Diario de Sesiones 59/2012, de fecha 13/11/2012 - Punto 4

· 8L/PNL-0130 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la normativa de protección contra la introducción en el archipiélago de organismos nocivos para vegetales y productos vegetales.

El señor presidente: Proposiciones no de ley. Seguimos el orden establecido en el orden del día y entonces proposición no de ley 130, del Grupo Nacionalista Canario, sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la normativa de protección contra la introducción en el archipiélago de organismos nocivos para vegetales y productos vegetales.

Hay dos enmiendas, del propio Grupo Nacionalista Canario y del Grupo Popular. ¿Quién interviene? (Pausa.)

(El señor Cabrera Pérez-Camacho solicita intervenir.)

Dígame, don Miguel, dígame.

El señor Cabrera Pérez-Camacho (Desde su escaño): Señor presidente, le propongo una medida, que suspenda el Pleno cinco minutos hasta que lleguen los concernidos.

El señor presidente: ¿Hasta que lleguen...?

El señor Cabrera Pérez-Camacho (Desde su escaño): Los concernidos.

El señor presidente: No, no, el Pleno, mientras no haya nadie aquí, está suspendido. Ustedes pueden levantarse, entrar y salir, que no se lo prohíbo. O sea, que el Pleno no está en funcionamiento, don Miguel. De hecho no lo he suspendido yo, lo ha suspendido la Cámara, porque ha cambiado el plan de trabajo que teníamos aquí. Pues entonces lo asumimos y esperamos (Pausa).

Ya parece que podemos reanudar la sesión.

Don Javier Morales Febles, para la defensa de la proposición no de ley.

Insisto que hay enmiendas, bueno, que la acumulará aquí el señor diputado, del propio Grupo Nacionalista Canario y otra del Grupo Parlamentario Popular.

El señor Morales Febles: Muchas gracias, señor presidente. Señores diputados, muy buenos días.

El clima de Canarias, por su benignidad y por sus condiciones climáticas, permite el desarrollo de plagas de todo tipo, principalmente en aspectos o en cultivos como son los cultivos tropicales; es decir, el aguacate, la platanera, la piña tropical, muchas ornamentales, el guayabo, la papaya, etcétera, son huéspedes de muchas de las plagas que están afectando a nuestro campo.

Contamos desde hace muchos años con un conjunto de leyes, con una normativa, que protege la introducción en Canarias de especies vegetales y de productos vegetales que puedan afectar a estos cultivos. Principalmente podemos enumerar la Orden ministerial de 12 de marzo de 1987, que fue redactada específicamente para las condiciones del archipiélago canario, y la Ley 43 de 2002, que recoge con amplitud, pues, todos los aspectos relacionados con la defensa vegetal y con la sanidad vegetal. Estas leyes tienen que ser adaptadas a las condiciones del archipiélago canario por todas estas singularidades que estamos enumerando.

Pero, a pesar de todo ello, en los últimos 10 o 12 años se ha producido la introducción en Canarias de más de 75 especies y organismos nocivos para nuestra agricultura. Aquí tenemos un informe del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias en el cual se enumeran al menos 34 plagas, 34 parásitos, insectos, al menos 13 enfermedades y unos 27 virus que han afectado, se han introducido en Canarias en los últimos 10 o 12 años.

Por otra parte, además de este conjunto de plagas que se han introducido en Canarias en estos últimos años, tenemos también otro informe, que son las plagas potencialmente invasoras o que podrían afectar a cultivos como los cítricos, como la vid, como el aguacate, la papaya, el mango, la platanera, la piña tropical, etcétera, las cuales son 36 plagas, 13 enfermedades y 27 virus que podrían afectar de gravedad a los cultivos de Canarias de gran importancia para el desarrollo económico y social de nuestras islas y para la ecología y la sanidad vegetal del archipiélago.

En los últimos años se han introducido plagas como la Tecia solanivora, que es la famosa polilla guatemalteca, que ha afectado a la papa; la Tuta absoluta, que afecta a la papa y al tomate; el virus de la cuchara, que afecta al tomate y que obliga a aislar los invernaderos; la cristalina del aguacate; el Aleurodicus, que afecta a la platanera y a ornamentales como los laureles de india, etcétera, etcétera, y a todo un conjunto amplio de cultivos, y todo eso significa una gran merma para las producciones agrarias del archipiélago.

Dentro de la orden que se estableció, la Orden de 12 de marzo del 87, que se estableció para la protección de la sanidad vegetal en Canarias, se definen como vegetales las plantas vivas y los frutos, en el sentido botánico del término, que no hayan sido objeto de una sobrecongelación -eso se define como vegetales- y como productos vegetales, los productos de origen vegetal no transformados o que hayan sido sometidos a una preparación simple. Y esa misma orden recoge que tanto los vegetales como los productos vegetales del género Ananas, que es la piña tropical, está prohibida su introducción en Canarias, provengan de donde provengan, sea su origen cualquier país del mundo.

En estos últimos meses ha habido una solicitud de determinados importadores tratando de que esa orden ministerial tenga excepciones que les permitan introducir productos de cuarta gama en Canarias, lo cual afectaría de manera muy importante a todas estas producciones, a través de poner en riesgo por medio de la introducción de posibles enfermedades -virosis, bacteriosis, enfermedades de hongos, etcétera- las producciones de Canarias, agravando aún más la situación de la sanidad vegetal que el archipiélago sufre en este momento. Y así ha habido acuerdos de sindicatos agrarios, como Palca, acuerdos institucionales como el del Cabildo de El Hierro, el Cabildo de La Palma, muchos ayuntamientos como el Ayuntamiento de La Laguna, etcétera, los cuales se han manifestado en el sentido de no permitir excepciones a esta norma, a esta norma que protege la sanidad vegetal del archipiélago canario.

Por tanto, nosotros creemos que con esta proposición no de ley que presentamos aquí lo que queremos transmitir, en primer lugar, es la defensa de la sanidad vegetal del archipiélago y que la orden que en este momento está en vigor, así como la ley que regula la sanidad vegetal dentro del territorio español, se aplique realmente tal como está planteada en este momento, porque la realidad es que si esta norma se aplicara como realmente está regulada, gran parte de los problemas que tenemos no llegarían a producirse. En la práctica a lo que estamos acudiendo es a que, a pesar de que está prohibida la entrada de fruta, entran permanentemente, según las condiciones de mercado, según los precios de mercado, entran permanentemente contenedores de aguacates, contenedores de piña tropical, que no vienen declarados como tales sino que en ocasiones, prácticamente siempre, viene declarado otro producto. En ocasiones se declara que es agua, que son productos de limpieza, etcétera, etcétera, y dentro de esos contenedores entra esa fruta ilegal. Esto ocasiona, como estamos diciendo, un enorme riesgo para la sanidad y para la viabilidad de los productos tanto alimenticios como ornamentales en Canarias.

Y por eso nos parece fundamental trabajar en la línea que se propone en la PNL que estamos hablando. En primer lugar, solicitar que nos dirijamos al Gobierno del Estado para el cumplimiento, a través del Ministerio de Agricultura, el cumplimiento de la Orden ministerial de 12 de marzo. Por otra parte, para que se revise, una revisión urgente, de las cuantías de las sanciones administrativas que recoge la orden. También para que la reincidencia...; porque si fuera el caso de que estas importaciones son un hecho puntual, bueno, pues, hay un riesgo, pero es un riesgo que es minimizado porque se produce en pocas ocasiones, pero lo que está ocurriendo en la práctica es que los importadores o los agentes que están en este momento realizando esas importaciones son reincidentes y permanentemente llevan a cabo estas acciones. Por tanto, nos parece que esa reincidencia debe ser penalizada con la retirada de la licencia de importador por el grave riesgo que supone para la sanidad en el archipiélago.

En el segundo turno, pues, hablaré un poco más en detalle de las propuestas que se recogen en la proposición no de ley, así como de las enmiendas que se han presentado.

En todo caso, decirles que nos parece fundamental -no sé si tengo...-...

El señor presidente: Un minuto, sí.

El señor Morales Febles: Gracias, señor presidente.

Nos parece fundamental que defendamos la agricultura de Canarias y la sanidad vegetal en nuestro archipiélago; que pongamos el máximo esfuerzo entre la Administración del Estado y la Administración canaria, que colaboremos en esta lucha, y que entre todos consigamos que el campo canario tenga un futuro y un presente, garantizando que estos riesgos, tanto de enfermedades, de plagas, como de virosis que nos puedan venir del exterior, se reduzcan al mínimo por la viabilidad del campo canario.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Gracias, don Javier Morales.

Por el grupo enmendante, Grupo Parlamentario Popular, doña Ana Guerra.

La señora Guerra Galván: Gracias, señor presidente.

Señorías, comparezco en nombre del Grupo Parlamentario Popular para ofrecer nuestra posición respecto a esta proposición no de ley del Grupo de Coalición Canaria. Defender también la enmienda de sustitución que hemos presentado al texto.

Hablamos de la Orden ministerial de 12 de marzo de 1987, que regula la importación, exportación y tránsito en las islas de material vegetal procedente del exterior. Es fundamental, señorías, contar con una norma estatal que preserve esta posición fitosanitaria. Compartimos el espíritu de la proposición no de ley, señor Morales, pero no todos sus párrafos.

Señorías, vayamos punto por punto. Estamos de acuerdo con lo expuesto en los párrafos 1, 2 y 5, pero es necesario garantizar que la Orden ministerial de 1987 se mantenga en vigor, pero es que han pasado 25 años y la norma ha de ser mejorada y actualizada. Por ejemplo, como bien dice el párrafo segundo, es preciso modificar tanto la cuantía de las sanciones como el régimen sancionador aplicable. En la actualidad -y coincidimos con el grupo proponente- la cuantía de las sanciones es verdaderamente irrisoria. En ocasiones apenas suman unos pocos cientos de euros. Estamos, por tanto, de acuerdo en endurecer esas sanciones, con el fin de que tengan verdaderamente carácter disuasorio, no ya del fraude sino del verdadero daño a nuestra posición fitosanitaria. También tenemos que fortalecer la estructura de la Administración para que tramite con mayor agilidad los expedientes sancionadores que pudieran abrirse. Esperamos del Gobierno de Canarias y de todas las instituciones la máxima colaboración con el Gobierno de España, pues nos consta que es su intención proceder a la revisión de la orden en este sentido.

No compartimos, sin embargo, el punto 3 de su propuesta. Señor Morales, su grupo solicita al Estado que dote en los Presupuestos una partida específica equivalente a lo recaudado con arreglo a la orden ministerial para financiar la lucha biológica contra las plagas y enfermedades. Señoría, su propuesta es irrealizable, porque, como saben, la recaudación del Estado no tiene carácter finalista. Hemos planteado por ello una enmienda de sustitución al articulado. Proponemos sustituir el punto 3 de su propuesta por un nuevo párrafo que recuperaría el convenio Canarias-Estado en materia de inspección fitosanitaria, que dio excelentes resultados hasta el año 2010. Según el artículo 149 de la Constitución española, son competencias del Estado el control fronterizo y aduanero y la sanidad exterior. En el 2008, Canarias y España firmaron en Lanzarote un convenio de colaboración en materia de inspección fitosanitaria que trajo muy buenos resultados a coste cero. El convenio caducó en el 2010 y no se pidió la prórroga del mismo. Proponemos, por tanto, al Parlamento de Canarias que apoye la renovación de este convenio. Pero tenemos que ir mucho más allá y pedir al Gobierno de Canarias que ponga todos los medios que tienen con un único fin: preservar la situación fitosanitaria de Canarias.

Por otro lado, deben ustedes sacar el máximo partido a nuestros recursos y ponerlos a disposición del agricultor para la lucha contra las plagas. Por ejemplo, el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias es un organismo autónomo dependiente de la Consejería de Agricultura. Cuenta con valiosos profesionales que ya han desarrollado importantes estudios contra la virosis y las enfermedades del aguacate, la papa o del tomate. También cuenta con un importante estudio respecto a la incidencia de la mosca blanca y el uso de enemigos naturales para combatirla.

Creemos, señorías, que la comunidad autónoma ha de seguir profundizando en estas investigaciones y sería conveniente que lo hiciera a través de convenios con las universidades y con empresas especializadas que faciliten los fondos y el material investigador. Es un sistema que para la comunidad autónoma y para el Estado no supondría asumir nuevos gastos y facilitaría la disposición de estos avances científicos para nuestros sectores productivos.

Tampoco podemos apoyar el párrafo 4 de esta propuesta, que reclama cambios legales muy profundos para que los importadores que reincidan en el incumplimiento de la ley sean juzgados por la vía penal. Mire usted, este cambio implicaría una reflexión muy profunda, pues estamos hablando de superar el plano administrativo y pasar al ámbito penal. El Parlamento de Canarias desde luego no es el foro adecuado para debatir cambios de esta naturaleza en la legislación estatal. Eso sí, apoyamos un endurecimiento en el régimen sancionador, señoría.

Respecto a las últimas enmiendas que ustedes han registrado, no tenemos problema en admitir las que son simples cambios de redacción, que es la 1 y la 3. Aun así, señor Morales, nos da la impresión de que ni ustedes mismos se creen lo que escriben y tienen que enmendar sus propias propuestas. Ustedes, señores de Coalición Canaria, no pueden pretender presentarnos, de un día para otro, una nueva proposición no de ley. Esto no es nada serio.

Han presentado ustedes, además, una enmienda de adición, incorporando el párrafo 6 a su propia PNL, también hemos de rechazar. Piden, señorías, al Gobierno de España que no lleve a cabo modificación alguna en la orden ni permita excepciones y saben ustedes perfectamente que en la práctica esas excepciones se dan con mucha frecuencia. El motivo es que han pasado 25 años de la aprobación de la orden y ha quedado obsoleta. El propio ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, afirmó en su comparecencia en el Senado el pasado mes de octubre que el Gobierno de España no pretende eliminar las barreras fitosanitarias de Canarias.

La Unión Europea ha recomendado a España que elabore una nueva norma actualizada y que sustituya la orden de 1987, en consonancia con la regulación comunitaria, que además es beneficiosa y completa. De hecho, con la aplicación de las últimas directivas comunitarias, Canarias alcanzaría un nivel de protección incluso superior al que marca la orden vigente. Esta orden no recoge las plagas establecidas del año 1987 ni los avances de control que se han producido en los últimos 25 años. De hecho, el propio Gobierno de Canarias -y su señoría lo sabe- puede solicitar formalmente excepciones a la aplicación de la orden, y lo reclama con mucha frecuencia; por ejemplo, la introducción de determinadas semillas, la introducción de la harina de coco, fundamental para el cultivo del tomate, o la importación de forrajes. La orden de 1987 prohíbe la entrada de estos tres productos y sin ellos afectaríamos a gran parte de nuestro sector agrario. Por lo tanto, hay que actualizar la normativa.

El ministerio es plenamente consciente de que las producciones de Canarias tienen una especial sensibilidad. Presentamos además diferencias agrarias y ecológicas con la Europa continental. Miren, señorías, es una patraña querer decir que el Gobierno de España va a prescindir de estas barreras fitosanitarias. Más aún si tenemos en cuenta que el esfuerzo económico, material y humano...

El señor presidente: Un minuto, doña Ana. Siga, un minuto.

La señora Guerra Galván: Gracias, gracias, señor presidente.

...que ha venido realizando en los últimos dos-tres años para mejorar el control de frutas y hortalizas que se introducen en los puertos de las islas, como en el puerto de La Luz, el puerto de Tenerife, de Santa Cruz de Tenerife, que han logrado incrementar su eficiencia hasta el 75% de los contenedores que entran en las islas.

Confiamos, señorías, en que podamos ponernos de acuerdo y sacar adelante un texto que verdaderamente satisfaga nuestras necesidades, pero tenemos que aportar soluciones reales, señorías. Todos los problemas no se pueden resolver mirando al Gobierno de España y mucho menos si planteamos acciones que sabemos de antemano que no se van a cumplir. Algo podremos hacer desde Canarias y tenemos que hacerlo desde el consenso, como siempre se ha hecho en los asuntos que tienen que ver con el sector primario.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Ana Guerra.

Don Javier Morales, si es tan amable desde el escaño para fijar la posición sobre las enmiendas.

El señor Morales Febles (Desde su escaño): Señor presidente, tengo entendido...; o sea, la enmienda que plantea el Grupo Popular es de sustitución, sustitución del punto número 3, número 3, por la enmienda que ellos proponen. Nosotros creemos que podríamos aceptar esa enmienda como una enmienda de adición, es decir, que el punto que ellos proponen lo podríamos aceptar como un punto de adición pero manteniendo el punto número 3 que nosotros habíamos propuesto.

El señor presidente: Muchísimas gracias.

En concreto, efectivamente, doña Ana Guerra.

La señora Guerra Galván (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Miren, yo me mantengo en la sustitución. Si cambian, si la sustituimos por el punto 3, la admitimos; si no, no la admitimos. Es que nosotros pedimos la sustitución... (Comentarios en la sala.) No la aceptamos, bueno, perdón, no la aceptamos. Disculpen.

El señor presidente: No pierdan el malhumor, señorías. El que tiene que admitir la enmienda, efectivamente...

Entonces, don Javier, definitivamente, dígame, o sea, no hay posibilidad de la propuesta que usted hizo; por lo tanto, diga qué hacemos con la enmienda.

El señor Morales Febles (Desde su escaño): Sí, señor presidente, nos mantenemos en la propuesta de mantener el punto 3 nuestro y aceptarle la adición. Como no quieren que sea como adición sino como sustitución, pues, le votaríamos en contra.

El señor presidente: Bien. Los grupos restantes. ¿El Grupo Parlamentario Mixto desea intervenir? Don Fabián Martín. ¿Lo va a hacer desde el escaño?

El señor Martín Martín (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Yo intentaré ser breve, no por una cuestión de tiempo puramente sino por ahorrar más debate a una cuestión que es fundamentalmente clara.

El proponente de esta proposición creo que se ha valido de una situación de una isla en concreto, de la circunscripción electoral que representa, para llevar a esta Cámara un debate que ha afectado a todas las islas en general de una manera u otra, con una especie u otra. Famoso fue el caso del picudo rojo en Lanzarote hace algunos años, plaga frente a la cual, y por una serie de medidas restrictivas, se pudo luchar y frenar su impacto en la especie vegetal.

Como decía también el proponente, este no es un debate que quede en lo estrictamente o en lo meramente económico, ni tampoco en lo agroalimentario, sino es una cuestión que tiene una repercusión medioambiental en algunos de los casos fuerte.

Viendo la propuesta final, sí es verdad que se circunscribe el señor Morales, por una parte, al cumplimiento de la orden ministerial y, por otra parte, a la modificación en las sanciones, de tipo económico, e introduce la posibilidad de la vía penal. Más allá de que este sea el foro o no, como decía la portavoz del Partido Popular, va usted a contar con el apoyo del Grupo Mixto, porque entendemos que es una propuesta que afecta a Canarias de manera global, es una propuesta sensata. Es una propuesta que obliga también, no solo al Gobierno del Estado, sino debe obligar al Gobierno de Canarias a incidir en el cuidado de las especies que se introducen. Pero es verdad que es una propuesta a la que le hace falta, quizás, ahondar en la revisión de los anejos que se concretaban en esta orden ministerial. Hemos hablado de revisión de las cuantías económicas sancionadoras, hemos hablado de la revisión de otros aspectos, pero no hemos hablado de la revisión de lo que es fundamental, de que esas especies en un sentido u otro puedan renovarse, cambiar de lista o incorporar o sustituir algunas de las que ya están.

Este es el único pero, si es que cabe, dentro de su proposición, pero por el resto cuente usted con el apoyo total de este grupo.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias.

Grupo Socialista Canario, doña Belinda Ramírez.

La señora Ramírez Espinosa: Gracias, señor presidente. Muy buenos días, señor ías.

Ya en una pregunta formulada por mi grupo en esta misma Cámara, dirigida al señor consejero de Agricultura, sobre esta cuestión, advertíamos de la preocupación que había en el sector con respecto a la intención del Gobierno del Estado de disminuir los controles fitosanitarios a la importación, exportación y tránsitos de productos vegetales. Una intención que pretendía derogar o modificar desde el Ministerio de Agricultura la Orden de 12 de marzo del 87, por la que se establecen para las islas Canarias las normas de control fitosanitario, y que, tal y como se recoge en la misma, contempla las especiales exigencias fitosanitarias del territorio, permitiendo el control en aduana de las importaciones vegetales con destino a Canarias, de manera que muchos productos llegados de fuera de las islas no puedan acceder al mercado local por cuestiones fitosanitarias, para proteger el campo isleño de las plagas y de las enfermedades que afectan a los lugares de origen. Dicha orden ministerial establece que, por razones de eficacia y de coherencia de la normativa fitosanitaria, resulta oportuno establecer para las islas Canarias un régimen similar al existente en el resto del territorio nacional, uniformando en la medida de lo posible los aspectos procedimentales, pero contemplando, asimismo, las especiales exigencias fitosanitarias de este territorio insular. Y, en consecuencia, se declara de aplicación obligatoria en las islas Canarias las medidas de protección contra la introducción de organismos nocivos para los vegetales o productos vegetales que se prevén en la misma.

Pero lo cierto es que los riesgos fitosanitarios nunca han desaparecido sino que al contrario, puesto que han aparecido nuevas plagas y nuevas enfermedades en países importadores, que naturalmente pueden afectar al campo canario y los cultivos canarios, si no se extreman las medidas al respecto -ya el señor Morales Febles ha enumerado esas plagas y nuevas enfermedades-, y ciertamente debe ser un objetivo irrenunciable proteger la agricultura canaria y sus especificidades. Precisamente esa especificidad de Canarias y sus características agroclimáticas hacen necesario que ese control fitosanitario sea diferenciado para proteger así sus producciones agrícolas y preservar su biodiversidad. De la existencia de esos controles fitosanitarios depende que aún se puedan desarrollar actividades agrícolas locales, como el cultivo de las frutas tropicales, entre ellos el aguacate y la piña tropical en El Hierro, incluso la producción de los cítricos y de otras muchas hortalizas con las que se abastece el mercado isleño, además de que los productores tienen que enfrentarse a un mercado cada vez más inaccesible en el que juegan en desventaja con respecto a los importadores de otros países, ya que no podrían competir con las ofertas importadas, que serían más baratas. Y en palabras de los propios afectados del sector la desaparición de esa norma supondría la muerte de muchos cultivos y la entrada de otras muchas plagas, enfermedades vegetales, más de las que hoy en día afectan al campo isleño. Además de que también dañaría todo el trabajo y el esfuerzo que se lleva a cabo desde diferentes frentes para posicionar al sector agrario local y a las zonas rurales como áreas potenciales de crecimiento con grandes expectativas de futuro en cuanto a cultivos, emprendeduría, paisaje, medio ambiente, biodiversidad... En fin.

Por lo tanto, es necesario que se garantice el cumplimiento efectivo de la referida orden ministerial y por supuesto que se endurezca la legislación en cuanto a las sanciones administrativas para que, tal y como recoge el texto de la proposición no de ley, las mismas asciendan al valor real a peso de mercado de la mercancía incautada, junto al coste de destrucción de la misma. Y por supuesto que en los casos de reincidencia sea considerado delito contra el medio ambiente y la salud pública y puedan ser juzgados por la vía penal, así como que conlleve la retirada de la licencia de importador a los operadores que cometan estas infracciones.

Por lo tanto, ante las alarmas que hacen ver que se han vuelto a solicitar al Ministerio de Agricultura excepciones a esta orden ministerial, que existen presiones y exigencias de los importadores, unido a las prácticas fraudulentas de importadores de productos hortofrutícolas en Canarias, que se suceden con demasiada frecuencia, pues, es evidente que hay que adoptar todos los mecanismos necesarios, aplicar las medidas necesarias para salvaguardar los intereses del sector agrario canario, para reforzar la sanidad vegetal en las islas, reforzar los controles y poder combatir todo tipo de plagas que estamos expuestos a sufrir por nuestra especial situación geográfica.

Por lo tanto, apoyaremos esta proposición no de ley.

Nada más. Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Belinda.

Creo que, concluido el debate... (El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación.)

Bien, señorías, vamos a votar la proposición no de ley del Grupo Nacionalista Canario, sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la normativa de protección contra la introducción en el archipiélago de organismos nocivos para vegetales y productos vegetales.

Hay unas enmiendas del grupo proponente que en realidad no son enmiendas, son correcciones. En el punto 1 está equivocado el nombre del ministerio, antiguamente era MAPA, ahora es Magrama. Lo corrige. En realidad eso no es una enmienda. Y en el punto 3, que es en el que no se han puesto de acuerdo, "en la cuantía equivalente a lo recaudado", falta poner "en el ejercicio anterior", porque si no lo recaudado, pues, no se sabe, "en el ejercicio anterior". Y, por último, hay un error en cuanto a una orden ministerial que se referencia, que en realidad es un artículo de la ley, de la Ley 43/2002, de Sanidad Vegetal.

Y sí hay una enmienda de adición, del propio grupo proponente de la proposición, que dice: "Que el Gobierno de Canarias inste al Gobierno del Estado para que este no lleve a cabo modificación de la orden ministerial ni permita ningún tipo de excepciones a la misma que pudieran dar lugar a las importaciones de vegetales y productos vegetales". La enmienda, claro, hay que votarla con el texto, se puede estar de acuerdo o no, pero es una enmienda propia. Eso realmente sí es una enmienda, porque es una adición.

Y se vota con, ya digo, con las correcciones que se hicieron y la enmienda esta de añadir. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 57 presentes; 38 a favor, 19 en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0130 Sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la normativa de protección contra la introducción en el archipiélago de organismos nocivos para vegetales y productos vegetales.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico