Diario de Sesiones 49/2012, de fecha 12/9/2012 - Punto 3

· 8L/C-0486 Comparecencia del Gobierno -consejera de Sanidad-, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre los gastos en publicidad y propaganda de la Consejería de Sanidad.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Pasamos a la siguiente: la 486, instada por el Grupo Popular.

Tiene la palabra doña Mercedes Roldós.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Mi grupo parlamentario solicitó una solicitud de documentación acerca de los gastos en publicidad y propaganda que realizan los diferentes departamentos de este Gobierno de Canarias, concretamente lo hizo mi compañero Víctor Moreno, y una vez pasado el trámite correspondiente se nos hizo llegar la contestación del Gobierno, desglosada por cada una de las consejerías, y nos encontramos con que en el año 2011 la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a pesar de la que está cayendo, a pesar de que nos dicen constantemente que la política sanitaria es prioritaria, nos encontramos con que se gastan más de 100 millones de las antiguas pesetas, más de 600.000 euros en publicidad y propaganda. Y resulta que mientras tanto, mientras tanto, resulta que las listas de espera siguen creciendo y creciendo. En el corte evaluativo de diciembre, un 18%, sin precedentes en esta comunidad autónoma. El corte evaluativo del mes de junio debe ser tan disparatado que ni siquiera se atreven a publicarlo dos meses y medio después. Nos encontramos con que, según los sindicatos, más de 1.000 trabajadores que trabajaban en el año 2011 en la sanidad pública de Canarias ya no los contratan. Nos encontramos con que los MIR -los médicos internos residentes- que finalizan su especialidad en el mes de mayo de forma mayoritaria no son contratados y tenemos un déficit importante de especialistas, fundamentalmente en las islas no capitalinas. Nos encontramos con que se cierran, como nunca, plantas enteras en los hospitales y actividad quirúrgica y asistencial durante los meses de verano. Nos encontramos con que hace más de un año que mayoritariamente los programas de tarde se han acabado y están nuestros hospitales paralizados por la tarde. Nos encontramos con que no se paga a los proveedores, señor Morera, no pagan a los proveedores. Terminaron el año 2011 con una cuenta 409 antigua de más de 400 millones de euros de impago, de facturas en los cajones, entre ellas también las oficinas de farmacia. Nos encontramos, en definitiva, que se está rebajando de manera importante la calidad asistencial, que se está aumentando de manera dramática las esperas para ser atendido en los hospitales públicos de Canarias y tenemos una consejera que, a imitación y remedo del presidente del Gobierno, todo lo que le importa es cómo sale o no sale en la prensa, y para eso no duda ni un momento en gastarse lo que no tiene en publicidad y propaganda.

Porque, señorías, todas las semanas nos encontramos de este Gobierno de Canarias anuncios publicitarios como estos: Canarias se hace aquí, ahora, contigo, que no sé qué les aporta a los ciudadanos de Canarias, pero que en cálculos estimados ese tipo de publicidad y propaganda cuesta alrededor de 5.000, de 6.000 euros, que viene a ser, señorías, lo que nos costarían al mes 2 MIR, 4 enfermeros, la posibilidad de hacer programas de tarde también para aligerar esas listas de espera, pagar a proveedores. Pero esa no es la prioridad, la prioridad es la foto. La prioridad es que hablen bien de mí o que no hablen, como le suele pasar, que pase desapercibida la Consejería de Sanidad y que no esté en el centro del debate político.

Pero, mire, nosotros, el Grupo Parlamentario Popular, estamos aquí por elección directa de los ciudadanos de Canarias, representando a los ciudadanos de Canarias y a sus intereses, y tenemos la obligación, porque nada más que tenemos dos obligaciones los diputados: la legislativa y la de control de gobierno. Y, señorías, señora Mendoza, le guste a usted o no le guste, vamos a seguir ejerciendo nuestro deber de control de gobierno, y le preguntamos, señora consejera, ¿de verdad cree usted que es necesario gastarse más de 100 millones de las antiguas pesetas en publicidad y propaganda, en un departamento tan sensible, tan prioritario...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Un minuto más, para concluir, señora diputada.

La señora Roldós Caballero: Sí, gracias, presidente. Concluyo.

¿De verdad que es necesario tanto autobombo, señora Mendoza? ¿De verdad que eso es lo que necesitan los ciudadanos de Canarias en la situación en la que nos encontramos?

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada.

Por parte de los grupos no proponentes, tiene la palabra el Grupo Mixto. ¿Por parte del Grupo Mixto?

Perdón, no, no interviene... (El señor Rodríguez Rodríguez se dirige hacia el estrado.)

Señor Román, le pido disculpas.

La señora consejera tiene la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Sí, tiene la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): En nuestra comunidad autónoma, dentro del subconcepto de Publicidad y Propaganda, se establecen los gastos de divulgación, edición, catálogos, repertorios y cualquier otro medio de propaganda y publicidad conducente a informar a los ciudadanos de los servicios de la entidad; campañas de divulgación, orientación y de fomento o promoción cultural, de salud, artística y comercial; las campañas informativas sobre gastos e ingresos públicos, emisión de deuda pública, seguridad vial, medicina preventiva y alimentación y en general las que tienden a propiciar el conocimiento y colaboración de los servicios públicos a través de los diversos medios de comunicación social.

Aquí se incluyen los anuncios y publicaciones en el Boletín Oficial del Estado, porque son gastos ocasionados con motivo de la aplicación de lo establecido en la Ley de Contratos de Sector Público y que posteriormente son resarcidos por los adjudicatarios, según se establece en los pliegos de contratación, por lo que dichos gastos imputados en el capítulo de Publicidad y Propaganda tienen su posterior reintegro al Servicio Canario de Salud en la partida de ingresos, reintegros de ejercicio corriente.

En cuanto a los gastos de campañas y publicidad, corresponden en su mayoría a gastos de obligado cumplimiento, establecidos en los planes sectoriales, subvencionados por el Ministerio de Sanidad, como, por ejemplo, los correspondientes al uso racional del medicamento, a estrategias de salud, al Plan Nacional del Sida y enfermedades emergentes. Teniendo también los mismos su contrapartida en ingresos de convenios, a medida que el Ministerio de Sanidad va realizando, cuando puede, normalmente a final del año, las correspondientes transferencias corrientes.

Para posicionar la salud en el mercado, nuestra herramienta es la comunicación, que ha ido alcanzando el estatus de herramienta de gestión valiosa, por no llamarla indispensable. En este marco, la comunicación de marketing contiene principalmente aquellas formas de comunicación que apoyan las ventas de bienes o servicios y en el caso, por ejemplo, de la Consejería de Sanidad lo que ofrece al contribuyente. La publicidad es el elemento dominante en este tipo de comunicación.

No por ser una Administración pública podemos dejar de lado la necesidad de convencer a la opinión pública de nuestros valores y de la trascendencia de nuestra actividad, y es una actividad sanitaria. Así, las técnicas de marketing y comunicación permiten que nuestro mensaje sea entendido por la audiencia y que nuestros objetivos se vean cumplidos. Para todo ello debemos lograr ser comprendidos por nuestro público potencial, acercándonos con ello, de la forma más adecuada, a todos los ciudadanos, allá donde estén, hasta el último rincón.

Tenemos la obligación de estar ahí, pero para que podamos influir en la opinión pública necesitamos activar una presencia continua en los medios de comunicación, incluida Internet. Se trata de dar a conocer lo que hacemos, lo que pensamos, nuestras demandas, potenciar las nuevas campañas puestas en marcha, nuevas publicaciones, entre otros.

Podemos tomar como ejemplo el Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia, que viene trabajando desde el año 2001 con la misma estrategia de aplicación de marketing social en la donación de sangre para alcanzar varios de sus objetivos, la captación y la fidelización de donantes de sangre, manteniéndose a lo largo de estos años la misma estrategia de comunicación sostenida, y he dicho manteniéndose a lo largo de estos años. El esfuerzo de un centro de transfusión radica en establecer un vínculo para toda la vida, o para gran parte de ella, entre el donante y el servicio de transfusión, puesto que esto aumenta a largo plazo, mayor rentabilidad y mayor seguridad transfusional.

El instituto siempre se ha destacado por buscar la colaboración tanto de entidades públicas como privadas y buena prueba de ello es que algunos de esos vínculos han permanecido inalterables en el tiempo, suponiendo un ahorro incalculable para el Gobierno de Canarias, como es el caso del traslado de hemoderivados entre las islas o el haber contado con la aportación por parte de entidades financieras de recursos de gran valor, como es el caso de una de las unidades móviles que aún sigue circulando por las islas o el desarrollo de campañas de promoción cuyo coste ha sido asumido por estas.

A todo ello debemos sumar innumerables actuaciones de empresas privadas que, aun siendo de menor entidad por su montante económico, no dejan de ser una aportación y un ahorro para el sistema de hemodonación.

En la actualidad debemos destacar la firme apuesta realizada por el Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia en el desarrollo del programa de responsabilidad social corporativa, que cuenta, entre otros objetivos, con penetrar en el tejido empresarial de las islas como opción y aportación a las mismas dentro de su política de comunicación empresarial y a cambio de acciones que van desde la realización de colectas en las mismas hasta aportaciones de otras características que puedan significar un interés común para el sistema de hemodonación y, por tanto, un ahorro en el Instituto Canario de Hemodonación, dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

Además las estrategias utilizadas a lo largo de estos años han permitido que el proceso de fidelización de donantes, principal garantía del sistema de hemodonación actual en Canarias, se incremente, llegando a triplicarse a estas alturas.

Por último, añadir que esta estrategia ha supuesto que el Instituto Canario de Hemodonación haya sido reconocido por sus acciones de comunicación y con siete Gotas de Plata por parte de la Sociedad Española de Transfusión Sanguínea y, entre otros, por el Cluster de Marketing de las islas Canarias. Y digo el año: con el premio en el 2010 de las iniciativas a la mejor utilización de la comunicación y el marketing en la Administración pública de las islas, lo que ha repercutido en nuestra reputación y en nuestro posicionamiento, un esfuerzo básico para un centro de transfusión que vive de la voluntariedad de los donantes.

Y hacer una última anotación, y termino. Algo que rogamos que no olvide ninguna de sus señorías, porque los donantes voluntarios se retraen ante polémicas injustificadas y su primera reacción es dejar de donar. Es decir, son temas muy delicados, y en ello entra también la publicidad, la propaganda y el marketing.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señora consejera.

Ahora sí, señor Román. Tiene usted la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez: Bueno, sobre esta comparecencia, hombre, yo siempre he sido muy partidario de que en el mundo de lo público la comunicación con los ciudadanos, y especialmente en departamentos de gran impacto en los comportamientos, en los hábitos de la gente, exista. Yo soy un ferviente partidario de la comunicación institucional y de las estrategias de información y de formación. Soy menos partidario o poco partidario de la propaganda, venga de donde venga, porque la propaganda no tiene el objeto de mejorar los conocimientos y la formación de la gente sino habitualmente es una estrategia destinada a perpetuarse en el poder.

Por lo tanto, el dinero que destina el Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia a promover que los canarios seamos solidarios en ese elemento a mí me parece muy bien. En ocasiones incluso me parece poco, porque la promoción de la donación depende del nivel de conciencia, de información, y eso no se inspira solo, ¿no? Eso se trabaja y se articula a través de estrategias de información y de comunicación. Por lo tanto, que se destine dinero a eso a mí no solo no me parece mal sino que es una obligación. O que se destine dinero a la gente, a saber cuidar su salud o a promover hábitos saludables, me parece una obligación del sistema sanitario. Lo que pasa es que los gobiernos en general, y eso desgraciadamente es muy común, además de eso, hacen otra cosa, y es relacionarse con los medios de comunicación para ganar favores, influencias, contactos. Pero eso lo hace aquí todo el mundo, todo el mundo, y eso no quiere decir que esté bien, quiere decir que lo hace todo el mundo. Yo les diría que conozco otras instituciones, por ejemplo el Cabildo de Gran Canaria, donde están en esto haciéndolo en grado sumo, ¿no? Y no se trata de informar a la gente, se trata de estar bien con los medios para que los medios te traten bien cuando lo hagas bien o mal, y estas cosas las debiéramos desterrar siempre, también ahora con la crisis.

Y, por lo tanto, yo no estoy de acuerdo en que se utilicen recursos si no es para lo primero, lo haga el Gobierno de Canarias, lo haga el Cabildo de Gran Canaria o el Gobierno español o cualquiera.

Dicho eso, apunto solo una idea final, para decir que lo que nos está pasando en relación a la restricción del gasto público está afectando de manera severa a los servicios públicos y las decisiones vienen de arriba para abajo y nos están afectando; es decir, hay menos trabajadores sanitarios, hay menos actividad sanitaria, hay menos profesores, hay una peor educación, porque los recortes se están cebando sobre los servicios públicos básicos, y cuando esto pasa estas son las consecuencias, gobierne quien gobierne. De manera que el margen del Gobierno para hacer las cosas bien en los servicios públicos se reduce porque se reduce su capacidad para financiarlos.

Sobre lo primero, espero que seamos responsables...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado, señor Román.

Por parte del Partido Socialista, sí.

Tiene tres minutos.

La señora Ramírez Espinosa: Buenos días.

Parece ser, señorías, que el Partido Popular, no sabiendo cómo justificar la mala gestión que sus dirigentes están haciendo en Madrid, destruyendo los pilares básicos del Estado del bienestar, con esos nefastos recortes en educación, servicios sociales, sanidad, da la impresión, y digo esto desde el respeto que me merecen como diputados y su labor que tienen que hacer como grupo parlamentario, pero da la impresión de que se han especializado en hacer campañas difamatorias, en intentar ocultar el castigo tan severo que esas políticas están suponiendo para el conjunto de la población; intentar manipular a la opinión pública utilizando cuanta más demagogia mejor; difamar y desviar la atención de los ciudadanos de los verdaderos problemas que está ocasionando el desmantelamiento de nuestro sistema sanitario por el Gobierno del Partido Popular, y a costa de lo que sea.

Ahora le ha tocado el turno a los mecanismos que utiliza nuestra comunidad autónoma, a través de la Consejería de Sanidad, para ofrecer información a la ciudadanía, con el objetivo de comunicar, de educar en salud y, en definitiva, de ejercer una labor de promoción de la salud. Algo que la histórica Carta de Ottawa del año 86 reconoce necesario para promocionar a la gente los medios precisos para mejorar la salud y ejercer un mayor control sobre la misma. Informar usando para ello técnicas de marketing, como la publicidad, que además, según nos ha dicho la señora consejera, los gastos que conlleva son de obligado cumplimiento, establecidos en los planes sectoriales subvencionados por el Ministerio de Sanidad, y que además van dirigidos a cuestiones tan importantes como la captación y fidelización de donantes o a sensibilizar y concienciar a la población sobre el uso racional de medicamentos, el Plan Nacional del Sida y enfermedades emergentes, etcétera, etcétera.

Por lo tanto, me parece lamentable la falta de responsabilidad y rigor político en estos asuntos.

Pero desde luego lo que nunca apoyaremos desde el Grupo Parlamentario Socialista es el despilfarro que se hace del dinero público con fines partidistas, en publicitar la imagen de un partido político o de algún político determinado, como está ocurriendo en otras comunidades precisamente gobernadas por el Partido Popular, como es el caso de la Comunidad de Madrid, que, según nos hemos enterado por la prensa, en cuatro años destinó -del 2008 al 2011-, con la crisis ya agudizada, destinó 620 millones de euros a publicidad. Pero no precisamente en promocionar salud ni educación; no, estamos hablando de millones de euros que se han empleado en este caso para la promoción de campañas publicitarias, entre otras cosas, del Metro de Madrid. O sin ir más lejos el Cabildo de Gran Canaria, también gobernado por el Partido Popular, que ha aumentado sus presupuestos en publicidad en un 142%, de manera que han duplicado los gastos de publicidad y representación hasta alcanzar los 800.000 euros, según la prensa.

Así que, señorías, no intenten engañar a la población, no subestimen la inteligencia de los y las canarias ni su capacidad para ver la realidad de lo que está haciendo el Partido Popular con sus derechos, restringiendo hasta el extremo en unos casos y anulando en otros derechos tan básicos como el poder acceder a un sistema sanitario...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada. Ha terminado su tiempo.

Tiene la palabra Coalición Canaria, doña Marisa Zamora.

La señora Zamora Rodríguez: Gracias.

Señora consejera, yo sé que cualquier diputado o cualquier grupo parlamentario puede presentar las iniciativas que estime convenientes, pero sinceramente esta me parece demagógica y ridícula si tenemos en cuenta los gravísimos problemas que tiene la sanidad y el Sistema Nacional de Salud. Gravísimos problemas debido a una malísima y nefasta gestión del Gobierno del señor Rajoy y de la ministra Ana Mato, que no se entera de lo que tiene entre manos.

Mire, el Sistema Nacional de Salud, que era gratuito, universal y público, resulta que ya esos tres principios han quebrado. No podemos hablar de cohesión del Sistema Nacional de Salud porque resulta que el Partido Popular gobierna a golpe de real decreto sin tener en cuenta para nada a las comunidades autónomas. Y ahí tenemos a los pensionistas que tienen que pagar por los fármacos y resulta que en Canarias el Partido Popular dice que no paguen los pensionistas; o sea, el doble lenguaje. Parece que no están de acuerdo con lo que aprueba el Partido Popular en Madrid. Estamos hablando de los inmigrantes irregulares, que no pueden acceder a la sanidad a partir de ahora, y han mandado tres bases de datos erróneas en una semana y no se sabe, cada comunidad autónoma, cómo lo va a aplicar, porque no tienen ni idea de cómo aplicar este real decreto.

Y ahora estamos hablando de gastos de propaganda y publicidad. Mire, los mismos que hacía la señora Roldós, señora consejera, los mismos. Estamos hablando de gastos para prevenir y para promocionar la salud, que son dos términos de los que se ha olvidado el Partido Popular, y resulta que estamos hablando de que se ha gastado... Mire, la señora Roldós no puede dar ejemplo, porque empezó en la consejería con 400.000 euros de gastos de publicidad y en el año 2009 iba por 1.100.000 euros en gastos de publicidad. Y estamos hablando de que se ha gastado en camisetas, que usted ha comprado camisetas, que usted ha comprado bolígrafos, que usted ha comprado piruletas, las mismas que la señora Roldós. Y los salvamanteles, de los que hablaba Víctor García Moreno, los salvamanteles del Instituto de Hemodonación los compró la señora Roldós tres días antes de dejar la consejería y los ha tenido que pagar usted. Porque estamos hablando de lo mismo, son los mismos programas: para prevenir el tabaquismo, para prevenir el sida, para que la gente done más sangre. Pero, mire, ¿sabe lo que a mí me preocupa?: la financiación de la sanidad; ¿y sabe lo que a mí me preocupa?: la deuda histórica, tan cacareada por la señora Roldós, de los 1.400 millones ya yo no se la he vuelto a oír nombrar. Y lo que me preocupa es que la señora Ana Mato ha dicho que ahora va a fijar la cartera de servicios básicos y va a quitar cosas muy importantes, como rehabilitación, va a quitar mamografías, va a quitar el screening de cáncer de colon y de mama, va a quitar implantes oculares... Eso me preocupa: el desmantelamiento que han hecho ellos del Sistema Nacional de Salud, que ya ni es público ni es universal ni es gratuito. Y eso solamente tiene unas siglas, que es Partido Popular.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada.

Tiene la palabra doña Mercedes Roldós.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

La verdad, señorías, ¡lo que hay que oír!, lo que hay que oír. Parece mentira, señora Zamora, usted que es letrada y que parece mentira que hable con esa banalidad de elementos como la universalidad. Que debería usted saber que si bien estaba anunciada en la Ley General de Sanidad nunca, hasta ahora, hasta ahora, con el Partido Popular se ha hecho real, se ha hecho real la universalidad de la asistencia sanitaria. Sí, señorías, algunos deberían leer un poco más la legislación que está vigente. Mire, la primera previsión para hacer efectiva al 100%, de verdad y real, la universalidad de la sanidad se concretó en la disposición adicional sexta de la Ley General de Salud Pública, hecha por la señora Pajín en noviembre del 2011, y daba seis meses de plazo para hacerla efectiva en la legislación española. Y ha sido la señora Ana Mato, a través del Real Decreto 16/2012, señora Zamora, quien de verdad da el derecho a los ciudadanos españoles, que son, los ciudadanos de los países son los titulares de los derechos. Señora Zamora, parece mentira, parece mentira. Mire, yo soy médico, pero yo me leo la legislación; usted, que es abogado, debería entenderla mejor. Por lo tanto, les digo, lo que hay que oír aquí.

Mire, me parece que el único que ha sido razonable ha sido el señor Román Rodríguez. Y estoy muy de acuerdo con usted, señor Rodríguez: una cosa es la comunicación y otra es la propaganda, el autobombo, con dinero público, con la que está cayendo. En una situación de crisis económica sin precedentes, donde les decía al principio de mi intervención que no tienen dinero para pagar a los proveedores, que no les pagan a las oficinas de farmacia, que cierran los quirófanos y los servicios en los hospitales públicos de Canarias por la tarde, que están inoperativos, que vuelven a estar masificadas las urgencias, que vuelven a tener una lista de espera... no vuelve, es que no tiene precedentes la lista de espera que hay en estos momentos en la sanidad pública de Canarias, y a sus señorías del Partido Socialista y del Partido Nacionalista parece que eso no les interesa. Ustedes miran para otro lado, ustedes miran para otro lado.

Y, señora portavoz del Grupo Socialista, me parece muy grave que usted afirme que aquí se viene a difamar. En todo caso lo hará usted, porque, mire, yo vengo con solicitud de documentación oficial, transmitida por el Gobierno de Canarias a los parlamentarios. Nada más lejos que difamar. Y si usted tiene vocación de parlamentaria nacional, mire, que su partido la presente a las elecciones al Senado o al Congreso. Aquí, aquí y ahora, aquí y ahora, en Canarias, lo que se hace es control del Gobierno de Canarias, ese que su grupo parlamentario apoya. Con la nariz tapada, no lo sé, pero que lo apoya.

Y, señorías, miren, en tiempos de crisis, en tiempos de verdadera emergencia social, que una Consejería de Sanidad dedique dinero público a hacerse autobombo me parece dramático. Que un Gobierno de Canarias nos inunde los periódicos... Porque, ¿qué transmite a la opinión pública, qué le aporta a la opinión pública miles de euros gastados en transmitir a los ciudadanos Canarias se hace aquí, ahora, contigo? ¿Qué aporta?, ¿qué aporta? ¿Hacemos que nuestros niños sean más cultos? ¿Hacemos que a nuestros pacientes los atiendan antes? ¿Hacemos que todas las personas en emergencia social puedan comer aunque sea una vez al día? ¡No aporta nada! Y me parece que éticamente es una vergüenza que usted, señora consejera, gaste y siga gastando dinero público en hacerse autobombo, porque, señora consejera, en estos momentos los políticos estamos obligados a dar ejemplo. A dar ejemplo a los ciudadanos, a dar ejemplo de eficacia, de eficiencia, de austeridad. De austeridad, sí, señoría.

Y de verdad, señora consejera, no sé cómo usted tiene la desfachatez de ponernos como ejemplo el gasto que produce el Instituto de Hemodonación y Hemoterapia. Desde que usted está ha vuelto a bajar el número de donantes. Algo estará haciendo mal, algo estará haciendo mal.

Mire, señora consejera, en vez de ir a tanto sarao, a tanta procesión, en gastarse tanto dinero en autobombo, usted podría ir más asiduamente a dar educación para la salud en la Radiotelevisión de Canarias, esa pública. No la vemos nunca, no la vemos nunca, de verdad, haciendo comunicación, información, educación sanitaria para la población. Nunca la vemos. Está usted más ocupada y preocupada por su imagen pública, por los saraos, por las procesiones y las romerías. Y, señora consejera, los ciudadanos nos miran, los ciudadanos nos miran y nos quieren en los puestos de responsabilidad ejerciendo la responsabilidad y trabajando para ellos.

Señoría, mire, ayer mi compañera Maite Pulido le hacía a usted una pregunta que usted contesta de aquella manera, como siempre, diciendo medias verdades, mentiras enteras o mirando al tendido o contándonos la legislación vigente, que algunos nos la conocemos. Le preguntaba por la restricción y por la repercusión que tiene el que usted haya puesto uno de los dos helicópteros de asistencia medicalizada para urgencias y emergencias en Canarias, lo haya puesto con guardia localizada de sus profesionales, pero es que al mismo tiempo, esa resolución que dictaban para los helicópteros medicalizados, que dan sobre todo asistencia sanitaria a las islas no capitalinas y que son esenciales, resulta que al mismo tiempo en la web del Gobierno de Canarias anunciaban una licitación para la contratación de un servicio de apoyo técnico cualificado en materia de comunicación del Plan de Salud de Canarias. ¡Oiga!, que hace dos años que tienen ustedes el Plan de Salud de Canarias, sin aprobar por este Parlamento, hecho, finalizado y consensuado por más de 1.500 especialistas en Canarias, metido en un cajón. 192.000 euros, entre usted, entren ustedes, señorías, porque esto no es difamar, en la web del Gobierno de Canarias, en el Portal del Licitador. 192.000 euros, cuando la señora consejera pretende ahorrar teniendo de guardia localizada al enfermero y al médico que van en el avión medicalizado, cuando el tiempo de respuesta acordado y firmado con las empresas de los helicópteros establece un tiempo de respuesta máxima de quince minutos en horario diurno y treinta en horario nocturno. Mire, ¿cómo va a despegar el helicóptero si tiene que llamar a un médico y a un enfermero localizado, que se tiene que trasladar desde su domicilio hasta la base aérea...? Mire, usted está poniendo en riesgo la salud de los canarios, ni más ni menos, y sobre todo la de los canarios que viven en las islas no capitalinas.

Por lo tanto, señora consejera, desde mi grupo permítame que le diga menos publicidad, menos autobombo, más trabajar, más dar ejemplo, más hacer de verdad política sanitaria.

Y al Grupo Socialista y al Grupo de Coalición Canaria, que se relajen, que no se pongan nerviosos y que si quieren hacer de verdad oposición al Gobierno de Mariano Rajoy preséntense ustedes al Congreso y al Senado.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada.

Señora consejera, tiene usted la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente.

Señores diputados, una pequeña aclaración porque me parece que pudiera llegar a muchas personas, que cuando se habla de misas o procesiones y se les llama saraos puede ser ofensivo, y a donde yo vaya es un problema personal. Pero le pido disculpas por ese término que se ha utilizado a la población en general.

Entrando en la comparecencia, como ustedes saben, la publicidad y propaganda tiene dos objetivos. En primera instancia, idealmente, la publicidad informa al consumidor sobre los beneficios de un determinado producto; en segundo lugar, la publicidad busca inclinar la balanza motivacional del sujeto hacia el producto anunciado. Ambos aspectos son de gran importancia en el mundo sanitario, ya que permiten que la información y la formación lleguen a un número mucho más amplio de personas, lo que la hace más importante justamente en un medio geográfico como el nuestro, un territorio fragmentado, donde se dificulta de otra forma que aquellas medidas sanitarias que se recomiendan por medio de las mismas lleguen hasta cualquier rincón de nuestra comunidad.

Resulta llamativa una comparecencia como la presente, pero independientemente de la intencionalidad de la misma me permite poder informar de que la publicidad dentro del ámbito de la Consejería de Sanidad recoge dos aspectos fundamentales. Uno, una parte de este epígrafe se dedica a las publicaciones oficiales de distintas materias, obligadas por la legislación vigente, como pueden ser los anuncios en el Boletín Oficial del Estado o los obligatorios en prensa, a los que se dedica una parte no despreciable, como sus señorías conocen a la perfección. Por otra parte, permite la divulgación de determinada información considerada importante en materia sanitaria, como pueden ser hábitos saludables de vida, consejos sobre salud y en materia de prevención, que se busca que lleguen a un número importante de personas y los medios de comunicación son los que llegan hasta el último rincón. Permite dar a conocer las instituciones sanitarias, los servicios, cuándo y cómo usarlos, así como divulgar avances en materia sanitaria. Tiene también un papel muy relevante en cuanto a las campañas de vacunación y, cómo no, tiene un papel fundamental para los profesionales de la salud, como por ejemplo los boletines informativos de uso racional del medicamento. Su importancia es tal que de hecho el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dedica partidas finalistas, que conllevan el obligado cumplimiento, a aspectos divulgativos y formativos, como el uso racional del medicamento, las estrategias de salud, enfermedades emergentes, entre otras muchas iniciativas. Dichas partidas, de no ser usadas, deben ser devueltas al ministerio, al Gobierno de España.

Hoy más que nunca son necesarias las campañas de promoción de hábitos de vida saludable, de prevención de enfermedades, en general de educación a nuestros y nuestras ciudadanas para mantener un buen estado de salud o de corresponsabilidad en el control de una enfermedad si ya la padecen. En ningún momento esta consejería ha utilizado estos recursos para otra cosa que no sean los fines mencionados.

Este Parlamento ha solicitado información en materia de gastos en propaganda y publicidad correspondientes al año 2011 y del mismo año, pero desde julio hasta la actualidad, información que puntual y detalladamente, como no puede ser de otra manera, fue remitida. Se han reflejado los gastos en esta materia de todos los organismos dependientes de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y, como pueden observar, aun a pesar de su importancia, existe una disminución progresiva de los gastos y de los costes, gracias a la comprensión de empresas que, de forma solidaria y aun a costa de tener pérdidas, contribuyen con su colaboración a mejorar nuestros servicios sanitarios, por lo que también me permito desde esta tribuna agradecer su colaboración en nuestras campañas. La colaboración de colegios profesionales, como los colegios oficiales de médicos de Las Palmas y Tenerife, que colaboran incluyendo las publicaciones, como los boletines de uso racional del medicamento, a todos los profesionales y, cómo no, a todos los farmacéuticos de la comunidad, que se hacen eco de todas nuestras campañas publicitarias.

Tienen documentación que demuestra que a lo largo del año 2012 el gasto en propaganda y publicidad ha disminuido de forma considerable. Y me permito rogarles a sus señorías que, tratándose de un tema tan complejo como el que nos ocupa, si lo trasladamos a un colectivo altruista y generoso como los donantes, por ejemplo, a los que debemos agradecer su generosidad, no les traslademos a polémicas injustificadas y a discursos demagógicos, puesto que gracias a la difusión, a la publicidad, a pequeños gestos de agradecimiento, como puede ser la piruleta, nuestra comunidad se autoabastece de hemoderivados y se merecen, tanto los profesionales como los donantes, todo nuestro respeto.

Por último, desde este atril les informo que estamos a la espera de que en los próximos meses lleguen desde el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España los fondos dedicados a las estrategias de uso racional del medicamento y haremos, y haremos... de los médicos y campaña public itaria a través de todos los medios de comunicación, como así se ha hecho hasta ahora, a través de la prensa escrita, a través de la radio, a través de la televisión y a través de Internet. Estas partidas son finalistas y las vamos a utilizar (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, y pasa a ocupar la Presidencia).

No hace falta que ustedes recuerden a esta Consejería de Sanidad las dificultades económicas y la necesidad de hacer sostenible el sistema sanitario, porque el Gobierno de Canarias ha apostado y por el que todos estamos trabajando, pero ustedes conocen también cómo esta consejería conoce la importancia de hacer llegar informaciones y formación sanitaria a nuestra población, ya sea que vivan en ciudades grandes o en el lado opuesto de la isla o en el último rincón de cualquiera de todas las islas. Estamos invirtiendo en salud.

Y, para finalizar, seamos más respetuosos con la población canaria, señores del Partido Popular. Utilizan ustedes cortinas de humo para desviar la atención de la política que el Partido Popular está llevando en el Gobierno de España, que ha roto una sanidad universal, que ha roto un sistema sostenible a golpe de real decreto, improvisado y que luego vamos cambiando y vamos debilitando. Y no desde aquí sino desde el propio ministerio y, si no, pregúntenles a comunidades autónomas como Galicia y pregúntenles a otras comunidades del mismo signo qué están haciendo con los reales decretos, cuando dicen: "si no podemos pagar las facturas, tenemos un cajón". Y eso está publicado y eso está dicho por un consejero de Sanidad de una comunidad dependiente del Partido Popular, gobernante hoy en España. Así que seguiremos promocionando la salud, realizando todas las campañas de medidas de prevención que estimemos que son necesarias para nuestros ciudadanos y además tratando de que los enfermos se hagan responsables también de sus patologías, porque, tal como va la financiación de la sanidad, por no decir de otros ámbitos, evidentemente tenemos cada vez más, a pesar de criterios que ya se pusieron aquí de manifiesto en otra comparecencia anterior, de estar en contra de la promoción de la salud por parte del Partido Popular, en esta sede parlamentaria nosotros seguiremos haciéndolo... Porque además tampoco se puede confundir a la población, porque nunca la partida que pueda llamarse de una manera va a otro capítulo, porque los capítulos -y eso tiene que conocerlo, todas sus señorías lo conocen y lo tiene que conocer la población- no se cambian entre sí, no del I al IV ni el Plan de Salud de Canarias está financiando ninguna campaña. Y la diputada señora Roldós conoce perfectamente que existe una partida dentro de Gestión Sanitaria de Canarias que tiene un dinero colocado que se puede dedicar perfectamente a este tipo de campañas y no tiene nada en absoluto que ver con el Plan de Salud de Canarias, que depende directamente del Servicio Canario de la Salud. También eso usted lo conoce porque estuvo cuatro años en la consejería.

Dejemos las cortinas de humo, deje la demagogia y no confunda a la población. Se merecen estar informados, se merecen la formación y lo vamos a seguir haciendo, y queremos contar desde aquí con todos los medios de comunicación.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0486 Sobre -Consejera de Sanidad-, sobre los gastos en publicidad y propaganda de la Consejería de Sanidad.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico