Diario de Sesiones 33/2012, de fecha 11/4/2012
Punto 4

· 8L/PNL-0053 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre un Pacto social por la sanidad en Canarias y España.

El señor presidente: Entramos en el apartado de proposiciones no de ley, punto 6 del orden del día. Proposición no de ley del Grupo Nacionalista Canario, sobre un Pacto social por la sanidad en Canarias.

Tiene enmienda del Grupo Mixto.

Doña María del Mar Julios Reyes, por el Grupo Nacionalista Canario, tiene la palabra.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

Sin duda que vivimos tiempos muy difíciles y combatir, hacer frente a las injerencias, pudiéramos decir que a las reales ya intervenciones que los mercados están haciendo sobre el Estado, implica, señorías, en primer lugar, que tengamos conciencia de que perdemos soberanía en la toma de decisiones de todo aquello que tiene que ver con el futuro de este país, que tiene que ver con las decisiones que soberanamente les corresponde a los poderes democráticos tomarlas, en cuanto al modelo económico, en cuanto al modelo social, en cuanto a los servicios públicos que queremos para este país y para el futuro de los ciudadanos.

Desde luego que combatir y hacer frente a estas injerencias de los poderes económicos de la Europa más poderosa implica, en primer lugar, tener valentía política, voluntad política de quererlo combatir; en segundo lugar, de querer hacerlo, tener la altura de miras para saber y ser conscientes de que para salir victoriosos en esta brega, en esta batalla, no lo puede hacer un gobierno solo, aunque incluso este tenga mayoría absoluta, y lo estamos viendo en estos días. Implica ser conscientes de que es necesaria una gran unidad política y social, la unidad de todos los partidos políticos, la unidad de todas las instituciones y administraciones en este país y la unidad social, la movilización de los ciudadanos. Se necesitan mayorías políticas y sociales para ser verdaderamente las decisiones importantes de este país tomadas por los poderes democráticos y por los poderes políticos.

En este sentido es esta iniciativa. Proponemos trabajar conjuntamente, seguir trabajando, por un pacto social por la sanidad, aquí, en Canarias, y también plantearlo en el ámbito del Estado. Desde luego que Coalición Canaria lleva más de quince años planteándolo, tanto aquí como en el Congreso de los Diputados, un pacto por la educación, un pacto de Estado también por la sanidad, y no se ha logrado. Yo creo que es una expresión de inmadurez política el que durante todos estos años de la democracia ninguno de los dos grandes partidos que han estado gobernando España hayan conseguido fraguar pactos en estos grandes servicios públicos.

Señorías, aquí, en Canarias, tenemos experiencia, hemos andado este camino. Ya en el año 2001 se fraguó un pacto por la educación, siendo presidente del Gobierno el señor Rodríguez y consejero de Educación el señor Ruano; en el 2006 se fraguó un pacto -en el ámbito de nuestras competencias, lógicamente- de sanidad, siendo presidente el señor Adán Martín. Esta iniciativa pretende que retomemos ese camino, porque hay un documento, que es el Pacto social por la sostenibilidad del Sistema Canario de Salud, que se fraguó en Canarias en el 2006, que sigue estando de actualidad en su contenido.

En dicho pacto se recomienda, señorías, se recomienda, toda una serie de medidas en torno a unos principios. Recomienda medidas destinadas a mejorar la financiación, la calidad, la eficiencia, la efectividad de los servicios sanitarios, sobre la base de los principios de equidad y de racionalidad. Un Pacto social para la sanidad basado en la calidad y basado en seis principios rectores. Digo que está de actualidad porque este documento fue producto de dos años de trabajo y logró el consenso. Fue firmado por la mayoría de los sindicatos, por los colegios profesionales, por los siete consejos de salud de las siete áreas de salud, y participaron en ello los cabildos, los ayuntamientos y los diferentes agentes sociales. Y digo que está de actualidad porque los seis principios rectores coinciden con los principios que la actual ministra de Sanidad, la señora Ana Mato, presentó en su primera comparecencia pública en el Congreso de los Diputados, concretamente en la Comisión de Sanidad, en donde en febrero hizo una oferta a los partidos políticos de presentar, en el primer trimestre de este año, un documento basado en una serie de principios, que expresados quizás de diferente forma tienen bastante coincidencia con lo que estamos expresando en este Parlamento, con la idea de que en la Comisión de Sanidad se empiece a fraguar un pacto por la sostenibilidad de la sanidad en el ámbito del Estado español.

Los principios sobre los que nosotros trabajamos son, y que coinciden, insisto, con lo comentado por la ministra, que el sistema se centre en el paciente, que las medidas empiecen a desarrollar un sistema más seguro, más oportuno, más efectivo, más eficiente, más equitativo. No voy a desarrollar la extensión porque no creo que me dé tiempo, pero evidentemente ambas propuestas, las que se hicieron aquí en el Pacto por la Sanidad de Canarias y la que ha hecho la ministra, ambas coinciden en trabajar en el aumento de responsabilidad del ciudadano, en su compromiso sobre la salud y sobre la buena utilización del sistema, en el aumento del compromiso de los profesionales en la sostenibilidad del sistema. Insisten también en la gestión clínica por procesos para mejorar la coordinación entre Atención Primaria y Especializada. Insisten en trabajar conjuntamente una política de recursos humanos, de formación, de pregrado, de postgrado, etcétera, etcétera, en el ámbito de todo el Sistema Nacional de Salud. Insisten en la necesidad de homogeneizar una cartera básica de servicios iguales para todos los españoles en todos los territorios de las comunidades autónomas. E insisten ambos documentos en la necesidad de establecer un acuerdo marco para asegurar una financiación suficiente para igualar a todos los ciudadanos en las prestaciones sanitarias.

Todo esto -insisto- ha formado parte del documento que hoy en esta iniciativa proponemos, que sirva nuevamente, sirva nuevamente de punto de arranque para que el Gobierno elabore un comunicado, una comunicación por parte del Gobierno, que retome ese documento, los principios que en él está recogidos, que retome la misión que yo creo que sigue estando de actualidad, que expresa el gestar un amplio consenso social y político, sobre los cuales se trabaje en las líneas de actuación prioritaria que deben ser abordadas para garantizar la adecuada financiación y sostenibilidad del sistema sanitario canario y que permita desarrollar con responsabilidad de todas las partes, evitando la confrontación política, la confrontación partidista o incluso la confrontación corporativa en la prestación sanitaria.

Creo que está de actualidad. Después de presentar esta iniciativa, también un grupo nacionalista, en este caso Convergència i Unió, presentó una iniciativa, que fue aprobaba por unanimidad en el Congreso de los Diputados, que se aprobó también la constitución de una comisión dentro de la Comisión de Sanidad que fragüe un pacto por la sanidad.

En la iniciativa que planteamos también le planteamos al Gobierno de Canarias que traslade al Gobierno de España la necesidad de abordar de forma urgente un pacto social y político por la sostenibilidad del sistema sanitario del Estado español. Creo que el propio Congreso de los Diputados ya se ha hecho eco de esta necesidad y en principio esa es la prioridad que la propia ministra se marcó en el Congreso de los Diputados.

También plantea la iniciativa algo que ya se ha recogido aquí en otros debates, que es proponer la actualización urgente, adecuar el sistema de financiación sanitario, adaptándolo a lo que aquí hemos hablando en infinidad de ocasiones, a lo que es la variable de la población, la actualización al volumen de población que en cada momento tengamos; y por supuesto actualizar el impacto que tiene la variable de la dificultad del hecho insular para mantener una organización sanitaria que iguale en servicios y prestaciones a todos los canarios.

Señorías, esta iniciativa se registró y se presentó antes de conocer, antes de saber lo que hace dos días presentó el ministro, el presidente Rajoy, a través...

El señor presidente: Sí, un minuto, doña María del Mar, para ir terminando.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias. Concluyo.

...a través de un comunicado público de un recorte nuevamente, un importante recorte de 10.000 millones de euros expresamente en educación y expresamente en sanidad. Es, por lo tanto, de mayor actualidad todavía, porque yo me resisto, creo que nos debemos resistir en este Parlamento, a que sean los mercados, a que sean los poderes económicos los que marquen el sentido y el futuro de la evolución de nuestro sistema público. Se debe retomar la senda del diálogo entre todos los partidos y entre todas las organizaciones sociales para que se fragüe verdaderamente una reforma que mejore el sistema sanitario y garantice su sostenibilidad, en el seno del diálogo y del consenso parlamentario, de este Parlamento y del Congreso de los Diputados. Creo que tenemos esta responsabilidad también en este Parlamento y este sería un trabajo importante a realizar aquí y que esta comunidad puede aportar a ese pacto que esperemos se fragüe en el ámbito del Estado.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar Julios.

Hay una enmienda del Grupo Parlamentario Mixto, que es una enmienda de adición.

Don Román Rodríguez tiene la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez: Buenos días, señorías.

Nosotros compartimos la exposición que hace el grupo proponente sobre la situación de la sanidad y compartimos la necesidad de un gran acuerdo en relación al sistema sanitario público. Podríamos matizar cuestiones, pero digamos que no discreparíamos ni en la exposición ni en las propuestas de acuerdo. Lo que creo es que el conjunto de acontecimientos que estamos viviendo no s sobrepasan.

Y, sinceramente, creo que ha perdido eficacia esta PNL por una sencilla razón: porque dentro de dos semanas, digamos lo que digamos y hagamos lo que hagamos, el Gobierno de España, de manera unilateral, ha propuesto, ha dicho, ha anunciado de manera solemne que va a promover un cambio en el sistema sanitario público español para acortar el gasto. Hablan de entre 7 y 10.000 millones de euros, es decir, que va a haber una contrarreforma sanitaria sí o sí en las próximas dos semanas. Podemos hacer el ejercicio hoy que queramos de hacer una llamada a la buena voluntad, al entendimiento y al acuerdo sobre los principios que en principio compartimos, pero debemos ser conscientes de que no hay ninguna posibilidad de acuerdo en materia sanitaria en el Estado español, porque el Gobierno de España, legítimo, con 186 diputados, ha decidido, sin consultar a nadie, sin abrir ningún debate, promover una iniciativa de cambio del sistema sanitario sustancial. Pues que pretenden reducir su gasto en un 10 o un 12% y esto solo se hace removiendo las bases del actual sistema sanitario.

De manera que, aunque estoy absolutamente de acuerdo en la necesidad de que en esta materia se alcancen consensos, porque estamos hablando de una de las conquistas más importantes, absolutamente básicas, del bienestar colectivo de la ciudadanía del Estado español, hoy, por las circunstancias de la crisis y en virtud de la posición legítima, y que yo discrepo absolutamente, del Gobierno de España, este va a tomar decisiones de forma unilateral de cambiar las reglas del juego sobre un sistema sanitario que bien merecía un gran acuerdo y, por tanto, un gran debate. No solamente no va a haber debate con la ciudadanía sino que no lo hay ni siquiera en el Partido Popular. Nadie sabe en qué va a consistir este tema y solo hay especulaciones. Se está hablando del copago, del copago progresivo, de la limitación de las prestaciones, de la recentralización del Estado, se está hablando de todo. Y no es que lo estoy diciendo yo, es que me leo lo que dice la presidenta de la Comunidad de Madrid, me leo lo que dice el ministro De Guindos hoy y mañana lo que le corrige el secretario de Organización del Partido Popular, me leo lo que dice el señor Montoro esta mañana y por ahora no se sabe en qué va a consistir esa reforma que dentro de 15 días el Gobierno de España va a anunciar, seguro, por un real decreto-ley, que es como se está gobernando este país en los últimos 100 días. Real decreto-ley que debe ser, en la Constitución española, un elemento excepcional y que se convierte en fórmula habitual de legislar en asuntos tan sensibles como este.

Por lo tanto, aun compartiendo absolutamente la exposición y las propuestas que hace el grupo proponente sobre esta necesidad que tendría Canarias y España de disponer de un análisis, un acuerdo y un punto de entendimiento sobre el futuro del sistema sanitario público, he de decir que lamentablemente va a tener una eficacia nula o ninguna eficacia, puesto que los acontecimientos ya nos desbordan, como estamos viendo cada día en los medios de comunicación.

En cualquier caso, nosotros, en previsión de que se apruebe esta iniciativa, hemos añadido una enmienda de adición, porque sabíamos que aquí está el meollo de la cuestión, porque todo lo que dice la propuesta, insisto, es acertado, es histórico, diría, en cuanto a las propuestas del grupo proponente. Y justamente, como sabemos cómo andan las cosas, hemos incorporado una enmienda, que lo que dice es que, como aquí lo que se está cuestionando es la sostenibilidad financiera, hemos apuntado, aunque el Parlamento se ha definido ya sobre este tema, que instemos, en este proceso de reformas, al Gobierno de España a que los problemas de sostenibilidad financiera no se trasladen a los usuarios del sistema y que, en todo caso, la mejora del sistema sanitario público, como he dicho en alguna otra ocasión, tiene dos grandes caminos en cuanto a la sostenibilidad financiera: mejorar la eficiencia, que seguro hay camino para garantizarla y estamos de acuerdo y hay que ponerse a trabajar sobre cómo se mejora la eficiencia en el sistema sanitario, dónde se priorizan los gastos, qué programas tienen impacto, cómo se incorporan los medicamentos y las tecnologías a la cartera de servicios, etcétera, etcétera. Ahí estamos de acuerdo en que hay un camino para mejorar en este servicio público y en el otro tema, muy relevante, del asunto de la financiación, nosotros hemos dicho, y este Parlamento se ha pronunciado, que si los recursos que hoy destinamos, el esfuerzo fiscal que hoy destinamos a la sanidad es insuficiente, pues, se tiene que corregir por el sistema que los países democráticos han contrastado como más justo y eficaz, que es el de la fiscalidad, la fiscalidad progresiva.

No estamos de acuerdo, nos parece contraproducente, además si no es intenso el copago no servirá en absoluto para garantizar ingresos al sistema, y por eso también en esta enmienda de adición decimos que no se traslade a los usuarios del sistema los posibles problemas financieros de la sanidad y que estos, en caso de precisarse, se resuelvan como deben resolverse todos los servicios públicos y más este de carácter universal, que es a través de la fiscalidad ordinaria, que debe ser lo más progresiva posible.

Por lo tanto, al grupo proponente le digo que si se somete a votación, nosotros estamos de acuerdo; que si nos quiere aceptar la enmienda de adición tiene sentido, porque ya nos hemos pronunciado sobre ella y porque además tiene una rabiosa actualidad, más que todo lo demás, porque es el centro del debate, es lo que nos vamos a tener que aguantar en las próximas semanas y enriquece desde luego la proposición no de ley. Pero sobre todo, digo, porque desgraciadamente es así, que no habrá pacto de Estado sobre la sanidad, que lo que habrá es un decretazo del Gobierno de España recortando prestaciones, imponiendo el copago, ambas cosas, y algunas que ni ustedes ni yo conocemos, porque no ha habido ningún debate, hasta el punto, y reitero e insisto, que los dirigentes del Partido Popular, del Gobierno y del propio partido, se contradicen sobre el qué hacer en esta materia en las últimas dos semanas. Esta mañana sin ir más lejos. En cualquier caso, lo único que parece claro es que en 15 días nos enteraremos los ciudadanos españoles, las comunidades autónomas, el resto de las fuerzas políticas, de las decisiones que de manera unilateral el Partido Popular, el Gobierno del señor Rajoy, decidirá sobre el futuro de la sanidad pública española. Igual hasta aciertan, ¿no? Mucho me temo que no va a ser así.

Pero lo que digo es que no va a haber pacto, porque además esta mañana también el presidente del Gobierno español ha rechazado cualquier posibilidad de acuerdo con la oposición política. Y no me estoy poniendo yo en la oposición política a nivel de España, me refiero al Partido Socialista, que es esencialmente el otro gran partido de implantación en el conjunto del Estado, y ha dicho que no necesita pactos, que tiene mayoría suficiente, que saben lo que hay que hacer. No digo ni que esté bien ni que esté mal, estoy constatando las declaraciones que, hoy sí, hizo el presidente del Gobierno de España a los medios de comunicación, porque ayer no, ni en los últimos 15 días tampoco. Pero hoy ha hecho declaraciones y ha dicho estas dos cuestiones.

Por lo tanto, señorías, en 15 días sabremos qué será de la sanidad pública española, ¿eh?, cuando el Partido Popular decrete los cambios y los recortes. Y, por lo tanto, nosotros estamos de acuerdo en la necesidad del debate y del acuerdo en esta y en otras materias sensibles de la convivencia y de los derechos, pero lamentablemente nos estamos encontrando con una forma de actuar y de hacer política que tiene poco que ver con nuestras tradiciones españolas, democráticas, de los últimos 30 años, seguramente muy influidos por la crisis y su envergadura, pero que están quebrando consensos básicos que para la convivencia son fundamentales, para la justicia social son fundamentales, y yo creo que también para el progreso económico.

Por lo tanto, sí a la PNL, con esta enmienda de adición que apuntamos de rabiosa actualidad y lamentar mucho que, aunque la aprobemos, los hechos y los acontecimientos desgraciadamente van por otro lado.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Gracias, don Román Rodríguez.

Doña María del Mar Julios, para fijar posición sobre las enmiendas.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente.

Comparto muchas de las reflexiones que acaba de hacer el portavoz del Grupo Mixto.

En cuanto a la enmienda que nos ha presentado en relación con el copago, pues, nos parece acertada y por nuestra parte no habría ningún inconveniente en incorporarla, por cuanto más que en este Parlamento ya hemos discutido en varias ocasiones sobre la posición de los distintos grupos en relación con el copago. Yo creo que el Pleno anterior fue precisamente uno de ellos y todos conveníamos en que no era oportuna la introducción del copago. Por lo tanto, ningún problema en este sentido con esa enmienda.

En relación a la otra reflexión, señoría, yo sí quiero manifestar lo siguiente. Soy absolutamente consciente, y lo dije al finalizar mi intervención, de que esta iniciativa se había presentado antes de que conociéramos todos los ciudadanos a través de una nota de prensa el recorte de 10.000 millones y del anuncio hecho ayer por el señor Montoro de que en 10 días se iba a decretar, pues, toda una serie de reformas en cuanto al sistema sanitario. Pero, señor Rodríguez, sigo manteniendo la PNL. Primero por coherencia, porque yo creo que en estos momentos hay dos caminos: el camino que decida el Gobierno del Estado de enfrentarse a los mercados en solitario y llevar a España a la ruina o el camino de aceptar humildemente, entre todos, la necesidad de unir en un consenso a todas las fuerzas políticas y a las administraciones para seguir siendo los poderes democráticos los que tomen las decisiones en este país. Y como creo que esto es de una envergadura, aunque no nos hagan caso, yo quiero que este Parlamento -creo o por lo menos esa es mi voluntad- se pronuncie ante esta decisión y que conste en acta lo que en este Parlamento hemos decidido y hemos propuesto. Creo que es importante. Yo me resisto -insisto-, me resisto, a que seamos meros espectadores de las decisiones que unilateralmente tome el Gobierno de España, que espero que no sea así, espero que no sea así, porque, insisto, aunque haya legítimamente una mayoría absoluta, hay un sistema sanitario en este país conseguido por una mayoría social, que es distinto.

Por lo tanto, señorías, tenemos que defender con uñas y con dientes una conquista social, como es el Sistema Nacional de Salud, y por eso, insisto, aunque sea por coherencia, este Parlamento debe pronunciarse sobre esta proposición no de ley.

E insisto, señoría, que debe discutirse en el seno del Consejo Interterritorial el futuro del Sistema Nacional de Salud. Si se hace, mantendremos una actitud de diálogo; si no se hace, lógicamente, nos enfrentaremos a unas decisiones de recorte como las anunciadas y de unas reformas anunciadas pero no conocidas, porque es lo grave. Yo coincido en que da la impresión de que en estos momentos ni el propio Partido Popular conoce a ciencia cierta qué reformas van a introducir en el sistema sanitario... (Ante un comentario que se suscita en la sala.) No, señoría. Ayer vimos que desde la mañana a la tarde, a la noche, ayer y antes de ayer, hubo por parte de los distintos ministerios del Gobierno de España posiciones distintas: unos que sí al copago, otros que no al copago; unos que recortes y otros que no recortes. ¿Qué implica eso, señoría? Señoría, yo también escuché el debate esta mañana en el Congreso de los Diputados. Eso implica, nos guste o no nos guste, porque la realidad es tozuda, que los mercados y los poderes económicos están haciendo que el Gobierno de España improvise, improvise en la toma de decisiones para calmar la voracidad de los mercados, que están fastidiando la prima de riesgo de España. ¡Esa es la realidad, señoría! Y si ante eso no somos conscientes y tenemos la altura de miras, en España, por parte del Partido Popular, que es el que tiene la responsabilidad porque está gobernando, de asumir la necesidad de, juntos, fraguar grandes pactos para sacar a España del lugar en el que está, señoría, pues, flaco favor le va a hacer esa mayoría absoluta que en estos momentos tiene el Partido Popular en el Congreso de los Diputados. Insisto, esto no se cambia si no es con mayorías sociales y con la unidad de todas las instituciones y de todos los partidos.

El señor presidente: Gracias, doña María del Mar.

Por los grupos no proponentes, don Jesús Morera, por el Grupo Parlamentario Socialista Canario.

El señor Morera Molina: Muchas gracias, señor presidente. Buenos días.

Bueno, pues, nuestro voto va a ser favorable a esta iniciativa y a la enmienda que ha introducido el Grupo Mixto sobre el tema del repago.

Sí a un pacto de Estado y a un pacto canario por la sanidad, pero ¿con qué contenidos y con qué objetivos? La sanidad es un pilar del Estado del bienestar y este es un elemento fundamental de un Estado democrático, como todos sabemos, como factor de desarrollo pero sobre todo como principio de cohesión social. Para nosotros no es concebible la evolución de una sociedad sin el avance colectivo de todos sus miembros y desmantelar cualquier elemento del Estado del bienestar implica dejar por el camino a personas de nuestra comunidad.

No aceptamos el discurso de insostenibilidad del sistema sanitario. Discurso soportado sobre una pléyade de argumentos elaborados bajo los auspicios de empresas con intereses espurios en el ámbito sanitario, argumentos con los que intentan desprestigiar el sistema, generando el ambiente mediático y el caldo de cultivo que pueda justificar la privatización y desmantelamiento de este sistema sanitario para ponerlo en manos de grandes empresas de inversión, poniendo en manos de estas grandes empresas de inversión la salud de los españoles. No podemos aceptar que los servicios de salud se conviertan en negocio, porque la salud no es una mercancía.

¿Cómo se puede hablar de insostenibilidad del sistema sanitario si seguimos estando por debajo de la media de la OCDE en porcentaje de gasto sanitario público sobre el Producto Interior Bruto? No podemos declarar insostenible algo que no es ni siquiera adecuadamente financiado. El sistema es sostenible, primero con una adecuada gestión y, segundo, con una adecuada financiación.

Para que esto no quede en un brindis al sol, hacemos las siguientes propuestas. En lo concerniente a la gestión, por ejemplo, por una parte, la educación en el uso racional del sistema para pacientes y para profesionales; la implicación de los profesionales en la gestión. El desarrollo de la gestión -como decía la señora Julios-, el desarrollo de la gestión clínica es crucial y nuestro retraso en esta materia es una losa para nuestro sistema. Hay que renovar los caducos modelos organizativos de los hospitales y de los centros de salud. Hay que hacer planificación, a través de los planes de salud, planes de recursos humanos, planes de infraestructuras, etcétera. También es importante exigir la adecuada formación para los puestos de gestión, sustituir los actuales modelos de incentivación, de incentivación a los profesionales, por modelos que premien los resultados en salud y no los volúmenes de producción, la adecuada evaluación de las tecnologías y de los fármacos, la potenciación de la Atención Primaria, de la prevención, de la promoción y la educación para la salud y la coordinación entre niveles asistenciales.

Y sí, es necesaria más financiación para la sanidad. Ya hemos expuesto aquí nuestra disposición a ello y hemos propuesto la generación de impuestos finalistas sobre tabaco y alcohol de alta graduación para ello.

Pero de todo esto llevamos hablando años. Varias de estas ideas están recogidas en aquel documento de pacto social del que hablaba la señora Julios. ¿Pero por qué no se han llevado a cabo todas esas medidas? Creo que es necesario ir más allá de la declaración de intenciones. Hace falta el valor y los arrestos para introducir los necesarios cambios en la gestión y asumir medidas cuyos resultados no se verán a corto plazo. Debemos, como responsables políticos, ser fuertes ante la presión de la industria para obtener más beneficios; ante la presión de los profesionales para usar más recursos, en ocasiones sin rigor científico ni un razonable balance coste-beneficio; ante la presión de los ciudadanos, que exigen más servicios y más tecnología sin el suficiente criterio técnico; ante la presión mediática, que no tolera el fallo ni la demora sin el adecuado análisis de la realidad. Ante esta presión, solo una respuesta: nuestra unidad por la sostenibilidad de un sistema de salud público y de calidad.

Nosotros, como Partido Socialista, hemos dado el primer paso, respaldando en el mes de febrero la iniciativa de Convergència i Unió, que fue apoyada por todos los grupos del Congreso de los Diputados para generar un pacto por la sanidad, pendiente actualmente de la creación de una subcomisión al respecto. Pero quiero recordar que ya existió esa subcomisión y ese intento de pacto por la sanidad, promovido por el ministro Bernat Soria, y que en última instancia, con las conclusiones ya elaboradas, fue abandonado por el que era el principal grupo de la Oposición.

Pero todos no somos iguales, sí, señora Roldós. Nosotros, en cualquier caso, tenemos la esperanza de no salir defraudados de esta iniciativa y que esta no sea una coartada para justificar recortes. Tenemos, en suma, la esperanza de que el objetivo de todos los grupos sea la sostenibilidad de un sistema de salud público y de calidad.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jesús Morera, muchas gracias.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña María Teresa Pulido.

La señora Pulido García: Gracias, señor presidente. Señorías.

La sociedad española está viviendo tiempos difíciles, pero el Gobierno de España trabaja por una sanidad universal, sostenible y equitativa.

El Estado del bienestar no es patrimonio de nadie, es de todos los españoles, y sus peores enemigos son sin duda el despilfarro y la ineficiencia. Cuando uno gasta sin control, siempre terminan pagándolo los más débiles. Es una vergüenza oír decir a algunos que los Presupuestos ponen en riesgo el Estado del bienestar. Una sociedad con 5 millones de parados no es precisamente un modelo de Estado de bienestar. La creación de empleo y el crecimiento económico sí son garantía del Estado de bienestar, y en eso está trabajando el Gobierno de la nación.

Efectivamente, mi grupo parlamentario va a apoyar su proposición no de ley sobre un pacto social por la sanidad. Mi grupo desea no solo un pacto por la sanidad y los servicios sociales en Canarias sino en España. Nuestra ministra de Sanidad ha manifestado que el pacto por la sanidad y los servicios sociales es para ella un propósito irrenunciable, al que habrá que dedicar esfuerzo, lealtad y colaboración de todos. Para ello, no lo va a hacer unilateralmente, como decía el señor Rodríguez, va a convocar a los consejos territoriales y a las conferencias sectoriales para poder fijar el contenido de los acuerdos que permitan articular un anteproyecto de ley de servicios básicos para su debate en las Cortes. El objetivo fundamental de esta ley será garantizar los servicios esenciales.

Tenemos que garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario público y establecer las garantías para que todos los españoles, y por tanto los canarios, tengamos acceso a las mismas prestaciones, con independencia del lugar en donde residamos.

Tenemos un buen sistema sanitario público, al que hay que seguir dotando de eficacia, pero que no se puede mantener a costa de proveedores o de guardar las facturas en los cajones. La deuda sanitaria supera los 15.000 millones de euros, que si no planteamos estrategias para controlarla, seguirá creciendo. El reto, señorías, es con los mismos recursos hacerlo mejor. No se trata de recortar sino de ajustar en gastos improductivos e innecesarios. Debemos elegir unos servicios básicos para que los ciudadanos que obligatoriamente tengan que ser atendidos en todas las autonomías lo sean por igual y el Gobierno de España está en ello. Fíjense si está en ello que ya en el primer Consejo Interterritorial la ministra con los consejeros acabó con la diferencia en las vacunaciones, y se estableció un calendario único de vacunación. Hemos aprobado también un fondo de garantía asistencial para que un ciudadano de Madrid cuando venga a Canarias sea atendido de la misma manera que un canario cuando va a Madrid.

Mi grupo va a apoyar su PNL, porque estamos convencidos de la necesidad de retomar el Pacto social por la sanidad y de actualizarlo.

Respecto a trasladar al Gobierno de España la necesidad de abordar urgentemente un pacto social y político por la sostenibilidad del sistema sanitario, no solo lo apoyamos sino que, como ya les he dicho, el ministerio está en ello.

Respecto al último punto, del acuerdo sobre actualización y adecuación del sistema de financiación sanitaria, mi partido no hace populismo y por supuesto que cree que existe un déficit de financiación sanitaria, histórico en Canarias, y así lo hemos manifestado siempre, pero la caja la dejaron vacía, la dejaron vacía los socialistas con el apoyo de Coalición Canaria. Mi grupo desea un pacto social por la sanidad y los servicios sociales en Canarias y en el Estado, y la ministra así lo ha manifestado y nos alegra, de verdad, que el Gobierno de Canarias se una a esta iniciativa.

Gracias.

(La señora Roldós Caballero solicita la palabra.)

El señor presidente: Muchas gracias, doña María Teresa Pulido.

Sí, dígame, doña Mercedes Roldós, dígame.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Le pido la palabra en virtud del artículo 82, por una alusión de inexactitud manifestada por el portavoz socialista.

El señor presidente: Sí, tiene derecho a apreciar una inexactitud sobre su persona, efectivamente. Tiene un minuto.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Señor portavoz del Grupo Socialista, quien propuso un pacto de Estado en el año 2008, en el mes de mayo, fue el ministro Bernat Soria y quien le habla era consejera de esta comunidad autónoma. Propuso un pacto entre comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad y quien le habla le sugirió al ministro que hiciéramos un verdadero pacto de Estado abierto a todo el arco parlamentario y a los agentes sociales y empresariales del mundo sanitario, cosa que aceptó el ministro. Ese pacto, señor Morera, ha estado y está en vigor y ha sido ratificado y reforzado por la actual ministra, la señora Ana Mato. Le recuerdo, señor Morera, que las medidas puestas en marcha en el 2011 en materia de política farmacéutica fueron acordadas el 18 de marzo del año 2010 en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud; que en ningún momento, en ningún momento -y está documentado, está documentado- el Partido Popular...

(El señor Morera Molina solicita la palabra.)

El señor presidente: Gracias, doña Mercedes.

Sí, don Jesús Morera, dígame.

El señor Morera Molina (Desde su escaño): Para responder a las alusiones.

El texto definitivo de las resoluciones de aquella subcomisión, señora Roldós...

El señor presidente: Un momentito, un momentito, don Jesús, un momentito. Mire, a la alusión responde quien ha sido aludido. A usted le cabe y yo le daré el tiempo por un minuto si ha habido alguna inexactitud sobre la intervención de la señora diputada. De acuerdo, pero no para responder a la alusión, porque la alusión era de ella.

Un minuto.

El señor Morera Molina (Desde su escaño): Digo, señora Roldós, que tiene usted razón en todo, Bernat Soria... Se creó la subcomisión, se trabajó la subcomisión, pero cuando llegó el momento de las resoluciones, que son del 28 de septiembre de 2010, la fecha del informe de las resoluciones, no las firmó el Partido Popular. No aceptaron -no vamos a estar con discrepancias-. Y de hecho, de hecho, la realidad es que se vuelve a proponer la necesidad de un pacto por la sanidad porque este no se firmó.

(La señora Roldós Caballero solicita la palabra.)

El señor presidente: Simplemente, doña Mercedes, que no le voy a dar ni tiempo, pero sí para que responda exactamente a la fecha. De acuerdo, pida la palabra.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Mire, señor Morera, diferente del Pacto por la Sanidad que se suscribe en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, no tiene nada que ver con la subcomisión o comisión parlamentaria de estudio sobre la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. ¡No tiene nada que ver! El pacto está en el Consejo Interterritorial, que es donde debe estar, donde está el ministerio, el Gobierno...

(El señor Morera Molina solicita la palabra.)

El señor presidente: No, porque esto sería, don Jesús, sería eterno. No, no...

El señor Morera Molina (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Sí, no podemos eternizar.

Miren, señorías, cuando hay una alusión, el aludido, en este caso porque le aludió usted, el aludido es el que tiene derecho a aclarar. Sí, si el aludido hace alguna imprecisión, usted tuvo oportunidad de aclararla. Entonces la señora Roldós quiso aclarar que la aclaración que usted había hecho no era precisa. No podemos eternizar el debate.

Vamos a votar, señorías (La señora Julios Reyes solicita la palabra).

Sí, es cierto. Usted dijo que admitía la enmienda, no ha habido más cambios, pero si quiere aclararlo, tiene... Simplemente aclarar su posición respecto a la enmienda.

La señora Julios Reyes (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Sí, a efectos de aclarar la votación, en aras además de yo creo que intentar entre todos los grupos fraguar un consenso. Me ha pedido el Grupo Popular la posibilidad de votar separado el texto que presentó el Grupo Nacionalista y, por otro lado, la enmienda que el Grupo Nacionalista ha aceptado, que presentó el Grupo Mixto. Si podemos hacer por separado la votación, pues, yo lo rogaría en aras a buscar el consenso.

El señor presidente: Muchas gracias.

La votación, como la quieren, lo piden los grupos. Ya la había pedido el Grupo Popular separada, y eso es un derecho. La enmienda, sí está claro que usted se ratifica en la enmienda, que es por lo que yo le... que se ratifica en aceptar la enmienda, y la votación ya cada grupo puede proponer la votación como la quiere. ¿De acuerdo? ¿Estamos así?

Bueno, entonces, en vista de esto, señorías, vamos a votar el texto propuesto por los nacionalistas canarios, tal como está, y luego votaríamos la incorporación de la enmienda, si a usted le parece bien, del Grupo Mixto, a ese texto. Cabe votarla de esa manera.

Entonces vamos a votar el texto de la proposición no de ley como lo ha planteado el Grupo Nacionalista Canario. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 55 presentes, 55 a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Pues se aprueba ese texto de cuatro puntos, se aprueba por unanimidad.

Y ahora se va a votar la enmienda de adición de un punto quinto, presentada por el Grupo Parlamentario Mixto. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 56 presentes, 36 a favor, ninguno en contra y 20 abstenciones.

Queda aprobada la enmienda, que se incorpora al texto de los nacionalistas canarios.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0053 Sobre un Pacto Social por la Sanidad en Canarias y España.