Diario de Sesiones 60/2012, de fecha 4/12/2012
Punto 12

· 8L/PO/P-0481 Pregunta de la señora diputada doña Flora Marrero Ramos, del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre valoración de la reforma de la Ley del Aborto, dirigida al Gobierno.

El señor presidente: Entonces pasamos a la siguiente pregunta: de la señora diputada doña Flora Marrero Ramos, del Grupo Nacionalista Canario, dirigida al Gobierno.

Doña Flora.

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente. Señor consejero.

Esta pregunta entró por Registro el 24 de julio de 2012, donde el ministro de Justicia, del Partido Popular, don Alberto Ruiz-Gallardón -por cierto, vetado por el Colegio de Abogados por el asunto de las tasas judiciales-, pues, anunciaba en esa fecha la reforma de la Ley del Aborto, que iba a tener lugar antes del mes de octubre. Estamos en el mes de diciembre y por una vez me alegro de que el Partido Popular incumpla, una vez más, sus promesas y no haya llegado este proyecto al Congreso, esta reforma que tenía pensado hacer sobre la Ley de la Salud Sexual y Reproductiva en los supuestos anunciados. Lo más grave es la supresión de los plazos y que no sea un motivo para abortar la malformación del feto. Desde luego la consecuencia, si se llevara a cabo esta reforma, sería que las ricas abortarían con todas las garantías en la clandestinidad y las mujeres con menos poder adquisitivo a hacerlo como puedan, como ha sido, de hecho, toda la vida.

La interrupción voluntaria del embarazo es una decisión difícil, responsable para la mujer, y si se reforma la ley habría más desigualdades sociales y mayor inseguridad sanitaria y jurídica. El derecho al aborto es un derecho humano de la mujer, un derecho de las mujeres a la planificación familiar y a decidir libremente sobre su propio cuerpo. Este derecho está reconocido tanto en las resoluciones de las Naciones Unidas como en las propias resoluciones del Parlamento Europeo, donde España forma parte.

Como diputada, señor consejero, me parece peligroso que los poderes públicos decidan interferir en la decisión consciente y seria de la mujer sobre su propio cuerpo y por ello quiero plantearle esta pregunta: si el ministro de Justicia del Gobierno de España tiene previsto reformar la Ley del Aborto, ¿qué valoración se tiene desde el Gobierno de Canarias ante este cambio legislativo?

El señor presidente: Muchas gracias, doña Flora Marrero.

Por el Gobierno, señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, don Francisco Hernández Spínola.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Señora diputada.

Nosotros calificamos como muy grave la propuesta del ministro Ruiz-Gallardón de volver al sistema de supuestos de despenalización del aborto en lugar del sistema de plazos que está actualmente en vigor, que se ha instaurado. Más aún cuando agrega que la malformación del feto no va a ser un supuesto para abortar. Alertamos, alertamos de que una legislación más restrictiva pone en grave riesgo la salud, la salud de las mujeres, porque aboca a las mismas a abortar, a interrumpir el embarazo, a acudir a las interrupciones clandestinas, principalmente aquellas mujeres que no pueden de ninguna forma, no tienen recursos económicos, no pueden acudir a otros países que permitan la interrupción. Por tanto, se está fomentando la desigualdad social y la inseguridad jurídica y sanitaria.

Pensamos realmente que desde el año 1985 este es un problema superado en España y no entendemos por qué ese afán del Partido Popular de modificar esta ley. En nuestra opinión, el ministro lo que hace es demagogia y populismo, al centrar el debate en el supuesto que permitía la interrupción del embarazo en los casos de existir malformación del feto, ocultando que nos encontramos realmente ante un problema ideológico, un ataque a los derechos y libertades de las mujeres y sobre todo a su salud reproductiva.

Creemos que la última reforma que se llevó a cabo por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero colocó a España en el mismo nivel que el resto o de la inmensa mayoría de los países de la Unión Europea y que ahora, lamentablemente, eso supone una vuelta atrás, a una época oscura, una auténtica regresión. En definitiva, para el Gobierno de Canarias se trata de un grave atropello hacia el derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres. Lo lógico sería haber mantenido y mantener la ley actual y, en su caso, esperar a que haya un pronunciamiento del Tribunal Constitucional, como ocurrió recientemente con la sentencia sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, que vino a validar las leyes que se aprobaron en los gobiernos socialistas anteriores.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero.

Doña Flora, ¿no desea hacer uso de...? Le quedaban unos segundos, pero si da por concluida su intervención... (La señora diputada señala que ha concluido.)

Pues muchas gracias.