeros que hay en Canarias están Agaete y después Playa Blanca y Corralejo en Fuerteventura. Pues esos tres puertos no han recibido ni un euro en los 11 años de vigencia de este Plan de Puertos de Canarias. El puerto de Agaete mueve 1,2 millones de pasajeros, 142.000 metros lineales de carga, 188.000 vehículos al año y no ha recibido una sola inversión del Gobierno de Canarias en los últimos 11 años. En junio del 2008, ante una comparecencia mía en este Parlamento, el entonces consejero, el señor Hernández, del puerto de Agaete dijo: "la obra puede estar lista para adjudicar a finales del año 2009 e iniciarse los trabajos en el año 2010. Incluso, si los trámites no presentan muchos problemas, se podría licitar en verano del 2009". Esto es un alarde de optimismo y que Dios le conserve al señor Hernández ese alarde de optimismo... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo.)

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Perdón, don Miguel Jorge, cometí un error, le di tres minutos. Le voy a añadir siete más, que fue un error por mi parte.

El señor Jorge Blanco: En el año 2008, señor consejero, el Gobierno dijo que existía un proyecto y un estudio de impacto ambiental del muelle de Agaete y el 20 de enero de 2012 -o sea, el otro día- me dicen, ante una respuesta parlamentaria que este diputado presentó, que el expediente se remitió el 26 de julio de 2011 a la Viceconsejería de Medio Ambiente a los efectos de la preceptiva declaración de impacto ambiental. De junio del 2008 hasta julio del 2011, para remitirlo de la consejería o del departamento de Obras Públicas del Gobierno de Canarias al departamento de medio ambiente del propio Gobierno de Canarias. Y para más inri, en el colmo de los despropósitos, el 19 de diciembre de 2011 se reitera el envío por parte de su consejería, porque se detectó que el cedé donde iba el proyecto estaba defectuoso. Cinco meses, señoría, cinco meses, para detectar un cedé defectuoso, señor Berriel. Ese es el funcionamiento de la consejería y del departamento de puertos de Canarias. ¿Es que no hay nadie que le haga un seguimiento a estos expedientes en los departamentos que usted dirige? Perdone, señor consejero, que me detenga en estos detalles pero es que es el ejemplo más típico de una Administración parsimoniosa que puede llegar a producir hartazgo en los ciudadanos. Y mientras tanto, por supuesto, el puerto de Agaete sin hacerse.

¿Qué decir del puerto de Arguineguín, que de acuerdo con el Plan de Puertos aprobado por el Gobierno las obras se tenían que haber iniciado en el año 2003? Pues que sepan sus señorías que no existe ni proyecto ni obra ni nada de nada.

¿O el puerto de Corralejo, vital para la conexión con Playa Blanca, donde no se ha hecho nada tampoco? Ni siquiera en el de Playa Blanca, como antes dije. En dos puertos clave para conectar Fuerteventura y Lanzarote tampoco se ha ejecutado un solo euro por parte del Gobierno de Canarias.

¿Qué ocurre con la II fase del puerto de Vueltas en Valle Gran Rey? ¿Se ha aparcado porque hay que darle preferencia al nuevo puerto de Playa Santiago, dejando de construir algunas instalaciones clave, como son los atraques para los barcos tipo ferri?

Mi opinión, la opinión de mi grupo parlamentario, señor consejero, es que este Plan de Puertos ha tenido más sombras que luces, que no se ha actuado con la celeridad y la eficacia, y también con la objetividad, que se demandan en una Administración pública que defiende los intereses, ¡por igual!, de todos los canarios, y creo de verdad que usted debe corregir el rumbo.

Mire, yo sé que usted llegó a este departamento como quien dice el otro día, a la consejería, y desde luego no le voy a hacer a usted responsable de este desaguisado. El responsable es el Gobierno en su conjunto en todas sus facetas, en toda su historia, pero hoy es usted el que lo representa y le reclamamos, mi grupo parlamentario le reclama, que reconduzca el Plan de Puertos de Canarias o que traiga un Plan de Puertos nuevo a este Parlamento para discutirlo y aprobarlo y que actualice los datos y las inversiones.

Y finalizo, señor consejero, con otra cuestión, que, si bien no tiene una referencia directa con el Plan de Puertos, sí afecta a la función y a la gestión de los puertos de Canarias. ¿Ha realizado su Gobierno alguna gestión con los cabildos insulares para culminar la transferencia de competencias de los puertos deportivos y los diques de abrigo y de refugio pesqueros a los cabildos insulares, tal y como la Ley de Cabildos establece, que es una competencia de los cabildos insulares? ¿Se ha hecho algo por parte de Gobierno de Canarias para eso?, porque estoy convencido de que los cabildos insulares recibirán con los brazos abiertos esta gestión de los puertos deportivos y de refugio.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el señor consejero.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente. Señorías.

Yo quiero pensar, señoría, que usted hace un ejercicio de control al Gobierno, ¿no?, de control a este Gobierno, no a los gobiernos pasados, a quienes yo respeto las decisiones que se hayan tomado porque no habrán sido fáciles. Cuando se proyecta un puerto, hay multitud de problemas para poderlo llevar a cabo. Uno de ellos es, desde luego, el económico. En algunos casos la inversión es exageradamente grande y, consecuentemente, difícil de acometer. Pero en muchísimos de los casos hay graves problemas: porque se trata de zonas de especial protección, porque hay problemas ambientales o de planeamiento, porque la Dirección General de Costas no coincide en sus planteamientos -por cierto, la mayoría de las veces con una exorbitancia y hasta excediéndose de lo que es su propia competencia, poniendo determinadas trabas, determinadas pegas, como ha pasado ahora con el puerto del Puerto de la Cruz, con el proyecto del Puerto de la Cruz-. Es decir, hay infinidad de razones por las cuales unos puertos salen antes que otros.

Lo que es verdad es que durante estos diez años, en honor a la verdad, se han hecho muchísimas obras de puertos, aunque nos hubiese gustado que se hicieran muchísimas más, y la prueba de ello es la cantidad del tráfico de pasajeros que pasan por los puertos de la comunidad autónoma, que son muchísimos, y se pueden utilizar con bastante operatividad.

Usted ha señalado aquí su disgusto por el puerto de Agaete. Efectivamente, el puerto de Agaete es un puerto sumamente importante, porque es la conexión de Gran Canaria con Tenerife, como lo es la variante de Bañaderos, por cierto, paralizada durante muchos años, pese al gran esfuerzo administrativo que se ha hecho para poderla desatascar. Pero el puerto está operativo, señoría, en el puerto se han ido haciendo inversiones. Se ha actualizado su operatividad y el puerto funciona. Otra cosa es que, efectivamente, existe un proyecto en tramitación, en estos momentos en declaración de impacto ambiental, cuyo presupuesto es de 70 millones de euros. Evidentemente no es fácil acometer ese proyecto y habrá que acudir a concesiones, de parte de las marinas, etcétera, para poder habilitarlo.

Pero, señorías, dije desde el primer momento, cuando comparecí en este Parlamento para decir cuáles eran las líneas del departamento, que había que, efectivamente, hacer una política de impulso importante a la red de puertos canarios, y ese impulso necesitaba una distinta concepción de la herramienta, y la herramienta venía clara en la Ley de Puertos: el ente público de Puertos y el Plan de Puertos.

El Plan de Puertos realmente no es tan importante tenerlo o no tenerlo, porque la realidad es que el Plan de Puertos iba a concluir con que los puertos que existen hoy en los lugares donde están hoy van a ser, con alguna variante o no, van a ser los puertos necesarios para su ampliación, y de casi todos, de casi todos se tiene proyecto. Por tanto, en lo que nos tenemos que centrar es en ejecutar los proyectos. Para ejecutar los proyectos, el ente público de Puertos creemos que es una buena herramienta, precisamente, señorías, para dar tranquilidad y para elegir las mejores inversiones en función de la objetividad: en función del resultado económico, en función de la necesidad de transporte de pasajeros y de mercancías y en función también de la necesidad del ocio marítimo. Y en función de eso los recursos públicos irán dirigidos a un tipo de puertos o a otros y lógicamente priorizando la inversión pública más en los nodos de comunicación, los que sean nodos de comunicación, y permitiendo que aquellos que son para ocio marítimo, que son más atractivos para la iniciativa privada, puedan ser concesionados a la iniciativa privada.

En eso estamos trabajando, señorías; estamos trabajando en terminar las declaraciones de impacto de los proyectos para que puedan estar con la adscripción del dominio público adecuado por Costas para poder funcionar. Que le advierto, que le vuelvo a repetir que es toda una odisea. Es tedioso tener, finalmente, esa adscripción del dominio público marítimo-terrestre. Vamos a ver si ahora, bueno, nos hacen caso y realmente se produce la transferencia de la gestión en materia de Costas a la comunidad autónoma para que sea mucho más fácil poder ejecutar los puertos y, efectivamente, nos pondremos manos a la obra.

El ente público va a garantizar la pluralidad en la toma de decisiones. Va a posibilitar que los cabildos insulares... -que están incorporados en el ente, todos los siete cabildos insulares están en el ente-, y, por tanto, se pueda hacer una política mucho más global en materia de puertos, sin necesidad de ejecutar aquello que los cabildos no han tenido ningún interés en ejecutar, que es la posibilidad que les da de gestionar los puertos deportivos a los cabildos insulares que lo soliciten, que lo dice la Ley de Cabildos. Pero la Ley de Cabildos es anterior a la Ley de Puertos, que hace un esquema mixto donde se les da entrada precisamente a los cabildos para tener esa unidad de gestión de la red de puertos. Porque también los puertos deportivos deben formar una red, señoría, usted sabe que hay un gran dinamismo económico, sobre todo en los concursos de pesca, etcétera, y en los traslados de las embarcaciones deportivas de unas islas a las otras, y eso dinamiza también la economía.

Señorías, efectivamente, la red de puertos de Canarias no puede ser acometida exclusivamente con la inversión de la comunidad autónoma. Insisto, tiene que haber una aportación de la comunidad autónoma pero también una aportación de la inversión privada y una aportación de la inversión del Estado, señoría. Por eso le he solicitado a la señora ministra de Fomento que hagamos un convenio, al menos como objetivo de legislatura, que nos permita contar con determinados recursos, lógicamente dentro de ese objetivo de que en Canarias las infraestructuras, los gastos o las inversiones en infraestructuras se equiparen al resto de la Península, y, comoquiera que nuestra singularidad es que estamos rodeados de mar por todos lados, parece lógico y obvio que debe haber un plan de puertos de la comunidad autónoma que también sea cofinanciado por el Estado. La ministra, lógicamente en estos momentos de grave crisis económica y de muchos problemas presupuestarios, bueno, pues, hay una gran dificultad para hacer eso, pero evidentemente quedó en estudiarlo y dar una respuesta.

Por último, decirles, en relación con el Puerto de Playa Blanca, sabe usted, señoría, que el puerto de Playa Blanca, la principal dificultad que ha estado no ha sido precisamente no tenerlo previsto, no ha sido no tener voluntad de ejecutarlo, sino ha sido que en la isla se pongan de acuerdo en qué tipo de puerto quieren, y ahora precisamente estoy en esa tarea, en tratar de tener un consenso con autoridades locales de Lanzarote para poder ejecutar el puerto de Playa Blanca. Que sí ciertamente es necesario, es el más prioritario en estos momentos, diría yo, para garantizar la operatividad, la seguridad y lógicamente la funcionalidad del puerto, porque el puerto de Corralejo lo tiene en estos momentos garantizado, se mejorará con la ampliación prevista para las zonas deportivas, pero lo tiene garantizado. Y el de Agaete, el otro también, la otra inversión prioritaria desde esa perspectiva, insisto, tiene una mayor operatividad, tiene una infraestructura más completa.

Por tanto, no solo el Gobierno del momento correspondiente habrá tenido responsabilidad en el retraso de las inversiones de Playa Blanca. Insisto, señoría, usted conoce muy bien la problemática de allí y a día de hoy todavía no hay un consenso sobre qué puerto, qué tipo de puerto, se quiere para esa zona. Yo espero conseguirlo pronto y espero que las discusiones estas las tengamos en el ente público de Puertos y adoptemos unas decisiones colegiadas, precisamente para que, desde esa pluralidad en la decisión, tengamos la mejor opción posible en la red de puertos canarios, que, insisto, como he comentado antes, es uno de los elementos más importantes de cohesión de nuestra tierra y también de nuestra economía. En consecuencia, esa será una tarea que tomaremos con mucha ilusión en los próximos meses.

Muchas gracias, señor presidente. Muchas gracias, señorías.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor consejero.

Con esta comparecencia termina el Pleno. Buenas noches y mañana a las nueve y media, en punto.

Se levanta la sesión.

(Se suspende la sesión a las veinte horas y veinte minutos.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0212 Sobre seguimiento del Plan de Puertos de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico