Diario de Sesiones 82/2013, de fecha 11/6/2013
Punto 9

· 8L/PO/P-0974 Pregunta del señor diputado don Manuel Marcos Pérez Hernández, del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre financiación a través de valores u operaciones de crédito en el extranjero, dirigida al señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad.

El señor presidente: Siguiente pregunta, del señor diputado don Manuel Marcos Pérez Hernández, del Grupo Nacionalista... perdón, del Grupo Socialista Canario, dirigida al señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad.

Don Manuel Marcos.

El señor Pérez Hernández (Desde su escaño): Todo se andará, todo se andará.

Gracias, presidente...

El señor presidente: Sea bienvenido.

El señor Pérez Hernández (Desde su escaño): El pasado 28 de mayo, en respuesta a una pregunta que le formulamos sobre los criterios del Gobierno de España sobre el reparto del techo del déficit, usted, señor consejero, manifestó a la Cámara que el Gobierno impide a esta comunidad autónoma no solo acudir a los mercados de deuda sino que la obliga a someterse a los bancos nacionales, pagando, por tanto, un mayor importe en intereses que el exigido por otras entidades extranjeras. Por eso le preguntamos qué motivos ha esgrimido el Gobierno de España para negar la posibilidad a Canarias de financiarse a través de valores u operaciones en el extranjero.

Gracias, presidente.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Manuel Marcos.

Señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz) (Desde su escaño): Gracias, presidente. Señorías.

Pues motivos, ninguno. El Estado no ha esgrimido un solo motivo para acreditar por qué impide a Canarias que se financie en el extranjero a un coste sustancialmente menor que hacerlo en el interior del conjunto del Estado. Es decir, no hay un solo razonamiento ni un solo argumento para salvar esta negativa por parte del Estado. Lo que sí se ha hecho de forma verbal en alguna ocasión, ante lo insostenible que pudiese resultar hacerlo de forma escrita, es recurrir a una excusa, que es que las comunidades autónomas pueden competir con el Estado en la captación de fondos en el exterior. Esa es la realidad. Es decir, el Gobierno de España en este momento está vetando a una comunidad autónoma, que forma parte de su Estado, salvo que ellos opinen lo contrario, y a la que llegan ofertas atractivas para financiarse, porque la considera una competidora en sus procesos de emisión de deuda. Esa es la realidad, ¿no?

Y es tan solvente, por tanto, la Comunidad Autónoma de Canarias que hemos recibido una oferta de una entidad financiera, en este caso norteamericana, una oferta de crédito en torno a 500 millones de euros, a un interés que está 1 punto por encima del coste del Tesoro, a diferencia de los 2,5 puntos que ofertan las entidades nacionales. O, lo que es lo mismo, nos impiden suscribir líneas de financiación que supondrían un ahorro anual de 7,5 millones de euros a lo largo de la vida de este préstamo, una cantidad que para afrontarla tenemos que restar -no nos olvidemos- de otras partidas del Presupuestos y, por tanto, de otras actuaciones, porque así está definido.

Son, por tanto, decisiones absolutamente incomprensibles del Gobierno de España que no solo contradicen el discurso reiterado de la austeridad sino que nos obligan a pagar un coste absolutamente innecesario a todas luces. Salvo que existan algunas otras razones, es decir, ejercer el máximo control posible sobre las finanzas de las comunidades autónomas y contribuir a mejorar los balances de una banca española que no pasa por su mejor momento, aun a pesar del rescate de los 40.000 millones de euros, podrían ser algunas de las lecturas que se extrajeran de esta situación.

Y, por tanto, no es fácil encontrar algunas explicaciones razonables a esta negativa. Es decir, no tiene ninguna razón que el Estado esté drenando recursos de la banca española para que sean prestados a las entidades financieras...

El señor presidente: Muchas gracias, don Javier.

Don Manuel Marcos Pérez Hernández.

El señor Pérez Hernández (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Sin duda, señor consejero, es un hecho grave el que usted acaba de relatarnos y además obliga a los canarios y a las canarias a tener que abonar mayores cantidades por el pago de los intereses de la deuda. Un sobrecoste, señorías, que podría destinarse a financiar políticas de choque, a financiar políticas sociales, combatir los índices de pobreza o de exclusión de la comunidad autónoma. Porque usted ha dicho 7,5 millones de euros al año durante el tiempo que dure el préstamo, es mucho dinero del que estamos hablando. Por lo tanto, no lo entendemos (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente y le sustituye el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández).

Hay algunas cosas que nos parecen positivas, como que el Partido Popular haya dado un viraje ahora desde el austericidio hacia las políticas de crecimiento, que el Gobierno del Partido Popular ahora admita que es necesario aplicar políticas que estimulen el crecimiento y el empleo, cuando hace tan solo muy poco hablaban solo de austeridad, de ajustes y más ajustes, pero, claro, nos resulta incomprensible que a una comunidad autónoma como la canaria, que ha cumplido con el objetivo del déficit, que además está demandando que haya un reparto más equitativo del déficit y que la parte que nos corresponde a la comunidad autónoma sea mayor, no como hasta ahora, que el Gobierno del Estado se queda toda con ella, a esa comunidad autónoma que ha cumplido, que tiene un menor nivel de endeudamiento, se le impida, por lo tanto, acudir al mercado y financiarse con un crédito en condiciones más ventajosas, que podíamos destinar a impulsar esas políticas que le acabo de señalar. Lo único que se me ocurre pensar es que al PP solo le interesa proteger a la banca y no le interesa el interés general.

Muchas gracias, presidente.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

El Gobierno había agotado su tiempo.