Diario de Sesiones 66/2013, de fecha 5/2/2013 - Punto 23

· 8L/C-0780 Del Gobierno -consejera de Sanidad-, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre las listas de espera.

El señor presidente: Mientras tanto, vamos viendo las comparecencias 663 y 780, una instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario y otra por el Grupo Parlamentario Popular, sobre las listas de espera. Se agrupan para su debate.

Y en este caso tiene la palabra el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, doña María del Mar Julios, después intervendría el Grupo Popular y luego el Gobierno, y después ya los grupos no solicitantes.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes nuevamente, señorías.

El debate que iniciamos ahora, en esta tarde, es obvio que no es un debate nuevo, hablar sobre las listas de espera. Reiteradamente y por desgracia, es un debate que se ha dado en multitud de ocasiones y todos los que estamos aquí, que hemos estado en otras ocasiones en este Parlamento, sabemos que es un debate que se reproduce, y así tiene que ser, en numerosas ocasiones, lo mismo que se reproduce en el resto de los parlamentos autonómicos y en el propio Congreso de los Diputados. Estamos hablando de uno de los problemas, el de las listas de espera, que más sensibilidad generan en los usuarios de los servicios públicos, porque es este un problema crónico en todos los servicios públicos, conocido no solo en el ámbito europeo sino a nivel internacional.

Señora consejera, pedíamos esta comparecencia para conocer cuál es la evolución de los datos de las listas de espera y también cuál es la evolución de los datos de actividad quirúrgica, porque a nadie se nos esconde que desde el año 2010, aproximadamente, hasta ahora se ha producido un cambio en la tendencia al descenso que había en las listas de espera en todo el Sistema Nacional de Salud. Y es indudable, ya lo hemos venido advirtiendo en numerosas intervenciones, yo y otros, usted misma y por supuesto otros portavoces, que desde luego los recortes tan drásticos que se están haciendo en la financiación del Sistema Nacional de Salud por parte del Gobierno del Estado, por parte del actual Gobierno del PP, que está imponiendo además esos recortes a todas las comunidades autónomas, traen consecuencias directas a los ciudadanos y una de ellas, lógicamente hay menos recursos económicos, hay menos recursos en infraestructuras, en personal, en capítulo II, y una de las consecuencias que esto conlleva es el aumento de las listas de espera.

Nos gustaría conocer cómo es la evolución que se está produciendo en Canarias y en el contexto del Estado español; cómo se encontró usted las listas de espera y cómo han evolucionado a lo largo del tiempo que lleva esta legislatura; cómo están evolucionando las salidas de la lista de espera a través de la actividad, pero también cómo están evolucionando las entradas a la lista de espera. Nos gustaría conocer en este sentido, puesto que cada vez el margen de gestión es menor, es muy importante conocer cómo evolucionan tanto las entradas como las salidas a las listas de espera.

En la legislatura 2003-2007 -era presidente Adán Martín y, bueno, obviamente, pues, los aquí presentes saben la implicación que tuve en aquella legislatura-, se redactaron dos órdenes de garantías, si no me falla la memoria, tanto en el 2003 como luego en el 2006, también un decreto, por el cual se centralizó un sistema de información centralizada de gestión de lista de espera, con independencia de la gestión de los hospitales, para que la consejería se dotara de una herramienta de gestión potente. Es importante que conozcamos que posteriormente ese instrumento de gestión fue galardonado con un premio nacional a la gestión transparente de la lista de espera. Y consistía, entre otras cosas, además de dar información directa a los ciudadanos, a través incluso de un teléfono, para saber el ciudadano en qué situación estaba en relación a la lista de espera... Nos gustaría saber si se sigue potenciando ese sistema de gestión centralizada de la lista de espera y de información personalizada a los ciudadanos; si se siguen potenciando los comités técnicos que se crearon, el comité regional, que implicaba sentar a profesionales para que participaran, junto con las sociedades científicas, para poder priorizar, para poder protocolizar, la gestión de esa lista de espera. Y nos gustaría conocer si se siguen potenciando esas líneas de actuación, que en última instancia fueron propuestas por los propios profesionales. Recuerden... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo.) Se firmó un pacto por la sostenibilidad del Sistema Canario de Salud, en donde participaron, pues, todos los colegios profesionales, sindicatos, etcétera, etcétera. De ese documento derivan muchas estrategias fundamentales, avaladas por expertos, en lo que es la gestión de la lista de espera. Una de ellas fue ese decreto que comento del 2006, que además hablaba de la necesidad de impulsar la cirugía mayor ambulatoria, de impulsar la figura del especialista consultor en Atención Primaria.

En definitiva, herramientas de gestión que me gustaría conocer, señora consejera, si en estos momentos se continúan potenciando estas líneas de trabajo.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar.

Y ahora para la presentación de la comparecencia del Grupo Parlamentario Popular, doña Maite Pulido.

La señora Pulido García: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenas tardes, señoras y señores diputados.

Señora consejera, mi grupo solicita esta comparecencia sobre la lista de espera porque nos preocupa enormemente el incremento que ha sufrido la lista de espera para intervenciones quirúrgicas de junio del 2011 a junio de 2012, que son los últimos datos que su consejería ha publicado. A 30 de junio de 2012 eran 27.184 pacientes los que esperaban ser intervenidos en nuestra comunidad autónoma, un incremento de 6.249 pacientes en apenas un año. Respecto a la lista de espera de consultas, consejera, son 21.161 pacientes los que esperaban ser vistos por los especialistas. Ya le digo, a 31 de junio.

Decía usted en esta Cámara el 25 de abril que el alargamiento de los tiempos de espera no conlleva merma en la salud del paciente. Usted es médica como yo y sabe que eso no es cierto. No banalice el problema de la lista de espera, señora consejera. No se trata solo de un coste personal, no es solo que el que espera desespera, y más si espera para saber si tiene o no una enfermedad. La demora para ser intervenidos o vistos por los médicos especialistas supone un coste económico enorme por la prolongación de las bajas laborales y un gasto en tratamientos sintomáticos, mientras se desconoce la etiología. ¿Puede usted garantizar que los 2.790 pacientes que esperan ser vistos por primera vez por el alergólogo no ven mermada su salud al tener que estar medicados hasta tener un diagnóstico que permita pautarles un tratamiento preventivo? ¿Puede usted asegurar que los 1.296 pacientes canarios que esperan ser vistos por el cardiólogo, porque así lo ha indicado su médico de cabecera para un diagnóstico de su patología, tampoco ven mermada su salud? ¿Puede también asegurar que los 1.643 pacientes canarios que esperan ser valorados por primera vez en el digestivo tampoco ven mermada su salud ni su calidad de vida, señora consejera? Y los 3.826 pacientes que esperan ser valorados por el médico rehabilitador, viéndose muchas veces incapacitados para ejercer su trabajo o alargando innecesariamente el tiempo de recuperación o incluso, incluso, repercutiendo negativamente sobre el resultado de una intervención quirúrgica que necesita un tratamiento rehabilitador complementario, ¿tampoco ven perjudicada su salud?

Cada vez que intentamos ejercer nuestro legítimo derecho de fiscalización del Gobierno usted viene a esta Cámara y denuncia recortes de Madrid y con ello intenta tapar su incapacidad para gestionar con eficiencia. Se pasa el día tan ocupada en buscar recortes del Gobierno de España donde no los hay que no ofrece soluciones. No tiene soluciones para los problemas de la sanidad canaria. Las listas de espera son un problema crónico que es inherente al sistema sanitario público, pero se pueden tomar medidas. Se nos ocurren muchas medidas a tomar y ahí le propongo algunas: optimizar el rendimiento de nuestros excelentes hospitales. ¿Conoce usted algún hospital privado que tenga sus recursos ociosos por la tarde? Sí, señora consejera, me va a decir que los quirófanos, los endoscopios, los ecógrafos, la resonancia magnética nuclear o el TAC están operativos para cualquier urgencia. ¡Hombre, faltaría más!

Prometió usted la reorganización de las jornadas de trabajo y la realidad es que no ha sido así. ¿No piensa negociar con los profesionales la apertura de los hospitales en jornada ordinaria de tarde? Le repito, señora consejera: negociar un nuevo modelo más eficiente, basado en dos turnos de trabajo, no imponer. Hágalo, que mi partido le va a apoyar. Cambiar el actual modelo de incentivos lineales que tiene por un modelo que fomente la competencia profesional y por ello mejore la calidad de la atención sanitaria y garantice la sostenibilidad del sistema en un futuro.

Mejorar los protocolos de inclusión en las listas de espera para corregir así la variabilidad de las tasas de indicación quirúrgica según los centros hospitalarios.

A mi grupo se le ocurren muchas más medidas, señora Mendoza, y estamos dispuestos a ayudarla. Sea valiente: ocúpese de gestionar bien los recursos de su consejería.

Espero que en su comparecencia nos cuente cuál es su programa, cuál es su plan para mejorar, para afrontar esta desesperante espera en la que tiene sumidos a los canarios. Es cierto que la lista de espera siempre va a existir, que es dinámica, porque depende de las entradas y de las salidas, pero como cualquiera puede imaginar, si las entradas aumentan y las salidas disminuyen, el sistema se colapsa. Señora Mendoza, espero que tenga un plan y, si no lo tiene, mi grupo se compromete a ayudarla a encontrar una salida.

Nada más y muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Maite Pulido.

La señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza, tiene la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Buenas tardes, señorías.

Como ustedes conocen, el Servicio Canario de la Salud, de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 605/2003, de 23 de mayo, por el que se establecían las medidas para el tratamiento homogéneo de la información sobre las listas de espera en el Sistema Nacional de Salud, actualiza, con una periodicidad semestral, los datos sobre las listas de espera quirúrgica y de consultas especializadas en nuestra comunidad autónoma y en el resto de las comunidades. No solo es aquí. Y lo hacemos en los plazos, términos y contenidos planteados por el ministerio en el citado real decreto.

Quiero recordar que las actuaciones se realizan con fecha 30 de junio y 31 de diciembre de cada año, de forma homogénea en todas las comunidades autónomas, repito. Los datos correspondientes a estos cortes se remiten al ministerio en los meses de septiembre y de febrero siguientes a cada actualización, en los primeros quince días del mes. Por tanto, en el momento actual aún no se han completado los datos registrados hasta el 31 de diciembre del año 2012 ni se ha agotado el plazo de remisión de los datos al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ni para esta comunidad ni para el resto. Por ello hoy solo informaría nuevamente acerca de la situación a 30 de junio de 2012, lo que ya realicé en el Pleno del 23 de octubre de 2012, dando respuesta a la pregunta oral ante el Pleno, con el número 628, formulada por el Grupo Parlamentario Mixto, para informar acerca de qué valoración le merecen las listas de espera sanitarias recientemente publicadas y en el Pleno del 4 de diciembre de 2012, formulada por el Grupo Parlamentario Popular, para informar sobre cuáles son los motivos por los que Canarias es una de las comunidades autónomas con mayor lista de espera en la sanidad pública.

Ya he manifestado en varias ocasiones, también en sede parlamentaria, que, como consecuencia de los continuos ajustes presupuestarios a los que se nos ha sometido -el Gobierno de España- durante el pasado año y que han derivado, entre otros, en la restricción de programas extraordinarios, o peonadas, y la derivación a centros concertados, la lista de espera en todo el territorio nacional se ha visto afectada, máxime teniendo en cuenta que los datos de la lista de espera a diciembre de cada año han sido históricamente superiores que los de junio, ya que en dicho semestre suele realizarse menos actividad debido al acúmulo de los periodos vacacionales. En este escenario nuestro primordial objetivo no es otro que lograr realizar la mayor actividad posible en jornada ordinaria, priorizando, evidentemente, los procesos cuya demora repercuta directamente en la situación clínica del paciente y/o pueda agravar el proceso que padece.

Una vez más, queremos insistir en que los esfuerzos de esta consejería se centran en que los plazos de espera sean los más cortos posibles y que los criterios de asignación y acceso a la lista de espera sean transparentes, con esa unidad que todavía sigue y seguirá funcionando, que asegura la transparencia y que la llevan los mismos técnicos que la iniciaron.

Así pues, y refiriéndome siempre a los últimos datos disponibles referidos al 30 de junio de 2012, la lista de espera de consultas, de consultas externas, comparada con el número de pacientes incluidos para una primera consulta médica, en junio de 2012 con los de diciembre de 2011, existe un descenso prácticamente del 3% y una disminución de más de un 6% respecto a junio del año 2011. La actividad de consultas ha tenido un pequeño incremento, a expensas, como en el caso de la actividad quirúrgica, de las consultas ordinarias; se ha incrementado en un 2,24%. Y el número de pacientes en lista de espera de consultas ha descendido en 10 especialidades.

En cuanto a la lista de espera de pruebas diagnósticas, los datos de las ocho pruebas que remitimos de forma semestral al ministerio destacan la disminución del número de pacientes en espera para TAC, resonancia magnética, endoscopia, así como del tiempo medio de espera para TAC, mamografía, ecocardio y ergometría.

Finalmente, la lista de espera quirúrgica, como era de esperar y ya anuncié en esta misma sede hace unos meses, sufrió un incremento del número de pacientes, en consonancia con lo que se está produciendo en la mayoría de comunidades autónomas, como consecuencia de la disminución de recursos, producto de la obligada reducción del gasto público demandada por el Gobierno de España en el contexto actual de crisis. A modo de ejemplo, uno de los indicadores básicos, como es el porcentaje de pacientes de más de seis meses, experimentó un crecimiento algo superior al nuestro. El Servicio Nacional de Salud registra un 75% de media y nosotros, nuestra comunidad, un 74%. No obstante, hemos hecho un importantísimo esfuerzo para contener el número de inclusiones mediante la instauración de protocolos a través del trabajo de los profesionales en determinadas especialidades, que permitieron que las entradas disminuyesen en un 11,3% en las listas de espera quirúrgicas. A ello añadimos nuestro primordial objetivo de lograr realizar la mayor actividad posible en jornada ordinaria.

Aunque la lista de espera quirúrgica cuenta con un 9,34% más de pacientes que en diciembre del año 2011 y la demora media aumentó un 15,20%, estos datos no deben ser valorados de forma aislada, puesto que, comparando la actividad quirúrgica del primer semestre del 2012 con el mismo periodo del año anterior, se incrementaron las intervenciones quirúrgicas programadas de forma ordinaria en un 9,5%, a expensas, fundamentalmente, de las intervenciones de cirugía mayor ambulatoria, que continuando con la línea de incrementar y de potenciar este tipo de cirugía aumentó en un 20,86%. Además, en el actual contexto, las intervenciones quirúrgicas extraordinarias prácticamente han desaparecido, hecho que se intentó paliar en lo posible con la ampliación de la jornada del personal y que se vio reflejado en la mejora del rendimiento quirúrgico en la jornada ordinaria.

Y sigue existiendo ese teléfono para información de los pacientes que se puso en marcha desde que empezó a funcionar la unidad de listas de espera para dar transparencia y toda la información que los usuarios necesiten.

Señorías, el presupuesto de la Consejería de Sanidad para 2013 representa el 40,28% del presupuesto global de la comunidad autónoma, cifra que también se ha incrementado con respecto al año 2012, que fue de un 38,89%. Y así, si en el 2012 la comunidad autónoma destinaba a los servicios públicos esenciales 67 de cada 100 euros, en el 2013 ha incrementado la cifra y pasa a destinar a los servicios públicos 70 de cada 100. Por tanto, en el 2013, el 70% del presupuesto estará dedicado, entre otros, a la sanidad, a la que dedica 42 euros de cada 100.

Entre nuestros objetivos irrenunciables, está el mantenimiento de todos los centros asistenciales, así como de su condición pública, como elemento de cohesión social, preservando la plantilla orgánica existente en la actualidad. Tras más de 15 años de transferencias sanitarias, en los que tantas prestaciones asistenciales como equipamiento e infraestructuras han experimentado un notable crecimiento en Canarias, el reto que ahora se nos plantea, en un marco de profunda crisis económica, es la sostenibilidad del sistema.

Y, llegados a este punto, a nadie se le escapa que en la situación de España, disminuyendo los presupuestos, obligada porque está bajo la atenta mirada de Bruselas, y obligando a importantes esfuerzos a todas las comunidades autónomas... Pero esto no es lo que se discute y al menos no es el caso de Canarias; aquí lo que está en discusión es si Canarias merece el trato que está recibiendo por parte del Gobierno de España. Canarias se ha esforzado. Hemos desarrollado una intensa política de austeridad y de control del gasto público, encaminada a proteger el núcleo básico del sistema. Fruto de esa acción han sido los resultados: Canarias continúa en la senda del objetivo del déficit y es la comunidad autónoma menos endeudada de España por habitante. El Gobierno de España ha efectuado durante el pasado año continuos recortes a esta comunidad. Este déficit es consecuencia de un sistema de financiación autonómica que perjudica y afecta gravemente a la sostenibilidad financiera de la comunidad autónoma y por ello hemos pedido y seguiremos pidiendo su urgente corrección, dados los perjuicios que nos causa su aplicación indebida.

Canarias es la comunidad peor financiada por el Gobierno de España para sufragar sus servicios públicos esenciales, recibiendo 387 euros menos que la media nacional. Si a ello unimos que el déficit de financiación que mantiene el Gobierno con Canarias solamente en materia sanitaria, y derivado de la aplicación del modelo vigente entre 2002-2009 y actualizado, es ya de 2.000 millones de euros, la pregunta es cómo podría...

El señor presidente: Tiene un minuto, siga.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Termino rápidamente.

La pregunta es cómo podría quedar nuestra lista de espera si el Gobierno de España hiciera frente a todo ello, a lo que debe y al déficit de financiación que tienen nuestros canarios y que tiene con nuestros canarios y que es responsabilidad, repito, del Gobierno de España.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Brígida Mendoza, señora consejera.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia, don Román Rodríguez.

Les recuerdo que este turno no tiene ampliación de tiempo. Cinco minutos, sí.

El señor Rodríguez Rodríguez: Este es un debate importante porque afecta a las condiciones de vida de una parte importante de los ciudadanos y precisamente de los que tienen un quebranto en su salud, ¿no?

Sabemos que los sistemas sanitarios de orden público, universal, gratuito, tienen entre sus consecuencias desequilibrios entre la oferta y la demanda de servicios, y eso es consustancial al hecho de tener servicios públicos universales y gratuitos. No suele haber lista de espera en algunos ámbitos privados porque solo se apuntan los que disponen de recursos para recibir esa prestación, de manera que lo que hace que no existan listas de espera en algunos ámbitos privados es la condición económica de los usuarios. No es en nuestro caso y, por lo tanto, este es un problema propio de los sistemas sanitarios públicos y es el caballo de batalla siempre para tratar de que en esa oferta y demanda de servicios se busquen los equilibrios y que las respuestas se adecuen a las necesidades de salud de la población. Siempre, por lo tanto, estamos hablando de un tema relevante en el sistema sanitario, cómo respondemos a las necesidades asistenciales de los ciudadanos cuando precisan una atención médica, una atención de enfermería, una prueba diagnóstica y, de manera especial, por la relevancia que suele tener, una intervención quirúrgica.

Es evidente que la crisis está impactando en la sostenibilidad, en los recursos, del sistema sanitario. Negar esto es negar la evidencia. Los recortes impactan en los resultados del sistema sanitario. Los problemas de demanda insatisfecha se están disparando y se van a seguir disparando porque no se puede, con los recursos que destinamos en España, con los niveles tecnológicos, con la cualificación profesional, hacer esto bien cada día con menos recursos. Esto tiene que tener un impacto en la asistencia y negarlo es negar la evidencia, pero lo tiene en las consultas externas, lo tiene en las pruebas diagnósticas, lo tiene en las áreas de urgencia tanto de Atención Primaria como de los hospitales, y esto es indudable. Y podremos simplificarlo, dulcificarlo o vestirlo en cifras, pero la gente sabe que la sanidad se está deteriorando; y lo sabe en Extremadura y lo sabe aquí. La gente sabe que está perdiendo uno de los servicios públicos esenciales, uno de los derechos yo creo que mejor concebidos por el Estado español en esta etapa democrática, porque además hemos podido decir y demostrar que tenemos un sistema sanitario del que podemos presumir, que con un esfuerzo fiscal moderado consigue una alta cartera de servicios, ampliamente gratuita y en condiciones de calidad no solo comparables sino en condiciones de calidad que tienen liderazgo internacional. Esto está en estos momentos en peligro.

No quiero decir yo que todo lo referente al desajuste de la oferta y demanda de servicios esté asociado a la crisis y al presupuesto, aunque ahora es lo determinante. También la organización, la gestión, las políticas de personal, los mecanismos de incentivación, son muy importantes cara a los rendimientos, pero yo creo que hay que ser rigurosos y estamos hablando en estos momentos de enormes tensiones financieras en un sistema sanitario insuficientemente financiado en el conjunto del Estado, con un plus de gravedad para territorios como el nuestro, porque en este y en otros servicios tenemos menos recursos que la media. Por lo tanto, yo creo que el problema de las listas de espera está siendo grave.

Y no me valen algunos datos. Yo sé cómo se manejan los datos en el sector público y uno trata, cuando gobierna, de buscar la mejor presentación posible. En estos momentos tenemos un problema de salida de las listas de espera, porque hay más gente sin respuesta, porque las demoras medias se amplían y, por lo tanto, hay gente que sale de la lista de espera cuando tiene la atención médica pertinente, pero está saliendo gente de las listas de espera por la vía irreversible también, y este es un problema serio. Y muy importante, la sensación que tenemos y las conexiones con el sistema son de todo orden, es que las entradas están siendo controladas para evitar el problema final de las listas de espera. Y yo lo puedo entender pero solo sirve para engañarnos. Si usted endurece los mecanismos para estar en las listas, en la demanda, puede dar la sensación de que está resolviendo los problemas, pero los problemas de demanda insatisfecha siguen estando ahí.

Creo que es necesario gestionar, organizarse mejor, pero es necesario redefinir un modelo de financiación que permita que el esfuerzo fiscal esté en relación con la cartera de servicios, la gratuidad y la calidad de los mismos.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Jesús Morera.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Me van a permitir que me reitere en los argumentos que ya expuse en esta sede en el mes de abril tratando este mismo tema. Un tema que es francamente propicio para la demagogia, las falsas promesas y la estrechez de miras. En este Parlamento, donde abundan los exconsejeros de Sanidad y exdirectores del Servicio Canario de Salud, deberíamos por fin evitar utilizar las listas de espera como arma arrojadiza y afrontar este problema con rigor y con responsabilidad.

Una vez dicho esto, y tras haberla oído, señora Pulido, me resulta imposible resistirme a decirle que si se ha olvidado usted de quién gobernó la sanidad canaria en la anterior legislatura y tampoco resolvió las listas de espera. Eso sí, con el récord de gasto del Servicio Canario de Salud, 3.009 millones de euros en el año 2009, récord de gasto del Servicio Canario de Salud, y con el récord de gasto en peonadas -también en el año 2009-, 25,5 millones de euros. Es obvio que en un presupuesto c omo el que tiene el Servicio Canario de Salud este año, 500 millones menos que el que se tenía en el gobierno del Partido Popular en el 2009, las cosas tienen que ser distintas y, como ha dicho el señor Rodríguez, obviamente se resentirán los números y en cierta medida la calidad de la accesibilidad al sistema.

Desde el Grupo Socialista, donde no hay ex de nada en la sanidad canaria, queremos aportar soluciones, que es lo que demandan los canarios, y no recriminarles a unos, a otros y a los otros el pasado, que es lo fácil. Lo primero que deberíamos hacer es explicar con franqueza a los ciudadanos la realidad de las listas de espera, y hablar con franqueza de las listas de espera es decir que son una característica inherente de un sistema sanitario como el nuestro, que tiene, o tenía, o tenía, sus grandezas en lo universal, lo público y lo gratuito, y en esas mismas bondades tiene su penitencia: una gran demanda para unos recursos limitados.

Pero no por ello nos resignamos ni desistimos de buscarle una solución. Ese debe ser el segundo punto, el compromiso de todos con la mejora en esta faceta, y para ello proponemos varias medidas, que por coherencia son las mismas que propuse en el Pleno del 24 de abril de 2012 y que ahora he visto que ha asumido la señora Pulido, cosa que me complace. Esas medidas que propuse y que vuelvo a repetir textualmente ahora son la optimización del rendimiento de las infraestructuras hospitalarias, desechar el modelo de programas especiales, pasando a un modelo basado en dos turnos de trabajo, sustituir el vigente patrón de incentivos, que premia el trabajo por volumen, e instaurar uno que incentive los resultados en salud, analizar y corregir la variabilidad en las tasas de indicación quirúrgica mediante guías y protocolos.

Es obvio que las circunstancias económicas impuestas impiden programas que requieran inversión. Por tanto, debemos apelar más que nunca a la buena gestión. En este sentido, se hace imprescindible un sistema de priorización que dé preferencia a la patología neoplásica y a la potencialmente incapacitante, lo que requerirá, por supuesto, la colaboración de los profesionales.

Mire, en esencia, la lista de espera quirúrgica es una situación de expectativa que se genera una persona que va a ser intervenida quirúrgicamente y en muchos casos no se transmite al paciente la trascendencia o intrascendencia del tiempo de espera para su intervención, sin tener en cuenta la ansiedad que genera a la persona el simple hecho de estar en una lista de espera. Por eso es fundamental desdramatizar la situación, transmitiendo a la población que lo trascendente no es si son 20 o 25.000 los que están en la lista de espera. Lo importante es exigir que no espere lo que no pueda ni deba esperar.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Jesús Morera.

Los turnos de los grupos solicitantes de la comparecencia. Grupo Nacionalista, doña María del Mar.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias. Señoría, buenas tardes nuevamente.

Coincido con lo dicho por algunos de los portavoces. Yo creo que este es un tema lo suficientemente serio y riguroso para intentar, pues, ser lo más constructivo posible y aportar algún tipo de debate constructivo y algún tipo de alternativa. Y digo esto porque nos decía la portavoz del Grupo Popular que la consejera se inventa recortes en sanidad donde no los hay. Creo que textualmente cogí sus palabras. Creo, señoría, que no se aguanta esa aseveración que usted está haciendo. Ante los ciudadanos no puede usted decir que la consejera de Sanidad se inventa recortes del Gobierno de España. Señoría, han sido ruedas de prensa del Ministerio de Sanidad. 7.000 millones de euros es de lo que ustedes se han vanagloriado de que se recortan en el sistema sanitario. ¿Y qué ocurre? Que se vanaglorian en algunos debates de esos recortes, pero cuando se discuten las consecuencias que esos recortes tienen para los ciudadanos, ah, los recortes no tienen nada que ver con ustedes, es culpa de otros.

Señoría, mire, por favor, el último informe de la OCDE (Mientras muestra un documento a la sala): España -esto que está aquí en rojo es España-, España... (Rumores en la sala.)

Señora, por favor, permítame que pueda intervenir con tranquilidad. Por favor, señor presidente.

El señor presidente: Evidentemente, señorías, por favor, saben que hay que respetar a quien está en el uso de la palabra y mantener el orden en la sala. Por lo tanto, se los agradezco.

Continúe, doña María del Mar.

La señora Julios Reyes: Mire, en los años esta situación ha empeorado porque no se ha puesto más dinero, se ha puesto menos para el Sistema Nacional de Salud. Por lo tanto, los informes próximos serán todavía peores. Este es el último, y dice: "España, segundo país de la OCDE que más recorta en salud pública". España se queda en el vagón de cola de la OCDE en sanidad. Esta situación, señoría, existe y todavía mucho peor. Y la herencia que ustedes recibieron, realmente lo triste va a ser la herencia que ustedes van a dejar, porque van a dejar el desmantelamiento del Sistema Nacional de Salud. Por lo tanto, no creo que sea la consejera de Sanidad de Canarias la que se inventa los recortes.

Y, miren ustedes, las propias comunidades autónomas del Partido Popular tienen que poner en el plan económico y financiero -he cogido algunas nada más, algunas- lo siguiente. Aquí nos decía la portavoz del Partido Popular: "ábranse los hospitales por la tarde, vuelvan a financiarse programas de tarde", ¡pero, bueno!, si comunidades autónomas que tienen una financiación por habitante mucho mejor que la nuestra -porque Canarias está aquí por debajo de la media, la media son 2.693 por habitante y Canarias está por debajo-, comunidades autónomas del Partido Popular que tienen hasta 3.230 euros de financiación, tienen unas listas de espera peores incluso que las nuestras, comunidades autónomas que tienen esa financiación plantean evitar el pago de peonadas por las tardes en los hospitales, plantean -no solo plantean sino que ya lo están haciendo- cerrar los centros de salud a partir de las siete y media de la tarde, de las diecisiete treinta -perdón-, de la tarde... Esto se plantea en Baleares. En Castilla-La Mancha todos sabemos la polémica generada por el cierre de todos los puntos de atención continuada. En Cantabria, suspender las peonadas, los 8 millones de euros que destinaban. Esa es la realidad de lo que está ocurriendo en España.

Estoy de acuerdo con la portavoz del Grupo Popular: trabajemos conjuntamente para poner medidas realistas de que tengamos capacidad, con la financiación que tenemos y ojalá que el Partido Popular se comprometa aquí hoy en exigirle al Gobierno de España la financiación que nos corresponde a Canarias en materia sanitaria, porque entonces quizás tendría usted, señora consejera, la oportunidad que tuvo en la legislatura pasada la anterior consejera, de lo que he podido leer en los boletines oficiales de esta Cámara: en el año 2007, en el año 2007 se promovió para el Presupuesto del 2008 un programa especial para afrontar la lista de espera de unos 48 millones de euros. Ojalá que usted tuviera esta posibilidad, pero es que ya no la hay. No hay esa posibilidad. Se están quitando, en todas las comunidades autónomas, gobernadas inclusive por el PP, los programas de financiación de lista de espera. Ojalá tuviera esa oportunidad. Ojalá que las ideas que nos pueda trasladar el Partido Popular sean algo distinto de las que tienen en las comunidades autónomas donde gobiernan, porque, teniendo más dinero, tienen igual o más listas de espera que nosotros.

Señorías, la realidad es que el ministerio marca dos cortes para la entrega de datos de listas de espera, dos al año, al semestre. Dentro de poco tendremos la información del siguiente, que es el que corresponde al cierre de diciembre. Pero lo cierto es que, mirando el último informe publicado en el propio ministerio, esta es la realidad de España. Miren, en el 2010 se acaba con la tendencia de disminuir la lista de espera en toda España y empieza el calvario de un ascenso continuo y constante en el incremento de la lista de espera en toda, en toda España, de forma y manera que asombrosamente, en junio del 2012, tenemos más lista de espera que la que había en España en junio del 2004. Más de medio millón de personas en toda España en lista de espera, que no solo son un número, claro, son caras, son personas, que no solo reclaman a la consejería correspondiente de su comunidad autónoma. Esto también debería sentirlo como una responsabilidad la ministra de Sanidad del Gobierno de España. ¡Claro que sí, señorías, claro que sí! El propio presidente del Consejo General de Colegios de Médicos le está pidiendo al ministerio un plan de choque, que tan siquiera financie un plan de choque para bajar las listas de espera en toda España.

Fíjense que ha subido lo que es el tiempo medio de espera: estamos ahora por encima del que se tenía en el año 2004. Y no hay recortes, según la portavoz del Partido Popular. Es que no ha habido recortes en sanidad por parte del Gobierno de España.

La verdad, señoría, es que sí estoy de acuerdo en tener un debate serio, pero estoy de acuerdo en que traigamos aquí argumentos y datos serios, datos reales, señorías. Ustedes no han puesto más dinero para la sanidad, han puesto menos dinero para la sanidad. Querer dar a demostrar lo contrario es falsear la realidad a los ciudadanos, y eso tiene sus consecuencias en la lista de espera. Asuman tan siquiera, asuman honrosamente, la herencia que le van a dejar a este país, señorías, asúmanla y defiéndanla, pero no nieguen lo que es la realidad, porque eso resta credibilidad a este sistema democrático que nos estamos dando. No pueden ustedes poner menos dinero y luego no decir que se está poniendo menos dinero. No pueden poner menos dinero y luego decir que las consecuencias de las listas de espera es por culpa de las comunidades autónomas.

No, señorías, eso no es el camino para avanzar en un pacto por la sanidad. Que yo insisto en que retomemos el camino de avanzar, señorías, a que entre todos trabajemos pero de verdad, de verdad, en ver cómo podemos mejorar el Sistema Nacional de Salud (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente y pasa a ocupar la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González).

Y no es el camino que ha decidido tomar el Partido Popular, no es el camino que ha decidido tomar la actual ministra de Sanidad. Todos sabemos que las medidas que se están tomando son unilaterales e impuestas a la mayoría de las comunidades autónomas. Incluso, incluso, comunidades autónomas gobernadas por el PP han manifestado su desacuerdo con las políticas del propio Ministerio de Sanidad. Incluso han manifestado su desacuerdo con la alternativa que está proponiendo el Ministerio de Sanidad en algunas comunidades autónomas, que es la de la privatización simplemente de todo el sistema sanitario.

Señorías, son muchos los informes publicados en relación a las listas de espera. Son muchos los informes en los que nos dicen, por ejemplo, que ninguna comunidad puede presumir de su lista de espera y que hay situaciones particularmente sangrantes. En este, por ejemplo, se cita a Extremadura, se cita a Castilla-La Mancha, comunidades que tienen mucha mejor financiación que nosotros (Mientras muestra un documento a la Cámara).

Señoría, he escuchado también en algún medio de comunicación que se le acusa, señoría, de falta de transparencia en las listas de espera, que no se creen los datos de las listas de espera. He escuchado, he leído, lo que la anterior consejera de Sanidad le decía al diputado portavoz en temas de sanidad en aquel entonces, el señor Alemán, en donde le decía el señor Alemán que transparentara la información de las listas de espera y la señora Roldós le contestaba que "por qué pone en duda los datos de esta comunidad autónoma y no los de Andalucía", y yo...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Sí, tiene un minuto para concluir.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente.

Si el sistema de información es el mismo, si hasta los funcionarios son los mismos, resulta que lo que no ponía en duda hace apenas un año la consejera de Sanidad y el Partido Popular en peso y defendía, ahora sí que lo pone en duda. Eso no es serio, señoría, eso pone en crisis ante los ciudadanos la imagen de la Administración pública. A lo mejor a ustedes les interesa, pero desde luego los partidos que apoyan a este Gobierno vamos a seguir defendiendo la honorabilidad y la honestidad de los funcionarios, que son los mismos que mantienen este sistema de información y que dan los datos al ministerio.

Y mire usted qué casualidad, qué casualidad, que de falta de transparencia es de lo que acusa la Oposición en Madrid, por ejemplo, a la consejería, o al consejero de Sanidad de turno. Pero es que además, mire usted, es que hasta el propio Ministerio de Sanidad ha tenido en algunas ocasiones que dejar fuera los datos...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señora diputada, ha terminado su turno. Gracias.

Doña Maite, tiene usted la palabra.

La señora Pulido García: Gracias, presidente. Buenas tardes de nuevo.

La verdad es que no sé por qué a estas alturas de la legislatura me siguen ustedes sorprendiendo en sus intervenciones.

Mire, hoy le voy a explicar con detalle lo que usted llama "ajustes presupuestarios" y lo que usted llama "maltrato del Estado a Canarias".

Le quería decir, señora Julios, que yo no he hablado de peonadas. No ponga en mi boca lo que yo no he dicho. Está claro que ese sistema no ha funcionado, pero no ha funcionado en Canarias, no ha funcionado en Andalucía, no ha funcionado en Galicia y es de sabios rectificar. Le he propuesto un nuevo modelo basado en dos turnos de trabajo y le he hecho un ofrecimiento de ayudar a la consejera con propuestas.

Mire, señora Mendoza, es cierto que el dinero es necesario, pero también lo es la capacidad de gestión y la constancia en el trabajo. Se lo digo de verdad que sí, sin ninguna acritud, créame. Mire, no por repetir mentiras una y otra vez se van a convertir en verdad. Cuando ustedes hablan de las medidas que permiten ahorrar hasta 7.000 millones de euros para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y dicen que son recortes a la comunidad autónoma, a las comunidades autónomas, ustedes mienten y lo saben. Saben ustedes, igual que yo, que estas medidas fueron puestas en marcha para hacer sostenible un sistema sanitario que el anterior Gobierno socialista dejó en quiebra, dejó con un agujero de 17.000 millones de agujero sanitario.

Sí, señor Morera, la verdad es qué poco peso tiene el Partido Socialista en el Gobierno cuando desde abril está usted dándole soluciones a la consejera y hasta el día de hoy se ve que no se las ha tomado en cuenta.

Me gustaría que la señora consejera nos dijera cuánto ha ahorrado su consejería por el cumplimiento de ese famoso Decreto 16/2012, que ustedes tanto han denostado en esta Cámara. Diga la verdad, señora Mendoza, cuánto ha ahorrado con la compra centralizada de las vacunas de la gripe o con el cambio en el sistema de copago farmacéutico, que ya existía, o con el fomento en la prescripción de genéricos o con la bajada de precios de los medicamentos y con el control del turismo sanitario, que es bastante frecuente en estas islas, donde en nuestra economía tiene una base fuerte el turismo.

Miren, señorías, de verdad que cuando les oigo decir que la ministra Mato ha recortado en 7.000 millones de euros es que me quedo perpleja. Miren, estos son los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias, de la Consejería de Sanidad, vamos a ir al año 2011 -lo tengo aquí, por si alguien no lo ha visto y lo quiere ver-, transferencias procedentes del Estado, estructura económica de ingresos del Servicio Canario de la Salud, 97 millones de euros; y aquí detrás tengo el del año 2013. Curioso, pero el Gobierno del Estado transfiere -o por lo menos esto recogen los Presupuestos que ha hecho usted, señora consejera- 106.106.621 euros. O sea, que estamos hablando de que en el 2013, del 2011 al 2013, el Gobierno del Estado ha pasado a la Consejería de Sanidad 9,5 millones de euros más. Y 2 millones, por cierto, son a través del Fondo de Cohesión. Ese Fondo de Cohesión que según ustedes desaparecía. Es curioso pero se incrementa de 7 a 9 millones en los Presupuestos del 2013.

Respecto al presupuesto del Servicio Canario de la Salud, también es sorprendente que en el año 2012 ha contado con 256 millones de euros más que en el año 2011. Y hay que ir simplemente a la página del Gobierno de Canarias para comprobarlo. Mire, año 2011, 2.520 millones, presupuesto del Servicio Canario de la Salud; año 2012, 2.587 millones. Pero además le podemos sumar los 191 millones de euros del pago a proveedores sanitarios que el Gobierno de España -ese que nos maltrata a los canarios- le dio para que pagara a todos esos proveedores que usted no paga, señora consejera: a las farmacias, a las ortopedias, a las empresas de limpieza, a las clínicas concertadas, a las agencias de viaje... Con lo cual ha tenido un presupuesto en el año 2012 de 310 millones de euros, superior al que tuvo en el año 2011. Esto refuerza, señora consejera, lo que hemos venido diciendo y denunciando a lo largo de todo el año 2012. Su problema no es económico, su problema, señora Mendoza, es una incapacidad manifiesta para gestionar la consejería y mejorar la salud de los canarios.

Respecto a la financiación que recibe nuestra comunidad autónoma para los servicios básicos esenciales, quiero recordarles, una vez más, que fue el Gobierno del Partido Socialista en el año 2009 el que aprobó, con el apoyo de Coalición Canaria, esa ley de financiación que el Partido Popular decía que era injusta con Canarias y que ya el señor Montoro ha dicho que va a cambiar.

Quería hacer una última aclaración. Cuando desde mi grupo la acusamos de falsear, maquillar, hacer arreglos cosméticos a los datos de la lista de espera, es porque nos llegan respuestas parlamentarias que nadie se puede creer. Y no las mando yo, no me las invento yo, me las manda el departamento que dirige la señora Mendoza. Y si no me gustaría que hoy en esta Cámara, en pro de la transparencia de los datos, me explicara la señora Mendoza este documento que me ha enviado ella como respuesta a una pregunta parlamentaria, donde dice que, a 31 de diciembre de 2011, en la isla de La Palma hay 9 pacientes esperando para realizarse una endoscopia y hay 4 pacientes esperando para realizarse un TAC. Bien. Curiosamente, pregunta mi compañera, la portavoz de Sanidad, Mercedes Roldós, y le contesta que, a 31 de junio de 2012, hay 515 días de espera media en el Hospital General de La Palma para hacerse un TAC, para hacerse un TAC 4 pacientes; y para endoscopia, para 9 pacientes, 235,1 días. Señora Julios, le puedo dejar el documento, no me invento yo los datos, se los inventa la consejera, el departamento de la consejera de Sanidad. No son creíbles, para muestra un botón.

Mire, señora consejera, como ya le he demostrado, la mentira tiene las patitas muy cortas. Le pido que haga un esfuerzo y encuentre el rumbo necesario que esta consejería necesita y, de verdad, que si decide trabajar por la salud de los canarios cuente con nosotros porque el Grupo Popular la va a apoyar. Mientras siga mintiendo y falseando los datos, esta diputada no va a apoyarla.

Gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señora diputada.

Para concluir, tiene la palabra la señora consejera. Sí, tiene la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Señor presidente.

Yo creo que debo empezar de la misma manera que acabé: ¿cuál sería la situación de la sanidad en Canarias si el Gobierno de España hubiese mejorado tan solo, ligeramente, el déficit de financiación? Y creo que lo repetiré las veces que haga falta, pero, bueno, no es el caso.

Y pese a quien le pese y a las críticas, la sanidad se está gestionando de forma transparente y adecuándose a un presupuesto que el Gobierno de España ha cercenado en el año 2012 y 2013 de forma asfixiante y, claro está, señores diputados, la sanidad cuesta dinero, mucho dinero. Y nosotros hemos conseguido, a pesar de todo, mantener todos los hospitales abiertos, mantener abiertos todos los servicios de urgencias, mantener los quirófanos, todos, abiertos, incrementar la jornada, la actividad de la jornada ordinaria tanto en las consultas como en la cirugía programada, continuar disminuyendo el gasto farmacéutico y no porque le baje el precio, órdenes o decretos de la señora ministra. Aún más, hemos bajado la deuda a proveedores en un 54,8% al pasar de 288 millones de euros a 130 entre el año 2011 y 2012, y eso está reflejado en un informe reciente -que no hemos elaborado nosotros, que no he elaborado yo-. Y para que me entiendan bien: esta deuda es de eso que algunos diputados o diputadas llaman cajones. Ese informe nos deja, a Canarias, yo creo que muy bien colocados -y estoy segura de que todos lo han leído-, frente a comunidades como Valencia, con 960 millones de deuda; Castilla-La Mancha, con 340; Galicia, con 460... Estas comunidades, con demoras entre 300 y 400 días y que están gestionadas por el mismo partido que aquí hoy sigue criticando y que ha aludido una y otra vez a que la actual consejera tiene cajas y cajones. Nuestra demora actualmente está entre 188 y 220 días.

No debemos olvidar ya no el déficit histórico de financiación sino que Canarias es la comunicad peor financiada: 387 euros por persona, por debajo de la media del resto de las comunidades. Y, aun así, en una apuesta decidida del Gobierno de Canarias por los servicios básicos esenciales, dedica 42 euros de cada 100 a mantener la sanidad. Y esto es un enorme esfuerzo de Canarias por sus ciudadanos y ciudadanas y todos y cada uno de los profesionales de la sanidad canaria están trabajando para mantener este servicio público y hacerlo sostenible. Todos hemos hecho grandes esfuerzos para ajustarnos a todos los recortes a los que el Gobierno de España nos ha llevado, al cumplimiento del objetivo del déficit, y eso tiene repercusiones.

En el segundo semestre del año 2011 asumí la decisión de restringir las peonadas, los programas especiales, aquellos que no forman parte del sueldo y que se pagaban por hacer actividad fuera del horario habitual y que tenían el objetivo de eliminar las listas de espera, y que sorprendentemente hoy escucho aquí que no servían para nada y que rectificar es de sabios. Y también asumí el incremento de las dos horas y veinte minutos, medida denostada por las mismas personas y algunos meses más tarde la toma el Gobierno del Estado. A partir de ahí, fabuloso, parece.

Pero yo a ustedes quería darles datos comparativos y por si alguien tuviese la tentación de ponerlos en duda les diré que están sacados de fuentes como el Boletín Oficial de Canarias, Diario de Sesiones del Parlamento y datos numéricos que han elaborado nuestros técnicos. Los mismos que estuvieron desde hace años en los mismos puestos y allí siguen dando ejemplo de profesionalidad y transparencia, y a los que espero, como mayúsculas, que nadie ponga en duda.

Les recordaré que el presupuesto de sanidad fue -en el año 2009, porque voy un poco más atrás que la diputada- de 2.929 millones de euros; año 2010, 2.857 millones de euros (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente). Por cierto, en aquel momento cifras criticadas y con reclamación del déficit de financiación al Gobierno de España, e incluso una crítica porque se habían congelado en el año 2009 los fondos de cohesión. ¡Curioso!, ahora quien los quita no es la que habla, pero aquí la anterior responsable de la consejería criticó en ese año hasta los fondos de cohesión y ahora resulta que yo tengo que escuchar, con todos ustedes, algo diferente. Año 2011, 2.406 millones de euros; año 2012, 2.471; y 2013, 2.430 millones de euros.

Pueden ir haciendo ustedes los cálculos, pero vamos a seguir haciendo comparaciones, que están obtenidos por los mismos técnicos en los mismos programas que se vienen usando desde hace años y que todos los que han pasado por allí conocen y se han mantenido. Quienes hoy achacan a esta consejera un aumento en la lista de espera no recuerdan la realidad, y la realidad es que desde el pasado año hemos restringido, como ya he comentado, los programas especiales, aquellas peonadas, y, sin embargo, estas, como dice la señora diputada, no fueron ni eficaces ni útiles como quisieron decir hasta... bueno, es la primera vez que yo escucho decir eso. Pero, en fin, me alegro.

Miren, el descenso de las listas de espera entre diciembre del 2010 -para que ustedes se hagan una idea-, entre diciembre del 2010 y junio del 2008, a pesar del dinero invertido por el equipo anterior en estos programas especiales, en esas peonadas que hoy resulta que no sirven de nada, solo supuso un descenso -y que hacen cierto eso- de 17 pacientes y un día de demora, y un día de demora. Sin embargo, en el 2012 ha habido un crecimiento de la lista de espera quirúrgica inferior a lo esperado, ya que no ha habido ni peonadas, ni programas especiales, y se ha trabajado en protocolos, no para frenar la inclusión en las mismas sino para que todos los centros trabajaran con los mismos criterios y se ha trabajado con los profesionales. Y eso ha permitido un incremento de las intervenciones en un 9,3%, incrementándose la actividad quirúrgica y bajando el índice de entradas, porque -estoy de acuerdo- hay que trabajar tanto en las entradas como en las salidas pero de forma profesional, y no se trata de que queremos frenar nada. Y aprovecho para dar las gracias a los profesionales por haber sido capaces de hacer este gran esfuerzo en una época tan difícil como la que estamos atravesando y trabajar haciendo las intervenciones, incrementando la jornada ordinaria y haciendo los protocolos con la bibliografía y para todos los centros y que sean comunes.

Pero también lo voy a acompañar de cifras económicas, que, vuelvo a repetir, están en los sistemas y las obtienen los técnicos, los mismos de los años anteriores. En el año 2010 -era el dato que yo traía porque los técnicos me lo dieron y espero y vuelvo a repetir que nadie se atreva a ponerlos en cuestión, en cuestión, y lo repito con mayúsculas-, en el año 2010, las peonadas, los programas especiales, costaron 28 millones de euros, pero es que yo además he escuchado hoy cifras aquí, señor Morera, de 25 y 48. Yo traía el transparente que yo tenía, porque en el año 2009 empezaron a trabajar un programa para conseguir ese dato. Pues me alegro de que den ustedes el resto de los datos. El mío era transparente porque lo hicieron los técnicos que lo elaboraron en el año 2009 para obtener las cifras del 2010 y por eso es el que doy. Gracias, señores diputados, porque ustedes amplían mis conocimientos. Yo los tenía de otras fuentes pero no de la consejería, que es cuando se empezaron a recoger de forma muy concreta, 28 millones. Y no fue donde más se invirtió.

Bien. Centros concertados. Se derivaba a la concertada, se derivaba. Entre 2008 y 2010, datos del SICH -todos aquellos que hayan pasado por la consejería conocen el SICH, todos aquellos que hayan trabajado en el ámbito sanitario se acuerdan del SICH -, 525.925.517 euros. Lo puedo decir así de rápido: 525 millones. Nosotros hemos reducido este gasto y en el 2011, solo con la restricción del último trimestre, se disminuyó el coste de las peonadas, de los programas especiales, bajó a 24 millones; en el 2012, porque hablo de restricción, se utilizaron 11 millones de euros. Y en la concertación, que algunos tanto también me critican y me han criticado, se ha disminuido la facturación. En el 2011, 164 millones; 2012, 143. Es decir, 20 millones menos en el año 2011, 43 millones menos en el año 2012. Tan malas no deben ser las medidas.

Todas las personas que trabajan en el ámbito sanitario de nuestra comunidad han hecho grandes esfuerzos en el último año y medio. Y hemos tenido que frenar una gestión de la anterior legislatura, de los anteriores responsables de sanidad, que despilfarró el dinero para conseguir, como ustedes han visto, nada. Y no porque diga yo que se quitó el bruto de 17 pacientes y bajó un día, sino porque hoy todos ustedes han escuchado decir en esta Cámara que las peonadas no sirven para nada, y evidentemente creo que es bueno reconocerlo.

Esta consejería recibió no solo un presupuesto en sanidad firmado por quien sabía que ni la farmacia tenía cobertura para seis meses, que no daba para peonadas, que además dejó deudas de unos 250 millones de euros. Si quieren, les digo que era en la farmacia hospitalaria, equipamiento o, si quieren, pues, yo les digo que es aquello de los cajones. Es lo mismo. Ahora nosotros hemos hecho bajar la deuda, que además por arrastre subió en 2011 y que ahora ya hemos podido bajar en un 54,8%, y estamos en 130 millones de deudas. Es decir, la diferencia es bastante importante.

Todos los equipos directivos y los profesionales están trabajando en las listas de espera, las que ya anuncié que subirían hace mucho tiempo, el año pasado aquí, y hace más de un año incluso, y que subirían aquí y en el resto de las comunidades. Y eso, yo no saqué la gráfica, pero, señora diputada, gracias, las gráficas son para eso, para verlas de un vistazo.

Mire, señora diputada, los insultos de su partido no son lo que dañan, no son lo que dañan. Daña el recorte del presupuesto, daña una financiación de 387 euros por debajo de cualquier otro ciudadano de cualquier comunidad. ¿Quiere iniciativas novedosas?, ¿quiere iniciativas novedosas con un presupuesto que nos asfixia? ¿Quiere que privatice, como Castilla-La Mancha, Valencia, Madrid? ¿Quiere que haga una lista de espera, no transparente, como la que tenemos, sino como aquella de siete a nueve días, que en algún sitio leí, que ya la quisiéramos nosotros, que pone a sus pacientes, y todos lo sabemos, cuando piden el preoperatorio? ¿O digo el nombre de la comunidad? Todos lo conocemos. ¿Quiere usted que ponga -también lo leí por ahí- 8 millones para los médicos? ¿Y qué hago con el resto del personal? ¿Y el derecho a la formación continuada y el resto, y los programas de prevención, los dejamos caer?, ¿los dejamos caer? Mire, haga usted y hagan los de su partido lo que sí deben hacer como canarios: reclamen la financiación que cada persona se merece en Canarias al Gobierno de España.

Y después de todo me sorprende que el Partido Popular me quiera dar lecciones. Más bien denles ustedes sus iniciativas a sus compañeros de partido de otras comunidades, porque de ustedes la única lección -y digo la única lección- que quiero aprender es lo que no se debe hacer.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0780 Sobre -Consejera de Sanidad-, sobre las listas de espera.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico