Diario de Sesiones 77/2013, de fecha 24/4/2013
Punto 10

· 8L/PNL-0215 Proposición no de ley de los Grupos Parlamentarios Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN) y Socialista Canario, sobre el concurso libre de oficinas de farmacia.

El señor presidente: Vamos a ver, tal y como habíamos dicho, la proposición no de ley 215: de los Grupos Nacionalista y Socialista, sobre el concurso libre de oficinas de farmacia, con una enmienda del Grupo Parlamentario Popular.

Para la defensa de la proposición no de ley, ¿se la van a compartir o cómo...? Doña María del Mar Julios.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente. Buenos tardes a los presentes.

Bueno, esta iniciativa es una proposición no de ley que, tal y como nos comprometimos en el Pleno anterior en el que discutimos sobre este mismo tema en función de una iniciativa, una moción que presentó el Grupo Popular, y a la que los grupos que hoy presentamos esta iniciativa en su momento presentamos una enmienda que no fue admitida por el Grupo Popular y, por lo tanto, no se votó. Recordarán, señorías, que los dos grupos que presentamos hoy esta iniciativa nos comprometimos para presentarla hoy, porque consideramos importante buscar una solución que sea viable, que sin romper la sostenibilidad y los problemas presupuestarios que tenemos en el sector sanitario hoy, ante los injustos presupuestos que esta comunidad tiene, sin romper, ya digo, pues, la situación de sostenibilidad, por el contrario busquemos una solución viable para dar respuesta a un problema que hay que afrontar, que es resolver el concurso de las oficinas de farmacia.

La iniciativa que hoy presentamos va encaminada a compaginar los siguientes aspectos. Por un lado, la necesidad de seguir garantizando la equidad y la prestación farmacéutica y sobre todo en aquellos núcleos de población con mayor dificultad de acceso.

En segundo lugar, compaginar la salvaguarda del uso más adecuado, eficaz y eficiente de los dineros públicos.

En tercer lugar, no contribuir a acelerar el actual proceso de pérdida de ingresos que están teniendo y que puede hacer insostenible la viabilidad económica de las farmacias existentes y de las futuras.

Y, en cuarto lugar, permitir que los nuevos titulados puedan mantener expectativas de concurso a nuevas oficinas dentro de un escenario planificado y de acuerdo con una realidad económica que hoy vivimos y que desde luego lo que intentamos es que el impacto que pueda generar en el mayor coste a los presupuestos públicos, pues, se vea de alguna forma relentecido en la propuesta que hoy traemos.

Por ello nuestro grupo plantea esta iniciativa. Como saben, señorías, lo comentábamos ayer, tenemos en España un modelo planificado de oficinas de farmacia, que es el que hoy permite que España tenga las mejores ratios de oficinas por número de habitantes de toda Europa. Una farmacia, cada 2.200 habitantes. En este sentido con un sistema de distribución bastante solidario de los medicamentos, y ponía ayer el ejemplo de lo que ocurre en otros países, como Dinamarca, que hay una farmacia por cada 17.500 habitantes.

Pues bien, es evidente, y me refiero ahora a la iniciativa que presentamos, concretamente al apartado 2, es evidente que lo que los grupos que apoyamos al Gobierno defendemos es que no estamos hablando de un cambio del modelo planificado de prestación del medicamento a través de las oficinas de farmacia, pero sí estamos planteando que es importante y por eso en el segundo punto instamos al Gobierno de España a que en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se evalúen y se modifiquen los criterios de planificación. Porque los criterios de planificación -el número de habitantes, la ratio farmacia/habitante, las distancias entre farmacias, etcétera, etcétera- se realizaron en base a una ley del año 97, que desde luego las circunstancias económicas de aquel entonces nada tienen que ver con las de ahora.

Y además en aquel entonces el criterio, además de asegurar la accesibilidad, era también asegurar la independencia económica de las oficinas de farmacia. La crisis actual, la disminución de ingresos de las oficinas de farmacia, hace que, para garantizar su independencia económica, los criterios de planificación, por sentido común, hay que actualizarlos a la situación económica que hoy vivimos. Por eso nos parece importante que se haga una reflexión en base a esos criterios de planificación. Y más aún en Canarias porque en el 2006, 2007, que fue luego cuando se hizo el mapa, la ley nos lo permitía, entre los criterios de planificación, además de la población -una farmacia, cada 2.800 habitantes-, además de la distancia, incluimos un criterio que no lo tienen en otras comunidades autónomas, precisamente empujando para que hubiera más farmacias, porque la situación económica lo permitía. Incluimos el aspecto de tener en cuenta el 50% de las camas hoteleras en la zona farmacéutica en cuestión, que se suma al valor que nos dé el instituto nacional, el Inem o el Istac en estos momentos, al valor de la población. Eso permite que tengamos en Canarias hoy, pues, 706 farmacias, 30 botiquines y yo creo que tenemos una excelente red de establecimientos farmacéuticos.

Bien. Dicho esto, lo cierto es que tenemos que concluir todo este proceso para en su momento proceder a revisar el mapa y hoy por hoy... Por eso la propuesta que nosotros tenemos es la de instar al Gobierno a que continúe con el procedimiento del concurso libre de oficinas de farmacia y, teniendo en cuenta las dificultades presupuestarias que tenemos, como ya el Gobierno incluyó en la Ley de Presupuestos de esta Comunidad Autónoma, en la disposición adicional quincuagésima, la posibilidad de modular la adjudicación de esas oficinas de farmacia, lo que planteamos es que se oferten todas las vacantes, las que están en el mapa, y que se proceda a adjudicar en una primera tanda una adjudicación que no sea inferior al 50%, que las oficinas de farmacia que no resulten adjudicadas se vuelvan a ofertar y se adjudiquen antes de que finalice el 2014. Instamos a que el Gobierno le dé forma jurídica para que se pueda sacar el concurso tal como lo dice el mapa sanitario, pero intentando que el impacto en los presupuestos, pues, sea el menor posible.

Planteamos que a aquellas oficinas que queden vacantes y sobre todo a las que se refieran a núcleos de población aislados se les dé respuesta, como ya se les está dando, a través de lo que dispone la ley, que son los botiquines de farmacia, e incluso la ley permite que, si es necesario, a través de los servicios de farmacia de los hospitales o de la Atención Primaria se pueda dar respuesta a esos núcleos. Eso está recogido así.

Y además tengo que comentar que incluso en el último concurso, que la situación económica era muy diferente, era mejor que la que tenemos ahora, ya no se llegaron a establecer algunas de las farmacias adjudicadas precisamente por criterios de inviabilidad económica y no contamos con esas farmacias y se tuvieron que poner botiquines.

Entendemos, señoría, que estamos buscando un punto intermedio, de hacer efectivo el mapa farmacéutico actual y además hacerlo de la forma menos lesiva para los presupuestos. ¿Por qué decimos esto? Porque evidentemente no estamos en el mejor momento para detraer recursos de ningún centro sanitario, de ningún hospital, de ningún centro de gestión de Atención Primaria, para aumentar el volumen de la factura de farmacia, creo que lo estoy diciendo con claridad; pero no porque aumente el número de medicamentos que los usuarios hayan necesitado, sino porque el efecto de distribución en más farmacias ocasiona un mayor coste para la Administración pública. ¿Por qué es eso así? Porque hay una legislación que viene del año 2008, legislación estatal, en donde, ante el incremento de los costes sanitarios y sobre todo ante ya la dificultad de los presupuestos, se planteó que hubiera devoluciones en una escala según el nivel de facturación por parte de las oficinas de farmacia. Eso hace que hoy en día la comunidad autónoma, en este último año 2012, haya disminuido su factura aproximadamente entre unos 18 y 19 millones de euros. Lo que pretendemos con una primera tanda de 50% y la restante es que ese volumen de dinero, que probablemente no todo pero una gran parte se deje de tener en la Administración, pues, ese impacto, pues, se aminore a lo largo, no solo de un presupuesto sino, como mínimo, de dos presupuestos.

Yo creo que es una propuesta bastante razonable la que estamos planteando, que cuenta con el apoyo de, digamos, los implicados en esta materia, con los cuales he tenido oportunidad de hablar. Intentamos hacer compatible el modelo de farmacia que tenemos, los presupuestos que tenemos, y que el concurso de una vez, el concurso de farmacias, pues, concluya para poder luego ya poner en marcha la planificación del nuevo mapa farmacéutico de Canarias y, si es posible, con un cambio de criterios a nivel estatal. Insisto, no un cambio del modelo sino con un cambio de las variables que se utilizan para planificar el mapa farmacéutico para adaptarlo de forma sensata a la realidad social y económica que vivimos hoy, que no es la del año 1997.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María del Mar.

Hay una enmienda del Grupo Parlamentario Popular. Para la defensa de la enmienda, doña María Teresa Pulido García.

La señora Pulido García: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Es la séptima ocasión en que hablamos del concurso de farmacias del año 2007. Han pasado ya cinco años desde que se inició este concurso con el concurso de traslados y ahora hablamos del de libre adjudicación. Cinco años y todavía estamos discutiendo cómo convocar la parte de libre adjudicación.

(La señora diputada hace uso de los medios audiovisuales.)

Pues eso es la orden en la que la entonces consejera Mari Mar Julios aprobaba el mapa farmacéutico con carácter vinculante para la convocatoria de los concursos de farmacia, señora Zamora.

Hoy debatimos una proposición no de ley que a mi parecer es innecesaria, por no decir absurda, porque el único objetivo que les trae a los nacionalistas hoy a esta Cámara a traer esta proposición no de ley es tener a los socialistas de comparsa de sus decisiones temerarias. Decisiones que son potestad del Gobierno y que debería haber tomado el Gobierno.

Me produce auténtico sonrojo ver que quien en su día firmó esta orden que aprobaba el mapa farmacéutico sea hoy la abanderada de este auténtico despropósito y de pedir que se incumpla.

Miren, señorías, la Consejería de Sanidad encargó un estudio a los técnicos de la Dirección General de Farmacia en el año 2011 que no solo claramente decía que la población no había disminuido sino que había aumentado, de tal manera -ahí lo vemos, el estudio comparativo- que no solo habría 107 vacantes en el 2011 en el mapa farmacéutico, habría 169. O sea, que estamos hablando de que pertenecería tener 62 farmacias más según los habitantes que en el 2011 había en Canarias.

¿Quiere este Gobierno realmente acercar los medicamentos a los ciudadanos? ¿Quiere dar la opción a los municipios de tener aquella ratio farmacia/habitante que legítimamente les pertenece por la Ley de Ordenación Farmacéutica de Canarias? No hay motivo alguno que justifique lo que ustedes proponen hoy en esta proposición no de ley de adjudicar de aquella manera un concurso en dos tandas, y eso simplemente lo hacen con el propósito de que probablemente se impugne en los tribunales.

Señorías de la bancada socialista, hace un par de semanas decía su secretario de Política Sanitaria que no es lo mismo gobernar que estar en el Gobierno. Yo les llamo a la reflexión. Una vez más ustedes tienen una responsabilidad con los ciudadanos canarios. Entiendo que están en un pacto de gobierno y que en todos los pactos hay concesiones, pero nunca debemos sobrepasar esa línea roja en la que, en este caso, les convierte a ustedes en los tontos útiles de los desvaríos del Grupo Nacionalista. Dar el voto favorable hoy a esta proposición no de ley supone apoyar una decisión de la peor consejera de Sanidad de la historia de nuestra autonomía y lo peor es que se va a aprobar a sabiendas la convocatoria de un concurso que se va a impugnar en los tribunales.

Los nacionalistas se han dedicado en este mandato a tomar decisiones cuya litigiosidad está altamente garantizada y no debemos olvidar que las costas judiciales no las paga este Gobierno sino que las pagamos los canarios y también los 370.000 desempleados que tienen nuestras islas.

Miren, las enmiendas que mi grupo presenta hoy aquí son enmiendas que no tienen ideología. Son unas enmiendas técnicas, simplemente hablan de que se cumpla, no tienen color político, sino que se cumpla con la legalidad vigente en la Comunidad Autónoma de Canarias. Hablamos de que se proceda a la oferta inmediata de la totalidad de las vacantes recogidas en el mapa farmacéutico en vigor, que se cumpla escrupulosamente el artículo 23 de la Ley 4/2005, de 13 de julio, de Ordenación Farmacéutica de Canarias, y que el centro directivo competente en materia de ordenación farmacéutica convoque y publique la resolución en el Boletín Oficial de Canarias para la provisión de las vacantes resultantes del concurso de traslados.

Desde mi grupo estamos dispuestos incluso a aprobar el número 2 de su acuerdo. No tenemos problema alguno en instar al Gobierno de España a revisar la legislación básica y los reales decretos del 2008, 2010, todos del Gobierno socialista, y el último, el 16/2012, del Gobierno popular. No tenemos inconveniente alguno, pero nos negamos con rotundidad a ser partícipes de una propuesta que, avalada en los Presupuestos de nuestra comunidad autónoma, solo pretende ser la artimaña o la argucia de algunos para alargar y postergar en el tiempo un concurso que simplemente debe ser convocado acorde al mapa farmacéutico.

Hagamos memoria, recordemos lo ocurrido con el concurso del 2001. Anulado por el Tribunal Supremo por haber sido convocado por el entonces consejero nacionalista y no por el Consejo de Gobierno. Hoy tenemos en Canarias 83 farmacias con una licencia provisional, concedida en el 2009 tras la sentencia que anulaba el concurso de libre adjudicación. Este Gobierno deberá también regularizar en el siguiente concurso esas oficinas. Tenemos otra sentencia, una sentencia del Tribunal Supremo, sobre un caso similar al que se pretende hacer en este Gobierno: utilizar criterios economicistas para aprobar menor número de vacantes que las que incluye el mapa farmacéutico.

Señorías, es humano equivocarse pero debemos aprender de nuestros errores y una cosa es un error y otra muy distinta es tomar decisiones equivocadas a sabiendas.

Respecto al criterio economicista, que no comparto, y que no lo comparta yo es lo de menos, lo peor es que ha sido la causa de la anulación en el Tribunal Supremo en otra comunidad autónoma. Hablemos ahora de esa recaudación, que alegan ustedes que va a ser menor por las tablas de deducciones de los reales decretos. Mire, ¿importa realmente el dinero total, el bienestar total de la comunidad autónoma y de los ciudadanos? Porque es posible que igual algunos pequeños miles de euros dejen de entrar por esos decretos, si se aumenta el número de oficinas de farmacia. Ya le digo que es de dudosa... Habría que calcularlo. Pero si las farmacias son empresas privadas que prestan un servicio sanitario público, pues, lógicamente pagan impuestos, contratan desempleados, aumentan entonces las cotizaciones a la Seguridad Social, aumenta la base de cotizantes, disminuyen las prestaciones por desempleo, aumenta la actividad de empresas relacionadas con la actividad de las farmacias, como puede ser de mobiliario, de logística, de transporte, de limpieza, de contabilidad, informática, aumentaría la compraventa y el alquiler de locales, a la vez que, señores del Grupo Socialista, la renta que genera la venta del medicamento se repartiría en más manos.

Respecto a si el Gobierno del Estado prepara o no un anteproyecto de liberalización del sector, si así fuese, se trataría de un anteproyecto y estamos hablando de un concurso que está ya en marcha, el concurso del año 2007, en el que la parte del concurso de traslados ya se celebró y que independientemente de que salga un anteproyecto, que no sabemos si va a salir o no, pues, este concurso debe finalizarse, porque, si no, los traslados no sé qué van a hacer ustedes con ellos.

Solo les pedimos desde el Grupo Popular que reflexionen, que reflexionen y que saquen un concurso con la totalidad de las vacantes que tiene el mapa farmacéutico. Que, según nos había dicho la consejera de Sanidad en anteriores comisiones, había caducado el 15 de abril, que según la señora Julios nos dijo el pasado Pleno del 10 de abril aún está en vigor. Por lo tanto, independientemente de lo que pase o no hoy con esta proposición no de ley, que ya le decimos que nosotros no podemos apoyar algo que va en contra de la Ley de Ordenación Farmacéutica de Canarias y que incumple la legislación, evidentemente no podemos apoyar desde el Grupo Popular el acuerdo que proponen ustedes en el punto 1, pero sí les pedimos que reflexionen y que antes de convocar el concurso lo hagan con la legalidad y con la prudencia y diligencia que merece un procedimiento como este, que no solo afecta a los farmacéuticos que desde el año 2001 no tienen oportunidad de tener una oficina de farmacia sino a los ciudadanos, a los ciudadanos de los municipios que han visto incrementada su población. A los ciudadanos de Guía de Isora, a los cuales les pertenecen dos farmacias y que, según el mapa del 2011, todavía les pertenecería una más y están sufriendo las consecuencias de la incapacidad y de la tardanza de la Consejería de Sanidad en convocar este procedimiento.

Nada más, señorías.

El señor presidente: Muchas gracias, doña María Teresa Pulido García.

Para pronunciarse sobre la enmienda... (El señor Morera Molina solicita la palabra.)

¡Ah!, sí, sí, sí, por supuesto. Don Jesús, dígame a efectos de qué pide la palabra.

El señor Morera Molina (Desde su escaño): Artículo 82.3, por alusiones que afectan a la dignidad de un grupo parlamentario. Sí, la calificación de tonto útil no creo que sea una banalidad.

El señor presidente: Sí, sí, es evidente, no le estoy negando la palabra, puede hacer uso ahora. Yo pensaba que en su turno, pero tiene usted un minuto para...

El señor Morera Molina (Desde su escaño): Me parece absolutamente inapropiada la calificación de tonto útil a un grupo parlamentario en la propia Cámara. Ya bastante hay con que lo hagan en la prensa en los medios afines para que además lo hagan en la Cámara, en el Pleno del Parlamento. Por tanto, le solicito a la señora Pulido que retire la calificación de tonto útil del Grupo Socialista.

El señor presidente: Sí, doña Teresa Pulido.

La señora Pulido García (Desde su escaño): Sí, señor presidente.

No la voy a retirar y le quería explicar por qué. Mire, la definición de tonto útil es una expresión política generada en los escritos de Carlos Marx y describe a personas que, al luchar por un ideal, pueden transformarse en instrumentos de otros grupos políticos. Se refiere a personas que colaboran involuntariamente con los intereses creados de terceros.

(Rumores en la sala.)

El señor presidente: Señorías, silencio, por favor.

Está claro, está claro, señorías, don Jesús Morera ha pedido que se retire la expresión, la autora no la quiere retirar y continuamos (Prosiguen los comentarios en la sala).

Doña María del Mar.

¡Silencio, por favor! Aquí cada uno es responsable de lo que dice y el Reglamento se les aplica para todos.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente.

Efectivamente, yo creo que los ciudadanos nos piden a todos que seamos responsables de lo que decimos. Y digo yo aún más: el lenguaje no es ni más ni menos que una expresión del pensamiento y pobre pensamiento es aquel que se tiene que expresar con insultos en esta Cámara en vez de con argumentos políticos para defender una posición. Insultos hemos escuchado, me acaban de llamar ignorante y esa es otra forma de insultar, esa es otra forma de insultar. Miren, además de que el lenguaje es una expresión del pensamiento, cuando en democracia no se respeta el lenguaje, pobre pensamiento democrático es aquel que se expresa de esa forma. Qué débil es la posición de la democracia cuando se tiene que llegar a insultos como los que estamos acostumbrados a oír de esta bancada en esta Cámara, que es el Parlamento de todos los canarios.

Señorías, pasando a los temas que nos traen, no aceptamos la enmienda del Partido Popular. No la aceptamos porque evidentemente plantea, pues, lo que ya planteó en su moción, que no fue aceptado por mi grupo ni por el Grupo Socialista.

Usted hace alusión a, bueno, pues, una convocatoria que yo firmé cuando yo era consejera. Efectivamente, en el último año de la legislatura, en el 2007, y el concurso no se ha podido adjudicar, pero le digo también que la mayor parte de los años que vinieron después del 2007 no fue ninguna consejera de Coalición Canaria la que estuvo al frente de ese gabinete. Por lo tanto, me parece que -lo he dicho varias veces en esta tribuna- hay que tener un poco más de humildad cuando se habla de las cosas que se han hecho, porque no es fácil gestionar un departamento como el de Sanidad y estoy segura de que tanto la actual consejera como las anteriores lo habrán hecho lo mejor posible, pero, como suelo decir, no solo hay que saber estar cuando se es sino cuando se deja de ser también hay que saber estar.

Miren, señorías, acaba usted de expresar una diapositiva, en donde se ve un posible número de farmacias de más, etcétera, etcétera. Me imagino que usted entenderá... Sí, sí, yo también lo tengo, eso es un estudio. No es ningún mapa farmacéutico, es una respuesta que usted le pidió a la consejera y ella se la ha dado, porque lo comunicó en una Comisión de Sanidad. Es una respuesta a una solicitud del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas para ver cómo quedaría el mapa si se aplicaran los criterios de hoy en día. Pero digamos toda la verdad, no es este el mapa farmacéutico, porque eso implica audiencia a 88 municipios, a los colegios farmacéuticos afectados, a los farmacéuticos en paro, etcétera, etcétera.

Si hoy en día hiciéramos esa revisión -por eso estamos diciendo que se cambien los criterios-, si hoy en día hiciéramos esa revisión, nos encontraríamos con dónde están las farmacias de más que habría que poner. Pues, fíjese usted, en San Bartolomé de Tirajana, en Adeje, en Arona. ¿Por qué?, porque, como dije, se introdujo en Canarias el criterio del número de camas, del número de camas, de los hoteles. Pero además hay que decir que si aplicáramos ese criterio hoy habría que quitar farmacias en Santa Cruz, en Las Palmas de Gran Canaria, en las zonas urbanas, que ha disminuido un volumen importante de población y, por lo tanto, habría que quitar farmacias. ¿Qué queremos decir? Seamos sensatos, seamos razonables. Claro que hay que terminar el concurso para hacer una nueva planificación adaptada a las necesidades reales, que no son las 160 farmacias vacantes que ustedes comentan, señoría. ¡No lo son! Las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular no están tampoco sacando los concursos masivos de oficinas de farmacia, porque saben que llevan a la quiebra a las farmacias actuales.

Y desde luego me parece una incoherencia que usted diga, me parece una irresponsabilidad, que usted diga, señoría, que, bueno, que qué más da que pueda haber un anteproyecto de ley del señor De Guindos en el que cambia el modelo farmacéutico. ¿Cómo que qué más da? ¿A dónde llevarían ustedes a esos farmacéuticos que se gastarían el dinero en abrir una farmacia y que estarían en la quiebra al día siguiente? Porque si sale el proyecto del señor De Guindos en marcha, si sale, no es que cierren las pocas farmacias de este concurso que pudiéramos aquí adjudicar, es que cierra la mayoría de las farmacias rurales de España, señoría. Hay que ser coherente, hay que ser coherente, y no puede decir usted que "qué más da..."

El señor presidente: Doña María del Mar, muchísimas gracias. Decíamos que hoy, por las circunstancias, nos atenemos estrictamente al tiempo.

Ahora los grupos no solicitantes de la comparecencia.

Grupo Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente.

Mi impresión sobre este debate, que debe ser la cuarta o la quinta vez que tenemos aquí, sería poco... A mí no me acaban de convencer ni los argumentos económicos que se ponen sobre la mesa para hacer esta manera de concursar ni los argumentos jurídicos. Yo creo que se está utilizando mucho el asunto económico para justificar, no sacar todo el paquete de farmacias vigente en el mapa actual y demasiados argumentos, demasiada referencia a lo jurídico con pocos argumentos jurídicos de que esto sea ilegal.

Lo cierto es que llevamos en este tema muchísimos años de retraso y de incumplimientos. No es razonable que en este ámbito se produzca lo que hemos vivido. ¡No es razonable! Es decir, las oficinas de farmacia son prestadoras de servicios importantes a la población. Prácticamente una década de retraso. Esta es la típica cosa gubernamental, es de gestión, de organización. Sé que ha habido dificultades jurídicas y de judicialización, pero aquí hay barrios y pueblos que necesitan una oficina y no la tienen. La verdad es que al final el Gobierno es quien tiene que resolver esto y tiene la mayoría parlamentaria para hacerlo. Yo lo que pediría, sin perjuicio del rifirrafe, sin perjuicio de que el argumento económico pueda tener su peso y los temas jurídicos su peso, es que se resuelva el problema a los ciudadanos, y es tener las oficinas que se necesitan de una manera razonablemente rápida y resolver, digamos, la necesaria mejora del servicio farmacéutico a la población. De verdad que creo que hay más atrincheramiento que otra cosa. Y sinceramente el Gobierno, este y el anterior, debió ser más diligente en la materia.

Tenemos serias dudas, tenemos serias dudas de qué hacer, porque al final es el Gobierno quien tiene que gestionar esto. El Gobierno tiene que resolver el tema conforme a la ley, siendo responsable en el contexto socioeconómico en el que estamos, pero nos cuesta decidir por ser razonables y justos. He escuchado con atención a ambas portavoces con atención, porque además sé que está preparado por una parte y por la otra, que lo han documentado, que se lo han... ¿Me entienden? Quiero respetar el trabajo realizado, porque me consta que se ha hecho por ambas partes. Pero aquí lo razonable, lo razonable, sería que el Gobierno sea diligente y cumpla con su deber, al margen de la votación final de hoy que será intrascendente, porque es un tema estrictamente gubernamental y además ya sabemos el valor de las PNL.

Pero, insisto, lo que debemos poner en primer lugar, por encima de los argumentos formales, por encima de los argumentos económicos, que es necesario considerar siempre, es lo principal, que es la prestación del servicio farmacéutico a la población, y eso significa que el Gobierno sea diligente. Hay barrios y pueblos que necesitan este servicio y no se lo hemos dado en la última década por falta de capacidad de gestión de gobiernos de la situación.

Nos reservamos escuchar al portavoz socialista, a ver si arroja un poco de luz aquí, el voto hasta el final.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Román Rodríguez.

Para fijar posiciones, Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Jesús Morera.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente. Buenas tardes.

Desde luego, señora Pulido, ni ha oído ni oirá de mí descalificaciones del tipo de las que ha hecho usted hoy, ni a personas ni a grupos parlamentarios. Me apena que los nuevos aires de este Parlamento, de los que usted podría ser una representación, vengan con estas rancias ínfulas. Sinceramente es una pena. Nosotros creo que deberíamos representar una nueva forma de hacer las cosas, donde el respeto fuera una característica preponderante. Usted lo ha desestimado hoy. Y ha querido usted justificarse con la definición marxista del "tonto útil". Yo ni siquiera me atrevería a hacer consideraciones que pudieran ser entendidas como una ofensa por otros grupos. Ha perdido usted una oportunidad de quedar bien, señora Pulido.

Bueno, ya comentábamos en el Pleno previo que nos veíamos atrapados, nos veíamos atrapados entre la necesidad legal y el ánimo de finalizar la fase de libre adjudicación por un lado y la alta probabilidad de que esto significara una merma de las arcas de la comunidad por el otro lado. Por tanto, se pretendía con esta proposición no de ley ratificar la voluntad de concluir la fase de adjudicación, señora Pulido, concluirla, dando unos plazos que permitan asumir presupuestariamente los contingentes que pudieran surgir como fruto de las menores deducciones a aplicar sobre la factura farmacéutica. Porque de dejar hipotecada la partida presupuestaria de la receta farmacéutica ya sabe el Partido Popular bastante. Todavía arrastra esta comunidad aquella minoración del presupuesto del 2010 en más de un 36%, que aún no sabemos a cuenta de qué... (Comentarios desde los escaños.)

El señor presidente: Doña Mercedes Roldós, si usted vuelve a interrumpir a quien está hablando le llamo la atención.

Usted no puede interrumpir a quien está hablando, salvo quien le habla. Espérese usted a que termine, espérese usted a que termine y usted... Nadie puede interrumpir a quien está en el uso de la palabra, salvo el presidente del Parlamento. ¿De acuerdo? Por muchas cosas que diga. Espérese al final.

No podemos seguir así, señorías. Yo les pido, por favor, un comportamiento acorde con lo que representamos. Aquí se viene a tener el uso de la palabra, hay quien la usa mejor, peor, de la manera que considera. Se le respeta que hable y luego se pide la palabra. Y si reglamentariamente corresponde se les da. Pero no se pueden estar haciendo ni gestos ni señas cuando está alguien haciendo uso de la palabra y menos pronunciando palabras o haciéndole calificativos como a veces los oímos desde la Mesa. Somos más tolerantes a veces de la cuenta.

Entonces disculpe, don Jesús Morera, por segunda vez, disculpe y continúe usted su intervención.

El señor Morera Molina: Muchas gracias, señor presidente.

Decía usted, señora Pulido, en su intervención del último Pleno, entre comillas, que íbamos a incumplir la ley para beneficiar a unos pocos. Quiero recordarle, y viene a colación de la cuestión de las deducciones que se aplican a favor de la Administración por tramos en la facturación de las farmacias, que es una normativa estatal, que ustedes en el Real Decreto 16/2012 aumentaron los tipos a aplicar a las farmacias. Y un mes más tarde, simplemente un mes más tarde, los volvieron a bajar. Ustedes no incumplen la ley, ustedes cambian la ley para beneficiar a unos pocos. Los que facturan más de 600.000 euros, que de estos sí que hay en Canarias bastante.

Me gustaría parar un momento a explicar la cuestión de las deducciones, que quizás sea la clave de esta cuestión, señor Rodríguez. Mire, si las ventas de una farmacia que factura 600.000 euros -que no se extrañe por la cifra, la media en Canarias en el año 2009 estaba en 850.000 euros de facturación en las farmacias, de media-, pues, si una farmacia de las que facturan 600.000 euros, a la que se le aplica una deducción de 90.000 euros, se reparte ahora entre tres farmacias que facturan cada una 210.000 euros, por ejemplo, pues, las deducciones de esas tres serían simplemente 60.000 euros, con lo que habría una diferencia de 30.000 euros. Si multiplican esto por todas las farmacias que hay en Canarias, pues, ya sería una cifra a considerar. No sería una cifra baladí sino una cifra importante. Por tanto, igual de responsable, de irresponsable sería no adjudicar la farmacias donde se necesitan que generar otro agujero en la factura de las farmacias. Ese es el quid de la cuestión y lo que había pedido la consejería era que esto se hiciera progresivamente para no generar este problema.

Por tanto, la propuesta que se hacía y que se hace en esta proposición no de ley es que se oferten todas las plazas vacantes, señora Pulido, todas las plazas vacantes, y que se proceda a una adjudicación progresiva en los plazos que hemos indicado: inicialmente no menos de un 50% y antes del final del 2014 el resto, permitiendo así adaptar las circunstancias en dos ejercicios presupuestarios. Si es muy fácil de entender, se quieren sacar todas las plazas, todas, pero no como usted quiere sino se va a hacer como quiere la consejería, como quiere el Gobierno, de forma progresiva.

Además se propone, como dice la proposición, que se inste a la adaptación de la legislación básica a las realidades sociales y económicas que vivimos y vamos a vivir en los próximos años, en lo concerniente a los módulos de población, a las distancias entre oficinas de farmacia, a las deducciones por tramos o a las subvenciones por viabilidad comprometida.

Nada más.

Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jesús Morera.

(La señora Roldós Caballero solicita intervenir.)

Sí, dígame, doña Mercedes, dígame.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Por alusión directa del portavoz y también por la portavoz de Coalición Canaria, la señora Julios, permanentemente en alusiones a quien le habla en su etapa de consejera de Sanidad en el Gobierno de Canarias.

El señor presidente: No, mire, las alusiones, las alusiones se refieren a insultos, a descalificaciones, pero no en lo político, no en lo político. Yo no he oído -no sé si los compañeros de Mesa- ninguna alusión, ninguna expresión, que suponga, que tenga el calificativo de alusión...

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Señor... ¿Me permite...?

El señor presidente: No, no, la interpretación la vamos a hacer nosotros, la hacemos nosotros. No, doña Mercedes, por favor, yo le agradezco... Nos podremos equivocar pero la interpretación la hacemos nosotros para que esto funcione. Entonces nosotros, yo no la he oído personalmente; está claro que dice que si usted hizo, usted dice que el otro hizo; ustedes a cada rato están diciendo que el presidente pa'rriba, pa'bajo, no sé cuánto y no están pidiendo aquí la palabra para decir que el presidente es el mejor; ustedes dicen que es el peor. Cosas de esas aquí suceden y de su gestión hay algún comentario, no se refiere a una alusión personal a usted, salvo que sea algo tan concreto que no sea, pero si la gestión fue para arriba, para abajo, tenemos que asumirla.

Entonces yo, si usted me dice la alusión concreta, pues, yo le doy la palabra, por supuesto, pero simplemente porque se dice que si la señora Roldós cuando era consejera, pues, eso no es una alusión, con el Reglamento en la mano, ¿eh? Si usted me la dice concreta...

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Señor presidente, mire usted, yo intentaba explicarle la alusión concreta a la que se refería, pero mientras tanto, y debe ser que usted desde ahí no lo escucha, sí que he recibido insultos desde las diferentes bancadas, personales, insultos personales.

El señor presidente: Mire, si usted me habla de las bancadas, eso no tiene nada que ver con el debate. Eso usted me lo dice a mí y quién es para yo llamarle la atención. Eso funciona así. Aquí cada vez que hable alguien y dice... no se puede interrumpir el Pleno. Yo lo siento, pero es que procuro que el Reglamento se aplique con la mayor objetividad, la mayor imparcialidad y el mayor rigor. Entonces, porque usted, porque le hayan dicho desde una bancada, imagínese la cantidad de veces que nosotros pararíamos el Pleno aquí cuando hemos oído cosas...

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Sí, yo la quiero escuchar, pero usted me está diciendo que los ha oído desde las bancadas y desde las bancadas no tiene nada que ver con el debate.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Mire, a usted ni a ninguna.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: No, esa es su opinión. La opinión de la Mesa es que no.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: No, a usted cuando le toque... Mire, y ya le llamo la atención por segunda vez, se la llamo por segunda vez. Usted hablará, como cualquiera aquí, cuando le corresponda y cuando el presidente le dé la palabra y cuando el presidente interprete que, con el Reglamento en la mano, le corresponde. Aquí no ha habido objetivamente ninguna alusión para que usted intervenga, concreta. ¿La interpreto yo?, la interpreto yo.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Usted no me diga a mí lo que yo tengo que hacer. Yo no he oído nada de alusiones. El que yo le haya dicho que no la he oído, le estoy queriendo decir, para que usted lo entienda, que no la han pronunciado, según mi opinión, porque si yo no la oigo, es que no la han pronunciado, ¿no?, y yo tengo compañeros en la Mesa que me dicen...

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Señor presidente, como diputada electa por la circunscripción de Gran Canaria, nada más que le pido el respeto debido, porque estoy representando a los ciudadanos que han votado en mi circunscripción...

El señor presidente: Usted no puede alegar que no se la respeta aquí. La que no se da a respetar es usted con su comportamiento, que quede constancia.

Continuamos. Usted debe hacer caso a lo que dice la Presidencia, aunque no le guste, y la Presidencia no le ha dado la palabra, y usted sigue insistiendo, y eso no es ninguna forma parlamentaria, doña Mercedes.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: ¡No le corresponde hablar, que es distinto! No le corresponde hablar a usted. Le guste o no le guste.

(La señora Navarro de Paz solicita la palabra.)

Doña María Australia, dígame, ¿a efectos de qué pide la palabra?

La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): Porque por usted mismo entiendo que se ha faltado al decoro o al honor a una diputada, tal como se ha pronunciado, y quiero pedirle humildemente un segundo, no quiero más porque entiendo que ha sido motivado por el intercambio de opiniones, para decir que la diputada, la señora Roldós, no se da a respetar. Creo que se da a respetar y suficiente, y creo que esa expresión está fuera de lugar.

El señor presidente: Pues dígale usted también, yo le admito su intervención, pero dígale que respete lo que dice la Presidencia.

Antes de votar, se acercan los portavoces un momento, por favor (Los señores portavoces y el señor representante del Gobierno, Hernández Spínola, atienden el requerimiento de la Presidencia). (Pausa.)

Señorías, si son tan amables, por favor, ocupen sus escaños.

Vamos a votar la proposición no de ley del Grupo Nacionalista Canario y Socialista Canario, sobre el concurso libre de oficinas de farmacia, indicando que no se ha aceptado la enmienda del Grupo Parlamentario Popular. Por lo tanto, se vota el texto de la proposición no de ley. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 47 presentes; 30 votos a favor, 17 en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada.

(El señor vicepresidente segundo, Fernández González, ocupa un escaño en la sala.)