Diario de Sesiones 35/2012, de fecha 24/4/2012 - Punto 19

· 8L/C-0332 Comparecencia del Gobierno -consejero de Economía, Hacienda y Seguridad-, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre consecuencias para los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de los recortes establecidos en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado.

El señor presidente: Comparecencia del señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, solicitada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre consecuencias para los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias de los recortes establecidos en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Don Román Rodríguez tiene la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías: muy buenas tardes.

Esta comparecencia que oportunamente solicitamos ya hace algunas semanas, porque no había que ser adivino para saber que el Presupuesto General del Estado español iba a suponer una modificación del escenario presupuestario de Canarias, aún en el mejor de los pensamientos, ¿no? Es evidente que estamos en el contexto en el que estamos y que algunos dijimos aquí, cuando debatíamos la Ley de Presupuestos de Canarias, que era una norma presupuestaria con fecha de caducidad, puesto que sabíamos que cuando los Presupuestos Generales del Estado se presentaran -y sabíamos que la situación económica era complicada y se complicaría más-, que la previsión de ingresos y de gastos de la ley que aquí se aprobó, con nuestra oposición, iba a tener que ser sustancialmente modificada. De manera que, desgraciadamente, volvemos a tener razón cuando entonces dijimos que aquella ley hacía una previsión de ingresos inadecuada y que hacía una previsión de gastos, además de algunas orientaciones, irreal. Y poco más de 90 días después, 100 días, nos encontramos en esta comparecencia con algunas decisiones en marcha que tienen mucho que ver con lo que entonces decía el que les habla en esta misma tribuna cuando discutíamos la Ley de Presupuestos de nuestra comunidad.

Es evidente que hay varios niveles de impacto del contexto que la Ley General Presupuestaria, la Ley de Presupuestos Generales del Estado, genera en Canarias y también lo relacionado con la propia crisis, y es evidente que el Gobierno de Canarias -lo vimos aquí en una comunicación en el último Pleno-, pues, tiene que liderar los márgenes que tiene para responder a las circunstancias que estamos viviendo. El pasado sábado, por lo que hemos podido ver en los medios de comunicación, el Consejo de Gobierno de Canarias se reunió e inició un conjunto de decisiones que sería interesante que hoy pudiéramos aclarar al máximo y remitiré mis opiniones al respecto a la segunda intervención para facilitar ahora que el consejero pueda contribuir a aclarar a esta Cámara en qué términos nos vamos a mover en relación a las sustanciales modificaciones que habrá que hacer sobre ingresos y sobre gastos en nuestra comunidad. Y en este sentido resumo lo que esta mañana de alguna manera el presidente reconocía.

Si hay un déficit de ingresos de 800 millones de euros por los distintos conceptos que el Presupuesto del Estado alimenta -digamos- en el Presupuesto canario y se pretende una subida de impuestos, que en el mejor de los casos será de 250 millones de euros en el semestre donde se pueden aplicar, que será el segundo semestre de este año, la reducción, aplicando elementales matemáticas, tendrá que ser de 550 millones de euros. Todo esto para cuadrar ingresos y gastos, al menos en los términos previstos en la ley vigente. Mis primeras consideraciones serían que, bueno, primero, aunque luego lo reiteraré, yo creo que el Gobierno y la mayoría que lo sustenta se equivocaron no tomando las decisiones entonces y tomándolas ahora, porque ahora son más graves los incrementos y son más graves también los recortes. No es neutral hacerlo el 1 de enero que hacerlo el 1 de julio. No es neutral, tiene graves consecuencias, como luego trataré de explicar.

Pero ahora sí que me interesa que el señor consejero nos explique los incrementos de impuestos que propone, en relación al impuesto general indirecto, a los distintos tipos, a la subida del IRPF, a sucesiones y donaciones -que creo que es lo menos discutible de todo-, al tema de carburantes, y sobre todo quiero, antes de que se me acaben estos primeros minutos, que nos diga cómo va a resolver, aunque lo intuyo, el pequeño problema -esto lo entrecomillamos- de que los recursos del bloque de financiación canario, que teóricamente son cotitulares ayuntamientos y cabildos, se los quede -todo esto son deducciones, porque no tengo ninguna información oficial-, se los quede la comunidad para acometer sus tareas, importantes y relevantes.

De manera que me gustaría que nos explicara toda la estrategia de ingresos, cómo pretende resolver este grave problema de los recursos del bloque de financiación canario y nos diga también de dónde se van a recortar los 550 millones de euros que teóricamente hay que recortar.

El señor presidente: Sí, muchas gracias, don Román Rodríguez. Muchísimas gracias.

Por el Gobierno, el señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Señor presidente. Señorías, buenas tardes.

El Gobierno de España, con una insensibilidad yo diría sin precedentes hacia una de las comunidades autónomas que más recursos necesita, ha rebajado unos 800 millones de euros sus dotaciones para el 2012. Un recorte grave y discriminatorio que se ceba en lo principal, los servicios públicos esenciales, y también en la inversión. Es este último aspecto, el de la inversión, un elemento prioritario y necesario para la reactivación de la economía y la generación de empleo y es ahí donde el Gobierno de España en estos Presupuestos nos ha dejado en el vagón de cola. Somos la tercera comunidad autónoma con menor inversión estatal. Nos sitúa con 134 euros por habitante, frente a los 265 euros de media del conjunto, y muy distante de los 600 euros de otras autonomías, como Castilla y León o Galicia. No se ha dejado ni un solo sector sin afectar por estos Presupuestos: carreteras, centros escolares, obras turísticas, la agricultura, la industria, las aguas o los transportes.

Así las cosas, el resultado de estos recortes del Estado en nuestras cuentas públicas y en la economía canaria solo tiene una consecuencia, solo tendrá una consecuencia: la destrucción de empleo. Además de frenar el crecimiento del 2,1% que Canarias registró al finalizar el 2011, elimina o retrasa un gran número de obras contratadas por la comunidad autónoma, cuya culminación o inicio estábamos esperando.

Nuestro Presupuesto no puede afrontar este grave descenso en inversión del Estado. Por tanto, el efecto directo será la paralización y demora de las infraestructuras pendientes de terminar o a punto de comenzar. Una situación que se traduce en más dificultades para las empresas contratistas, que se verán obligadas a despedir o a ajustar sus plantillas ante la ausencia de unas partidas procedentes del Estado, que no olvidemos estaban firmadas y comprometidas.

Si esta circunstancia además de arbitraria ya es gravosa, el recorte practicado en los servicios públicos esenciales ha puesto al Presupuesto canario en una situación límite. El Estado resta 453 millones de euros a la financiación de la sanidad, la educación y las políticas sociales. Unos servicios que ahora, más que nunca, son esenciales para los ciudadanos canarios.

Nuestras cuentas públicas, las de la Comunidad Autónoma de Canarias para el año 2012, se acercan a los 6.700 millones de euros. De ellos, en torno a unos 4.600, el 70%, se dedican a los servicios públicos esenciales; sin embargo, el sistema de financiación previsto por el Estado solo aporta para este año, una vez recortada la compensación del ITE, 3.200 millones de euros. Lo que se traduce, por tanto, en un déficit de financiación de los servicios públicos esenciales en Canarias de unos 1.400 millones. Un importe que Canarias ya no puede pagar, como lo ha venido haciendo hasta ahora, restando fondos de otras partidas para suplir las carencias de este sistema. Por tanto, nos ha dejado en una situación sin más opción que la de obligarnos a tomar decisiones muy duras, decisiones injustas, para con Canarias, que añadirán nuevos sacrificios a los canarios. Nos aboca, por tanto, a aplicar medidas extremas porque la situación también es extrema. O subimos los impuestos y recortamos aún más el gasto o cerramos hospitales, colegios y centros sociales.

Una situación, señorías, que tiene nombre y apellidos: los recortes del Gobierno de España. El dato, contrastable y contundente, es el siguiente: 453 millones de euros que el Estado nos resta en el 2012 con respecto al año anterior. Un déficit que se suma al hecho de que Canarias sea la comunidad autónoma peor financiada de España, con datos del 2009: 600 millones de euros anuales solo para estar en la media, y que también se une a los sobrecostes no suficientemente compensados que los servicios esenciales tienen en un territorio fragmentado como el canario. Una factura de los servicios públicos esenciales que el Estado obliga a pagar a los canarios mediante la subida de impuestos y el recorte de gastos. Para salvaguardarlos, el último Consejo de Gobierno acordó la creación de nuevos tributos y tasas, la eliminación y reducción de algunas bonificaciones fiscales y el incremento de otros impuestos, como el del combustible y el IGIC.

Nuestra prioridad absoluta es intentar proteger a toda costa la sanidad, la educación y los servicios sociales. Este Gobierno se esforzará y trabajará para que así sea, a diferencia de otros empeñados en los copagos y el despido de empleados públicos. Se trata de unos importantes cambios impositivos que no hemos tenido otro remedio que aplicar después de mantener intacta la presión fiscal desde hace ya muchos años. Años durante los cuales este Gobierno, y a pesar de la profunda crisis económica, ha podido solventar la situación a través del ahorro y la disciplina financiera. No obstante, y siendo insuficiente esta subida ante el calado de los recortes del Estado, el Gobierno de Canarias también se verá obligado a un severo ajuste en el gasto en todos y cada uno de los capítulos del Presupuesto.

En definitiva, unas medidas injustas que aún son más duras debido a una dificultad añadida: el corto espacio de tiempo que tenemos para aplicarlas ante el retraso del Gobierno de España en aprobar los Presupuestos Generales del Estado y sus continuas improvisaciones en nuevos y posteriores ajustes. En el día de hoy se ha publicado un nuevo real decreto que introduce más confusión sobre las medidas a tomar.

Por si fuera poco, esta comunidad autónoma se ve obligada a cumplir un severo objetivo de déficit y de deuda. En caso de no cumplirlo, las sanciones económicas serían de gran alcance. Nos restaría más financiación, no nos permitiría acudir a la deuda, imposibilitaría la Tesorería de la Comunidad Autónoma y al final podría culminar en una intervención de la comunidad autónoma.

Y aquí, una vez más, el Estado nos penaliza -les recuerdo- haciendo tabla rasa sin distinguir aquellas comunidades autónomas, como la canaria, que han cumplido con sus obligaciones en términos generales. El Estado nos ha puesto a todos en el kilómetro cero y las islas no están en esa posición. Canarias, la Comunidad Autónoma de Canarias, ha recorrido un largo camino que ha dado sus frutos: la tercera comunidad autónoma en condición del déficit y de las menos endeudadas de toda España. Son datos incuestionables y oficiales que invalidan por sí solo el reiterado argumento de la reducción de los gastos superfluos que algunos sostienen. Una cortina de humo que pretende, sin conseguirlo, ocultar el grave recorte que el Estado ha practicado con Canarias. O también un sabio consejo para aquellas comunidades que a diferencia de nosotros no han sido capaces de contener su déficit y su deuda. Aunque todo es mejorable y desde que se inició la crisis hemos desarrollado una intensa política de austeridad y control del gasto público, ese sigue siendo un objetivo fundamental. Esa senda que otros inician ahora ha producido ya en Canarias un ahorro de 2.300 millones de euros hasta el año 2011. Una cantidad que se ha incrementado en los primeros meses de este año con nuevas medidas, que restarán otros 80 millones de euros en el ámbito del Capítulo II, del gasto corriente. Y seguimos en esa senda. Además de estar inmersos en un proceso de reestructuración de las empresas públicas para que sean viables, el último Consejo de Gobierno aprobó también recortes en el ámbito del aparato administrativo.

Por lo tanto, la política de racionalización, de austeridad, dirigida a que la Administración sea más eficaz y al menor coste posible, no es nueva para la Comunidad Autónoma de Canarias. Es una circunstancia reconocida por el propio Ministerio de Economía y Hacienda, al situar a las islas entre las comunidades autónomas que más han reducido su coste.

Señorías, el Gobierno de Canarias ha tenido que tomar unas medidas muy duras, medidas a las que nos hemos visto obligados por el recorte tan grande de las cantidades que el Estado ha destinado con Canarias, por el retraso tan grande en la toma de medidas, por la improvisación continua de las mismas por parte del Estado, que hacen que las comunidades autónomas cada día no sepan siquiera a qué atenerse. No obstante, el compromiso del Gobierno de Canarias sigue siendo el del ajuste del gasto público, eso sí, salvaguardando los servicios públicos esenciales.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Javier González.

Por los grupos no solicitantes de la comparecencia, el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Manuel Marcos Pérez Hernández.

El señor Pérez Hernández: Gracias, señor Presidente. Señorías.

Sin duda esta mañana ya hablamos de medidas para dinamizar nuestra economía y ahora vamos a hablar de las consecuencias que tienen para esta comunidad los recortes del Gobierno del Estado en nuestros Presupuestos. Ya el Gobierno también compareció aquí la semana pasada y tuvimos oportunidad de hablar de ello. Pero sin duda, señorías, ese ajuste de 800 millones de euros va a significar que esta comunidad autónoma salga gravemente perjudicada. Canarias -se dijo también esta mañana- ha experimentado un crecimiento en su Producto Interior Bruto, en el año 2011, de un 2,1%, muy por encima de la media estatal, pero el Gobierno de España no ha tenido en cuenta que el PIB nominal por habitante es de 19.806 euros, lo que equivale al 85% de la media per cápita, de la media española, que es de 23.271 euros, y con esa cifra el Gobierno aplica estas restricciones a una comunidad autónoma que -como también se ha dicho, pero lógicamente ese argumento es de peso y hay que reiterarlo- ha hecho sus deberes en cuanto a lo que era la consecución de los objetivos que nos habíamos trazado en el marco de la estabilidad presupuestaria, del déficit y del ahorro.

Pero el Gobierno sigue erre que erre y mantiene y da un hachazo a lo que es el sistema de financiación canario, que obliga al Gobierno a tener que llevar a cabo un ajuste para poder mantener lo que son nuestras políticas, las políticas esenciales, lo que son las políticas que se destinan al mantenimiento de una sanidad pública, una educación pública y unos servicios sociales de calidad.

Pero, no contentos con esto, también se da un hachazo a nuestra economía productiva. Importantes obras firmadas, señorías, por el Gobierno de España con el Gobierno de Canarias se eliminan, y eso produce un efecto lógicamente no solo en que se eliminan las obras sino que también la imposición directa e indirecta que recaudábamos por esas obras dejamos de percibirla. Los convenios de Carreteras, de Obras Hidráulicas, que han sufrido un hachazo tremendo, aun cuando el Partido Popular decía en su momento que desde luego los recortes en inversión -lo decía el Partido Popular en el año 2010-, decía que los recortes en inversión en el archipiélago no eran posibles porque las obras obedecen a convenios en los que la adjudicación y licitación dependen del Gobierno de Canarias. Aun así, diciendo esto, ahora han eliminado esos convenios.

Por lo tanto, estamos ante una situación tremendamente difícil que el Gobierno tiene que afrontar, y tiene que afrontarla haciendo un ajuste para conseguir el objetivo, que es mantener el empleo en la comunidad autónoma, para mantener, por lo tanto, la calidad de los servicios públicos. Canarias es una región que sigue soportando enormes tasas de desempleo y el Gobierno de España tampoco ha tenido en cuenta esa cifra de desempleo para actuar con esta comunidad autónoma de la forma en la que lo ha hecho.

Por lo tanto, señorías, creo que ante esta realidad lo que toca es hacer lo que está haciendo el Gobierno, y el Gobierno sabe que cuenta con el respaldo del Grupo Socialista. Porque para nosotros, señor consejero -ya lo dije el otro día-, hay unas líneas rojas que son fundamentales, y es el mantenimiento de los servicios públicos esenciales, y para ello hay que hacer las políticas que ha puesto en marcha...

El señor presidente: Muchas gracias, don Manuel Marcos.

Por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, don José Miguel Barragán.

El señor Barragán Cabrera: Buenas tardes, señor presidente. Señorías.

Estaba leyendo este artículo (Mientras muestra el documento a la Cámara.) del jefe economista de La Caixa, ¿Austeridad o crecimiento?, y nos ha llegado la traducción del capítulo número II del informe que ustedes ya han conocido por los medios de comunicación, "Perspectivas de la economía mundial", es el capítulo II del informe del Fondo Monetario Internacional de este mes, del mes de abril. Por primera vez deja de una forma nítida y clara que las políticas que se están adoptando en la Unión Europea, de las cuales el Gobierno de España es fiel seguidor, no van a producir los efectos deseados, y es transmitir confianza en los mercados para que la deuda pública que tenemos que poner ahora en el mercado sea comprada a unos precios aceptables y que si seguimos en esa senda de que el ajuste es lo único que va a funcionar podremos tener un problema grave en dos años. Se lo repetía esta mañana: no habrá dinero para hacerle frente a ese pago de la deuda porque no habrá nada más que ajustar; es decir, porque los ajustes que se han metido en España y en las comunidades autónomas en estos últimos años son un ajuste importante y el que nos está pidiendo el Gobierno del Estado en estos momentos es más importante todavía.

Esta mañana rompí una lanza a favor de Rajoy en su primera intervención ante Europa, porque parece que fue con una idea clara: "conozco la realidad de mi país y es imposible que yo cumpla las condiciones del déficit público que ustedes me están diciendo", y adopta un acuerdo en Consejo de Ministros diciendo que el déficit que está dispuesto a cumplir es uno determinado, creo que era el 4,8, si no me equivoco. Al final se ha impuesto la mitad, aproximadamente, entre lo que pedía la Unión Europea y lo que pedía el Gobierno del Estado. Pero, aun así, sabiendo que las comunidades autónomas tienen el gasto importante en sanidad y educación, es imposible ajustar ese gasto sin afectar a la vida pública de este país, es decir, a la generación y la dinamización de la economía.

Señorías, y termino -porque no da tiempo para más- con un dato: nos intervienen. Porque mientras todo esto ocurra y nosotros estemos debatiendo estas cosas, el Gobierno lo tiene claro: plan de estabilidad, si usted no cumple con el 0,4 del Producto Interior Bruto que me tiene que meter en una cuenta, si usted no cumple, le empiezo a cobrar intereses y, si no cumple tampoco, entonces le mando tres funcionarios del Estado y le intervienen las decisiones de esa comunidad autónoma. Y lo único que podemos hacer, que nosotros no lo vamos a poder hacer, es la amenaza que ha hecho el señor Mas: si el Estado intenta pisar esta tierra, a intervenir a la Comunidad Autónoma de Cataluña, convoco elecciones autonómicas. Pero eso, desgraciadamente, no lo puede hacer esta comunidad.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Barragán.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Asier Antona Gómez.

El señor Antona Gómez: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Intervengo en nombre de mi grupo parlamentario para marcar la posición de esta comparecencia del Grupo Mixto.

Señor Román Rodríguez, usted muchas veces se sube a esta tribuna diciendo que ha acertado en las previsiones. Tendrá que reconocer que también este grupo parlamentario ha acertado en las previsiones de que este Gobierno elaboró unos Presupuestos ficticios, poco reales y tremendamente, bueno, inflados, ¿no? Y por eso recomendábamos en aquella época que si los ingresos de este Presupuesto dependían en el 60% del Gobierno de España teníamos que esperar a conocerlos.

Miren, el señor Almunia, el señor Almunia, que evidentemente es un destacado dirigente del Partido Socialista, dice, elogia el coraje de las reformas y aconseja que se continúen. Pero dice algo más, dice: "España se ve como un ejemplo de país con dificultades, pero también de coraje, el Gobierno de España está trabajando con intensidad en la dirección adecuada". No lo dice el Partido Popular, lo dice Joaquín Almunia, que de esto algo sabe, que de esto algo sabe. Pero además, señor Román Rodríguez, señores del Gobierno, nos hemos levantado hoy con las portadas de todos los periódicos diciendo y desenmascarando la gran mentira del Gobierno de Zapatero con el tema del engaño del déficit público, que, por cierto, lo tenemos que pagar todos los españoles y lo tiene que pagar este Gobierno.

Pero diré algunas consideraciones más con respecto al proyecto de Presupuestos Generales del Estado con Canarias. Miren, es falso, aunque se repita permanentemente en esta tribuna, que la Comunidad Autónoma de Canarias sea la más castigada por el Gobierno de España. Es absolutamente falso, señor Ortiz. Por encima de las inversiones de Canarias hay tan solo siete comunidades. Es más, y me sorprende usted, que le parezca un recorte brutal cuando ustedes apoyaron el Presupuesto de la última etapa de Zapatero, que recortaba de inversiones reales para Canarias un 37%. ¿Saben ustedes cómo calificaron eso? De acuerdo histórico. Ahora la inversión es 15 puntos menos, 15 puntos menos, es decir, un 21,7%.

Es también falso que nos alejemos de la media de inversiones por ciudadano del conjunto de las comunidades autónomas. Es absolutamente falso. Y cuando lo he dicho en esta tribuna nadie me ha contrarrestado en esa información. Nos acercamos a la media de inversiones del conjunto del resto de las comunidades autónomas. La diferencia, lo que nos separaba -sí, señor Barragán- era, en el 2011, de 186 euros por ciudadano, en este Presupuesto es tan solo de 134. Por tanto, no solo no nos aleja sino que nos acerca.

Y también algunas consideraciones. Miren, que no se utilice el proyecto de Presupuesto General del Estado como cortina de humo de este Gobierno. Que hagan los deberes, que se dejen de llorar, que se dejen de alimentar discursos victimistas y hagan los deberes que les corresponde en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias, señor Ortiz. No pueden seguir ustedes escudándose en qué pobres somos, en cómo nos castiga el Gobierno de España y aquí seguimos con un discurso inmovilista y con un discurso del victimismo. Traigan a este Parlamento una nueva Ley de Presupuestos, reformen y tomen las medidas que tienen que tomar, al amparo y bajo el paraguas que está tomando también el Gobierno de España para todas las comunidades autónomas, también para la Comunidad Autónoma de Canarias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Asier Antona.

Por el grupo parlamentario solicitante de la comparecencia, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señorías.

Sí le voy a pedir al señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad que me conteste, porque, si no me contesta, voy a hacer las interpretaciones que correspondan, porque yo sí que sé leer entre líneas, entre otras cuestiones seguramente porque ya tengo algunos años y algo de experiencia.

Primero, el pasado sábado el Consejo de Gobierno de Canarias se reúne y decide incrementar los impuestos. Por cierto, lo que nosotros propusimos hace unos cuantos meses, en noviembre y en diciembre, negado entonces y aceptado de forma irremediable ahora. Con un elemento de complejidad que quiero destacar: ¡ahora las subidas son mayores! Se podían haber subido los impuestos menos si uno aprovecha el año fiscal completo, no medio año. Nuestra propuesta, que estaba calculada, era que subiéramos los impuestos a 1 de enero. Hacerlo a 1 de julio han duplicado ustedes las previsiones de nuestra propuesta. Y los recortes también serían menos dramáticos, menos dramáticos de lo que son, porque, por ejemplo, me he encontrado funcionarios que todavía no se han enterado, trabajadores públicos, que perderán el 10% de su salario de aquí a final de año, porque lo que se recorta es el 5% de la masa salarial, pero, como no se ha recortado en el primer semestre, el 10% del salario lo perderán de entrada 62.000 trabajadores públicos. Pues digan aquí lo que hay, si no yo interpreto. El 5% de la masa salarial es el 5% de la masa salarial. Si se hace en 12 meses se divide por 12; si se hace en 6, se divide por 6. De manera que 10% menos, a no ser que ustedes nos demuestren aquí, porque no me han contestado a nada de lo que he preguntado.

Quiero saber qué previsión de ingresos tienen ustedes con las cuatro figuras fiscales tocadas y por qué, por ejemplo, se sube un 2% a alimentos básicos y medio punto a productos de lujo. No lo entiendo. Lo discutiremos cuando venga eso aquí, pero no lo entiendo. Entonces quiero que nos expliquen qué análisis sustenta esta decisión de la distribución de estos incrementos fiscales.

Y quiero también que nos contesten sobre los recortes. Por ejemplo, sé que han decidido lo del 5% de la masa salarial, que, insisto, es el 10% de aquí a final de año sin progresividad. ¡Eso no puede ser lineal! (Comentario en la sala.) Sí, pero no lo han dicho, no lo han dicho, no lo han dicho y es bueno que lo digamos, porque no es lo mismo ganar 50.000 euros que ganar 21.000. Eso hay que decirlo.

Tampoco me han contestado a un tema esencial -que vamos a ver el lío que se puede armar aquí-: la subida del bloque de financiación canario se hace sobre figuras fiscales cuya titularidad es compartida por ayuntamientos, cabildos y Gobierno. Y el señor consejero no me ha dicho lo que yo deduzco de lo que aparece en la prensa, que todos los recursos de este incremento van a ir a financiar los servicios de la comunidad canaria, del Gobierno: la sanidad y la educación. Yo lo puedo hasta entender, pero quiero que me lo expliquen: qué acuerdo sustenta esta decisión, qué compensaciones se van a promover. ¿Existe consenso político suficiente para mover un elemento básico de la estructura institucional de Canarias, como es la distribución de los recursos del REF?, ¿existe? Yo no he tenido oportunidad de participar en ese debate y alguna opinión puedo tener, aunque tenga el peso específico que ustedes conocen.

De manera, señor consejero, que sería muy importante que nos diga de dónde salen los ingresos, por qué hacen esta propuesta. Sería muy importante que nos diga de dónde va a salir el resto de los recortes. 130 millones en el Capítulo I es el 5% de la masa salarial, 130, 118, 123, más o menos. Dicen que hay 200 millones: ¿de dónde va a salir el recorte de los 70 millones restantes? Lo queremos saber, porque, si no, lo vamos a averiguar en cualquier caso. ¿De dónde van a salir los 70 millones, hasta los 200, que el señor presidente esta mañana nos decía? 200 millones en Capítulo I; 80 millones... (Ante los comentarios del señor consejero desde su escaño.) Sí, pero eso es salario, eso es masa salarial. Porque si confundimos a los ciudadanos y a los trabajadores públicos, la respuesta va a ser muy dura. Porque ahora me referiré a por qué ustedes no lo hicieron en el mes de diciembre: por la misma razón que Rajoy no aprobó los Presupuestos Generales del Estado antes, por razones de oportunidad política. Que yo puedo entender y no compartir. Rajoy presenta los Presupuestos del Estado cuando los presentó porque le venía bien a la estrategia de su partido y los partidos que sustentan al Gobierno han presentado la subida de impuestos a mitad de ejercicio porque querían endosarle todas las culpas de lo que nos pasa al Partido Popular. Y parte tienen, ¿eh?, parte tienen, pero yo creo que es una simplificación la que se está haciendo sobre los problemas que estamos viviendo y además no sirve para resolver los problemas ni va a eludir la responsabilidad política de los partidos y del Gobierno que hoy gobierna Canarias. Olvídense de eso, las cosas no funcionan así en política. Para los médicos, las médicas, los enseñantes, quien rebaja su salario son ustedes. Y van a intentar ustedes decir que es del otro Gobierno; el otro Gobierno tiene también mucha responsabilidad.

Pero a lo que voy: interesa que sepamos qué impuestos se suben y por qué se suben; interesa que se nos diga de dónde se van a recortar 550 millones: 200 en Capítulo I u 80 en Capítulo II, 30 dijo el presidente en transferencias corrientes y de capital, supongo, y el resto de la aplicación de las contrarreformas de sanidad y educación -digo contrarreformas porque eso no son reformas-. No lo sé, explíquennos eso, y sobre todo explíquenos cómo va a encauzar el debate con ayuntamientos y cabildos. Insisto, insisto, que este es un elemento nuclear de nuestro modelo de convivencia institucional. No sé si hay algún acuerdo que yo no conozco y a lo mejor esto es lo que sustenta lo que yo deduzco, pero sería bueno que me respondiera a ese tema, porque yo interpreto que si los 250 millones son para el Gobierno de Canarias, alguien va a renunciar a la parte que le corresponde, por ejemplo, en el impuesto general indirecto, en las subidas que se hagan, porque es que si no no serían para el Gobierno de Canarias, sería para el Gobierno de Canarias el 42%, porque el 58 va para corporaciones locales, que a su vez se reparte 60 cabildos, 40 ayuntamientos, y eso no sé yo si está pactado. Digo, 58 corporaciones locales, 42 Gobierno, y dentro de las corporaciones locales 60 a cabildos, 40 a ayuntamientos. Yo esto más o menos me lo sé. Por lo tanto, señor consejero, sería muy importante que me aclarara estas cuestiones.

Y digo algunas cuestiones de orden general. La financiación autonómica que tenemos no vino sola, ¿eh?, se firmó, y algunos advertimos de que era un mal acuerdo. No me voy a reiterar porque está dicho y discutido en este Parlamento. Lo que sí vuelvo a decirle es lo siguiente: la situación es enormemente grave. Yo sé cuál es el margen que tienen los ayuntamientos, que tiene el Gobierno canario y que tiene el señor Rajoy, margen estrecho, porque el señor Rajoy no hace lo que quiere, el señor Rajoy está preintervenido, como está usted, que quiere decir que el 80% de sus decisiones no son libres, están condicionadas por un Plan de Estabilidad europeo suscrito, están condicionadas por una reforma constitucional irresponsable, irresponsable, y están sustentadas en los planes de estabilidad de España. De manera que el margen que usted tiene es el que es. El planteamiento es, cuestionemos eso. Yo creo que cuando se está en responsabilidades institucionales hay que aceptar las reglas aunque no te gusten, pero hay que pelear por cambiarlas, y es a lo que yo les llamo, a pelear por cambiarlas. Digámosles a los ciudadanos lo que nos está pasando: ¡esto no funciona!

Miren, me decía un buen compañero de la sanidad: "nos dijeron, nos dijeron que teníamos que hacer dos horas y media más para no bajarnos los salarios"; hacen las dos horas y media más y ahora les bajan los salarios. Y ahora dicen: "les bajamos, les bajamos los salarios para no despedirlos". ¿Sabe qué le digo yo? El año que viene, si seguimos por esta senda, hay que despedir a funcionarios. Cuestionemos la mayor, rebelémonos contra esta manera de abordar la crisis, fracasada, que genera dolor, miseria, que nos lleva al desastre, y eso es lo que yo les pido a los partidos influyentes como los de ustedes. Y luego tiene usted que aceptar, porque solo faltaba, las reglas y tiene que cumplir con las normas. En eso yo no le voy a pedir insumisión, porque me parece que no sería muy realista. Lo que sí le pido es rebelión, rebeldía contra una política fracasada, una política que ya ni el Fondo Monetario Internacional, ni el Fondo... ¡Estos tienen una cara que se la pisan!, ¿eh?, porque son ellos ideólogos de esta política y ahora la cuestionan. ¡Hay que tener cara, hay que ser cínicos! Bueno, pues, eso nos está pasando. Pues desvelémosles esto a los ciudadanos.

Y acabo reiterando: díganle ustedes a los trabajadores públicos, porque el sentimiento extendido en estos momentos...

El señor presidente: Sí, sí, un minuto.

El señor Rodríguez Rodríguez: ...públicos es de enorme preocupación. Aquí hay gente que gana 1.000 euros y 1.100 euros. A estos no les podemos bajar un 10% del salario de aquí a diciembre. ¡No podemos! Tendremos que hacerlo de forma progresiva, pero díganlo porque no se lo he escuchado a nadie.

De manera que si esto tiene que ser así, que yo me cuestiono la mayor, hagamos las cosas con más sentido. Busquemos encuentro, busquemos consenso y en cualquier cosa digámosle a la gente que el problema no está aquí, el problema está en la economía, en la falta de crédito, en la deuda privada, en la deuda externa privada, está en un sistema económico quebrado, injusto, condenado al fracaso, y nosotros somos chiquitos pero podemos contribuir a cambiar las cosas si nos lo proponemos, con seriedad, con rigor, que es lo que yo les propongo.

Le pido al señor consejero que me haga el favor de responder a las interrogantes que le he hecho, porque si no yo las voy a interpretar, porque, como usted comprenderá, es fácil sacar conclusiones. Díganos por qué y, cuando discutamos aquí la ley que sustente la subida de impuestos, haremos algunas propuestas para mejorarla.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Gobierno, el señor consejero de Economía y Hacienda, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Señor Rodríguez, es fácil ser adivino desde la irresponsabilidad. Y entiéndame usted la expresión de la irresponsabilidad no porque usted sea irresponsable... -(Ante los comentarios del señor diputado desde su escaño.) espere, espere, espere-, sino porque no se tiene la responsabilidad de llevar a cabo las medidas. En eso es fácil ser adivino y, por tanto, aplaudir o ser aplaudido ante la posición del Grupo Popular sobre referencias a impuestos cuando ellos mismos hablaron... Usted pedía la subida de impuestos y el Grupo Popular pedía que no se subiesen.

Mire, la realidad es innegable, que los recortes producidos en el ámbito de los Presupuestos Generales del Estado para con Canarias contienen lo que contienen yo creo que no podrá negarlo absolutamente nadie. Y la pregunta es, señor Román Rodríguez, ¿ante la situación de octubre-noviembre su planteamiento era subir los impuestos o era prorrogar los Presupuestos, como la posición del Partido Popular, o no? Porque, mire, los Presupuestos se cuadran en función de ingresos y de gastos, salvo que no se diga lo contrario. No creo que usted hubiese aplaudido o ayudado a que los Presupuestos de la Comunidad Autónoma no hubiesen agotado el máximo nivel de déficit, por tanto, de la Comunidad Autónoma. Mire, si hubiésemos hecho lo que usted plantea, hubiésemos subido los impuestos, hubiésemos tenido en teoría muchos más ingresos, hubiésemos tenido que hacer el doble de recortes en los Presupuestos actuales, sobre esas premisas sobre las que usted está planteando.

Por lo tanto, Presupuestos que eran inadecuados e irreales. No, mire, los Presupuestos son eso, previsiones, y las previsiones se basan, de los ingresos, se basan en las previsiones económicas y en las previsiones de ingresos. Y las previsiones de ingresos que tienen las comunidades autónomas, como la Comunidad Autónoma de Canarias, eran las comunicaciones oficiales del Estado español.

En definitiva, claro, todo es posible, es decir, usted sabe que a toro pasado todo es posible volver para atrás. Pero repito, creo que esta comunidad autónoma hizo el esfuerzo necesario. Es más, hubiésemos cometido un error ante cuestiones que usted mismo ha plantado aquí, señor Rodríguez; por ejemplo, la insuficiencia de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para hacer frente al gasto farmacéutico. Una prórroga de los Presupuestos no hubiese arreglado ese problema y este Gobierno optó, en virtud de la información que tenía, por presentar un proyecto de Presupuestos que aumentase las cantidades destinadas a las políticas sociales. A lo mejor otros hubiesen hecho otras medidas.

Mire, sí, son 800 millones de euros, de los cuales se prevén recaudar 250 millones de euros. Ante la pregunta reiterada tres y cuatro veces por su señoría de cuánto se prevé recaudar: 250 millones de euros; repito, 250 millones de euros. En cuanto al Capítulo I la previsión son 200 millones de euros, de los cuales hay un 5% sobre la masa salarial en el ámbito de los cómputos anuales y hay muchísimas otras medidas de ajuste, por ejemplo, la no prórroga de las jubilaciones, como puede ser eso, la eliminación de 14 eventuales, la eliminación de determinados complementos.

Permítame decirle una cosa ante sus reiteradas preguntas. Mire, la medida de reducción del 5% no tiene efectos sobre aquellos empleos públicos que cobran menos del 1,5 veces el salario mínimo interprofesional. Para su tranquilidad en ese ámbito, dentro de la realidad.

Y, mire, el planteamiento que ha hecho el Gobierno es que para poder cumplir con estas previsiones habrá una reducción mes a mes y aparte una reducción en el ámbito de la paga extra. Es más, estamos abiertos en el ámbito de las negociaciones con las organizaciones sindicales para la mejor aplicación, por tanto, de la medida. Para clarificar, por tanto, e intentar responder a sus preguntas.

Y es verdad, hemos subido el IGIC del 2 al 3% y del 5 al 7%; y hemos subido el tramo alto del IRPF, porque consideramos que esa es una actuación progresiva; y hemos eliminado las bonificaciones fiscales que existían en el impuesto sobre sucesiones y donaciones para dejarlo en sus términos del 2008, protegiendo, eso sí, las cantidades donadas para la creación de empresas, etcétera, etcétera, como usted bien sabe; y hemos subido los carburantes.

Y ante su pregunta reiterada sobre la distribución de los recursos entre cabildos y ayuntamientos creo recordar que la ley actual que recoge el reparto entre cabildos y ayuntamientos es una Ley 9/2003... Yo no sé si se hizo siendo usted presidente del Gobierno, lo digo por saber. Es decir, que siendo usted presidente se alteró la distribución, siendo usted presidente, siendo usted presidente se alteró la distribución de esos recursos... (Ante los comentarios que efectúa el señor Rodríguez Rodríguez desde su escaño.) Perdón, dado que usted ha dicho, dado que usted ha dicho que eso altera, que eso altera por completo el orden, yo le he dicho que siendo usted presidente se modificó y se alteró. ¿Está usted presuponiendo que no se va a hacer con acuerdos? (Nuevos comentarios del señor Rodríguez Rodríguez.) ¡Ah!, bueno, pues entonces repito, para ser claros, como usted ha dicho que se alteró el orden, yo le he dicho que cuando usted era presidente se alteró el orden. Y ahora bien, ¿hay que hacerlo con acuerdo?, mire, la voluntad del Gobierno es fundamental en el acuerdo; en el acuerdo entre los sacrificios de todas las administraciones públicas de Canarias, en el acuerdo, en el entendimiento de la situación en la que estamos, en el acuerdo y en el entendimiento de las dificultades por las que están pasando cabildos y ayuntamientos, en el entendimiento absoluto de que ayuntamientos y cabildos son una parte fundamental de esta comunidad autónoma, una parte fundamental que también prestan los servicios sociales en el ámbito de la comunidad autónoma. Y, como tales, entre todos, con el objetivo fundamental de mantener los servicios públicos esenciales, estoy convencido de que con altura de miras podremos llegar a un acuerdo en este escollo específico. Eso sí, con el reparto de sacrificios entre todos.

Preguntaba usted qué más medidas, qué más ajustes. Ya le dijo el presidente del Gobierno esta mañana, se lo vuelvo a repetir, mire usted, ya llevamos 80 millones de euros en el ámbito del Capítulo II, ya llevamos retenidos, hay retenidos ahora mismo 43 millones de euros en el Capítulo IV, retenidos específicamente en el Capítulo IV, de los cuales consideramos que, una vez hechos los ajustes, habrá una parte que tendremos que liberar porque son compromisos determinados. Serán unos 30 millones de euros. Y, por lo tanto, nos quedan unos 240 millones de euros en el ámbito de los ajustes, 240 millones de euros que tenemos que seguir en el ámbito del presupuesto.

Pero, mire, la aplicación de la parte de las medidas, que, repito, desde el ámbito del conocimiento, porque la aplicación de las mismas todavía no conocemos en su amplitud, tomadas por el Estado, está haciendo una parte de reducción de ese gasto. El compromiso, por tanto, es en el cumplimiento y, por tanto, en la senda de continuar en esas medidas.

Y pedía usted rebelión, pedía usted una rebelión sobre el sistema, pero también me pareció entender que acatáramos, que lo acatáramos. Pues, mire usted, es lo que estamos haciendo. Estamos acatando los graves e injustos recortes del Estado, estamos acatando la obligación de la estabilidad presupuestaria que nos imponen las políticas europeas y estamos rebelándonos en la aplicación de determinadas medidas en las que no creemos y, por tanto, con la aplicación estricta de las medidas planteadas por el Partido Popular, que hoy, por ejemplo, ha anunciado el despido de 7.000 empleados públicos en Valencia. Esa es la diferencia sobre la que estamos intentando actuar, rebelándonos nosotros en ese ámbito. La diferencia de la aplicación de esas medidas, la diferencia de la aplicación, que el estricto cumplimiento de la normativa, la que hemos podido estudiar más, en el ámbito educativo provocaría el despido de 3.550 docentes en la Comunidad Autónoma de Canarias, y nosotros nos estamos rebelando ante esas políticas, porque estamos haciendo una apuesta por la defensa de los servicios públicos esenciales. Esa es nuestra rebelión: la defensa de los servicios públicos esenciales.

Y, señor Antona, han vuelto a repetir que han acertado. Sí, han acertado por cuestiones distintas, claro, el señor Rodríguez y ustedes, es decir, sobre tal... Sigo sin entender por qué Baleares, Galicia, Murcia, Valencia y Madrid -Baleares, Galicia, Murcia, Valencia y Madrid-, tan solo por poner algún ejemplo, comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular, realizaron los Presupuestos. Son más tontos por lo que veo, en ese sentido, son unos irresponsables en ese sentido, que ustedes. Lo que no sé es cómo no llegaron a convencer a sus compañeros para que no elaboraran los Presupuestos, porque no tiene sentido lo que están diciendo. Es que es incoherente que ustedes hayan apoyado los Presupuestos en esas comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular y aquí digan lo contrario.

Y, mire, es verdad, el señor Almunia sabe mucho, el señor Nobel de Economía, el señor Krugman, también sabe mucho y, por lo tanto, es bueno leer a múltiples autores, y los dos difieren; y el señor Krugman lo que dice es que con estas políticas nos vamos al auténtico fracaso. Y es bueno lo que está pasando, por ejemplo, en Francia, el pasado domingo en Francia, donde empieza a debatirse la necesidad de la aplicación estricta de esas medidas y cuál es el efecto y, por tanto, hacia dónde vamos. Porque lo que se preguntarán los ciudadanos es, ¿después de esto, qué?, ¿para qué sirve todo esto? ¡Hombre!, sirve, por ejemplo -o esperamos-, para que sea el futuro mucho mejor.

Y, señor Antona, por favor, no confundamos a los ciudadanos. Mire, cuando usted quiera hablar de inversión media, se refiere exclusivamente a la inversión media que le ejecuta el Gobierno y se olvida de las transferencias del Estado con la comunidad autónoma. Y, mire, se olvida, por tanto, de los 138 millones de euros de menos en el Convenio de Carreteras, que no los cuenta en sus datos; se olvida de los 43 millones de euros menos en el convenio de aguas; se olvida de los 40 millones de euros menos en Infraestructuras Turísticas; se olvida de los 42 millones de euros de menos en educación. Lo que no se puede es confundir al ciudadano.

Mire, sobre los datos, sobre los datos, es...

El señor presidente: Un minuto, don Javier, sí.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, señor presidente.

250 millones de euros menos tan solo en esos capítulos, 174 millones de euros menos en las bolsas innominadas, y así, señor Antona, podemos seguir hablando.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Javier González Ortiz. Muchas gracias.

(Los señores vicepresidente primero, Cruz Hernández, y vicepresidente segundo, Fernández González, ocupan sendos escaños en la sala.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0332 Sobre consecuencias para los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de los recortes establecidos en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico