Diario de Sesiones 35/2012, de fecha 24/4/2012
Punto 17

· 8L/PO/P-0344 Pregunta de la señora diputada doña María Teresa Pulido García, del Grupo Parlamentario Popular, sobre recetas en los servicios de urgencias de los hospitales, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

El señor presidente: Siguiente pregunta, señorías, y última de este punto, de la señora diputada doña María Teresa Pulido García, del Grupo Parlamentario Popular, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

Doña Maite Pulido.

La señora Pulido García (Desde su escaño): Señora consejera, ¿cuál es el criterio para que en unos hospitales canarios se realicen recetas en los servicios de urgencias y en otros no?

El señor presidente: Muchas gracias, doña Maite Pulido.

Señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor) (Desde su escaño): Señor presidente. Señora diputada.

Cada centro, cada centro valora su propia circunstancia y, en cualquier caso, le aseguro que todos los tratamientos están continuados y garantizados.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera, doña Brígida Mendoza.

Doña Maite Pulido.

La señora Pulido García (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Señora consejera, veo que no entendió el sentido de mi pregunta y se la vuelvo a reiterar: ¿cuál es su modelo, señora consejera, para que los pacientes atendidos en los servicios de urgencia hospitalarios accedan a las recetas?

Yo desconozco cuál es la política de su departamento, porque ni sus directivos la conocen, pero conozco muy bien la realidad de nuestra comunidad autónoma, y es que los pacientes deambulan de un sitio para otro con la consiguiente incomodidad que ello conlleva.

Usted es la máxima responsable de la sanidad canaria: ¿qué le parece que el médico de familia se dedique a hacer el trabajo administrativo de otros compañeros, con la consiguiente merma de su tiempo y en detrimento de su actividad asistencial? Canarias es de las comunidades más avanzadas en cuanto a informatización de la historia clínica. El acceso desde los servicios de urgencia al historial electrónico de los pacientes y a su prescripción sería una buena solución para conjugar los derechos de los ciudadanos, que verían mejorada su atención, y de los médicos de Primaria, que dejarían de ser meros administrativos, y cada médico sería así responsable de lo que se receta al paciente.

La intervención, en un único paso, desde los servicios hospitalarios permitiría que el paciente pueda ser atendido en su centro de salud con motivo de control de su problema de salud y no por un asunto administrativo que se produjo en otro nivel.

De nuevo le reitero la pregunta: ¿va usted a extender la receta electrónica a los servicios de urgencia? La realidad es que el médico de familia se ve abrumado por una consulta más en su agenda, por un problema administrativo, que no deja tiempo para su valoración adecuada ni seguimiento del problema que obligó al paciente a solicitar atención hospitalaria. En mi grupo somos conscientes de que la utilización de los servicios de urgencia hospitalarios por necesidades no satisfechas en Atención Primaria o en consultas externas por interminables listas de espera suponen una prestación carente de continuidad y a un mayor coste, y también somos conscientes de la saturación que se produce en estos servicios de urgencia, pero la solución no está en pasar al paciente como si de una pelota de pimpón se tratase. Cada uno debemos asumir nuestra responsabilidad y se debe gestionar el sistema sanitario de la forma más eficiente posible.

La realidad es que ahora no existe modelo, no hay criterios, como en muchos otros de sus departamentos, su consejería carece de rumbo, no existe homogeneidad, no hay directrices. Usted ni siquiera tiene un plan estratégico de salud para Canarias. La realidad es que las gerencias de los centros hospitalarios hacen lo que estiman preciso y los facultativos de los distintos servicios hacen lo que buenamente...

El señor presidente: Muchas gracias, doña Teresa Pulido.

Señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señora diputada, gracias por su recomendación. La instauración de la receta electrónica en los servicios de urgencias es una cosa que se ha priorizado.

Por otra parte, el modelo, el modelo que se sigue, y que debe ser por usted conocido, ¿eh?, y no es por falta de rumbo, es que lo que se había hecho desde legislaturas anteriores a la mía, a mi presencia en este centro como consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, era que cada centro hace un informe donde hace, donde indica unos tratamientos, unos tratamientos que tiene. Sí es verdad, no se hacen recetas, y porque tenía dos vertientes, dos vertientes: una, que el paciente fuera seguido por su médico de cabecera, no como prescriptor y no por seguir simplemente haciendo un trabajo, por hacer un trabajo administrativo; y, dos, por no sobrecargar los servicios de urgencias, por no abrir una puerta falsa. Pero le recuerdo, señora diputada, que usted estuvo cuatro años de directora y estaba la receta electrónica, y además le recuerdo que estaba en un centro que fue piloto, desde hace muchísimos años, que tenía un módulo desarrollado y al parecer no quiso poner en marcha. Pero es que además había otra consejera que tampoco quiso hacerlo. Es decir, se puede reír usted pero eso es tal como se lo cuento, porque usted ejerció cuatro años esa dirección. Se sigue utilizando el mismo modelo que usted puso y que no corrigió.

Y en este momento la receta electrónica se ha priorizado, se ha priorizado para poder continuar haciendo control de gastos, para poder continuar haciendo eficiencia, que ustedes en su momento no hicieron.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza.