Diario de Sesiones 63/2012, de fecha 19/12/2012 - Punto 3

· 8L/M-0016 Moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de la interpelación del Grupo Parlamentario Popular, sobre traslado a la Península de niños canarios con cardiopatías congénitas, dirigida a la señora consejera de Sanidad (I-29).

El señor presidente: Y continuamos, señorías, con las proposiciones no de ley, es decir, retomamos el orden del día... Perdón, teníamos antes una moción, cierto.

Moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de la interpelación, sobre traslado a la Península de niños canarios con cardiopatías congénitas, y la moción está dirigida a la señora consejera de Sanidad.

Para la presentación de la moción, doña Mercedes Roldós.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenos días, señoras y señores diputados.

Intervengo en este turno de palabra sobre la moción consecuencia de la interpelación que se sustanció en el pasado Pleno parlamentario, dirigida, esa interpelación, a la consejera de Sanidad, acerca de la unidad de referencia regional de cirugía cardiaca infantil. Me van a permitir unas breves palabras, nada más que para hacer un pequeño resumen (Abandona la Mesa el señor presidente y le sustituye el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández).

Señorías, en el año 2001, y gracias a la generosidad de un palmero universal, el doctor Brito, que decidió pasar en Canarias los últimos años de su vida y constituir una unidad de referencia regional en Canarias para que los niños con cardiopatías congénitas... (Rumores en la sala.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, perdón. Señorías, guarden silencio, por favor.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

Ese canario universal, en los últimos años de su vida, constituye una unidad de referencia regional para tratar a los niños con cardiopatía congénita y evitar su traslado a la Península, mejorando de manera notable su calidad de vida y sus expectativas de vida.

Posteriormente, en el año 2007, ya con el doctor Brito jubilado, la Consejería de Sanidad, la dirigía la señora Julios, aquí presente, suscribe un convenio de colaboración con una prestigiosa fundación internacional, la San Donato, de Milán, para atender a los niños en Canarias y además favorecer la formación continua de sus profesionales.

Desde ese inicio en el año 2001, más de 1.000 pacientes canarios han sido intervenidos quirúrgicamente en esa unidad, con unos resultados excelentes, superiores incluso actualmente a la media española y a la media europea. El trabajo de unos profesionales en esta unidad, que ha permitido salvar cientos de vidas de niños y mejorar su calidad de vida y sus expectativas de vida.

El pasado 30 de octubre de 2012, apenas hace dos meses, mediante una orden de la directora del Servicio Canario de la Salud, la Consejería de Sanidad decide el cierre de esta unidad con fecha 31 de diciembre de 2012. Con una consecuencia directa: derivar a estos pacientes a la Península, con unas consecuencias seguras de aumentar su mortalidad y morbilidad, y también llevaba equiparado el traslado de las embarazadas con diagnóstico prenatal de cardiopatía congénita.

Esta decisión errónea suponía también el cese de los procedimientos de hemodinámica intervencionista. Es decir, de esos cateterismos que evitan la cirugía cardiaca con circulación extracorpórea, la cirugía abierta, y que tienen cada vez una mayor indicación y que cada vez salvan a más niños. Esta unidad también desaparecería porque necesita un equipo quirúrgico al lado para poder intervenir en el caso de complicación o de emergencia.

Esa decisión errónea ya ha sido anulada gracias a la concienciación social que han realizado los profesionales y sobre todo los padres de estos niños, que han removido la conciencia de todos los canarios y que en pocos días recogieron más de 100.000 firmas, que han llevado a que la consejería haya reculado, haya rectificado y haya constituido un grupo de trabajo con los profesionales y con los padres de los niños para dar continuidad.

Hay otros problemas añadidos. Los mayores, cardiópatas congénitos, mayores de 14 años, se tienen que trasladar a la Península para ser intervenidos en unidades similares iguales que la de Canarias y hay solamente en la provincia de Las Palmas más de 40 chicos mayores de 14 años esperando el traslado a la Península.

Y además se habían iniciado en esta comunidad autónoma desde el 2009 proyectos de cooperación internacional para atender a niños de nuestro entorno africano. Se trajeron niños de Senegal, niños de Mauritania, niños de Burkina Faso, a coste cero, porque fueron financiados por ONG internacionales, y se pudieron operar aquí. ¿Qué mejor tarjeta de visita para eso que se nos llena la boca de decir la cooperación, el futuro de Canarias en las relaciones con África que poder salvar la vida de sus niños, que poder atender a sus niños y mejorar también la formación de sus profesionales?

En el año 2010, en julio, firmamos un convenio de colaboración entre el Servicio Canario de la Salud, la Gerencia del Hospital Materno-Infantil y la Asociación Tricontinental de Cardiopatías Congénitas para, con fondos Feder, poder atender hasta 30 niños de Senegal en el Materno Infantil y además dar apoyo de formación continua al hospital de Dakar, al Hospital Fann. Un proyecto que esta consejería ha dejado abandonado.

Y, señorías, el objeto de esta moción no es otro que recabar el pronunciamiento, el pronunciamiento, de los 60 diputados de esta Cámara. Me hubiera gustado que el presidente del Gobierno y el vicepresidente estuvieran aquí para apoyar con su voto esta decisión. Creo que el presidente del Gobierno, que se ha reunido con los profesionales y con los padres de los niños, debería estar aquí, apretando el botón y dando su apoyo a esta continuidad de esta unidad tan necesaria para Canarias.

Y, señorías, el Grupo Parlamentario Popular, igual que ha hecho el Partido Popular en otras instituciones -el Cabildo de La Palma, con una declaración institucional conjunta por parte de todos los grupos, el Cabildo de Gran Canaria recientemente, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, diferentes ayuntamientos a lo largo y ancho de toda la geografía canaria, han apoyado, de manera unánime... Es verdad que en el primer sitio mi compañera Astrid Pérez no logró éxito de sensibilizar a sus compañeros de Coalición Canaria y Partido Socialista en el Cabildo de Lanzarote, pero... eso es verdad, que esos integrantes de estos partidos políticos de Coalición Canaria y del Partido Socialista. Tengo que reconocer que Nueva Canarias siempre ha apoyado esas declaraciones institucionales de manera intensa y favorable.

Y, señorías, lo que recabamos es su apoyo para algo, un acuerdo de mínimos, y ese acuerdo de mínimos pasa por, en primer lugar, garantizar la continuidad, garantizar que esa unidad no se va a cerrar de ninguna manera, y para eso que el Gobierno de Canarias tome todas las medidas que tenga que tomar, presupuestarias, organizativas, para que siga siendo una unidad de referencia regional para tratar a los niños con cardiopatías congénitas; que esa unidad mantenga al menos esos excelentes resultados en calidad y en seguridad que tiene hasta ahora; que formalice la Consejería de Sanidad todos los convenios que considere oportunos con los centros de referencia nacional para dar continuidad asistencial a aquellos casos de mayor complejidad, como había venido sucediendo hasta ahora, a lo largo de los últimos once años.

En segundo lugar, que no abandone el proyecto Cardiosen, a que se lleve a cabo el proyecto Cardiosen con Senegal, y que se promuevan, que se fomenten otros proyectos de cooperación internacional que pueden ser financiados con fondos europeos. Que hay ONG internacionales dispuestas, dispuestas a financiar, y eso lo sabe el presidente del Gobierno, porque en un congreso internacional sobre cardiopatías congénitas muchísimos países de nuestro entorno africano con representación de ministros de Sanidad, de presidentes de Gobierno, con el presidente del Gobierno de Canarias, estaban dispuestos, a través de ONG internacionales, a traer a Canarias, a esa unidad que tiene capacidad para atender a más niños de los que atiende, atender a niños de nuestro entorno africano.

Y, por último, señorías, la última petición, que no es menor, que es algo que no nos va a costar más y que es importantísimo para los chicos de Canarias que tienen cardiopatías congénitas, que es garantizar la asistencia integral médico-quirúrgica en Canarias, sin que se tengan que trasladar, sin que tengan que esperar, que se puedan atender aquí, en esta unidad, los pacientes mayores de 14 años con cardiopatías congénitas.

Es lo que solicitamos de los 60 diputados que se sientan en esta Cámara, ese acuerdo de mínimos que dé tranquilidad, que dé garantía a los padres y a los profesionales de Canarias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

A esta moción del Grupo Parlamentario Popular se ha presentado una enmienda de los Grupos Nacionalista Canario y Socialista.

Para su defensa, el señor Morera.

Tiene usted la palabra.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente.

Bueno, creo que quedó clara nuestra postura en el anterior Pleno a este respecto, pero por supuesto no vamos a desaprovechar la oportunidad de ahondar en este tema.

Parece que se ha puesto de manifiesto que la fórmula actual de atención en cirugía cardiaca pediátrica en el Hospital Materno Infantil de Canarias no es viable ni aceptable, por razones de calidad, de capacitación y sobre todo de sostenibilidad futura. Es lamentable que hayamos tardado cinco años en darnos cuenta. Como siempre, en políticas de salud el cortoplacismo superó las visiones a largo plazo. La necesidad de dar soluciones sostenibles, duraderas y efectivas debe estar por encima del parche caduco e insostenible.

Les recuerdo nuestra propuesta a este respecto. Nosotros proponemos un servicio de cirugía cardiaca público, único, para la atención de adultos y niños, con los recursos humanos apropiados y cumpliendo los estándares de calidad adecuados.

En cualquier caso, la solución del problema, como ha comentado la señora Roldós, ya está encaminada con el acuerdo de todas las partes y la puesta en funcionamiento de un grupo de trabajo. Ahora solo queda realizar el control parlamentario adecuado para que las cosas vayan por los cauces pertinentes.

Entendemos, por tanto, que esta moción es fruto de la inercia parlamentaria y que, ya que existía el acuerdo de las partes, se podría haber consensuado una declaración institucional de todos los grupos para dar más peso al pronunciamiento y una imagen de preocupación compartida con la sociedad.

Del texto de la propuesta de la moción nos alegra el componente solidario que introduce el Grupo Popular, que alienta a la atención de extranjeros. Ya nos gustaría que fuera igual con los extranjeros ilegales que viven entre nosotros, que pudiera ser el caso de que fueran incluso más desfavorecidos que los que vamos a traer para tratar aquí. De esto les podría yo contar algunas anécdotas.

Por otra parte, resulta anecdótico que aludan ustedes en su moción a los centros de referencia nacional, ahora que se cargan ustedes -el Partido Popular- el Fondo de Cohesión Sanitaria con el que se sufragaban los gastos de asistencia de estos centros.

Hemos presentado esta enmienda, conjuntamente con el Grupo Nacionalista, entre otras cosas porque no queda recogida en su propuesta la vocación de provisión pública del servicio, y esto para nosotros es importante. Los tres puntos que recogen ustedes en su enmienda se podrían desarrollar mediante la concertación de servicios, y a eso no estamos dispuestos. En mi intervención del pasado Pleno a este respecto incidí en nuestra vocación de la provisión pública de los servicios sanitarios y la cirugía cardiaca no podía ser menos, sino todo lo contrario, por lo sensible de la patología de que se trata. Tras mi alegato en defensa de lo público, en contraposición a lo privado y mi exposición de la vorágine privatizadora de la Comunidad de Madrid, la portavoz del Grupo Popular en su intervención -y la comparecencia no era mía sino de la consejera de Sanidad- quiso replicarme refiriéndose a la Comunidad de Andalucía. En aquel momento tergiversó datos que ahora quiero aclarar, diciendo que allí los centros públicos asistenciales tenían gestión privada. No es así, señora Roldós: en Andalucía el 100% de la asistencia es de provisión pública. Andalucía cuenta... -(Ante los gestos de la señora Roldós Caballero.) le cuento, le cuento-, Andalucía cuenta con 83 centros de Atención Especializada, 30 hospitales, 36 centros de Atención Especializada extrahospitalaria, gestionados directamente por el Servicio Andaluz de Salud, y otros 17 -que puede ser a los que usted se quería referir el otro día cuando dijo 17-, y otros 17 hospitales gestionados por agencias públicas empresariales, públicas, no privadas. En Atención Primaria son 1.500 centros de salud, gestionados todos por el Servicio Andaluz de Salud. En cualquier caso, le insto a que si usted me da el nombre del centro sanitario y la empresa privada que lo gestiona, yo estaré dispuesto a reconocerlo, si fuera el caso, pero no, ya está consultado.

Además, además, Andalucía es la comunidad con menos porcentaje del presupuesto de su consejería dedicado a concertación de servicios, exactamente el 3,8%.

Hablando de concertación, también se despistó usted cuando dijo el otro día que no me había preocupado de los presupuestos de la actividad concertada en Canarias. Le quiero recordar que en mi intervención de la Comisión de Presupuestos, que fue cinco días antes del Pleno al que me estoy refiriendo, fui yo el que dio las cifras del Presupuesto del epígrafe 25 y mi preocupación por esos datos. A las grabaciones me remito.

También quiero recordarle que el otro día les dije que la ola mediática a la que se habían subido les iba a dar un revolcón. ¡Pues qué cosas tiene el destino, qué cosas tiene el destino! Hace unos días publica la prensa sanitaria que el Ministerio de Sanidad ha acordado criterios con las sociedades científicas para cerrar o concentrar servicios de Neurocirugía, Oncología, trasplantes y -voilà- Cirugía Cardíaca. El ministerio. Señora consejera, ha sido usted una vidente, porque ha puesto en marcha medidas antes de que las haya ordenado el Ministerio de Sanidad. Señores del Grupo Popular, deberían tener ustedes más comunicación con sus órganos nacionales. A ver cómo explican ustedes ahora que, con la fanfarria que montaron aquí al respecto, es su partido...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí. Señor diputado, tiene usted treinta segundos para concluir.

El señor Morera Molina: Es su partido el que dice ahora que hay que cerrar o concentrar los Servicios de Cirugía Cardíaca. Solo faltaría que con el esfuerzo que estamos haciendo ahora para mantener la cirugía cardiaca fuera el ministerio el que nos cerrara el servicio.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Grupo Nacionalista, doña Marisa Zamora, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora Zamora Rodríguez: Gracias, presidente. Señorías.

La verdad es que siempre he dicho en esta Cámara que me repele que se utilice la demagogia política para los servicios públicos, sobre todo me repele para la sanidad. Y más me repele cuando se trata de un problema tan grave y tan delicado como el que afecta a la sanidad de niños y de familias que están afectadas por niños con graves patologías cardiacas. Y eso es lo que ha hecho la señora Roldós, ha utilizado la demagogia para obtener un rendimiento político sin que se le mueva un solo pelo. Ha utilizado a padres, a madres, a familias, a niños, para obtener un puñado de votos sin que se le mueva un solo músculo, y eso me parece a mí gravísimo. Y lo digo aquí porque es mi obligación, es mi obligación decirlo.

Señora Roldós, no me hable de poca vergüenza porque ya estoy harta de estarla oyendo hablar mientras se le quita el turno de la palabra a una diputada. ¡Estoy harta! (Ante las manifestaciones de la señora Roldós Caballero desde su escaño.) Usted el otro día se ensañó con la consejera, la insultó, la llamó mentirosa, utilizó un PowerPoint ridiculizador (Prosiguen las manifestaciones de la señora Roldós Caballero.), la culpó... ¿Estoy en el uso de la palabra o no estoy?

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señoría, por favor.

Todos guarden respeto a quien interviene en la tribuna. No la interrumpan, no le dicen manifestaciones que entran en diálogo y así, si todos nos oímos un poquito, seremos más respetuosos con los demás y al final todos, si son aludidos, no se preocupen, que la Presidencia les dará la palabra.

Prosiga, prosiga, señora diputada.

La señora Zamora Rodríguez: La culpó incluso de dos muertes de dos niños de Senegal que no habían sido operados. Eso me parece realmente grave, realmente grave. Cuando ella era consejera no admitía ni una sola crítica de nadie, porque se le tiraba a la yugular y se le decía que era la consejera más soberbia porque no admitía ni una sola crítica, y aquí, con don Juan Carlos Alemán, hizo pública una conversación privada que se había tenido. Por tanto, no me parece nada de fiar una persona como esta (Manifestaciones de la señora Roldós Caballero desde su escaño).

Señora Roldós, por favor...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada -doña Marisa, perdón-, señora diputada, le ruego que guarde silencio y se siente en su escaño. Cualquier cuestión que quiera plantear, cuando termine la interviniente, podrá usted plantearlo. No se puede interrumpir a quien está en uso de la palabra por ningún diputado, excepto por el presidente.

Prosiga, señora diputada. Está parado el tiempo, señora diputada.

La señora Zamora Rodríguez: Señora...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Y le ruego que se atenga a la cuestión que estamos hoy, que es una moción consecuencia de una interpelación.

La señora Zamora Rodríguez: Ha hecho un circo mediático de este tema; desde luego esto le pasará factura.

Lo que le digo es que nuestro grupo ha apostado por que se mantenga el Servicio de Cirugía Cardiaca Pediátrica del Materno-Insular, que se potencie, que se haga una reestructuración amplia, que sea un servicio autónomo, autosuficiente y que los niños que no puedan ser atendidos aquí sean atendidos en la Península. La consejera ha cumplido con lo que dijo. Antes de presentar la interpelación, constituyó el grupo de trabajo. No solamente con profesionales, sino también con padres y además con la Administración como garante, con todos los datos sobre la mesa, con transparencia, con una hoja de ruta, con un cronograma. Ya ha habido tres reuniones y yo espero que se le dé una pronta solución.

Pero, mire, yo creo que esta moción -por eso hemos presentado un texto alternativo- queda coja, porque yo creo que tienen que intervenir, para mantener la continuidad de este servicio deben intervenir esos maravillosos fondos de cohesión que tiene proyectados el Gobierno del Estado para que nuestro centro de referencia siga funcionando y para que esos convenios que se firmen con otras comunidades autónomas para que nuestros niños sean desplazados se puedan financiar, con esos maravillosos fondos de cohesión de los que habla la señora portavoz del Partido Popular, que ya no habla de aquella deuda histórica de los 1.400 millones de euros. Todo eso se olvidó porque eso ya no existe.

En definitiva, es verdad lo que dice el señor Morera, que sanidad acuerda criterios con las sociedades científicas para el cierre o la concentración de servicios hospitalarios. El ministerio elaborará un documento con recomendaciones que las comunidades autónomas tomarán como referencia para reorganizar sus servicios. El ministerio trabaja en la antesala de lo que será una profunda reorganización de los servicios hospitalarios del Sistema Nacional de Salud. Según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, los altos cargos del ministerio trabajan, junto a las sociedades médicas de cardiología, cirugía cardiaca, neurocirugía, oncología y trasplantes, para acordar criterios mínimos en estos servicios de hospital que, de no cumplirse, den sustento a las comunidades autónomas para su cierre o para la concentración de estas unidades. Y eso lo dije yo en el último Pleno. Tenga en cuenta que esto es un tema muy grave que puede afectar a una comunidad autónoma alejada y con unas necesidades distintas a las del resto del territorio nacional.

Y usted habla siempre y se llena la boca con el convenio Cardiosen. Mire, el convenio -que lo he visto yo- está firmado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, está firmado por un instituto de Senegal y está firmado por la Asociación Tricontinental. No aparece para nada la firma del Servicio Canario de Salud. Y estoy de acuerdo con ser solidaria, y estoy de acuerdo porque ese convenio era para potenciar un servicio en Senegal, no para potenciar el Servicio de Cirugía del Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria, que se compró incluso un quirófano, un aparato, una máquina de corazón artificial y que se pudieran operar mediante la rotación de estos médicos de Senegal, para que aprendieran, vinieran aquí y pudieran operar a 30 niños de Senegal. Pero, miren por qué, la solidaridad de la señora Roldós y después aprueban un decreto para dejar fuera a los inmigrantes irregulares. Esa es la solidaridad. Que además, por cierto, el Tribunal Constitucional se lo ha cargado, se lo ha cargado, porque ayer dijo que no se pueden anteponer los criterios económicos a la salud de las personas y a la salud de la población. O sea, que esa es la solidaridad del PP, que se preocupa de los niños senegaleses, pero no se preocupa de que los inmigrantes irregulares sigan teniendo atención sanitaria.

Por tanto, nuestro texto alternativo es mucho más amplio, porque habla de seguir con proyectos de colaboración internacional, habla de los fondos de cohesión, habla de mantener el Servicio de Cirugía Cardiaca, y desde luego yo creo que aquí, como dije, estamos para llegar a acuerdos y consensos. Creo que la consejera ha trabajado y sigue trabajando en este tema con todos los padres, como se comprometió, y con todos los profesionales, y creemos...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, señora diputada, tiene usted treinta segundos para concluir.

La señora Zamora Rodríguez: ...y con total trasparencia para que, trabajando de manera seria y rigurosa, se pueda traer una solución a corto plazo para que el centro del Servicio de Cirugía Cardiaca Pediátrica de Las Palmas de Gran Canaria, del Materno, sea un centro de referencia de toda la comunidad. Pero desde luego utilizar la demagogia para un puñado de votos políticos es totalmente deleznable.

(La señora Roldós Caballero solicita la palabra.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Doña Mercedes Roldós, por l as dos cuestiones, por alusiones y por la cuestión de la fijación de posición en relación a la enmienda, tiene usted la palabra por tiempo de seis minutos.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

Miren, yo creo que hoy, señorías, se han retratado tanto el portavoz del Grupo Socialista como la portavoz de Coalición Canaria. El portavoz del Grupo Socialista, en sus cinco minutos de intervención, le ha dedicado más tiempo a la asistencia sanitaria que se presta en Andalucía y cuál es su dotación -le recuerdo, señor Morera, que yo estudié en Cádiz y que conozco perfectamente cómo es el sistema sanitario en Andalucía, igual usted tendría que viajar un poquito más-, pero desde luego ha puesto de manifiesto que a usted el tema de los niños con cardiopatías congénitas y la Unidad de Cirugía Cardiaca Infantil no le importan lo más mínimo. Y si esa es la posición de su grupo parlamentario, que yo estoy segura de que no, porque no lo ha sido así... Su partido en las diferentes instituciones ha votado a favor de lo que yo les estoy pidiendo hoy que den su voto. Miren, si es muy simple: ustedes van a votar que sí o que no a la continuidad de esa unidad, a que los niños cardiópatas congénitos de más de 14 se puedan operar en Canarias y no se tengan que trasladar y a que podamos ayudar a niños de nuestro entorno africano, además a coste cero. Nada más que eso. Ustedes verán si votan que sí o que no, es su decisión libre.

Y, señora Zamora, la verdad es que tener que escucharlo de usted, precisamente de usted que me conoce, igual que yo la conozco a usted, precisamente de usted, tener que escuchar las barbaridades que una ha escuchado... Mire, en ningún momento, y yo creo que cada vez que se ha debatido esto aquí, mire usted, nada más lejos que utilizar a los niños, la vida de las personas, ni para esta diputada que le habla ni para mi grupo parlamentario. Otros son los que en este Parlamento, y están los Diarios de Sesiones llenos de cuando el Partido Socialista acusaba a la consejera Inés Rojas de matar a los pacientes en espera de atención por la Ley de Dependencia; o el Grupo Socialista cuando nos acusaba de una muerte de un paciente en La Gomera; o cuando, señora Julios, la acusaban a usted de las muertes en cirugía cardiaca del Hospital Universitario. La verdad es que esos son estilos de otros, no los nuestros.

Mire, le vuelvo a decir, señora Zamora, la misma noche en que la señora consejera pone en la intranet del hospital que va a cerrar esta unidad -porque este lío lo ha formado ella sola, ella sola-, esa misma noche a mí me llaman los profesionales y los padres de los niños y me piden... Y, mire usted, señora Zamora, yo, por respeto a los padres, por respeto a sus señorías, de las barbaridades que dijeron en esas reuniones dirigentes de la Consejería de Sanidad a los padres y a los profesionales, no he hecho mención. Cualquier día se lo podría a usted contar, pues, de manera personal, porque a mí me da vergüenza ajena que alguien que es médico, que alguien que dirige la sanidad, hiciera afirmaciones de ese calibre. Nunca me oirá usted pronunciarlas. ¡Jamás!

Y le vuelvo a decir lo mismo. Mire, yo a la señora consejera no la acusé de nada, fueron sus propias palabras. Mire, era un corte, y se lo quiero aclarar a sus señorías porque algunos bien pensados -entre comillas- pensaron que yo ponía las fotos de un niño; no, no, mire usted, esto es el corte de un telediario de Antena 3, donde se recoge en apenas 40 segundos a la señora consejera diciendo que va a cerrar la unidad y luego en una rueda de prensa, que duró hora y media, decía la señora consejera: se ha hablado de cerrar, se ha hablado de no cerrar, pero yo nunca he dicho que voy a cerrar. Ella misma ha quedado por mentirosa. Mire, no es la primera vez, no es la primera vez: cuando no les pagaba a los farmacéuticos y decía que era porque se retrasaban las transferencias del Estado, mire, es que ella es la que miente; mire, cuando el señor Rodríguez le decía si iba a tener crédito presupuestario para pagar las farmacias hasta fin de año, ella decía que tenía crédito presupuestario hasta el 31 de diciembre del actual 2012. Mire, si es que se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

Pero, mire, aquí a mí no me va a quitar ni un minuto de lo importante. Y yo les digo a sus señorías: yo lo que estoy intentando es tranquilizar a esos padres, porque esos padres que han venido aquí, a este Parlamento, no están tranquilos. Esos padres me han pedido, han pedido a mi grupo que mantuviéramos la moción. Creo que ha sido una moción absolutamente abierta, respetuosa, generosa, en el sentido de, mire usted, tiene usted, señora consejera, toda la libertad para hacer los cambios organizativos, presupuestarios, que usted considere oportunos. Por cierto, señor Morera, en ningún momento hemos hablado de que fuera a hacerse en un centro privado, siempre hablamos del Hospital Universitario Materno Infantil de Gran Canaria. ¿Sabe usted cuál es? El Materno Infantil de Gran Canaria, hospital público, público. Sí, señor Morera, sí, señor Morera (Ante las manifestaciones del señor Morera Molina desde su escaño). Los que hacen y lo encubren de otra manera son ustedes. Por ejemplo, en esa enmienda 24 -y le recomiendo que se la lea-, que les da el camino abierto para que los hospitales o las infraestructuras públicas se puedan concesionar a los agentes privados. Sí, sí, sí (Ante los gestos del señor Álvaro Lavandera desde su escaño). Sí, señor Lavandera, sí. Eso que ustedes hacen y que ustedes presentan, que ustedes lo llaman privatizar cuando lo hacen los demás, pero cuando lo hacen ustedes lo tratan de esconder, ¿verdad?

Señoras y señores diputados, lo que está pidiéndoles el Partido Popular es que ustedes voten que sí o que no a la continuidad de este servicio...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada. Le he dado seis minutos y ha estado un tiempo suficiente.

Señoría, por lo que he oído a la señora diputada, no ha aceptado la enmienda, si no me equivoco.

(La señora Zamora Rodríguez solicita intervenir.)

Doña Marisa, ¿a qué efectos?

La señora Zamora Rodríguez (Desde su escaño): ...(Ininteligible.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, a efectos de oír una transaccional, por tiempo de un minuto tiene usted la palabra. Solo proponga la transaccional, por favor.

La señora Zamora Rodríguez (Desde su escaño): Sí.

Ofrecer al Grupo Popular el cambiar, como enmienda transaccional, cambiar esta enmienda de sustitución, que se convierta en una enmienda de adición. Y si no se acepta, presentaremos en el próximo Pleno una PNL con el contenido de esta enmienda.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Doña Mercedes, a los efectos expresos de la transaccional.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Si me permite, porque la transaccional que ofrece es añadir como enmienda de adición el texto, todo este texto. Señora Zamora, si me permite el presidente, en minuto y medio se lo explico.

Mire, en el punto 1 dice: "garantizar la atención a los...".

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): No, pero, señora diputada, dígame si va a aceptarlo o no. Si no lo va a aceptar...

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Perdón. Si lo va a aceptar, le doy la palabra para que me lo argumente; si no lo va a aceptar, me dice que no lo acepta y ya está.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Disculpe, señor presidente, creo que lo lógico es que me están diciendo que añada...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí. Pero, vamos a ver, usted ha rechazado la enmienda de sustitución. Ahora le dicen de adición. No es argumentar, es si usted lo admite, o me dice "voy a admitir una o dos o una parte". Si me va a argumentar a la otra por un minuto y medio para después decir que no, lo dice directamente y ya está.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): No. Si a usted no le importa, yo le voy a decir por qué no a cada uno de los puntos.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Entonces no la acepta, y ya está, señora diputada.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Pues muchas gracias por dejarme hablar, señor presidente.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Grupo Mixto, para fijar posición en relación a la moción, que queda a efectos de votación tal como la ha presentado el Partido Popular, al no aceptarse la enmienda ni como sustitución ni como adición.

Tiene usted la palabra, por tiempo de cinco minutos.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señorías, la Navidad debe servir no solo para ver a la familia y comer un poco mejor, sino también para que el espíritu de la Navidad nos influya.

Vamos a ver, nosotros vamos a votar a favor de la moción, porque, al margen de los antecedentes, de los errores, de los excesos que hemos vivido en torno a este debate, lo que debe prevalecer es el interés general y el futuro de los servicios sanitarios. Por lo tanto, nosotros, que hemos sido muy moderados en todo este proceso por responsabilidad, porque hemos tratado de anteponer siempre la imagen, el buen nombre del sistema público y sobre todo los derechos de los niños y de su familia a recibir una atención sanitaria compleja en nuestro territorio en las mejores condiciones de calidad, y por eso hemos tenido un perfil bajo en todo este debate. Y no porque no tengamos posición, la hemos tenido desde el principio y, si me apuran, con una cierta autoridad, con una cierta autoridad porque la historia no se hace sola. De manera que nosotros vamos a hacer prevalecer en este debate el interés general, lo relevante, lo importante, y es que los niños canarios que tengan la desgracia de tener esta patología puedan ser atendidos aquí en las mejores condiciones posibles en condiciones de calidad.

Que el sistema sanitario canario, que es distinto a todos los sistemas sanitarios continentales, tiene que desarrollar actividades, servicios, que en territorio continental no se justifican pero que aquí son imprescindibles.

Y me quedo con lo importante, por lo tanto. La moción, lo que se somete a aprobación, lo que queda, son los tres puntos que hacen los proponentes, que es establecer las medidas presupuestarias y organizativas para garantizar la continuidad de este servicio; un segundo punto referido a intensificar, porque eso es inteligente, porque eso es bueno para la calidad, para nuestra imagen y para nuestra proyección, intensificar las relaciones de cooperación en esta materia, porque hay condiciones objetivas para que se concreten; y, en tercer lugar, resolver un problema no resuelto, que son los chicos y chicas con esas patologías con más de 14 años, que teniendo, según los expertos, condiciones técnicas en el territorio para resolverlo hoy no lo hacemos, porque las normas a veces están pensadas para reproducirse a sí mismas.

De manera que nosotros apoyamos esta moción, porque lo que dice, no lo que se ha hecho ni lo que se ha dicho ni cómo se han comportado las partes -que esto a mí, pues, cada uno tiene la opinión que tiene, yo la he dado aquí cuando tocaba-, me parece secundario frente a lo principal. Creo que la moción recoge el compromiso suficiente para dar continuidad a este servicio y esto es lo que nos interesa. El resto, que es legítimo, lo tienen que juzgar los ciudadanos. Es decir, los comportamientos, el uso que se hace de los problemas y de las soluciones, al final queda ahí y son los ciudadanos los que tendrán que dirimir quién comete errores y lo paga electoralmente, quién comete excesos y lo paga electoralmente. Y aunque sea legítimo reproducirlo aquí, a mí hoy no me queda más remedio, como en las anteriores intervenciones sobre este asunto, que quedarme con lo principal, que es defender la continuidad de este servicio.

Lo que espero, además, es que se haga de forma diligente, porque yo no opino más y con más precisión para facilitar las soluciones, para facilitar el acuerdo, para facilitar la salida. Yo me he visto en estos tiempos con las familias y con los profesionales y lo importante ahora es que el espacio de cooperación que se ha establecido entre familias, profesionales y Gobierno funcione, garantice la continuidad en las mejores condiciones posibles, y esta moción lo reitera. Ya lo hemos dicho en este Parlamento y el Gobierno ha reconocido este compromiso, y esta moción lo reitera. Y, como lo que abunda no daña, nosotros suscribimos, por tanto, esta moción en sus términos, sin perjuicio de que la enmienda tenía cosas atractivas pero que no desmerecen yo creo que el balance o la propuesta que aquí se hace, y es garantizar la continuidad y promover algunos compromisos que no estaban tan claros.

Muchísimas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Señorías, procedemos a la votación de la moción, consecuencia de interpelación, moción del Partido Popular, tal como ha sido formulada. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 48 presentes; 48, sí.

Ha resultado aprobada.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/M-0016 Sobre consecuencia de la Interpelación del G.P. Popular, sobre traslado a la Península de niños canarios con cardiopatías congénitas, dirigida a la Sra. Consejera de Sanidad. (I-29).


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso Legal · Protección de datos personales