Diario de Sesiones 32/2012, de fecha 10/4/2012
Punto 26

· 8L/C-0204 Comparecencia del Gobierno, a petición propia, sobre el informe de evaluación de la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias (EDIC).

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos a la siguiente comparecencia: comparecencia del Gobierno, a petición propia, sobre el informe de evaluación de la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias.

Por parte del Gobierno, la señora consejera de Empleo e Industria, doña Margarita Ramos, por tiempo de diez minutos tiene usted la palabra.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Muchas gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Perdón, les informo a sus señorías que se van a utilizar medios audiovisuales por parte del Gobierno en esta comparecencia.

Señora consejera, puede iniciar.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Es la segunda ocasión en la cual el Gobierno de Canarias, en desarrollo de lo dispuesto en la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias -la EDIC-, comparece ante este Parlamento para dar cuenta de los resultados que se han obtenido en Canarias por medio de la aplicación de este importante instrumento estratégico de ordenación y de impulso del sector industrial en Canarias.

He de comenzar diciendo que el segundo informe al Parlamento sobre la ejecución de la Estrategia de Desarrollo Industrial se entregó, como correspondía, en el mes de diciembre en esta sede parlamentaria y de este segundo informe se ha dado traslado al señor presidente de la Comisión de Industria, Comercio y Consumo, que dispone del texto en su integridad. Por consiguiente, esta comparecencia va a convertirse en la exposición resumida del contenido de este segundo informe al Parlamento.

Bien. En primer lugar, habría que recordar algo que sus señorías conocen perfectamente, pero que no está de más volver a subrayar. Canarias finaliza el año 2011 con una tasa de paro del 30,91%, lo que nos coloca en la segunda comunidad autónoma por la cola de crecimiento del desempleo en nuestro país, solo por detrás de Andalucía. La crisis económica, desde finales del 2007 y hasta diciembre del 2011, afecta inicialmente al sector inmobiliario, al sector de la construcción, y progresivamente se extiende a los servicios y a la industria.

La evaluación que aquí se presenta y los resultados que aquí se presentan dan cuenta de cómo ha evolucionado el sector industrial y qué medidas se han adoptado en el sector industrial por parte del Gobierno de Canarias en los años comprendidos entre el 2010 y 2011. Veamos la situación actual. La aportación de la industria canaria al valor añadido bruto de la comunidad autónoma ha caído 2,5 puntos porcentuales en el intervalo temporal comprendido entre el 2008 y el 2011. El índice de precios industriales crece en Canarias, continúa creciendo en estos momentos, se sitúa en 8,8 puntos porcentuales a lo largo de todo el año 2011. Y, asimismo, decrece el índice de producción industrial en 7,3 puntos porcentuales a lo largo de todo el año 2011.

Hay algunas otras variables que se registran. Por ejemplo, la pérdida de empleo en el sector industrial, una caída del 14,6% entre el 2007 y el 2011, y una destrucción de tejido industrial y empresarial del 15,2%. Esto significa que en Canarias hemos perdido 6.000 empleos hasta diciembre del 2011 en el sector de la industria y 1.000 empresas del mismo sector económico.

En cuanto al PIB en Canarias, experimentó un crecimiento del 2,1 respecto de 2010 a lo largo del año 2011, frente al crecimiento del 0,7 en España y la media del 1,5 en Europa. Pues bien, en el 2011 se produjo un crecimiento de la contribución de la industria canaria al Producto Interior Bruto, en términos reales, del 5,7% respecto a 2010 -esto calculado obviamente a precios constantes-, donde alcanzamos un valor añadido bruto por parte del sector industrial en el 2010 de 1.578 millones de euros y en 2011 levemente superior, 1.723 millones de euros. Bien es cierto que, como señala el segundo cuadro inferior izquierda, la variación del índice en lo que va del año 2011 o a lo largo del año 2011 registra resultados desiguales. El índice general es una pérdida del 7,3%, pero en bienes de consumo se crece en un 6,4%, en bienes de equipo un 13,1%, el crecimiento más importante. Hay una disminución del crecimiento en los bienes intermedios, pero sobre todo y fundamentalmente en materia de energía, porque hay una disminución de demanda de consumo eléctrico muy importante a lo largo de todo el año 2011.

Esta diapositiva no la voy a comentar. Sencillamente es un gráfico en el cual se pone de manifiesto que desde finales del 2010 y durante todo el año del 2011 hay un crecimiento en el sector industrial, en el subsector de índice de producción de bienes de equipo, y hay una importante caída -la curva de color naranja- del sector energético, fundamentalmente por el fuerte decrecimiento de la producción de energía frente al resto de componentes.

¿Cuáles son los principales frenos al desarrollo industrial que hemos detectado a lo largo del año 2010 y del año 2011? Pues frenos que son de un triple carácter. En primer lugar, de carácter financiero; en segundo lugar, de carácter empresarial; y, por último, relativos, frenos relativos a elementos estructurales y de la economía de escala de Canarias. De carácter financiero, por la imposibilidad de acceder al crédito por parte de las empresas que les permita acometer inversiones o atraer inversiones industriales a Canarias. De carácter empresarial, fundamentalmente los estudios que se han hecho, la evaluación que se ha hecho pone de manifiesto que hay una importante necesidad de recualificación del sector empresarial, de los empresarios canarios, del sector industrial, especialmente en las pequeñas empresas, micropymes, para mejorar en innovación, en calidad y en competitividad. Y, por último, otros importantes frenos al desarrollo industrial tienen que ver con las características, la configuración del mercado canario; un mercado pequeño, un mercado regional, un mercado fragmentado, que exige sobrecostes logísticos, especialmente, en todas las islas, pero especialmente en las islas no capitalinas o periféricas.

La siguiente gráfica -no me voy a detener en ella- traza la curva azul, cuál sería la tendencia del sector industrial de no existir la EDIC, mientras que la curva verde señala cuáles son los objetivos de crecimiento del sector de la industria y su aportación al valor añadido bruto de la Comunidad Autónoma de Canarias. En el 2020 debiéramos alcanzar un objetivo bastante modesto: un 6% de aportación al valor añadido bruto de la economía de Canarias por parte del sector industrial. En estos momentos, como sus señorías saben, estamos aproximadamente moviéndonos entre un 3,5 y un 3,7.

¿Cuáles han sido las acciones ejecutadas en el marco de la EDIC? Voy a referirme, resumidamente, a ocho acciones importantes. En primer lugar, aquellas que se han dirigido a las pequeñas empresas del sector industrial, primero para fomentar la propia creación de empresas y, en segundo lugar, su modernización.

En segundo lugar, acciones dirigidas a la mejora de los procesos productivos de las empresas existentes. Ese objetivo lo hemos cumplido poniendo en circulación, primero, subvenciones y en segundo lugar, líneas de préstamo a interés cero.

Segunda acción ejecutada, la promoción de la calidad, con subvenciones a las pequeñas y medianas empresas y estimulando la calidad de nuestras empresas con el premio a la calidad industrial.

En tercer lugar, acciones para la creación y mejora de infraestructuras de uso común o compartido.

En cuarto lugar, acciones para mejorar la base de conocimiento en beneficio del tejido empresarial. Destacaría el programa DILO Industrial, que ha alcanzado a unas 2.702 empresas, a las que hemos acercado el conocimiento de la EDIC para su mejor aplicación.

En quinto lugar, acciones para promover la adquisición, la promoción, la venta, el consumo de productos industriales canarios, productos elaborados en Canarias; hemos acometido el desarrollo y perfección del Catálogo Industrial de Canarias, se puede ver en esa página ahí citada dónde están los productos elaborados en Canarias, las empresas industriales radicadas en Canarias.

También acciones distintas, diversas, para la divulgación de la EDIC en todo el tejido industrial canario; acciones para la mejora de la seguridad industrial, especialmente planes de inspección de seguridad industrial y minera y, por último, la creación del Observatorio Industrial de Canarias, que funciona regularmente para promover el desarrollo de la EDIC.

La última parte de esta primera intervención la dedicaré a citar cuáles han sido los instrumentos financieros de apoyo al sector industrial. En primer lugar, tienen ustedes ahí el programa Reindus, del Ministerio de Industria, un total de 9,2 millones en 2011 y 6,4 en 2010 para apoyar inversiones industriales...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora consejera, tiene usted un minuto para concluir.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Muchas gracias, señor presidente.

...incentivos económicos regionales para el sector de la industria, 4,6 millones en el 2010, 1,1 millones en el 2011 por parte del Ministerio de Economía y Hacienda. Inversiones para promover la calidad, 0,06 millones de euros por parte de la Consejería de Empleo, Industria y Comercio para el premio a la calidad y la excelencia empresarial; infraestructuras y servicios de apoyo a la industria, financiación pública con fondos Feder y de la consejería, 1,2 millones en el año 2011; de nuevo el programa Reindus del Ministerio de Industria, con una inversión de 11,8 millones en el 2011 para proyectos de infraestructuras industriales.

Luego, a continuación me referiré al proyecto Naves Nodriza, subvenciones de la consejería, que en el año 2010 y 2011 cubrieron prácticamente a casi la totalidad de los cabildos insulares.

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente.)

Bien. En la segunda parte de esta comparecencia explicaré a sus señorías cuáles son las acciones que está previsto acometer a lo largo del año 2012 en cumplimiento de la EDIC en Canarias.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera, doña Margarita Ramos.

Por el Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

(El señor Rodríguez Rodríguez habla con el señor presidente.)

El señor Rodríguez Rodríguez: Estaba racaneando yo algo de tiempo, pero no es posible.

Muy buenas tardes, señorías.

En tres minutos media docena de ideas, porque es imposible hacer más.

Primero, está bien que tengamos planes en sectores...

El señor presidente: Don Román, por favor, un momento.

Aunque le hayamos dicho que el tiempo hay que respetarlo, pero tiene diez minutos.

El señor Rodríguez Rodríguez: ¡Ah!, pues entonces cambio de tercio. No, es que yo pregunté y les entendí tres, y yo interpreté que en una comunicación, en una comunicación o una comparecencia del Gobierno eran diez. Bueno, cambio de tercio.

Señorías, estoy absolutamente de acuerdo, y creo que es bueno, que en sectores económicos como este y en otros tengamos planes, ¿no? Aunque tener planes no significa ser capaz de modificar las realidades. Los planes deben responder a un conjunto de criterios. Uno es el de la participación, este la tuvo, me parece positivo; otro es el de la ficha financiera, este no la tiene aunque luego se pusieran en marcha algunos instrumentos; y otro fundamental es un mecanismo permanente de evaluación que permita reevaluar cada circunstancia y adaptarse a las nuevas realidades, que también tengo mis dudas sobre si este plan tiene los elementos metodológicos para poder reevaluar en cada momento lo que ocurre.

En cualquier caso, yo creo que podíamos concluir, con el conjunto de indicadores, no todos homogeneizados en el tiempo, que se expresan en el informe, que el resultado no es bueno. Es más, el resultado no alcanza los objetivos previstos. Cierto es que se ha cruzado en medio de este plan una severa crisis económica que ha afectado al conjunto de los sectores productivos y también a este, de manera especial el impacto que en la industria ha tenido el batacazo del sector de la construcción y las industrias asociadas. Por lo tanto, yo creo que no faltamos a la verdad reconocer que el plan, la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias, está notablemente fracasada. Los objetivos no se cumplen. Es más, la intención estratégica de llevar el porcentaje de riqueza que hoy representa la industria al 6% pudiera ser razonable, aunque he de recordar que el presidente del Gobierno en su discurso de investidura amplió ese objetivo al 10%, que es bastante improbable. Desde luego, si persiste la crisis, ninguna posibilidad.

Por lo tanto, de acuerdo en la existencia de un plan, de acuerdo en el proceso de participación, evidentemente aquí no hay ficha financiera y evidentemente los sistemas de evaluación seguro que son mejorables.

Debía el Gobierno haber presentado cinco informes desde la vigencia de este plan. Me parecían excesivos en el plan, cada seis meses venir a dar cuenta al Parlamento, excesivos.

Pero lo que sí podemos concluir -creo yo- es que tenemos un plan notablemente quebrado, seguramente muy influido por la crisis global.

Yo más que referirme a la pérdida de empleo, a la pérdida de empresas, al retraso en la capacidad de producción, a las dificultades diversas que se han apuntado, creo que en este contexto de crisis debemos garantizar media docena de actuaciones, no tanto para conseguir los objetivos pretendidos, que lo veo enormemente complejo, sino para preservar en lo posible lo que nos queda.

El primero, tenemos que lograr mantener el AIEM a partir del 2014 con las revisiones que se consideren oportunas de los tipos y actividades. Este es un instrumento útil, si se maneja bien, para proteger y facilitar al sector industrial su papel, muy difícil por el tamaño de los mercados, por las dificultades logísticas, etcétera, que tiene esta como otras actividades. Por lo tanto, un objetivo para preservar, para proteger, para ayudar al sector industrial tiene que ser la continuidad de este instrumento de protección.

Segundo, el mantenimiento del Régimen Especial de Abastecimiento o aprovisionamiento, sobre todo para el sector de la industria agroalimentaria. El mantenimiento de esta política de ayudas contribuye a captar materias primas a precios competitivos y, por lo tanto, ayuda.

Tercer instrumento institucional fundamental son las bonificaciones fiscales. Artículo 26 del REF, sobre la producción de bienes corporales; evidentemente la ampliación de la Zona Especial Canaria al conjunto de los territorios para que puedan acogerse las industrias en el conjunto del archipiélago; la deducción por inversiones. Que, por cierto, en la Ley de Presupuestos en tramitación ya se consignan más recursos a la deducción por inversiones que a la Reserva por Inversiones, lo que expresa la naturaleza de ambos incentivos y del momento en el que vivimos. Por lo tanto, mantener las bonificaciones del REF en esta materia.

Y un tema importante, y también en crisis, las ayudas al transporte.

Nos parece que estos cuatro elementos institucionales, de política institucional, son fundamentales, no tanto para conseguir los objetivos, ambiciosos, que pretende la estrategia, sobre todo por el incremento que hizo el presidente en el debate de investidura, sino para mantener y proteger.

Por lo tanto, AIEM, el Régimen Especial de Abastecimiento, los incentivos o deducciones o bonificaciones fiscales y, por supuesto, todo lo referente a las ayudas al transporte, que han vuelto a caer en la Ley de Presupuestos en tramitación, pasando de 37 millones a 20. Un 46% se reducen las ayudas al transporte, quebrando esta y otras actividades económicas de manera severa. Mañana tendremos oportunidad de entrar en esta y en otras cuestiones de esa norma presupuestaria en tramitación. Y creo que esto son elementos que dependen del Gobierno, o de los gobiernos, y, por lo tanto, hay que concentrar una parte de los esfuerzos.

Luego hay elementos que siempre son fundamentales en relación a este sector, y es añadirle más valor, y eso significa que la investigación, el desarrollo y la innovación estén presentes en el sector y tengan un peso cada día mayor. No es fácil y menos en este contexto, pero, es evidente, un objetivo a mantener. El tema del suelo, que sigue siendo un cuello de botella por el precio, no tanto porque no exista suelo -porque existe suelo en Canarias- sino por los costes del mismo.

Y nos parece, y este sí que es un elemento fundamental -y ahí haré alguna pregunta a la consejera-, los temas financieros. Ya mañana hablaremos del Presupuesto y sus consecuencias. La clave para zafarnos de la crisis es el crédito. Sin crédito no hay crecimiento; sin crecimiento no hay prosperidad, no hay empleo, y además no se pagan las deudas si no hay crecimiento. De manera que es fundamental que los instrumentos financieros para apoyar a las empresas que se dedican a esta actividad y las que se puedan incorporar son elementos fundamentales, especialmente a las nuevas actividades de base tecnológica, que precisan apoyos financieros expresos, porque, si no, en el mercado no van a conseguir ningún tipo de crédito si estos no están promovidos e incentivados por las administraciones públicas.

Y hay otra cuestión que también depende del mundo de lo público y que me parece que todavía hay camino por andar, aunque algunas cosas se han mejorado, que es la agilización administrativa. La puesta en marcha de actividades tiene que simplificarse, garantizando la seguridad jurídica y el respeto a las normas. Existen normas europeas que nos obligan a ello y, por lo tanto, aquí sigue habiendo problemas de diligencia en las respuestas para el desarrollo de nuevas actividades.

Por lo tanto, señora consejera, sin perjuicio de que se siga con las actividades formativas, con el observatorio, etcétera, etcétera, que me parece bien, y además si lo hacen con dinero, pues, hay que hacer virguerías, me parece que debemos concentrarnos en los próximos tiempos en los mecanismos institucionales para proteger y mejorar el sector industrial, en el funcionamiento y en el abaratamiento del tema del suelo, en los instrumentos financieros y de manera muy especial en la agilización, en la simplificación administrativa, que vendrá muy bien porque sigue habiendo cuellos de botella, dependiendo del ámbito institucional, que retrasan de manera exagerada la puesta en marcha de actividades que, a pesar de la crisis, lo siguen intentando.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don José Álvaro.

El señor Álvaro Lavandera: Buenas tardes, señor presidente. Buenas tardes, señorías, de nuevo. Buenas tardes, señora consejera.

Bueno, me gustaría empezar diciendo que no creo que se pueda hablar de fracaso cuando es una estrategia que comenzó, si no recuerdo mal, en el 2009-2010 y es planteada hasta el 2020. Entonces creo que todavía no estamos ni a la mitad del camino como para poder considerarla un fracaso.

Esta estrategia se compone de 10 ejes estratégicos, que engloban a su vez 43 acciones, que engloban a su vez 88 medidas. Una estrategia, por tanto, difícil de analizar y evaluar en toda su amplitud en una sola intervención. Tal vez por eso se aprobó en su momento el que se hicieran dos comparecencias anuales. No obstante, intentaré hacer un análisis de los aspectos que considero más relevantes.

La situación económica actual es la que es. Antes hablaba de que ayer la prima estaba en 408; hoy está en 434. Entonces cuantos más recortes nos anuncien, pues, más subirá la prima. Parece que hay una sinergia ahí. El declive de la construcción sabemos el que es -ya se decía antes- y el tirón que tiene el sector de la construcción, de actividades como, por ejemplo, la fabricación de bienes de equipo, y las implicaciones, bueno, pues, que el parón de este sector tiene para el sector industrial. Una situación difícil pero que creo que no debe hacernos rendir a entrar en la posibilidad de crear escenarios que permitan alcanzar el objetivo o más bien los objetivos que se plantean en la estrategia para el año 2020, que son los siguientes, porque parece que todavía no los he terminado de oír de forma sintetizada, que es la aportación en el PIB del sector industrial al PIB canario del 6%; que en el 2020 un mínimo del 10% del tejido industrial isleño esté conformado por empresas de base tecnológica, de base tecnológica, que no quiere decir que sean industriales; que el compromiso del gasto de inversión empresarial en investigación, desarrollo tecnológico e innovación alcance en Canarias un mínimo del 36% sobre el total del gasto del PIB; que en el 2020 los productos industriales canarios capten el consumo del 45%, de la cuota del 45%. Por tanto, la balanza comercial exterior de bienes y servicios industriales se sitúe en el 35% también para dicho año. En definitiva, diversificar la economía tirando de la industria. Diversificación necesaria si queremos afrontar mejor los diferentes ciclos económicos y, por tanto, generar empleo estable, especializado y de calidad. Cuestión esta de máxima importancia si tenemos en cuenta, tal y como hemos visto en la exposición de la señora consejera, que entre el 2007 y el 2011 se han perdido 6.100 empleos en el sector industrial.

Se hablaba de diferentes, se nos exponían diferentes frenos existentes al desarrollo industrial. Se detallan en el informe, que no solo tiene el presidente de la Comisión de Industria sino que está en el Registro de Entrada de este Parlamento, y el que ha querido lo ha podido leer. Y en esos frenos al desarrollo industrial hablan de los frenos de carácter financiero. No es ninguna novedad, no es posible realizar inversiones o la posibilidad de realizar inversiones está complicada porque no hay acceso al crédito y además está restringida la liquidez. Frenos de carácter formativo e informativo y, como archipiélago en el que vivimos, de carácter estructural y de economías de escala, por la propia naturaleza de nuestro territorio fragmentado y, por tanto, también los sobrecostes logísticos aparejados a ello. Frenos a los que responde el Gobierno de Canarias con 38 acciones, que son las que vienen desglosadas en el informe, agrupadas en 12 ejes, y que compartimos y suscribimos en su totalidad. Acciones que evidentemente no detallo porque, si no, no se acabaría esta comparecencia o estas intervenciones. Acciones que además destaco que conllevan el esfuerzo conjunto de diversas áreas de este Gobierno, lo que demuestra, a pesar de algunos, el grado de cohesión e implicación del Gobierno de Canarias en sacar a esta tierra de la crisis.

Permítanme ahora que dentro de la complicada situación de la economía canaria, apoyada también por la no ayuda del Gobierno del PP, que destaque elementos de aliento y esperanza, porque no todo va a ser negativo. Entre el año 2010 y 2011 se ha aumentado -antes lo decía la señora consejera- la financiación pública a proyectos de infraestructuras industriales, a través del programa Reindus, en un 122%, porque pasaba, en el año 2010, de 5,3 millones de euros a 11,8 millones de euros en el 2011, y a mí me gustaría, señora consejera, que nos dijera cuál cree usted que va a ser la previsión para el año 2012.

Por otro lado, quiero destacar que si bien la actividad industrial en subsectores como la fabricación de maquinaria u otros elementos relacionados con el sector de la construcción, debido al parón de la actividad en este último...; otros, como la fabricación de productos alimenticios, han aumentado, ha aumentado la producción industrial.

También quiero citar el hecho de que a los tres meses de comenzar con su responsabilidad como consejera tiene funcionando el pleno del Observatorio Industrial de Canarias. Ese elemento que antes echaba en falta el portavoz del Grupo Mixto para evaluar y reevaluar la estrategia. Está funcionando, con sus partícipes trabajando, con dos subcomisiones creadas y con los objetivos claros y consensuados.

Señorías, al final todo se basa en mejorar la competitividad, la competitividad de la industria canaria, y en procurar, pues, ese escenario favorable para que no solo sea más competitiva sino que se implanten nuevas industrias. Y por ello yo creo que tenemos instrumentos que debemos potenciar, desarrollar y en algunos casos simplemente divulgar. Antes se nombraron algunos y yo también nombro otros. Oportunidades y fortalezas que creo que pueden compensar las debilidades y amenazas, que evidentemente, pues, también las tenemos. Nuestra situación geoestratégica en el comercio internacional, la Reserva de Inversiones en Canarias, la Zona Especial Canaria, las zonas francas, la posibilidad de transformación en los puertos sin tener que tributar aranceles, la posibilidad de atracción de inversión ante la vuelta a rentabilidades más realistas... Ya se acabaron los años del pelotazo inmobiliario y los inversores buscan sectores donde tener rentabilidades más realistas, como es el sector industrial o como pueda ser el sector turístico. El aumento del turismo también y, por tanto, la posibilidad de que los productos canarios, las industrias que producen estos elementos, puedan ser consumidos en Canarias. Ese aumento, esa posibilidad de aumento de la cuota de mercado interior por parte de los productos canarios creo que también es una oportunidad, el desarrollo de las energías renovables, la reorganización de la Formación Profesional, que está estudiando también el Gobierno de Canarias, o los próximos parques tecnológicos, que si no nos dan otra mala noticia un día de estos, parece que todavía tienen esperanzas de seguir vigentes. Son todas ellas algunas de las potencialidades que deben contribuir al desarrollo del sector industrial en Canarias y, por tanto, creo que aspectos que entre todos debemos impulsar.

Por eso, entre todos, termino, señorías, animando a seguir trabajando, desde el consenso necesario, en las estrategias a largo plazo, con la participación de todos los agentes implicados y tal y como se ha venido haciendo hasta ahora. Y, como dijo el señor Fernández González- que me seguirá después en la intervención- en la pasada legislatura, en la presentación de la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias, en esta sede parlamentaria dijo que hay que creer para poder desarrollar, por lo que les invito a que sigamos creyendo en las bondades de esta estrategia para poder seguir desarrollándola.

Muchas gracias.

El señor presidente: Gracias, don José Ignacio Álvaro Lavandera.

Por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, don José Miguel González.

El señor González Hernández: Buenas tardes, señor presidente. Señores diputados.

En primer lugar, agradecer a la consejera que haya venido a petición propia a exponernos cómo está evolucionando, una valoración de la aplicación de la estrategia, y yo me quisiera mover en el marco de la estrategia. Obviamente, aquí esto se ha desbordado ampliamente. La intervención, por ejemplo, de don Román, lo que ha planteado es qué debemos hacer respecto a la industria, yo diría, unos mínimos básicos para mantener la actividad industrial.

De todas maneras es bueno recordar las cosas. Yo me he leído la estrategia, me he leído su primera comparecencia, me he leído la comparecencia que usted hizo el 27 y 28 de septiembre, que puedo asegurarle que ha cumplido porque veo que sus objetivos lo están. Y ahí hay una cosa que le recomiendo a don Román, que es la matización entre un plan y una estrategia. Él ha manejado como si fueran términos alternativos y son temas diferentes. Es curioso, porque lo dice con mucha claridad la propia estrategia, dice: "por qué una estrategia y no un plan", y diferencia claramente lo que es una estrategia de un plan. Un plan son unos compromisos concretos, con una ficha financiera, con unos objetivos concretos; mientras que una estrategia -voy a leer lo que dice- es una formulación de metas, objetivos, acciones y herramientas de gestión que permiten un ajuste flexible, por periodos, y acomodo de necesidades-recursos, más allá de la imperiosidad de efectuar un gasto y un cierre anual, aun en aquellas actuaciones en que la experiencia administrativa acumulada y cuestionada por el propio sector nos ofrece resultados escasamente evaluables. Yo creo que ese es el marco en el que estamos, en el marco de una estrategia.

Yo no voy a repetir, tendría muchas cosas que decir, pero casi todo lo han dicho los anteriores, y seguro que lo va a decir también el que me sigue. No voy a moverme por ese lado. Voy a intentar hablar un poco más, es decir, ¿por qué nos preocupa este tema? Porque es que yo creo que el verdadero problema es si la estrategia tiene dificultades, como las tiene, si sigue siendo importante y si sus objetivos son sensatos, y lo primero que tengo que decir claramente es que, desde luego, de la crisis no vamos a salir con el turismo ni vamos a salir con la construcción. Es decir, el turismo, muy potente, nos está permitiendo ir manteniendo un nivel mejor. Bueno, el año pasado se ha crecido ligeramente cuando los demás han caído, pero desde luego el turismo tiene un límite. O sea, no podemos seguir creciendo porque no habrá demanda, no habrá oferta, no hay territorio, no hay medios. El futuro no puede estar en el turismo. No quiere decir que el turismo no tiene un gran valor para Canarias, pero no es el objetivo de salida de la crisis.

El sector primario que Dios nos lo proteja, porque la actividad primaria tiene graves dificultades en Canarias. Cuando se ponen en cuestión los programas del Poseican o algo similar se está poniendo en peligro la supervivencia del sector y cuando los convenios que firma Europa con Marruecos y demás ponen en peligro la actividad de los productos de exportación, hacen que también... Vamos a ver si lo logramos mantener como está.

El sector servicios, bueno, lo que es la Administración pública, lo que es la educación, lo que es la sanidad, funcionan. Pero la industria, ¿qué pasa con la industria? Yo recuerdo, estaba yo todavía de consejero de Economía, que nos fijábamos, teníamos el 9% y decíamos: "vamos a ver si logramos el 11", frente a un 21 que tenía el resto de España y la estrategia -fíjense- fija el 6%. Es decir, la consejera... -no voy a repetir los datos, tengo aquí, por supuesto, lo que ella mandó al registro, sí que lo tengo-, la caída del empleo industrial, la participación en el sector. Bueno, realmente no estamos avanzando con la industria. Pero la industria tiene una extraordinaria ventaja, y es que crea puestos estables, crea puestos de calidad, susceptibles de estar bien retribuidos y pueden mantenerse. Y desde luego, si nosotros no potenciamos la industria, mal vamos a salir de este agujero en el que estamos metidos. Porque yo pienso -lo he dicho reiteradas veces y lo sigo diciendo- que la salida de Canarias no puede estar basada solamente en su territorio, tiene que estar basada en su proyección hacia el exterior. Nosotros estamos con un hinterland de 1.000 millones de personas, que serán 2.000 millones en el año 2050, con unas necesidades esenciales de todo tipo de equipamiento de la industria y nosotros tenemos que desarrollar un sector industrial, para el consumo interno -y ahí es donde hemos tenido una caída importante en parte, por ejemplo, por las industrias auxiliares de la construcción, por la crisis constructiva-, pero hacia el exterior todavía hay mucho que hacer, hay mucho que hacer de posibilidades de proyección hacia el exterior. Tenemos actividades donde podemos ser en cierto modo líderes, como puede ser todo lo que tiene que ver con la investigación, la astrofísica, las plataformas logísticas, las ciencias del mar y algunas actividades que requieren la utilización, como base, de la diversidad biológica que tenemos en las islas. Pero si no desarrollamos la industria, ¿qué futuro tenemos los canarios?, y cuando digo la industria, lo digo en todos sus sectores.

Yo comparto lo que ha dicho don Román sobre la necesidad de que mantengamos esos elementos esenciales que, en cierto modo, intentan compensar las dificultades de la actividad canaria, aunque yo siempre he creído que los incentivos son buenos para iniciar, pero si uno se queda metido en el mundo permanente de los incentivos, al final se debilita y tiene una actividad mortecina que acaba muriendo. Necesitamos protegernos con la economía de escala, ahí está el tema del REA, ahí está el tema del AIEM para las industrias que están nacientes, aquellas donde nosotros no seremos capaces de competir libremente. Está bien que se establezca el sistema de desgravación por inversiones. Todos sabemos, no es ningún comentario sorprendente, en un momento en que la actividad económica no es enormemente productiva, las dificultades, incluso de gestión, que la propia Administración del Estado ha puesto en la aplicación de la RIC hacen que la gente derive hacia la desgravación por inversiones, que es muchísimo más clara y que no tiene problemas. La gente no sabe el valor real que tiene eso.

¿Pero sigue siendo importante la estrategia, señora consejera? Yo creo que sí, yo creo que sí, y yo creo que los objetivos que se señalan son unos objetivos razonables. Tenemos que parar la crisis de la industria manufacturera, tenemos que intentar resolver ese colapso en la industria de la construcción, entre otras cosas porque la industria que apoya a la construcción ni siquiera había evolucionado lo suficiente, es decir, en un periodo de crecimiento terrible de la construcción seguía el porcentaje, por ejemplo, de prefabricación y de tal, no había alcanzado el desarrollo adecuado. Como tampoco la industria auxiliar del turismo, hay una serie de productos de consumo turístico que no hemos sido capaces de producir nosotros mismos cuando estamos perfectamente capacitados. O ciertas industrias agroalimentarias que, pese al REA, resulta que están compitiendo con las nuestras por economía de escala y habría que pensarse ese tema. ¿Que hay que potenciar -esto es fácil, el tercer objetivo-, potenciar las empresas innovadoras de base tecnológica? Por supuesto, ahí está el futuro. Cuando se habla de los problemas de las energías renovables, uno de los problemas más graves para mí es precisamente la pérdida de la capacidad tecnológica que esas industrias crean para desarrollar una población preparada para esa economía del conocimiento que decía Bruselas. Eso es tan importante o más que el hecho concreto de lo que signifiquen los precios y los beneficios. Transferencia de tecnología desde los centros al tejido productivo, es importante. Para ello -y ahí está también- hay que hacer la formación de los propios empresarios. Por lo tanto, todo ese impulso a la innovación, al desarrollo de la capacidad empresarial, al conocimiento, también tiene que ser. Por lo tanto, de los 10 ejes todos son válidos, son válidos y actuales.

Usted decía que iba a moverse la innovación -lo decía usted en su comparecencia, ahí lo ha hecho-; que iba a mejorar la calidad -ha demostrado hoy en día que ha trabajado-; que en cuanto a la estructura empresarial habría que apoyar al empresario en su desarrollo, hacerle conocer la realidad de las cosas, ese programa de formación y de conocimiento de lo que es la propia estrategia; que hay que mejorar el entorno, la formación de las personas también. Hoy aludía de paso don Román a la Formación Profesional, yo creo que es básica.

Pero todo esto... -y como el tiempo es corto y no quiero repetir lo que dicen otros-, a mí en este momento se me plantea una grave cuestión, y es cuántas de las medidas que aquí están podemos desarrollar sin dinero. Porque a usted le han hecho una pregunta, que espero que conteste, qué pasa con el programa Reindus ahora en los nuevos Presupuestos del Estado, porque, claro, ahí hay una serie de actividades que se basaban en ella. Y así como, por ejemplo, en educación esta mañana oíamos algunas de las que estimamos importantes que han caído, ¿van a caer estas aquí también? Es la pregunta que le hago.

Y desde luego -y para terminar- trabajemos aquello que podemos hacer sin dinero, que es liberalizar los problemas, facilitar la formación de las empresas, facilitar la implantación, quitar dificultades, resolver los problemas de las distintas administraciones cayendo sobre el ciudadano. Esta mañana oí una cosa muy importante del señor Spínola, que vamos a tener el reglamento de las actividades clasificadas, porque ese reglamento es muy importante, porque, como lo saben perfectamente los que estuvimos -no veo al señor Blanco por aquí, que fue uno-, pretende claramente resolver los problemas de implantación y evitar las dificultades extraordinarias a la empresa. Hagamos todos los esfuerzos que podemos hacer nosotros sin dinero, que son cuestiones de reorganizar nuestra propia estructura administrativa y de funcionamiento, y preparémonos para que algún día podamos estar alto, hacia arriba, porque no, en eso sí, no podemos ser pesimistas. Tenemos que tener siempre la esperanza de salir hacia adelante, con imaginación y con esfuerzo; esfuerzo en la educación, esfuerzo en la formación, esfuerzo en la Administración para simplificar sus procedimientos y esfuerzos, todos los que estamos aquí, para salir de este tema. No saldremos si todos empezamos a tirarnos piedras unos a otros por la causa de "tú fuiste o yo fui o tú serás o yo no fui". Todos tenemos que trabajar en lo común porque...

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel González.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Manuel Fernández González tiene la palabra.

El señor Fernández González: Señor presidente. Buenas tardes.

Realmente la señora consejera nos ha hecho un plan con 38 acciones y 28 medidas para el desarrollo industrial en Canarias. Yo le doy a usted mucho mérito, muchísimo mérito, por creer, por pensar que con tantas medidas aquí vamos a tener un desarrollo industrial. Y yo no quiero echar un jarro de agua fría, pero, ¿sabe para lo que sirve esto, quizás sí?: para que la industria que va quedando en Canarias se vaya manteniendo el mayor tiempo posible.

Usted sabe que Canarias era muy potente en la industria del tabaco -ahora no quedan sino los fumadores-, era muy potente en la industria conservera -cero-, era muy potente en la industria naval, reparaciones navales, con grandes instalaciones en Tenerife -desaparecida-, aquí se fabricaban televisores para exportar -a algunos les parecerá hasta extraño-, sí, fábricas de grifería, fábricas de plástico... Ha desaparecido todo. No hablemos de la industria auxiliar de la construcción, que evidentemente iba acompañada de las necesidades constructivas que nos aportaba el desarrollo turístico de las islas. Casi cero también. Por tanto, las esperanzas son pocas.

Hemos tenido mucha imaginación -zona ZEC, zona franca...- pero después lo que no hay es convencimiento de que Canarias pudiera ser, en alguna de las industrias de consumo... Imprescindible que hay que hacerlas, sobre todo para el propio sector turístico, que consuma los productos sin necesidad de traerlos de fuera, y ahí salvo algunos productos de bebidas y de la alimentación o temas lácteos hemos avanzado muy poco. El resto tiene que orientarse a industria para la exportación, si queremos tener un desarrollo industrial.

Miren, la industria, como cualquier sector productivo, no tiene nada más que una medida, una medida que es la única, que es mercado. Si no hay mercado, por más subvenciones que usted le dé, todo el dinero del mundo, a cualquier industria no sobrevive, si no hay mercado. Fundamental, mercado. Entonces tenemos que hacer productos que tengan mercado y, si no, es tiempo perdido y dinero perdido, totalmente. Y luego otra es que son industrias de mantenimiento, que están ahí, pero no tienen desarrollo.

Por tanto, del 6% del Producto Interior Bruto para el 2020, mire, si llegamos a mantener el 3 actual, dese con un canto en los dientes como decimos vulgarmente aquí. Esa es la realidad, no nos hagamos fantasías. Esa es la realidad.

Me comentaba un industrial, hace algunos años pretendió instalarse en la zona franca de Las Palmas. Se hizo la nave, empezó a hablar con ciertas autoridades y decía... Había un desecho industrial que había que consumir porque era, tenía el valor... a precio de costo, pero tenía que producirlo para hacer este producto industrial con miras a la exportación. "No, no se puede, porque, claro, hay que hacer un concurso de precios, tenemos un contrato con no sé quién, no se puede consumir". "Pero, bueno, ¿ustedes saben lo que están diciendo?". "No, no, es que es imposible, porque aquí tal". "Miren -dio un taponazo sobre la mesa-, aquí no hay mentalidad industrial; señores, adiós muy buenas y quédense con la nave. Me marcho a otro país para hacer este desarrollo". ¿Saben lo que significa un desarrollo con una patente propia? Hoy está exportando millones de euros a China, ese producto, a Oriente Medio, y eso pudo haberse hecho aquí, en Las Palmas de Gran Canaria. Esa es nuestra mentalidad industrial. ¡No existe mentalidad industrial! Esa era la conclusión a la cual llegó este industrial.

Porque hablamos del sector industrial, pero es que tampoco hemos sabido conservar nuestros sectores productivos agrícolas, que nosotros somos incapaces de competir con flores, por ejemplo, con Holanda, que tiene que consumir mucha energía para producir flores y exportar a todo el resto de Europa, y nosotros no podemos competir y hemos perdido la industria de la exportación de flores o esquejes de plantas. La hemos perdido. El tomate lleva cachetadas de todos lados, lleva cachetadas de todos lados, y el plátano mantenido artificialmente, a ver hasta cuándo, a ver hasta cuándo.

Por lo tanto, quiero decir que Canarias tiene un sector fuerte, que es el turismo, pero también nos creemos, también nos creemos -y esto si se pudieran grabar a veces las cosas...-, nos creemos que, "mira, ya más turismo no, vamos a dejarlo...; en 11 millones estamos bien de turismo". Eso es un error táctico imperdonable en cualquier desarrollo. ¿Sabe qué significa eso?: más turismo no, construir nuevos hoteles de alta calidad no, vamos a reparar los viejos. Bien, no se repara ninguno, sigue bajando la calidad de la oferta, sigue subiendo la calidad, enorme calidad, por las principales cadenas mundiales al lado nuestro, en Agadir y Casablanca, y dentro de 20 años nos quedamos aquí otra vez mirando para el otro lado, otra vez mirando para el otro lado, para ver cómo allí va el turismo, que también tienen playas, más barato, mejores servicios y nosotros con nuestra oferta totalmente obsoleta. Esa es nuestra mentalidad en Canarias, siempre con fantasías. Eso es lo que nos pierde y desgraciadamente no despertamos de esa fantasía. Mucha planificación, muchas leyes, eso sí, a leyes no nos gana nadie, pero que luego, por supuesto, no podemos desarrollar ninguna de las actividades económicas.

Y ahora me voy a remitir a un caso concreto y muy cercano, y aquí decimos alegremente que no. Hay una posibilidad real de que pueda haber petróleo, petróleo, sí, petróleo. Que hablar de petróleo antes era tirarse de euforia por cualquier sitio. Hoy se ha convertido en una palabra negativa, por las campañas negativas que hacen personas que no saben lo que dicen ni lo que hacen, que no saben lo que dicen ni lo que hacen, y si saben lo que dicen y lo que hacen, peor todavía, porque lo hacen a conciencia. Esas personas tienen que rodearse de técnicos que sepan lo que es, que sepan cómo se hace y que sepan cómo funciona para que no se digan las tonterías que se están diciendo, para que no se digan las tonterías que se están diciendo. Y no se asuste a la población, no se asuste. Miren ustedes, aunque haya un derrame de meses en cualquiera de las prospecciones, a 60 km de las costas canarias, meses, incluso le digo a usted de años, derrame continuo, jamás alcanzará las costas de Fuerteventura y Lanzarote. ¡Jamás! Y esto lo hace cualquier matemático, simplemente; si le digo a usted un físico o un geólogo, peor todavía. Y, sin embargo, aquí está. Es así, aunque usted no lo quiera (Comentarios en los escaños). Perdone usted, si usted no conoce los procedimientos y las técnicas, yo le admito, y le admito su falta de conocimiento en estos temas, perfectamente tiene derecho también a no tenerlos. Esto está así, esto es así de claro, lo siento muchísimo, pero no trate de inducir su falta de conocimiento en los temas a las personas que tienen todavía menos conocimiento que usted. Eso es lo que pasa. ¡Hombre! Que a 15 km de la costa de Noruega hay decenas de prospecciones, con unas cantidades enormes de gas y petróleo, que aquí estemos dudando todavía de esa posibilidad es impresentable, es impresentable. Cuando eso sí puede potenciar, sí puede potenciar, nada más que el fenómeno de hacer la operación, potenciar una industria de reparaciones navales y talleres complementarios importante en los puertos canarios, muy importante. Ya de hecho la hay con las plataformas que están viniendo de Guinea Ecuatorial. Pregúntenles a ellos, pregúntenles, el dinero que se están dejando aquí. Mucho mayor. Y decimos que no alegremente, que no nos interesa. Y turismo, turismo sí, por supuesto; turismo, petróleo y todo lo que nos venga encima, pero no podemos negar una riqueza a todos los canarios. Y este Gobierno está cumpliendo la irresponsabilidad histórica de que pueda torpedear... No lo va a poder hacer porque no tiene competencias. Afortunadamente para los canarios y afortunadamente para España, no tiene competencias para impedirlo, afortunadamente, y no se cometan más esos errores. Convenzámonos, convenzámonos de que es imposible que nosotros estemos aquí oponiéndonos a esas riquezas cuando en el mismo sitio, al otro lado, hay más de 70 prospecciones autorizadas a Marruecos para que se enriquezca Marruecos y nosotros permanezcamos anclados en la pobreza. Esto es impresentable para un país. Y siguen hablando convencidos, convencidos de que estamos defendiendo a Canarias. ¡Están ustedes arruinando el futuro de Canarias! Dentro de 20 años, ni tenemos petróleo si no lo conservamos ni tendremos turismo, porque se lo lleva Marruecos. Marruecos será el futuro, Oriente Medio, el futuro, Emiratos Árabes, lo que es la parte occidental, noroccidental, de África, ahí al lado, y nosotros seremos los hindúes que iremos allí a trabajar, como trabajan en los Emiratos Árabes los que vienen a hacer las grandes construcciones y grandes inversiones. En eso nos vamos a convertir.

Y esta es la realidad que con toda crudeza estoy diciendo en estos momentos y que sirva como mensaje, y grábenlo, y grábenlo, y lo veremos. Y no nos creamos nosotros que lo que nos están diciendo, que lo que... Sí, alguno hace que sí con la cabeza, sabrán... Gente incluso que sabe mucho de leyes pero de industria sabe muy poco, posiblemente, de industria sabe muy poco y de lo que es desarrollo sabe muy poco. Y lo que son las mayores prospecciones petrolíferas del mundo están cerca de las playas, de las mejores playas del mundo, cerca, a 5 km, por ejemplo en California, y a...

El señor presidente: Muchas gracias, don Manuel. Gracias, don Manuel Fernández.

Para concluir el debate de esta comparecencia, la señora consejera, doña Margarita Ramos, señora consejera de Empleo, Industria y Comercio.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Gracias, señor presidente. Señorías.

Ya anuncié en mi anterior intervención que parte de la misma la iba a desarrollar en este segundo momento -espero que los ánimos mientras tanto se vayan calmando- y voy a proceder a darles cuenta de cuáles son las acciones en curso que está previsto poner en marcha a lo largo del año 2012 por el departamento de Industria, por el Gobierno de Canarias, en el marco de la EDIC.

En honor a la verdad hay que decir que este conjunto de iniciativas de las que voy a hablar a continuación no solamente son el resultado del propio marchamo de la política que impone el departamento de Industria del Gobierno de Canarias; son medidas, algunas de ellas, combinadas con otros departamentos del Gobierno, y también quisiera decir que algunas de ellas son el resultado de algunas aportaciones que han hecho los miembros del Observatorio Industrial y de algunas de esas subcomisiones con las que está trabajando actualmente el Observatorio. Y a medida que me adentre en estas acciones, en la exposición de las mismas, iré contestando a algunas de las consideraciones que han formulado los diferentes grupos parlamentarios.

La primera acción, financiación empresarial. El Gobierno de Canarias, con la contribución de la Consejería de Economía, en particular de la Dirección General de Promoción Económica, la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información y el Servicio Canario de Empleo, tenía previsto poner en marcha un fondo de inversiones para financiar el capital circulante de pequeñas y medianas empresas y de emprendedores, de autónomos, para el sector industrial, a sabiendas de las dificultades de captar crédito por parte de las entidades financieras. El fondo de inversiones contemplaba una cantidad de 30 millones de euros. En estos momentos, como nos estamos moviendo en un escenario presupuestario que es el que es y con múltiples restricciones, veremos si esa cantidad se puede mantener o hay que reducirla, pero en principio se trata de contribuir desde distintos departamentos del Gobierno para facilitar crédito a nuestras pequeñas empresas en el sector industrial. El Servicio Canario de Empleo intervendría también, puesto que la Estrategia Canaria de Formación y Empleo establece como una de las líneas de apoyo a la creación de empleo precisamente el apoyo a la creación de pequeñas empresas, el impulso y el apoyo a los emprendedores, la promoción del trabajo autónomo y la promoción de las microempresas o empresas familiares, etcétera, etcétera.

Bien. Aparte de este nuevo instrumento de financiación a las empresas para proveerse de capital circulante, también contemplamos el mantenimiento de algunos instrumentos actuales de financiación, como, por ejemplo, el programa InnoEmpresa, con 1,8 millones de euros; préstamos a bajo interés para actividades innovadoras; préstamos Reindus. Se ha preguntado aquí en qué escenario de financiación nos vamos a mover a lo largo del año 2012 con el programa Reindus. Bueno, podemos decir a fecha de hoy que un alto cargo en el Ministerio de Industria nos ha asegurado que Canarias probablemente tenga una financiación, a través del programa Reindus, aproximada de en torno a 17 millones de euros. Esperamos que esto sea así para actividades industriales exclusivamente.

En segundo lugar, afrontar el tema de la morosidad, difundiendo entre las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, las bondades del cumplimiento de la ley de morosidad y ofreciéndoles un plan para incorporar herramientas que les permitan disminuir su deuda y cumplir con el plazo de pagos a proveedores.

En cuanto a las medidas fiscales, aquí se ha citado, pues, la RIC, se ha citado el REA y se ha citado el AIEM. Efectivamente, contemplando la eventualidad de un inmediato o mediato escenario de reformas del AIEM, ya hemos procedido a constituir un grupo de trabajo del sector industrial y del sector comercial en Canarias, con las representaciones empresariales, para verificar hasta qué punto y en qué grado podemos seguir desarrollando políticas de protección de nuestra industria, de protección de los productos elaborados en Canarias, pero que al propio tiempo se armonicen bien con políticas adecuadas en materia fiscal, de importación de productos, para favorecer y dinamizar el sector comercial, teniendo en cuenta que un factor importantísimo que influye en el aumento o en la reducción del precio de la cesta de la compra en Canarias es precisamente este instrumento, el AIEM. ¿Cómo funciona el AIEM? Protegiendo productos elaborados en Canarias, pero como el mercado que tenemos en Canarias y la producción que tenemos no es suficiente obliga a importar productos y hay que combinar, en un adecuado y difícil equilibrio, las medidas fiscales para proteger los propios productos elaborados en Canarias, pero al propio tiempo facilitar la entrada de otros productos que son necesarios y son demandados en el comercio de Canarias.

Medidas, en fin, regulatorias, y ahí están algunas que aquí se han citado: modificación del marco legal de ordenación del suelo y desarrollo de la Ley de Actividades Clasificadas.

Medidas, en fin, de innovación y de diversificación de la industria, compra pública innovadora a través del fondo tecnológico, apoyo específico a determinados subsectores de la industria, como puede ser el crecimiento para el desarrollo industrial y también para la exportación en el ámbito de la biotecnología, y de eso que llamamos ampliamente como la industria verde, incluyendo las energías renovables.

Otro tipo de acciones en curso para el año 2012 en el marco de la EDIC: por supuesto apoyar el emprendimiento industrial, las pequeñas industrias, pequeñas industrias en materia de renovables, pequeñas industrias en materias que se dedican a productos de desarrollo tecnológico, fundamentalmente para su distribución en Canarias pero también para la exportación. Y ahí, para apoyar el emprendimiento, contamos con programas a desarrollar por el Servicio Canario de Empleo en materia de formación; Formación Profesional orientada a nuevas necesidades y nuevos yacimientos de empleo y formación y gestión industrial y empresarial; formación también para pequeñas empresas, para emprendedores y para autónomos.

Acciones en materia de y en medidas de infraestructuras, apoyando por supuesto el desarrollo de parques tecnológicos, con financiación que continúa gestionando la Agencia Canaria de Investigación y donde participa activamente el Instituto Tecnológico de Canarias, potenciando con subvenciones, bien de los incentivos regionales por parte del Ministerio de Economía o bien por parte de la consejería, apoyando la construcción, el suelo industrial para naves nodriza, así como convocatorias públicas para equipamiento en suelo industrial, que continúa siendo fundamental y al que aquí se han referido varios portavoces de distintos grupos parlamentarios.

En materia de empleo, una apuesta decidida por la creación de empleo y la Formación Profesional y formación para el empleo dirigida, orientada, al crecimiento del sector industrial en Canarias; medidas para incentivar la efectiva inserción en el mercado de trabajo; medidas que son de contratación, pero medidas que también van a ser novedosas, como el plan de prácticas profesionales no laborales, que de forma inmediata, y de acuerdo con lo previsto en el plan de choque contra el desempleo en Canarias, van a ser puestas de inmediato en el mercado de trabajo.

Y, en fin, como no podía ser menos, acciones en curso en el marco de la EDIC en el ámbito específico de la internacionalización. Efectivamente, el crecimiento del sector industrial en Canarias está abocado irremisiblemente a trabajar el ámbito de la internacionalización. El mercado canario es un mercado pequeño, es un mercado además fragmentado, que encarece la financiación indispensable para infraestructuras de carácter logístico, que encarece el transporte, que demanda, por tanto, medidas específicas de apoyo y de ayuda al transporte, en materia de importación, en materia logística, etcétera, etcétera. En colaboración con otras entidades de distintos departamentos, estamos trabajando fundamentalmente en la promoción exterior de nuestras empresas y en la promoción exterior de productos fabricados en Canarias, en la promoción exterior también de servicios desarrollados por profesionales desde Canarias o por profesionales formados en Canarias. Estamos participando en procedimientos y en contratos de licitaciones...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto, doña Margarita, para terminar.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Ramos Quintana): Sí, muchas gracias, señor presidente.

...y estamos participando en consorcios logísticos de exportación.

En la cuenca del África occidental y en determinados países del norte de África estamos promoviendo actividades de internacionalización de nuestras empresas en materia de energías renovables, potabilización y desalación de agua, industrias de base tecnológica, empresas orientadas al desarrollo tecnológico y fundamentalmente y especialmente industrias de la construcción de la mano de proyectos tan importantes como el Takatona, en Marruecos, o como el Adecot, también en determinadas zonas de Agadir y del sur de Marruecos.

Finalmente, en cuanto al crecimiento del sector industrial por lo que se refiere a la prospección de actividades petrolíferas, creo que el Gobierno de Canarias ha sido claro en relación con este asunto. Hemos venido demandando y aprovechamos esta circunstancia que se nos brinda en esta comparecencia para volver a reclamar por parte del Gobierno de la nación lealtad institucional. No pueden llevarse a cabo actividades estratégicas en Canarias de esta magnitud sin contar con procesos de negociación y de diálogo...

El señor presidente: Muchas gracias, doña Margarita, señora consejera.

(El señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, ocupa un escaño en la sala.)