Diario de Sesiones 63/2012, de fecha 19/12/2012 - Punto 7

· 8L/PNL-0156 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre los servicios para combatir la violencia de género.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos a la siguiente proposición no de ley: del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre los servicios para combatir la violencia de género.

Para la defensa de la proposición no de ley, por parte del Grupo Parlamentario Socialista, doña Dolores Padrón, por tiempo de diez minutos tiene usted la palabra.

La señora Padrón Rodríguez: Buenos tardes. Señores y señoras, señores diputados y diputadas.

En estos últimos días esta Cámara está debatiendo los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para el próximo año. Son unas cuentas duras y difíciles, ya lo hemos dicho en esta Cámara repetidamente, reiteradamente; sin embargo, y pese a ello, el Gobierno y los grupos que lo apoyan han garantizado que no se quiebre la prioridad de la atención a las víctimas de violencia de género, en cuyas políticas se ha centrado la mayor parte de los recursos disponibles en el departamento de Presidencia y desde luego en la parte de Igualdad.

El objetivo no es otro que garantizar el mantenimiento de la red de servicios y centros especializados de atención a violencia de género en todas las islas. Por eso se han consignado 5 millones de euros. 5 millones de euros que, desde nuestro punto de vista, se dedican a salvar vidas y ayudar a las víctimas de violencia a dar el primer paso para abandonar el círculo de violencia que padecen en sus propios hogares, en sus propias familias.

Esta es una clara diferencia entre Canarias y el Gobierno de España y los que gobiernan las comunidades autónomas gobernadas por el PP. En ellas se han desmantelado servicios esenciales. Para el Gobierno de Canarias y el pacto que lo sustenta la lucha contra la violencia de género es intocable, y es que la crisis también está siendo usada como excusa por el Ejecutivo central para recortar una financiación destinada, como decía anteriormente, a salvar vidas.

Desde el año 2011, el presupuesto del Gobierno del Estado para la prevención integral de violencia de género se ha visto reducido en un 27% y en los del 2013 incluso el Gobierno ha recortado en un millón de euros los programas de asistencia social para mujeres víctimas y menores expuestos a la violencia.

Como afirmamos en la exposición de motivos de esta proposición no de ley, cada día las mujeres españolas tienen más dificultades para tener un empleo, para hacer compatible la vida laboral y familiar, para acceder a la educación, a la sanidad o a la atención social, para ejercer sus derechos sexuales y reproductivos, para incorporarse a espacios de participación y toma de decisiones. Todos estos recortes están incrementando no solo la situación de riesgo en la que viven muchas mujeres, sino también la de sus hijas y la de sus hijos. Ya advertimos que esto iba a pasar, porque las mujeres se han dado cuenta de que en el 2012 ya se ha producido un retroceso importante en los mecanismos de protección y, si no, pues, nada más mirar a Castilla-La Mancha o Cantabria, que han visto cómo se cierran casas de acogida, por ejemplo.

Los mensajes contradictorios que ha enviado el Gobierno del Partido Popular sobre violencia de género han sido determinantes en la percepción de que se ha bajado la guardia en la lucha contra su erradicación, por lo que no solamente los recortes en violencia son un factor que desanima a las mujeres a la hora de tomar una decisión. El paro que sufren es también determinante, ya que sin independencia económica la mujer no denuncia porque depende del maltratador y sigue soportando los malos tratos porque no puede sacar adelante a sus hijos e hijas. Esto se ha visto últimamente reflejado en todos los barómetros, donde el número de denuncias y llamadas al teléfono de atención a las víctimas ha disminuido.

Por este motivo presentamos esta iniciativa, para que este Parlamento, como en tantas otras ocasiones, se ponga al frente de la defensa de los más débiles, con el fin de acabar con una lacra social que, lejos de erradicarse, parece que no concluye nunca, porque, debido a los recortes en estos programas vitales, muchas mujeres se encuentran en desprotección al presentar una denuncia y, por tanto, o no lo hacen o la retiran con posterioridad. Todos sabemos, porque está desgraciadamente comprobado por la casuística, que cuando se reduce presupuesto para eliminar la violencia de género se envía un mensaje claro de falta de apoyo y de compromiso con las mujeres, que ven cómo, ante una decisión que pone en riesgo su integridad, entienden que el Gobierno se desentiende.

La propia fiscalía de la Comunidad Autónoma de Canarias ha asegurado que los programas puestos en marcha están dando importantes resultados a la hora de garantizar, tanto a las víctimas como a sus hijos y familiares, una respuesta rápida y eficaz.

Por ello creemos que este Parlamento debe instar al Gobierno regional para que este, en sus relaciones bilaterales con el Estado, reclame en todos los foros que el Ejecutivo central reponga el 27% del presupuesto que eliminó en los Presupuestos Generales del 2012 y del 2013.

Asimismo, mandatamos al Gobierno de Canarias para mantener los servicios de que dispone, pese a la crisis, para combatir la violencia machista e incluso promover campañas de sensibilización y desarrollar un acuerdo con las comunidades autónomas para que mantengan los servicios de información, asesoramiento y apoyo a las mujeres.

Y por supuesto atención a las otras víctimas que socialmente pasan más desapercibidas, como son los hijos e hijas de las personas maltratadas o asesinadas. Estos niños y niñas necesitan también atención psicológica especializada, pues no hay que olvidar que la violencia genera violencia. Prioridad además para ellos en el acceso a la vivienda protegida, concesión de becas sin requisitos, exención de tasas académicas, por poner algunos ejemplos. Este Parlamento debe apostar también por ello, por garantizar la asistencia y el apoyo a hijos e hijas de las víctimas mortales de la violencia de género, que quedan en el más absoluto desamparo al perder a su madre y evidentemente a su padre, que o bien ingresa en la cárcel o en otras cuestiones, pues, desaparece con su madre.

Espero que entre todos podamos plantear una iniciativa desde el Parlamento que complemente la que ya hemos hecho vía enmienda, puesto que se han enmendado los presupuestos de la Consejería de Presidencia para reforzar el Instituto Canario de Igualdad con 250.000 euros, para que se puedan seguir haciendo al compás con las campañas de violencia de género que ya vienen haciendo los cabildos. Son las instituciones insulares las que reciben la misma subvención, que el año pasado se decrementa un poquito pero porque los cabildos reciben la subvención vía fondo, donde sí que se aumentan bastante estas partidas.

Desde luego creemos que las enmiendas que se presentan por parte de los Grupos Coalición Canaria y Partido Socialista para solventar este pequeño déficit en determinadas partidas y para apuntalar al Instituto Canario de la Mujer, en una situación de absoluta crisis, demuestra que esta sí es una prioridad para el Gobierno de Canarias y yo creo que también debe serlo para el Estado y para este Parlamento. Ese es el objetivo de esta iniciativa.

Muchísimas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

A esta proposición no de ley se ha presentado una enmienda, que ha sido admitida, del Grupo Parlamentario Mixto. ¿Para su defensa? ¿Por el Grupo Parlamentario Mixto, la defensa de la enmienda?

Doña Carmen Hernández tiene la palabra por tiempo de diez minutos.

La señora Hernández Jorge: Gracias, señor presidente.

Muchos han sido los avances en materia de promoción de la igualdad y en la lucha contra la violencia de género. Es algo que debemos reconocer. Logros importantes en el ámbito normativo aunque menos en las transformaciones necesarias para construir una sociedad más igualitaria. Todavía tenemos mucho camino por recorrer. Hablamos de igualdad, de tener el mismo valor, donde admitimos las diferencias pero no las desigualdades, porque admitir las desigualdades implica discriminaciones y privilegios.

Hemos coincidido algunas visiones en plantear que existe un entramado de actitudes, de creencias, de prejuicios, de mitos, que legitiman la desigualdad, la subordinación, que está en la base de la legitimación de la violencia contra las mujeres, y, por tanto, no se podrán producir cambios sustanciales, cambios importantes, hasta que no haya una transformación real de las mentalidades y de los supuestos patriarcales. En este sentido el papel que juega la educación y la sociedad en su conjunto es fundamental. Por tanto, se trata de transformar referencias culturales que hacen de la sociedad un espacio de convivencia sin igualdad. Hablar de igualdad es hablar de democracia, de derechos humanos, de responsabilidad y para ello hay que emprender acciones decididas que contrarresten la violencia difusa existente, para así lograr una sociedad más justa, más igualitaria, para avanzar hacia una cultura de paz. En este sentido nos parece esencial aumentar la información que tiene la población, la sociedad en su conjunto, sobre la violencia de género. Desmontar falsos mitos, erradicar prejuicios sexistas y acabar con creencias erróneas requiere de un esfuerzo compartido de toda la sociedad y, por supuesto, de un impulso y de una dinamización de las administraciones públicas. En este sentido es fundamental el trabajo de la familia, el trabajo de la escuela y también, y no menos importante, el de los medios de comunicación. Por eso en su momento el Grupo Parlamentario Nueva Canarias, Grupo Mixto, presentó una proposición no de ley a la comisión de políticas de igualdad en la línea de revisar los contenidos que se emiten en las televisiones canarias públicas para favorecer estos objetivos que planteaba antes.

Cuando hablamos de luchar contra la violencia de género, no solo hablamos de luchar contra sus manifestaciones más crudas, las más violentas, las más evidentes, sino que tenemos que trabajar en la prevención, la prevención y la sensibilización como principales retos en la lucha contra la violencia de género. En este sentido nos preocupan los recortes. Recortes no solo del Gobierno del Estado, también de Canarias, de los cabildos y de los ayuntamientos. Tenemos conocimiento de que hay ayuntamientos con tradición y con historia en el trabajo de la lucha contra la violencia y en el fomento de la igualdad que prácticamente están desmantelando sus servicios. Esto es un problema que tenemos que frenar, consecuencia de la crisis y, por lo tanto, que va a tener un impacto sobre los avances en la lucha contra la violencia y en las políticas de igualdad. Canarias -tenemos que recordar- es la tercera comunidad del Estado que más denuncias por violencia de género registró durante el pasado año 2011: 75,56 por cada 10.000 mujeres. Una cifra alta. La media nacional, para que nos hagamos una idea, es del 56,05. La crisis y los recortes, por tanto, están pasando factura a la visibilización de la violencia machista y creemos que las cosas, lejos de mejorar, podrían empeorar con los recortes del Estado destinados a la prevención de las agresiones machistas.

Esta afirmación ha sido también recientemente expresada por la presidenta del Observatorio contra la violencia doméstica y de género del Consejo General del Poder Judicial, que ha criticado los recortes que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha realizado en campañas publicitarias destinadas a la prevención de la violencia machista. Un recorte, un hachazo, del 70% en la partida destinada a programas para acabar... Programas como, por ejemplo, los anuncios en televisión, campañas de sensibilización, etcétera. Según el Ejecutivo del Partido Popular, muy caros y poco eficaces.

Nosotros compartimos el informe anual del Observatorio, el Observatorio contra la violencia de género, que plantea que las fórmulas de sensibilización y que las campañas preventivas se han demostrado eficaces. Por tanto, las campañas de sensibilización y la prevención son partidas que hay que proteger, que hay que mantener en el máximo posible.

Decía la presidenta del observatorio que existen en España muchos casos de mujeres que han ido a presentar una denuncia porque habían visto un cartel del 016, que es el teléfono confidencial y gratuito de ayuda e información a víctimas de malos tratos en el territorio peninsular, o porque habían visto un anuncio en televisión. También se afirmaba que en el año 2011 ninguna de las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas había denunciado a su agresor. Esto es algo extremadamente preocupante y que nos obliga a pensar que tenemos que seguir insistiendo en las campañas de sensibilización y en las acciones destinadas a las mujeres que están sufriendo la violencia, pero también al entorno de esas mujeres, a sus familias, para hacerles ver que la violencia machista mata y que, por tanto, hay que denunciar. Es preocupante que las familias no sean conscientes de este hecho, de que los malos tratos terminan por matar y que hay que hacer campañas para que todos seamos conscientes de esta realidad.

En conclusión, no podemos dar un paso atrás. Por tanto, estamos completamente de acuerdo y parte de mi intervención, una parte sustancial de mi intervención, ha sido para denunciar los recortes del Estado. Estamos totalmente de acuerdo con que hay que plantearle al Estado que no continúe con esta política de recortes en materia de prevención y de sensibilización, pero también entendemos que el Gobierno de Canarias tiene que ser coherente con este planteamiento. No sería coherente que este Parlamento le pidiera al Estado que mantuviera las partidas para esta cuestión y luego viéramos, como hemos visto, que en el Presupuesto del 2013 aparecen, por ejemplo, desaparecidos los fondos destinados al Plan integral contra la violencia de género.

Nosotros hemos presentado una enmienda para que por lo menos se reponga este plan, que además tenía una cuantía muy pequeña y que, sin embargo, pues, contribuía al trabajo que se hace desde ONG, organizaciones o ayuntamientos.

Y también planteamos la necesidad de mejorar o de frenar, y por eso hemos presentado... sí, decía bien, una enmienda, pero en este caso a esta PNL, en la línea de frenar el progresivo recorte que viene sufriendo el Instituto Canario de Igualdad desde el pasado ejercicio 2008. Hemos pasado de 11,5 millones a 6,8 en 2013, recortes de 4,7 millones en estos últimos años. Creemos que esto hay que pararlo, si entendemos y compartimos que este es un tema prioritario. Una parte importantísima del trabajo que hace el Instituto Canario de Igualdad es, además de derivar fondos directos para las mujeres que sufren maltrato y violencia machista, pero también hay una parte importante del trabajo que hace el instituto, que es, precisamente, en campañas de prevención y de sensibilización. Por lo tanto, si entendemos que esto es importante, y lo hemos dicho todos en el discurso, no parece lógico que luego aprobemos unos Presupuestos donde se continúan los recortes en el Instituto Canario de Igualdad.

Por lo tanto, y para concluir, si se acepta nuestra enmienda, que el Gobierno de Canarias también se comprometa a mantener los fondos y no seguir recortando los fondos del Instituto Canario de Igualdad, nosotros podremos aprobar esta proposición no de ley, pero en el caso de que no sea así, pues, nos parece que sería tener un doble discurso y una doble visión, que no es ni coherente ni además comprometida con el hecho del que hablamos hoy, la lucha firme contra la violencia de género.

Gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Para fijar posición en relación a las enmiendas, por parte del Grupo Parlamentario Socialista, doña Dolores Padrón, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora Padrón Rodríguez: Vamos a ver, primero, plantear lo que pedíamos: "el Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a mantener los servicios de que dispone para combatir la violencia de género"; "el Parlamento inste al Gobierno de Canarias para que a su vez inste al Gobierno de España a no reducir los presupuestos, los programas, actuaciones ni servicios dirigidos a combatir la violencia de género y atender a las mujeres"; y "el Parlamento de Canarias considera necesario extender la consideración y mecanismos de protección de las víctimas de violencia a los niños y niñas hijos de las víctimas de violencia". Pero, mire, lo primero, no se le puede admitir porque el Plan integral de lucha contra la violencia de género parte de... No es verdad que desaparezca como plan, porque hay dos antiguos programas, uno de atención a las víctimas de violencia de género, y el Fondo Canario de Emergencia Social para mujeres víctimas de violencia, y estos dos se fusionan en un nuevo programa, que se llama Asistencia social integral de las víctimas de violencia de género, y ahí está. Lo que no se puede es plantear los viejos mecanismos para una problemática que avanza y nosotros debemos avanzar con la misma problemática.

Y le voy a decir una cosa, señora Carmen: yo estoy convencida de que usted y yo pensamos exactamente igual en este tema, pero convencida, pero sí que sería una hipócrita si apoyara esta proposición no de ley y luego supiera que esos fondos no van a estar porque no llegan, se ha aumentado desde el Gobierno de Canarias porque no llegan desde el Estado. Y si realmente el dinero llegara, los fondos, parte de los fondos desde el Estado, si la subida que... y el aguante que han tenido las partidas en materia de violencia de género las mantuvieran en otros organismos, desde luego otro gallo nos cantaría. Es verdad que hemos visto déficit en el presupuesto, por eso hemos hecho las enmiendas que hemos hecho desde el Partido Socialista y Coalición Canaria.

También es verdad que me encantaría que las partidas subieran diez veces más, como a todo el mundo, pero también es verdad que no voy a hacer un ejercicio desde esta tribuna de decir que sí cuando sé perfectamente hasta dónde se puede llegar. Porque evidentemente hay recortes que no se reflejan exclusivamente en materia dineraria, en materia de enmienda, en materia presupuestaria, como puede ser el recorte que emana de derechos de la reforma laboral con respecto a estas mujeres. Deja además el recorte en la reforma laboral sin efecto la Ley de Igualdad que promovimos los socialistas. Han desaparecido las bonificaciones cuando se reincorpora una mujer tras excedencia por cuidado de hijos -añadámosle una problemática de este tipo-; se ha limitado y condicionado el derecho a la jornada reducida y el permiso de lactancia -añadamos una problemática de este tipo-. Y todo esto lo hemos conseguido desde gobiernos socialistas, apuntalando instituciones como el instituto, desde luego no dejando que caigan en época de crisis, no dejando que los programas, que se mantengan vivos, apoyando las instituciones que están más cerca de las mujeres que tienen violencia. Todas aquellas que hemos tenido responsabilidades locales sabemos perfectamente que la comunidad autónoma está aquí y realmente quienes trabajamos con la violencia de género somos los ayuntamientos y nos apoyamos en los cabildos. Eso está garantizado en una época de crisis, más que garantizado, pero aparte veíamos que dentro del Instituto Canario de la Mujer hacía falta reforzar las campañas de prevención. Igual había que retomar y reevaluar las que se estaban haciendo. O sea, todo no es cuestión de dinero.

Y es verdad, ojalá, pero, por todos los motivos que le he expuesto, desde luego creo, nos vamos a mantener en nuestra enmienda y no podemos aceptar la enmienda que plantea, primero, porque no se va a llevar a cabo. No porque no creamos que todos los recursos en esta materia, como en empleo o como en aquellas que tienen que ver con salvar vidas, que de esto hablamos, necesitarían mucha más financiación, pero creemos que aquí no se puede decir que el Gobierno no es sensible y no se puede decir que no se hayan apuntalado aquellas cuestiones que consideramos de interés máximo para las mujeres en nuestras islas y entendemos que su enmienda deja entrever que eso pueda ser así.

Muchísimas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

No habiéndose admitido la enmienda, para fijación de posición en relación a la proposición no de ley tal como ha sido redactada inicialmente y defendida, por el Grupo Nacionalista, doña Flora Marrero, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora Marrero Ramos: Muchas gracias, señor presidente.

Lógicamente, lo primero es decir que el Grupo Parlamentario Nacionalista va a apoyar, como no podía ser de otra manera, esta proposición no de ley sobre los servicios para combatir la violencia de género y yo espero, como siempre sucede en esta Cámara, que todos los temas de violencia de género, igual que sucede con las políticas de igualdad, se saquen por unanimidad.

Agradezco además especialmente que esté presente el consejero responsable del área de Igualdad, porque es importante que escuche, pues, los argumentos de los diferentes grupos parlamentarios.

Solo en este año 2012 en el Estado español 55 mujeres han muerto asesinadas, víctimas de violencia de género, y siempre se dice que una sociedad que tiene mujeres que mueren, víctimas de violencia de género, es una sociedad enferma. Y quiero recordar el propio concepto de violencia de género según la Ley de Igualdad Canaria entre mujeres y hombres, que es toda acción de naturaleza física, psíquica, sexual o económica, directa o indirectamente, sobre las mujeres, no deseada por estas, que tiene como resultado real o posible un daño físico, sexual o psicológico de la víctima, tanto si se ejerce en el ámbito público como en el ámbito privado, y después sigue completando este concepto.

Hay que tener claro que la violencia de género es la que se ejerce por el hombre sobre la mujer utilizando su posición de superioridad. ¿Por qué digo esto? Pues porque estamos viendo en las redes sociales y existe un rumor, que yo espero que al final sea eso, un rumor, de que existe intención de reformar el Código Penal, el concepto de violencia de género y volver al anacrónico crimen pasional, no sé si con esa denominación, pero quiero decir desde el Grupo Parlamentario Nacionalista que nos va a encontrar a todas las mujeres nacionalistas en contra. No estamos a favor de que se cambie el concepto de violencia de género, que es el que ejerce el hombre sobre la mujer. Y esto lo tenemos que tener claro, porque parece que existe confusión.

En este momento se ha dicho que recortar en violencia de género es recortar en vidas. Es importante una concienciación, nosotros hemos dicho siempre, por activa y por pasiva, que no, el problema de la violencia de género no es un problema de la mujer, es un problema de la sociedad y es un problema también...

Se está hablando de las denuncias, de que si está bajando el número de denuncias, y tenemos que ser todos responsables, y cuando hablamos de todos y de todas estamos hablando del entorno de la víctima. Estamos viendo, por parte del Partido Popular, que está desmantelando el Estado del bienestar, que también está intentando que la violencia de género vuelva al ámbito privado. No, el asunto de la violencia de género, repito, es un asunto de la sociedad.

Y hay una denuncia por parte, sobre todo, de las organizaciones feministas, que yo comparto totalmente, pues, que estamos volviendo a lo que se denomina el "neomachismo", que es el decir que hay denuncias falsas de violencia de género, cuando sabemos que la cantidad es ínfima; que están viendo las políticas de igualdad como una amenaza; cuando dicen que ya existe una igualdad en la sociedad, cuando no es verdad, existe una igualdad formal pero no real. No es casual lo que está sucediendo con la ofensiva hacia las políticas de igualdad, la lucha de las mujeres por la igualdad -mujeres y hombres-. Estamos volviendo también a ver cómo se está ridiculizando el feminismo, estamos hablando de que se está intentando ocultar la violencia sobre las mujeres, la violencia invisible que existe, esto es lo que se denomina "el micromachismo".

Y desde luego una vez más reivindico la lucha contra la violencia de género, sobre el empoderamiento de las mujeres, el recuperar la dignidad de las mujeres como personas.

Y después quiero terminar con una frase de una americana, de Susan Faludi, que dice: "la mujer está en una especie de espiral asintónica, que gira sin cesar a lo largo de las generaciones, acercándose cada vez más a su destino pero sin alcanzarlo jamás. Cada revolución promete ser la revolución que liberará a las mujeres, pero cada vez la espiral hace que vuelva atrás cuando está a punto de alcanzar la línea de meta", y en este momento las mujeres estamos retrocediendo en políticas de igualdad y violencia de género.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Grupo Parlamentario Popular, doña Milagros Bethencourt, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora Bethencourt Aguilar: Gracias, señor presidente. Señorías, buenos días-tardes.

La violencia de género no es un problema exclusivo de las mujeres sino un reto de toda la sociedad -coincidimos, señora Marrero-. Por eso, señorías, nos tomamos estos temas muy en serio. Los populares lo demostramos con hechos.

Para mi grupo parlamentario no es ético, nos parece incluso de mal gusto, el oportunismo político con el que ustedes, el Grupo Socialista, llevan esta proposición no de ley a todos los parlamentos autonómicos y hacen política con un tema tan sensible como este. Y sobre todo, señoría, cuando ponemos encima de la mesa los datos del 2011 del informe del Consejo del Poder Judicial, donde Canarias sigue a la cabeza con violencia doméstica y machista. Y más preocupante aún: víctima y agresor son cada vez más jóvenes. Señorías, señora diputada, esto es muy serio. Su texto es incluso irresponsable, un batiburrillo de crítica sin fundamento.

Miren, el Día internacional contra la violencia de género es un día para la reflexión de todos y cada uno de nosotros, porque eliminar la violencia de género y machista no depende solo de las instituciones sino de todos. No pongo en duda su preocupación por este tipo de terrorismo, pero tampoco lo haga usted del Gobierno Popular.

Señorías, es un compromiso irrenunciable del Gobierno de España luchar, con todos los medios al alcance, para erradicar la violencia de género; atender, apoyar y proteger de manera integral a las mujeres que sufren violencia y a sus hijos e hijas. Su seguridad y la de sus hijos son una prioridad, a través de planes personalizados. Y hago énfasis en proteger a los menores, algo, señorías, que ustedes, los socialistas, rechazaban de manera sistemática en el Congreso a iniciativa del Grupo Popular en la pasada legislatura, rechazaban incluir a los menores en la categoría de víctimas de violencia de género. Resulta cuando menos chocante el cambio de discurso.

Desde el Gobierno del Estado se lucha con todos los recursos disponibles. Para hacerla efectiva se han presupuestado más de 22 millones, además de otras iniciativas como las casas de acogida. También 19 millones destinados a la lucha contra la discriminación de la mujer y el fomento de la formación y el empleo, porque no olvidemos que la dependencia económica hace que un alto porcentaje de mujeres viva atrapadas al lado de su agresor.

Y, mire, señora Padrón, porque parece usted olvidarlo de manera sistemática también, tengo que recordarle que los reajustes de hoy son consecuencia de las políticas de ayer. Son ustedes los únicos responsables de llevar al Estado del bienestar a la ruina, a la quiebra, porque, mire, todas las facturas de los cajones hay que pagarlas y los agujeros millonarios que dejaron ustedes en todos los ministerios. Y como ejemplo del ministerio que hoy nos ocupa le recuerdo 1.034 millones que dejaron de pagar a las cotizaciones de los cuidadores no profesionales en la Ley de Dependencia. Si no hubiera que hacer frente a tantos agujeros, el Gobierno podría llevar a cabo más programas y desarrollar más servicios a favor de las víctimas de violencia de género.

Otro gran objetivo es lograr la máxima sensibilización de la sociedad y la ruptura cómplice del maltrato: campañas de sensibilización y concienciación. Las campañas siguen siendo prioridad para el Gobierno de España, señora portavoz del Grupo Mixto, pero sin despilfarros. Se están reutilizando las campañas anteriores, mire, las del Grupo Socialista. Más ejemplos: la puesta en marcha de la estrategia nacional para la erradicación de la violencia de género, que se presentará en breve; el encuentro en materia de violencia de género, que se celebrará en Madrid el próximo abril; la reforma del Código Penal, que incluye nuevos tipos penales contra la violencia sobre la mujer, convirtiéndose España en el primer país de Europa en trasponer la directiva europea, para poner en marcha el estatuto de víctimas. Con respecto a las tasas judiciales, usted sabe también que no pagarán tasas y tampoco abogado ni procurador.

Señorías, mi grupo parlamentario se siente satisfecho de todas y cada una de las medidas del Gobierno de España. En consecuencia, señora diputada, no podemos apoyar su proposición no de ley, porque su texto carece de espíritu constructivo. Nos abstendremos.

Muchas gracias.

(La señora Padrón Rodríguez solicita la palabra.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Doña Dolores Padrón, ¿a qué efectos?

La señora Padrón Rodríguez (Desde su escaño): Por alusiones directas: "señora Padrón", "señora Padrón". Soy yo, creo que no hay ningún Padrón más, hay alguno de El Hierro...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): La alusión, señora diputada, a "señora Padrón", es evidente que usted defendió la proposición no de ley, es evidente que, por lo tanto, haga referencia a usted. La alusión a su persona sí la entiendo, pero no en el sentido de que por el nombre.

Tiene usted un minuto.

La señora Padrón Rodríguez (Desde su escaño): Bien. Es una alusión despectiva, pero, bien, no quiero entrar en más discusiones sino simplemente decir que el problema no está en la herencia, son los herederos, que desde luego no saben dónde están las prioridades de los ciudadanos y ciudadanas de este país...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, no tiene usted la palabra.

Señorías, procedemos a la votación de la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista, sobre los servicios para combatir la violencia de género, tal como ha sido redactada y defendida por la proponente al no aceptarse la enmienda del Grupo Mixto. Se inicia la votación (Pausa).

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente.)

El señor presidente: Resultado de la votación: 52 presentes; 32 a favor, ninguno en contra y 20 abstenciones.

Queda aprobada la proposición no de ley.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0156 Sobre los servicios para combatir la violencia de género.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico