Diario de Sesiones 21/2012, de fecha 7/2/2012
Punto 8

· 8L/PO/P-0199 Pregunta de la señora diputada doña María del Mar Julios Reyes, del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre reclamación al Gobierno de España de un modelo más justo de financiación autonómica, dirigida al señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad.

El señor presidente: Siguiente pregunta, de la señora diputada doña María del Mar Julios Reyes, del Grupo Nacionalista Canario, dirigida al señor consejero de Economía y Hacienda.

Doña María del Mar.

La señora Julios Reyes (Desde su escaño): Muchas gracias.

Señoría, ¿tiene previsto reclamar al Gobierno de España un modelo más justo de financiación autonómica que evite que los ciudadanos canarios reciban del Estado unos 316 euros menos que la media de la población española?

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar.

Señor consejero de Economía y Hacienda, señor González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz) (Desde su escaño): Señor presidente, señorías, buenos días.

El Gobierno de Canarias ha solicitado al Gobierno de España la revisión del actual sistema de financiación de las comunidades autónomas, cumpliendo así un mandato de este Parlamento, y lo ha hecho en la primera reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, convocado recientemente por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. En ese encuentro hemos expresado los efectos perversos que está teniendo este sistema para Canarias, hasta el punto de convertirnos en la comunidad autónoma peor financiada de España. Una situación que puede cifrarse en una pérdida de ingresos de unos 600 millones de euros al año. Esta petición de la revisión del sistema ha sido secundada por otras autonomías, al entender que el sistema no estaba cumpliendo uno de los objetivos fundamentales para los que fue creado en el año 2009, y no era otro ese objetivo que el de acercar las diferencias existentes entre los distintos territorios.

Como consecuencia de esa petición, el ministerio se ha comprometido a la constitución de la comisión para elaborar los efectos de la actual financiación. Estamos a la espera de la creación de la misma y de incorporarnos a sus trabajos, ya que además hemos solicitado expresamente participar en la misma.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero.

Doña María del Mar.

La señora Julios Reyes (Desde su escaño): Gracias.

En efecto, el sistema es tremendamente injusto para Canarias, el dejar de ingresar esos 600 millones cada año. El actual sistema data del 2009. No ha resuelto los problemas. Como tampoco lo hizo el del 2002, en la época del señor Aznar. En aquel entonces se logró, solo por un año, estar en la media de la financiación estatal. Después el no reconocimiento del crecimiento de la población nos ha perjudicado enormemente.

Los nacionalistas siempre hemos puesto encima de la mesa de los diferentes gobiernos, del PP o del PSOE, este problema pero nunca se ha resuelto. La financiación, por ejemplo, del País Vasco o de Navarra, es diferente el modelo de financiación que tienen, porque se justifica por sus raíces históricas. Nosotros también queremos que se nos reconozcan las nuestras, pero sobre todo nuestra diferente realidad. No podemos seguir esperando a un modelo de conveniencia de turno, en el que todas las comunidades autónomas sean corresponsables con Canarias. Esa corresponsabilidad le corresponde al Estado, que tiene que asumir un modelo específico para Canarias, al igual que lo asumió en su momento la Unión Europea. La situación que se vive en Canarias es de emergencia y la financiación autonómica es básica para los servicios esenciales: sanidad, educación, servicios sociales.

El actual Gobierno de España ha planteado una ley de controlar los Presupuestos de los autonomías, y no es Canarias el problema, porque siempre hemos cumplido con los escenarios de estabilidad presupuestaria. Pero también es responsabilidad del Gobierno de Canarias garantizar un reparto justo para todos los ciudadanos.

Señorías, no podemos permitir más recortes del Estado para con Canarias, no podemos permitirlo, porque perjudica directamente a los servicios públicos esenciales y directamente a los ciudadanos que menos tienen. Tenemos que reivindicar un sistema de financiación específico que dé respuesta a nuestras necesidades, a las de nuestros ciudadanos, porque la historia ha demostrado que ninguno de los sistemas actuales ha sido capaz de tan siquiera poner a Canarias en la media de la financiación que tiene el resto del Estado.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar.

Señor consejero, don Javier González.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz) (Desde su escaño): Señor presidente. Señora diputada.

Está claro que la rectificación del sistema de financiación debería ser una prioridad urgente para el Gobierno, dado que los desequilibrios entre las comunidades autónomas aumentan a una velocidad vertiginosa, provocando con ello que no se cumpla el mandato constitucional sobre la necesaria cohesión territorial. Y, por tanto, hay una gran tarea que desarrollar, sobre todo porque no debemos olvidarnos de que el sistema de financiación a lo que viene es a sufragar el coste de los servicios públicos esenciales -estamos hablando de la sanidad, de la educación y de los servicios sociales- y, por tanto, deben ser cubiertos en igualdad de condiciones en todo el territorio estatal. Esa es, por tanto, una labor fundamental de cohesión territorial. Y nuestra preocupación parte porque esto no está ocurriendo en las islas. Es verdad que gracias al esfuerzo del Gobierno de Canarias, gracias al esfuerzo de las instituciones, estamos cumpliendo con los objetivos de estabilidad, pero eso a costa de detraer partidas de otras políticas para destinarlas al sostenimiento de los servicios públicos esenciales. Dado que contamos con una mayoría absoluta, unanimidad, en esta Cámara para defender esta propuesta en el seno del Gobierno del Estado, estoy seguro de que ahí coincidiremos todos los grupos parlamentarios en esa tarea.

Nada más. Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Javier, señor consejero.