Diario de Sesiones 80/2013, de fecha 28/5/2013 - Punto 18

· 8L/C-1004 Comparecencia del Gobierno -consejero de Economía, Hacienda y Seguridad-, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre repercusiones de las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros de 26 de abril de 2013.

El señor presidente: Entonces primera comparecencia: del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre repercusiones de las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros del 26 de abril de 2013.

Don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías: muy buenas tardes.

El objeto de la comparecencia era conocer el balance, el análisis, la aproximación que haya podido hacer el Gobierno de las decisiones tomadas en ese Consejo de Ministros el día 26 de abril y que han tenido una importante repercusión en la opinión pública. Y además han servido las decisiones ahí tomadas para comunicar por parte del Gobierno de España un conjunto de reformas, otra oleada de reformas llamadas estructurales, pero también para analizar la situación de la economía española y revisarla, porque no han acertado en nada de las grandes previsiones. Desde luego en las macroeconómicas, en ninguna, ¿no?

De manera que en esta primera consideración al señor consejero me gustaría saber si ellos han indagado en el documento, en el Plan nacional de reformas, qué impacto pueden tener en nuestra comunidad las políticas ahí apuntadas.

He de decir que no es fácil detectar lo que pretende el Plan nacional de reformas. La señora Julios hacía antes una referencia a las medidas vinculadas a la sanidad y hay que tener imaginación para saber exactamente cuál va a ser el impacto de las medidas de recorte en materia sanitaria, cuáles de ellas están asociadas a las decisiones tomadas en el año 12 y su repercusión en el año 13, 14 y 15, cuáles de ellas son nuevas añadidas a las decisiones tomadas. Lo propio pudiéramos decir de la Ley de Dependencia, lo propio de las políticas activas...

En fin. Lo que quisiéramos ver, como ustedes disponen de más capacidad de análisis y de estudio como departamento, es si usted ha hecho una primera aproximación del impacto en Canarias del Plan nacional de reformas que ahí se apuntan. E insisto, reconozco las dificultades para precisar las consecuencias para el conjunto y también para Canarias.

Y luego en relación a otro de los parámetros, que también consideró el Consejo de Ministros y que ha servido de base a un preacuerdo de la Comisión Europea con el Gobierno de España, que viene en la línea de lo que algunos aquí hemos dicho hasta la saciedad en estos dos últimos años, ¿no?, que era imposible el cumplimiento de los objetivos de déficit de España y, como se sabe, ya vamos por la segunda moratoria, retraso, revisión de los objetivos de déficit. Se sabe, por lo tanto, que se va a conceder al Estado español una autorización de déficit para el año en curso, hasta el 6,3% del PIB. Esto significa un retraso de dos años de las previsiones anteriores, significa incrementar las previsiones en 1,8 puntos del PIB y, por lo tanto, esto también debiera tener repercusiones en las comunidades autónomas. Y ahí va la segunda parte de las consideraciones que hago, ¿no?

Nosotros, en el año 12, habíamos concluido aquí en diversos debates que el déficit de entonces, el 6,3, que acabó en el 10,6... Que acabó en el 10,6 con el préstamo, pero es déficit, ya lo dicen ellos en los documentos oficiales, en este documento aparece el 10,6, déficit del año 12, como no podía ser de otra manera aunque se camufló en las primeras semanas, dando la sensación de que una cosa era el déficit y otra era el otro déficit del préstamo bancario. Pero, bueno, 10,6, pero cuando hablábamos en el año 12 del 6,3, la inmensa mayoría de las comunidades autónomas, y aquí tuvimos varios debates, considerábamos claramente discriminatorio que nos tocara de ese 6,3 el 1,5 y decíamos entonces que parecía poco razonable que quien tiene más capacidad de gasto, quien tiene servicios que prestar, no tenga una correlación con el déficit, porque el Estado se reservaba, pues, 4,8 y a nosotros nos dejaba el 1,5. De manera que, si en el año 12 nosotros reclamamos razonablemente una distribución justa del déficit, porque no nos conformábamos con el 1,5, yo supongo, digo supongo, que ahora en el año 13, donde la autorización del déficit para el Estado español vuelve a estar en el 6,3, como mínimo debiéramos reclamar el 1,5, que nos parecía poco en el año 12.

Y va la segunda consideración: qué previsiones tiene el Gobierno en cuanto a las reclamaciones de participación en el déficit del Estado español, dada la nueva circunstancia de que el Estado español va a tener un 6,3 de déficit en el año 13. Yo espero que al menos reclamemos el 1,5, que nos parecía poco en el año 12.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias.

Un momentito, don Javier, sí, un momentito (Dirigiéndose al señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, González Ortiz).

Yo quería aclarar... -señorías, por favor, les ruego, están los portavoces..-. Sí, a mí esta mañana me habían comentado que se había planteado ver la comparecencia que estamos viendo y luego la 849, no la 3.2. No sé si eso obedece... si había sido pedido, porque lo tendré que preguntar, lo tendré que preguntar (Comentarios en la sala). No, no, no, esta tarde, si se veían dos comparecencias, se veía la primera y la tercera. ¿No?

No, a mí me lo dijeron esta mañana... (Ante los comentarios de la señora Navarro de Paz desde su escaño) Es correcto, doña María Australia, por favor, yo sé que... Yo voy a respetar lo que se decida. Correcto, que sí, pero que yo... Además la creo, o sea, cómo no la voy a creer; lo que digo es que, que, bueno, que dejen que yo, con toda la información, veremos lo que...

Entonces vemos las dos, la primera y la segunda, ¿de acuerdo? Lo digo para aclarar, para que luego al final no... (Nuevos comentarios en la sala.) No, no hay nada que votar, se va a ver el orden del día como está. Yo pido calma, por favor, que poco a poco nos entendemos mejor así.

Entonces no hay variaciones en el orden del día y no hay nada que preguntar.

Don Javier González Ortiz, señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, para la comparecencia sobre las repercusiones de las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros del 6 de abril.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): ...y a todas.

El Consejo de Ministros del 26 de abril aprobó la actualización del Plan de Estabilidad para los años 2013 y 2016, junto con un Plan nacional de reformas.

Esos dos documentos lo que sí es verdad es que recogen la estrategia para supuestamente -digo supuestamente- seguir corrigiendo desequilibrios, impulsar la recuperación económica y crear empleo. Y digo supuestamente porque la realidad es otra. En este caso tenemos que concluir que el Gobierno de España sigue sin ideas, sin un rumbo definido, para sacar al país de la crisis, porque se sigue empeñando en una estrategia equivocada que hoy por hoy no hace más que provocar más desequilibrios, más recesión y más paro. Esa es la realidad objetiva en la que nos encontramos, ¿no? Y como muestra, su actuación en Canarias. Las islas han sido el máximo exponente y ejemplo de una política errónea, sustentada en un recorte salvaje e indiscriminado que no tiene en cuenta las singularidades ni las necesidades de Canarias, para ser más exactos.

La traducción de los efectos de esa política nociva se refleja en la notable rebaja de los ingresos estatales, una minoración sin precedentes en la inversión, y un sistema de financiación que, no nos olvidemos, no sufraga en su justa medida los servicios públicos esenciales.

Con todo, y a pesar de que las cifras que acreditan el empeoramiento económico futuro de ese rumbo equivocado, el 26 de abril, a nuestro juicio, se perdió una gran oportunidad para rectificar en las políticas. Con la actualización del programa de estabilidad y el Plan nacional de reformas, el Gobierno nuevamente pretende que todo el esfuerzo siga recayendo sobre los ciudadanos, las empresas y las comunidades autónomas. Sobre los ciudadanos, porque recorta derechos y prestaciones básicas, especialmente en sanidad, educación y en servicios sociales; sobre las comunidades autónomas, sometiéndolas a nuevos recortes injustos, de forma desigual y poco racional, que, no nos olvidemos, están poniendo en cuestión como nunca antes se había hecho la cohesión social y territorial del Estado español. Y mientras, la Administración central no se aplica sus propias medidas y prueba de ello son los continuos acuerdos del Consejo de Ministros, donde el impacto de todas las cuestiones que se toman allí, de todos los cambios normativos que se proponen, recaen íntegramente en las comunidades autónomas. Analicemos, si quieren, el Plan nacional de reformas, veamos dónde se identifican los costes. Ya veremos que de la Administración General del Estado, ninguno. Comunidades autónomas, ayuntamientos; el resto, ninguno.

Miren, hasta ahora, y según recogen los propios documentos, el peso de las medidas de reducción del gasto lo han realizado y lo están realizando las comunidades autónomas, pero, lo que es peor, en el documento este se nos exigen nuevos recortes. Por lo tanto, estemos, digamos, atentos a cómo se pueden producir algunas de las cuestiones que ahí se plantean. Una parte de esos recortes se dice que será a través de las rebajas en los convenios establecidos con las comunidades autónomas. Así les recuerdo que lo aseguró la vicepresidenta del Gobierno cuando afirmó -y cito textualmente-: "vamos a reducir los convenios que desde el Estado financian servicios que realicen nuestras comunidades autónomas y nuestras corporaciones locales"; y en esa misma línea dijo -y sigo, ahora reproduzco textualmente-: "vamos a reducir realmente la cuantía de este tipo de transferencias". Afirmaciones de la vicepresidenta del Gobierno en la rueda de prensa posterior a ese Consejo de Ministros. Por lo tanto, hay muchas de esas cuestiones, repercusiones, que tienen los acuerdos tomados el 26 que, como usted bien dice, son imposibles de identificar, entre otras cosas porque todavía creo que el Estado ni lo sabe o, si lo sabe, por lo menos a nosotros no nos lo ha contado. Porque de lo que sí tenemos que ser conscientes es de que nosotros no soportamos más recortes, es decir, en esos aspectos. Les recuerdo los convenios: de 207 millones de euros en carreteras a 54 este año, de 42 en empleo a 10, de 42 en infraestructuras turísticas a cero, y así podemos seguir sucesivamente para poner en solfa, para poner sobre la mesa, que no podemos seguir soportando ningún recorte más.

Pero sobre todo, aparte del tema de los convenios, lo más importante, a nuestro juicio, es que se ponen sobre la mesa nuevos recortes en sanidad, educación y en servicios sociales, porque lo que contempla el Plan nacional de reformas, como ya hemos hablado aquí, es una reducción en el gasto en esas áreas, que -no nos olvidemos- ya están duramente castigadas por los recortes anteriores. Están en torno a los 4.000 millones de euros en el ámbito educativo, 7.000 en el ámbito sanitario, los 11.000 millones de euros, y hay en torno a 3.000 millones de euros más para los próximos años 2014-2015 y, como usted muy bien decía, señor Rodríguez, es difícil saber qué parte corresponde a la parte anterior y cuál a la parte nueva aprobada el 26 de abril.

El cálculo que hemos hecho nosotros, en torno a unos 500 millones de euros, pudiese ser una banda hasta los 500 millones de euros en los ajustes. Según los departamentos de Sanidad y Educación, en torno a 180 millones de euros podrían corresponder a la parte educativa y 135 millones de euros, entre 135 y 137, la parte de sanidad. Sobre el global, ¿vale?, es decir, con lo cual un añadido más en esa materia. Si lo hiciésemos puramente por la proporción del gasto, en torno a los 3.000 millones de euros, estaríamos hablando de cómo mínimo 120 millones de euros, si lo calculamos por PIB o por población. Aproximadamente sobre esas cifras estaríamos de forma importante. Por lo tanto, el Gobierno lo que ha dicho es que no, es decir, que no está ni mucho menos de acuerdo, ad emás desconoce esa realidad. Es más, si estamos todos implicados y hay propuestas sobre reducción del gasto o sobre aminoración, por tanto, de esos compromisos, sentémonos en una mesa a discutirlas, porque los establece y los adquiere el Gobierno de España en representación del Estado español sin contar para nada con las comunidades autónomas. Hablaba usted antes de coordinar las medidas y sentarnos en una mesa, bueno, pues, eso es lo que venimos reclamando de forma importante.

A eso no nos olvidemos de que además también se suman los recortes en el ámbito de la dependencia. Recortes que además se citan expresamente sobre qué materias se van a hacer; es decir, por ejemplo, se verán afectadas aún más las cuantías correspondientes al nivel mínimo de protección garantizado, se reducirán las compensaciones por cuidados en el entorno familiar, se eliminará la financiación estatal a las cotizaciones a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales y se retrasa el calendario de la puesta en marcha de la Ley de Dependencia para aquellos que se encuentren en una situación de dependencia moderada hasta julio del 2015.

Pero, miren, del volumen global de recortes la parte más importante que está en este Plan nacional de reformas es la reducción en 8.000 millones de euros por el gasto de las administraciones locales, 8.000 millones de euros, lo cifran en el documento.

Es decir, si analizamos todo el documento, vemos cómo vamos a reducir el gasto. ¿Qué propone el Estado para reducir el gasto? Pues lo propone, mire, reduciendo en sanidad, educación, servicios sociales, reduciendo las aportaciones a las comunidades autónomas y corporaciones locales y modificando la estructura de gastos de las corporaciones locales. ¿Han oído ustedes en todo, el que se ha leído el documento, alguna propuesta para reducir la Administración central del Estado? Ni una sola, en el documento ni una sola; es decir, yo reduzco en aquello que transfiero, obligo a reducir a comunidades autónomas y ayuntamientos, pero la tarea no la hago yo.

En definitiva, hasta aquí cuestiones que tienen que ver con la parte administrativa. Pero es que es más, se habla de una reducción de 3.000 millones de euros en materia de prestaciones por desempleo, en materia de empleo. ¿Por qué?, por la reducción de las políticas activas de empleo. 3.000 millones de euros se llega a firmar en el documento.

En definitiva, las propuestas que se ponen sobre la mesa son propuestas de "háganlo ustedes, yo publico reales decretos, yo modifico sistemas, yo modifico leyes, pero la Administración General del Estado en su parte central, en su gasto estructural, no hace absolutamente nada". Porque, miren, lo que hace falta, lo que le hace falta al Estado español -es verdad- es la reducción del gasto estructural, es decir, una minoración de los gastos fijos y permanentes. Todos entendemos que hay un incremento del gasto en las prestaciones sociales, producto de mayores cifras de desempleo, que requieren una mayor aportación en esa materia, pero es que eso lo entiende la Unión Europea, lo entiende la Comisión Europea perfectamente. Es un déficit cíclico, no es un déficit estructural. Lo que está pidiendo, en su caso, la Comisión Europea son reformas estructurales, pero no una reforma estructural que diga que es que con la ley de transparencia se van a reducir los gastos de las administraciones. Eso es falso, ¡eso es falso! Lo que está pidiendo la Comisión Europea es que se hagan las modificaciones necesarias en el ámbito de la Administración General del Estado para que reduzca sus gastos estructurales. Porque después podremos hablar de déficit, de injusto reparto o no, hablaremos en la próxima comparecencia.

Porque esa es la realidad actual, la realidad actual de la senda que ha tomado el Gobierno central es que ha dicho: "yo lograré o me acercaré a cumplir los objetivos de estabilidad forzando a las comunidades autónomas, forzando a las corporaciones locales". Les recuerdo que las corporaciones locales tuvieron un mejor resultado incluso del esperado. Pero es que, cuando usted bien decía que se amplió del 4,5 al 6,3 y el Estado se quedó con su parte, aun así, el Estado se quedó incumpliendo tres veces por encima del cumplimiento del conjunto de las comunidades autónomas, cuando hicimos un enorme esfuerzo.

En definitiva, una oportunidad perdida para...

El señor presidente: Sí. Siga.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, presidente.

En definitiva, una oportunidad perdida para realizar las reformas necesarias que hoy en día, en su caso, se le están reclamando desde la Comisión Europea.

Y, por último, hemos debatido aquí varias veces las erróneas previsiones con las que se partió en este Presupuesto, erróneas previsiones que todo el mundo decía. Recuerdo las frases de la presentación de los Presupuestos: "trabajamos para que esas previsiones que nosotros hemos dicho que se van a cumplir se cumplan", "pueden ser o no ser ciertas", bueno, eso denota una falta de seriedad importante a la hora de elaborar un proyecto como puede ser el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Finalmente, han tenido que rectificar, como ya todos sabíamos que se haría, porque se basaba en previsiones que eran totalmente inasumibles.

En definitiva, el planteamiento y los aspectos contenidos en el programa de estabilidad y en el Plan nacional de reformas resultan frontalmente contrarios al más mínimo planteamiento razonable para salir cuanto antes de la crisis y por eso el Gobierno estará frente a ello.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Javier González, señor consejero.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Socialista Canario, don Manuel Marcos.

El señor Pérez Hernández: Gracias, señor presidente.

Sin duda es una comparecencia importante, sobre todo por el significado que pueda tener para la comunidad autónoma ese brutal tijeretazo que de nuevo impone el Gobierno de España con la aprobación de ese Plan nacional de reformas y el programa de estabilidad. Y nos preocupa, sin duda -y ya usted lo ha dicho, señor consejero-, nos preocupa cómo se traduzca eso, cómo se va a traducir ese recorte brutal en la comunidad autónoma, porque el plan habla de recortar 3.000 millones de euros adicionales que figuran en ese plan que se ha enviado a la Unión Europea. 3.000 millones de euros adicionales: ¿de dónde va a salir el recorte de esos 3.000 millones? El plan habla también de que se va a salir de la crisis, pues, reduciendo el gasto educativo, pasando del 4,7% del PIB al 4%, cuando la media del gasto educativo en la Unión Europea está en el 5,4, ¿y eso qué repercusión va a tener?, ¿cómo se va a reflejar eso?, ¿qué consecuencias va a tener? El programa nacional también habla, el plan de España habla de que se va a reducir el gasto sanitario de un 6,3% del Producto Interior Bruto al 5,4, lo cual demuestra a las claras cuál es la principal preocupación de este Gobierno: sin duda no sostener la sanidad pública ni desde luego su calidad. Y todo eso va a tener un reflejo presupuestario, lógicamente. Y usted lo decía, señor consejero, y lo más seguro es que ese reflejo presupuestario no lo tenga solo en Canarias sino que el propio Gobierno tendrá que corregir el presupuesto que aprobó, porque todas sus previsiones han fallado.

Pero, mire, a nosotros nos preocupa enormemente la repercusión que usted ha señalado y ha cuantificado en la medida de lo posible de ese ajuste, pero esto todo tiene, todo tiene un hilo conductor. El hilo conductor de esta política es la recentralización del Estado. Aprovechando la crisis, se va a recentralizar el Estado. ¿Y cómo se hace?: cargando, cargando el ajuste en las comunidades autónomas, por lo tanto recortando las comunidades autónomas, que son además las que tienen y mantienen el gasto de los servicios públicos esenciales -en educación, en sanidad, servicios sociales-, y recortando, como usted decía también, ese recorte brutal a la Administración local. Ese retroceso, por lo tanto, que supone el dejar a la Administración local a los pies de los caballos, porque no podrán darse, por parte de la Administración local, los servicios que los ciudadanos demandan. Y esa es la madre del cordero: aprovechando la crisis económica, producir una recentralización, con un recorte brutal, que va a recaer sin duda en los ciudadanos, en los que no tienen culpa de esta situación. Y ese es el origen...

El señor presidente: Muchas gracias, don Manuel Marcos.

Por el Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Barragán.

El señor Barragán Cabrera: Gracias, señor presidente. Señorías.

Este es el documento, el documento que se envía a Bruselas, y ustedes han comentado hoy las correcciones a la baja de las grandes macrocifras españolas. Pero lo que le mandamos a Europa, como España, es que un año más tarde -dice el documento- una economía más fuerte.

¿Qué es lo que dice este documento?, ¿qué es lo que dice el documento que nos puede preocupar con respecto a Canarias? Hay varios aspectos. ¡Hombre!, de todas las reformas, no vamos a decir que absolutamente todas las reformas son negativas. Hay cosas en las que esperamos, hay expectativas de que alguna cuestión sea positiva, pero hay otras que obviamente nos preocupan y mucho. El proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, donde lo que se prevé es un ahorro de 8.000 millones de euros para el periodo 2014-2015, en dos años nos preocupa. Nos preocupa, como decía mi compañera Mari Mar Julios antes, la nueva cartera de servicios, el culminar en el cuarto trimestre de este año esa cuestión, nos preocupa cómo nos va a afectar en la sanidad pública canaria. Nos preocupa también el proyecto que ya se encuentra en trámite parlamentario de la calidad educativa y cómo va a afectar también a los Presupuestos de la Comunidad Autónoma toda esa parte del gasto educativo que tiene que ver con las comunidades autónomas. Nos preocupa enormemente otra reforma del marco regulador de la actividad económica, en este caso los programas de unidad de mercado y el plan de racionalización de esas normativas, nos preocupa en lo que afecta a las competencias de las comunidades autónomas y a la capacidad de autoorganizarse -esta mañana estábamos hablando mucho de esa independencia que tenían que tener las distintas administraciones-. Nos preocupa la Ley de Reforma de la Ley del Sector Eléctrico, de cómo va a quedar todo el sistema extrapeninsular en el archipiélago, que podría tener también consecuencias económicas importantes. Nos preocupa el Plan nacional e integral del turismo 2012-2015, donde supuestamente va a haber 1.800 millones en 28 medidas, pero que no sabemos si una de las principales industrias que tenemos en Canarias, como somos nosotros, los canarios, frente a otras regiones del Estado, si efectivamente nos vamos a beneficiar o vamos a seguir teniendo una política de ajuste presupuestario y de más ajuste presupuestario con Canarias. Nos preocupa también la reforma de los instrumentos de internacionalización, el otro día aprobamos aquí una estrategia, y nos preocupa que efectivamente no estemos en esa estrategia de internacionalización desde el punto de vista de lo que es África. La definición y racionalización de las obligaciones de servicio público, aquí está planteado, en principio parece que es un tema que solo afecta a Renfe, pero nos preocupa, insisto, que también nos pueda afectar. Y, por último, el Plan nacional de exclusión social 2013-2016, de cómo nos puede afectar también a la hora de afrontar los problemas que tenemos aquí en torno a la pobreza.

En definitiva, hay muchísimos interrogantes todavía en este...

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Barragán.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Jorge Rodríguez tiene la palabra.

El señor Rodríguez Pérez: Señor presidente. Señorías. Señor consejero.

En diciembre del 2011 los españoles decidieron retirar la confianza al Partido Socialista y situar al Partido Popular en la responsabilidad de gobierno. Si echaron a los socialistas fue porque habían fracasado en la gestión de la situación económica, porque habían permitido que España acumulara desequilibrios insostenibles, porque habían equivocado las políticas frente a la crisis y porque en su error habían agravado los males de la economía española hasta límites insoportables. Y al dar la confianza al Partido Popular lo hicieron con un mandato muy claro: sacar a España de la crisis más grave del periodo democrático y llevarla de nuevo a la senda del crecimiento, de la creación de empleo. Es por eso que se ha puesto en marcha una gran estrategia, un gran plan de reformas, de política económica, que constituye todo un programa de renovación profunda de las estructuras del país, con el objetivo de hacer de España de nuevo y de Canarias un país y una comunidad de oportunidades.

Como se sabe, nuestras relaciones económicas con el exterior, cuyo mayor exponente es la balanza de pagos, van mucho mejor que hace un año, pero no es suficiente. Nuestro sector financiero, con una reforma profunda para que el crédito llegue donde tiene que llegar, está realmente dando sus frutos, poco a poco, pero tampoco es suficiente. El déficit del sector público se reduce como nunca se había hecho desde el inicio de la crisis, pero sigue sin ser suficiente. El clima de opinión sobre nuestra economía mejora sensiblemente en las instituciones y en los mercados internacionales. Por eso se están relajando las cifras del déficit y de financiación de nuestra economía.

Pero no es suficiente, no es suficiente, señorías: la realidad económica y social de nuestro país sigue siendo muy dura y en ciertos casos dramática. El camino que queda para alcanzar el gran objetivo, que es la creación de empleo, es todavía largo y difícil. Por ello desde el primer momento el Gobierno de la nación decidió poner en marcha un ambicioso programa de reformas estructurales, que son las que se están llevando a cabo en estos momentos. Esa es la razón por la que el Gobierno se ha centrado en las reformas estructurales, porque se basan en la creación de nuevas reglas de juego que proporcionen esos incentivos para que individuos y organizaciones, en su mayoría de empresas, se embarquen en proyectos empresariales.

Y Canarias, señor consejero, Canarias saldrá adelante si España sale adelante, y no al contrario. La comunidad autónoma no puede convertirse en una permanente contramedida contra el Gobierno de la nación. Es inaceptable, señor consejero, que se juegue a eso, cuando de lo que se trata es...

El señor presidente: Muchas gracias.

El grupo solicitante de la comparecencia, don Román Rodríguez tiene la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente. Señor consejero.

La rueda de prensa del día 26 de abril la recomiendo, la recomiendo porque no es muy larga pero es muy expresiva. Yo creo, fue la sensación que tuve, que comenté con las personas así más próximas y que no fue una idea muy original, porque todo el mundo lo repitió los días siguientes, la sensación es de que el Gobierno tira la toalla. Este es un término muy boxístico, que quiere decir abandonar, no sentirse capaz de continuar. Y yo creo que hay una imagen en esa rueda de prensa que pone en evidencia que al Gobierno no le sale una derecha, y uno piensa que cuando uno emprende un camino y las cosas le van mal lo razonable sería cambiar, rectificar, revisar lo que se ha hecho.

Pero, a pesar de que creo que es bastante expresiva la resignación, la derrota de los representantes del Gobierno en esa rueda de prensa, cuando hacen un análisis de la situación económica de España, que es desastrosa... ¡Es que no les ha salido ni una bien! Los datos macroeconómicos se revisan pero de arriba abajo siete meses después, porque uno dice, "hombre, un año y medio después, como va la economía, estas cosas pasan". No, no, no, es que siete meses después le dan la vuelta absolutamente a las previsiones macroeconómicas, desde el PIB al tema del paro.

Pero es que ya hubo otro llamado plan nacional de reformas, es un nombrejo grandilocuente, ¿no? Bueno, pues, no les ha salido. El llamado control del déficit, estrepitosamente fracasado. Alguno lo dijimos aquí y, como ya saben que acertar en esto es fácil, pues, acertamos, y es que acabamos el año 12 con el 10,6 de déficit. Más que Zapatero, que es un mérito importante. Es que para el año 13 se ha pedido hasta el 6,3 y no hay ni un solo analista que acepte que se va a cumplir el 6,3, que nos vamos a ir en torno al 7.

La llamada reforma del sistema financiero -otra de las reformas sesudas estructurales- se ha saldado con un aumento del déficit y de la deuda, como sabemos, y sin crédito. ¡No hay crédito!, y el poco que hay es caro y exigen unas garantías que hace imposible que se beneficien las familias y las empresas.

Y la otra extraordinaria reforma estructural que nos iba a romper esta dinámica era la reforma laboral, que lo que ha hecho son dos cosas: aumentar el paro y rebajar los salarios. Y cuando se aumenta el paro y se rebajan los salarios, hay una cosa que se llama demanda interna que se va a pique. Y cuando la demanda interna se va a pique, por mucho que diga la balanza de pagos, que no nos parece mal, es que se entra en más recesión, que es lo que hace el Gobierno cuando revisa las previsiones macroeconómicas, la evolución del PIB para el año 13 o para el año 14. Y esto es lo que hay desgraciadamente.

Pero seguidamente el Plan nacional de reformas, confuso, tiene una seña de identidad, como todo lo demás: más recortes. Confuso, porque es difícil de desentrañar dónde se van a dar los hachazos.

Pero, claro, yo no sé ya si la primera parte de esa rueda de prensa de derrota era producto del estado de ánimo, que yo lo comprendería humanamente, o forma parte de una estrategia para que la gente no se entere de la que nos viene encima, y es que va a haber más austeridad y es que va a haber más recortes. Vamos a tener peores servicios sanitarios, peor sistema educativo, peor sistema de protección social, menos recursos para políticas activas y, por supuesto -y en eso coincido con el señor consejero-, y seguir apretando al resto de las administraciones públicas españolas sin aplicarse el cuento. Y ahí viene la distribución del déficit, que comento, aunque ahora haré un comentario sobre este tema, y el tema de las corporaciones locales.

Aquí se ha vendido la moto de que una reforma estructural absolutamente clave para salir de la crisis es la reforma de las administraciones locales y se dice que esto va a representar un ahorro de casi 8.000 millones de euros y se ha asociado a la idea de que el asunto del ahorro está vinculado porque se va a acabar el chollo de los políticos, ¿eh?, como si ellos no fueran políticos. Y resulta que es absolutamente imposible reducir el gasto del sector de las corporaciones locales -que, por otra parte, mantienen un razonable equilibrio, donde el déficit es moderado, muy por debajo de lo que aportan al gasto público, su aportación a la deuda pública está muy por debajo del peso relativo de lo que representan las corporaciones locales-, los 8.000 millones van a ser a costa de los servicios, la eliminación de derechos, porque es la única manera de recortar de forma significativa, aunque se venda la moto como se vende.

Y esto es así, desgraciadamente. Sé que aquí me puedo estar metiendo en un asunto que yo no capte, porque yo cuando pedí la comparecencia hablé de la repercusión en Canarias de ese Consejo de Ministros, que tenía dos grandes contenidos: la revisión del Plan de Estabilidad y los objetivos de déficit, porque reconocen el fracaso; y, por otra parte, el llamado Plan nacional de reformas, que es otra vuelta de tuerca -para entendernos- a los recortes.

Y en el tema del objetivo del déficit, pues, el Gobierno reconoce que no va a cumplir, evidentemente que no cumplió en el año 12, 10,6 -lo dicen los papeles oficiales-, que no va a cumplir en el año 13 con el 4,5 y pide el 6,3, que tampoco cumplirá, se irá al 7, según todos los analistas. Y la pregunta, y ahí me puedo estar metiendo en una siguiente comparecencia, que le confieso que, como hoy le he dedicado mucho tiempo a la ley eléctrica, he dejado el orden del día para esta noche, que es el planteamiento del déficit. Pero yo lo dejo para después, porque me parece lo más leal, ¿no?, que luego usted nos cuente qué va a hacer en eso.

Lo que sí digo es que esta nueva realidad, por otra parte yo creo que bastante previsible, de que las reformas frente a esta crisis no funcionan, pues, si no te gusta... Hay un refrán, que no me lo sé bien, ¿no?, este de que si no te gusta el caldo te doy dos tazas, una cosa así, ¿no? Pues pensábamos que iba a haber algún intento de girar sobre la política.

Pero también les he de decir que han pasado bastante desapercibidos los nuevos recortes, bastante desapercibidos para la opinión pública, y por eso yo, que no suelo pensar mal porque no va conmigo, he llegado a concluir que si el dramatismo de la rueda de prensa, el derrotismo, el tirar la toalla, era producto del estado de ánimo de las tres personas que representaban al Gobierno de España en esa rueda de prensa o formaba parte de una estrategia de comunicación para que no nos demos cuenta de que vienen más recortes para la sanidad, para la educación, para los servicios sociales, etcétera, etcétera, etcétera. En cualquier caso, señor consejero, es evidente que repercutirá sobre nosotros, sobre nuestras vidas, sobre los recursos disponibles en esta comunidad para prestar los servicios básicos y habría que hacer un esfuerzo, desde que tengamos datos fehacientes, para desentrañar exactamente los impactos que sobre la realidad local va a tener este Plan nacional de reformas, de llevarse a cabo, de lo que no tengo la menor duda.

E, insisto, dejamos para la comparecencia siguiente la distribución del déficit de manera asimétrica, que, por cierto, también, en alguna comparecencia, no recuerdo si en Pleno o en comisión, dijimos que por ahí va a venir el andar de la perrita, ¿no?, y desgraciadamente se ha cumplido. Estaba cantado que el déficit no se iba a distribuir conforme a los méritos de los cumplidores sino que el déficit se iba a distribuir, como ocurrió con la deuda, conforme al desmérito de los incumplidores. Y se ha confirmado lo que vimos en deuda sobre déficit, e incluso en esa comida ayer del presidente Rajoy con los llamados barones territoriales. Tendremos, seguro, algún disgusto, pero luego lo comentamos con más precisión.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz. Conclusión de la comparecencia.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias. Señor Rodríguez, señorías.

Hombre, si usted recomienda el visionado de la rueda de prensa, querrá usted ejercer su profesión de médico para intentar curar a muchos de la depresión, porque yo sí que no recomendaría nunca el visionado de esa rueda de prensa. Entre otras cosas, cuando unos ciudadanos están ante el televisor y ven a la vicepresidenta del Gobierno y a los dos ministros económicos del mismo con esa cara de absoluta derrota, pues, evidentemente el mensaje que se está lanzando no es por lo menos el que creo que necesita el conjunto de la economía española y evidentemente la sensación que dieron en ese momento fue la de tirar, la de tirar la toalla, porque cuando analizamos cuáles son las propuestas... Cuando vimos esa rueda de prensa, en la cara de los ministros en esa comparecencia, pues, uno llegaba a la conclusión de que España no tenía remedio y va directamente al piso. Después, escarbando algunos, pues, como usted bien dice, si analizamos algunas de las cuestiones propuestas, podemos encontrar algún, algún pequeño aspecto positivo, pero nada tienen que ver con la situación actual.

Y es verdad que las dos grandes reformas que han planteado, como usted bien dice, la reforma del sistema financiero, que tiene que ver, pues, con las Cajas de Ahorros preferentemente, la otra parte se ha tocado mucho menos, para ser ciertos. No quiero hablar, por tanto, de qué es lo que le está diciendo el Banco Central Europeo a España sobre qué tiene que hacer. Lo digo por la última ley sobre vivienda y aquellas cuestiones que no está afrontando de forma decidida. Es decir, que el Gobierno central, la máxima autoridad en materia monetaria de Europa, a la que todos demonizamos, le diga al Gobierno de España que no está siendo suficientemente ambicioso en cuanto a la protección social de la vivienda en España, es una bofetada en toda regla de alguien del que cuando menos no cabía esperarse.

Y es verdad, digo, las dos modificaciones que se han hecho fundamentalmente son las del sistema financiero, y es verdad que no está surtiendo ningún efecto, no está cumpliendo su objetivo, y la reforma laboral lo que ha generado hoy por hoy es un mayor incremento del desempleo. Eso creo que no es ni discutible.

Porque todos los recortes nuevamente se plantean sobre los prestadores de servicios y no sobre la estructura central. Vamos a ver, cuando alguien puede decir que la reforma de las administraciones locales ahorrará 8.000 millones de euros -ahorrará, no que trasladará el gasto sino que ahorrará-, hombre, podemos pensar entonces, tendríamos que concluir que las corporaciones locales en España están malgastando 8.000 millones de euros en términos generales, ¿no? Y yo creo que eso es una falta de respeto a un montón de gente que está hoy en día prestando una serie de servicios. La única fórmula que hay para hacer eso es eliminar los servicios que se prestan desde el ámbito local y la única forma, por tanto, de hacer eso es eliminarlos para que no sumen, porque si lo que se traslada es ese gasto a las comunidades autónomas, no hay ahorro.

Y es verdad, señor Rodríguez, que estamos en un proceso de recentralización. Afortunadamente, afortunadamente, el Gobierno central está cambiando ligeramente, porque se ha dado cuenta de que tenía un enorme problema; y es más, las cifras han cantado que el problema que ellos anunciaron desde el Gobierno del Partido Popular de que el problema que tenía España era que no era capaz de controlar el gasto en las comunidades autónomas, pues, ya no puede sostenerlo. Es decir, las comunidades autónomas han hecho un mayor esfuerzo del que se ha hecho en la Administración General del Estado. Luego, el problema no se podía concluir nunca que fuesen las comunidades autónomas. Han utilizado políticamente el asunto con el objetivo fundamental de culpabilizar a las comunidades autónomas. ¿Y qué se encontraron?: se encontraron con la pérdida de credibilidad en los mercados financieros internacionales. ¿Por qué?, porque las comunidades autónomas son Estado español y si una comunidad autónoma tiene un problema de impagos, quien impaga es el Estado español, no solo la comunidad autónoma, y a partir de ahí lograron cambiar el discurso, después de la famosa Conferencia de Presidentes.

Tendremos oportunidad, por tanto, de hablar en la próxima comparecencia referente a la distribución del déficit, porque, como bien decía el señor Marcos Pérez, es verdad que todo este proceso parece estar implicado en ese mismo hilo conductor al que usted hacía referencia, ¿no? Es decir, vamos a aprovechar la circunstancia para eliminar el poder local o reducirlo, para eliminar o reducir el poder de las comunidades autónomas y aprovechar una recentralización del Estado. Las últimas leyes propuestas por el Gobierno del Partido Popular van en ese sentido. Cuando se carga el grueso de los ajustes sobre las prestaciones que en este momento llevan a cabo los servicios que prestan las comunidades autónomas y los ayuntamientos, lo que se está intentando es asfixiar a comunidades autónomas y a ayuntamientos. En definitiva, ¿para qué?: para trasladar la supuesta ineficacia de las corporaciones locales o las comunidades autónomas y seguir con el discurso de la recentralización. ¿Qué ocurre?: que les ha salido el tiro por la culata. ¿Por qué?, porque, en definitiva, se ha demostrado que donde estaba el problema era, en definitiva, en la parte de la Administración central, que es la que no ha sido capaz de regular por su parte el continuo incremento del déficit.

Señor Barragán, es que hay preocupación. Por ejemplo, a mí me preocupa muchísimo esa famosa llamada ley de unidad de mercado. Esa ley de unidad de mercado puede ser una excusa para, entre otras cosas, obviar muchas de las singularidades recogidas en nuestro Régimen Económico y Fiscal y me preocupa, por tanto, muchísimo esa situación. Ya se lo hemos hecho saber al ministerio en su caso. Aprovechando esa ley de unidad de mercado, esa que como filosofía podemos estar todos de acuerdo en la necesidad de simplificar administrativamente y facilitar la actividad económica, digo que pueda ser utilizado como un elemento sustancial para eliminar gran parte de las peculiaridades que tenemos que controlar en este caso en Canarias. Y, por lo tanto, estaremos atentos a esa circunstancia.

Por supuesto, preocupación sobre la reforma de la Ley del Sector Eléctrico, desconocimiento absoluto del Plan de turismo y cuáles van a ser los criterios de reparto, no vaya a ser que nuevamente vayan a ser créditos y no vayan a ser siquiera aportaciones al conjunto de las comunidades autónomas. Yo espero que en este caso, con la implicación del conjunto de los grupos, reclamemos al Estado que se tenga en cuenta como mínimo el peso turístico en este caso. Dado que, cuando se han planteado las reformas, por ejemplo, las ayudas al sector del automóvil, nos hemos quedado fuera porque no hay sector del automóvil, en este caso, que el peso del sector turístico es fundamental en la Comunidad Autónoma de Canarias, todos los grupos reclamemos al Gobierno central que se atienda en este caso al reparto, por tanto, en función del peso de las comunidades autónomas.

Y es verdad que por supuesto siguen estando sobre la mesa qué implicaciones pueden tener las modificaciones en el sector del transporte en cuanto a la modificación de las obligaciones de servicio público. Hablaba usted exclusivamente de la parte de ferrocarriles. Estos días hemos tenido una cuestión que por lo menos llama la atención, en referencia a esa investigación sobre los descuentos a residentes. No vaya a ser que esa sea la excusa para nuevamente, después de haber perdido la batalla porque socialmente se ganó en Canarias, de la defensa del descuento a residentes, digo que no vaya a ser eso una nueva excusa para una nueva andanada en esa materia.

Señor Rodríguez, don Jorge, evidentemente en diciembre del 2011 los ciudadanos de España, el conjunto, le dieron el apoyo al Partido Popular. Ahora, si hoy hubiese elecciones, las cosas cambiarían muchísimo. Y evidentemente en ese momento había desequilibrios, pero, mire, el hecho objetivo y real es que los desequilibrios hoy son mayores: hay más deuda, hay más déficit, hay más desempleo y más dificultades en el crédito. Por lo tanto, como mínimo, el resultado hoy por hoy de todas esas medidas, cero.

Mire, señor Rodríguez, si quiere, podemos seguir hablando de ese apoyo mayoritario y de qué opinan algunos de sus compañeros de partido sobre qué dijeron y qué han hecho; podemos seguir hablando y podemos hablar sobre qué opinan algunos compañeros de su partido de que no se debe defraudar y falsificar, o, perdón, no cumplir el programa electoral. Y si observamos el programa del Partido Popular, lo que han hecho en los últimos meses de gobierno del Partido Popular es todo lo contrario de lo que ustedes prometieron que iban a hacer.

Evidentemente, la balanza de pagos ha mejorado, y ha mejorado exclusivamente, exclusivamente, porque somos más competitivos en materia salarial, y hemos mejorado y somos más competitivos en materia salarial porque han bajado nuestros salarios, porque ha bajado el poder adquisitivo de las familias. Y, por tanto, somos más competitivos. Pero eso tiene un límite, no por las reformas que se hayan podido hacer sino porque somos más baratos produciendo, porque se ha bajado el salario al conjunto de los españoles.

Y evidentemente, por tanto, ¿el resultado final cuál es?: que el Estado finalmente sigue sin cumplir ni con sus objetivos ni con sus compromisos, que fuerza a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos a cumplir los suyos.

Y ahora mismo se pone sobre la mesa, por ejemplo, la creación de una autoridad independiente en materia presupuestaria. Muy bien, y lo que se pretende es que sea nombrada por el ministro de Hacienda. Y yo pregunto: si hay comunidades autónomas que hemos cumplido y los ayuntamientos, según dice el Plan nacional de reformas, no solo han cumplido con su objetivo sino lo han mejorado aún, ¿podrá o no cesarse al ministro de Hacienda de turno cuando no cumple con sus compromisos? ¿Podrá o no plantearse que las comunidades autónomas que cumplimos o los ayuntamientos y corporaciones locales que en su conjunto han cumplido con sus objetivos sancionar al Gobierno central ante su incumplimiento, el propio del Gobierno central, en sus obligaciones con Bruselas?

Señor Jorge, señor Rodríguez, planteemos por lo menos, por lo menos, que la situación por la que están siguiendo en este momento no es ni cuando menos la adecuada.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Javier González Ortiz.

Miren, si son tan amables, doña María Australia, resto de los portavoces... A la Junta de Portavoces puede venir don Javier, el Gobierno tiene derecho... (Los señores portavoces y el señor representante del Gobierno atienden el requerimiento de la Presidencia.) (Pausa.)

Señorías, puestos de acuerdo todos, se van a ver dos comparecencias más.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1004 Sobre -Consejero de Economía, Hacienda y Seguridad-, sobre repercusiones de las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros de 26 de abril de 2013.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico