Diario de Sesiones 36/2012, de fecha 25/4/2012
Punto 8

· 8L/C-0211 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre el programa de mantenimiento con metadona, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Popular, a la consejera de Sanidad, a la señora consejera de Sanidad, sobre el programa de mantenimiento con metadona.

Para la primera intervención, por el grupo solicitante de la comparecencia, doña Mercedes Roldós, por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenas tardes, señoras y señores diputados.

Señora consejera, mi grupo solicita esta comparecencia sobre el programa de dispensación de metadona en la Comunidad Autónoma de Canarias.

Señorías, los programas de metadona son recursos de atención ambulatoria para la prescripción y la dispensación de metadona como sustitutiva del consumo de opiáceos. Esta terapia permite la normalización de las numerosas funciones, no solamente físicas sino también psicológicas, que se encuentran significativamente alteradas por los opiáceos de acción corta como la heroína. Este es un programa que está dirigido a pacientes que han desarrollado patologías orgánicas severas, como es la tuberculosis, la hepatitis o pacientes seropositivos, VIH o en cualquier otro tipo de patología terminal, dirigida también a mujeres en periodo de gestación y dirigido a pacientes con múltiples intentos fracasados de lograr la abstinencia a través de programas libres de drogas y con una larga historia tóxica de consumo. La fase de mantenimiento en estos programas para los más de 4.000 drogodependientes de opiáceos en Canarias es una fase que puede oscilar entre unos meses y varios años e incluso se puede dar esta situación de mantenerse en terapia durante toda la vida, ya sea de una forma continuada o en momentos concretos. Es un programa que necesita del control y del seguimiento médico.

Y el objetivo de estos programas no es otro que la mejora de la salud del paciente drogodependiente de sustancias opiáceas, así como la modificación o erradicación de sus hábitos de consumo y la reducción de daños. Con estos programas se actúa de manera importante para prevenir y evitar las muertes por sobredosis, la prevención de infecciones, etcétera, y además tiene un objetivo fundamental, que es la integración social del paciente a través de la dispensación de una atención integral desde el punto de vista biopsicosocial.

Señorías, hay varios modelos en todo el territorio nacional de los programas de mantenimiento con metadona. Por ejemplo, en la Comunidad Autónoma de Andalucía, durante muchos años, ya está implantado en los propios centros de salud de Atención Primaria y luego hay otro tipo de modelos como por el que optó Canarias en su día, un modelo mayoritariamente a través de los centros de atención a la dependencia, que están gestionados, en la red de atención a las drogodependencias, por ONG, por ayuntamientos, por cabildos, donde se lleva a cabo no solamente la prescripción, la dispensación, sino también el control y el seguimiento, y donde estos centros con programas de metadona tienen unos laboratorios para hacer el control analítico de opiáceos en orina para el control de estos pacientes. Y también desde el año 97 en esta comunidad autónoma, y posteriormente renovado, un convenio en el 2004 a través de los colegios oficiales de farmacéuticos de Canarias para la dispensación, a aquellos pacientes que están más normalizados, la dispensación de la metadona en las oficinas de farmacia que estén acreditadas y que estén sujetas a este convenio de manera voluntaria.

Bien. Pues este modelo mixto que tenemos en Canarias, señorías, vimos, cuando se presentaron los Presupuestos Generales de esta Comunidad Autónoma para el 2012, que se quería llevar a cabo en el programa, el proyecto de Ley de Presupuesto un cambio metodológico y un cambio de la ubicación de estos programas de metadona. Y lo que le venimos a preguntar, señora consejera, es cuál es su modelo: ¿su modelo es seguir con el modelo tradicional que ha tenido esta comunidad autónoma?, ¿su modelo es cambiarlo a la dispensación única y exclusivamente en las oficinas de farmacia?, ¿su modelo es, y con el tiempo, ir a un modelo como el de Andalucía, de su integración en los centros de Atención Primaria?

Y este es el motivo de nuestra comparecencia.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, la señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente. Señores diputados.

En efecto, los programas sustitutivos de opiáceos pretenden reducir o suprimir el consumo de opiáceos ilegales, al desaparecer la necesidad de autoadministración de heroína y disminuir los comportamientos de riesgo y posibilitar el acceso del usuario a otros programas complementarios, favoreciendo la adquisición de responsabilidades familiares, laborales y sociocomunitarias. El tratamiento con metadona no se realiza como una ayuda aislada sino como parte de un programa más amplio de tratamiento. Es importante identificar y tratar otros problemas posibles -médicos, sociales, de salud mental o legales- por parte de los terapeutas del programa como a través de la coordinación con otros servicios e instituciones. El trabajo multidisciplinar es esencial en el tratamiento con la metadona.

El III Plan Canario sobre Drogas recoge, entre sus objetivos de reducción de daños, garantizar la disponibilidad terapéutica de los programas de mantenimiento con agonistas opiáceos que faciliten la integración social del paciente drogodependiente.

En nuestra comunidad autónoma la Comisión de Acreditación, Evaluación y Control de Centros o Servicios Sanitarios en los que se realicen tratamientos con opiáceos es el órgano colegiado de apoyo de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias para otorgar la acreditación a los centros o servicios que la soliciten que legitime la realización de tratamientos con opiáceos. Esta comisión ha delegado en la Dirección General de Atención a las Drogodependencias la coordinación y evaluación de la información sobre los referidos tratamientos y sobre el funcionamiento al respecto de los centros o servicios acreditados. La prescripción y dispensación de los tratamientos con metadona se realiza en los centros de la red pública o privados que previamente hayan sido autorizados por dicha comisión. En Canarias, dentro de la Red de Atención a las Drogodependencias, 12 entidades públicas y privadas desarrollan programas sustitutivos con opiáceos, dispensándose metadona en 23 unidades de atención a drogodependencias.

Por otro lado, la Ley 4/2005, de 13 de julio, de Ordenación Farmacéutica de Canarias, en su capítulo V, artículo 62, recoge los servicios farmacéuticos de los centros de atención a drogodependientes.

Los centros de atención a drogodependientes que se encuentren debidamente acreditados para el desarrollo de programas de atención a los mismos dispondrán, con carácter obligatorio, de un servicio propio de farmacia de referencia dependiente de entidades públicas o privadas responsables de los citados centros para la dispensación de aquellos medicamentos que resulten necesarios para llevar a cabo los tratamientos de deshabituación de dichos pacientes. Estos servicios farmacéuticos estarán bajo la dirección y control de un farmacéutico, quien se responsabilizará de la adquisición, custodia y dispensación de los citados medicamentos. La Red de Atención a las Drogodependencias cuenta en la actualidad con 15 farmacéuticos.

Es competencia exclusiva del equipo de admisiones de la Unidad de Atención a Drogodependientes acreditada la determinación final de la admisión tras la evaluación biopsicosocial y la elaboración del plan terapéutico individual. El médico será el único responsable en prescribir el mantenimiento con metadona tras completar el debido informe con datos como dependencia actual, historia médica, etcétera.

La admisión de un candidato al programa con sustitutivos opiáceos requiere de unos requisitos administrativos importantes. El candidato aceptado y su responsable deben firmar una serie de documentos que reglamentarán su estancia en el programa. Asimismo, deben recibir una explicación sobre sus derechos y obligaciones en lo que se refiere a la confidencialidad, la organización interna y los servicios que ofrecen. Como criterio general, deben firmar un consentimiento informado, que es un contrato terapéutico, para la participación en el programa de mantenimiento con metadona; un consentimiento para notificar su admisión en el libro de admisiones del programa de mantenimiento con metadona, que lleva la Dirección General de Atención a las Drogodependencias. Y esta, la dirección general, deberá autorizar o desestimar en las siguientes 72 horas las propuestas, debiendo comunicarlo al centro dispensador.

Las incidencias por distintas altas -terapéuticas, voluntarias, abandono, traslado a otro programa de mantenimiento, de ingreso en prisión, sanción temporal, expulsión o fallecimiento- deberán comunicarse a la Dirección General de Atención a las Drogodependencias mediante la cumplimentación de la hoja de notificación de incidencias, que se incluye en el libro de Registro de Pacientes.

La duración del tratamiento de mantenimiento se determina en función de una evaluación continuada del paciente. Asimismo, se intenta compatibilizar la vida laboral con el tratamiento y seguimiento del paciente.

Por otro lado, las analíticas de orina son un instrumento clínico que favorece el control y seguimiento de dicho tratamiento. Por norma general se realizan dos controles al mes de los metabolitos de la droga en orina.

La dispensación de dosis para llevar es un instrumento clínico importante en los programas con sustitutivos opiáceos. La decisión de autorizar la dosis para llevar debe ser tomada sobre la base de aspectos médicos, psicológicos, comportamentales y sociales.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias cuenta con un convenio de colaboración con los colegios oficiales de farmacéuticos de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife para desarrollar el programa de sustitutivos con opiáceos de personas afectadas por drogodependencias. Su objetivo es potenciar la normalización de la atención sanitaria a las drogodependencias en el conjunto asistencial en general, facilitando también criterios de accesibilidad al medicamento. En la actualidad han participado en este convenio 39 oficinas de farmacia, que atienden a 213 pacientes.

En los programas sustitutivos de opiáceos, como metadona, Suboxone, Metasedin, fueron atendidos en los dispositivos de la red de drogodependencias 3.889 usuarios durante el año 2011. De ellos, 3.765 pacientes con metadona, 1.137 de ellos con dosis diaria y 2.564 con dosis semanal y 64 con otras dosis; 124 pacientes con otro tipo de opiáceos. La media de dosis fue diferente, la toma diaria de 45,17 y 45,8 para la toma semanal. Para la toma de Suboxone, fármaco oral sólido, fue de 4 mg y este es un tratamiento que solo está recomendado para aproximadamente en un 5% de los casos de demanda de tratamiento con opiáceos, reservándose a pacientes con bajo nivel y frecuencia de consumo.

Para finalizar, comentar que desde la Dirección General de Atención a la Drogodependencias se realizan seguimientos diarios a través de las solicitudes de altas y bajas por informes trimestrales de los programas con sustitutivos opiáceos.

Y solo añadir un detalle más: el título de la comparecencia es "el programa de mantenimiento con metadona".

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Por los grupos no solicitantes de la comparecencia, el Grupo Mixto, doña Carmen Hernández, por tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra.

La señora Hernández Jorge: Gracias, señor presidente. Buenas tardes.

Hoy en esta comparecencia, titulada "programa de mantenimiento de la metadona", entendimos desde el Grupo Mixto que íbamos a hablar sobre el cambio que en su momento ya se planteó dentro del marco de la revisión del III Plan Canario de Drogodependencias, de los mecanismos de dispensación de la metadona a las personas en situación de drogodependencias.

Ya en el debate de los Presupuestos de 2012 supimos de la intención del Gobierno de Canarias de cambiar el programa de mantenimiento de metadona, un programa con un presupuesto de 1.278.000 euros. El cambio de fórmula de dispensación actual pasaría a manos de la dispensación a través de las farmacias.

En Canarias existe, en algunos casos desde hace más de 20 años, una red de instituciones, formada por cabildos, por ayuntamientos y por ONG, que vienen desarrollando este trabajo. Un total de 19 centros que se encuentran en todas y cada una de las islas.

Este trabajo de dispensación de metadona está enmarcado en una importantísima labor de prevención, de tratamiento y de inserción social en los pacientes con problemas de drogodependencia y también -y no menos importante- un trabajo de apoyo a las familias y un trabajo informativo y de apoyo a las familias que viven el drama y el problema de la drogodependencia.

Se atiende así, a través de este sistema, a miles de pacientes en estos 19 centros, desarrollando su trabajo a través de fundamentalmente tres acciones: a través de las UAD -de las unidades de atención a drogodependientes-, centros ambulatorios, con un equipo formado por médicos, trabajadores sociales, psicólogos, con un apoyo y un asesoramiento a las familias y a la población en general, a nivel informativo; un servicio de farmacia y laboratorio, donde se prepara y se distribuye la metadona a los pacientes que están en el programa de mantenimiento y donde se les hace un seguimiento a través de analíticas, y donde también se coordinan acciones con las unidades de atención a drogodependientes; y una tercera línea, que no está presente, desafortunadamente, en todos los centros, lo que se llaman las comunidades terapéuticas.

En cualquier caso, nos surgen varias preguntas de este posible modelo de cambio y todas las preguntas nos llevan a algunas cuestiones que nos preocupan. Si se dispensa la metadona en farmacias, ¿se optará por la Eptadone, por la metadona industrializada? Nos dicen los expertos que supondrá un 15% más de coste que el principio activo que actualmente se dispensa. ¿Quién controlará y evitará el posible mal uso, en exceso, de la metadona? Y también nos preocupa que si se les retiran las subvenciones a los centros que actualmente la dispensan, tendrán que despedir al personal clínico que con este fin han...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Jesús Morera, por tiempo de tres minutos, tiene la palabra.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Hace unas semanas debatíamos en la Comisión de Sanidad sobre el III Plan de Drogodependencias para Canarias. En aquel momento recordábamos que entre los 16 objetivos del plan constaba el de garantizar una asistencia de calidad, coordinada, integrada y normalizada en los sistemas públicos de salud, servicios sociales y de empleo, conjuntamente con la iniciativa social organizada. Así consta en el plan.

También en ese plan consta que una de sus actuaciones, dentro de las de reducción del daño, era garantizar la disponibilidad terapéutica de los programas de mantenimiento con agonistas opiáceos que faciliten la integración social del o la drogodependiente. Reconocíamos en aquel momento la gran labor llevada a cabo durante años por organizaciones no gubernamentales, por ayuntamientos y cabildos, en los que se había delegado la atención a estas personas.

Partiendo de estas tres premisas y con la obvia consideración de que el drogodependiente es un enfermo, nuestra impresión es que la atención de estos debe normalizarse dentro del Servicio Canario de la Salud, a través de su red de salud mental y de Atención Primaria, y lo concerniente a su atención social a través de cabildos y de ayuntamientos, lo cual, por supuesto, ha de hacerse paulatinamente. Quizás se requieran años. Igualmente debe hacerse tras el oportuno diálogo y con la trascendental complicidad de las organizaciones que hasta ahora han realizado este trabajo.

En cuanto al modelo de mantenimiento con sustitutivos opiáceos, creemos que de igual forma debe irse transfiriendo a la red de farmacias como parte de las prestaciones del servicio público de salud. Entendemos que esta parte puede ser complicada y que requerirá la franca colaboración de los farmacéuticos y de su colegio oficial.

En cuanto a la elección del fármaco, creemos que es indispensable un estudio de coste/efectividad antes de plantearse la posibilidad de cambiarlo y, en cualquier caso, elegir la opción más adecuada para cada paciente. No obstante, pensamos que, por las especiales características de estos pacientes, será imposible traspasar al 100% su atención al servicio público de salud, por lo que siempre deberemos seguir contando, en alguna medida, con las organizaciones no gubernamentales que atienden a los drogodependientes y por ello se hace crucial mantener abierto el diálogo con ellas.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Grupo Nacionalista Canario, doña Marisa Zamora, por tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra.

La señora Zamora Rodríguez: Gracias, señor presidente. Señorías.

...(Sin micrófono.) modelo, y nuestro modelo sin lugar a dudas no es reducir en los Presupuestos del 2012, como ha hecho, en los Presupuestos Generales del 2012, ha hecho el Gobierno del PP, reducir un 30% el Plan Nacional de Drogodependencia, ni tampoco dejar a cero euros el Plan Nacional de Prevención contra el Sida. Creo que esa es la doble vara de medir: una en Madrid y otra aquí, y ese no es nuestro modelo, desde luego.

Decirles que, desde luego, en el tema del tratamiento de la metadona los programas de mantenimiento con metadona son un instrumento terapéutico fundamental, sobre todo en pacientes que han recaído, en pacientes que ya no toleran otro tipo de tratamientos, pero también es verdad que existe un convenio -y la señora Roldós lo sabe-, un convenio con las oficinas de farmacia, muy antiguo, hay uno del año 97 que se prorrogó hasta el 2004 y el último es de junio del año 2012, pero que hay que tener en cuenta que se necesita en las farmacias una acreditación específica, que además necesitan unos requisitos, unas instalaciones y unas estructuras que muchas farmacias no tienen, porque lo que dispensan no es una especialidad farmacéutica sino es una fórmula magistral. Que cada vez hay más farmacias, no hay farmacias casi que hagan hoy en día fórmulas magistrales. Creo que los pacientes necesitan un seguimiento, un control, desde el primer día que empiezan el tratamiento hasta que ya se liberan del tema de la droga, la que están tomando, y por supuesto que debe empezarse poco a poco. Hasta ahora hay 39 farmacias que están dispensando metadona. Hay que empezar poco a poco, con aquellos pacientes que ya están normalizados, que están en la última fase del tratamiento, que incluso trabajan, que son pacientes con determinado perfil.

Desde luego de lo que usted está hablando de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma, hubo una enmienda, que no sé si usted sabe o no se acuerda de que se presentó, que se aprobó -usted no dijo nada, no se manifestó en el tema de esa enmienda- porque desde luego le damos una importancia muy grande a esta red que tenemos de centros públicos y privados, que es una red consolidada, que han hecho un trabajo fundamental durante años y, por tanto, no se les ha reducido para nada la subvención. En cambio, acuérdese usted de que en el 2010 sí que tuvimos que intervenir con otra enmienda, porque en los Presupuestos siempre se enmienda, porque usted, cuando estaba de consejera, sí que redujo enormemente las partidas destinadas a todo este tipo de asociaciones. Nos tuvimos que reunir con todos los colectivos porque estaban muy preocupados por que pudieran subsistir. Por tanto, los Presupuestos se modificaron y el tema ha quedado como está: empezar poco a poco con aquellas farmacias que puedan dar las metadonas, con pacientes normalizados, porque queremos que, además, la metadona sea accesible a las personas que tienen esta drogadicción y que además no se les estigmatice, que es fundamental, y porque los medicamentos también van evolucionando. Dentro de poco no necesitarán la manipulación del farmacéutico y se podrán dar por dosis, se podrán dar por unidades, sin tener que hacer fórmulas magistrales para cada individuo.

Por tanto, seguimos trabajando en este sentido, en esta línea de ir poco a poco, de forma gradual, y de por supuesto respetando tanto la labor maravillosa que hacen las entidades...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Grupo Parlamentario Popular, doña Mercedes Roldós, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

Señora consejera, como siempre, y ya es habitual en usted, viene con unos papeles que le han escrito, no atiende a la labor de fiscalización y control que tenemos el deber de ejercer desde la Oposición y nos cuenta usted una serie de generalidades que, afortunadamente, quienes estamos en esta Cámara y quienes hemos ostentado responsabilidades sanitarias conocemos perfectamente y que los ciudadanos incluso pueden acceder a través de la página web de la Consejería de Sanidad. Nada nuevo, como siempre.

Pero me va a permitir, yo he fijado perfectamente el objeto de esta comparecencia, le he preguntado que cuál es su modelo, y yo espero que en su segunda intervención nos lo aclare. Porque, mire, hay un antecedente claro, y es que -es verdad que usted no era consejera, que era su antecesor, que era el señor Bañolas- lleva a Consejo de Gobierno, a principios de junio del 2011, lleva un acuerdo para la autorización del Gobierno de Canarias para suscribir un nuevo convenio con los colegios de farmacéuticos de las dos provincias, con un objetivo, que era eliminar, eliminar, es decir, extinguir, los centros de dispensación de metadona en la red de atención a drogodependencias y que se hiciera en las oficinas de farmacia. Ese convenio usted no lo firma, no lo suscribe. Llega la elaboración del anteproyecto de ley, del proyecto de Ley de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma y en el programa de la memoria para la Dirección General de Atención a las Drogodependencias -que usted elabora, me imagino-, pues, se lee textualmente, y sus señorías lo tienen todavía a disposición en la página web a través de los Presupuestos Generales del Estado, donde se habla de la extinción de la red de los laboratorios adscritos a los centros de atención a drogodependencia, asumiendo sus funciones las oficinas de farmacia.

Por lo tanto, señorías, una vez que... Señora Zamora, claro que me manifesté en su día. Quizá usted anda un poco débil de memoria, pero, mire, yo todavía la conservo. Yo lo que le quiero decir es que en el proyecto definitivo de Presupuestos, el que está vigente, el que está en ejecución, mire, de la subvención a la red de atención a las drogodependencias hay una bajada de 388.497 euros, de lo que son esas subvenciones, y hay un alta en gasto corriente, en bienes y servicios de la propia dirección general, con las siguientes partidas. Mire, productos farmacéuticos, pasando de 82.000 euros en 2011 a 305.000 en 2012, en 2012, es decir, un incremento de 223.088 euros. Eso son los Presupuestos suyos, que están ejecutándose. Y también es verdad que nos llaman la atención 40.000 euros más para estudios, trabajos técnicos y honorarios profesionales, que no sabemos dónde van, y para actividades de prevención, en las que estamos de acuerdo, porque creemos que hay que girar más el sistema hacia la prevención, que no hacia la asistencia. Pero cómo es posible que si había 82.000 euros en 2011 y resulta que esa partida no fue ejecutada en su totalidad, cómo es que usted le produce un incremento de hasta 305.000 euros, detrayéndole toda esa partida a la red de atención a las drogodependencias, que son quienes siguen haciendo la dispensación de la metadona y además haciendo la analítica de los pacientes. Usted misma, señora consejera, cuando nos da los datos del número de pacientes en tratamiento de mantenimiento con metadona, que nos da 3.882, y nos dice que en las 39 oficinas de farmacia hay aproximadamente 400 pacientes, es decir, ni al 10% de los pacientes en mantenimiento con metadona se les está haciendo la dispensación en las oficinas de farmacia.

Y yo creo que la señora del Grupo Mixto encuadraba perfectamente el objetivo y el objeto de esta comparecencia, pero como siempre usted, usted está a otra cosa, a otra cosa, que es donde creo que es su ubicación permanente. Mire, lo que le estamos preguntando: ¿cuál es su modelo, a corto, a medio, a largo plazo? ¿Qué es lo que va a hacer usted en este año 2012 con esa asignación presupuestaria que usted ha hecho? Porque, mire, si se ha equivocado, no pasa nada, nos lo dice, y nos dice, "no, mire usted, van a seguir los CAD haciendo los programas de mantenimiento de metadona", pero, mire, queremos saber cuál es el programa. Porque, mire, hay una serie de pacientes, casi 4.000, que están pendientes de dónde tienen que ir. Hay una serie de profesionales farmacéuticos en esos 23 CAD de los que usted nos hablaba que quieren saber cuál es su futuro profesional y hay que ver también el bienestar de esos pacientes y la accesibilidad. Porque, mire usted, es verdad que la metadona se puede -y se viene haciendo históricamente- dispensar a aquellos pacientes más normalizados en las oficinas de farmacia, ¿pero qué pasa con el control de la analítica en orina de los opiáceos, que además tiene unas rigurosas medidas de custodia y de toma de muestras, que eso no se puede hacer en la oficina de farmacia? ¿Los vamos a mandar a recibir la dosis de metadona a las farmacias para luego mandarlos al CAD a hacerles la analítica, para luego en el CAD seguir haciendo todo su tratamiento desde el punto de vista biopsicosocial? ¿Los vamos a tener del tingo al tango, señora consejera? Eso es lo que le estamos preguntando y creo que es fácil.

El señor Morera, del Grupo Socialista, hace una apuesta: el modelo de Andalucía o el modelo de la integración en las unidades de salud mental de Atención Primaria, y para eso, pues, las personas que accedan a esos puestos para llevar a cabo esos programas tendrán que entrar, pues, como en toda la Función Pública, por capacidad y por mérito en las unidades de salud mental, dirigidas por psiquiatras, coordinadas con psicólogos, etcétera, que es un modelo diferente al que tiene Canarias a través de ONG y de cabildos y de ayuntamientos. Pero por lo menos el Partido Socialista lo tiene claro, es decir, que sería la integración, a lo mejor a medio o a largo plazo, en la red de salud mental. ¿Pero, señora consejera, cuál es la posición del Gobierno de Canarias? La posición del Gobierno de Canarias es este limbo que no sabemos si sí, si no o si regular. Porque yo creo que los pacientes drogodependientes, y estamos hablando de más de 4.000 personas y sus familias, tienen derecho a saber dónde van a ser atendidos.

Señorías, se lo puedo decir más claro, le pregunto: ¿va a mantener los programas dentro del proceso biopsicosocial de atención a pacientes drogodependientes de opiáceos en la red de atención a las drogodependencias que tiene la Dirección General de Atención a las Drogodependencias del Gobierno de Canarias o la va a escindir? Esa es la pregunta fundamental, la pregunta fundamental.

Y me van a permitir -me quedan apenas dos minutos-, lo decía la señora del Grupo Mixto, doña Carmen, tiene usted razón, hay que hacer -y lo decía el señor Morera también- un estudio de coste-efectividad y de viabilidad, de ver si con el genérico o con el Eptadone, que es la marca comercial, cuál es más barato, cuáles son los problemas que se pueden encontrar, cuántas farmacias tendrían capacidad para acreditarse para dispensación de metadona, cuántas estarían dispuestas voluntariamente a adscribirse a esos convenios. Por cierto, señora Zamora, julio del 2012 no ha llegado todavía y el convenio al que aludía, que dio autorización el Gobierno de Canarias en junio del 2011, no está firmado a día de hoy, no está firmado el nuevo convenio que dé autorización el Gobierno de Canarias. Si no, consúltelo usted con los colegios de farmacéuticos de ambas provincias.

Y solamente me va a permitir, señora Zamora, la verdad es que a veces yo entiendo que el Grupo Nacionalista tenga un cierto complejo de culpa, porque, claro, gracias a ustedes, gracias a ustedes, mantuvieron a un Gobierno socialista, a un señor Rodríguez Zapatero, que ha llevado a la ruina a este país y a Canarias, y ahora, y ahora vienen ustedes a llorar por la leche derramada. La verdad es que yo puedo entender ese sentimiento de culpa, porque cada vez se parecen ustedes más a Boabdil, el rey de Granada, que lloraba como una mujer lo que no supo defender como un hombre.

Muchas gracias.

(La señora Zamora Rodríguez solicita la palabra.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Doña Marisa, ¿a qué efecto?

La señora Zamora Rodríguez (Desde su escaño): Señor presidente, por alusiones superdirectas a esta diputada en tres ocasiones.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, efectivamente, las alusiones han sido mutuas en las intervenciones de los grupos. Yo le puedo conceder un turno por la última alusión de un minuto.

La señora Zamora Rodríguez (Desde su escaño): Señora Roldós, usted preguntó exactamente cuál era el modelo y yo le dije claramente que el modelo no era reducir un 30% el Plan Nacional sobre Drogas, que es tan importante en los Presupuestos Generales del 2012, elaborados por el Partido Popular, ni dejar a cero euros el Plan Nacional de Prevención contra el Sida. Eso es lo único que le he dicho y eso verifíquelo porque es así, y las cifras que le estoy dando son totalmente ciertas.

(La señora Roldós Caballero solicita intervenir.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Señora Roldós, treinta segundos.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Muchas gracias por su generosidad, señor presidente. Creo que me sobran.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Por eso se los di.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Mire usted, señora Zamora, yo creo que algunas mujeres de su grupo se han sentido ofendidas, porque... Cuando me refiero a Boabdil, me refiero a una cita histórica, y yo entiendo ese sentimiento de culpa, es un ejemplo de cuando uno no ha hecho lo que tenía que hacer y luego se siente culpable y llora. Eso es normal, eso es humano.

Y, por otra parte, señora Zamora, la verdad es que yo lo siento mucho pero usted no es la consejera, no es quien comparece, y yo la pregunta y la petición de comparecencia y la posición del Gobierno se la pregunto a la consejera del Gobierno de Canarias.

Muchas gracias.

(Rumores en la sala.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Para contestar, por parte del Gobierno -señorías, ruego guarden silencio, por favor-, para contestar, por parte del Gobierno, la señora consejera, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Señor presidente... (Continúan los comentarios y los rumores en la sala.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Prosiga, señora diputada.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Pero, bueno, esto es...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): ¡Señorías, guarden silencio, por favor!

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Un poco de tranquilidad, un poco de tranquilidad, ¡calma! Yo no llamo la atención, he dicho un poco de tranquilidad, porque estos diez minutos me corresponden y, bueno, pues, estoy en mi turno de palabra. Y como yo acepto todo lo que han dicho sobre mí creo que decir "un poco de tranquilidad" no alude a nadie en particular.

En efecto, esta Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias está siguiendo lo marcado en el III Plan de Drogas; esta consejería está siguiendo el modelo mixto.

Y además creo que también hay alguna mala memoria, porque, cuando en sede parlamentaria se me preguntó por el cambio de presupuesto a finales de este año, yo dije que de los errores también se aprendía, y lo vuelvo a repetir ahora...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Perdón, perdón, señora consejera.

Vamos a ver, señores diputados, si hablan, hablen... Se está oyendo desde esta tribuna lo que están diciendo los señores diputados. ¡Por favor!

Señora consejera, prosiga.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente.

Quiero poner de relevancia que uno de los objetivos de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias es continuar la labor que se lleva a cabo con las personas con adicciones a drogas ilegales, apoyando de forma decidida todas las mejoras que les beneficien, que trabajan muchísimas ONG, que trabajan otro tipo de profesionales y, por tanto, el modelo hasta el momento va a seguir siendo mixto.

También es objetivo aportar transparencia en la gestión y facilitar el seguimiento de estas personas, por lo que se está implantando el sistema Cedro, un programa informático, que ya hablé de él en la comparecencia en Comisión de Sanidad, que tiene diferentes finalidades. Por una parte, el control estadístico de los pacientes tratados, las modalidades de tratamiento con metadona, el control de la evolución de los tratamientos, el poder tener una historia clínica que facilite el seguimiento a los profesionales de la evolución de estas personas, tanto de su problema con las drogas como del tipo de patologías que en muchos de los casos le suelen acompañar, de tal forma que se pueda controlar la situación de este colectivo, la actuación de los equipos que le ayudan en su tratamiento y adecuar la labor con los mismos.

Por otra parte, permitirá poder medir la dotación presupuestaria de forma correcta y adecuada a las necesidades.

Remarcar que si bien el presupuesto inicial marcado para los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias para el año en curso, como dije antes y en esta sede -y no se me cae un anillo-, dije que de los errores también se aprendía, porque eso fue una enmienda, fue objeto de enmienda, y que solo se redujo dicho presupuesto en un 0,6%. Esto no es la primera vez que sucede, porque en el año 2009 para el Presupuesto del año 2010 tuvo lugar también una situación similar, siendo el presupuesto cambiado gracias a la labor que desarrolló el grupo parlamentario con todos los colectivos y entidades y asociaciones, porque el recorte de la consejería en aquel momento estaba de entre el 9 al 25% e impedía continuar con la labor que desarrollaban las diferentes estructuras, poniendo en riesgo la continuidad de aquel programa de drogodependencias que se estaba llevando a cabo de una manera correcta y donde estaban implicados muchos profesionales, un gran colectivo de profesionales. Y le recuerdo que en los Presupuestos del año 2012 su grupo, el Partido Popular, no se significó, no presentó enmiendas y pretende ahora que yo le dé explicaciones.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, en esta legislatura y en este ejercicio, pretende conseguir datos medibles y objetivos más exhaustivos, que permitan hacer una presupuestación adecuada y adaptada a la situación actual y, cómo no, a la situación de cada entidad y número y situación de personas atendidas; y como objetivo ambicioso poder contar con elementos que ayuden a medir la eficiencia y la calidad de la asistencia, que, estoy segura, quedará demostrada pero que hay que tener datos objetivos.

En relación al Eptadone, en este momento se está evaluando un estudio en la Comunidad Autónoma de Murcia. Está a punto de finalizar y, según los resultados, porque es la única comunidad en la que se está trabajando, se valorará en esta comunidad si es viable o no.

Y para terminar, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Drogodependencias, participó, en junio del 2011, en la Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio del problema de las drogas. Aprobó la ponencia de estudio sobre Sistemas de Tratamiento y Atención en Drogodependencias, que eran claves de futuro, y que incluía 13 recomendaciones que se remitieron al Ministerio de Sanidad. Entre esas recomendaciones destacar lo siguiente: la integración orgánica y funcional de las adicciones como enfermedad crónica y recidivante dentro del Sistema Nacional de Salud y, por ende, en los sistemas sanitarios de todas las comunidades autónomas. El Sistema Nacional de Salud debe asumir la asistencia a las personas que padezcan adicciones en términos de igualdad, equidad, como el resto de los pacientes.

En la última reunión de la Comisión interautonómica de la delegación del Plan Nacional sobre Drogas, que se celebró el pasado 12 de abril de 2012, se informa que uno de los objetivos de la actual legislatura es la incorporación progresiva de las drogodependencias en el Sistema Nacional de Salud y los Servicios Sociales y desde una perspectiva de trabajo en la que se tenga en cuenta la comorbilidad que acompaña a las adicciones. Lo que no significa que haya nada nuevo. Esto sigue estrictamente lo que ya estaba escrito en el III Plan sobre Drogas y que hay que ir integrando progresivamente a estas personas en el Sistema Canario de Salud.

En la comunidad autónoma canaria debemos continuar con el objetivo de mejora de la percepción social del drogodependiente, equiparando su tratamiento con cualquier otro. Todo ello pasa, sin duda, por priorizar la normalización de la atención sanitaria en el conjunto de la asistencia general y por el disfrute de derechos en igualdad de condiciones que el resto de los usuarios.

En la actualidad la red canaria de atención a drogodependencias cuenta con 14 servicios de farmacia, en los que se elabora, se custodia, conserva, controla y dispensa la metadona. Si queremos racionalizar y optimizar la dispensación farmacológica, debemos seguir valorando nuevas estrategias -estoy de acuerdo con usted, señor Morera-, y para la potenciación de las oficinas de farmacia como establecimientos sanitarios que faciliten la adquisición de medicamentos a todos los ciudadanos, mejorando la accesibilidad y la normalización.

Y, por último, el convenio. En la actualidad se pretende la revisión de dicho convenio, ya que está firmado en el año 2004, para equiparar el coste de la dosis de la solución de metadona y como fórmula magistral con las cuantías que se abonan por otras fórmulas magistrales y seguir acercando la prestación allí donde estén las personas drogodependientes que lo necesiten.

Y no deja de ser particularmente curioso el interés actual por la anterior consejera cuando, llegada a la Consejería de Sanidad, a finales del año 2010, la directora general de Drogodependencias prácticamente no tenía ninguna relación, ningún control, sobre cómo había sido la evolución en los últimos años de las drogodependencias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0211 Sobre el Programa de mantenimiento con metadona.