Diario de Sesiones 23/2012, de fecha 14/2/2012 - Punto 27

· 8L/C-0264 Comparecencia del Gobierno, a petición propia, sobre los trabajos que se están llevando a cabo para la reforma del Régimen Económico y Fiscal.

El señor presidente: Comparecencia del Gobierno, a petición propia, sobre los trabajos que se están llevando a cabo para la reforma del Régimen Económico y Fiscal de Canarias.

Señor consejero de Economía y Hacienda, don Javier González Ortiz, tiene la palabra.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Presidente, señorías. Buenas tardes a todas y a todos.

Canarias inicia un periodo clave para su futuro con la negociación de dos grandes asuntos que marcarán el desarrollo económico y social de las islas. Por una parte, la renovación del Régimen Económico y Fiscal para el periodo 2014-2020 y, por otra, nuestro encaje comunitario en la Unión Europea, también para esos años. Se trata de cuestiones que precisan de una posición única y sólida por parte de todos. Debemos lograr una voz unánime de grupos parlamentarios y agentes económicos y sociales que nos permita desarrollar una negociación ambiciosa, en definitiva, que nos lleve a alcanzar grandes objetivos.

El Gobierno de Canarias ha realizado ya un largo recorrido para lograr fijar una posición en la estrategia renovada de Europa, sobre la que el Gobierno de Canarias dará cuenta en una siguiente comunicación a este Parlamento.

En cuanto al REF, hemos iniciado los trabajos para su renovación con el propósito de alcanzar un amplio consenso autonómico y estatal que permita dotar a las islas de un conjunto de incentivos económicos y fiscales vitales para nuestro desarrollo. Se trata de una propuesta que estará condicionada por factores relacionados con el marco europeo. El más importante de todos se refiere a las directrices comunitarias, ya que limitan todas aquellas medidas económicas o fiscales que puedan ser conceptuadas como ayudas de Estado. Es el caso del AIEM o la RIC, por poner algunos ejemplos.

Por tanto, es necesario, debido a la exigencia de la negociación comunitaria durante el ejercicio 2013, que antes de que finalice este 2012 se haya alcanzado un pacto en Canarias y con el Estado sobre el contenido del REF. Para lograrlo, el Gobierno de Canarias ha iniciado un debate con los agentes económicos y sociales y los ciudadanos. Como primera actuación, hemos elaborado una encuesta que nos permita conocer, además de sus inquietudes y propuestas, las particularidades de cada uno de los ámbitos de actuación. Estas consultas darán paso a la elaboración de un documento de bases que será puesto a disposición de los grupos políticos y su posterior traslado a este Parlamento a finales del primer semestre de este año.

La segunda fase se centrará en la negociación con el Gobierno de España, que será quien formalice -no nos olvidemos- la petición a Bruselas a finales del año en curso.

El siguiente periodo, cuyo límite es el 31 de diciembre de 2013, vendrá marcado por el proceso de debate y discusión con la propia Dirección General de la Competencia de la Comisión Europea para que autorice las ayudas de Estado que comportarían algunos de los incentivos del REF.

Por último, se desarrollará una cuarta fase interna en el Estado español para habilitar la decisión comunitaria a la ley estatal, lo que implicará un obligado trámite parlamentario en el Congreso de los Diputados para la modificación de varias de sus leyes y, por supuesto, la ratificación, en su caso, de las mismas por este Parlamento.

Volviendo a la primera fase, donde nos encontramos, el Gobierno de Canarias pretende concluir, antes de que finalice este semestre, un acuerdo de naturaleza política que fije la hoja de ruta del REF. Este marco deberá contener las grandes líneas de trabajo para la negociación con el Estado y la Unión Europea.

A la espera de las opiniones que aportarán ciudadanos y agentes económicos y sociales hasta finales del próximo mes de marzo, el Gobierno de Canarias cree que las propuestas sobre el proceso de renovación del REF debieran cumplir con varias premisas sobre las que parece existir un principio de consenso.

Nuestro objetivo será doble. El primero de ellos es el de conservar el grueso de las medidas económicas y fiscales, que se han mostrado útiles, impulsando su adaptación y mejora. El segundo es la adopción de nuevas medidas, fundamentalmente las enfocadas a la creación de empleo y a la atención de las necesidades de las micropymes canarias. Son nuestras Pymes las claves para lograr un REF útil y efectivo para el futuro de Canarias, sin perder de vista -claro está- la potencia inversora de nuestras medianas y grandes empresas.

La primera de las premisas con las que trabajamos es el respeto absoluto al marco normativo comunitario, con especial atención al contenido de las mencionadas directrices de ayudas de Estado con finalidad regional.

La segunda es la mejora de la seguridad jurídica global del paquete de incentivos fiscales, así como la reducción de la actual conflictividad interpretativa.

La tercera premisa, de suma importancia, es que las medidas de naturaleza económica, financiera y fiscal deben tener como prioridad el estímulo de la inversión y la creación de empleo. Sobre este contexto, trabajaríamos en las siguientes líneas. Como cuestión prioritaria, debemos reforzar el impulso a la creación de empleo en el contexto de los incentivos fiscales del REF. Asimismo, trataremos de fijar un marco legal presupuestario para lograr empleo estable y cualificado, con especial atención sobre la población con mayores problemas de inserción laboral. Además debemos potenciar, en el marco de las relaciones Canarias-Estado, la creación de financiación específica destinada al sector sanitario, al educativo y al desarrollo de infraestructuras. Con ello se pretenden fijar determinadas partidas presupuestarias con base legal y realmente efectivas de cara a los procesos anuales de negociación. Entendemos que nuestra propuesta tendría que mejorar la flexibilidad de los incentivos fiscales para que puedan adaptarse mejor a la inversión privada o a la público-privada. Su finalidad es evitar que la norma fiscal influya indebidamente sobre la configuración de la inversión, que debe atender exclusivamente a razones de mercado y rentabilidad. Otro de los parámetros se refiere a la necesaria consolidación de los incentivos destinados a potenciar y defender el futuro de nuestro sector industrial. También, como línea de estímulo a la inversión y al empleo, tenemos que implementar medidas que propicien la internacionalización y la diversificación de nuestra economía.

Volviendo a las premisas, la cuarta es lograr una efectiva adaptación a las necesidades de las micropymes canarias, que hoy por hoy tienen muy limitado el acceso a los beneficios fiscales.

La quinta, y última premisa básica, debería girar en torno al impulso y mejora de las medidas económicas sectoriales, tanto regulatorias como no regulatorias.

En relación a otros asuntos también de gran importancia, destaca la conectividad y el transporte, avanzando en el fomento de la competencia, tanto de pasajeros como de mercancías, teniendo en cuenta las obligaciones de servicio público y la puesta en marcha efectiva de la quinta libertad. En este ámbito, debemos actualizar el marco legal de fijación de las actuales bonificaciones, tanto en el transporte de pasajeros residentes como de mercancías, así como flexibilizar la fijación de los costes generales del transporte para que pueda adaptarse mejor a la promoción turística. Me refiero sobre todo a la apertura de nuevas rutas y mercados emergentes.

En cuanto a la energía y el agua, se debería consolidar un sistema de compensación que garantice la moderación de sus precios, además de flexibilizar la oferta energética.

Sobre las telecomunicaciones, se pretende estimular la competencia entre operadoras y fomentar la calidad de nuestras infraestructuras, sin que su sobrecoste suponga una subida de precios.

En materia turística, pretendemos incidir en medidas que repercutan en la creación de empleo a través de planes efectivos para la financiación de infraestructuras y modernización de la planta alojativa.

En relación a la sanidad, el nuevo REF debería dar respuesta a los actuales sobrecostes, estableciendo medidas financieras y presupuestarias especialmente diseñadas para Canarias, dado el continuo descenso de ingresos procedentes del sistema de financiación. Y es aquí donde también debemos establecer mecanismos sobre la doble insularidad con el fin de paliar los inconvenientes específicos derivados de los sobrecostes que supone el desarrollo de actividades empresariales en las islas no capitalinas.

En cuanto a la internacionalización de las empresas, el Gobierno de Canarias lleva ya tiempo trabajando en su promoción, pero creemos que es necesario un impulso legislativo decidido en esta materia. Sobre este aspecto, nos interesa reforzar el papel de Canarias como plataforma de negocios hacia el África occidental, promoviendo medidas de apoyo al transporte de Canarias con ese continente, además de impulsar la quinta libertad para...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto, señor consejero.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, presidente.

Decirles que además necesitamos implementar medidas que permitiesen posicionar a Canarias como un hub aéreo con África occidental.

En resumen, en la próxima renovación del REF trataremos de abordar múltiples aspectos que afectan de manera decidida al desarrollo económico y social del archipiélago. Y en este proceso la intención del Gobierno es alcanzar, después del necesario debate, un amplio consenso entre los agentes económicos y sociales y los grupos políticos de este Parlamento.

Señorías, esta creo que es la tarea más importante y decisiva que tenemos durante los próximos años. Del éxito de nuestras propuestas dependerá una parte importante de nuestro futuro. Estoy seguro de que, una vez más, este Parlamento dará muestras de responsabilidad y estará a la altura de las demandas de los ciudadanos. Trabajemos juntos, entre todos, para abordar este objetivo.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Javier González.

Por el Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente. Señorías, muy buenas tardes.

La primera consideración es que me parece bien que el Gobierno haya comparecido ante este Parlamento para un asunto tan relevante, entre otras cuestiones porque el grupo que represento había tomado la iniciativa para que este Parlamento tuviera el protagonismo que le corresponde y habíamos reclamado a la Mesa de este Parlamento justamente una comisión de trabajo que permita, a quien representa la soberanía popular y tendrá, al menos en términos formales, la última palabra, el protagonismo que le corresponde al Parlamento. Aunque el procedimiento no es el que a mí me gustaría, me parece bien que aquí discutamos de este tema, aunque sea esta la fórmula. Aunque el señor consejero no ha dicho cuál va a ser el método, el instrumento, con el que el Gobierno se va a relacionar con los grupos parlamentarios para definir los contenidos estratégicos de la convalidación del nuevo REF en el nuevo periodo legislativo de la comunidad. Y sería muy importante que aclarara qué idea tiene el Gobierno de cómo se relaciona este Parlamento en relación a este importante tema en este momento tan crucial. Por lo tanto, reclamo participación, protagonismo, peso específico, en la discusión de los contenidos del REF por parte de esta Cámara, que es quien representa a todos los canarios de todas las opciones.

No sé yo, aunque no me inquieta demasiado si el trabajo está hecho, aunque no lo aparente, si andamos un poco tarde. Yo creo que es fundamental generar espacios de consenso, con empresarios, con sindicatos, con la opinión pública, con otros ámbitos institucionales y de manera relevante por parte de este Parlamento, para que la posición que al final se defina por parte de Canarias en esta materia sea una posición de amplio consenso que nos permita, con la mayor fuerza posible, negociar con el Gobierno del Estado español, para que este a su vez defienda los intereses de Canarias en el proceso de participación que tiene el Gobierno de España en la Unión Europea.

Primera consideración, señor consejero. Cuando uno ha disfrutado de medidas económicas y fiscales que en Derecho nos corresponden durante un periodo, me parece que la primera condición es evaluar el impacto que han tenido esas ventajas económicas y fiscales en nuestra tierra. Yo echo de menos análisis evaluatorios de qué han significado los incumplimientos de aspectos relevantes de nuestro régimen económico por parte de los poderes del Estado, el daño que ha hecho que no se cumplan algunos de sus preceptos. Uno, el más conocido seguramente, las inversiones del Estado en Canarias en materia de infraestructuras de interés general. Yo creo que necesitamos evaluar qué ha significado para la economía canaria el incumplimiento de algunos de los preceptos de las leyes del REF, concretamente en materia económica. También debiéramos evaluar el impacto positivo que tienen algunas de las medidas de las que en materia económica hemos podido disfrutar: en materia de ayudas al transporte de mercancías, de pasajeros, de tasas, de supuestos créditos para las Pymes, etcétera, etcétera.

Por lo tanto, reclamamos que el Gobierno nos presente un informe, un balance de qué ha acontecido en estos años con estas medidas y cuál ha sido el impacto en la economía canaria. Y de manera especial en los aspectos fiscales, porque debemos ser conscientes de que la Unión Europea no atraviesa por su mejor momento. Yo creo que estamos ante una crisis severa del futuro de la Unión Europea, pero si algo prevalece en el discurso dominante es todo lo referente a la armonización fiscal, que más tarde o más temprano se irá imponiendo, de forma que las especificidades, los hechos diferenciales, serán cada vez más difíciles de colocar en una Unión que camina por la senda de la homogeneización en esta materia. Y me parece también muy importante, por lo tanto, que nosotros hagamos un balance de qué ha significado el artículo 25 de la Ley del REF, qué ha representado el artículo 26 en nuestro sector industrial, cuál ha sido el impacto de la Reserva de Inversiones en el crecimiento de la economía y en el empleo. Existen métodos para aproximar y medir estas cuestiones. Sería muy importante que conozcamos -y aunque yo conozco algún informe- el impacto que la Zona Especial Canaria ha generado en el empleo, etcétera, digo, pues algún informe reciente que lo aporte.

De manera, señor consejero, que creo que en este proceso de actualización, de renovación de los contenidos del REF para el próximo periodo legislativo de la Unión Europea, el balance, la evaluación de los aspectos económicos y fiscales me parece que es un instrumento básico, elemental, porque legitima la reclamación de la continuidad de ambos aspectos, tanto de los aspectos económicos como fiscales.

A mí me parece que, en cuanto a los aspectos económicos, con la experiencia que yo pueda tener y el conocimiento que he podido acumular, hay que defenderlos. En todo caso, lo que hay que reclamar es que se cumplan. Yo diría que en materia económica no se trataría tanto -y si hay alguna idea novedosa, pues, perfecto- de incorporar nuevas cosas sino de que se cumpla el REF en sus aspectos económicos, que se han incumplido, desde las inversiones o, por ejemplo, las bonificaciones o las ayudas a la desalación de agua o las ayudas al transporte de mercancías. Se han aumentado los porcentajes de participación, pero, como esto depende de lo presupuestado, lo presupuestado disminuye, la demanda aumenta y toca a menos por beneficiario, de forma que, por ejemplo, hemos retrocedido en las ayudas que el Estado pone al servicio del transporte de mercancías en términos absolutos y, por lo tanto, en el reparto. Y hemos disminuido también la aportación de los Presupuestos Generales del Estado a un elemento básico de nuestra comunidad, que es la desalación de agua, que se hace hoy con menos recursos que hace unos años.

Por lo tanto, en materia de aspectos económicos del REF me parece que lo primero es que cumpla, quien mande en España, con esta comunidad y con las leyes que hemos aprobado.

Y en materia de los beneficios, de las bonificaciones, de los incentivos fiscales, del diferencial fiscal...; que, por cierto, disminuyen, porque la inmensa mayoría de los instrumentos de incentivos fiscales que tiene nuestro REF están pensados para cuando la economía crece pero no para cuando la economía se estanca o retrocede. De forma que habría que hacer una reflexión, al menos teórica, para ver qué podemos hacer con el diferencial fiscal, con esos incentivos, para que sirva en época de estancamiento o recesión económica y apunto alguna idea para que, en el proceso que establezcamos de participación de este Parlamento, la podamos evaluar. A mí me parece que lo más relevante que tiene esta comunidad como problema, no ahora sino durante mucho tiempo, es el desempleo, las tasas de desempleo. Pues a lo mejor habría que llevar una parte del diferencial fiscal, de los incentivos del REF a proteger las empresas que tenemos, a proteger el empleo que tenemos y a fomentar nuevo empleo, y a lo mejor un mecanismo útil es trasladar una parte de ese diferencial fiscal, por ejemplo, a abaratar las cotizaciones sociales, la Seguridad Social. Lo que en el Registro especial de Buques se hace, una bonificación muy amplia por parte de la Administración del Estado, algo parecido en materia de incentivar, de proteger, de ayudar al empleo.

Lo que no le he escuchado yo al Gobierno son ideas. El Parlamento tiene que estar en las claves de este proceso y tiene que alimentarlo, favorecerlo y perfeccionarlo, pero el liderazgo tiene que ser del Gobierno. No le he escuchado al señor consejero, además de asuntos de orden general -de la internacionalización, de que esto debe favorecer el empleo, etcétera, etcétera-, son aspectos muy generales, pero qué cosas concretas tiene ideadas el Gobierno para que el REF se convierta en un instrumento que nos ayude a salir del desastre en que nos encontramos: ¡31% de la población activa desempleada y creciendo! Yo lo que reclamo del Gobierno es un poco más de liderazgo, un poco más de propuestas, un poco más de concreción, y, si no, pues, que nos dé el paso también a este Parlamento, a ver si aquí somos capaces de apuntar ideas, propuestas concretas, que ayuden en este difícil momento a que ese instrumento, que es nuestro Régimen Económico y Fiscal, se convierta en un aliado para salir de la peor crisis de nuestra historia.

Y en ese sentido apunto -y acabo- las dos ideas esenciales. Los aspectos económicos del REF se deben cumplir a rajatabla, siempre, pero ahora más que nunca, y existe un notable incumplimiento, yo diría que un retroceso, en términos cuantitativos, de las aportaciones de algunas políticas económicas del REF, porque han ido disminuyendo su peso en los Presupuestos del Estado. Y en relación a los incentivos fiscales, defendamos el arbitrio a la importación, porque creo que protege nuestras industrias, defendamos, pues, la deducción de inversiones... No lo sé. Lo que digo es que o nosotros trasladamos, trasladamos a la crisis económica este instrumento o puede que sea neutro sobre el problema que tenemos, y es que esta sociedad se desangra, se quiebra, con el 31% de desempleo y empeorando.

Y como me queda un minuto que benévolamente siempre me otorga el señor presidente, voy a esperar a que se consuma...

El señor presidente: Sí, lo tiene, lo tiene, don Román.

El señor Rodríguez Rodríguez: ...para decirles que si fuera poco lo que tenemos, he de decir que la reforma laboral del pasado fin de semana que, como mínimo en época de recesión, va a ser un incentivo para la pérdida de empleo. No les quepa la menor duda y es una desgracia. Esta reforma laboral, en los términos que se han precisado en el real decreto-ley, abarata y facilita el despido. Y pudiera ser que no fuera así en un momento de crecimiento económico, pero en un momento de recesión... Lo veremos, el tiempo es absolutamente implacable, ¿no?, lo veremos. Hemos visto algunas cosas que decían ustedes y luego han hecho las contrarias. Yo creo que mal asunto también en este contexto de retroceso de la economía con esa reforma laboral.

Por tanto, señor consejero, le pido que nos diga una propuesta concreta para el trabajo con este Parlamento y que nos dé alguna idea concreta sobre cómo aliamos el REF a la crisis.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

El Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Manuel Marcos Pérez Hernández.

El señor Pérez Hernández: Gracias, señor presidente. Señorías. Señor consejero.

Nos parece oportuna, sin duda, la comparecencia del Gobierno en esta Cámara para hablar de la modificación de nuestro Régimen Económico y Fiscal. Pero quisiera comenzar haciendo un mero repaso histórico, porque, sin duda, el conjunto de regulaciones y medidas económicas y fiscales propias de un territorio como el nuestro, con unas singularidades y especificidades como las que tenemos, pues, ha sido fruto del trabajo de muchas, muchas, generaciones para adaptar, sin duda, de forma permanente esas especificidades a una realidad que tenemos en Canarias. Y la realidad de hoy, señorías, sin duda, es una realidad preocupante: Canarias soporta en estos momentos unas tasas de desempleo que son ya insoportables y, por lo tanto, señor consejero, todo el conjunto de medidas que vayamos a poner en marcha y todas las modificaciones que hagamos tienen que ir ligadas, tienen que convertirse en el REF en la pieza clave para la creación de empleo.

Podemos, sin duda, afirmar que el REF actual ha contado de manera ininterrumpida con un marco institucional favorable a la dinamización económica del archipiélago y a la inserción, por lo tanto, en los circuitos económicos internacionales. Hemos disfrutado, por lo tanto, de una especificidad fiscal que ha ido aminorando las cargas tributarias a las rentas generadas en el archipiélago. Durante un breve lapso corto de tiempo fuimos igualados, entre los años 1820 y 1850. Tendría que llegar la Ley de Puertos Francos de 1852 para que ese régimen fiscal diferenciado tuviera otra vez carácter propio y se mantuviera así hasta 1940, en que fue suspendido de facto por el Gobierno, las autoridades franquistas. Y sería el año 72 en el que comenzaríamos con la actualización de un marco institucional propio para el archipiélago y con una nueva Ley de Régimen Económico y Fiscal. La llegada de la democracia, señorías, llevó, trajo consigo la promulgación también de modificaciones para su adaptación a esa realidad y varios apartados del REF tuvieron que modificarse y adecuarse en el año 91.

Y aquí me voy a parar un minuto, porque creo que es de justicia señalar el deseo que ya había manifestado un gran político y jurista canario, Antonio Carballo Cotanda, fallecido en 1977, cuando dijo que la definición de la especificidad fiscal como régimen venía a consolidar una terminología predemocrática, explicable en 1972 por el temor que producía su definición como estatuto por el vínculo histórico que desataría respecto al fallido estatuto de autonomía de Canarias de la República. Es una cuestión semántica, sin duda, pero tiene su fondo y, como dice el prestigioso economista canario en su último libro, José Carlos Francisco, creo que deberíamos darle fondo a eso que, sin duda, serviría -y podíamos hacerlo- en la modificación de nuestro, de lo que tiene que ser y de lo que es nuestro estatuto económico.

La realidad ha sido cambiante, sin duda, y a partir del año 94 se llevan a cabo nuevas actualizaciones del Régimen Económico y Fiscal canario, por las que se crean dos figuras que han sido muy importantes: la Reserva de Inversiones y la Zona Especial Canaria.

Nos gustaría también señalar aquí, señorías, que de las distintas investigaciones que se han hecho y que se han realizado recientemente se evalúan los efectos de todo este entramado normativo y, respecto al desarrollo económico del archipiélago, se desprende un conjunto de resultados positivos a nivel macroeconómico. Por lo tanto, el balance ha sido en general satisfactorio. Y también tenemos que señalar que ha sido satisfactorio en cuanto a los beneficios que ha supuesto también de cara a la renta real por habitante en el archipiélago y al impulso en el mercado de trabajo. Ha habido también resultados positivos gracias a la aplicación de esa figura en nuestro archipiélago.

Ahora bien, dada la actual situación económica, la crisis que nos afecta a todos, se ha demostrado que el REF no tiene los instrumentos suficientes para hacer posible que en Canarias esa crisis no nos haya afectado como nos ha estado afectando. De ahí que sea más importante si cabe la necesidad de abordar de manera rigurosa y profunda la actual reforma del Régimen Económico y Fiscal de las islas. Y para ello, y como nos jugamos mucho, el punto de partida tiene que ser la existencia de un profundo debate, con los distintos instrumentos que van a posibilitar avanzar hacia otro modelo económico generador de empleo. Es vital, por tanto, que los agentes sociales participen en este debate y somos conscientes de que el Gobierno ha iniciado una consulta que nos parece positiva y que va, por lo tanto, en la buena dirección.

Es cierto que la reforma de nuestro REF tiene su anclaje en un marco jurídico estatal y europeo que establece ciertas limitaciones, ciertas líneas rojas -ya lo señalaba usted antes-: las directrices comunitarias sobre ayudas de Estado de finalidad regional, que actualmente se encuentran en fase de revisión y en cuyo proceso el propio Gobierno está participando de manera activa. A ello hay que añadirle, sin duda, la existencia de algunas medidas y problemas de inseguridad jurídica que tenemos que resolver para garantizar y consolidar un entorno más estable. A pesar de ciertas restricciones, yo creo que el margen que se nos deja es un margen positivo y debemos, por lo tanto, orientarlo a la consecución de nuestros objetivos como región. Y, por lo tanto, no debemos desaprovechar la ocasión para realizar todas aquellas modificaciones que permitan relanzar nuestro modelo económico y, por tanto, adaptarlo a las necesidades sociales. Tenemos, por tanto, que ser valientes a la hora de poner en marcha instrumentos con carácter proactivo que promuevan la modernización de nuestras empresas y su adaptación al cambio, que permitan orientar la inversión hacia mejoras en los sectores ya consolidados. Me estoy refiriendo, señor consejero y señorías, a iniciativas empresariales en áreas de actividad que entendemos que son puntas de lanza dentro de nuestro modelo de desarrollo. ¿Cuántas veces hemos hablado en este Parlamento de la diversificación de nuestra economía? Lo deseable que sería, por lo tanto, promover las condiciones para que se generase tejido productivo y empleo en áreas en las que Canarias tiene, sin duda, evidentes ventajas. Me estoy refiriendo a las energías renovables, me estoy refiriendo al empleo directo e indirecto en torno al sector verde, me estoy refiriendo a nuestra mejora, a nuestra localización ideal como puente entre tres continentes.

No es, por tanto, la intención de mi grupo parlamentario entrar aquí en detalle en cada uno de los instrumentos y medidas que engloban el REF, pero sí nos gustaría hacer un par de puntualizaciones. La primera consideración, señorías, la condición principal a tener en cuenta -ya lo he dicho- tiene que ser la materialización de empleos directos e indirectos que dicha herramienta suponga y, por lo tanto, se deben priorizar las medidas con mayor alcance social que incentiven la creación de puestos de trabajo. Y para ello habrá que alcanzar acuerdos sobre cuál es la mejor manera de ligar directamente los incentivos con la lucha contra el desempleo.

Otro aspecto que también mencionó ya el señor consejero y con el que estamos totalmente de acuerdo se refiere a las consideraciones que parten de la realidad de nuestra estructura empresarial, en el que las Pymes y las micropymes acaparan un grueso importante de nuestra actividad. A pesar de ello, el uso de la RIC y otros beneficios fiscales ha sido limitado para estas pequeñas entidades. Entendemos, por tanto, que hay que hacer un esfuerzo para continuar adaptando todo el marco jurídico a las circunstancias de nuestras microempresas. No quiere eso decir que vayamos a despreciar las de mayor tamaño, pero lo cierto es que deben estar en primera fila en nuestra batalla contra el paro.

Y en lo que respecta también, señor consejero, a otras medidas de carácter económico y financiero, debemos continuar fortaleciendo las medidas que sirvan para incentivar, para compensar nuestro carácter de ultraperiferia, y ahí me refiero a medidas específicas que tenemos que seguir manteniendo por nuestra condición de región insular, que ha sido también recogida ya, sin duda, en el marco de la propia Unión Europea. Tenemos que poner, por lo tanto, en marcha las diferenciaciones que requiere que somos una región insular, con programas o planteamientos específicos para los sectores agrario, pesquero, comercial e industrial de las islas, y así deberá entenderse desde el Gobierno central, porque no es una cuestión baladí, señorías. Estamos en estos momentos en discusión de los marcos de apoyo a las energías renovables, están en estos momentos en discusión los programas de apoyo al empleo o los planes de inversión turística. Por lo tanto, esa singularidad que tenemos que tener reconocida es importante que la peleemos y la luchemos para conseguirla.

Creo, sinceramente, señor consejero, que nuestro grupo parlamentario entiende que este debate es de la máxima importancia, que debe, por tanto, llevarse a cabo en el seno y con el concierto de todos los agentes sociales y económicos. Contará usted, por tanto, con el Grupo Parlamentario Socialista para trabajar en esa línea, para conseguir sin duda dotarnos de un nuevo REF, dotarnos de un nuevo estatuto económico especial de Canarias, que a todas luces es la herramienta clave para el desarrollo económico y social de esta tierra.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Manuel Marcos.

Por el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, don José Miguel González.

El señor González Hernández: Gracias, señor presidente.

Una vez más, viene al Pleno del Parlamento de Canarias el REF. Cosa obvia: es fundamental para la vida en esta sociedad y el progreso.

Lo primero que tenemos que plantearnos es qué tipo de modificación queremos para el REF, ¿no?, en sus contenidos. Yo creo que el REF, ustedes saben, modernamente están dos leyes: la ley del 91 y la ley del 94. En la ley del 91 poquitas cosas se pueden tocar, en parte porque, como ustedes saben, fue una condición sine qua non para poder conseguir la ley del 94. Es decir, estableció un sistema fiscal sobre el valor añadido, y ahí solamente habría que intentar defender como fuera lo que fue en su época el APIM, que ahora es el AIEM, y poquito más, porque luego hay declaraciones de principios, son los artículos 95 y 96, de los que tanto se ha hablado aquí y que, por lo tanto, yo no voy a referirme.

Pero yo creo que en la ley del 94 yo creo que nunca ha sido considerado lo que realmente es, que es un planteamiento de desarrollo integral de Canarias, porque actúa sobre todos y cada uno de los sectores. Otra cosa, y como se ha dicho aquí, es que se hayan desarrollado los sectores o que se haya aplicado la ley, cosa que es bastante discutible. Por eso lo primero que yo planteo es que creo que debemos ir a la modificación de la ley del 94. No en vano han pasado, pues, diecisiete años desde su promulgación y hay cosas que en aquel momento era necesario decir y que hoy en día son obvias.

Es curioso, yo preparando esta comparecencia decía, "bueno, vamos a ver...", pero a mí me gusta mucho en las leyes ver cuáles son los objetivos o, si se quiere, la exposición de motivos de las leyes, que en cierto modo intentan expresar lo que luego se establece en los artículos. Y dice lo siguiente en la ley del 94: "contar con un bloque de incentivos destinados a compensar problemas de discontinuidad territorial y a promover actividades generadoras de empleo o que acrecienten la competitividad interior y exterior de las empresas canarias". Sigue siendo válido. "Reparar en áreas sensibles de atención, debido a las consecuencias estructurales que provocan las problemáticas de capítulos como los del transporte, el agua, la energía, las producciones y comercialización de productos agrarios de exportación y consumo, pesca, telecomunicaciones y, finalmente, proyectos de I+D que utilizan recursos endógenos y cualificaciones especiales". Sigue siendo un objetivo fundamental. "Configurar un sistema flexible en los objetivos de fomento y atención especial, pero sin dañar la consistencia de una hacienda local canaria", apoyada en el Poseican; y "propiciar una función eficaz y creciente de la economía canaria en el Atlántico, mejorando la renta de posición estratégica e incorporando el carácter de frontera sur de la Unión Europea". Yo me conformaría con que tuviéramos un texto, un texto legal, que desarrolle estos principios, porque son los fundamentales.

Ustedes recuerdan, todo el mundo habla siempre, cuando se habla del REF, del artículo 25, 26 y 27 y de la zona ZEC, pero es que eso son tres artículos o cuatro artículos, hay muchos más artículos en el REF. Empezamos por enunciar una serie de principios, principios básicos, porque hoy en día tenemos a nuestro favor el 349 del texto del funcionamiento de la Unión Europea y tenemos el artículo 138 de la Constitución. En aquella época no teníamos más que el 138. Hoy tenemos un apoyo básico a una serie de cosas, a una serie de principios. Es decir, necesitamos un tratamiento singular.

Si ustedes leen la tesis doctoral de Martín Orozco sobre el Régimen Económico y Fiscal de Canarias verán que en su enorme discusión llega a una conclusión, que podemos admitir o no pero que es bastante razonable, que es que el REF es una institución que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo -aquí se han hecho citas históricas sobre las que no voy a insistir-, pero que viene garantizado fundamentalmente por una fiscalidad diferencial menor que en el resto de España, y ese es un principio que enuncia la ley del 94.

Como enuncia también hoy en día algo que quizá fuera innecesario decirlo, que es que no se aplique en Canarias ningún monopolio de Estado o que haya libertad de importación y exportación, dentro de los marcos de los tratados internacionales de España.

Que incide después en analizar cuáles son los problemas estructurales de Canarias: los de accesibilidad. Entonces por ahí va, se dirige claramente a fomentar la libertad de comunicaciones, la posibilidad de utilizar barcos y aviones de toda densidad, a mejorar y declarar exento de fiscalidad todo lo que tiene que ver con las telecomunicaciones.

Pero también mira a la energía y al agua, y dice: "en Canarias hay que tener una ayuda especial para conseguir que el agua se consuma a precios razonables y que la energía en ningún caso sea más costosa que en el resto del territorio nacional". Cuando se habla de las subvenciones a la energía canaria, se olvida de que es un mandato legal, no es un simple acuerdo favorable de un gobierno a una comunidad, es cumplimiento de una norma que lo dice.

Como también se dice que se debe fomentar una evolución en las energías, fomentar las energías renovables, las instalaciones de ciclo combinado, y habla lo que hoy estamos diciendo.

Pero es que luego se enfrenta a los problemas, y dice, "bueno, ¿cuál es el primer problema que tienen las empresas?": las dificultades de financiación, y entonces enuncia la necesidad de que en Canarias mientras...; primero que las inversiones del Estado tienen que ser iguales a la media, declara de interés público las que van a las infraestructuras canarias. Piensen que la Constitución dice que son de interés del Estado las que afectan a varias comunidades autónomas y durante años se le negó a Canarias cualquier recurso posible dentro de las infraestructuras públicas -que luego sirvieron de base a los convenios-, porque no había ninguna norma que justificara que las infraestructuras canarias tuvieran interés general. Lo declara esta ley del 94. Como también dice que las inversiones deben ser iguales, por lo menos, a la media nacional.

Y luego se dirige a los problemas que tienen las empresas, y dice, "bueno, como la pequeña empresa va a tener dificultades de financiación, créese un fondo especial del ICO". Por cierto, el ICO ha sido revivido ahora con esa función para que las empresas canarias puedan acceder a unos créditos, a unos tipos reducidos, para poder... Mientras no se alcance el desarrollo igual a la media del Estado. Pues seguimos jugando en esta línea.

Luego vienen los incentivos fiscales. Y yo no digo que no haya que insistir en los incentivos fiscales, es posible. El artículo 25 ha evolucionado negativamente, pero no mucho; el artículo 26, una duda razonable. Es decir, los costes, lo que llaman economías de escala, en Canarias no hay posibilidad de tener grandes fábricas ni grandes producciones. Por lo tanto, algo tiene que favorecer al que aquí produce, porque si no está claro que en la competencia pura y dura desaparecen todas las empresas. Quizás no las agroalimentarias por la inmediatez del consumo.

Pero luego se dirige también, por ejemplo, a qué hacer con la agricultura, y dice, "¡hombre!, por qué, hágase...". Por ejemplo, en agricultura -y lo he dicho aquí no sé cuántas veces-, ¿por qué Canarias no trabaja en la agricultura de varias zonas áridas donde hay expertos y por qué no se convierte en una proyección al exterior?

Habla del lanzamiento de la economía hacia el exterior, habla de la necesidad de que se hagan -¡vaya descubrimiento!- los famosos consorcios para la renovación del tema turístico. Estaban previstos en el año 94 y no se han desarrollado.

Por lo tanto, yo creo, primero, me gustaría saber cuál es la posición del Gobierno. Yo creo que el Parlamento tiene que tomar participación muy activa en la formación de la voluntad y del contenido del REF. Y quiero también decir que creo que habría que hacer, y aquí se hizo ya un intento a finales de la legislatura pasada... Recuerdan que se envió, hubo un acuerdo donde se decía qué temas fundamentales no se habían desarrollado y se tenían que desarrollar, pero ahora yo creo que debemos incidir más. ¿Cómo se va a instrumentar la colaboración del Parlamento con el Gobierno para conseguir que el texto, si no el articulado, por lo menos los fundamentos del texto sean más o menos pactados? En esa negociación confusa, porque tiene que ser una negociación, tiene que oírse a todos los sectores económicos, tiene que discutirse con el Gobierno del Estado, el Gobierno del Estado tiene que negociar con Bruselas, y eso es un proceso complicado, porque no se hace ni al mismo nivel ni al mismo tiempo. Pero, de todas maneras, yo creo que el Parlamento de Canarias tiene que tener m ucho protagonismo, porque no se olviden ustedes de que el que protege al REF y el que lo puede aprobar y no aprobar, y nosotros entendemos con un voto obstativo negativo, que algún día habrá que reconocer, es este Parlamento. Es decir, no se podrá hacer una modificación del Régimen Económico-Fiscal sin que la mayoría de los dos tercios de este Parlamento la apruebe. Y eso será una cosa que tenemos que poner en el Estatuto cuando lo discutamos, porque indudablemente ahí está nuestra protección. Que además tiene un fundamento jurídico: tenemos el apoyo de Europa y tenemos el apoyo del artículo 138 de la Constitución.

Entonces, señorías, yo creo, primero, que debemos hacer un reajuste completo. Toda la serie de acuerdos que ha habido para modificar el artículo 25 y 26, que nos hemos reunido 17 veces, tal, que la Zona, hay que hacerlo completo, hay que estudiarlo completo y ver lo que es válido y lo que siendo válido hay que actualizarlo, aunque sea en el lenguaje, porque el tiempo no transcurre en vano.

Y, desde luego, al final defender el REF como lo que es: no solo un plan de desarrollo sino un estatuto económico de esta comunidad. Que además tiene fundamentos históricos, pero sobre todo tiene fundamentos reales. La situación de Canarias en el momento actual, con el paro que tenemos, con las dificultades para podernos mover, solo se resuelven con liberalizar los contactos al exterior, fomentar las proyección de la economía hacia el exterior, la formación... Piensen que aquí se decía que habría que dar becas por el Gobierno del Estado para que los estudiantes canarios fueran a formarse en empresas peninsulares, de la Península. ¿Ustedes conocen alguna beca que se haya dado para eso, para los estudiantes canarios de Formación Profesional?

Yo creo que aquí hay mucho contenido, que hay que revisar artículo por artículo, hay que ver qué es válido y lo que no lo es, y tener un nuevo texto, donde los principios hay que remarcarlos, hay que reforzarlos, fundados en lo que hoy son las normas, las normas que nos han puesto en mejores circunstancias que cuando discutíamos esto en el año 94.

Yo creo, señorías, señor consejero, que este Parlamento va a trabajar seguro, con gran interés de todos. Aquí tenemos una gran tradición, y es que todo lo del REF ha salido por unanimidad de los distintos grupos, pero, claro, para eso hace falta que los distintos grupos tengan voz.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel González.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Miguel Cabrera Pérez-Camacho tiene la palabra.

El señor Cabrera Pérez-Camacho: Señor presidente. Señorías.

Señor consejero, cuando en el año 1805 Napoleón tuvo conocimiento de que se estaba constituyendo por Inglaterra, Austria y Rusia una gran coalición contra él, coalición que sería aplastada por el emperador apenas unos meses después en la batalla de Austerlitz, convocó en el despacho del emperador, en Fontainebleau, en el palacio de Fontainebleau, a los tres embajadores de las potencias coaligadas y les espetó: "hagan ustedes lo que les plazca que nos haremos lo que nos venga en gana". ¡Estaría bueno que Coalición Canaria con una sola diputada en el Congreso intentara marcarle la hoja de ruta al partido que gobierna España con mayoría absoluta, con mayoría absoluta, en una ley del Estado! Y repito, ley del Estado, que solamente requiere escuchar el parecer del Parlamento de Canarias, en un informe para el cual se necesitan 40 diputados, que ustedes no tienen.

¿Qué credibilidad, qué credibilidad, nos merece el plan trazado por un Gobierno cuyo presidente convocó a todas las fuerzas parlamentarias hace un año y cuatro meses y nos pidió que elaboráramos un plan exprés para la reforma del REF que sería votado por unanimidad en esta Cámara, asegurándonos, en aquel momento, que tenía el convencimiento absoluto de que el dúo Salgado-Zapatero iba a aprobar esa reforma sobre la marcha y por decreto-ley sin ningún problema, y todavía duerme el sueño de los justos? Un engaño más, un engaño más en la larga lista de engaños de Rivero y Zapatero. ¿Qué credibilidad nos merece el nuevo plan?: ninguna. Ninguna credibilidad, cero credibilidad. La misma credibilidad que le ofrece al pueblo canario cualquier andanza de este Gobierno de Coalición Canaria y el Partido Socialista Canario.

Perdedores Asociados, SL, sociedad limitada en el tiempo y en el espacio. En el tiempo por lo poco que va a durar y en el espacio porque yo sé de alguien a quien bien pronto le van a mover la silla. Esos son los que nos llaman ahora al consenso en torno a nuestra constitución económica, esos, editando una guía para la reforma del REF que a Luis de Guindos le ha hecho una tremenda gracia. Desde que Ani Oramas se la entregó el otro día, no sabemos qué le ocurre al ministro, pero ríe y ríe sin parar.

Señorías, ¡qué paradoja!, los que violentan la ley y el Estatuto de Autonomía para actuar a su antojo, entrando a saco en el Consejo Consultivo y en el Consejo de la Radiotelevisión Canaria, hoy nos llaman al consenso en cuanto a nuestra constitución económica. Los que se intentan apropiar de las instituciones hoy nos piden que sigamos sus pautas y criterios en la reforma del REF. Se olvidan de que en materia de consensos y de acuerdos hay que actuar en ambos sentidos. Se exige que impere el principio de reciprocidad, cosa que ustedes no hacen. No se equivoquen ni dejen que su torpeza les lleve a pensar que marginando al PP en Canarias van a obtener en el Congreso de los Diputados algo distinto a lo que nosotros sancionemos. No se equivoquen, no sueñen con un REF o un Estatuto de Autonomía escrito a los dictados del Gobierno de Canarias.

Canarias tendrá un magnífico REF pero será el REF que nosotros queramos aprobar. Será una norma moderna, atemperada a los tiempos que corren y a las necesidades de Canarias. No les quepa la menor duda. No será una machangada como el Plan Canarias, no será un fraude como la Ley de Aguas; será un magnífico REF, será una norma para cumplirla, porque nosotros, señor consejero, no mentimos a nuestro pueblo con falsas promesas. Nunca lo hacemos, jamás. El reino del engaño no está en nuestro entorno, está en el suyo, está en el señor Rivero y en un Gobierno presidido por el señor Rivero. Porque lo mismo que le rodea el mundo de la mentira, le rodea también el de la mediocridad, y esa mediocridad se plasma en todos sus actos, porque es mediocre la persona que ordena que viaje a Madrid un cámara de la Televisión Canaria para filmar el llanto de su viceconsejero de Turismo; es mediocre quien reconoce que se equivocó al apoyar la propuesta de financiación de Zapatero, reconoce el daño causado a Canarias, pero no pide perdón a los canarios; es mediocre aquel que confunde las competencias del Estatuto en el artículo 32.9, "minería del agua", con las prospecciones petrolíferas en alta mar.

Comprenderán ustedes, señorías, que nosotros no vayamos a entrar en este juego; comprenderán ustedes que nosotros no vamos a permitir que el Gobierno de Canarias, el Gobierno del señor Rivero, nos imponga la guía del REF que nosotros vamos a aprobar en el Congreso. Sin embargo -tranquilícese, señor González Ortiz- porque queremos escuchar todas las opiniones -nosotros le garantizo que escucharemos todas las opiniones-, queremos trabajar sabiendo lo que piensan los grupos parlamentarios, las asociaciones empresariales, las cámaras, los sindicatos, los expertos universitarios, los políticos que conocen de la materia pero que por desgracia hoy no están aquí, como es el caso de Blas Trujillo. Queremos conocer lo que piensa la gente de la calle y tener en cuenta sus opiniones. Queremos saber lo que piensan los que saben y los que no saben, incluidos los consejeros del Gobierno de Canarias. Queremos, en todo caso, conocer lo que piensa todo el mundo y entonces, y solamente entonces, cuando hayamos oído todos los pareceres, entonces diremos el REF que queremos para Canarias. Del cual les puedo decir ya que va a tener una filosofía obsesiva: la creación y el mantenimiento de puestos de trabajo, incentivos fiscales a las empresas para posibilitar el fomento de estos objetivos por todos los medios a nuestro alcance, a pesar de lo que algunos crean que puede estar ocurriendo en este momento. Les garantizo que dentro de seis meses o siete meses veremos los efectos de esa reforma laboral, sin duda. Y también, por supuesto, el establecimiento de mecanismos tributarios y de fórmulas que consigan con toda rotundidad expandir todos sus efectos a la sociedad canaria de forma generalizada, sin las arbitrariedades y la inseguridad jurídica que ha caracterizado a las últimas reformas.

Señorías, para terminar, debo decirles que yo fui ponente de la ley del 94. Me cupo ese honor, junto a Adán Martín, por Coalición Canaria, y junto a Antonio Martinón, por el Partido Socialista, y algunos diputados más que no eran de las circunscripciones canarias. Hicimos aquella ley... bueno, ¡hicimos!, contribuimos en todo lo que pudimos a aquella ley. Pero no sueñen, que en aquella ley del 94 -y recuérdenlo ustedes- el papel esencial fue del Gobierno de la nación, del Gobierno de Felipe González, que no tenía mayoría absoluta pero era el Gobierno de la nación, gobernaba España, aunque fuese con apoyos parlamentarios, pero era el que ejercía las potestades típicas del Gobierno de la nación y, por lo tanto, era quien marcaba la pauta. ¡Nunca marcó la pauta de la ley del 94 el Parlamento de Canarias! La marcó y la batuta la dirigió el Ministerio de Hacienda. Y ahí no se movía un precepto sin que el Ministerio de Hacienda diera su visto bueno, y eso lo viví yo. Con lo cual no sueñen que ahora, en el año que corre, lo que estamos comentando, en el año 2012 y en el año 2013, va a ocurrir algo distinto de lo que ocurrió entonces. El Gobierno, el Gobierno de la nación negociará...

El señor presidente: Tiene un minuto, don Miguel, para ir terminando.

El señor Cabrera Pérez-Camacho: Gracias, señor presidente.

...negociará con Bruselas el REF que nosotros queremos aprobar. Y acuérdense lo que les digo: serán ustedes los que apoyen ese proyecto, serán ustedes los que se sumen a la mayoría absoluta, señor González Ortiz, pero protagonismo con un solo diputado y con un Gobierno de segunda división ni lo sueñen.

Nada más.

El señor presidente: Para concluir el debate, por parte del Gobierno, el señor consejero de Economía y Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Buenas tardes. Señor presidente. Señorías.

Lo primero que debo hacer hoy aquí es pedirles perdón a los ciudadanos, porque esperé lograr que el debate de la cuestión más importante que tenemos de cara al futuro se basase en otras premisas, pero lo siento, no lo he conseguido. He hecho todos los esfuerzos necesarios para hacerlo en ese sentido, pero no se ayuda.

Mire, señor Rodríguez, creo que expliqué cuál era la fórmula, en mi intervención, que pretendía llevarlo... La participación de los grupos políticos, le hice referencia a que primero entendíamos la necesaria recogida de las propuestas hoy en día en el ámbito de los ciudadanos, hacerlo participativo a todos los ciudadanos de Canarias que puedan hacerlo. Está abierta una consulta en la página web para que todos aquellos ciudadanos que quieren hacer sus aportaciones lo hagan. Creo que es fundamental y uno de los principales errores que creo que hemos cometido en el ámbito del REF es no abrirlo al conjunto de la sociedad canaria y, por tanto, creo que ese es un aspecto positivo. Por lo tanto, una vez recogidas esas aportaciones de los ámbitos sectoriales, de los ámbitos de las confederaciones empresariales, sindicatos, en fin, de la ciudadanía, dije claramente que habría un documento de bases, que vendríamos aquí, que negociaríamos con los grupos para en su momento sacar una propuesta unánime de este Parlamento. Sobre esas bases trabajaremos y tendremos reuniones en el ámbito de los grupos parlamentarios para, repito, intentar consensuar una posición común de Canarias con respecto a esto que nos parece fundamental.

Habla usted de los tiempos y de que era excesivamente tarde. Yo solo recordarle que, según las previsiones que tiene hoy en día la Comisión, hasta mayo del 2013 no va a aprobar las ayudas de Estado, las directrices de ayuda de Estado. Por lo tanto, hay una parte importante. Hoy por hoy, probablemente algunas de las medidas que planteemos tengan la consideración de ayudas de Estado y, por tanto, deberán estar circunscritas a ese marco regulatorio de las directrices. En definitiva, no por antes correr vamos a tener la autorización. Repito, hasta mayo del 2013, hoy por hoy, no va a aprobar la Comisión sus directrices. Es más, en teoría, después de la aprobación de las directrices tendrían los Estados que hacer la aprobación de los mapas de ayudas. Entendemos que podemos poner en paralelo con esta circunstancia y, por tanto, ganar una parte del tiempo, porque, repito, el tiempo límite es el del 2013.

¿Por qué se basa y se retrasa la posición de la Comisión? Porque de esa forma se tomarían distintos años en cuanto a la concesión de las ayudas de las regiones, el PIB de las regiones en los años 2008, 2009 y 2010. De esa forma la base, dada la afección de la crisis sobre las regiones, permitiría mayores niveles de ayuda en función de las regiones. Ese es un motivo fundamental y por eso el retraso de la Comisión. En este momento está la pelota en el tejado de los Estados miembro para hacer esas aportaciones.

Planteaba usted la necesidad de la evaluación de las medidas, tanto fiscales como económicas. Hay estudios sectoriales de la aplicación de cada una de esas medidas: cuáles son los sobrecostes del transporte y cuáles son las afecciones sobre el mismo, cuáles son los efectos de la Reserva de Inversiones en el empleo, etcétera, etcétera. Hemos utilizado modelos macroeconómicos, generalmente utilizados para los efectos macroeconómicos del análisis de fondo, como puede ser el modelo Hermin, para ver qué efectos ha tenido en el ámbito macroeconómico de la economía canaria. Y sobre eso seguiremos uno a uno analizando, entre otras cosas porque es fundamental y nos pedirán esos informes en el ámbito de la Comisión. Pero no debemos olvidarnos de que el Régimen Económico y Fiscal, una parte fundamental lo que viene es a compensar las desventajas que se tienen en el ámbito económico y, por tanto, esas desventajas hoy en día siguen patentes.

Y además tenemos cuestiones que plantearnos, plantearnos cuestiones que en su momento, en el 94, no se ponían sobre la mesa, porque no estaban en el debate puramente económico. Hemos apuntado en este Parlamento alguna condición, como qué pasa hoy en día con las tasas que gravan el CO2 y las afecciones que tiene, por ejemplo, el transporte de Canarias. Cosas que lógicamente en su momento no se hicieron.

Plantea usted lo del liderazgo del Gobierno, y le digo que sí; lo único que creo, sinceramente, es que si yo hubiese traído aquí y hubiese dicho "este es el REF que queremos", pues, me hubiese dicho usted que poco consenso busco. Repito, estamos en un proceso que creo que es fundamental en el ámbito de la participación.

Coincidimos al 100% con el portavoz del Partido Socialista, en cuanto a que el conjunto de medidas que planteamos deben ir encaminadas a la creación de empleo. Esa es la gran demanda que tenemos hoy en día de la sociedad. Es verdad que en la situación económica actual la tendencia posible de la Comisión Europea, la normalización de todas las estructuras hace... digamos, más dificultad en plantear determinadas medidas excepcionales, pero este Parlamento, este Gobierno, los gobiernos de España, tienen camino recorrido. No nos olvidemos del éxito de nuestro estatus especial en el seno de la Unión Europea, el reconocimiento de la capacidad que tiene Canarias y las empresas canarias de recibir ayudas de Estado, el trabajo que hemos hecho en las anteriores directrices de ayudas de Estado de finalidad regional y que está avanzado en las actuales sobre la posibilidad que tiene el ámbito empresarial en Canarias, como región ultraperiférica, de recibir ayudas al funcionamiento no decrecientes en el tiempo y permanentes. Luego, hay trabajo recorrido, hay encaje suficiente para defender una parte fundamental de la especificidad que tiene Canarias.

Yo creo que sí podemos hacer balances satisfactorios en cuanto a los cumplimientos de los objetivos del Régimen Económico y Fiscal. No creo que nadie pueda discutir el crecimiento económico que ha tenido Canarias en los últimos años y que en gran medida se debe a ese Régimen Económico y Fiscal. Lo que pasa es que es verdad que ahora mismo hay un problema que todos hemos identificado y sobre el que tenemos que actuar, que es combatir el desempleo. Sobre eso creo que debemos sentar una parte importantísima de las bases. Hay trabajos sobre los que incidir. Este Parlamento, a final de la pasada legislatura, hizo un esfuerzo importante en apuntar una serie de medidas que no requerían un cambio legislativo fundamental. Tienen que ver sobre todo con el desarrollo de los aspectos económicos. Luego, ahí hay un trabajo importante que recorrer. Hay proposiciones y propuestas para mejorar un aspecto fundamental del REF que no hemos tenido la suerte, ninguna, de convencer a los distintos ministerios de Hacienda de los Gobiernos de España de que la Zona Especial Canaria es un instrumento de captación de inversiones de capital extranjero que tiene España, que lo tiene radicado en Canarias, pero que tiene España, y que, por tanto, tiene una necesidad de potenciarlo. Y, por tanto, ahí hay trabajo fundamental.

Quiero detenerme un segundo en la intervención del señor José Miguel González, porque coincido, ciertamente, en que la Ley del REF, la exposición de motivos, los problemas que ataca son la mayoría de los problemas fundamentales que hoy en día tenemos. Y eso no tiene más que ver que quienes trabajaron sobre esa ley lo hicieron muy bien, sobre todo porque lo que intenta es paliar defectos que tiene la economía canaria desde el punto de vista estructural. No son coyunturales. Necesitamos que esos efectos se palíen a lo largo del tiempo, porque, repito, son estructurales. No vamos a estar nunca más cerca de la Península. Vamos a seguir teniendo ciertas dificultades y, por lo tanto, los aspectos que recoge en su momento, los principios sobre los que se basa la Ley del REF son los que creo que debemos trabajar.

Cien por cien de acuerdo en que sobre los aspectos contenidos en la ley, sobre todo en los aspectos económicos, hay camino por recorrer, pero sobre todo más fácil, es desarrollo de lo ya escrito y, por lo tanto, cumplimiento de muchas de esas medidas. Adaptaciones otras, como le hacía referencia al CO2, o aprovechar el momento actual para el desarrollo de las medidas a las que usted hacía referencia con respecto al ICO. Sobre eso, repito, está escrito, está avanzado; pues, trabajemos sobre esa línea, que me parece que es fundamental.

Y para terminar, repito, yo lo lamento, lamento que en un debate de esta importancia la intervención del señor Cabrera se haya basado en esos términos. Y repito que digo que lo lamento enormemente, porque creí que se tendría la suficiente altura de miras como para ver cuál es la importancia de lo que estamos hablando y, por lo tanto, mirar al futuro, y dejar esa parte de la política, que creo que es la que no nos reclaman nuestros ciudadanos y, por lo tanto, nos reclaman otro posicionamiento, que estamos aquí y estamos hablando del futuro.

Evidentemente usted y yo no vamos a coincidir, que usted hizo referencia a "vamos a aprobar", en referencia a su grupo político, a su partido político. Yo cuando digo "vamos a aprobar" -y espero que vamos a aprobar-, hago referencia a lo que diga este Parlamento, que me merece el máximo de los respetos. Me merece respeto lo que diga el Congreso de los Diputados, pero sobre todo me merece más respeto lo que diga este Parlamento de forma unánime. Eso me parece que es fundamental. Y por eso creo, repito, señor Cabrera, que usted se ha equivocado enormemente en su intervención en el día de hoy. Por eso digo que creo que no ha estado a la altura de las circunstancias y por eso lamento y empecé mi intervención pidiendo perdón a los ciudadanos, porque creo que hemos dado, que ha dado usted sobre todo hoy, un mal...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto, don Javier.

Siga, siga, siga.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): ...un mal ejemplo de lo que debemos hacer para el futuro.

Seguro que alguien me pediría hoy que incidiera más sobre eso, que le dijese o le contestase sobre la mediocridad a la que usted ha hecho referencia, y no lo voy a hacer, no lo voy a hacer porque no quiero cometer el mismo error que usted ha cometido.

Nada más y muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Javier González, señor consejero.

Concluida esta comparecencia, si se pueden acercar, por favor, los portavoces un momento a la Mesa (Los señores portavoces atienden el requerimiento de la Presidencia) (Pausa).

Señorías, he pedido oír a la Junta de Portavoces, a efectos de que sus señorías se puedan organizar y no estemos aquí pendientes de lo que...

Quedan para mañana, se van a dejar para mañana, porque quedarían con toda probabilidad, pero lo que hemos hecho es asegurarles que no se ven hoy, la comparecencia 257, de las energías renovables, y la 244, del mapa farmacéutico. Quedan para mañana. Entonces los señores diputados que las tenían que organizar saben que quedan. En todo caso, mañana el primer asunto es la comunicación del Gobierno y después terminaríamos con estas dos comparecencias. Espero que no haya dudas.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0264 Sobre los trabajos que se están llevando a cabo para la reforma del Régimen Económico y Fiscal.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico