Diario de Sesiones 85/2013, de fecha 25/6/2013
Punto 24

· 8L/C-1084 Comparecencia del Gobierno -consejera de Sanidad-, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre los contratos de externalización de servicios energéticos y de mantenimiento de los hospitales públicos.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos, señorías, a la siguiente comparecencia: del Gobierno, señora consejera de Sanidad, instada por el Grupo Parlamentario Mixto, sobre los contratos de externalización de servicios energéticos y de mantenimiento de los hospitales públicos.

Para la primera exposición, por parte del grupo solicitante de la comparecencia, don Román Rodríguez, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías.

La sanidad es un servicio público básico, complejo y que pasa un mal momento. Soy plenamente consciente de que los recortes han quebrado una parte importante de la confianza de los ciudadanos hacia este servicio público, pero soy también plenamente consciente de que no todas las soluciones vienen del presupuesto. Una parte de las soluciones tienen que venir de la organización, de la gestión, de la eficiencia, de hacer las cosas bien. Por lo tanto, en este momento debemos reclamar más gasto sanitario, porque es necesario para converger con los países de nuestro entorno de una manera razonable, pero sobre todo debemos organizarnos y gestionar de manera eficiente.

Se ha puesto de moda una máxima, que yo no comparto, que rechazo, porque no está demostrada, y es que se gestiona mejor desde la privada que desde lo público. No hay ninguna evidencia empírica que lo demuestre. ¡Falso! Experiencias en el ámbito sanitario de gestión privada de servicios que se prestan a los ciudadanos no necesariamente han salido bien. Luego citaré algunos ejemplos que lo ponen en evidencia. Lo que sí pasa siempre es que cuando fracasa la gestión privada hay quien paga, que es el sector público, es decir, los ciudadanos.

Somos conscientes de que en la estructura de costes del servicio sanitario hay componentes donde podemos ser más eficientes y uno de ellos es el coste energético, hasta el punto de que hay una normativa que trata de buscar mecanismos de respuesta justamente a la gestión energética en los grandes servicios públicos. Hay que decir que el Servicio Canario de la Salud es la empresa número uno en consumo de energía de Canarias, con diferencia abismal de la siguiente. Nadie consume más energía, nadie gasta más dinero en comprar energía que el Servicio Canario de la Salud. Estamos hablando, por lo tanto, de un volumen de contratación extraordinario. Bueno, desde hace unos cuantos meses circula en los ámbitos del Servicio Canario de Salud, pues, un proceso potencial de contratación de los servicios energéticos y circulan los pliegos. Yo ayer tuve la oportunidad de ver borradores de pliegos de prescripciones técnicas y los pliegos de las condiciones administrativas, con contenidos rocambolescos a los que luego haré alguna referencia. Rocambolescos, manifiestamente ilegales, de publicarse en esos términos acaban en los tribunales, seguro, pero acaban en los tribunales de mala manera.

Pero sorprende no solamente esta estrategia de gestionar privadamente lo que ahora se gestiona de manera pública, porque sí quiero decirles, señorías, que cuando las cosas se gestionan de forma directa por el sector público se llama gestión pública y cuando las cosas se gestionan a través de una empresa interpuesta se llama gestión privada, en Madrid y aquí. No vale decir que en Madrid es privatización y aquí externalización, porque eso se lo podrán contar a los periódicos, se lo podrán contar a los ciudadanos, pero aquí los que estamos, que nos dedicamos a lo que nos dedicamos, sabemos que estamos hablando de lo mismo, en grados distintos pero de lo mismo.

De manera que se ha puesto en circulación un conjunto de pliegos muy cuestionados por los profesionales de los centros sanitarios y que además surgen no de las propias estructuras del servicio sino de una persona que ha sido contratada por el Servicio Canario de Salud, por el departamento, con unos antecedentes que a mí me preocupan, me preocupan muchísimo. Primero, no me creo que exista aquí gente maravillosa que viene y nos arregla nuestros problemas, porque los que tenemos alguna experiencia sabemos que de esos tenemos también aquí y que para hacer unos pliegos, suponiendo que hubiera que gestionar privadamente la compra de suministros, la gestión de los servicios e incluso las máquinas, no hay que ser de otra latitud para hacerlo, ¿no? Y el personaje en cuestión además ha acaparado el poder y está redactando los pliegos, ¿no?, por encima de los servicios técnicos de los departamentos y de los hospitales, que algunos conocemos razonablemente y conocemos de la solvencia técnica.

Personaje al que luego me referiré en algunos de sus antecedentes, que no quiero decir nada, pero no me gustan nada sus antecedentes, porque hay una cosa que se llama puerta rotatoria. Y saben ustedes que la puerta rotatoria da 180º, 360º, unas veces te quedas dentro y otras veces te quedas fuera; unas veces coges el sector público y luego terminas trabajando en el sector privado y otros vienen del sector privado para privatizar los servicios públicos. Esa es la puerta rotatoria que está muy de moda.

Lo que le quiero preguntar a la consejera es cuáles son las razones por las que hay que gestionar esto de manera privada. Que me lo explique: por qué no podemos hacer esa gestión desde el sector público. Concretamente, una de las variables más importantes que es la contratación centralizada. Si hay ya un par de experiencias en los últimos años de contratación centralizada y de ahorro significativo, ¿por qué le vamos a dar ese negocio a un particular, cuando esto es fácil de centralizar y gestionar?

Y ya lo que no entiendo en absoluto, si se cumplieran los borradores de los pliegos, porque es rocambolesco, es la incorporación en el proceso de gestión privada de estos servicios de un conjunto de unidades y servicios que ahora se gestionan directamente u otros estaban ya externalizados. Por lo tanto, que alguien me explique cómo en un contrato...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Tiene un minuto para concluir, señor diputado.

El señor Rodríguez Rodríguez: ...en un contrato de servicios energéticos se incorporan los siguientes contenidos: telefonía, seguridad, compactación de residuos, incendios, todo, vulnerando claramente la Ley de Contratos del Estado desde mi punto de vista. Porque todavía se podría entender si llegáramos a la conclusión de que es bueno que en la gestión de la compra de los suministros, de la gestión del sistema energético y de la reposición de las máquinas y su mantenimiento, pues, se podría hacer un contrato solo de servicios energéticos, pero aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid se meten quince o veinte servicios que nada tienen que ver y que yo creo que vulneran...

Lo que quiero es que la consejera nos diga de dónde sacó al personaje que idea todo esto, cuáles son sus méritos, si usted es consciente de los pliegos que circulan por ahí y de sus, digamos, más que cuestionables contenidos y que nos explique por qué incorpora otros servicios o para gestión externa, para gestión privada, cuando se están gestionando de manera razonablemente satisfactoria ...(Ininteligible.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Gobierno, señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza, por tiempo de diez minutos tiene usted la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

El Servicio Canario de la Salud fomenta continuamente medidas que favorezcan la sostenibilidad del sistema de salud, asegurando un modelo a largo plazo para optimizar el sistema sanitario, ya que actualmente existen, como dice su señoría, serias diferencias en la financiación entre comunidades autónomas por parte del Gobierno de España y desde luego de las más castigadas, la nuestra. Se trata de fomentar economías de escala que contribuyan a contener el gasto sanitario de manera efectiva y real.

Hay que tener en cuenta que, independientemente de los esfuerzos ordinarios por aminorar el consumo y de los planes de eficiencia energética que se están ultimando, cualquier variación en la composición de los precios, así como el establecimiento de tasas a las empresas productoras o comercializadoras de energía, provocará indirectamente un perjuicio mayor para la sanidad en nuestro país, porque llevará aparejado una disminución de la cantidad de recursos disponibles para acometer otras acciones sanitarias.

En definitiva, la aparición de mayores obligaciones fiscales o cotidianas por costes de suministros esenciales, como son el agua, la luz, restarán también rentas disponibles para el resto de las actividades o eventualidades sanitarias, y el agua, pues, no se la oí nombrar.

Por todo ello, desde el Servicio Canario de la Salud se está trabajando, se está trabajando, en contratos de eficiencia energética, que contendrán tanto la energía eléctrica como el mantenimiento para cinco años, que supondrán un ahorro calculado de 21 millones de euros. Y todo ello sin externalizar más de lo que actualmente y desde hace muchos años está externalizado, sin reducir plantilla orgánica de mantenimiento en los hospitales.

Además la empresa que resulte adjudicataria al final del proceso tendrá la obligación de invertir en renovar el equipamiento no sanitario de los hospitales que actualmente sea ineficiente a nivel energético.

Y quisiera aprovechar esta comparecencia para comunicarles que hasta el momento la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha evitado el gasto de uno coma uno millón de euros gracias al plan de eficiencia energética, con la contratación centralizada del suministro de energía eléctrica para los hospitales, centros sanitarios y administrativos, lo que ha hecho posible precios más ventajosos respecto al mercado y mejorar así la eficiencia de los recursos asignados.

La cantidad de electricidad que es necesaria para hacer funcionar los hospitales y demás centros de sanidad públicos en Canarias es de 125 GW/hora anuales, similar a lo consumido en el mismo periodo por La Gomera y El Hierro en su conjunto. Ello representa una gran responsabilidad corporativa, por lo que en los últimos años hemos potenciado la gestión energética, consiguiendo una reducción sostenida de la energía demandada mediante las acciones de eficiencia.

Recientemente, mediante licitación pública, el Servicio Canario de la Salud ha contratado el suministro de la energía necesaria desde el 1 de junio hasta fin del año 2013, por un precio de 6.208.116,73 euros. Si lo comparamos con el presupuesto de licitación publicado, ha resultado 1.181.182,78 euros más barato de lo presupuestado. Lo que ha supuesto un ahorro del 16% para nuestro presupuesto, por lo que podremos utilizar estos recursos mejorando la atención sanitaria de la población.

Dentro de las lógicas acciones para alcanzar la mayor eficiencia, estamos llevando a cabo los últimos ajustes de las auditorías realizadas durante el año 2010 y hasta 2011, fruto de las cuales se han puesto de manifiesto ciertas carencias en las instalaciones, bien por obsolescencia o porque existen nuevos avances tecnológicos que hacen que el consumo de energía sea mucho más eficiente y se acometiesen ciertas inversiones que lograrían que se consumiera menos energía y, en consecuencia, se contara con menos recursos.

Ante la ausencia de partidas presupuestarias para hacer frente a las inversiones necesarias y puestas de manifiesto por las auditorías, hemos optado por la búsqueda de fórmulas alternativas, dentro de las posibilidades que otorga la propia Ley de Contratos de la Administración pública, mediante la celebración de contratos mixtos, mezclando suministros de toda clase de energías con el mantenimiento de los centros actualmente externalizados y con las inversiones necesarias para disminuir los consumos de todas las fuentes de energía que se presten para el Servicio Canario de Salud, mediante los denominados contratos de servicios energéticos.

Un contrato de servicios energéticos es un contrato mixto por incluir suministros, servicios y obras, que se tramita por un procedimiento abierto. En el caso del Servicio Canario de la Salud tiene una duración aproximada de cinco años según los casos.

En los contratos de servicios energéticos del Servicio Canario de la Salud, el alcance es el siguiente:

Energía eléctrica: actualmente es suministrada por la comercializadora de energía eléctrica adjudicataria en cada momento; en los contratos de servicios energéticos, la ha de suministrar una comercializadora de energía eléctrica y no hay intermediarios.

Combustibles. Actualmente suministrados por compañías petrolíferas; y en el contrato de servicios energéticos se suministrarán por las empresas de servicios energéticos, que por ley son compañías autorizadas a ello, no hay intermediarios.

Mantenimiento. En cada contrato de servicios energéticos se ha incluido el mantenimiento, actualmente subcontratado en los hospitales de Lanzarote, La Gomera, La Palma, El Hierro, La Candelaria, Insular-Materno Infantil y Doctor Negrín. Existen 115 personas subcontratadas con diferentes empresas con la finalidad de realizar mantenimientos en los centros hospitalarios, ya externalizados históricamente por el hospital para el mantenimiento técnico legal que por reglamento ha de hacerlo un instalador autorizado. Con el contrato de servicios energéticos se aglutina en el mismo expediente el mismo personal, con las mismas funciones, más los suministros antes citados.

Inversiones. Las obras de mejora de instalaciones son las que han sido identificadas en las auditorías energéticas hechas en el 2010 y 2011, una vez verificadas por el personal técnico de cada hospital, y se han identificado por valor de 7 millones de euros de inversión.

La factura de estos contratos incluye la energía consumida, el hospital paga la energía efectivamente consumida en cada periodo facturado. Por ejemplo, no se factura una descarga de un depósito de gasóleo sino lo que se haya consumido de esa descarga en el mes.

El mantenimiento, mensualmente se factura un coste fijo de mantenimiento, tal como se hace en la actualidad con los contratos existentes. La participación de los ahorros, el contratista factura un porcentaje establecido de los ahorros medidos y existe un llamado ahorro mínimo garantizado por debajo del cual el contratista no lo puede facturar. Puesto que las obras de mejora de las instalaciones que producen ahorro no se facturan al Servicio Canario de la Salud, el contratista deberá financiarlas con su participación en los ahorros. Así, por ejemplo, si el Servicio Canario de la Salud no llevase a cabo esta política de ahorro energético, según las estimaciones realizadas, en los hospitales para los que son viables los contratos de servicios energéticos en cinco años se habría gastado en energía y mantenimiento de subcontratados 77,1 millones de euros y, dada la situación presupuestaria, no habrían podido hacerse las obras de mejora en sus instalaciones, por importe de 7 millones de euros. Con los contratos de servicios energéticos se gastarán, en energía y mantenimiento de subcontratados, 62,8 millones y se harán las inversiones necesarias para reducir el consumo de energía.

Después de estos cinco años, el Servicio Canario de la Salud prevé que podría estar gastando menos en energía y tendrá realizadas unas inversiones que aportan más eficiencia al sistema. La suma esperada de ambas mejoras es de 21,3 millones de euros en cinco años. Con la adjudicación del nuevo contrato de suministros, cuando estén finalizadas, unidas a las próximas licitaciones de los contratos de servicios energéticos, se producirían importantes avances en la óptima gestión de los recursos disponibles, a los efectos de que el Servicio Canario de la Salud pueda continuar prestando y dando la asistencia debida a la ciudadanía canaria, invirtiendo en la salud de las personas y dedicando a las mismas todo el esfuerzo y recursos existentes para prevenir y mantener los niveles de calidad asistencial existentes en estos momentos.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Pasamos a las intervenciones de los grupos no solicitantes de la comparecencia. Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Ignacio Lavandera, por tiempo de tres minutos tiene usted la palabra.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señora consejera.

Antes que nada quiero agradecerle la claridad y transparencia con la que ha hablado, porque en temas como este es más que necesario y ha dado muchos datos.

Señora consejera, la externalización o privatización, como dice el portavoz del Grupo Mixto, de elementos accesorios a la actividad principal dentro de un servicio sanitario siempre es y será objeto de polémica. El debate entre gestión pública y gestión privada siempre está presente y, aunque en determinadas ocasiones se puedan justificar determinadas economías de ahorro, estas deben generarse en un contexto de plenas garantías de mantenimiento y mejora de las prestaciones públicas, en nuestro caso los servicios sanitarios.

Señora consejera, usted nos ha hablado de un contrato mixto en el que se unifica en un solo procedimiento el mantenimiento de determinados hospitales, la realización de determinadas obras, la inversión o renovación de equipamiento no sanitario para la mejora de la eficiencia energética, el suministro eléctrico y el suministro de combustible. Todo ello con el objetivo de lograr un ahorro esperado de 21 millones de euros en cinco años, pero un ahorro esperado y, por lo tanto, no seguro, porque le recuerdo que, por ejemplo, la subasta eléctrica de hoy posiblemente haga elevar un 1,5% la factura de la luz gracias a las gestiones del ministro Soria. Eso sí, sin la externalización de más servicios o suministros de los actualmente externalizados, cuestión que, al igual que usted ha hecho, a mí me gustaría resaltar, sin externalizar más de lo actualmente externalizado. Y lo queremos resaltar porque, sin conocer el detalle, desde el punto de vista técnico no hemos tenido acceso a los pliegos, desde el punto de vista político sí queremos resaltar nuestra apuesta por la gestión pública de los servicios sanitarios, más en un contexto en el que los servicios sanitarios están siendo desmantelados por parte del Gobierno del Partido Popular, un contexto en el que la defensa de lo público es vital.

No obstante, debemos reconocer que puede no ser contradictorio con la defensa de lo público apostar por su sostenibilidad y, por tanto, posibles ahorros que han de ser tenidos en cuenta.

Señora consejera, su propia intervención ha informado de un ahorro de hasta casi 1,2 millones de euros solo con la contratación centralizada del suministro eléctrico en el último semestre del 2013. Un ejemplo claro de que la gestión pública puede ser eficiente también y ahorrar. Entiendo que no se pueda contar con los recursos necesarios para poder invertir en las mejoras para reducir la factura energética, pero eso no debe ni puede significar que a medio o largo plazo se convierta en una situación que perjudique a los intereses generales de la ciudadanía y del dinero público.

Por eso termino, señora consejera, invitándole a hacer la siguiente reflexión, que no es otra que escuchar de forma activa a los profesionales que tiene en el Servicio Canario de Salud, profesionales de gran valía, y que observan ciertas reticencias al concurso que se pretende tramitar y que seguro que se podrá mejorar. Hay que recordar que son instalaciones técnicas vitales para el correcto funcionamiento de un hospital y que una empresa privada siempre tenderá a maximizar beneficios. Es por ello que le deseo la mejor de las gestiones, porque del éxito de las mismas dependerá disponer de más recursos para la asistencia sanitaria en Canarias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Grupo Nacionalista Canario, doña Mari Mar Julios, por tiempo de tres minutos tiene usted la palabra.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

En casi todos los países desarrollados han ido surgiendo empresas que se han ido especializando, con personal cualificado, en dar servicios a los hospitales, bien sean públicos o bien sean privados, servicios de mantenimiento. Entiendo que Canarias no ha estado ajena a este proceso. Yo creo que muchos de los que estamos aquí lo hemos vivido y yo personalmente lo viví cuando era gerente de un complejo hospitalario -el Insular y el Materno-, en donde después de las transferencias se ha generado, pues, un conjunto de hospitales con un alto nivel de cualificación y de tecnificación, ya no solo en lo que es la prestación sanitaria sino en el edificio en sí, en los mecanismos de seguridad del mismo, etcétera, etcétera. En ese proceso, pues, veníamos de unos hospitales con unas plantillas de mantenimiento compuestas de carpinteros, calefactores, albañiles -creo que muchos de los que estamos aquí recordamos esa historia- y que se procedió a un proceso de cualificación, conforme las plantillas se fueron jubilando, sin echar a nadie a la calle, para transformarlas en ingenieros, en cuadros técnicos, responsables de los servicios de mantenimiento. Que en Canarias se opta por servicios mixtos, es decir, hay unos cuadros técnicos, se sacan a concurso las contratas y gran parte del mantenimiento de los hospitales ya se hace, sobre todo de los grandes hospitales, de forma externalizada.

Ahora bien, entiendo que ahora hay un reto más, y no es solo esta comunidad autónoma ni los servicios sanitarios sino que está ocurriendo en nuestro entorno, que es el de la gestión eficiente del recurso energético, y en eso en estos momentos nos encontramos con que para hacer eso en muchos de nuestros hospitales hay que invertir, porque eso no sale gratis, eso cuesta dinero. ¿Qué es lo que se está haciendo? Pues contratar -entiendo yo- a empresas que tienen entre sus competencias, una vez que hayan conseguido el concurso, la obligación de generar ahorro, y parte de ese ahorro no solo ir al bolsillo del beneficio de la empresa sino reinvertirlo en esa tecnología que necesita el edificio para ser más eficiente desde un punto de vista energético, ¿no?

Entiendo, señora consejera, que, de eso, del proceso que estamos hablando, de hacer concursos integrales en las distintas partes del mantenimiento de los hospitales, entiendo que es importante que no haya un concurso para toda Canarias, porque sería peligroso poner en manos de una sola empresa, sea la que fuere, el mantenimiento de todos nuestros hospitales, que debe seguir siendo en cada hospital para poder jugar con diversas empresas en el mercado y no estar secuestrados nosotros -me refiero a la Administración pública- por los intereses de un monopolio que no deberíamos fomentar en este sentido...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Mercedes Roldós, por tiempo de tres minutos tiene usted la palabra.

La señora Roldós Caballero: Gracias, señor presidente. Señorías.

En el año 2010 la Consejería de Sanidad aprobó un programa de eficiencia energética, que es el que está en marcha todavía, con medios públicos, estrictamente públicos, para favorecer la sostenibilidad económica y también la medioambiental. Pero llegó la señora Mendoza, con su amigo ese de la puerta giratoria, y decidió externalizar -lo que los socialistas llaman privatizar-, desde luego con un objetivo, un objetivo que es lesivo para el interés general y que todos, absolutamente todos los sindicatos del Servicio Canario de la Salud lo han calificado de pelotazo. Y les digo por qué: porque en esos pliegos de las cláusulas administrativas que circulan por ahí, que algunos los conocemos, resulta que se va a hacer la eficiencia energética no con una empresa de servicios energéticos exclusivamente; no, no, no, le van a sumar el mantenimiento integral de los hospitales y centros sanitarios y además la compra y suministro de la energía eléctrica. ¡Compra y suministro durante cinco años! Oiga, quién le puede garantizar, no hay ni un solo suministrador que pueda garantizar el precio durante cinco años de la compra de la energía eléctrica. Y resulta que en esto, este pelotazo que dicen los sindicatos, señora Mendoza, resulta que están bien blindadas las empresas de servicios energéticos, donde todo el riesgo recae en el Servicio Canario de la Salud. Y no solamente el riesgo de sobrecostes de funcionamiento, sino, lo que es peor, las responsabilidades con la protección de la salud y la seguridad de los pacientes.

Porque, señorías, hay que decirlo todo -yo nada más que tengo tres minutos-, resulta que el incorporar esos dos contratos, el de mantenimiento y el de compra y suministro de energía eléctrica, ¿sabe usted lo que hace?: aumenta el volumen total de ese contrato hasta en un 500%. Por ejemplo, en el del Negrín, resulta que para una inversión de 1,6 millones de euros, que además la tasa de retorno es en un año nada más, resulta que tiene cuatro años de retorno neto para la empresa suministradora de los servicios energéticos y además incrementa el valor de la inversión original en un 1.300%. Casi nada, señora Mendoza: ¡menudo pelotazo!, como dicen los sindicatos. Pero todo esto lo hace a costa de desproteger los intereses del Servicio Canario de la Salud, a quien le trasladan todos y cada uno de los riesgos.

Por lo tanto, señora Mendoza, desde el Partido Popular le decimos que vele usted por el interés general, que vele usted por la calidad y la seguridad de las prestaciones sanitarias y que se deje de amigos de puertas giratorias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del grupo solicitante de la comparecencia, don Román Rodríguez, por tiempo de diez minutos tiene usted la palabra.

El señor Rodríguez Rodríguez: Vamos a ver, señora consejera, a mí me gustaría que cuando en esta tribuna le hacemos preguntas las conteste, porque usted tiene una mala costumbre, y es poner el radiocasete. No importa lo que digamos desde esta tribuna, usted responde sin importar lo que le preguntamos. Yo lo que le pregunto se lo voy a volver a repetir.

Yo no tengo ningún prejuicio, ningún problema, en aceptar que en determinados servicios especializados su mantenimiento se externalice. Como decía la señora Julios, se ha hecho a lo largo de la historia del sistema sanitario. Ningún problema. El problema se produce en este caso de concretarse los peligrosos, yo creo que ilegales, absolutamente contradictorios, pliegos que ha enviado este personaje a los servicios técnicos de los hospitales y que tienen trece informes negativos de los ingenieros, de la gente que sabe, de los que llevan toda la vida gestionando estas cosas; no de los operarios, de los jefes, de los ingenieros, de los titulados superiores, de la gente que se encarga de esta cuestión. Todos los informes negativos, todos. Es más, indagando, porque uno tiene relaciones en el mundo sanitario, yo creo que no van a conseguir a nadie que suscriba estos pliegos en los términos actuales. Nadie va a suscribir esos pliegos.

Y yo lo que planteo es, ¿por qué la compra de la energía la externalizo? Yo, en todo caso, externalizo el mantenimiento. Es que en la compra hay una parte importante del negocio. Oiga, aquí se han puesto dos ejemplos, que el proceso de centralización de la compra ha permitido en un momento determinado tres millones y pico y ahora en un cuatrimestre un millón y pico. Es decir, oiga, esta parte la puedo hacer yo; yo me voy al mercado, Servicio Canario de Salud, y voy a comprar tanto consumo energético, 15-20 millones al año, y yo no le digo que ponga los precios, pero casi. Esto no lo externalizo, porque esos ahorros se los queda el sistema.

En este contrato raro, y que nos contestaba la consejera, son 7 millones de inversión. Esos 7 millones se consiguen solo con el ahorro de la centralización de las compras en grado sumo. Los que estamos aquí no nos dedicamos a la empresa, pero ¡vaya negocio, vaya negocio!

El planteamiento es, si hubiera que externalizar, gestión privada del mantenimiento especializado de las instalaciones, yo lo puedo entender. Pero no se trata de eso, ahora el combustible, que lo compran directamente los centros hospitalarios, que lo podríamos comprar de forma centralizada, lo va a comprar un intermediario. ¿Y qué va a pasar entre lo que compra y le vende al Servicio Canario de la Salud?: se quedará con la parte correspondiente.

De manera que aquí, en la gestión de servicios energéticos, se hacen las cosas de manera confusa. Cuando uno analiza los pliegos, ve que hay absoluta indefensión para el sector público y todas las ventajas para el sector privado. Por ejemplo, la repercusión de precios; si el mercado evoluciona al alza, lo repercute en los precios, pero escuchen bien, mensualmente, el IPC mensual, que es ilegal. La Ley de Contratos dice que el IPC se repercute cuando el 20% del contrato se haya ejecutado, haya pasado un año y se hace el 85% del IPC, y aquí se repercute mensualmente.

En fin, este pliego está pensado para alguien, este pliego está pensado para hacer negocio, este pliego está pensado para satisfacer intereses que no son los generales. Y entonces mi pregunta es qué confianza tiene usted en el personaje que ha hecho estos pliegos, porque yo le tengo que decir que viene de una empresa que se dedica a gestionar servicios públicos y no precisamente bien, que es Capio, Capio, los que gestionan una parte importante de los hospitales de Madrid, los que gestionan la Fundación Jiménez Díaz. Viene de ahí. Y yo no digo que los que vengan de ahí estén condenados, lo que digo es que los que vienen de ahí vienen resabiados, vienen acostumbrados a hacer negocio en el sector público. Esta es una empresa que en España el 75% de su facturación la hace gestionando servicios públicos, que, por ejemplo, más costosos... Por ejemplo, la Fundación Jiménez Díaz, gestionada por esta empresa, al final se ha demostrado, por El Mundo en una investigación hace dos meses, que el supuesto coste por paciente y año de atención especializada está en 100 euros por encima de la gestión de estos mismos servicios por la red de hospitales públicos.

De manera que no nos gustan los pliegos, no nos gusta que se hagan pliegos tan sofisticados, de tanta responsabilidad, sin contar con nuestros profesionales, y estoy hablando con los jefes, con los que saben, con los que entienden de hospitales, con los que han estado en ese proceso. Y lo que le tengo que decir es que mezclar esto con el conjunto de mantenimiento, unos externalizados y otros no, porque a ver qué tiene que ver esto con la telefonía o qué tiene que ver esto con los tubos neumáticos o qué tiene que ver esto con la jardinería o con el suministro de agua, porque están también. Si se concreta todo esto, están metiendo en un paquete, con el marchamo del contrato de gestión energética, todos los servicios de mantenimiento. ¿Sabe cuáles son las consecuencias? Además de que se agrupa todo en una sola mano, terrible, es que las empresas canarias no pintan nada. Lo que no se puede hacer aquí es un discurso de que lo canario, el trabajo para los canarios, las empresas canarias y luego organizamos un concurso donde no habrá nadie canario que se pueda presentar, porque el nivel de especialización y calificación no lo va a permitir. Y luego hay que decir que los canarios terminarán subcontratados de la empresa de turno, que no será de aquí.

Y luego hay que decir que aquí hay hospitales públicos de Canarias que esto lo están gestionando bien. El Hospital Universitario -miro para Marisa porque la asocio, ¿no? (Refiriéndose a la señora diputada Zamora Rodríguez.)-, el Hospital Universitario de Canarias, la parte energética se está gestionando bien. ¿Por qué esto lo tenemos que externalizar? En todo caso externalice usted el mantenimiento, pero ¿por qué voy yo a externalizar la compra de servicios, la compra de suministros, la compra de energía, la compra de combustible, si tengo un poder inmenso, soy el primer cliente del sistema energético de Canarias? Se trata de negociar centralizadamente y si nos ahorramos 4 millones, 4 millones para inversión. Solamente con los ahorros de la centralización de las compras se garantizan, no los 7, en cinco años 15 millones y 20 millones.

De manera que no nos gusta nada el papel que se le ha dado a este responsable, que ha venido, lo han contratado y lo han puesto de jefe de un asunto. Hay que tener mucha confianza en alguien para colocarlo por encima de tus estructuras, de tus profesionales y darle todo el poder, despreciar a los profesionales de distintos centros sanitarios. Con unos pliegos, insisto, que vulneran -yo creo- la norma y que acaban en los tribunales, seguro. Acuérdense de lo que les digo: acaban, seguro, en los tribunales, como otras cosas que este Gobierno, pues, está perdiendo en los tribunales. Y además son unos pliegos que dejan indefenso al sector público, en relación a los precios, en relación a la resolución de los contratos, etcétera.

En definitiva, se está dibujando en esos pliegos un negocio, un negocio para alguien, para los particulares; un negocio que, cuando salga mal, porque estas cosas mal hechas siempre salen mal, las pagaremos desde el propio sector público.

Yo lo que pido es que nos digan quién es ese señor, cuáles son sus valores, cuáles son sus aportaciones, cuáles son sus antecedentes, de dónde le salió la sabiduría, por qué es mejor que nuestros ingenieros jefes, por qué sabe más de contratos; segundo, qué papel juega en la estructura del servicio, qué papel juega, cuál es su rango, cuál es su función, cómo se le contrató; y si usted conoce bien los pliegos de prescripciones técnicas y los pliegos administrativos. Vulneran el pliego general de la comunidad autónoma en varios aspectos, lo vulneran de forma flagrante.

De manera que con esta comparecencia de hoy lo que queremos es decirle, señora consejera, señores del Gobierno, que revisen ustedes esta estrategia. No se entiende en los centros hospitalarios, no se entiende en el mundo empresarial, no se entiende en cualquiera que indague un poquito en sus contenidos. Si hay que externalizar determinados mantenimientos especializados, que se haga, pero lo que se pueda hacer desde el sector público no se lo demos a ningún intermediario. Todos los que vienen a esto, y es legítimo, vienen a hacer negocio, vienen a hacer negocio. Y los suministros no tienen ahora ninguna externalización, se compran directamente por el sector público. Lo único que en vez de comprarlos fraccionadamente se pueden comprar centralizadamente. Aunque la gestión del mantenimiento yo también soy partidario de parcelarla, de fraccionarla, para evitar que el fracaso no sea del conjunto del sistema sino de determinadas unidades, si se produjera.

De manera que lo que planteo es que se revise a fondo esta política de externalización, de gestión privada de servicios, que no digo que no pero que en ningún caso son aceptables los pliegos, los borradores de pliegos, que circulan en los hospitales públicos de Canarias, porque diseñan un negocio para algunos, dejan en clara indefensión al sector público, pondrán en manos de alguien muy poderoso demasiadas cosas importantes y además creemos que vulneran la legalidad. No se pueden mezclar, con la Ley de Contratos en la mano, los contratos de servicios energéticos con asuntos que no estén vinculados al sistema energético y hay un conjunto de mantenimientos que no tiene ninguna vinculación, ni directa ni indirecta, el suministro y consumo de agua, por ejemplo, o la compactación de basura. ¡No tienen nada que ver, son asuntos distintos! Saque usted otro concurso y permita a los especialistas en compactación o en jardinería que se presenten a los concursos y no deje usted a alguien, a través del concurso energético, hacerse con el control del mantenimiento del conjunto de los hospitales públicos...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Tiene usted un minuto para concluir, señor diputado.

El señor Rodríguez Rodríguez: ...excepto el Hospital Universitario, que parece ser que no responde a las consignas, ¿no?, que en este caso me alegro, si es por esto, me alegro, porque no respondía en mi época tampoco a las consignas, también lo tengo que decir. De manera que parece ser que se queda fuera este hospital, que también es público, que está financiado públicamente. Pero lo que me dicen, lo que me dicen los que entienden, es que ahí se está haciendo una gestión razonablemente eficiente, una gestión directa del suministro, de la reposición y del mantenimiento de las máquinas energéticas, porque la tecnología llega a los privados pero también llega al sector público, y nuestros profesionales se forman, se adaptan a los nuevos tiempos y pueden gestionar de forma eficiente.

En definitiva, revise usted esta política porque le va a traer quebraderos de cabeza y, lo que es más importante, puede generar dependencia del sector sanitario a determinados sectores externos que no nos gustan, y yo creo que antecedentes hay unos cuantos.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Para concluir la comparecencia, la señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza, por tiempo de diez minutos tiene usted la palabra.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Señoría, gracias por los consejos, pero le sugiero, primero, que se informe mejor. No conozco esos pliegos de los que está hablando. Tengo la costumbre -y creo que sana- de que los pliegos los trabajan los técnicos y desde luego no tengo ni la más mínima duda de que nos debe orgullecer que estos contratos estén siendo desarrollados por técnicos propios del Servicio Canario de la Salud, lo que acredita una vez más la solvencia técnica de estos, tanto del personal como de nuestro sistema sanitario público.

Señoría, por otra parte, ha habido un par de acusaciones aquí muy graves y yo les invito a que crucen la calle, busquen dónde está, busquen dónde está esa ilegalidad que la consejera está cometiendo. Crucen la calle, crucen la calle. No, no... (Rumores en la sala.) Señoría, hablar de pelotazo me parece muy grave, me parece muy grave, y si tiene alguna sospecha le invito a que cruce la calle. Esos pliegos, esos borradores, que, según usted, señor Rodríguez, están...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Perdón, señora consejera, perdón, señora consejera.

Señora diputada, señora diputada, le ruego que guarde respeto a quien interviene en la tribuna, como se guarda cuando usted interviene (Dirigiéndose a la señora Roldós Caballero, que muestra un documento desde su escaño). Por lo tanto, le ruego que deje intervenir a quien está interviniendo en la tribuna.

Prosiga, señora consejera.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente.

...que están circulando, yo no sé la veracidad que usted les da. Desde luego, aparentemente, el 200%, el 200%, son borradores. No hay ningún contrato mixto que todavía esté terminado. Y le recuerdo que además, con las cuantías, tendrán que ser revisados, hechos en la consejería por los técnicos de la consejería. Y hablo desde el primero al último, porque llevan un año y medio después de que las auditorías, que además fueron, las auditorías, que fueron convocadas, y no a coste cero sino más de 200.000 euros, y que se empezaron en la anterior legislatura por la señora Roldós como consejera de Sanidad y que se terminaron en su época, y esas auditorías, que fueron muy útiles, pusieron de manifiesto unos 7 millones de ineficiencia, de equipamiento obsoleto.

¿Que se ha planteado la eficiencia energética?, mire, yo no me la he inventado, esa eficiencia energética no me la estoy inventando yo. Está recogida en pliegos, en normativas europeas, en normativas españolas, incluso en normativas canarias. Y los proyectos de eficiencia energética nacieron en la anterior legislatura y se les ha dado continuidad.

Y otra cosa más: es sorprendente que externalizar y privatizar, ¿ahora resulta que es lo mismo o es diferente? Mire, el primero que externalizó o privatizó algo aquí fue usted, con el Doctor Negrín, el Hospital Insular y el resto de los hospitales. ¿De qué estamos hablando?, ¿de que ahora se va a fusionar para conseguir un ahorro lo que es el mantenimiento, los combustibles o la electricidad y conseguir además unos ahorros para el Servicio Canario de la Salud y hacer unas inversiones? Mire, señor Rodríguez, creo que su información es inadecuada. Yo entiendo que esté usted defendiendo, pues, lo indefendible, pero busque y encontrará que no hay ninguna persona que esté trabajando que no esté dentro del Servicio Canario de la Salud.

Y los antecedentes, que usted preguntaba, son también públicos, búsquelos. A usted, que dice que le da igual. Búsquelos, también hay antecedentes públicos. Y además los contratos, el contrato por el que está trabajando esa persona, ese personaje que usted dice, búsquelo y lo encontrará. Lo puede preguntar, completamente legales.

Mire, yo creo que desde luego esa externalización es solo mantener algo que viene desde los años 99 a 2003, porque eso ya estaba en marcha y lo puso en marcha usted cuando estaba en el Gobierno. Fue usted el primero en externalizarlo, señor Rodríguez.

Y los proyectos de eficiencia energética, señora Roldós, los puso usted en marcha con el proyecto que le costó, le costó al Servicio Canario de Salud, más de 200.000 euros. Y que además, ¿por personal del Servicio Canario de la Salud?, claro, como lo están haciendo ahora. Desde un año, hace más de un año y medio están participando todos. Todos han dado sus opiniones, todos están dando sus opiniones.

Y si tiene algo que mostrar, pues, demuéstrelo. Y le digo, vuelvo a decirle: cualquier contrato está siendo legal. El personaje y el pelotazo, les invito, crucen la calle para que vean si es legal o no.

Desde luego es impresionante, me parece impresionante que defendiendo sanidad pública y ahora resulta que externalizar o privatizar, da lo mismo. Mire, eso viene hecho desde hace muchos años y ahora se cambia el modelo. ¿Es una resistencia que todos tienen?, es posible, es posible que haya resistencias. Habrá que vencerlas, habrá que vencerlas.

Y está calculado. Mire, revise los números y siéntese con los técnicos, señor Rodríguez, porque ellos, que le han dado los papeles, tendrán una información... Le digo una cosa: han sido llamados y visitados en múltiples ocasiones. Todos los gerentes se han sentado con ellos y con las personas que dirigen esto, que es la directora del Servicio Canario de Salud y el director de Recursos Económicos. Y como encargado de redactar el proyecto el señor o el personaje al que usted hace mención, que no es personaje, es una persona que tiene un currículum como cualquiera de los que están sentados en esta sala. Y como ustedes en su época, porque usted pasó por aquellas dependencias y otras personas que pasaron por la consejería, cuando se estima oportuno contratar a alguna persona, se contrata. Y no hay nada ilegal en eso. Los currículum no son ilegales, búsquelos mejor, porque encontrará y a lo mejor tiene alguna sorpresa.

Por otra parte, me parece que quizás no se ha entendido qué es lo que es un contrato mixto, porque usted dice que prefiere externalizar y cambiar el mantenimiento. ¿De qué me está hablando?, ¿de que esas personas que están trabajando en el servicio de mantenimiento de los hospitales haga algo yo con ellas? Se van a quedar trabajando, tienen sus puestos de trabajo, tienen sus puestos de trabajo. Cuando se habla de externalizar el mantenimiento, es aquel que por normativa legal está unido a esa electricidad y a esos combustibles. Y eso es así, eso es así. Y en este momento hay personas que tienen subcontratadas, con contratos de mantenimiento, en cada uno de los hospitales. Y eso no va a evitar que el día de mañana también se subroguen y sigan trabajando. Aquí no hay negocio para nadie; el único negocio que se está tratando de hacer es que la Consejería de Sanidad trata de hacer eficiencia, de aumentar el dinero que puede quedar libre para dar más asistencia, porque el recorte es insoportable, como usted decía al inicio de su intervención.

Y busque la ilegalidad. Por supuesto que esos papeles van a estar en la mano de todos los interventores de Hacienda y en el momento en que sea oportuno pasarán, si pasan todos los controles, como no puede ser de otra manera, a Consejo de Gobierno, por supuesto.

Y me parece muy bien que usted esté vigilante, claro que sí. Faltaría más que aquí se hablara de pelotazo con la consejera de Sanidad, ¡faltaría! A lo mejor puedo hablar yo de otras cosas, a lo mejor hablo yo de otras cosas, pero en este momento me parece mucho más elegante a las preguntas que usted estaba haciendo contestarle. Primero, ese personaje tiene un currículum -le invito a que lo mire-. Lo he contratado porque, como lo hizo cada uno en su época, esa persona estaba libre y podía ser contratada.

Segundo, busque la ilegalidad en el contrato, búsquela. Le invito a que lo haga. Y aquellas personas que piensen que esto es un pelotazo y que hay un nombre de empresa detrás, les invito también, por favor, a que crucen la calle y lo digan. Y si no que vayan al sitio donde yo me siento, o yo me moveré ante ustedes, y díganme para qué empresa y qué nombre tiene, y qué nombre tiene, porque eso es falso, auténticamente falso.

Y me parece que algo que ha esgrimido usted desde el principio, que aquí no se puede mentir, dicen, pero he oído muchísimas más de las que a mí me atribuyen.

Y no voy a externalizar el mantenimiento, señor Rodríguez, puede usted dejar tranquilos a todos los que desde los sindicatos, que tienen toda, toda la razón del mundo en ir a hablar con usted... Déjelos tranquilos, dígales que nadie de los servicios de mantenimiento de ningún hospital se va a marchar porque se hagan contratos mixtos y que los contratos mixtos existen y están aprobados además y publicados en Industria, en los edificios de Hacienda, están en los edificios Múltiples I, II y III de Las Palmas, en el I y II de aquí, en la sede de la Consejería de Hacienda, y no solo, que ya están en marcha y aquí se está trabajando en los pliegos. Dígaselo, señor Rodríguez, dígaselo también, y busque el perfil de la persona, para que luego me lo digan a mí, para que luego me lo digan, por favor, porque creo que antecedentes del pasado por una pibada no condenan a nadie, también pasó por públicas.

Y, desde luego, desde esta Consejería de Sanidad siempre, antes, ahora y en lo que me queda seguiré defendiendo lo público y si para ello tengo que trabajar con contratos mixtos, y usted fue, no el que trabajó con contratos...

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, señora consejera, le ruego concluya en un minuto.

La señora consejera de Sanidad (Mendoza Betancor): Gracias.

...sí el que externalizó por primera vez mantenimientos, lo haré, y desde luego dentro de la normativa legal, dentro de la normativa legal que existe a nivel europeo, a nivel del Estado y a nivel de la comunidad autónoma, y de la que además la eficiencia era uno de los proyectos que también estaban dentro de lo que se planteaba como objetivo.

Muchas gracias.

(La señora Roldós Caballero solicita la palabra.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Señora diputada, ¿a qué efecto?

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): Señor presidente, por el artículo 82, creo que es, por haber sido contradicha.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señora diputada, es evidente que en una comparecencia usted es contradicha en función de que usted critica al Gobierno y el Gobierno le contradice las argumentaciones. No hay ninguna razón para darle la palabra. Gracias, no tiene ninguna razón para darle la palabra, señora diputada.

La señora Roldós Caballero (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

(Rumores en la sala.)

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Señorías, guarden silencio, por favor.

Señora diputada, no le ha imputado ninguna afirmación a su señoría, ha contradicho los argumentos que usted ha dicho con otros de ella, usted dice uno, ella dice otro y, por lo tanto, no hay ninguna razón para contradicho. Le ruego, le ruego, señora diputada, que se siente, le ruego, señora diputada, que se siente, que no tiene la palabra (Ante las manifestaciones de la señora Roldós Caballero desde su escaño).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1084 Sobre -Consejera de Sanidad-, sobre los contratos de externalización de servicios energéticos y de mantenimiento de los hospitales públicos.