Diario de Sesiones 71/2013, de fecha 13/3/2013
Punto 10

· 8L/PNL-0193 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre unidades de hospitalización a domicilio.

El señor presidente: Siguiente proposición no de ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre unidades de hospitalización a domicilio.

Doña Mercedes Roldós tiene la palabra.

La señora Roldós Caballero: Sí. Muchas gracias, señor presidente. Señoras y señores diputados.

El Grupo Parlamentario Popular presenta una proposición no de ley con un único objetivo, que es potenciar las unidades de hospitalización a domicilio existentes en Canarias y además impulsar su implantación en las islas que carecen de este recurso a la hospitalización tradicional.

Señorías, las unidades de hospitalización a domicilio son un modelo organizativo alternativo a la hospitalización tradicional, capaz de dispensar atenciones y cuidados de rango hospitalario a los pacientes en el mejor lugar terapéutico que existe para el paciente, que es su propio domicilio. Estas unidades aportan calidad y seguridad en la atención a los pacientes y tienen unos resultados clínicos similares a la hospitalización tradicional. Es una sólida alternativa asistencial dentro de los nuevos modelos asistenciales que han demostrado ser más eficientes, como pueden ser la cirugía mayor ambulatoria o los hospitales de día.

Está constatada la reducción de costes económicos que lleva la hospitalización a domicilio con respecto a la hospitalización tradicional, de tal manera que cuesta una tercera parte de lo que cuesta la hospitalización tradicional, y además produce una elevada satisfacción tanto en los pacientes como en sus cuidadores. Mejora la calidad de vida de los pacientes, se puede llevar a cabo una atención más humana, más personalizada y además evita el hospitalismo, sobre todo en pacientes mayores, en pacientes frágiles, y evita también las enfermedades nosocomiales y otras iatrogenias que se producen en la hospitalización tradicional.

Este tipo de unidades, su acceso, tiene carácter voluntario y además tiene una serie de requisitos clínicos para poder acceder a este tipo de dispositivo, tanto de la situación clínica del paciente como también de la situación o de las condiciones de su propio domicilio, y también la existencia de un cuidador principal. Creo que es uno de los recursos asistenciales donde las TIC -las tecnologías de la información y de la comunicación- son más eficaces para intercomunicar con el propio hospital pero también con otros niveles asistenciales: con la Atención Primaria, con el nivel sociosanitario, sobre todo en pacientes mayores, en pacientes crónicos.

Este dispositivo asistencial evita o disminuye las estancias hospitalarias y, por lo tanto, da una mayor capacidad de rotación de las camas hospitalarias y además libera camas hospitalarias. Esto no es algo nuevo, es algo que en España lleva funcionando 25 años, con una implantación desigual en las diferentes comunidades autónomas, siendo las más avanzadas el País Vasco, Galicia, Valencia. En total, hay en España 108 unidades de estas características y en Canarias, desde el año 2006, se han implantado 5 unidades: 2 en los grandes hospitales de Tenerife, 2 en los grandes hospitales de Gran Canaria y 1 en el Hospital Molina Orosa de Lanzarote. A día de hoy, no hay unidad de hospitalización a domicilio ni en Fuerteventura ni en La Palma ni en La Gomera ni en El Hierro, a pesar de que tres de estas islas son las que tienen una población con unas características de mayor envejecimiento, por lo tanto de mayor patología crónica, que serían susceptibles de beneficiarse de este tipo de recurso asistencial.

El año pasado, en mayo del 2012, el Congreso de los Diputados aprobaba por unanimidad una iniciativa del Grupo Parlamentario Popular, en la que se instaba a impulsar estas unidades en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Y, finalmente, recordarles los tipos de programas que se implantan en estas unidades, como son los programas de alta precoz con seguimiento domiciliario, tanto para patologías médicas, fundamentalmente enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca, también para el alta precoz de hemorragias digestivas altas, o de procedimientos quirúrgicos -prótesis de cadera, prótesis de rodilla, incluso cirugía de mama, cirugía biliar, pacientes con cataratas-, que pueden ser dados de alta en esas unidades de cirugía mayor ambulatoria en el mismo día y tener un seguimiento domiciliario, que es un recurso alternativo a la hospitalización.

Desde luego -cómo no- los programas de gestión domiciliaria, como les decía antes, de los pacientes crónicos, de esos pacientes más frágiles, que son pacientes que tienen reingresos frecuentes y con este tipo de alternativa se evitan las reagudizaciones y, por lo tanto, los reingresos posteriores, y además también todo lo que es la progresión de esas enfermedades crónicas, incluida el cáncer, que son susceptibles posteriormente de cuidados paliativos también en el domicilio del paciente.

Y, por último, programas de hospital de día, también a domicilio.

Creo que esta potenciación de estos equipos de hospitalización a domicilio son eficientes, dan alta satisfacción, son mejores para el paciente y desde luego creo que ahí está un campo magnífico para los profesionales de la enfermería, para los fisioterapeutas, que son de verdad el núcleo central de estas unidades de atención a domicilio y que permiten eficiencia en el gasto, en unos momentos en los que necesitamos políticas eficientes de gasto para preservar y dar sostenibilidad a uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, que es el Sistema Nacional de Salud.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Mercedes Roldós.

Como no tiene enmiendas, fijación de posiciones de los grupos parlamentarios.

Don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente. Señorías.

Estamos absolutamente de acuerdo con la potenciación de la atención sanitaria a domicilio, la hospitalización a domicilio, primero porque la experiencia demuestra la eficacia, la eficiencia de esta medida y una dimensión de la calidad que no se puede percibir sino en el entorno familiar, ¿no?, que es la dimensión psicosocial, si ustedes me apuran, de cómo enfrentarse a la enfermedad.

Las experiencias son muy positivas. Cierto es que en el caso de Canarias para facilitar la hospitalización a domicilio tienes que tener familia estructurada, domicilios dignos. No todo el mundo puede ser hospitalizado en su casa si su casa no es una casa adecuada, si su familia no es una familia mínimamente estructurada. Por lo tanto, hay ahí un problema que hemos vivido en otras etapas, donde determinados sectores sociales, desgraciadamente, no pueden acceder a una prestación sanitaria tan próxima y de alta calidad como puede ser la atención en el domicilio.

Somos, por lo tanto, firmes partidarios de que en la medida de las posibilidades, en todos los territorios, para patologías muy diversas la hospitalización a domicilio es una buena elección siempre. Ahora, lo apuntaba la proponente, en este momento de crisis se pueden conseguir ahorros sin cuestionar las prestaciones, sin cuestionar la calidad de las prestaciones, a través de fórmulas como esta. Por eso hemos dicho aquí que la estructura del presupuesto del Sistema Nacional de Salud es muy importante, pero no todo es dinero, tienen mucho que ver también las prestaciones, la eficiencia de las mismas, con el modo de organizarse, con el modo de gestionar y por supuesto con el esfuerzo fiscal que acompañe para servicios de esta entidad. Por lo tanto, totalmente de acuerdo.

Aprovecho para decir que he vivido una experiencia próxima, lamentable, porque era de cuidados paliativos, que pone en evidencia el nivel de aceptación que esto tiene en las familias y en el entorno. Es espectacular el nivel de agradecimiento, el nivel de reconocimiento de la ciudadanía cuando vive una experiencia en el domicilio, atendida por los profesionales que van a tu casa y cuidan ese detalle que a veces en el hospital no es posible, porque el hospital es un sistema de producir servicios que está muy protocolizado, que es la atención psicológica individual, y he de decir que todas las experiencias que conozco son altamente positivas. De manera que esto esté en la cartera de actuaciones del Gobierno me parece muy acertado.

Aprovecho para decir que me acaban de llegar, esta última semana, pues, algunas quejas, no exactamente sobre la hospitalización a domicilio, pero algo que se le parece, que es el servicio normal de urgencias de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Digo, aprovecho la ocasión para poner sobre la mesa algunas consideraciones que me han hecho llegar profesionales sobre la previsible desaparición de una unidad ambulante de atención, cierto es que no de hospitalización sino de atención sanitaria, que yo creo que tiene una historia también positiva, útil, eficiente, que además evita traslados innecesarios a los hospitales y que además da satisfacción en casa con profesionales que están muy adiestrados en manejarse, ahí sí, en todas las condiciones, porque si la hospitalización a domicilio necesita un estatus mínimo de la vivienda y de la familia para que se haga con eficacia y no empeore, digamos, el paciente, la atención del servicio normal de urgencias se hace a todos los sectores, a toda hora y en circunstancias a veces absolutamente heroicas para los profesionales que desempeñan esta función. Aprovecho para decir que esa unidad también apunta en el sentido racional de que la organización del sistema sanitario es también importante para conseguir calidad, prestación y, en definitiva, eficacia y eficiencia.

Por lo tanto, apoyo incondicional a una iniciativa que me parece que recalca uno de los perfiles del sistema sanitario que se ha desarrollado menos de lo debido, a pesar de que los datos apuntan a que debe ser una de las líneas de futuro.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Jesús Morera.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente.

Voy a ser muy breve.

Estamos de acuerdo en que los tiempos cambian y que se requiere una nueva concepción de la asistencia sanitaria, una nueva concepción dentro de la que se incluye, obviamente, la hospitalización domiciliaria.

Efectivamente, la hospitalización domiciliaria es una fórmula, como se ha contado aquí, una fórmula asistencial que permite al enfermo mayor intimidad, mayor comodidad y mayor bienestar, posibilitando al paciente convivir en el ambiente familiar parte del proceso de su enfermedad. Por otra parte, este sistema sensibiliza al paciente en la gestión de su enfermedad y le da más protagonismo en la toma de decisiones sobre el proceso. Además también da más participación e información a la familia. Simultáneamente, como han comentado aquí, se consigue un uso más razonable de los recursos de los que disponemos.

Pero la hospitalización a domicilio no es una novedad. Ya lo ha dicho la señora Roldós, en España se conocen unidades de este tipo desde el año 83 y en Canarias contamos, desde hace ya unos cuantos años, con este tipo de unidades. Con esto no quiero decir otra cosa que la fórmula requiere ya innovaciones. Por ejemplo, actualmente solo se da este tipo de cobertura en áreas metropolitanas, quedando excluidos pacientes de municipios alejados, curiosamente los que más se beneficiarían del reagrupamiento familiar.

Por otra parte, las unidades de hospitalización domiciliaria deberían haber servido más para optimizar la coordinación entre niveles asistenciales, dándoles mayor protagonismo a los equipos de Atención Primaria, responsables del paciente propiamente, haciéndoles cómplices en los cuidados diarios de esos enfermos.

En suma, estamos de acuerdo con la propuesta genérica que ha hecho el Grupo Popular, pero nos gustaría que el desarrollo fuera más innovador.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jesús Morera.

Por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, doña Marisa Zamora.

La señora Zamora Rodríguez: Gracias, presidente. Señorías, buenos días.

Estoy de acuerdo en que la hospitalización a domicilio figura, junto con la cirugía ambulatoria y el hospital de día, entre las nuevas fórmulas asistenciales con las que las administraciones sanitarias tratan de hacer frente a la falta de elasticidad y rotación de las camas de los grandes centros. El objetivo es reducir la estancia en las plantas de un hospital al mínimo imprescindible o incluso evitarla. Por ello, con la idea de mejorar la atención de los enfermos y sabiendo que un paciente, siempre que se pueda, donde mejor se encuentra es en su casa, es por lo que surge como una alternativa las HADO -las hospitalización a domicilio-, como una fórmula que pretende ser un puente entre la Atención Primaria y el hospital, evitando el ingreso hospitalario del enfermo al dispensarle en su domicilio las mismas atenciones que recibiría en el hospital.

En este momento, como dijo la señora Roldós, el País Vasco, Galicia, Cataluña y Valencia son las comunidades autónomas que cuentan con más unidades de hospitalización a domicilio. Estas unidades surgieron hace mucho tiempo, hace más de 24 años, primero en Madrid y en Bilbao, más tarde en Cantabri a, y su nacimiento debe ser entendido más allá del coste económico asociado en esos momentos, sino como una respuesta a una necesidad asistencial.

Con el paso de los años, diversos estudios han demostrado que este tipo de atención es muy rentable, sobre todo si se comparan los costes asociados a los de la hospitalización convencional.

Su función es atender a pacientes que requieren cuidados especializados de rango hospitalario en su propio domicilio, garantizándoles una eficacia y seguridad similares a las que recibirían mediante la hospitalización convencional. Por tanto, lo más importante es que el paciente y su familia acepten el ingreso en el domicilio. También es imprescindible la presencia de un cuidador principal, que tiene que estar la mayor parte del día con el paciente, además de conocer el tratamiento y las técnicas que se le tienen que realizar en la casa, y tiene que tener un diagnóstico preciso y establecido de su enfermedad. Y son necesarias, por otro lado, unas condiciones higiénico-sanitarias mínimas en el domicilio, me refiero a agua corriente, electricidad, teléfono, y también se requiere que el domicilio esté a menos de media hora de distancia del hospital de referencia. Con lo cual, cuando se habla de zonas alejadas, pues, es cuando entra en juego la importancia de la Atención Primaria.

Por tanto, en líneas generales, la hospitalización a domicilio puede definirse como un modelo asistencial, un modelo organizativo capaz de dispensar un conjunto de atenciones y cuidados médicos y de enfermería de rango hospitalario a los pacientes en su domicilio. Se trata de una extensión del hospital al domicilio del paciente y constituye un recurso sustitutivo a la hospitalización convencional y no complementario. En ausencia de esta unidad, el paciente tendría que estar ingresado.

El último concepto es precisamente la diferencia de la atención domiciliaria, llevada a cabo en Atención Primaria, ya que trata de un servicio que ofrece cuidados y tratamientos especializados de carácter hospitalario. La hospitalización a domicilio y la atención a domicilio son conceptos que habitualmente se prestan a confusión y por eso es conveniente que sean aclarados al paciente y a la familia.

Las unidades de hospitalización a domicilio son útiles para aquellos pacientes que han superado la fase aguda de su patología con criterios de ingreso hospitalario pero aún continúan con una situación clínica comprometida y con necesidad de una Atención Especializada por profesionales del ámbito hospitalario que ofrezca suficientes garantías de calidad y seguridad para el paciente.

Yo quería decir, en cuanto a las ventajas, es importante resaltar los beneficios que reportan estas unidades. Es que se disminuyen los gastos y costes sanitarios considerablemente. La internación domiciliaria tiene un coste cifrado entre el 30 y el 50% menor que el atribuido a la hospitalización convencional. Se mejora el aprovechamiento de los recursos hospitalarios, acortando o evitando incluso los ingresos; se disminuyen los tiempos de internación, aumentando la rotación de las camas; se mejora la calidad asistencial y la satisfacción de los pacientes, añadiendo a la Atención Especializada los efectos terapéuticos del domicilio, con el objeto de tener una recuperación funcional precoz y una mejor calidad de vida.

Para cerrar, decirles que la cartera de servicios es abierta, no es una cartera de servicios cerrada; que, como ya hemos dicho, en Canarias hay cinco unidades que están funcionando, dos en las islas capitalinas y una en Lanzarote; y por supuesto que creemos que hay que potenciar estas unidades, pero debe existir una coordinación entre estas unidades y los equipos de Atención Primaria, que son los que finalmente van a continuar a lo largo del tiempo controlando y tratando a los pacientes, sobre todo si se trata de pacientes crónicos.

Por tanto, vamos a votar a favor, porque creemos que es bueno para el paciente, es bueno para familia y es bueno para los hospitales, porque les da más posibilidad de que las camas roten y no se queden colapsadas, sobre todo por pacientes crónicos, y que haya una coordinación perfecta con la Atención Primaria. Eso es lo que nuestro grupo va a votar.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Marisa Zamora.

Concluido, vamos a proceder a votar. Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre unidades de hospitalización a domicilio. Vamos a votar: comienza la votación (Pausa)

Resultado: 46 presentes; 46 a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Señorías, con este asunto ha quedado concluido el Pleno.

Muy buenas tardes a todas y a todos.

Se levanta la sesión.

(Se levanta la sesión a las trece horas y dos minutos.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0193 Sobre Unidades de Hospitalización a Domicilio.