Diario de Sesiones 61/2012, de fecha 5/12/2012
Punto 2

· 8L/C-0705 Comparecencia del Gobierno -consejera de Sanidad-, a petición propia, sobre el Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Materno Infantil de Gran Canaria.

El señor presidente: Continuamos con el orden del día, señorías.

Y estaba prevista la comparecencia de la señora consejera de Sanidad, a petición propia, sobre el Servicio de Cardiología Pediátrica del Materno Infantil de Gran Canaria.

Doña Brígida Mendoza, señora consejera de Sanidad, tiene la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Buenas tardes a todos. Señor presidente, señorías.

He solicitado a petición propia para explicar la evolución que ha tenido el Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias en los últimos días.

Antes que nada, vaya desde aquí nuestro apoyo por la implicación y dedicación de la Asociación Canaria Tricontinental de Cardiopatía Congénita y a la Asociación Corazón y Vida y, como no puede ser de otra manera, a las familias.

En primer lugar, pasaré a explicar las motivaciones que llevaron a la Dirección Gerencia del Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil a tomar la decisión de llevar a cabo una profunda reorganización de la cirugía cardiaca pediátrica. La calidad de los resultados de la cirugía cardiaca pediátrica está en relación directa con el número de intervenciones, cirujanos y años. De hecho, la Sociedad Europea de Cirugía Cardiovascular recomienda realizar 250 intervenciones por centro y año y la Academia Americana de Pediatría aconseja que se practique un mínimo de 3 intervenciones a la semana por cirujano, es decir, unas 125 cirugías al año. Lo que supondría, en el caso del Servicio del Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, una casuística necesaria de al menos 375 intervenciones. Sin embargo, debido a la escasa población de referencia, a pesar de los esfuerzos realizados también a lo largo de estos años, la actividad del servicio no había alcanzado las expectativas, siendo inferior a lo recomendado por estas sociedades científicas internacionales. En el año 2010 se realizaron 111 intervenciones quirúrgicas; en el año 2011, 86 intervenciones quirúrgicas; y 46, hasta septiembre del año 2012.

No se trataba, pues, de un problema económico sino de un insuficiente volumen de actividad. La medida recibió, el pasado 31 de octubre, el apoyo unánime de la junta técnico-asistencial del complejo hospitalario.

La junta es el órgano colegiado de asesoramiento del equipo directivo en lo relativo a actividad asistencial. Además es el órgano de participación de los profesionales en la toma de decisiones. Los componentes de esta junta son elegidos por votación directa de los trabajadores de los hospitales y tienen representación de los profesionales en cuanto a las distintas especialidades médicas, quirúrgicas, enfermería y servicios de atención al paciente.

Puesto que la existencia del Servicio de Cirugía Cardiaca Pediátrica no ha evitado que se hayan tenido que seguir trasladando durante todos estos años, durante todo este tiempo, a los pacientes más graves a los centros de referencia, servicios y unidades nacionales acreditados por el Ministerio de Sanidad, también se comentó en su momento que estos traslados continuarían realizándose con las mismas garantías en un avión medicalizado del Servicio de Urgencias Canario, que cuenta con el modelo de avión más utilizado en el mundo para transporte sanitario en trayectos cortos y medios y dispone de una autonomía de vuelo de casi seis horas. Lo que permite realizar traslados directos entre Canarias y Península sin necesidad de realizar escalas para repostar combustible. Por ejemplo, los últimos dos traslados a Barcelona, que se han realizado en el mes de octubre, en el mes de octubre pasado, tuvieron una duración de 3 horas y 50 minutos y se hicieron sin repostar. El avión está equipado como una UVI móvil, que cuenta con respirador para neonatos, monitor, desfibrilador, incubadora, bombas de perfusión, medicación de intensivos, aspiradores, marcapasos, etcétera. Además tiene capacidad para un paciente en camilla o incubadora y dos más sentados y personal sanitario perfectamente formado y que periódicamente hace rotaciones por el Servicio de Pediatría y Neonatos para su reciclaje.

Y entonces, ¿cuál era la diferencia? La actividad quirúrgica del servicio se concentra durante una semana al mes, en la que se desplaza desde Italia hasta Gran Canaria un cirujano cardiaco y un cardiólogo de la Fundación San Donato. Todos los pacientes susceptibles de intervención quirúrgica son programados para esa única semana. 11 semanas al año, ya que en agosto normalmente tienen vacaciones y en ese mes no vienen. Operándose los lunes y los martes los casos más complejos, en los que el cirujano de la Fundación San Donato actúa como primer cirujano, como cirujano principal, y los profesionales del complejo hospitalario como ayudantes. En el resto de los días de la programación de esa semana los cirujanos del Materno, los cirujanos cardiacos del Materno, hacen aquellas intervenciones, los casos que son técnicamente más sencillos. En cuanto a las 41 semanas del año restantes, los pacientes graves que no pueden permanecer a la espera del desplazamiento del cirujano desde Italia se trasladan a centros de referencia nacionales en aviones medicalizados.

Hasta el momento la colaboración establecida con la fundación italiana ha tenido por finalidad que los cirujanos del hospital adquirieran la formación necesaria para que abordaran la actividad quirúrgica con total autonomía y asegurar una actividad permanente los 365 días del año y no únicamente durante las 11 semanas, es decir, 55 días actuales.

Transcurridos cinco años desde el inicio del acuerdo de colaboración con la fundación, no se han cumplido los dos objetivos perseguidos: alcanzar una actividad asistencial anual que permitiera cumplir con las recomendaciones de las sociedades científicas, como consecuencia del escaso número de pacientes por año, que los profesionales adquirieran la destreza necesaria para no necesitar apoyo de cirujanos externos en casos de alta complejidad.

También es importante comentar que en el año 2009 el Servicio Canario de la Salud propuso ante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud la designación del Servicio de Cirugía Cardiaca Pediátrica del complejo hospitalario como centro de referencia para la asistencia integral de neonatos con cardiopatía congénita y de niños con cardiopatía congénita compleja. La propuesta fue denegada por el ministerio fundamentalmente por no tener un número de actividad suficiente para mantener la formación adecuada en casos de alta complejidad por parte de nuestros profesionales, entre otros procedimientos.

Tras abordar el tema del Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias en esta misma sede parlamentaria el 12 de noviembre, me comprometí a trabajar con padres, con profesionales, con las asociaciones, para todos juntos trabajar en el camino de dar una atención de excelencia y obtener unos resultados óptimos para nuestros niños.

Después de atender los compromisos parlamentarios convoqué una reunión de trabajo el día 14 de noviembre, en la que estuvieron presentes las dos asociaciones de padres, cardiólogos pediátricos, cirujanos cardiaco-pediátricos y las asociaciones. Finalizada la misma, acordamos ofrecer al día siguiente una rueda de prensa, en la que me acompañaron el secretario de la Asociación Canaria Tricontinental de Cardiopatías Congénitas, la presidenta de la Asociación Corazón y Vida, así como la directora del Servicio Canario de la Salud. Por tanto, aprovechar esta comparecencia para agradecer el talante de todos, y repito, de todos, los asistentes a aquella reunión de trabajo.

Esta reunión y posterior rueda de prensa fueron sobre todo importantes para lanzar un mensaje de tranquilidad y confianza en el sistema a padres y madres, ya que ningún niño canario va a quedar sin la asistencia adecuada. Profesionales, asociaciones y Administración estamos de acuerdo en que hay que llevar a cabo una profunda restructuración, una profunda restructuración de la cirugía cardiaca pediátrica. Por tanto, acordamos trabajar conjuntamente en una reorganización de la atención en cirugía cardiaca infantil. Avanzamos entonces con una hoja de ruta establecida para iniciar un trabajo coordinado y que se ha materializado la pasada semana, concretamente el miércoles, 28 de noviembre, con una reunión del grupo de trabajo creado a tal efecto. Todas las partes entendimos la no viabilidad del acuerdo actual con la Fundación San Donato de Italia por no estar ajustada a Derecho.

Asimismo, continuaremos trabajando en la línea abierta hace tiempo con centros de referencia nacionales para trasladar allí a los niños que no puedan ser operados en Canarias. Entre estos centros de referencia está el Hospital, por ejemplo, Valle de Hebrón, con el que ya habíamos mantenido contactos en este sentido. Y en cualquier caso aclarar que eso no impide la remisión a otro centro de referencia. En estos momentos está constituido un grupo de trabajo multidisciplinar sobre el proceso asistencial a las cardiopatías congénitas, con unos objetivos y cronogramas establecidos, donde está incluida la perspectiva de paciente y familia en el proceso de atención a protocolizar, garantizando en todo momento la calidad y continuidad asistencial en función del nivel de complejidad de la patología.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Brígida Mendoza, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0705 Sobre -Consejera de Sanidad-, sobre el Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Materno Infantil de Gran Canaria.