Diario de Sesiones 54/2012, de fecha 10/10/2012 - Punto 10

· 8L/PNL-0104 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre transformaciones de las participaciones preferentes de cajas y bancos en imposiciones a plazo fijo.

El señor presidente: Siguiente proposición no de ley, que es la que estaba, había quedado pendiente atrás, la 104: del Grupo Parlamentario Popular, sobre transformaciones de las participaciones preferentes de cajas y bancos en imposiciones a plazo fijo.

Hay dos enmiendas, del Grupo Nacionalista y otra del Grupo Mixto.

Don Jorge Rodríguez tiene la palabra, por el Grupo Parlamentario Popular.

El señor Rodríguez Pérez: Señor presidente. Señorías.

Lo que vengo a tratar aquí en nombre de mi grupo parlamentario tiene que ver con las numerosas denuncias por la venta a clientes minoristas, lo que se llama de perfil ahorrador, conservador, es decir, no arriesgado, para entendernos, de productos financieros muy complejos, muy arriesgados y difíciles de entender por los mismos, entre los cuales el principal, entre otros, como los swaps o los clips, están las participaciones preferentes. Productos con los que han sido claramente engañados muchísimos canarios, del orden de 30.000, y un millón en toda España, a resultas -hay que decirlo- de la voracidad infinita de unas entidades financieras, de unas entidades bancarias, que no conformes con derrochar en su propia organización interna y con especular en otras inversiones se vieron obligadas a cubrir, fallidos de sus propias operaciones, a cubrir, digo, los agujeros con los ahorros de personas de buena fe.

Esta iniciativa, señorías, responde a la demanda de los afectados y quiere dar una respuesta, una respuesta desde este Parlamento, desde la política, a todas esas personas en uno de los mayores fraudes que se conocen del sistema financiero español. El fraude, como digo, ha afectado a unos 30.000 canarios y ha afectado del orden de unos 2.000-2.500 millones de euros de esos ahorros de esos 30.000 canarios. Casi todos ellos pequeños ahorradores que confiaron en los consejos de su entidad bancaria. Con la información privilegiada del perfil de los clientes comercializaron las participaciones preferentes, dieron una información sesgada, en ocasiones ninguna información o la que daban era engañosa, de manera que indujeron a los clientes a convertir sus depósitos en estos productos bancarios. Les ofrecían un mejor rédito siempre y cuando, claro, obtuviese el banco beneficios, pero lo que no aclaraban nunca era que los clientes dejaban de tener, dejaban de tener esos depósitos y se hacían propietarios nada menos que de una deuda perpetua, asumían un riesgo al recuperar su ahorro y, en definitiva, tendrían que vender nada menos que a precio de mercado sus ahorros. En la mayoría de los casos el engaño se descubre por los mismos clientes cuando necesitan su dinero y el banco les informa que no disponen de él.

Señorías, muchos canarios, desde los años 2008, 2009, 2010, han sufrido un auténtico engaño con las participaciones preferentes. Ni el Gobierno socialista entonces ni la Comisión Nacional del Mercado de Valores intervinieron en ningún momento para prevenir a los ciudadanos sobre el riesgo de estas participaciones preferentes. Tampoco el Banco de España, entonces presidido por don Miguel Ángel Fernández Ordoñez, advirtió a los españoles del alto riesgo de esta operaciones. Todas las sucursales de las cajas, todas la entidades bancarias, recibieron instrucciones para convencer a los clientes para que metieran su dinero en participaciones preferentes y los ahorradores confiados, confiados, en sus entidades financieras, en sus entidades de toda la vida, aceptaron colocar sus ahorros en lo que decían que era algo parecido a un depósito a plazo fijo. Y todas las explicaciones que les daban coincidían en que en cualquier momento podrían recuperar, disponer, de su dinero.

Muchas de las personas que fueron convencidas, muchas de las personas a las que convencieron, eran personas mayores, eran personas jubiladas, sin conocimientos del mercado financiero y aceptaron colocar los pequeños ahorros de toda la vida en lo que les decían que era un seguro, que era una inversión segura y rentable.

La realidad es que aquella ineptitud del Gobierno socialista provocó que aquellos ahorros de muchas personas, conseguidos tras muchos años de esfuerzo, pues, hoy en día no valgan casi nada. Cuando estas personas han querido recuperar su dinero no les ha sido posible.

Ante las quejas, ante las protestas de estas personas, se han ido ofreciendo fórmulas para transformar esas preferentes, esas participaciones preferentes, en otros productos, muchos de ellos tan complejos como las preferentes, en algunos casos como obligaciones convertibles en acciones, lo que les convertiría nada menos que en accionistas. Es decir, que se les transformaría en inversores en lugar de ahorradores. Esa, señorías, no debe ser la solución. Nuestra propuesta pasa por la conversión en imposiciones a plazo fijo.

Es necesario, señorías, que las entidades financieras, las cajas de ahorros, los bancos, las sucursales abiertas al público aquí, en Canarias, lleguen a un acuerdo con sus clientes, con los poseedores de las participaciones preferentes, en este sentido para convertirlas en imposiciones a plazo fijo. De ahí que propongamos lo que dice de forma muy directa, muy concreta, nuestra iniciativa, nuestra proposición no de ley: que el Gobierno de Canarias propicie ante las entidades bancarias, ante las entidades financieras radicadas en Canarias, acuerdos con los clientes poseedores de participaciones preferentes para que puedan ser convertidas en imposiciones a plazo fijo.

Nada más, señorías, por su atención. Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jorge Rodríguez.

Para defensa de la enmienda del Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Barragán Cabrera.

El señor Barragán Cabrera: Buenos días, señor presidente. Buenos días, señorías.

Nosotros coincidimos con la explicación que ha dado el portavoz del Grupo Popular en torno a qué es lo que ha pasado con las preferentes. Es decir, en realidad está catalogado ya como una estafa en toda regla de la banca española a esos pequeños ahorradores.

El problema es que se plantea, don Jorge, se plantea una solución al problema que no es real; es decir, si nosotros salimos de aquí, de este Parlamento, diciéndoles que tienen una esperanza porque alguien del Gobierno de Canarias a las entidades radicadas en Canarias se va a dirigir y les va a decir que les den una solución, usted sabe perfectamente que eso no es cierto. Estaríamos engañándolos una segunda vez, porque esa no es la solución.

Nosotros le estamos planteando otra cuestión. Primero, porque hay ahora mismo un rescate de la banca que está negociando el Estado español, que sabe que hay una condición de la Unión Europea diciéndole: "todas las entidades bancarias, entre ellas Bankia, una de las que está más afectada en Canarias, si reciben dinero público, usted no puede emplear ni un duro del dinero público a esa cuestión, porque lo consideran ayuda de Estado". Y, por lo tanto, ya sabe... Podríamos ir nosotros a una entidad bancaria para decirle, "oiga, mire, es que yo soy Gobierno de Canarias, quiero ayudarles", y el tipo se quedará, el de la oficina, se quedará mirando en treinta y tres. Segundo, porque esas decisiones se tienen que tomar en los consejos de administración del banco, que están radicados fuera de Canarias. Ya ni Bankia ni Banca Cívica tienen nada. Hasta las decisiones del crédito más pequeño se toman en Madrid o en Cataluña.

Entonces nosotros lo que le vamos a proponer, don Jorge Rodríguez, es, mire, me parece interesante que todas las comunidades autónomas, que todos los parlamentos autonómicos, apoyemos al Gobierno del Estado para que en su negociación con Europa sienta la fuerza de absolutamente todos nosotros en la negociación con la banca de una solución. Como usted sabe, los bancos que no tenían en estos momentos ningún problema de liquidez están dándole una solución, como usted comentaba y como comentamos nosotros, en otras acciones, en otro tipo de soluciones financieras, pero que no es la solución, porque estas personas son mayores y se supone que en este momento de su vida necesitaban esos recursos para terminar lo mejor posible. Y resulta que no los pueden utilizar porque no los tienen, como usted bien lo ha explicado. Y nosotros también estamos de acuerdo en que tendría que ser en un dinero que fuera liquidable, es decir, que pudieran utilizar en el momento que ellos lo creyeran oportuno.

Por lo tanto, don Jorge, sabe perfectamente que una negociación de esta comunidad autónoma, de cualquier otra comunidad autónoma, directamente con el director que haya puesto el Banco de Santander o Bankia en Canarias no soluciona nada, porque le dirá, dice, "muy bien, yo recojo su propuesta y se la haré llegar a mi consejo de administración". Pero si los ciudadanos que salen de este Parlamento con esta iniciativa dijeran, "bueno, parece que el Gobierno... tenemos una esperanza de cobrar porque el Gobierno va a gestionar con los que tienen entidades aquí"... No tenemos ningún instrumento. El instrumento, en este caso, lo tiene el Estado, que es, insisto, quien está negociando en este momento el rescate de la banca, quien puede poner condiciones, quien puede negociar con la Unión Europea que se relajen las condiciones para que una parte de ese dinero vaya precisamente a estas personas que se vieron afectadas por las preferentes.

Y en ese sentido tendrá en nosotros todo nuestro apoyo. Es decir, que el Gobierno de España se sienta apoyado por el Gobierno de Canarias y el Parlamento de Canarias, y espero que por otros parlamentos, en buscar la solución. Y que sepa que si el Ministerio de Hacienda propone alguna iniciativa en la que pudieran participar de alguna manera las comunidades autónomas, que sienta el respaldo para resolver este problema. Pero, insisto, no nos engañemos, no engañemos una segunda vez a estas personas que están afectadas por las preferentes, pensando que con un acuerdo de este Parlamento solucionamos el problema.

Por eso nuestra propuesta va en el mismo sentido que usted persigue, no cambiamos el objetivo principal de la iniciativa, pero para apoyar, y si quiere podemos incluso reforzar la argumentación, para apoyar al Gobierno del Estado en que consiga ese objetivo, que se sienta, insisto, respaldado por todos los canarios representados en este Parlamento.

Esa es nuestra propuesta y espero que la acepte porque, insisto, coincidiendo con el objetivo, tenemos que explicarle a la gente cuál es la solución, y la solución más adecuada es quien tiene la capacidad de negociación, y la capacidad de negociación la tiene el Estado en estos momentos.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Barragán.

La enmienda, la defensa de la enmienda del Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Yo creo que es oportuna esta iniciativa y agradezco al Partido Popular que nos permita este debate, porque tiene muchísimo que ver, por no decir que es el origen de lo que nos pasa. Un sistema financiero desregulado, especulador, que ha engañado masivamente a los ciudadanos, no solo de este país sino del mundo, y que está en la génesis, en el origen, en el núcleo duro de lo que está pasando a la economía internacional. Una crisis financiera producto de la especulación, que ha contaminado la economía y que está generando, como hemos dicho aquí en diversas ocasiones, millones y millones de desempleados, que ha arruinado a millones de empresas y que ha puesto en quiebra a países objetivamente sólidos, ¿no?, entre ellos el nuestro. De manera que creo que viene bien el ejemplo de las preferentes para poner en el centro de la diana a los culpables, a los responsables, a la razón de ser de esta gravísima crisis, seguramente de las más graves que hayamos vivido y que ahora se está tomando víctimas un día sí y otro también.

El sistema financiero, por lo tanto, nunca pierde, nunca pierde. Si prestan de forma irresponsable billones y billones de euros, sin medir los riesgos, a intereses ridículos porque en un momento determinado interesó, y luego no pueden cobrar lo que prestaron, vienen los Estados a rescatarles, viene el dinero público, vienen los impuestos de los ciudadanos. Y los Estados se endeudan. Los ciudadanos pagan impuestos para salvar a una banca que de manera irresponsable y masiva prestó billones de euros de un lado a otro del planeta de forma irresponsable. Quiebra su negocio pero, como el sistema es el sistema, los Estados modernos van al rescate y dedican billones de euros de dinero público a salvar a los responsables de la crisis.

Pero cuando los ciudadanos depositan sus ahorros en productos fraudulentos y luego no sale el negocio lo pagan los ciudadanos y nadie sale al rescate de los ciudadanos, que metieron 30.000 euros, 12.000 euros o 14.000 euros.

De manera que es loable el intento del Partido Popular, pero no va a ser fácil la solución, porque en este régimen, en este sistema, siempre ganan los bancos y siempre pierden los ciudadanos y, si no, al tiempo. Pero viene como anillo al dedo para poner en evidencia las cosas que nos están ocurriendo.

Miren, hasta el día de hoy hemos destinado 21.000 millones de euros en los procesos de nacionalización de la banca, 16.000 millones de recursos públicos puros y duros que computan en la deuda pública, 5.000 millones en el año 11, del 8,9 al 9,44, en el año 12 computarán 11.000 millones enterrados en las nacionalizaciones y que representarán, seguro, que el déficit, como mínimo, se vaya al 7,3%. Y además hay 5.000 millones del fondo de depósitos, que teóricamente ponen los bancos, que se ha enterrado ahí. Pero es que ahora vienen 40 o 50.000 millones más de dinero público que pide el Estado español para salvar un sistema financiero irresponsable, desregulado, que ha engañado a la gente. Y esos 40 o 50.000 millones más para salvar a la banca irán a la deuda pública y que pagaremos los ciudadanos a alto interés, como se sabe, con las reglas trucadas que tenemos.

Y luego viene lo del banco malo, como si hubiera banco bueno, como si hubiera banco bueno. Lo del banco malo está ahí, en la trastienda, nos va a costar muchísimos miles de millones de euros a los ciudadanos de a pie y al final de esta película, si llegamos al final, dedicaremos 100, 120, 140.000 millones de dinero de los contribuyentes, de los ciudadanos de a pie, de los que tenían las preferentes y de los que no para salvar un sistema financiero corrompido, un sistema financiero manipulado, un sistema financiero indecente. De forma que lo de las preferentes no es sino un botón de muestra de lo que estamos viviendo, una indecencia más de un sistema financiero absolutamente intolerable.

De manera que nosotros estamos de acuerdo en que se busque una solución a los pequeños ahorradores que fueron engañados con un producto confuso, que lo que ha hecho es que sus pequeños ahorros no los puedan disfrutar, pero somos conscientes de las reglas de este sistema que algunos defienden cuando les interesa y se olvidan de ellas para dar la sensación de que les preocupan los problemas de los ciudadanos.

El asunto es que a las entidades financieras que se han acogido a las ayudas públicas Europa le ha dicho al ministro de Economía clara y rotundamente que no les va a tolerar restituir esas cantidades en otras formulaciones de participaciones, de depósitos, etcétera, y si hubiera algún resquicio, se tendrá que producir en el marco de la sexta reforma financiera, porque vamos por seis reformas financieras en España, ¿eh? ¡Seis! Pues en el marco de la sexta reforma financiera, en el marco de la solicitud de rescate para salvar a los bancos, que endeudará al conjunto de los españoles, cabría alguna opción de tratar de buscar soluciones, porque, si no, solo lo podrán resolver los bancos que quieran a través de reconocer la manipulación y de restituir a los ciudadanos su dinero, pero los que no tengan esta condición o los que estén bajo ayudas de Estado, intervenidos, nacionalizados, van a ver muchas dificultades.

Por lo tanto, nosotros hemos hecho una enmienda de adición sabiendo las enormes dificultades que hay para arreglar este problema, porque este problema forma parte de la lógica del sistema. Esto es la naturaleza del sistema financiero, esto no es que se les fue la mano en esto, es que se les va siempre la mano, y como nunca pierden, y solo pierden los depositantes, los inversores, los pobres jubilados, pues, creemos nosotros que lo que toca, en todo caso, además de lo que usted dice, es añadir, porque la gestión del Gobierno de Canarias -usted me va a perdonar- me parece que va a ser, por ser benévolo en la calificación, muy poco eficiente, ¿no?, va a tener poco impacto. Si alguna posibilidad hay de arreglar esto, será en el marco de la reforma financiera y la negociación del rescate. Y nuestra enmienda dice, oiga, añadamos a esta proposición no de ley cargada de buena voluntad que el Gobierno, este Parlamento inste al Gobierno de Canarias para que inste al Gobierno español para que esto se arregle en el marco de las reformas y de los desembolsos multimillonarios que estamos haciendo en el sector público para salvar a la banca.

Y acabo con una última reflexión, porque creo que esta es la naturaleza de las cosas y, si no cambiamos esto, todo lo que discutimos aquí va a quedar sobre la mesa, en agua de borrajas, ¿no? Ni siquiera el sistema financiero europeo, público y privado, funciona como funciona en otras partes del mundo. Aquí tenemos un problema añadido, y es que el Banco Central Europeo no es un Banco Central Europeo, es un banco que defiende los intereses de la banca privada, alemana, francesa y española, que impide a los países miembro, por las circunstancias de la construcción europea, hacer política desde el banco central, política económica, política monetaria, y que solo está al servicio de los intereses particulares, privados, de la minoría. En Frankfurt no se defiende a los ciudadanos de Europa, no se defiende el espacio económico europeo, no se defiende el bienestar ni el avance del proceso de construcción europea; se defiende la cuenta de resultados de los grandes bancos. Por eso prestan al 1, al 1 o a menos del 1, billones, billones, billones de euros para que luego estos arreglen sus desaguisados en las cuentas de resultados, hagan sus negocios haciendo depósitos o compren, obscenamente, deuda pública al 6 o al 7%.

O cambiamos estas reglas o el problema de las preferentes no es sino un problema más del desastre que el sistema financiero ha generado sobre la economía internacional y de lo que se ha convertido en un mal, peligrosísimo, contaminante, que corroe el sistema y la convivencia, y es el sistema financiero especulativo que se ha impuesto, la sustitución de la economía productiva por la economía especulativa, y esto es un botón de muestra más.

Apoyaríamos su PNL si acepta usted este añadido para...

El señor presidente: Tiene un minuto, si quiere (El señor diputado señala que ha terminado).

Gracias, muchas gracias.

En cualquier caso, sí, correctamente, don Jorge Rodríguez, para fijar posiciones respecto a la enmienda, a las enmiendas.

El señor Rodríguez Pérez: Señor presidente. Señorías.

Se trata, sin duda, de una cuestión que, como antes comenté, afecta a muchos canarios, del orden de 30.000, que tienen nombres y apellidos. Nombres y apellidos muchos de ellos que han iniciado actuaciones judiciales y que, gracias a los pronunciamientos favorables de las instancias judiciales a las que acudieron, están resultando, de alguna manera, esperanzadoras las soluciones que en el futuro se adopten.

Este Grupo Parlamentario Popular quiere hoy, de verdad, que todos los grupos parlamentarios podamos coincidir en la consecución de un resultado que signifique un mensaje, si no tanto de esperanza, sí al menos de solidaridad, de reconocimiento del grave problema que está afectando a muchos canarios que, como digo, la mayoría de ellos son personas jubiladas, ahorradores, que se han encontrado absolutamente sorprendidos en su buena fe por las buenas palabras de los gestores de las entidades financieras, de las cajas de ahorros, residentes en Canarias. Y, por consiguiente, vamos a intentar unificar nuestros mensajes, nuestras distintas proposiciones, con el fin de que ese mensaje pueda ser bien recibido por las personas que están siguiendo hoy muy de cerca lo que aquí ocurre. Quiero aprovechar para saludar al delegado en Canarias de Ausbanc, que representa, repito, a muchos de esos ahorradores canarios afectados por esta situación.

Miren, las participaciones preferentes, este instrumento fue comercializado a los ahorradores particulares cuando gobernaban los socialistas. Socialistas que no hicieron nada y miraron para otro lado. El Gobierno de la nación, el Gobierno que preside el señor Rajoy, es plenamente consciente de la necesidad de resolver este problema y también del incorrecto proceder de las entidades financieras. Precisamente por eso ha puesto manos a la obra y ha adoptado ya soluciones en este marco de actuación, y se están consiguiendo.

Miren, apuntemos un dato, un dato público de mercado continuo. En diciembre del 2004 había 18.000 millones de euros en preferentes, 2004; en diciembre del 2011, repito, diciembre del 2011, había 31.000 millones de euros en participaciones preferentes. Este es el saldo de la gestión del Gobierno socialista. Hoy, después de varios meses del Gobierno de la nación, presidido por Mariano Rajoy, el saldo vivo no llega a 16.000 millones de euros. Se han reducido en 15.000 millones de euros. Por tanto, han sido, sin ninguna duda, los socialistas, el Gobierno socialista, el que propició o en la época en la que se produjo un uso masivo de las preferentes. El tremendo crecimiento, el tremendo crecimiento de las participaciones preferentes, se produjo durante la pasada legislatura y es precisamente en los últimos meses, en los meses del señor Rajoy gobernando, donde se han empezado a realizar los canjes y a dar solución a este problema.

No tenemos inconveniente en aceptar las propuestas que cada uno de los grupos nos han enmendado. Únicamente una cuestión al portavoz del Grupo Nacionalista. La enmienda, a mitad del párrafo primero de la propuesta resolutiva, cuando habla de "convertirlas en imposiciones a plazo fijo o instrumentos de depósito similares, con un porcentaje razonable de liquidez a corto plazo", hombre, eso de "con un porcentaje razonable de liquidez" es realmente, bueno, de una incertidumbre que puede asustar a cualquiera que nos esté oyendo. Quiero decir que se conviertan sus ahorros en estos momentos en participación preferente en otro producto que en todo caso les dé un porcentaje razonable de liquidez, en fin, como que no sería bien recibido. Yo no sé si se podría quitar, en cualquier caso, esa expresión, pero los dos párrafos, junto con la propuesta que el Grupo Mixto ha aportado, son perfectamente conciliables y, por tanto, pueden acumularse a la propuesta que ha hecho el Grupo Popular.

El Grupo Popular lo que ha querido fundamentalmente... Ya sé que el Gobierno de Canarias no tiene competencias en esta cuestión, se trata de que mande un mensaje a las entidades bancarias propiciando un acuerdo con los ahorradores, con los afectados de participaciones...

El señor presidente: Sí, don Jorge, un minuto para ir terminando, por favor.

El señor Rodríguez Pérez: El Gobierno de la nación está haciendo lo que tiene que hacer y es verdad que en las condiciones del préstamo que la banca va a recibir está precisamente esta cuestión. Lo que pretendemos es que el Gobierno de Canarias tenga la sintonía con el problema, con los afectados, como para que les mande como esperanza una llamada a las entidades bancarias para que propicien esos acuerdos.

En cualquier caso, para que todas sus señorías y el señor presidente pueda tenerlo claro a la hora de la formulación de la votación, estaríamos de acuerdo en incorporar las enmiendas del Grupo Mixto y del Grupo Nacionalista Canario, pero quizás esta expresión habría que matizarla o simplemente quitarla, dado que está en comas, y simplemente aceptar el resto, señor presidente. Pero, en cualquier caso, sería una cuestión que el Grupo Nacionalista debería aceptar o rechazar en ese caso.

El señor presidente: Evidentemente, sí.

El señor Rodríguez Pérez: Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jorge Rodríguez.

Don José Miguel Barragán.

El señor Barragán Cabrera (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Mire, nosotros no tenemos inconveniente en matizar ese trozo de la frase, precisamente porque no vamos a negociar, es decir, al final tendrá que ser un acuerdo entre los impositores y la banca, en las condiciones, si son esas u otras. Ya están asustados porque ahora mismo no tienen nada; es decir, asustados están ya, cualquier esperanza de que puedan tener el depósito liquidable, es decir, que lo puedan utilizar en alguna fórmula, ya es una nueva esperanza. Pero, mire, si eso es un problema, que piensan que la banca va a hacerle caso al Parlamento de Canarias y que le va a ofrecer no el depósito sino lo otro, lo podemos eliminar.

Y después, aceptando la matización de sus palabras de que el Gobierno de Canarias lo que puede hacer es mostrar su colaboración, su apoyo al Gobierno del Estado en las negociaciones que está haciendo con la banca, pues, no tendríamos inconveniente si ese fuera el objetivo.

El señor presidente: Para que, don Jorge, por favor, entonces nos explique exactamente, en vista de la posición de don José Miguel, cómo queda su texto.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Bien. Efectivamente, la proposic ión no de ley contendría la propuesta de resolución que figura originalmente en la iniciativa del Grupo Parlamentario Popular y se incorporarían tanto la del Grupo Nacionalista como la del Grupo Mixto, con la matización de que en la que se refiere al Grupo Nacionalista la frase terminaría en "depósitos similares".

El señor presidente: Muy bien.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Es que además el tema de la liquidez también figura en el segundo párrafo, con lo cual, si se elimina esa frase, no desvirtúa en absoluto el sentido final de la misma.

El señor presidente: La intervención del Grupo Parlamentario Socialista, don Jesús Álvaro Lavandera, fijación de posiciones.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias. Buenas tardes, señor presidente, señorías, señor Rodríguez.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista celebramos la oportunista y vacía de contenido proposición no de ley que se ha presentado por el Grupo Popular, no tanto por -como ya he dicho- su falta de contenido en cuanto a los acuerdos propuestos en el texto, sino porque nos da la oportunidad de debatir sobre un grave problema que afecta a la ciudadanía y en especial a muchos pequeños ahorradores que han sido víctimas de un engaño masivo.

Pero no todo va a ser malo, señorías del Partido Popular, lo digo porque compartimos y suscribimos el diagnóstico del problema que realizan en la exposición de motivos del texto registrado en este Parlamento. En los acuerdos que propusieron, cono no dicen nada, pues, no podemos estar a favor ni en contra. Ahora con las enmiendas parece que tiene más sentido lo que vamos a votar.

Señorías, estamos ante una gran estafa. Unas 700.000 personas, según las cifras que maneja la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que cayeron en los últimos años en las redes de las acciones preferentes. Invirtieron en títulos ligados a los beneficios o las pérdidas de las entidades, creyendo poder engrosar sus cuentas y sin conocer que podían perder gran parte o todo su dinero dependiendo de las fluctuaciones de los mercados. Un problema que no se puede despachar con acordar la necesidad de que las sucursales de las entidades financieras en Canarias lleguen a un acuerdo con los afectados para convertir las participaciones preferentes en imposiciones a plazo fijo y hacer cuantas gestiones sean posibles. No, señorías, el problema es más serio, y esto a nosotros desde luego nos pareció un brindis al sol propio de las propuestas que hasta la fecha han traído a esta Cámara. Un problema que va más allá de la capacidad de decisión de los directores de las sucursales o incluso de los directores territoriales de las entidades financieras en Canarias, en tanto en cuanto están supeditados a las políticas dictadas por los consejos de administración de las entidades financieras o por las direcciones generales, las cuales, señorías, he de recordar que no están en Canarias. Por tanto, ¿quién puede imponer o, como dicen ustedes, hacer gestiones frente a las entidades financieras, el Gobierno de Canarias o el Gobierno de España?

Un problema al que tampoco se le puede dar la espalda con declaraciones como las del ministro de Economía, que se limita a decir que "ojalá no se hubieran vendido preferentes a ahorradores individuales y que no volverá a pasar", sin buscar solución alguna. No, señorías, este es un problema serio, un problema que, como ya se ha dicho, afecta a miles de canarios, en un alto porcentaje jubilados, que invirtieron los ahorros de toda su vida, pero un problema, señorías, que se debe atacar en otro ámbito competencial, que es el del Estado, porque este es un problema de Estado. De hecho, el Partido Socialista ya ha reclamado en el Congreso de los Diputados que el Gobierno de España, a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, realice una auditoría de todos los contratos de venta de participaciones preferentes para determinar cuándo han sido objeto de estafa, así como la devolución íntegra del valor de dichos títulos bancarios en estos casos, que serán los casos en los que la revisión de los expedientes suponga que la calificación de las personas es no idónea para contratar ese tipo de producto.

Señorías, la vía judicial, que se ha nombrado también, está siendo muy lenta y, por otro lado, las soluciones previstas en el decreto-ley de restructuración financiera que ha elaborado el Gobierno del Partido Popular van a suponer un grave perjuicio a los titulares de las participaciones preferentes por la quita que van a tener que soportar. Desde el Partido Socialista lo que hemos pedido es que el Gobierno deje fuera de la quita a los titulares de preferentes que sean considerados ahorradores y también la actuación de la Fiscalía por el posible fraude que se haya cometido. Y quiero hacer énfasis en la consideración de ahorradores, porque los especuladores que asumieron el riesgo no entendemos que sean objeto de ayuda, y esto no puede ser café para todos.

Por ello quiero recordarles que el Partido Socialista reclamó en mayo, durante la tramitación de la iniciativa como proyecto de ley, que se tratara de solucionar el problema de las preferentes, y hemos puesto encima de la mesa una propuesta: una enmienda a la reforma financiera para regular las operaciones de canje, de forma que se conviertan en depósitos a plazo fijo no superiores a tres años.

Quiero aprovechar este atril para lanzar una idea, un reto, a todas las administraciones públicas, empezando por el Gobierno de Canarias pero también incluyendo a cabildos y ayuntamientos, y es el establecer un sello de buena conducta a entidades financieras desde el punto de vista de la ética, de forma que sean estas entidades, las que tengan este sello ético, las que provean de servicios y productos financieros a las administraciones públicas. A ver si empezamos a dar ejemplo por donde tenemos que dar ejemplo.

Y, por último, señorías, cabría hacernos una pregunta: si los bancos no tienen liquidez para las imposiciones a plazo fijo, que ahora exigimos, ¿serán ayudados de nuevo? Algún purista neoliberal entonces diría que seguramente no, pero yo digo: si se ayuda a los bancos a digerir la burbuja inmobiliaria, ¿por qué no para salvar el ahorro de los pensionistas?

Y, por último, señor Rodríguez, repetirle unas palabras de su compañera: "basta ya del mantra de echar la culpa a los anteriores".

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Ignacio Álvaro.

Antes de proceder a votar, don Jorge, yo estaba aquí repasando... Hay que darles ahora coherencia a todos estos textos refundidos. Entonces yo, si hace el favor, le hace un seguimiento a cómo quedaría el texto.

Creo que el primer punto debería ser el del Grupo Mixto, la enmienda del Grupo Mixto; el segundo, el de ustedes; el tercero y el cuarto, el de los nacionalistas canarios; y el último, el segundo suyo. Porque el primero suyo... Perdón, no, rectifico. El segundo suyo coincide con el primero de los nacionalistas canarios, solo que el otro es más amplio, pero dicen lo mismo. El segundo suyo coincide con el primero de... El segundo suyo dice: "realizar cuantas gestiones sean posibles a fin de que las participaciones preferentes en circulación puedan ser transformadas en imposiciones a plazo fijo".

¿Sí?

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: No. No, lea usted el primero de los nacionalistas, léalo completo. El primero de los nacionalistas con el segundo suyo.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a que a su vez inste al Gobierno de España". Es que va a tener que tener dos distintos acuerdos: que el Gobierno de Canarias inste al Gobierno de la nación y que el Gobierno de Canarias haga; es decir, que el Parlamento de Canarias inste al Gobierno de Canarias para que a su vez inste al Gobierno de la nación y otro apartado que sea que el Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a realizar tales cosas. Son dos grupos de propuestas.

Si quiere, la leo completa cómo quedaría.

El señor presidente: No. Planteado así, lo que pasa es que se está repitiendo lo mismo, ¿no?, pero... Sí, está dirigido a dos administraciones pero en el fondo una parte de lo que propone el Grupo Nacionalista es lo que usted propone al Gobierno de Canarias que lo haga también. Por eso digo que el texto queda un poco...

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Pero son complementarias, señor presidente.

El señor presidente: Vale, de acuerdo. Entonces no discutimos nada. Solo el orden en que las colocamos, que sí tiene importancia, que me lo dice usted.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): El orden sería, primero, lo que hay que instar desde el Parlamento de Canarias al Gobierno de Canarias, de su exclusiva cuenta; y luego sería el Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias para que a su vez inste al Gobierno de la nación; y después lo demás, las propuestas del Grupo Nacionalista y las propuestas del Grupo Mixto.

El señor presidente: Esas dos. No, yo la del Grupo Mixto es como de carácter general y en mi opinión sería la primera. Léala, por favor, la tiene usted ahí.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a que a su vez inste al Gobierno de la nación. Es que por eso hay que separarlas.

El señor presidente: Pero siga leyendo el resto.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): "Para que en el marco de la reforma del sistema financiero español en curso se adopten soluciones de forma que los ciudadanos con participaciones preferentes no se vean perjudicados".

El señor presidente: Correcto.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Esto no se puede negar, esto debe ser así.

El señor presidente: No, pero después entran las concretas, las de ustedes, las del Grupo Popular, y Grupo Nacionalista son concretas y la mixta la veo con carácter general.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Señor presidente, para que el Grupo Parlamentario Popular acepte las enmiendas...

El señor presidente: No, no, no, no me lo plantee así. Usted me dice que definitivamente lo quiere votar, aunque el texto sea repetitivo y, en fin, no muy...

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Yo no creo que haya repeticiones, señor presidente, creo que son complementarias.

El señor presidente: No, no, claro que son complementarias.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): De lo que se trata es de sumar precisamente la voluntad de todos los que estamos aquí.

El señor presidente: No, no, que sí, que no se le está negando que sean complementarias. La coherencia, la racionalidad en la exposición no es lo mismo, pero...

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Le aseguro que cuando la secretaría letrada del Parlamento lo haga, seguro que estará perfectamente cohesionado todo su texto.

El señor presidente: De acuerdo, de acuerdo.

Entonces, señorías, vamos a votar. Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre transformaciones de las participaciones preferentes de cajas y bancos en imposiciones a plazo fijo. Se vota el texto de la iniciativa del Grupo Parlamentario Popular, al que se incorpora el texto del Grupo Nacionalista Canario, con una corrección, que la sabemos todos, que es que se suprime la frase final del punto primero, y la incorporación también de la enmienda del Grupo Mixto. Yo lo entiendo, lo entendemos todos, vamos a votar. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 51 presentes; 51 a favor, cero en contra, cero abstenciones.

Queda aprobada por unanimidad.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0104 Sobre transformaciones de las participaciones preferentes de cajas y bancos en imposiciones a plazo fijo.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico