Diario de Sesiones 51/2012, de fecha 25/9/2012
Punto 13

· 8L/PO/P-0475 Pregunta de la señora diputada doña Flora Marrero Ramos, del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre acceso a las ayudas sociales en relación con la violencia de género, dirigida al señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos a la siguiente pregunta: de la señora diputada doña Flora Marrero Ramos, del Grupo Nacionalista Canario, sobre acceso a las ayudas sociales en relación con la violencia de género, dirigida al señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

Para la formulación de la pregunta, la señora diputada tiene la palabra.

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Señor consejero, ayer en comisión parlamentaria decíamos que Canarias era la segunda comunidad autónoma con más violencia de género. Usted señalaba que eso, lejos de parecer una noticia negativa, era positiva porque servía -decían sus palabras- para erradicar esta vergüenza y esta lacra social, y decía que ayuda como un instrumento necesario para romper el silencio que las rodea. La denuncia es la primera puerta que sirve para la actuación pública, pero usted sabe perfectamente que no siempre es así. Tenemos tristes casos de mujeres muertas por violencia de género que no han denunciado o incluso cuyas denuncias han sido retiradas y en la propia memoria del Observatorio del primer trimestre contra la violencia doméstica y de género se señala que es necesario mantener las ayudas sociales en violencia de género.

Canarias cuenta con un fondo de emergencia social para estas situaciones y nosotros entendemos que es necesario que las ayudas sociales no estén vinculadas exclusivamente a las situaciones de violencia de género y que no sea un requisito sine qua non. Nos gustaría conocer su opinión desde el Gobierno de Canarias como consejero y responsable en políticas de igualdad y la pregunta que a mí siempre me gusta formular, textualmente, tal como entró por Registro, es, ¿coincide con la presidenta del Observatorio contra la violencia de género, doña Inmaculada Montalbán, donde señala que aún existe una bolsa oculta de maltrato que no aflora?

Por ello es imprescindible desvincular de las ayudas sociales la necesidad de interponer denuncia para acceder a los derechos de la ley integral de carácter asistencial y económico.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, señor consejero de Presidencia, don Francisco Hernández Spínola, tiene usted la palabra.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías. Señora diputada.

Efectivamente, compartimos la opinión de que sería importante que las ayudas dirigidas a mujeres en situación de violencia no se vinculen a la denuncia, tal como ha expresado la presidenta del observatorio. Por eso en Canarias tenemos un fondo, que es el Fondo Canario de Emergencia Social.

Como hemos dicho ya en más de una ocasión, hay muchos factores, hay muchos factores que ponen de manifiesto que el silencio es el principal problema que tienen las mujeres que sufren violencia. Nosotros entendemos que la vinculación entre la ayuda y la denuncia produce una situación negativa para las mujeres, no solo para ellas sino también para sus familias y sus hijos. La legislación estatal sabe usted que vincula, vincula la ayuda con la denuncia, y a nosotros no nos parece adecuado, pero, como tenemos que cumplir la legislación del Estado, el Instituto Canario de Igualdad como distribuidor de las ayudas, cumplimos con la normativa.

¿Qué hacemos para evitar suplir en cierta manera la normativa del Estado en vigor? Bueno, pues, crear, como se ha creado en Canarias, ese fondo de emergencia, fondo que se distribuye desde el año 2005 por los cabildos insulares y que asciende a la cantidad de 240.000 euros anuales. Son los Servicios Sociales de los cabildos insulares los encargados de localizar a las personas que luego puedan resultar beneficiarias de esas ayudas. Lo que pretendemos ni más ni menos es garantizar, darles una cierta seguridad material a las mujeres para que puedan en cierta manera independizarse y romper todo vínculo con los maltratadores.

Señoría, acabo reiterando que el Gobierno entiende que no debe producirse esa vinculación entre la ayuda y la denuncia.

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

¿Señora diputada? (La señora Marrero Ramos señala que no va a intervenir.)

Renuncia al segundo turno.