Diario de Sesiones 45/2012, de fecha 26/6/2012
Punto 22

· 8L/C-0339 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre el Acuerdo por la competitividad y la calidad del turismo de Canarias 2008-2020.

El señor presidente: Siguiente punto del orden del día, comparecencias. Del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre el Acuerdo por la competitividad y la calidad del turismo 2008-2020.

(La señora Oñate Muñoz solicita intervenir.)

Don José Ignacio Álvaro... Sí, perdón, perdón, sí, perdone un momentito, perdone un momentito. Sí, dígame, doña Isabel Oñate.

La señora Oñate Muñoz (Desde su escaño): Señor presidente, esta mañana quise tener los tres minutos que corresponden, según el Reglamento, de respuesta para una alusión directa, tanto a mí como a mi grupo. Se me dijo que tenía que ser al final de las preguntas, que yo pudiera solicitárselo al presidente de la Mesa. Le hago la solicitud para poder responder a este tema. Como veo que no está el consejero porque se marchó, según el Reglamento se puede pasar a la siguiente sesión del Pleno, siempre que lo pida yo hoy y que la realice, la petición, dentro de las 48 horas siguientes. Por eso quiero dejar la pregunta, la solicitud.

Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Sí. Muy bien, es correcto y, en cualquier caso, queda usted para la aclaración, que es lo que entiendo que pide, ¿no?, una aclaración para el próximo Pleno, el primer Pleno que se celebre, que es lo que dice el Reglamento: la primera sesión que se celebre.

Bien. Disculpe, don José Ignacio Álvaro Lavandera, tiene la palabra para la comparecencia.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes de nuevo. Señor consejero.

Se solicita esta comparecencia para que informe, señor consejero, acerca del estado del Acuerdo por la competitividad y la calidad del turismo de Canarias 2008-2020, también conocido como Pacto de Fuerteventura. Dicho acuerdo, señorías, fue suscrito entre las principales organizaciones empresariales y las administraciones públicas canarias allá, a finales del año 2007, en la isla de Fuerteventura. Este acuerdo, señor consejero, desde el punto de vista metodológico, se plantea como un plan estratégico con un horizonte temporal de 12 años, definiendo ocho líneas estratégicas con sus correspondientes acciones, objetivos e indicadores sobre los que hacer un seguimiento. Estas líneas estratégicas son las siguientes: línea en materia normativa, línea en materia de formación, línea en materia de promoción, comercialización y marketing, línea de mejora de la restauración, línea en materia de inspección, línea en materia de sensibilización, línea en materia de rehabilitación integral y línea en materia de mejora de la competitividad.

Como todo planteamiento de carácter estratégico, la valoración del cumplimiento de los objetivos, así como la redefinición de los mismos, debe ser una constante en el medio plazo, ya que no sería eficaz esperar los 12 años de vigencia de este acuerdo para verificar su cumplimiento, así como los logros conseguidos. De hecho, el plazo máximo, el plazo óptimo, es de un máximo de tres años para la revisión. Al menos lo es así en un plan estratégico.

Han pasado, pues, estos tres años, señor consejero, y es necesario saber si se han conseguido los objetivos e incluso si los mismos siguen vigentes. Estos objetivos, señor consejero, eran inicialmente los siguientes: configurar una oferta poliproducto a través de la puesta en marcha de clubes de producto; crear una marca turística única, consolidada y reconocible por el turista, que se asocie al destino islas Canarias y ampare los distintos productos específicos que configuran la oferta del destino; buscar la excelencia en la prestación del servicio turístico mediante el desarrollo de las personas, población y profesionales involucrados en el sector turístico canario; fomentar la participación, involucración y coordinación en la planificación estratégica del turismo del sector público y el privado mediante la promoción de la actuación del Consejo Canario de Turismo; garantizar que el nuevo modelo turístico y la oferta poliproducto resultante se desarrolla de forma responsable y sostenible; constituir un referente en la investigación y la innovación en el sector turístico en el ámbito nacional; y fomentar la incorporación de la tecnología en la gestión turística canaria, como vía para el aseguramiento de la competitividad del destino.

Además, independientemente de la actual coyuntura económica, a la que inevitablemente hay que adaptarse, en una economía cada vez más globalizada, dinámica y cambiante, el sector turístico, que no es en absoluto ajeno a estos cambios, incluyendo tanto a las administraciones públicas como al sector privado, debe también reorientar su oferta, así como mejorar en competitividad y calidad, tal y como expone el propio título del acuerdo del que hoy hablamos.

Es por ello, señor consejero, que, a pesar de la temática en cuestión -podría dar para hablar durante horas-, desde el Grupo Parlamentario Socialista Canario pedimos nos informe del grado de cumplimiento de los objetivos marcados, de su revisión, del grado de consenso con las organizaciones empresariales, todo ello conscientes de que el sector turístico supone el 30% del PIB de la economía de nuestra comunidad autónoma.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Ignacio Álvaro.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, presidente. Señorías. Buenas tardes a todos y a todas.

El Acuerdo por la competitividad y calidad del turismo, el Pacto por Fuerteventura, ha sido una de las iniciativas mejor valoradas por el conjunto del sector turístico canario. Integrado por varias administraciones públicas y las principales organizaciones empresariales, se ha comportado como un mecanismo útil para profundizar y mejorar su competitividad y su calidad.

Desde la suscripción del acuerdo en el 2008 se han venido celebrando distintos encuentros con el propósito de verificar el grado de cumplimiento de las acciones que en su día propiciaron su firma. En la última de estas reuniones, celebrada el pasado mes de enero, sus integrantes valoraron positivamente este cumplimiento y decidieron dar un nuevo impulso a un acuerdo que se ha mostrado conveniente y beneficioso para el sector. En este encuentro se acordó la constitución de un grupo de trabajo integrado por representantes de todos los firmantes del acuerdo. Su principal cometido, el de este grupo, bajo la coordinación de la Viceconsejería de Turismo, se centró en la elaboración de un documento que aglutinara, de manera consensuada, nuevas acciones encaminadas a lograr una mayor competitividad y calidad.

Tras varias reuniones técnicas, se consensuó una adenda en la que se recoge una batería de acciones a desarrollar para la consecución de los objetivos propuestos. Esta adenda fue acordada el pasado mes de marzo, quedando pendiente el acto formal de su firma. De este conjunto de nuevas actuaciones destacan ejes como la recualificación, la mejora de la conectividad, Canarias como destino sostenible, la innovación o la aplicación de una estrategia de promoción considerando la diversidad de las islas.

Respecto a la recualificación turística, el principal objetivo es la ejecución de estrategias que propicien la generación de destinos maduros, con el fin de lograr un producto renovado y de calidad.

Otro de los ejes se refiere a la mejora de la accesibilidad y conectividad, aspecto este prioritario para el Gobierno de Canarias. Para lograrlo, para lograr el reforzamiento del eje de la conectividad, está prevista la creación de una mesa específica, participada además de por los componentes firmantes del acuerdo, por AENA, autoridades portuarias y compañías aéreas y navieras. La pretensión del mismo, de este grupo de trabajo, es analizar la viabilidad de proyectos como el desarrollo de rutas estratégicas que contemplen las particularidades de cada isla, el archipiélago como puerto base para cruceros o la mejora de la movilidad tanto en el interior como hacia el exterior. En este contexto, y como ya hemos requerido desde este Gobierno, se incluye solicitar al Ministerio de Fomento la mejora del modelo de gestión aeroportuaria y el mantenimiento de una política diferenciada de tasas para Canarias.

El siguiente grupo de actuaciones, acordado en el seno del Acuerdo para la competitividad y la calidad del turismo, está relacionado con el desarrollo de un nuevo modelo turístico con mayor cualificación y reconocimiento social. Se pretende el establecimiento de una estrategia en materia de formación que contribuya a la profesionalización del sector y al fomento de la calidad de los servicios turísticos. Dentro de este apartado, se impulsa, por tanto, la Comisión para la Formación Profesional Turística, así como la formación continuada para empleados y desempleados, entre otros aspectos (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González).

En otro orden de cosas, la adenda recoge la prioridad de trabajar para que el destino turístico islas Canarias sea un destino sostenible valorado en el escenario internacional. El objetivo de este último aspecto es, por tanto, incorporar la sostenibilidad y la renovación como premisas que, ligadas entre sí, sean abordadas por la industria turística para constituir un modelo de referencia mundial en calidad medioambiental y de respeto a los recursos naturales de que disponemos. Para alcanzarlo, debemos trabajar en una gestión sostenible de los espacios naturales protegidos a través de una red de infraestructuras de apoyo y de la creación, por tanto, de nuevos productos. Además es necesario incidir en el horizonte eco-islas con la realización de auditorías edificatorias dirigidas al control de la eficiencia energética y a la constitución de instrumentos que incentiven una mejor gestión ambiental, tanto de productos como de servicios.

Por otro lado, la recualificación del paisaje en los recorridos principales de tránsito rodado, así como el de los centros de atracción turística, son otros de los aspectos que se recogen en la actualización del citado acuerdo.

En el seno de este pacto, el Gobierno de Canarias también trabaja sobre una estrategia de promoción que refleje la autenticidad y la diversidad de cada una de nuestras islas. De esta forma se pretende establecer un marco adecuado donde confluyan todas las administraciones responsables, junto al sector empresarial, con el fin de que las políticas de promoción referidas a Canarias en su conjunto y a cada una de las islas en particular se impulsen desde la cooperación y la coordinación. Para lograr este objetivo, debemos consolidar la inteligencia turística como base para la toma de decisiones en la promoción. Para este afianzamiento, debemos situar como elementos clave la elaboración de planes estratégicos de mercado y la financiación, una circunstancia para la que, dada las restricciones presupuestarias actuales, digo, será necesaria la colaboración público-privada.

Igualmente, debemos centrarnos también en el apoyo a las estrategias insulares. Sobre este aspecto hay que destacar la necesidad de fomentar los acuerdos de colaboración entre el Gobierno de Canarias y los cabildos insulares, junto a la promoción de eventos deportivos y culturales, como atractivos que potencien la imagen turística de las islas.

En cuanto a la innovación, debemos ser capaces de conseguir, a través de estas medidas, un adecuado posicionamiento de nuestra industria en el área de las nuevas tecnologías, de manera que las empresas puedan adaptarse a los continuos cambios que se suceden en este sector.

Por último, el contenido de la adenda hace referencia a la apuesta social e institucional compartida en el ámbito turístico. Se recoge, a modo de conclusión, la firme decisión de los agentes públicos y privados, firmantes del Acuerdo por la competitividad y la calidad del turismo, de seguir trabajando para la consecución de estos objetivos.

En definitiva, señorías, se ha hecho un análisis completo de los acuerdos firmados en el 2008, de su grado de cumplimiento, de la necesidad de renovar algunos de los ejes estratégicos sobre los que girar en aquel momento y adecuarnos a las circunstancias actuales. Simplemente está pendiente de su firma. Creo que la bondad de este acuerdo es que parte de trabajos previos intensos y de la revisión del mismo, se puede concluir que el turismo es un sector enormemente activo que afronta retos en estos momentos que nos hacen estar enormemente vigilantes ante las circunstancias. Estoy seguro de que, una vez firmado este acuerdo, se pueda conseguir la implementación de los nuevos ejes fijados en la revisión del mismo y avanzar todos juntos en este sentido.

Nada más.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor consejero.

Los grupos no proponentes. ¿Grupo Mixto? El señor Martín.

El señor Martín Martín: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, el Acuerdo por la competitividad y la calidad del turismo ha centrado desde principios de esta legislatura el debate en materia turística en sede parlamentaria.

Desde la sesión del 10 octubre del año pasado se pusieron sobre la mesa los supuestos logros de un documento que nació con mucha voluntad pero que se ha ido diluyendo a la misma velocidad en la que aumenta nuestro asombro, nuestro estupor, cada vez que el presidente del Ejecutivo, el señor Rivero, habla de turismo y sobre todo de su increíble -entiéndase literalmente- tenacidad para hacernos creer que pueda crear 125.000 nuevos puestos de trabajo vinculados a este sector.

Apartando sueños, quimeras o irrealidades a un lado, soslayando el nivel de responsabilidad o la falta de la misma que cada cual quiera aceptar en el desempeño de su cargo, este documento requiere una urgente revisión, y no principalmente para detallar con precisión más líneas de actuación sino para concretar una serie de acciones cuya efectividad en tiempo, en coste y en modos de aplicación puedan resultar creíbles y realizables.

Concebir un documento que recoja simultáneamente actuaciones en materia de formación, ordenamiento, innovación, comercialización, promoción, calificación, información o inspección puede resultar relativamente sencillo si no se acompaña de un cronograma, de un desarrollo normativo paralelo en caso de que sea necesario y, lo que es más importante, si no se acompaña de una evaluación final.

¿Qué podemos decir del acuerdo? ¿Que refleja de manera amplia la voluntad de todas las partes implicadas?, cierto; ¿que recoge todas las cuestiones de interés que se deben mejorar o potenciar para hacer nuestro destino más competitivo?, cierto. Ahora bien, ¿podemos responder de igual forma si le pregunto, consejero, si somos capaces de línea a línea y punto a punto de este acuerdo evaluar el grado de cumplimiento del mismo?

Hace ocho meses hablamos de una serie de objetivos compartidos por todas las formaciones políticas que deben constituir el eje sobre el que pivote la relectura de este documento. Hablamos fundamentalmente de rehabilitación, oferta complementaria, formación, simplificación administrativa y regularización. Ahora bien, hablar de ello supone hablar de Ley de rehabilitación turística de Canarias, de desarrollo de los planes territoriales especiales de ordenación turística de cada una de las islas, de la reconversión de Hecansa, de la apuesta -no existe en el caso de Lanzarote- por parte del Gobierno de la Escuela de Hostelería o hablar del grupo de trabajo que enmarca la reestructuración de la Administración pública canaria. Hasta el día de hoy, todo ello supone hablar de objetivos pendientes del Gobierno de Canarias. De objetivos que nuestro grupo parlamentario y el resto de la Cámara espera impacientemente.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor diputado.

Coalición Canaria.

Adelante, tiene la palabra.

La señora Morales Rodríguez: Buenas tardes, señorías.

Efectivamente, el Acuerdo por la competitividad y la calidad del turismo de Canarias 2008-2020 es un documento que marca una hoja de ruta, una estrategia, a la hora de abordar el turismo en Canarias, nuestra principal industria. Yo creo que hay dos elementos muy importantes a la hora de destacar este documento. Primero, uno de ellos es que se ha hecho con la participación y el consenso de todos los sectores implicados y de todas las instituciones, algo fundamental; y otro, que es un documento vivo, como lo es el turismo, vivo como lo es el turismo, y, por tanto, hay que actualizarlo.

En la reunión a la que hacía alusión el consejero, del 31 del 1 de 2012, que tuve la oportunidad de estar porque se realizaba en el municipio del cual soy alcaldesa, se hizo una valoración de los objetivos planteados en el 2008. Una valoración, por parte no solamente de las instituciones sino también de los sectores implicados, una valoración positiva en el sentido del cumplimiento de los objetivos. Pero creo que lo importante es lo que se decía: después de esa valoración positiva en general ver cuáles son las cuestiones que quedan por hacer y cuáles son los ejes fundamentales que tenemos que desarrollar de aquí en adelante.

A mí con respecto a esos ejes fundamentales me gustaría comentar algunos de ellos. Uno es el de la conectividad, que se plantea y que lo plantearon los sectores afectados, los sectores económicos y sociales afectados, y que me parece que es fundamental, porque de nada sirve lo que es la promoción o la captación de turistas de nuevos mercados si no tenemos las conexiones apropiadas y a precios competitivos para traerlos. En ese sentido me parece fundamental el cambio de tendencia que está teniendo el Gobierno del Estado con respecto a las bonificaciones de las tasas aeroportuarias, que hasta el otro día las estaba negando. Hoy por lo menos estamos hablando de días valle y en ese sentido yo creo que estamos avanzando. Hay que seguirle diciendo al Gobierno del Estado que tenemos que seguir profundizando en las bonificaciones, que es una herramienta fundamental para que lleguen los turistas a Canarias. Y que hay que seguir insistiendo por nuestra parte en la cogestión de nuestros aeropuertos, que es, ya digo, la conectividad lo que va a permitir...; una de las herramientas fundamentales para que lleguen más turistas a Canarias.

Otro de los aspectos fundamentales es el tema de la rehabilitación de nuestras zonas turísticas. En este sentido se ha hecho una gran labor por parte del Gobierno de Canarias con lo que es la ley de modernización y ahora -lo digo por lo que decía el señor Dimas-, en este sentido, está la Ley de rehabilitación turística, que, como sabe usted, está en periodo de consultas, acaba de aprobarse y que va a dar nuevos incentivos a los empresarios para que se renueve la planta alojativa. Esto es triste porque esto va en el sentido de renovar la planta alojativa de los privados, pero sí que en las zonas públicas turísticas vemos cómo el Gobierno del Estado ha recortado los 50 millones que estaban previstos y cómo la partida que está del Fomit va a ser imposible que se gaste y, por tanto, no vamos a tener nada en...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora Claudina.

Por parte del Grupo Popular, don Miguel Jorge.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente.

Hoy le tocó a usted, señor González Ortiz, subir a la tribuna, ayer le tocó al señor Berriel. Un día uno, otro día otro, pero quien es el responsable de turismo en este Gobierno es el presidente del Gobierno y jamás le hemos oído hablar en esta tribuna, a petición de los grupos políticos, de turismo en Canarias. Y así es difícil sostener un discurso propio por parte del Gobierno de Canarias: unas veces uno y otras veces otro.

Efectivamente, este es un acuerdo que se firmó, un acuerdo allá por el año 2008, lleno de buenas medidas, cargado de buenas intenciones, como punto de encuentro y reflexión entre todos los operadores turísticos. Documento con medidas de mejora en la formación turística, para mejorar la comunicación turística, la gastronomía canaria, la inspección turística por parte del Gobierno de Canarias, para apostar definitivamente por la rehabilitación turística también, para impulsar acciones innovadoras y originales en el turismo en Canarias. Un documento cargado de buenas intenciones con una previsión de desarrollo hasta el 2020, pero que apenas, tres años después, reclama el señor presidente del Gobierno un cambio, una modificación. Ya no sirve, ya no sirve y no sabemos hacia dónde vamos.

Mire, señor González Ortiz, los operadores y agentes turísticos están siempre a lo que les piden. ¿Que hay que apostar por la calidad turística?: ahí están los empresarios y los operadores apostando por la calidad turística. ¿Que hace falta apostar por la rehabilitación?: ahí están apostando por la rehabilitación. ¿Que hay que apostar por la marca turística de Canarias?: todos juntos apuestan por la marca turística. Pero todo tiene un límite, no se puede decir siempre que sí y no recibir nada a cambio; antes al contrario, lo que reciben es una patada en sus partes con una subida del 40% del IGIC en Canarias.

Se le ha dicho al Gobierno, lo han dicho todos, todos los operadores turísticos: la subida del IGIC es un golpe mortal al sector turístico de Canarias. Canarias pierde competitividad frente a otros destinos emergentes más baratos que el nuestro. Canarias perderá todos los turistas que nos cedieron las revueltas políticas en el Mediterráneo en la Primavera Árabe. La caída de ventas producirá cierre de empresas y de empleo. No solo de la actividad turística, señor González Ortiz, sino también de todas aquellas actividades accesorias y complementarias al sector turístico.

Mire, hay cosas de sentido común, señor González Ortiz, cosas de Perogrullo, que las debiéramos saber todos: Canarias tiene un problema de precios con el resto de los competidores que tenemos a nivel europeo y a nivel mundial y lo último que se tiene que hacer es subir los precios, es subir el IGIC, porque bien sabe usted que, subiendo el IGIC, se va a repercutir el precio en el consumidor final y los destinatarios de nuestras islas, en vez de venir aquí, van a ir a otros destinos, insisto, emergentes en Europa...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado. Se acabó el tiempo.

Grupo proponente.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias, señor presidente.

Bueno, permítanme antes que nada lanzar un mensaje de optimismo. Creo que lanzar mensajes negativos lo único que hace es subir la prima de riesgo y hoy leía en la prensa que Homelidays, el portal de referencia en Europa en alojamientos vacacionales, pues, hablaba de que Canarias atraería un 9% más de turistas extranjeros en los meses de julio y agosto, y yo creo que es algo positivo que deberíamos poner en valor, porque si mandamos solo mensajes negativos, bueno, pues, al final alguna agencia se hará eco de ello y acabará subiendo la prima de riesgo, y no creo que a nadie le guste.

Una vez dicho esto, señor consejero, permítame que centre esta segunda parte de mi intervención en teorizar un poco acerca del concepto de competitividad. Define el Foro Económico Mundial -iba a decir el World Economic Forum, pero no veo a la señora Tavío- que el índice de competitividad turística es un conjunto de factores, en concreto 14, agrupados en tres ámbitos o pilares y que me voy a molestar en detallar.

Como primer ámbito, el marco regulatorio, en el que se enmarcan cinco de estos factores: políticas y regulaciones, sostenibilidad ambiental, seguridad, salud e higiene y la prioridad del sector turismo. En el segundo ámbito o pilar, el de clima de negocios e infraestructuras, otros cinco factores: infraestructura aérea, infraestructura del transporte terrestre, infraestructura turística, infraestructura de tecnología y comunicaciones y, el último, competitividad en precios. Y en un tercer y último ámbito, el de los recursos humanos, culturales y naturales, donde se engloban cuatro factores: el capital humano, la afinidad para el desarrollo del turismo, los recursos naturales y los recursos culturales.

Si me han escuchado, pues, habrán observado que solo uno de estos 14 factores hace referencia a la competitividad en precios. Lo que no quiere decir que no tenga su peso específico e importancia, si bien muestra que son muchos los ámbitos en los que se debe trabajar para ser competitivos. ¿Merece la pena dejar de hacerlo? Nosotros pensamos que no. Y digo esto, señorías, para hacer un llamamiento a la unidad, no solo de los grupos políticos y las diferentes administraciones públicas, sino también de las organizaciones empresariales. Unidad que se ha puesto en entredicho, como antes se exponía, a raíz de la subida del IGIC, con el argumento, cierto pero relativo, de la pérdida de competitividad por la subida del impuesto general indirecto canario.

En este sentido, me gustaría puntualizar que la competitividad vía precios se mide precisamente en eso, en los precios, y cuando lo que se quiere es cuantificar el cambio en precios que provoca una modificación del IGIC deben tenerse en cuenta factores relacionados tanto con el funcionamiento del mercado al cual se le aplica el impuesto como con la forma en la que se miden los cambios de los precios. Y en base a los diferentes estudios que se han realizado sobre el impacto de las subidas del IGIC en el IPC, ya que esta, señorías, no es la primera subida del IGIC que se aprueba en esta Cámara, se ha concluido que el IPC no es capaz de recoger los efectos de los cambios impositivos del IGIC, derivado, por un lado, de que el IPC no contiene determinados productos sensibles a los cambios del IGIC, así como que no se trasladan siempre al consumidor final. Esto lo concluyen diversos economistas al observar que durante el año 1997 y 2001 no se observan desplazamientos en las tasas de variación del IPC y en el año 2001, aunque se observa un ligero repunte, no puede ser achacable al cambio del tipo de IGIC, debido a que el cambio en el IPC se inicia desde mediados del año 2000 y además justo a partir de ese año el IPC cambia de base y los datos de las tasas de variación no son, por lo tanto, comparables. En definitiva, no todos los incrementos del IGIC tienen una traslación a los precios.

Señorías, son tiempos difíciles en los que se nos exige, más que nunca, todos los esfuerzos para superarlos. Esfuerzos también para mantener los ingresos públicos, que son los que aseguran el funcionamiento de un Estado de Derecho democrático y social y que sirven también para sostener la competitividad en el resto de los factores que antes cité.

Un gobierno sin recursos es un gobierno sin capacidad de impulsar el crecimiento, sin capacidad de mantener la cohesión social y territorial, sin capacidad de trabajar en la competitividad de un sector. Y les recuerdo, señorías, que sin crecimiento no hay recaudación. Por lo tanto, el primer interesado en el crecimiento es un gobierno, también el de Canarias. Pero el crecimiento, señorías, no se logra solo con estímulos fiscales, también y fundamentalmente con políticas sectoriales.

En estas circunstancias, en la actual coyuntura económica pocas cosas son intocables. Para los socialistas lo único intocable son las políticas sociales; para otros, serán otras. Pero, miren, muchos son los colectivos que están haciendo un gran esfuerzo: administraciones, empresas también, empleados públicos, ciudadanos en general, ya sea por la subida del IGIC, la reducción salarial o la subida del precio de la electricidad, y el sector turístico no va a ser menos. Y en este difícil contexto, cuando más que nunca debemos remar juntos y en la misma dirección, un sector como el turístico, clave para la economía canaria, siempre presente en las principales políticas del Gobierno de Canarias, no puede ni debe abandonar el diálogo y el consenso, como tampoco buscar un enfrentamiento estéril animado desde el Partido Popular, porque todos tenemos el mismo interés común: el crecimiento y la generación de empleo.

Señorías, a nadie le gusta la subida del IGIC, a nadie. Un impuesto de naturaleza indirecta que no tiene en cuenta las circunstancias personales del contribuyente ni siquiera elementos de progresividad. Pero el margen de actuación y competencias en el ámbito de la comunidad autónoma, desde el punto de vista de la fiscalidad, es el que es. El mismo margen que se tenía cuando se produjeron las anteriores subidas del IGIC en un contexto económico muy diferente al actual, pero que ahora los que aplaudían dichas subidas se echan las manos a la cabeza. Les refresco la memoria: con la Ley 13/96, de 30 de diciembre, que subió el tipo general del 4 al 4,5% y el incrementado del 12 al 13%; o la Ley 14/2000, de 29 de diciembre, que modifica nuevamente el tipo general subiéndolo hasta el 5% y crea un nuevo tipo impositivo incrementado del 9% que convive con el del 13%.

Señorías, declaraciones realizadas desde el Grupo Popular acusando de estrangular al sector turístico con la subida del IGIC y manifestando que solo traerá más paro y graves pérdidas para el sector empresarial no ayudarán al duro trabajo que tenemos por delante. Una subida de 2 puntos, que evidentemente recorta el diferencial fiscal con el resto de España. Pero, señorías del Partido Popular, ¿qué declaraciones harán cuando el Gobierno de España suba el IVA al sector turístico en 10 puntos, como ya están anunciando? Bueno, anunciando a su manera, con el no, que sí y yo nunca dije que no lo haría. Al final lo harán. ¿Harán el mismo tipo de declaraciones cuando suban el IVA a la hostelería del 8 al 18%? Si aquí estrangulamos, ¿qué harán en la Península? ¿Qué hará Soria? Si aquí los estrangulamos, ¿ahorcarlos, darles una patada en sus partes, como acaban de decir? Dudo que se expresen en esos mismos términos, señorías. Es más, creo que deberían tener una coherencia política con su líder regional, que dijo el 28 del 4 de este año: Soria apoya la subida del IGIC en las islas. En cualquier caso, el diferencial fiscal se ampliará con respecto a la situación anterior y seremos más competitivos vía precios con respecto a otros destinos en la Península.

Termino, pues, señorías, señor consejero, como empecé, solicitando todos los esfuerzos necesarios para la búsqueda del consenso, que se pueden hacer tanto desde el Gobierno como desde la Oposición, no hace falta que se vengan al Gobierno, y es el momento de trabajar en conjunto, en la búsqueda del cliente exigente, que no el barato, el momento de la madurez política y empresarial.

Muchas gracias, señor consejero.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Ahora sí, señor consejero. Señor Ortiz, tiene la palabra.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes otra vez.

Han pasado, por tanto, tres años, más de tres años, desde no solo la firma sino desde la evolución del Pacto por Fuerteventura y, por tanto, se hacía necesario su revisión, y así se ha hecho a lo largo de los últimos meses. Pero se ha hecho no desde la imposición sino desde el diálogo, el consenso, desde las reuniones del conjunto de los actores que han participado o que participaron en su momento en la redacción del mismo, en la firma del mismo, para evaluar, por tanto, su cumplimiento. De la evaluación entre los actores se ha concluido en la revisión del mismo en aquellos aspectos que les señalé en mi anterior intervención.

En definitiva, no es un olvido de lo que existía, señor Jorge, simplemente una revisión lógica y natural después del paso del tiempo. Objetivos planteados con un horizonte temporal de 12 años, como usted bien conoce, requieren, como ha dicho el diputado del Partido Socialista, su revisión con una periodicidad que en este caso se ha fijado trianual, para ver qué cosas se han cumplido, qué cosas no, qué nuevas situaciones han aparecido en el momento. Por lo tanto, eso es lo que se está haciendo, lo que se ha hecho y las nuevas tendencias que se han seguido en el ámbito de la modificación, de la adaptación, de la firma de la adenda del pacto, adecuado a su actual realidad.

El diputado del Partido Socialista ha hecho un mensaje de optimismo, ¿no? Ojalá pudiésemos dar demasiados mensajes de optimismo. Cierto es, discutiendo en los términos en que se discute aquí a veces sobre el turismo, es difícil que se den mensajes de optimismo. Yo le animo, no obstante, a seguir en esa línea porque creo que es fundamental.

Reclamaba usted unidad, unidad de acción. La unidad de acción es la que refleja el Pacto por Fuerteventura, que, olvidando colores políticos, todas las administraciones de todos los signos lo firmaron y en este momento están trabajando en su reforma.

Y hacía usted algo que me parece fundamental, y es desmontar un argumento tradicional, utilizado recientemente de forma casi exclusiva por el Partido Popular, sobre la competitividad. Creo que le ha dado usted una lección sobre el ámbito del estudio de la competitividad. Gracias por ilustrarnos en ese aspecto de que no solo es el precio aquello que define la competitividad. Espero que sus señorías se enteren de una vez de lo que estamos hablando y, por tanto, de cuáles son en su caso las traslaciones de esa subida impositiva y, por tanto, de esa pérdida o no de competitividad.

Y por supuesto que no solo es política fiscal, hay políticas sectoriales. De las políticas sectoriales en el ámbito turístico es de lo que hemos hablado en esta comparecencia. El Pacto por Fuerteventura lo que contiene es cuáles son las políticas sectoriales que debemos y podemos llevar a cabo para mejorar nuestro sector turístico. Eso es algo fundamental y por eso se habla en ese ámbito de la necesidad de reformar nuestros espacios turísticos; se habla de la necesidad de conformar o reformar nuestra actuación en materia de restauración; por eso se habla en el pacto de la necesidad de actuar en el ámbito de la formación, etcétera, etcétera; y por eso este Parlamento ha aprobado una Ley de Medidas, o aprobó en su momento, la Ley de Medidas Urgentes en materia de actuación territorial y turística, que venía, entre otras cosas, a paliar algunos de esos problemas.

Me quedo, señoría, en ese aspecto con su llamada al diálogo y al consenso que refleja este Pacto por Fuerteventura, como un elemento sustancial de cómo se debe actuar en materia turística. Quienes participaron en su firma tuvieron que ceder en algunos aspectos. Recuerdo discusiones en su momento sobre los aspectos normativos y al final se llegó a un acuerdo mayoritario, al que yo espero y deseo que se puedan sumar todas las fuerzas políticas para que la materia turística quede al margen de la pelea política, porque nos estamos jugando en ese aspecto el futuro. Ahora bien, se lo digo por experiencia, no piense usted que van a reconocer en el futuro, cuando se produzca esa tan anunciada subida del IVA en materia turística o de restauración, van a reconocer que se equivocaron o van a cambiar el discurso o van a pedir perdón. Le aseguro que mi experiencia en ese sentido ha sido bastante frustrante. Esperaba que reconociesen algunos aspectos del pasado y todavía no lo han hecho.

Señor Martín, habla usted de estupor y habla usted de una urgente revisión. Pues, mire usted, lo que se está haciendo es una revisión. Sobre el estupor, permítame, es una concepción personal suya, que lo que le recomiendo es tranquilidad, paz y sosiego en ese aspecto.

Porque habla usted de efectividad y de cuestiones realizables. Mire, permítame decirle una cosa: dese usted un paseo por la isla de Lanzarote y verá cuestiones realizables contenidas en materias del Pacto por Fuerteventura, de cómo se deben hacer determinadas cosas de la orientación de espacios turísticos. Por su isla, digo, para que no tenga que moverse en otro sentido. Porque usted hablaba de eso, de efectividad y de cuestiones realizables; pues ahí las tiene, cuestiones realizables. Porque creo que en ese sentido, señoría, lo que no podemos es utilizar la descalificación por la descalificación.

Hablaba usted también de la normativa, es decir, que no entendía cómo se podía contener un pacto en el que se hablara de normativa, de formación. Mire usted, la normativa, dese usted un paseo por el Boletín Oficial de Canarias y comprobará cómo gran parte de los acuerdos contenidos, a esos que hacía usted referencia, de línea a línea, en materia del Pacto por Fuerteventura están o no desarrollados. Y me gustaría oírle en ese caso, por tanto, la reconversión necesaria que se está llevando a cabo en el ámbito de Hecansa; reconversión que para llevarla a cabo contiene sacrificios, sacrificios internos y externos. Estoy seguro entonces, por tanto, de que tendré -el Gobierno- todo el apoyo de su grupo en cuanto se lleven a cabo todas esas reconversiones necesarias en el ámbito de Hecansa.

Señora Morales, por supuesto que el Pacto por Fuerteventura requiere la participación y el consenso y que es un documento vivo. Esta es una clara muestra de cómo se deben hacer las cosas.

Solo algún matiz. Hacía usted referencia a que el Gobierno de España está cambiando de política en cuanto a las tasas aéreas. ¡Hombre!, lo que está cambiando es lo que dice en el Boletín Oficial, porque llaman la atención algunas cuestiones. Por ejemplo, si bajar las tasas aéreas no tiene nada que ver con la llegada de turistas, ¿por qué bajan las tasas aéreas en Baleares en temporada baja?, ¿simplemente por afectar a las cuentas de AENA? ¿Está el Gobierno, o el Grupo Popular, en el Senado intentando castigar a las cuentas de resultados de AENA? Porque si la bajada de tasas es independiente, no tiene ningún efecto en la llegada de turistas, ¿por qué presentaron una enmienda en el Senado que venía a rebajar los ingresos de AENA en Baleares para que de esa forma mejorara la llegada de turistas? En ese aspecto deberían, sobre todo, ponerse de acuerdo.

Señor Jorge, mire, ustedes lo tienen muy fácil: si quieren oír al presidente hablar de turismo, tienen la oportunidad de hacerle las preguntas, por ejemplo, y no de aquello en lo que han querido ustedes convertir la política preguntando por otras cosas. Es una decisión de su grupo destinar las preguntas al presidente, no en materia turística por ejemplo sino en aquellas cuestiones que lo que quieren es confrontar. Pero, repito, es una decisión suya de cómo quieren actuar en este Parlamento.

Y habla usted de "cargado de buenas intenciones, de la modificación y de la revisión". Pues sí, cargado de buenas intenciones... Se firmó en su momento el pacto, se trabaja en la revisión del pacto, porque la importancia del sector turístico requiere que tengamos esa actitud de trabajo, que requiere que tengamos esa filosofía, requiere que trabajemos conjuntamente. Hay otros que creen que lo mejor es trabajar desde la soledad, desde la imposición, pero no es esa la voluntad de este Gobierno, señor diputado.

En definitiva, el Pacto por Fuerteventura, el pacto por la competitividad y la calidad del Turismo firmado en el 2008, es un pacto vivo, está sometido a la continua revisión del conjunto de los actores que en su momento lo firmaron y es una guía fundamental que rige, y espero que siga rigiendo en el futuro, las actuaciones conjuntas de las administraciones firmantes, de los agentes del sector, como un lugar de encuentro para planificar, pensar, estructurar las políticas sectoriales en el ámbito del sector turístico. Les animo, señorías, a sumarse en ese sentido y no confrontar en algo que se ha demostrado que es una herramienta útil para mejorar en materia turística.

Nada más.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor consejero.

Queda concluida esta comparecencia.

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0339 Sobre el Acuerdo por la Competitividad y la Calidad del Turismo de Canarias 2008-2020.