Diario de Sesiones 63/2012, de fecha 19/12/2012 - Punto 6

· 8L/PNL-0153 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre infraestructuras de telecomunicaciones.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos a la siguiente proposición no de ley: del Grupo Parlamentario Popular, sobre infraestructuras de telecomunicaciones.

Para la presentación de la proposición no de ley, por parte del Grupo Parlamentario Popular don Manuel Fernández tiene la palabra.

El señor Fernández González: Señor presidente. Señorías.

Traigo esta proposición no de ley a la consideración de la Cámara, porque realmente hay una, por lo menos yo lo siento, una gran preocupación por la especie de psicosis generalizada en la población, por desconocimiento por supuesto de la realidad, en cuanto a las coberturas de los móviles, las antenas de telefonía, y esto está creando una situación realmente preocupante, por lo menos en lo que se refiere aquí, a Canarias, y creo que este Parlamento debe tomar medidas. Ya hicimos una ley en el 2009 precisamente poniendo las bases para que se hiciesen las correcciones suficientes, tanto desde el punto de vista de ordenación del territorio como de las medidas medioambientales de todo lo que procediese, para que hubiese, sobre todo, cobertura en todas las islas y que abarcase a todos los habitantes de las islas.

Entonces yo simplemente voy a dar algunos reflejos de lo que realmente está sucediendo. Les voy a decir: Valle Gran Rey, Telefónica pide la licencia para instalar telefonía móvil; la zona costera está sin cobertura desde el mes de octubre. Llega el alcalde, llega el alcalde simplemente, sin encomendarse a nadie, manda a bajar la palanca y se acabó, y queda una zona turística, con gente que va allí, que no tiene cobertura ni puede comunicarse con el resto del mundo, ni con internet ni con nada, simplemente porque el alcalde así lo considera. Agache, sin cobertura telefónica móvil al ser retirada una antena; Los Abrigos, Granadilla, el ayuntamiento exige la retirada de una antena de telefonía móvil; El Sobradillo prepara protestas contundentes contra las antenas; Almácigo, Arona, los vecinos exigen la retirada de las antenas de telefonía móvil; Santa Cruz, Urbanismo investiga 11 antenas de telefonía móvil supuestamente ilegales -por supuesto para retirarlas-; Urbanismo inicia la retirada de 14 antenas de telefonía móvil sin licencia. El Cabildo de Gran Canaria califica de insalubres las antenas de telefonía móvil y deberán tramitarse ahora con arreglo a esta actividad clasificada. Santa Cruz, las antenas de telefonía móvil deberán estar a 500 metros de la población. A 500 metros, tienen que situarse todas, pues, en el mar, porque yo creo que aquí, no siendo en Las Cañadas... Tampoco sé si en Las Cañadas habrá algún sitio donde a 500 metros no haya alguien habitando, en las islas Canarias, algún habitante. A 500 metros, y ya está, y se quedan tan tranquilos. En Valle Gran Rey, sin cobertura móvil por miedo al cáncer.

Y, por último, tenemos aquí que la Unión Europea denuncia las trabas a las antenas de España. La Comisión cree que los ayuntamientos dificultan el despliegue de la red móvil. Bruselas ha llamado la atención a España por las trabas de los ayuntamientos a la colocación de antenas de telefonía móvil, necesarias para el desarrollo de la sociedad de la información, y los elevados impuestos de las autoridades locales.

Yo, señorías, yo no sé si, efectivamente, pues, yo no sé con qué intencionalidad, si es por temor... Antes los temores eran otros, los temores y los tópicos, los temores eran otros en las poblaciones. Yo, pues, por decirles algo, de niño me decían que hasta que no pasasen cuatro horas después de haber comido no podía bañarme, y todos nos lo creíamos y teníamos un miedo terrible a mojarnos por si acaso que nos muriésemos en el intento. Ni lavarse las manos, casi, ni en toma, ¿no? O que no se me ocurriera comer leche con plátanos, por ejemplo, que eso era venenoso total, o leche con moras. Todos esos, tópicos, y vivimos siempre sometidos a los miedos; y seguimos temiendo a los miedos, que las líneas de alta tensión, de alta tensión, pues, producían cáncer igualmente, las radiaciones de los efectos electromagnéticos, y siempre con miedo. Claro, hay alguien que se encarga de fomentar este temor en los medios ciudadanos, que realmente, pues, dificultan el desarrollo de la sociedad, evidentemente, evidentemente, ¿no? Es miedo, temer al cáncer, a las posibles radiaciones de los radares que dificultan... Y eso sí es miedo, yo sí tengo miedo a que no haya radar en la zona adecuada para que me cuide de posibles impactos indebidos, de impactos de aviones que no vayan por donde tienen que ir. Y se conoce que tienen miedo también a la instalación de radares, porque a alguien se le ocurrió que eso es un peligro para la humanidad. Cuando viene uno de los mayores y mejores inventos que ha tenido la humanidad, que es la telefonía móvil, que es el desarrollo más grande que puede tener un pueblo, que son siempre las comunicaciones... Los pueblos empezaron a desarrollarse casi en dirección vertical a medida que aumentaron las comunicaciones de todo tipo: las terrestres -las de caballos, las de las diligencias-, el ferrocarril -fue un gran avance en el desarrollo- y por supuesto la telefonía y por supuesto... la telefonía no, la telegrafía, y por supuesto la aviación y, por supuesto también, la telefonía móvil, que podemos trabajar desde cualquier lugar que nos encontremos para que funcione eficazmente nuestro desarrollo, que todos deseamos.

No podemos nosotros, no podemos nosotros aceptar, pues, suposiciones que se han comprobado por la Organización Mundial de la Salud, pero aquí no estamos inventando nada; o sea, aquí no es una ocurrencia que alguien diga que esto va a producir, pues, tal y produce. No, no, hay que ir a los organismos oficiales que estudian cómo hay que estudiarlo.

Los efectos de las radiaciones electromagnéticas en el ser humano o en los seres vivos está estudiado y contrastado y de una forma, pues, de una forma muy rigurosa por parte de la Organización Mundial de la Salud. Elevado a más de mil veces, a más de mil veces, lo que realmente se podría obtener, las radiaciones electromagnéticas de una telefonía móvil, lo máximo, o una estación base, no ha producido ningún efecto, ningún efecto en ningún órgano vital de los seres humanos. Y por supuesto de animales de ningún tipo. Esto es así de claro.

Muchas veces confundimos las ondas, las radiaciones. Hombre, hay rayos por el medio, que tenemos miedo. Estamos rodeados de radiaciones y de ondas por todos lados, la humanidad, no vivimos sin las ondas, es imposible, ¿no? Y las ondas que tenemos, las ondas magnéticas del propio campo magnético de la Tierra, ponemos una brújula y vemos cómo se mueve alrededor nuestro. Luego, que estamos influenciados, el cuerpo, las ondas electromagnéticas. Pero, miren, más todavía, hay mayores efectos, mayores efectos en las radiaciones electromagnéticas que tenemos en nuestras casas con nuestros propios electrodomésticos. No digamos nada de la televisiones y de las potentes televisiones que tenemos ahora, con esas pantallas de 80 pulgadas que tenemos delante de nosotros, a 3 metros de distancia. Y aquí nadie se preocupa de eso: "no, no, porque entonces me pierdo el partido de fútbol, aunque me muera, porque yo eso ya no me importa, pero a mí el partido de fútbol que no me lo quiten", ¿no? Por lo tanto, ese tipo de cosas... Lo que son los microondas, las placas de inducción magnética, eso es en casa, los mismos secadores de pelo producen radiaciones enormes.

Miren, las radiaciones base, los microteslas que producen en la base de una estación base es del orden de 2 a 3 microteslas, en la estación base. En una estación transformadora se producen del orden de 8 microteslas, en una estación transformadora, que está llena Santa Cruz de estaciones transformadoras por todos lados, del orden de 8. Son insignificantes. Yo creo que los microteslas permitidos, permitidos, estamos hablando del orden de 0 a 200 microteslas en todo caso. Por lo tanto, estamos muy lejos de la realidad, muy lejos de la realidad.

No hay que confundir lo que son radiaciones ionizantes u ondas ionizantes, que son las que van cargadas de energía, como son, por ejemplo, los rayos X, los rayos gamma, por ejemplo. Claro, esos sí son, esos sí producen cáncer, pero ondas que no son, no van cargadas de energía, que son las no ionizantes, como puede ser la propia luz, la propia luz que tenemos aquí, que nos está alumbrando, que no son ionizantes, o lo propio del sonido, que también se transmite por ondas, ¿no? Eso no tiene ningún efecto. Sí producen efectos, por ejemplo cáncer, y tampoco nos preocupamos mucho, las ondas de la luz solar, que nos cae a nosotros cuando nos tiramos en la playa horas y horas, y eso está comprobado que produce cáncer, pero seguimos tomando el sol. Yo ya no tanto como antes, porque ya no me gusta, pero realmente es así, es así.

Por lo tanto, tenemos miedos totalmente injustificados y no podemos, no podemos nosotros, que somos representantes del pueblo. Tenemos que darle los servicios que el pueblo requiere, tenemos que, en todo caso, quitar las dudas a quien las tiene, tenemos que ofertar a nuestros administrados lo que son realmente las realidades y que sí estoy seguro, sí estoy seguro de que se han producido muchas muertes -no digo en Canarias-, muchas muertes en el mundo por no tener cobertura de móviles. Muchos accidentes no se han podido atender por no tener cobertura de móviles y otros se han salvado, muchísimos, y aquí en Canarias, concretamente, hemos tenido gente que se ha quedado en el Teide, por estos alrededores, que se han salvado gracias a tener cobertura móvil y tener un móvil en el bolsillo. Eso sí produce y salva vidas y, sin embargo, lo otro no lo produce. Esa es la realidad.

Por eso traigo a esta Cámara esta concienciación, para que de alguna forma instemos al Gobierno de Canarias, que es el que tiene en sus manos los instrumentos, para que todo este tipo de manifestaciones que antes les he leído... Y, claro, cada vez, si se van cerrando antenas, el que está al lado, "¿ves cómo cerraron la antena?" Allí produce cáncer, aquí hay que cerrarla también. Al final aquí terminamos con la cobertura móvil en toda Canarias, ¿eh? Esto es así, esto es así. Por lo tanto, pues, seamos conscientes de esta realidad y pongamos cordura en que los movimientos colectivos, que son influenciables, evidentemente son influenciables y todos lo entendemos, pero nosotros no estamos para dejarnos influenciar por no tener la información adecuada.

Y lo que pido simplemente en esta proposición no de ley es instar al Gobierno de Canarias para desarrollar las infraestructuras de telecomunicaciones...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, señor diputado, tiene un minuto para concluir.

El señor Fernández González: Gracias, presidente. Sí.

...el artículo 8 de la Ley 11/2009, de 15 de diciembre, Reguladora de la Ordenación Territorial de las Telecomunicaciones de Canarias. Punto 1.

Punto 2 -aquí tengo un error de redacción, "elaborar la elaboración", por supuesto hay un error, voy a quitarlo-, elaborar un censo de infraestructuras y de servicios de telecomunicaciones, a tenor de lo dispuesto en la disposición adicional única de la referida ley.

Tercero, garantizar los objetivos contemplados en los artículos 1 y 2 de la citada ley para el establecimiento de un servicio adecuado y de calidad a la ciudadanía canaria.

Y, cuarto, suspender las órdenes de supresión de las antenas de telecomunicaciones existentes en la actualidad hasta que se desarrolle la reglamentación urbanística y del territorio para adecuar los traslados a los lugares idóneos definidos por las administraciones públicas, salvo que dicha eliminación no represente un deterioro de las señales mínimas que garanticen el servicio adecuado.

Esto es lo que someto a la consideración de esta Cámara para prevenir este problema que se nos puede venir encima, cada vez más grande.

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Para fijar posición en relación a la proposición no de ley, la cual no tiene enmiendas, por parte del Grupo Mixto, don Román Rodríguez, desde el escaño.

Tiene usted la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez (Desde su escaño): Bueno, yo creo que estamos ante un tema desde luego controvertido y cuando las cosas las sienten los ciudadanos y les inquieta, a nosotros nos debe preocupar qué ocurre en estos temas. No se zanjan los problemas teniendo la certeza de tener razón cuando se refieren a los asuntos de interés ciudadano, de forma que habrá que hacer una labor de información casi pedagógica para eliminar algunos mitos que se han ido consolidando y una cierta confusión del mundo de la ciencia sobre este tema, ¿eh?, donde ha habido mensajes contradictorios.

No obstante, yo creo que las leyes están para ser cumplidas y aquí existen normas y procedimientos y niveles competenciales y cada uno debe cumplir su papel. Y, por lo tanto, referirnos a que hay que cumplir con las leyes es una obviedad, pero a veces hay que hacerlo, de manera que lo que hay que hacer es desarrollar por parte de cada ámbito institucional las competencias que tiene de forma transparente y diligente, ¿no?, porque lo que ha habido aquí es un notable retraso en el desempeño de los procesos de planificación. Porque ya no solamente es la percepción ciudadana de los riesgos para su salud de determinadas instalaciones próximas sino el impacto que en el medio ambiente genera este tipo de instalaciones cuando no están sometidas a una planificación sino solo a la improvisación de los intereses -en este caso legítimos- de las empresas, ¿no?

De manera que el problema de este tipo de instalaciones, además de tener una cierta duda en la opinión pública sobre el impacto que sobre la salud tienen las emisiones, es que hay un cierto descontrol o hay un descontrol total, dependiendo de los territorios. De manera que lo que tenemos que hacer, en los ámbitos institucionales con competencias en la materia, es planear las cosas bien y ponerlas en marcha y ordenar, ¿eh?, el desastre de antenas que hay en algunos territorios. Yo recuerdo la etapa en el Cabildo de Gran Canaria -aquí está Emilio Mayoral, que no sé si le toca hablar de esto-, había un plan que tenía el objeto de racionalizar los espacios, de buscar ubicaciones eficientes para el desempeño de las telecomunicaciones, en un intento también de que desde el sector público se imponga esa lógica del interés general a los operadores y no los operadores coloquen donde les conviene y cuando les conviene las instalaciones.

De manera que yo creo que en general la propuesta a lo que insta es a que cumplamos con las normas. Quizás es demasiado categórico el punto 4, de suspender las decisiones que han tomado los ayuntamientos. Me consta que el portavoz de Coalición Canaria tiene una propuesta ahí que modula, digamos, el lenguaje y la firmeza de lo que se pretende en el punto 4, pero nosotros estaríamos a favor de la PNL con esas precisiones y con la obligación que tenemos los poderes públicos, desde los ayuntamientos al propio Gobierno, de dar información fehaciente a la ciudadanía, de combatir los temores infundados que a veces se generan, pero también cumplir con nuestro deber de planificación y de ordenación en esta materia, tanto en los ámbitos rurales como urbanos, donde yo creo que es evidente que ha habido poco orden en nuestra comunidad.

Muchísimas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Emilio Mayoral, también desde el escaño, tiene usted la palabra.

El señor Mayoral Fernández (Desde su escaño): Realmente la propuesta que se nos trae hoy aquí, como ha dicho el portavoz que me ha antecedido en el uso de la palabra, es un desarrollo de la propia ley en los tres primeros puntos. Efectivamente, desarrollar las infraestructuras de telecomunicación, de acuerdo con el artículo 8 de la ley, está claro, porque la ley lo manda. Segundo punto, elaborar un censo de infraestructuras de servicios de telecomunicaciones, a través también de la disposición adicional única de la ley, lo dice también, que reglamentariamente el Gobierno debe elaborar ese censo y ponerlo a disposición del planificador territorial y urbanístico. Por lo tanto, no hay nada que objetar. En cuanto al tercero, garantizar los objetivos contemplados en los artículos 1 y 2 de la ley para el establecimiento de un servicio adecuado y de calidad y de atención a la ciudadanía, también son objetivos que están ahí contemplados.

O sea, hay unos objetivos en algunos casos de atender el hecho de que todos los ciudadanos y todas las conexiones que se puedan realizar en cuanto a la telefonía móvil puedan llegar a todos los rincones de Canarias. También está en esos objetivos el que tenga garantizada la seguridad, pero también existen otros de protección. Cuando habla, por ejemplo, de los objetivos de una adecuada ordenación y protección del territorio, está hablando ahí de la planificación y de la protección territorial, y también habla de minimizar los efectos sobre el territorio de estas infraestructuras. Está hablando también de planificación, en definitiva, de lo que está hablando es de que no prolifere un bosque de antenas situadas en cualquier punto de nuestro territorio. Todo es así. Por lo tanto, los objetivos que vienen marcados y garantizar esos objetivos es una función básicamente de esa planificación.

¿Cuál es el problema? El problema es que la planificación se plantea en cuatro niveles, tres niveles: una planificación que es el plan de la comunidad autónoma, pendiente de desarrollar y, por lo tanto, de ejecutar; en segundo lugar, los planes territoriales especiales de las distintas islas, cabildos, que tienen que estar sometidos a esta planificación regional y, por lo tanto, al desarrollo de la ley; y, en tercer lugar, los propios ayuntamientos, a través de sus propias ordenaciones urbanísticas. Esos tres niveles tienen que estar perfectamente armonizados y sometidos, desde la ley a todo lo que viene detrás, que son estos otros tres escalones.

Ahí el cuarto punto que plantea esta PNL, de suspender la ordenación de supresión de las antenas de telecomunicaciones existentes en la actualidad, aunque luego lo dulcifica cuando dice: salvo que dicha eliminación no repercuta en el deterioro de las señales, ¿no? Entonces la segunda parte lo que viene a decir, entiendo yo que lo que viene a decir no es que, hombre, si el ayuntamiento se ha puesto de acuerdo con los operadores de telefonía y si ese ayuntamiento, puesto de acuerdo con los operadores de telefonía, hace que se cubra el servicio, que evidentemente les tiene que interesar a los operadores de telefonía, pues, si se cumplen estas condiciones, no hay nada que objetar a que haya que suprimir nada. Por ejemplo, en Guía de Isora el compañero me comentaba antes que él ha llegado a acuerdos de este tipo para poder ordenar y sacar de algunas zonas esta telefonía. Hombre, evidentemente, si lo que se va a producir es que se quita sin más, no garantizando la seguridad, por ejemplo de emergencias, pues, está claro que entonces habría que actuar de alguna manera incidiendo en que estas cosas no se produzcan.

Por lo tanto, globalmente, consideramos que lo que se tiene que hacer, y lo que entiendo yo que esta proposición no de ley plantea, es que se desarrollen los planeamientos y el desarrollo propio de la ley, que se efectúa de esta manera; que se cumplan los objetivos, tanto de seguridad, de emergencias, como que se pueda cubrir todo el ámbito de nuestra comunidad, como a su vez se prevenga en cuanto al territorio a través del planeamiento, que no produzca, pues, un exceso de proliferación de todo este tipo de antenas.

El Grupo Socialista no tiene nada que objetar, teniendo en cuenta que este punto 4 hay que interpretarlo de esta manera que yo estoy planteando ahora.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por el Grupo Nacionalista, don José Miguel González, también desde el escaño, por tiempo de cinco minutos.

El señor González Hernández (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Quizás conviene recordar a este Parlamento que la ley a la que se ha hecho alusión, a la que alude, fue una ley pactada. La ley de ordenación fue una iniciativa popular y fueron los grupos parlamentarios, pactando con los promotores de la iniciativa popular, que llegamos a la conclusión de una ley que fue aprobada por unanimidad. Luego, refleja la ley claramente no solo la opinión técnica sino la opinión política de los propios ciudadanos. Lo único que ocurre es que, efectivamente, a veces las leyes las hacemos y los reglamentos nos vienen y la ejecución no se hace. Por lo tanto, el que se solicite, aunque parezca redundante, en los primeros puntos y los segundos puntos de la propuesta, es razonable; es decir, oiga, que se cumplan los objetivos de la ley, pues, parece evidente, pero, bueno, un buen recordatorio a tiempo a veces puede servir. Otro punto que hoy es evidente es que si se habla de que hay que hacer un plan de ordenación territorial donde se fije la localización de este tipo de infraestructuras garantizando una calidad a los servicios, pues, también se debe hacer, aunque yo ahí empiezo a dudar de los planes territoriales. Lo digo con toda sinceridad, porque los referimos a un determinado instrumento que nadie hace y al final se produce la inoperancia.

Luego, por otro lado, olvidamos también, por ejemplo, cuando hacemos las Directrices. Las Directrices todo el mundo las critica pero yo no sé cuántos las han leído o por lo menos cuántos las releen, porque, claro, ya lo decía, la Directriz 105 dice: "La Administración de la Comunidad Autónoma desarrollará la ordenación del espacio radioeléctrico de Canarias"; y entre otras cosas dice en el apartado 3: "Los municipios, por medio de sus ordenanzas, establecerán los procedimientos que aseguren que las obras de instalación de nuevas infraestructuras de telecomunicación se coordinarán con las restantes obras que deban llevarse en cada término. Fijarán igualmente los criterios para la ubicación de las instalaciones de telefonía, de transmisión de información y antenas domésticas. El Gobierno de Canarias, concertadamente con las administraciones insulares y municipales, realizará un modelo de ordenanza tipo para su posible adopción por los municipios". Hay una ordenanza también, que es la 114, que habla de que estas instalaciones tienen que estar conectadas con el medio ambiente y con el paisaje. O sea, yo creo que tenemos muchas normas; lo que hace falta es que se cumplan.

Por lo tanto, como han dicho los que han intervenido antes, es obvio, todas las llamadas al cumplimiento de la ley, pues, es una cosa que es obvia, pero a veces conviene decirlo, si la ley se queda en el papel y no se queda en la realidad.

Respecto al punto cuarto. Yo sé el sentido, lo que se ha querido interpretar, pero, como las cosas escritas quedan escritas, yo lo que propongo es una redacción alternativa que se acerca mucho al texto, pero que diga lo siguiente: "recomendar a los ayuntamientos que extremen la cautela antes de proceder a la supresión de las antenas de comunicación existentes en la actualidad hasta que se desarrolle la regulación urbanística y del territorio -de lo que acabo de hablar hace un rato- para permitir los traslados a los lugares idóneos definidos por las administraciones públicas, cuidando que dicha supresión no represente un deterioro de las señales mínimas necesarias para garantizar un servicio adecuado". Porque, sinceramente, yo creo que todos conocemos situaciones tristes, como ocurrió en el incendio de Valle Gran Rey, que por no haber una antena no había comunicaciones, y esto no puede ser, esto no puede ser. Son respetables todas las opiniones. Desde luego los informes de las OMS y de muchos técnicos dicen que no hay problema. La ciudadanía está preocupada, pero hay que cohonestar eso con el interés general.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Grupo Parlamentario Popular, dado que no hay ninguna propuesta ni ninguna enmienda, ¿a qué efectos? Don Manuel Fernández.

El señor Fernández González (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Sí, es una enmienda in voce que hace el Grupo de Coalición Canaria al punto 4 de la proposición no de ley.

Y estoy de acuerdo con lo manifestado por el señor portavoz del Grupo Coalición Canaria no solamente en la enmienda, que la acepto... Es suavizar, de alguna manera, lo que yo digo aquí más contundentemente, suspender las órdenes; pues, bueno, porque recomendar... Pues, muy bien, la cosa es que se haga. Totalmente de acuerdo en la aceptación. Y también de acuerdo con el señor don José Miguel en el comentario que hizo sobre los planes territoriales. Tema que comparto hace bastante tiempo ya y que habría que hacer una gran reflexión sobre los mismos. Pero eso toca para otro día.

Gracias, señorías.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias.

Entiendo que la Cámara acepta la enmienda in voce presentada por todos los grupos parlamentarios y procedemos a la votación.

Bien. Señorías, procedemos a la votación de la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, con dos correcciones: una en el punto 2, donde dice "elaborar la elaboración de un censo" sería "elaborar un censo de infraestructuras y de servicios" -primera corrección de tipo técnico, digamos-; y en el punto cuarto, que se modifica por la propuesta que don José Miguel González hizo lectura, la defensa de la misma en su intervención. Por lo tanto, se inicia la votación (Pausa).

50 presentes: 50 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0153 Sobre infraestructuras de telecomunicaciones.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso Legal · Protección de datos personales