Diario de Sesiones 83/2013, de fecha 12/6/2013 - Punto 7

· 8L/M-0021 Moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de la interpelación del Grupo Parlamentario Popular, sobre los profesionales mayores de 65 años de la sanidad pública, dirigida a la señora consejera de Sanidad (I-37).

El señor presidente: Siguiente asunto: moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de interpelación, sobre los profesionales mayores de 65 años de la sanidad pública, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

Don Miguel Cabrera Pérez-Camacho tiene la palabra.

El señor Cabrera Pérez-Camacho: Señor presidente, señorías, cargos de la consejería debidamente convocados por la consejera.

Un consejero del Gobierno de Canarias puede subir a esta tribuna bien dejando patente la dignidad propia de un miembro del Ejecutivo bien provocando la exaltación del ridículo. No le voy a decir yo, señora consejera, con cuál de ambas cualidades subió usted a la tribuna el pasado Pleno. Le corresponde a usted, analizando y meditando sobre sus formas y maneras parlamentarias, incluirse en una categoría u otra. Discernir en cuál de ellas queda encasillada por derecho propio es una tarea que no le va a resultar difícil.

Reconozco que yo fui demasiado optimista al pedirle que aplicara el sentido común, pero acerté plenamente cuando le reproché un profundo desconocimiento del Derecho, en este caso del Derecho parlamentario. Usted tuvo la osadía de rechazar que un diputado, por el hecho de no ser médico, la criticara y sometiera a control. ¡Qué ignorancia, señora Mendoza! Usted está pendiente de la vigilancia y la censura de los 60 diputados de esta Cámara y tiene que aguantar la dureza de las críticas de la Oposición. ¡Sí, señor! Con independencia de que el diputado sea maestro, albañil, bombero, ingeniero o doctor en Derecho, como es mi caso. Hasta ahí habríamos llegado. Lo que faltaría ahora sería que además la señora nos saliese arrogante. Mire usted, para ser arrogante hay que tener bagaje intelectual y de gestión donde sostener la arrogancia y usted carece de ambos atributos. Soportar a los diputados le va en el cargo y en el sueldo. Para eso cobra y para eso le pagamos, y si no está dispuesta a asumirlo, coja puerta, el Parlamento no es lo suyo.

Señorías, mi grupo parlamentario desea plantear ante esta Cámara la necesidad de censurar la gestión de doña Brígida Mendoza. Por razones evidentes de salud, y nunca mejor dicho, de salud pública, jamás, desde que se recibieron las transferencias del Estado, los ciudadanos habían estado tan hartos, tan maltratados y tan abandonados por los responsables de la sanidad canaria. Nunca, nunca, había habido una opinión tan mala, tan mala, sobre la sanidad canaria, hasta tal punto que el 38,7% de los canarios consideran que es nuestro principal problema. No lo digo yo, lo dice el CIS, lo dicen todas las encuestas, las propias y las extrañas, y cuando todas las encuestas coinciden en el hartazgo, eso, inexorablemente, acaba reflejándose en las urnas.

Doña Brígida Mendoza, con el consentimiento de don Paulino Rivero, ha convertido a la sanidad canaria en el bono basura de las sanidades públicas. Doña Brígida Mendoza merece esta reprobación. La merece por el estado de la sanidad. La merece también don Paulino, que no está aquí apoyándola, por cierto, como debería ser, porque usted es consejera de su Gobierno, pero en todo caso don Paulino se está ganando a pulso, día tras día, por eso, por no cesarla y por muchas cosas más, una moción de censura. Canarias no puede estar mucho tiempo más gobernada por un Ejecutivo que vive de las ocurrencias semanales de su presidente, de sus contradicciones, de sus confrontaciones y pleitos perdidos con el Gobierno de España, y encima nos dicen que este Gobierno tiene la culpa de todos los males del Gobierno de Canarias. Por el contrario, la inmensa mayoría de los canarios, cuatro de cada cinco, piensa que la mala suerte que ha tenido Canarias es el presidente que tenemos, sin ideas, sin liderazgo y sin credibilidad siquiera para plantear un plan contra la pobreza.

No analizamos la realidad de nuestro archipiélago y la desastrosa gestión de este Gobierno desde el catastrofismo. Somos pesimistas, pero un pesimista no es otra cosa que un optimista bien informado, y nosotros estamos bien informados y sabemos que este es el Gobierno del peor imposible; y sabemos también que en este Gobierno, que es una flota a la deriva...

El señor presidente: Don Miguel, don Miguel, por favor, permítame usted que cordialmente le llame al asunto del día. Hoy no es una moción de censura del Gobierno, es un asunto de sanidad. Se lo agradezco.

El señor Cabrera Pérez-Camacho: ...reprobar a una consejera si no se sacan a colación todos los temas reprochables en el Gobierno. Y en particular, y en particular... (Rumores en la sala) Tranquilos, no le voy a mandar un ramo de flores a la consejera ni con unos versos tampoco. Ahora voy a la consejera.

Decía que precisamente la sanidad, señor presidente, es el buque insignia hacia el desastre. Cuando doña Brígida Mendoza llegó a la consejería en el 2011, en su discurso de toma de posesión, anunció una gestión sanitaria optimista -¡manda narices!: optimista-, que tuviera como principales elementos, primero, mantener la calidad de los servicios; segundo, obtener la máxima eficiencia; y, tercero, reducir las listas de espera. Ninguno de los tres objetivos se ha cumplido.

La lista de espera quirúrgica de larga duración desde entonces hasta ahora se ha multiplicado por cuatro. Cuando tomó posesión la señora Mendoza había 3.351 canarios esperando a ser operados; en diciembre del 2012, la lista era de 12.195 canarios. En el año 2012 batimos todos los récords de listas de espera. Nos encontramos con que la lista de espera normal subió un 19% en un año y la lista de espera quirúrgica de larga duración, un 109%. Las cifras son alarmantes, pero más alarmante todavía, señora Zamora, es su manipulación absoluta y su maquillaje, como ha confirmado el Diputado del Común, diciendo que las cifras que daba la consejería no eran ciertas.

Y no se quejen ahora alegando que todo es un problema de recorte presupuestario: gestionen, dejen de llorar y gestionen. En el Presupuesto de 2012 hubo 28 millones más que en el Presupuesto del 2011 y un remanente de tesorería de 53 millones de euros. Además el Gobierno del Estado, a través del Plan de pago a proveedores, ingresó 191 millones de euros para pago de facturas sanitarias y a través, a través del Fondo de Liquidez Autonómico, 343 millones de euros. Si no llega a ser por el Gobierno de Mariano Rajoy, la sanidad canaria estaría en suspensión de pagos, claramente. Y, no obstante el empujón financiero, nos encontramos con que en el 2013 vuelven otra vez los retrasos en los pagos a proveedores. Solamente a los farmacéuticos se les deben 30 millones de euros.

Por otra parte, las decisiones de la señora consejera siempre han sido polémicas, en algunos casos arbitrarias y en muchos de ellos temerarias, como lo fue el cierre del Servicio de Cirugía Cardiaca del Materno Infantil. Decisión de la que tuvo que dar marcha atrás por la presión de la opinión pública más que autorizada, es decir, pacientes, padres de pacientes, familias de pacientes y médicos, los profesionales. En dos años ha sido incapaz de desarrollar el mapa farmacéutico, en dos años no nos ha traído aquí el Plan de Salud de Canarias, después de dos años no sabemos nada del plan de infraestructuras e inversiones y los hospitales del norte y sur de Tenerife y de Fuerteventura siguen durmiendo el sueño de los justos. En dos años no ha sido usted capaz de sacar a concurso el búnker del Doctor Negrín para poner el acelerador lineal que duerme en el limbo de los almacenes desde hace casi tres años.

Su política de personal, señora Mendoza, ha sido nefasta: 3.800 puestos de trabajo menos, jubilados forzosamente más de 140 especialistas, la élite de la sanidad canaria, la flor y nata de nuestra medicina. Profesionales de los que nunca tuvimos que haber prescindido, a quienes se les han pisoteado sus derechos, con vulneración de principios constitucionales.

Y para colmo, en el cénit del paroxismo, usted hace unos días muestra su satisfacción por que en Canarias hayan aumentado un 4% las interrupciones quirúrgicas de los embarazos, es decir, los abortos. Es decir, aquellas operaciones que si se hubiesen practicado a nuestras madres algunos de nosotros no estaríamos hoy en este hemiciclo. Está convirtiendo la señora consejera, está convirtiéndolo, está convirtiendo el aborto en un método anticonceptivo más, con lo cual -ríanse-, con lo cual le da una patada en la boca al sistema de prevención de embarazos del Gobierno de Canarias, le da una patada en la boca y demuestra y evidencia el fracaso de todo el sistema de educación sexual que preconiza el Gobierno de Canarias.

Fracasos, fracaso del sistema, fracaso del Gobierno y fracaso de la consejera, que ha perdido el crédito incluso con los sindicatos, a quienes engañaron el 14 de diciembre...

El señor presidente: Sí, tiene un minuto para ir terminando, don Miguel.

El señor Cabrera Pérez-Camacho: ...para que desconvocaran la huelga, prometiéndoles que los 50 millones de euros menos en gasto de personal se compensarían con un porcentaje de la recaudación que se obtuviera por facturación a terceros y ahora la consejera dice que es mentira, cuando fue un acuerdo público y notorio.

Señorías, la calamitosa gestión de la señora Mendoza pone en grave riesgo la salud de los canarios, en grave riesgo, aumenta el sufrimiento y el dolor de sus familiares y de los pacientes y nos conduce a un escenario muy difícil de asumir.

Esta moción no va a prosperar por la matemática parlamentaria. De ustedes será la responsabilidad. Nosotros nos quedamos con la razón y con la satisfacción del deber cumplido.

Nada más.

El señor presidente: Muchas gracias, don Miguel Cabrera.

Ahora intervienen los grupos parlamentarios. Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías: muy buenas tardes. También un saludo a la gente que nos acompaña hoy en la tribuna.

Algunas consideraciones de orden general.

Nosotros aquí hemos sido críticos con la situación de la sanidad española y canaria. El retroceso de la sanidad pública como servicio básico es evidente y la primera razón de ese retroceso es el cambio de modelo, son los recortes presupuestarios, es la apuesta por un modelo distinto que están haciendo los poderes centrales del Estado.

Aquí, en Canarias, el Gobierno de Canarias en los últimos cuatro años ha sido pionero en los recortes. Ha recortado más que la media e incluso ha habido etapas en las que el Gobierno ha presumido de ser el campeón de los recortes: 3.643 millones. El Gobierno también ha tratado de colocarse la medalla en alguna ocasión de ser los más estrictos en el déficit, la medalla de ser los menos endeudados. La respuesta a ser los menos endeudados es que hoy tenemos más dificultades para el endeudamiento que otros, lo propio que pasa con el déficit.

Pero problemas, los tenemos en materia sanitaria, pero los tenemos en materia de empleo, en materia de pobreza, en materia de infraestructuras, en materia de liderazgos... Y yo les tengo que decir -que alguna pequeña experiencia tengo- que la responsabilidad de lo que pase en un gobierno, sea de la sanidad, la educación, las obras públicas, la economía, el empleo, es del presidente del Gobierno. Y yo siempre he dicho en este Parlamento, en alguna ocasión, y en el Parlamento español que, frente al deterioro de la gestión o de los servicios, sea por los recortes compartidos o no, sea por la organización deficiente de los servicios, en definitiva, por malos resultados, cuando un gobierno no está a la altura de las circunstancias y hay una oposición que tiene fuerza, en democracia parlamentaria el instrumento es la censura política, la moción de censura. Nosotros no hemos apoyado y no vamos a apoyar reprobaciones individuales, porque se trataría de interpretar que los problemas de este Gobierno es de A o de B. El problema que pueda tener este Gobierno -y nosotros hemos sido críticos con él en este y en otros ámbitos- en todo caso se da en el conjunto del Gobierno.

Yo diría que lo que toca, si el Partido Popular tiene una alternativa para sacarnos de la crisis, para mejorar la sanidad, la educación, las infraestructuras, el empleo, el cambio que esta sociedad necesita, que venga aquí y presente una censura, porque incluso la censura, aunque la perdieran, no deja de ser una alternativa política. Esto no es una alternativa a este Gobierno, esto no es sino la simplificación -legítima, ¡absolutamente legítima!- del Partido Popular de fijar la crítica en un departamento, pero lo podía haber hecho en otro.

De manera, señorías, que desde el Grupo Mixto nosotros no vamos a sustentar ni esta ni otras reprobaciones. En todo caso, los que tengan criterio, alternativa, capacidad y solvencia, que vengan y presenten una censura política, porque tienen diputados para hacerlo, número de diputados para presentar la censura. Nosotros no los tenemos, tampoco digo que lo hiciéramos, pero nosotros no los tenemos. Ustedes tienen 15 diputados, más de 15 diputados... (Ante un comentario que se efectúa desde el escaño.) Ya, sí, pero ustedes me entienden, para la censura. Tienen más, pues que se note, pues que se note. Vengan ustedes aquí y presentan a este Gobierno una alternativa, vengan ustedes aquí y presenten a la sociedad canaria una alternativa: qué van a hacer ustedes con el empleo, con la sanidad, con la educación, con las carreteras, con el Estado, exactamente.

De manera que nosotros críticos somos con el departamento de Sanidad. Dije en la última intervención referida a este tema que a un gobierno que interprete rigurosamente las últimas encuestas, y concretamente la del CIS, e identifique que el 38,7% de los ciudadanos de esta tierra considera a la sanidad su primer problema, quintuplicando la media estatal, debiera hacerle reflexionar y reaccionar, pero quien debe tomar la iniciativa en un gobierno es su presidente. Que, por cierto, hoy faltaba, para una circunstancia como esta, presencia masiva del Gobierno, masiva del Gobierno. Esto es de cosecha del Gobierno y no puedo reprobarlo de ninguna manera, pero sí me parece que hoy falta aquí gente del Gobierno apoyando a un miembro de su propio Gobierno, espero.

En cualquier caso, desde el Grupo Mixto entendemos la crítica, compartimos el mal momento de la sanidad, lo dicen los ciudadanos, lo dicen las estadísticas, hay problemas vinculados sin duda ninguna a los recortes, que están haciendo un daño irreparable a los servicios públicos. Los que se creían que quitar 500 millones de la sanidad iba a ser neutral... (Rumores en la sanidad.)

El señor presidente: Sí, tiene un minuto, don Román. Siga, siga.

El señor Rodríguez Rodríguez: No, me toca. En la moción me toca. El señor presidente siempre lo hace. No sea envidiosa.

El señor presidente: No establezcan diálogos vis a vis, no se puede.

Siga.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señor presidente, los recortes han sido importantísimos en el deterioro del sistema sanitario público español y en Canarias de manera evidente. El daño al funcionamiento, a las listas de espera, a la demanda insatisfecha, al clima laboral, que es determinante en un servicio público... Cuando los trabajadores públicos de alta cualificación, como es la sanidad, y todos tenemos amigos, yo unos cuantos, te comentan lo que te comentan, estamos ante una crisis seria de la sanidad. Pero quien tiene que tomar cartas en el asunto es el presidente del Gobierno, que yo, siendo él, que no lo soy, las tomaría en más de un departamento.

Pero me parece que quien tenga una alternativa a este Gobierno, y hay grupos aquí con la robustez numérica suficiente, que presente una censura política. Nosotros no apoyamos ni esta ni ninguna reprobación, pero no estamos de acuerdo con cómo se dirige esta sanidad, la crisis en la que se encuentra y la poca capacidad de reacción de este Gobierno.

Muchísimas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Grupo Socialista Canario, don Jesús Morera tiene la palabra.

El señor Morera Molina: Gracias, señor presidente.

Ha seguido usted una inteligente estrategia parlamentaria, señor Pérez-Camacho, formulando una pregunta en su momento, posteriormente una interpelación, impidiéndonos a los demás grupos posicionarnos en el Parlamento sobre esta cuestión, me refiero al de las jubilaciones. Eso hasta hoy, en que ya sí podemos hacerlo, aunque hayamos buscado otras vías para que se conociera nuestra posición.

E independientemente de que se haya convertido esta moción en una reprobación, cosa que es lícita y válida, nosotros vamos a aprovechar la intervención para posicionarnos sobre este tema de las jubilaciones.

De su posición respecto a las jubilaciones, digo la suya, que no sé si es la de su partido, no terminamos de saber exactamente cuál es. Lo digo por las divergencias que veo en su partido cuando se introduce el tema de los profesores vinculados. Sabemos que cree usted que hay triquiñuelas legales que podrían empañar la evolución de la norma, pero no ha dicho usted abiertamente que quiere que se dé carta libre a todos los médicos para prolongar su periodo activo. Y si es así, y si fuera así, que parece ser que es así, explíquenos cómo casa esto con la actitud de su partido en Madrid, en Valencia, en Aragón, etcétera, donde el Partido Popular ha procedido a jubilar a todos los médicos mayores de 65 años, de peores modos y con errores estratégicos, como no tener ni siquiera un plan de reordenación de recursos humanos. Explíquelo, explíquelo usted.

Como usted bien sabe, señor Pérez-Camacho, hacer política significa tomar decisiones, que en algunos casos, desgraciadamente, es entre lo malo y lo peor, y se elige lo malo por minimizar los daños. Y esa es la situación. Las circunstancias socioeconómicas que vivimos obligan a posicionarse ante una disyuntiva que en otros momentos no lo hubiera requerido. Y, claro, yo preferiría que se quedaran los mayores de 65 años y a la vez se contratara a los jóvenes, pero esta opción no está entre las posibles, máxime cuando incluso tenemos unos topes de reposición para la oferta pública de empleo, impuestos por el Gobierno de España, que incluso si se jubilaran a los 70 años, impedirían convocar esas plazas.

Nosotros, a diferencia de usted, no nos posicionamos del lado de los que ya tienen su vida resuelta, su carrera profesional construida, su despacho privado a velocidad de crucero y sus 65 años cumplidos. Nos posicionamos del lado de los jóvenes profesionales, de los que tienen un futuro que labrarse, de los que van a aportar soluciones diferentes y de los que tienen ilusiones por hacer cosas nuevas, señor Pérez-Camacho. Nosotros queremos transmitir a los jóvenes que apostamos por ellos, más aun si son jóvenes preparados, que confiamos en ellos y que hay futuro para ellos en nuestra comunidad.

A los que se jubilan hay que agradecerles su trabajo, su esfuerzo, su compromiso y también me gustaría que su sensibilidad para dejar paso a los jóvenes, que en muchos casos han sido sus alumnos y sus discípulos. Porque, señor Pérez-Camacho, ¿a partir de qué momento podíamos considerar que no desperdiciamos el talento de alguien? ¿A partir de los 70? ¿Por qué no de los 75? ¿Y por qué no pensamos que el talento que se está desperdiciando es el de los jóvenes de 30 años?

Hay que tener en cuenta que cuando se legisla sobre estas cuestiones es imposible no introducir un punto de discrecionalidad sobre el que asienta la igualdad para todos. Y es que ustedes han entendido que esta norma se ha hecho en contra de alguien y no a favor de alguien, en este caso de los jóvenes sobradamente preparados que tenemos en nuestra comunidad. Les recuerdo que tenemos el compromiso de la consejera y del presidente de contratar el 100% de las jubilaciones en el sector sanitario. Desgraciadamente sin poder sacarlas en oferta pública de empleo, eso por culpa de ustedes.

Sabrá usted que esta norma, ya fuera en la Ley 4/2012 como en la 10/2012, no emana de la Consejería de Sanidad sino de la de Función Pública, y que la Consejería de Sanidad solo hace cumplir la ley.

Entendemos, por tanto, que la reprobación no la presentan ustedes exclusivamente por las denegaciones de permanencia en el servicio activo y que esto es solo una anécdota. Desde luego no apoyamos esta reprobación. Si fuera solo por lo de los médicos mayores de 65 años, porque nosotros apoyamos sin ambages esta norma, y si fuera por otras cosas, no entendemos para qué aprobamos en el pasado Pleno una serie de medidas, a propuesta de ustedes, para mejorar el área de sanidad.

Por cierto, señor Pérez-Camacho, le tenía por una persona que actualizaba los datos. Sepa usted que el búnker del que usted hablaba salió a concurso la semana pasada y usted decía que no se había hecho. No me ha oído, señor Pérez-Camacho, pero salió, el lunes de la semana pasada salió a concurso.

Pero siguen ustedes, siguen ustedes retratándose de cuerpo entero cuando reiteradamente se niegan a admitir el déficit de financiación de esta comunidad, ya no digo siquiera en valores absolutos sino relativos a otras comunidades, y pretenden reprobar a una consejera que trata de mantener los servicios públicos con las miserias que ustedes nos envían de Madrid.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jesús Morera.

Por el Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Barragán Cabrera.

El señor Barragán Cabrera: Gracias, señor presidente.

Se me rechazó por parte de la Mesa una enmienda a esta moción porque, supuestamente, no me atenía al objeto de la moción. Después de ver la intervención del señor Miguel Cabrera Pérez-Camacho, en la que el 95% la dedicó a política general y un 5% al objeto de la moción... pues, bueno, qué vamos a hacer.

Don Miguel, yo no sé si usted se fija, usted habla de formas y maneras parlamentarias, de arrogancia, no sé si se fija o usted ha pensado, ha reflexionado alguna vez, en que a lo mejor la pregunta no se la tiene que hacer la consejera, se la tiene que hacer usted.

No es necesario, don Miguel Cabrera Pérez-Camacho, que, cuando se tienen razones, intentar llenar, trufar un discurso político en esta Cámara de cosas que nada tienen que ver con las razones que usted quiere exponer, por ejemplo porque no está de acuerdo, porque quiere disentir, discrepar, en cómo llevamos nosotros la sanidad pública en Canarias. Le recuerdo que en la pasada legislatura también sanidad fue un tema caliente en esta Cámara. Los problemas, con distinta naturaleza, distinta consejera, eran también contundentes y nosotros defendíamos esa política en la pasada legislatura. Defendíamos esa posición y quien nos atacaba es quien ahora es socio nuestro en el Gobierno, pero entendíamos que la consejera estaba haciendo lo que podía hacer con los recursos que en ese momento tenía a su disposición. Y jamás pensamos que la señora consejera, cuando estaba haciendo los presupuestos, es que ella tenía la mala idea de no poner los dineros de infraestructuras, por ejemplo, para el hospital de Tenerife o el de Fuerteventura. Sabíamos que cuando estaba haciendo los presupuestos estaba priorizando lo que creía que eran las necesidades de la sanidad. Y nosotros defendíamos año por año, presupuesto por presupuesto, ese presupuesto, porque sabíamos que no podía hacer otra cosa distinta, y cuando tuvimos la oportunidad de conseguir recursos, recursos extraordinarios, también hubo, dentro del Gobierno, que efectivamente tenía razón en el tema de las listas de espera y se intentó meter todo el dinero posible en listas de espera, porque sabíamos que era un problema. Pero jamás se nos ocurrió pensar que la consejera era una mala gestora o que lo hacía de mala gana, todo lo que hacía. No, sabíamos los recursos con los que contaba y nosotros no vamos a criticar la gestión desde ese punto de vista.

Pero usted ha planteado hoy aquí un tema o planteó en la interpelación un tema relacionado con las jubilaciones. Ese era su discurso, porque, como bien ha dicho el portavoz del Partido Socialista, la semana pasada tuvimos un debate de política general sanitaria y conseguimos ponernos de acuerdo en las propuestas de resolución, en esa moción que presentó el Partido Popular, y pensábamos que, si en algún momento había una reprobación, tendría que haber sido en ese marco, no en el de los 65 años. Pero, mire, usted sabe ya que hay, en este caso, sentencias del Tribunal Supremo que empiezan a plantear una doctrina de que las comunidades autónomas tienen esa capacidad de jubilar forzosamente a los 65 años, con una serie de requisitos que cumplen las dos disposiciones previstas en el Presupuesto de la Comunidad Autónoma del 2013: la cuadragesimotercera y la cuarta.

Y, por lo tanto, tenemos el amparo legal para actuar y de hecho el Gobierno ha aprobado el plan de recursos humanos para poder actuar en esa materia. Todas las sentencias que está habiendo, incluso la no admisión de un recurso en el Tribunal Constitucional, le dan la razón a Cataluña en el acto de las jubilaciones a los 65 años. Y, si no, imagínese usted qué sería de este país en estos momentos, si esa doctrina no fuera la que están siguiendo los tribunales, qué es lo que pasaría con los 455 que el mes pasado acaba de jubilar la Comunidad de Madrid o los 650 que se aprobaron en el Consejo de Gobierno en la Comunidad Valenciana también la semana pasada. Por esta misma línea, por esta misma línea de actuación que tenemos nosotros.

Por eso no es de recibo: o tienen ustedes una política estatal o tienen una política de reinos de taifas, ustedes que tanto nos critican a nosotros esa cuestión. Sean coherentes. Si no están de acuerdo con esa política, plantéenla en todo el Estado. Díganles a todas las comunidades gobernadas por el Partido Popular que el Partido Popular piensa igual que usted sobre las jubilaciones de los 65 años. Pero la verdad es que no es capaz de hacerlo.

Y le digo más, además no tiene usted fama de agorero. ¿Le recuerdo cuántos pleitos nos iban a presentar, le recuerdo su intervención sobre el tema de la política fiscal, la política impositiva de esta comunidad, cuántos pleitos nos iban a...

El señor presidente: Tiene un minuto, don José Miguel.

El señor Barragán Cabrera: ...sobre determinados impuestos, por ejemplo el tema de los depósitos bancarios?

¿Sabe lo que le digo, don Miguel Cabrera Pérez-Camacho? No se deje utilizar por el Partido Popular, porque parece ser que solo lo saca para este tipo de cosas, cuando hay que morder, porque parece ser que cuando hay que razonar sacan a otros diputados. Ahora, cuando le dicen, "oye, vete y suéltate allí dentro", ¿eh?, parece que lo llaman a usted, parece que lo llaman a usted. Yo lo he visto desde esta silla como portavoz... Y usted le decía a la consejera "coge puerta" y usted cada vez está más cerca de la puerta.

Por supuesto que no vamos a aceptar esta reprobación, señor Miguel Cabrera Pérez-Camacho, porque usted no ha dado las razones suficientes como para ello. Y de hecho, de hecho, en el debate, si fueran esas las razones, le puedo asegurar que también las reprobaciones que hubieran presentado sobre la consejera de Sanidad en la legislatura pasada tendrían el mismo derecho que lo que usted está planteando ahora. Simplemente que el interlocutor era otro.

Muchas gracias.

(El señor Cabrera Pérez-Camacho solicita la palabra.)

El señor presidente: Muchas gracias.

Sí, don Miguel.

El señor Cabrera Pérez-Camacho (Desde su escaño): Señor presidente, por el artículo 84, un minuto a cada uno de los dos grupos, portavoces.

El señor presidente: Sí, sí, tiene...

El señor Cabrera Pérez-Camacho (Desde su escaño): ¿Cómo que no? (Ante un comentario que se suscita en la sala.)

El señor presidente: Tiene un minuto, efectivamente. Sí, sí, está claro.

El señor Cabrera Pérez-Camacho (Desde su escaño): Bien.

Al portavoz del PSOE solamente tengo que decirle dos cosas. Primero, primero, usted ha mencionado las jubilaciones en la Comunidad de Madrid, pero no ha dicho que se han concedido 133 prórrogas. Diga toda la verdad.

Segundo, usted no expresa la posición del Partido Socialista, porque aquí el secretario socialista de Sanidad ha dicho exactamente lo contrario de lo que usted ha dicho hoy (Rumores en la sala).

Al señor Barragán, dos cosas, dos cosas. Señor Barragán, vamos a ver, yo nunca he discutido la capacidad legal de la comunidad autónoma para hacer esto, lo dije el otro día. Es una barbaridad, pero pueden hacerlo, y efectivamente así lo está diciendo el Tribunal Constitucional, lo cual no quita un ápice de esa barbaridad. La barbaridad es de ustedes. Ustedes se están amparando en una ley votada, elaborada y aprobada por ustedes. Por lo tanto, se amparan en un precepto que les autoriza a hacer el disparate de prescindir de la gente más experta, más señera y más experimentada de la medicina de Canarias.

Y segundo...

(El señor Morera Molina solicita la palabra.)

El señor presidente: Por el mismo derecho, don Jesús Morera.

El señor Morera Molina (Desde su escaño): Simplemente para aclararle al señor Cabrera Pérez-Camacho que el secretario regional de Sanidad del Partido Socialista soy yo. Sí, soy yo. Usted está hablando, usted está hablando del señor Guillermo de la Barreda, que es secretario insular en Tenerife, y que habla de una cuestión muy particular, que es su caso, que es una sentencia que le da... Sí, sí, sí, es lo que habla él. Bueno (Prosiguen los rumores en la sala).

El señor presidente: Muchas gracias.

Sí, don José Miguel Barragán.

El señor Barragán Cabrera (Desde su escaño): Don Miguel, si lo nuestro es una barbaridad, ¿cómo llama usted al resto de las comunidades autónomas que están aplicando el mismo tipo de barbaridad?

Es decir, sean coherentes, sean coherentes por una vez, digan lo mismo en todos sitios. Ustedes lo que no pueden hacer es que en Valencia, en Cantabria, en la Comunidad de Madrid, estén despidiendo a los médicos por el mismo sistema, ¿y esos médicos que están despidiendo no son la flor y nata de los médicos en esas comunidades autónomas? ¿La flor y nata de los médicos está en Canarias, don Miguel Cabrera Pérez-Camacho?

Y, por otra parte, deles usted una oportunidad a los jóvenes. No se está despidiendo a los médicos, han cumplido una etapa. Han cumplido una etapa, tienen 65 años, y como todos nosotros cuando lleguemos ahí tienen que dejar paso también a la gente que se está formando. Acuérdese de que hay gente con...

El señor presidente: ¿Ustedes ven lo que da usar una práctica no habitual? A ver cómo le digo ahora que no, ¿estamos de acuerdo? Eso es lo malo de los precedentes.

Vamos a votar (Pausa).

Señorías, tengo que decir antes de votar que, efectivamente, el portavoz del Grupo Nacionalista, don José Miguel Barragán, lo manifestó, y es correcto, se rechazó por parte de la Mesa una enmienda del Grupo Nacionalista y, como él muy bien dijo, pues las razones no las voy a repetir, las dijo muy bien.

Por lo tanto, se vota el texto de la moción, el texto de la moción del Grupo Parlamentario Popular, consecuencia de la interpelación que en su día se hizo a la señora consejera de Sanidad, sobre los profesionales mayores de 65 años de la sanidad pública canaria. Se vota la moción. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 56 presentes; 20 a favor, 33 en contra y 3 abstenciones.

Queda rechazada.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/M-0021 Sobre consecuencia de la Interpelación del G.P. Popular, sobre los profesionales mayores de 65 años de la sanidad pública, dirigida a la Sra. Consejera de Sanidad (I-37).


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico