Diario de Sesiones 69/2013, de fecha 27/2/2013
Punto 7

· 8L/PNL-0184 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre plan de choque para la reducción de las listas de espera sanitarias.

El señor presidente: Siguiente proposición no de ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre plan de choque para la reducción de las listas de espera sanitarias.

Tiene una enmienda de los grupos, una enmienda conjunta, de los Grupos Nacionalista y Socialista.

Doña Mercedes Roldós, por el Grupo Parlamentario Popular, para la defensa de la proposición no de ley.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenos días, señoras y señores diputados.

El Grupo Parlamentario Popular presenta a la consideración de esta Cámara una proposición no de ley para que el Gobierno de Canarias elabore, de manera urgente, un plan de choque contra las listas de espera.

Señorías, ustedes saben que las listas de espera quizás es el indicador más sensible del funcionamiento de un sistema sanitario de la sanidad pública y en gran medida expresan la calidad asistencial que reciben los ciudadanos. En el caso de la Comunidad Autónoma de Canarias, resulta preocupante, cuando menos, el incremento no solamente en el número de pacientes sino en el tiempo que tienen que esperar a día de hoy los pacientes canarios para ser atendidos en una consulta de las diferentes especialidades, para realizarse una prueba diagnóstica o para someterse a una intervención quirúrgica.

Ese incremento intolerable de las listas de espera en los dos últimos años ha puesto de acuerdo a la mayoría de los sectores -a los pacientes, a los profesionales, a los colegios profesionales, a los sindicatos-, que coinciden en poner de manifiesto el importante deterioro que en los servicios sanitarios en Canarias se está llevando a cabo en los dos últimos años, que está alcanzando unas cotas ciertamente alarmantes. Los últimos datos publicados, los referentes al corte evaluativo del mes de diciembre del 2012, lo ponen de manifiesto: más de 53.000 pacientes canarios esperan por una intervención quirúrgica, por una consulta especializada, aparte de los que esperan para realizarse una prueba diagnóstica, batiendo todos los récords históricos en listas de espera, con unos resultados francamente escandalosos y demostrando una tendencia absolutamente dramática. Y les digo dramáticas, señorías, porque el incremento de las listas de espera, el incremento en los tiempos para ser atendido, no solamente -que es lo más importante- es un sufrimiento para esas personas que están en listas de espera, sino que es absolutamente ineficiente para un servicio sanitario. Señorías, las personas que están en lista de espera no solamente sufren sino que también consumen recursos sanitarios; tienen que ir a Urgencias, tienen que someterse a tratamientos que no son definitivos, por ejemplo pacientes en listas de espera para la sustitución de una cadera, de una rodilla o ponerse una prótesis en la columna vertebral. Son pacientes que tienen que ir reiteradamente a los servicios sanitarios, que consumen más medicamentos, que van a sesiones de rehabilitación que no son un tratamiento definitivo para su dolencia. Y, por lo tanto, consumen recursos sanitarios y no se les resuelve el problema.

Esos datos escandalosos que publicaba la Consejería de Sanidad hace apenas unos días son cuestionados por los pacientes y por los profesionales, que creen que todavía esas cifras son más escandalosas, que esas cifras son mayores porque constatan día a día que las agendas, para realizarse consultas, para realizarse pruebas diagnósticas, están cerradas. Que les dicen "llame usted dentro de una semana, llame dentro de un mes" y, mientras tanto, no son contabilizados en listas de espera.

Señorías, el Gobierno de Canarias argumenta que la lista de espera ha aumentado de manera escandalosa por los recortes -que les llaman ellos- de dinero en el año 2012 y, señorías, el Grupo Parlamentario Popular les tiene que decir que es absolutamente falso, y es falso porque los datos están ahí. Durante el año 2012 la Consejería de Sanidad ha contado con 615 millones de euros más que en el año 2011, y yo se los voy a desglosar muy fácilmente, porque son fácilmente constatables y además hay respuestas por escrito, parlamentarias, que ustedes pueden disponer de ellas.

El Presupuesto de 2012 se incrementó un 2,2% respecto al 11, que la cantidad absoluta son 28 millones de euros. Había un remanente de tesorería del 2011 de 53 millones de euros. El día 26 de junio de 2012, con el plan de pago a proveedores, la Consejería de Sanidad, el Servicio Canario de Salud, pudo pagar 191 millones de euros de facturas de proveedores sanitarios y además, en el último trimestre del año, a través del Fondo de Liquidez Autonómico, se pagaron 343 millones de euros a proveedores sanitarios, con lo cual le daba una holgura suficientemente económica para no constatar este fracaso de las listas de espera.

Señorías, esto viene a constatar que ya no es solamente un déficit de financiación, es un absoluto déficit de gestión, y para ello el Partido Popular -ya lo hicimos en la presentación de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para el 2013- presentamos una enmienda en la que dábamos de baja a 216 partidas de gasto superfluo, de gasto innecesario, de gasto que no es el necesario para el funcionamiento de los servicios sanitarios, con un montante total de 8 millones de euros, que proponíamos que fueran destinados exclusivamente a un plan de choque contra las listas de espera. A día de hoy la vigencia de esa propuesta es más constatable, es más importante que nunca.

Señorías, lo que le pedimos al Gobierno de Canarias es que, de manera urgente, haga un plan de choque de listas de espera, que para ello haga las modificaciones presupuestarias necesarias y los cambios organizativos necesarios con un objetivo único, que es disminuir el número de personas y el tiempo de espera para realizarse en Canarias una consulta especializada, una prueba diagnóstica o una intervención quirúrgica.

Señorías, esta es la posición del Grupo Parlamentario Popular, esto es lo que sometemos a su consideración y esperamos de todos ustedes, señorías, por el bien de los canarios, que le den la aprobación.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Mercedes Roldós.

Para la defensa de la enmienda, el Grupo Nacionalista Canario -enmienda conjunta con el Grupo Socialista-, doña María del Mar Julios Reyes.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señorías. Buenos días nuevamente.

Pues nuevamente, señorías, debatimos en esta Cámara uno de los problemas que más afectan al bienestar de los ciudadanos, como es lógico. Es el problema de las listas de espera del sistema sanitario. Este es un debate que siempre nuestro grupo, el Grupo Nacionalista, ha abordado con responsabilidad y con respeto a las miles de personas que se encuentran en una lista de espera. Por ello, desde esa perspectiva no podemos, no debemos abordar este debate, ni desde la demagogia ni dando el espectáculo de promesas huecas, porque, señorías, creo que los medios de comunicación son testigos de que en esta Cámara, en esta legislatura y en otras muchas anteriores, siempre que se aborda este tema, siempre, los partidos que están en la Oposición critican -lógicamente, ese es su papel- al Gobierno de turno por la falta de transparencia en las listas de espera, por el incremento de las listas de espera, para prometer inmediatamente que si ellos gobiernan las listas de espera serán controladas y desaparecerán, y lo cierto es que eso no se ha conseguido, ni en Canarias ni en ninguna otra comunidad autónoma, gobierne quien gobierne.

Por eso no comparto la posición del Grupo Popular, ni en el fondo ni en la forma. Creo, señorías, que no se puede tratar con ligereza este debate, ha de hacerse con rigor, y no solo en este Pleno, en esta Cámara, sino también por las declaraciones que les he escuchado hacer ante los medios de comunicación. No me parece un discurso propio de quien ha estado gobernando, y ha estado precisamente gobernando la Consejería de Sanidad. Yo creo que eso nos conllevaría -y que en estos momentos gobierna España-, creo que es un debate que todos debemos abordar por lo menos con un poquito de humildad. Y digo esto, señoría, por lo que ha ocurrido en Canarias pero también por lo que está ocurriendo en España, lo dije en el Pleno anterior y lo vuelvo a decir. Heredaron ustedes, heredó el Partido Popular, una curva de tendencia al descenso en las listas de espera, en términos cuantitativos y en términos de tiempo medio de espera, y desde un tiempo para acá, desde hace unos años para acá, la tendencia que hay es escandalosa en toda España, gobierne Partido Popular, gobierne PSOE, gobiernen partidos nacionalistas, la tendencia al ascenso en las listas de espera. Señoría, entiendo que, insisto, es un debate que debe ser abordado, primero con responsabilidad y después, en segundo lugar, con cierta humildad.

No estamos de acuerdo con el texto propuesto por el Partido Popular, en primer lugar porque entendemos que está cargado de una gran demagogia y porque bajo el disfraz de la austeridad lo que se esconde de verdad, lo que están proponiendo, es desmantelar gran parte del funcionamiento del Servicio Canario de Salud. No son partidas superfluas. En la enmienda del Presupuesto del 2013 -aquí la tengo-, 20-30 folios, dando de baja a multitud de conceptos que tienen que ver, señorías, con la informática del Servicio Canario de Salud, con material de oficina, con alquileres para las fotocopiadoras, con el mantenimiento de muchos centros, con la energía eléctrica de algunos centros sanitarios, por ejemplo en El Hierro, con el alquiler, que de no tener ese presupuesto habría que cerrar consultorios y centros de salud. Acabaríamos, señorías, en este sentido disminuyendo los servicios públicos si tenemos en cuenta la propuesta del Partido Popular. O la asistencia técnica a proyectos y estudios, por ejemplo, para obras, infraestructuras, supervisión de las mismas, etcétera, etcétera. Todo esto, señorías, es quitar partidas del servicio público, pequeñas pero importantes, para concluir en un alta, en el capítulo II, concretamente en el apartado que tiene que ver con otros servicios asistenciales, es decir, subconcepto Actividad de concertación. Estamos hablando de que la intencionalidad, señoría, es incrementar la actividad de la concertada a costa de disminuir la capacidad del sistema público.

Nosotros no compartimos esa posición. Es la que ustedes, pues, cuando tuvieron la oportunidad de tener, pues, 40 millones de euros, por ejemplo, en un año para programas de choque de listas de espera, pues, un 5% era para aumentar la actividad ordinaria, un 15 los programas de tarde, las peonadas, y un 20% para la concertada. No compartimos eso, primero no proponen nada nuevo, proponen más de lo mismo, y, señoría, yo creo que tenemos que innovar. Los métodos utilizados, ya no solo porque haya o no haya dinero, que no lo hay, sino que los métodos utilizados hasta ahora no han dado los resultados esperados, aunque han costado mucho dinero. Eso implica que tenemos que poner en marcha otras medidas.

Por eso, señoría, nosotros proponemos una enmienda que implica, por un lado, agradecer a los profesionales su profesionalidad y el rigor con que se está trabajando por parte de los profesionales del sistema público. En segundo lugar, que, a pesar de la disminución de la financiación, el Gobierno de Canarias siga haciendo un esfuerzo por mantener el funcionamiento y el carácter público de los centros sanitarios en Canarias.

En segundo lugar, lo que planteamos es que se incremente el rendimiento de la actividad quirúrgica, en los quirófanos, en el horario ordinario.

Planteamos también que se siga priorizando y supervisando para que no haya esperas para procesos como los procesos neoplásicos o, por ejemplo, cualquier proceso que pueda resultar invalidante.

Y me quiero detener en lo siguiente. Proponemos lo que pudiera ser verdaderamente un plan integral para dar respuesta o controlar, lograr disminuir las listas de espera, que implique la participación de los profesionales, sacar del cajón el pacto social por la sanidad que se firmó en mayo del 2006. Ese pacto que, desgraciadamente, en la legislatura anterior lo metieron en el cajón pero que ya, en aquel entonces, es un pacto que cuenta con el respaldo de colegios profesionales, de sindicatos, participaron expertos en economía sanitaria... En él hay dos líneas estratégicas fundamentales: una en relación a mejorar la coordinación entre Atención Primaria y Especializada, dando más capacidad de resolución a los centros de Atención Primaria y, por lo tanto, evitando que deriven hacia la creación de más listas de espera; y, otra, que es la Estrategia IV, disminuir las listas de espera. Ahí se hacía una serie de planteamientos que están vigentes y yo le propondría al Gobierno de Canarias que reavive esas comisiones de seguimiento con los profesionales para profundizar en la puesta en marcha de estas medidas. Implican protocolizar el manejo de los procesos más prevalentes, poner en marcha instrumentos de gestión clínica. Y sobre todo me quiero detener en un punto: modificar las estructuras organizativas y el funcionamiento de los centros asistenciales actuales, los públicos, tanto los centros de salud como especialmente los hospitales. Proponemos que se amplíen los horarios de utilización de los hospitales, evitando -lo decíamos en el 2006-, evitando los programas de tarde, para hacer o promover cambios organizativos que impliquen que los recursos existentes puedan tener un mayor rendimiento. Poner turnos de tarde, turnos deslizantes, también en los hospitales, igual que están en los centros de salud. Eso se puede hacer con los recursos existentes, consensuándolo con los profesionales, que uno o dos días de la semana pueden tener turno deslizante o turno de tarde, algunos ya lo tienen, y sobre todo las plazas nuevas que se puedan contratar, muchas de ellas producto de las jubilaciones, se puedan contratar con un horario mucho más flexible.

También se decía en el 2006 que había que garantizar la transparencia en el régimen de conciertos con el principio, lógicamente, de independencia a la hora de que fuese siempre la Administración la que lleva el control de qué deriva y a quién deriva y evitando desde luego el sesgo de selección que se puede producir, y que de hecho a veces se produce, en algunos centros concertados.

Y para concluir, señor presidente, un tercer punto, en donde planteamos que se debe instar por parte del Gobierno de Canarias al Gobierno de España, puesto que las listas de espera están aumentando en toda España, en todas y cada una de las autonomías. Hoy comparece en Comisión de Sanidad la ministra de Sanidad después de un año, de un año, que le venían pidiendo los diputados y diputadas para que tuviera presencia. Ha dado explicaciones de muchas cosas pero de lo que está ocurriendo en sanidad, pues, prácticamente, últimamente no la escuchamos hablar, y es responsabilidad del Ministerio de Sanidad hablar y dar propuestas y alternativas a lo que está ocurriendo en el Sistema Nacional de Salud. Proponemos que se financie un programa especial con carácter finalista por parte del ministerio para que las comunidades autónomas y sobre todo que se compense, con carácter finalista si se quiere para las listas de espera, a aquellas comunidades autónomas que tenemos una financiación por debajo de la media, porque, evidentemente, estaremos en mejores condiciones para poder dar respuesta a la lista de espera.

Usted comentaba, señora Roldós...

El señor presidente: Doña María del Mar, doña María del Mar, concluya porque su tiempo ya, incluso le habíamos dado el añadido. Concluya, por favor.

La señora Julios Reyes: Concluyo.

Decía usted que es falso, que no hay recortes. Señoría, yo creo que aquí estamos todos, incluidos ustedes, para defender los intereses de Canarias. Hay recortes, lo sabe todo el mundo, lo saben ustedes, y en lo que deberíamos estar en todo este Parlamento es pidiendo un trato justo para Canarias para poder afrontar, entre todos, entre todos y sin demagogia, el problema del sistema público sanitario y el de las listas de espera.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar.

Doña Mercedes Roldós, para fijar la posición sobre la enmienda.

La señora Roldós Caballero: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, el Grupo Parlamentario Popular no puede admitir una enmienda a esta proposición no de ley que es muy clara y muy concreta, que es elaborar un plan de choque urgente para mejorar las listas de espera, porque lo que presentan el Grupo Socialista y Nacionalista, señora Julios, no es más que una enmienda a la totalidad a la gestión de la señora consejera, doña Brígida Mendoza, y les voy a explicar por qué.

Señorías, esto que tengo aquí es el Programa de gestión convenida 2012-2013. Dice la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias que los programas de gestión convenida son la herramienta fundamental para fijar los objetivos a alcanzar y orientar las acciones a desarrollar. Y en estos PGC -en estos programas de gestión convenida-, señora Julios -usted debería conocerlos-, los objetivos generales son cinco, uno de ellos es la disminución de las listas de espera. En los diferentes pactos por objetivos, señora Julios, vienen todos y cada uno de los puntos que usted relata, menos dos en que me detendré después. Es decir, lo de potenciar la cirugía mayor ambulatoria, lo de protocolizar los procesos más prevalentes, lo de dar mayor capacidad resolutiva a la Primaria, lo de los especialistas consultores, lo de la integralidad, coordinación y continuidad entre los diferentes niveles asistenciales, lo que usted hablaba de mejorar el acceso a las pruebas diagnósticas desde Atención Primaria, lo de ampliar los horarios, etcétera. Señora Julios, ¡claro que estamos de acuerdo con eso!, pero, mire, señora Julios, este Programa de gestión convenida 2012-2013 tenía unos objetivos para finales de diciembre del 2012 y concretamente para listas de espera, señora Julios, los objetivos de los hospitales de Canarias eran bajar la lista de espera quirúrgica por término medio un 20%. ¿Sabe usted cuánto ha aumentado la lista de espera? No ha bajado ni un 20% ni un 10 ni un 5, ni siquiera se ha quedado igual, no: ha subido un 109% y de ahí la necesidad de tomar medidas extraordinarias. Y esas medidas extraordinarias no pueden ser otra cosa que un plan de choque de listas de espera. Claro que sí, señora Julios, que en el 2007 yo puse en marcha un plan de choque de listas de espera. ¿Sabe usted para qué?: para desatascar lo que usted había dejado, ni más ni menos. Y le puedo decir, señora Julios, que con buen rendimiento. Yo estuve al frente de la consejería en nombre del Partido Popular tres años; la lista de espera -lo dijo el propio Paulino Rivero- bajó un 54%.

Lo que está pasando ahora es un escándalo. Es un escándalo que aporta sufrimiento a los pacientes de Canarias y que además económicamente es absolutamente ineficiente. Una sanidad moderna como la que tenemos en Canarias no se puede permitir estas bolsas de ineficiencia que hay en la sanidad canaria. Y se lo decía muy bien mi compañera Maite Pulido esta mañana: "cuando no hay timón, cuando no hay capitán que dirija la sanidad canaria...". Lo he repetido muchas veces: tenemos buenas infraestructuras, tenemos buena tecnología, tenemos buenos profesionales, lo que no hay es timón, no hay dirección, no hay innovación, no hay nada de nada.

Y, señorías, eso tiene una fácil solución, y es que el presidente Paulino Rivero, de una vez por todas, nos libre a los canarios de una mala gestora de la sanidad, que es la señora Mendoza.

Mire usted, señora Julios, me llama la atención que usted, tan nacionalista, defienda con vehemencia que sea el ministerio quien haga un plan de choque de listas de espera cuando todos sabemos, señora Julios, que afortunadamente tenemos una sanidad descentralizada desde el año 94 en Canarias, y usted propone que estemos tutelados por el ministerio, que haga un plan de choque el ministerio. Es decir, usted, que es de declaraciones de más allá del nacionalismo, tan celosa de la invasión de competencias, usted ahora nos propone que sea el ministerio el que haga un plan de choque de listas de espera. ¡La verdad que lo que hay que oír en este Parlamento!

Y, señora Julios, que usted venga aquí a resucitar su famoso pacto social por la sanidad en Canarias, que nunca vino a este Parlamento, que nunca fue aprobado unánimemente y que está durmiendo el sueño, de los justos o de los injustos, señora Julios, me parece, como poco, patético.

Miren, señorías...

El señor presidente: Doña Mercedes, doña Mercedes, un minuto, por favor.

La señora Roldós Caballero: Sí. Concluyo, señor presidente.

Mire, vamos a rechazar esta enmienda porque la verdad es que es una enmienda a la totalidad a la señora Mendoza. Es una enmienda a la totalidad que constata el fracaso de la gestión sanitaria, que está reflejada en los programas de gestión convenida, dado el altísimo grado de incumplimiento de esa orientación y fijación de acciones y directriz de la sanidad canaria. Es constatable... Eso se llama rigor, señora Julios, y no la demagogia con la que usted nos tiene acostumbrados en este Parlamento.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias.

Para fijación de posiciones de los grupos, Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente. Señorías.

Yo creo que hablamos de un asunto relevante, significativo, porque afecta a la gente, y además a la gente enferma. La respuesta del sistema sanitario a las demandas está siendo claramente insuficiente. Siempre ocurre en los sistemas sanitarios públicos, pero estamos en un momento de especial tensión, de especial deterioro, y yo creo que es bueno reconocerlo. Y además es altamente probable, y desgraciadamente lo tengo que afirmar, que ese proceso de deterioro vaya a persistir y acelerarse, porque destruir las cosas es más fácil que construirlas.

Yo estoy enormemente preocupado por la situación de la sanidad pública, primero porque partíamos de una buena situación, una competitiva situación, y porque es un servicio tan básico y tan esencial y tan difícil de construir que su deterioro hará difícil la recuperación en el futuro. De manera que el elemento en estos momentos más preocupante es el proceso de deslegitimación al que está sometida la sanidad. Los usuarios, los ciudadanos, que han tenido una mayoritaria y magnífica opinión sobre el sistema sanitario, empiezan a dudar sobre su eficacia y sobre su capacidad para responder a sus demandas.

Yo tengo una comisión de sanidad en mi partido, donde están fundamentalmente trabajadores sanitarios, y esta semana nos reuníamos y quien la preside, que es, por otra parte, una persona que ha tenido responsabilidades en los gobiernos, aunque ahora trabaja de médico de a pie, Rogelio Frade, me decía, "Román, el proceso de deterioro de la sanidad es severo, intenso e imparable y el problema no está solo, no está solo en la falta de recursos". Por eso la enmienda es una enmienda interesante, la que hace el Grupo de Coalición Canaria. El problema está en que son dos cosas distintas o dos cuestiones complementarias.

Es altamente probable -decíamos en esa comisión, decían ellos, que están más puestos- que en Canarias tengamos que revisar estructuras organizativas, protocolos, procedimientos o desplazar ámbitos de decisión, porque él, que ahora trabaja de médico pero tiene tiempo por las tardes, más que cuando se dedicaba a la política, lee y compara, y me decía, dice: "comunidades como la nuestra, con gasto similar, incluso haciendo las correcciones de la insularidad, estamos peor, estamos peor". Y me lo decía constructivamente. Y decía, además de reclamar más recursos para la sanidad, que es evidente que lo vamos a seguir haciendo porque es un problema gravísimo la descapitalización del sistema público español y el canario, además de exigir un trato justo a una comunidad singular y diferenciada, en todo pero también en materia sanitaria, debemos ser autocríticos y reconocer que aquí están fallando las propias organizaciones, las propias estructuras.

En esa medida, la enmienda de Coalición Canaria es una enmienda interesante que apunta a reflexiones potentes en el sentido de revisar organizaciones, procedimientos e incluso ideas y estructuras. De manera que nosotros estaríamos de acuerdo en suscribir un acuerdo de esas características, pero eso no quita que ahora estemos en un problema de coyuntura grave. Es decir, nosotros tenemos que revertir la situación de deterioro flagrante de la sanidad y las listas de espera lo expresan en grado sumo, en pruebas complementarias, en consultas de especialistas, que las hemos estado repasando y hay algunas que son inaceptables, además de enormemente peligrosas, y las quirúrgicas.

De manera que yo sí que creo, aunque sé que esta no es la solución definitiva, de la necesidad de un plan de choque, de revertir la situación, de parar el deterioro, de cambiar el signo de las estadísticas. De manera que nosotros estamos de acuerdo en ese plan de choque. Lo estuvimos en la tramitación de la Ley de Presupuestos, cuando se presentó una enmienda en ese sentido y lo estamos ahora, pero nos gustaría que no se perdiera la oportunidad de las aportaciones que hace el Grupo Nacionalista, sobre todo porque el Grupo Nacionalista sustenta al Gobierno, y creo que ahí se hacen reflexiones ya no sobre la coyuntura sino sobre la estructura, sobre el futuro, y yo creo que ahí tenemos que reflexionar.

Nosotros, modestamente, ofertamos nuestra experiencia, nuestro conocimiento, la gente que tiene criterios y opinión, que no tiene otro interés que empujar en sentido favorable, a participar en cualquier espacio de opinión que se pudiera generar sobre cómo revisamos el modelo organizativo y de funcionamiento de la sanidad pública en Canarias, porque a pesar de los recortes y la falta de recursos creemos que se puede hacer más. No tenemos la varita mágica, no tenemos la solución definitiva, pero creo que en las propias enmiendas de los grupos que sustentan al Gobierno se apuntan ideas que nosotros compartiríamos y que habría que instrumentar.

Por lo tanto, sí apoyaremos la PNL... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.) sería muy interesante que no quedaran en saco roto las aportaciones, reflexiones, que apunta la enmienda que hacen los grupos del Gobierno, porque creo que van en un sentido correcto y que esta misma semana, sobre reflexiones similares, insisto, comentábamos en mi partido y cuando he visto la enmienda, digo, pues, esto no puede ser casual. Aquí tenemos un espacio de trabajo que sería muy importante instrumentar. De forma que animo, no sé cómo, a los grupos -no sé cómo hacerlo quiero decir-, a los grupos que apoyan al Gobierno a buscar un mecanismo para que debatamos aquí esas reflexiones que apuntan como aportación al plan de choque, pero que son de otra naturaleza y que nosotros también compartiríamos.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Grupo Parlamentario Socialista Canario, fijación de posiciones, don Jesús Morera.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente.

Quiero empezar esta intervención corroborando mi intención y la de mi grupo parlamentario de no utilizar las listas de espera como arma arrojadiza en el debate político. Creo que hacerlo sería ignorar las circunstancias sociales y económicas que se viven en la calle y, por otra parte, sería demostrativo de desconocimiento de lo que son y cómo funcionan las listas de espera. Y es que les pregunto: ¿alguien en esta Cámara se ve con la capacidad de arreglar las listas de espera en estos momentos en dos años? ¿De verdad alguien se cree que lo va a arreglar así, de sopetón? Les puedo asegurar que conozco las listas de espera, que las vivo y que las sufro diariamente, y tratar este problema con frivolidad es como escupir hacia arriba, que le cae a uno encima. Yo no podría decir que sería capaz de arreglar este problema en dos años. A la gente hay que decirle la verdad y esto no se arregla así porque sí.

Dicho esto, obviamente no me parece mal que se traiga este tema y que planteemos nuestras alternativas para solucionarlo sino todo lo contrario. Está muy bien que hablemos de este tema, que es un problema. En este sentido creo que lo primero que tendríamos que hacer es reconocer que los modelos que hemos utilizado hasta ahora, todos, esos modelos no han servido, ni siquiera cuando se ha utilizado la mayor cantidad de dinero en planes de choque y programas especiales.

Lo segundo que hay que admitir es que desde hace algunos años y, tras las restricciones presupuestarias, se ha producido un importante incremento en las listas de espera y que hay que abordarlo con decisión y con valentía.

Lo tercero es que habría que asumir que la situación económica actual no permite licencias presupuestarias para grandes planes.

Estas tres cuestiones son verificables con cifras y en su relación causa/efecto, o no efecto, en el tiempo. Son claramente verificables. Si partiéramos de estas tres premisas y las aceptáramos, tendríamos parte del camino recorrido. Luego vendría el planteamiento de las alternativas. La nuestra, como ya hemos expuesto en otras ocasiones, se basa en cinco puntos: la optimización del rendimiento de las infraestructuras sanitarias públicas, es decir, utilizar al máximo los locales y los equipamientos; en segundo lugar, desechar el actual modelo de programas especiales, pasando a un modelo basado en turnos de trabajo, contratando el personal sanitario y no sanitario necesario o reajustando el horario del personal. Tenemos que transmitir a los profesionales que se acabaron las peonadas. Hay que generar empleo y no sobresueldos -y lo de sobresueldos lo digo sin ninguna acrimonia-. El tercer punto, sustituir el vigente patrón de incentivos, que premia el trabajo por volumen, por un modelo que incentive los resultados en salud. En cuarto lugar, analizar y corregir la variabilidad en las tasas de indicación quirúrgica mediante guías y protocolos. Y en quinto lugar, utilizar los centros concertados exclusivamente con carácter complementario, una vez que se haya superado la capacidad asistencial de los centros públicos y siempre con los criterios de indicación y derivación que establezcan los profesionales del sector sanitario público. Además, se debería exigir a esos centros el uso de las prótesis designadas en los concursos públicos del Servicio Canario de Salud. Todo ello en aras de mantener el mismo nivel de calidad y eficiencia del servicio público de salud.

Entrando en el texto de la proposición, empezamos a estar en desacuerdo desde la exposición de motivos. Quieren ustedes darles a las listas de espera carácter trascendental como indicador de salud, cuando ni siquiera la Organización Mundial de la Salud lo recoge así. Para nosotros son indicadores de salud importantes, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la esperanza de vida al nacer, la mortalidad perinatal, la ratio enfermera por número de habitantes o de médico por número de habitantes, la tasa de mortalidad evitable o el porcentaje de población con cobertura por el servicio público de salud, ese que ustedes han hecho descender con su Real Decreto 16/2012. O si quieren un indicador que tenga que ver con las listas quirúrgicas, la demora diagnóstica en el cribado de cáncer de mama. Esos sí son indicadores de salud importantes.

No dejo de reconocer que las listas de espera son un problema con repercusión social y mediática, pero en esto tenemos cierto grado de responsabilidad los políticos y los gestores sanitarios, sobre todo porque no hemos sido capaces de transmitir o de cumplir que lo que no puede ni debe esperar no va a esperar. Es ahí donde yo pediría a la consejería que incidiera en el seguimiento de los tiempos de espera de la patología neoplásica y potencialmente invalidante.

Por otra parte, no aclaran ustedes en el texto cómo quieren que se resuelvan las listas de espera. Dicen genéricamente "medidas económicas y medidas organizativas"; no sé qué otro tipo de medidas existen, al margen de más dinero y mejor gestión. Pero no expresan si pretenden que se haga con el mismo modelo, si pretenden que se derive todo a los centros concertados... En suma, señorías, es una proposición incompleta y por eso hemos presentado un texto alternativo.

Si consideran ustedes que la enmienda esta es una enmienda a la totalidad de la gestión de la señora Mendoza y están ustedes pidiendo el cese de la señora Mendoza, no entiendo cómo van a votar en contra de la enmienda.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jesús Morera.

Bien, señorías, no ha sido aceptada la enmienda por el Grupo Parlamentario Popular, la enmienda de los Grupos Nacionalista y Socialista, que efectivamente, pues, es una enmienda a la totalidad, y, por lo tanto, se vota solo la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre plan de choque para la reducción de las listas de espera sanitarias en Canarias. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 50 presentes; 21 a favor, 29 en contra y ninguna abstención.

Por lo tanto, queda rechazada.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0184 Sobre Plan de Choque para la reducción de las Listas de Espera sanitarias.