Diario de Sesiones 86/2013, de fecha 26/6/2013
Punto 12

· 8L/PNL-0260 Proposición no de ley, del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre distribución de la flexibilización de los objetivos del déficit concedida por la UE.

El señor presidente: Concluidas las preguntas al señor presidente del Gobierno, continuamos con las proposiciones no de ley. Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre distribución de la flexibilización de los objetivos del déficit concedida por la Unión Europea.

Tiene tres enmiendas: del Grupo Nacionalista Canario, del Grupo Parlamentario Popular y del Grupo Mixto, por este orden.

Para la defensa de la proposición no de ley, don Manuel Marcos Pérez Hernández.

El señor Pérez Hernández: Gracias, presidente. Señorías.

Hemos presentado esta proposición no de ley con el fin de que la Cámara se pronuncie ante la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que, entre otros asuntos, va a abordar el nuevo techo de déficit para las comunidades autónomas, una vez que por parte de la Unión Europea se ha concedido a España un nuevo margen de flexibilización para pasar, por lo tanto, en consecuencia, de un objetivo de déficit para este ejercicio del 4,5 al 6,5 del PIB.

Valoramos de forma positiva que se haya producido un viraje desde las políticas de austericidio a las políticas de crecimiento. Valoramos, por tanto, que el Gobierno del Partido Popular admita que es necesario aplicar políticas que estimulen el crecimiento y el empleo, cuando antes solo se hablaba de austeridad, de ajustes y de recortes.

Hasta ahora el reparto del déficit, señorías, entre la Administración estatal y la autonómica ha sido injusto, toda vez que la Administración autonómica asume el 37% del gasto público total. Por eso el principal acuerdo que pretende esta proposición no de ley es que, dado que los dos años que Bruselas nos ha permitido, ha dado a España, para cumplir con el ajuste entre ingresos y gastos, de tal manera, como decía, que el déficit para este año 2013 sea del 6,5 en lugar del 4,5, se reparta, por lo tanto, eso se reparta de forma, esa flexibilización se reparta, señorías, de forma equitativa entre el Estado y las comunidades autónomas, de tal manera que esa ampliación sea distribuida al 50% entre ambas administraciones; y que el margen ese de flexibilización que finalmente se acuerde se distribuya entre las comunidades autónomas, de forma tal que se atienda a criterios objetivos, tales como la tasa de paro, el cumplimiento de los objetivos del déficit en los ejercicios anteriores, el nivel de endeudamiento, renta, etcétera.

Con respecto a este primer punto, hay una cuestión que me gustaría dejar clara. No estamos pidiendo al Gobierno de Canarias que acuda al Consejo de Política Fiscal y Financiera con un mandato cerrado de este Parlamento, ni mucho menos; estamos hablando de que se insta al Ejecutivo a la búsqueda del consenso con el Estado y con el resto, lógicamente, de las comunidades autónomas. Y, eso sí, en esa búsqueda de ese consenso entendemos que hay que partir con un posicionamiento político de salida; un posicionamiento político, por tanto, señorías, que después se podrá modular en la búsqueda de ese consenso al que apelamos.

En cuanto al último punto de la proposición no de ley, hace referencia a lo que ya denunció, se denunció en este Parlamento el pasado 11 de junio, y de lo que también se habló en el Pleno del día de ayer, y es la negativa del Gobierno de España a que Canarias acuda a los mercados de deuda y, aparte de esa negativa, también obliga a Canarias, le prohíbe que acuda a entidades financieras del extranjero, cuando la banca española ofrece unos intereses muy superiores a los que oferta la banca extranjera. Es, por tanto, inconcebible que, pudiendo Canarias, como ya se ha señalado, formalizar un crédito en torno a 500 millones de euros con la banca americana a un interés y con unos plazos más ventajosos para las arcas de la comunidad autónoma se le obligue a acudir a la banca española a un interés mayor. Y este hecho, solamente, señorías, este hecho supone que de poder acudir a la banca extranjera Canarias podría ahorrar 7,5 millones de euros en el pago de intereses, que se pueden destinar a otras políticas en el archipiélago. Y, por tanto, lo que pedimos al Ejecutivo canario es que lleve hasta las últimas consecuencias la solicitud de financiación a la que estamos haciendo referencia y si el Gobierno de España tiene un argumento jurídico que poner sobre la mesa, que lo ponga; si no existe argumento jurídico, pues, lógicamente tendremos que seguir defendiendo que esta comunidad autónoma pueda financiarse fuera, porque así obtiene una mayor ventaja y un ahorro a las arcas públicas. Ahorrar a las arcas públicas es destinar más recursos a los canarios.

Y fíjense, señorías, si este tema es así como les estoy señalando, que ya lo ha denunciado el propio Gobierno, que esta mañana en el Congreso de los Diputados la diputada socialista Pilar Grande le ha preguntado al Gobierno de España, al señor Montoro, el motivo, la causa por la cual se le impide a Canarias acudir a formalizar un crédito con la banca extranjera más ventajoso, cuando, como se señaló bien ayer aquí, tampoco, se nos impide financiar la autorización de deuda que tenemos a través del Fondo de Liquidez Autonómico. Se nos da una parte, la parte que no se nos permite a través del fondo la queríamos financiar con la banca extranjera. El señor Montoro ha dicho desconocer esto, no saber. Por lo tanto, señorías, es una irresponsabilidad grave que el Gobierno del Estado impida a esta comunidad autónoma buscar fórmulas de financiación más ventajosas para el interés de la comunidad autónoma.

Ayer, señorías, se logró la incorporación de la mayoría de los grupos parlamentarios al acuerdo alcanzado entre el Gobierno de España y el Partido Socialista de cara al próximo Consejo Europeo de los días 27 y 28 de este mes de junio, un acuerdo sobre el impulso al crecimiento económico, el empleo, la competitividad en la Unión Europa, de tal manera que se haga frente a las altas tasas de desempleo, en particular al desempleo juvenil. Un acuerdo, por lo tanto, para que fluya también la financiación a la economía real, a las empresas, a los trabajadores, a los autónomos, a la pequeña y mediana empresa. Consideramos, por tanto, imprescindible que en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera que se celebra mañana también se alcance un acuerdo que permita a las comunidades autónomas disponer de mayores recursos para reforzar las políticas de crecimiento y empleo.

Y termino, señor presidente, esta primera intervención poniendo un ejemplo a sus señorías que es bastante gráfico: ¿por qué pedimos nosotros que se haga un reparto más equitativo en la tasa, en el techo del déficit? ¿Por qué lo pedimos?: porque con un reparto más equitativo Canarias puede disponer de más recursos para aplicarlos al impulso de políticas para el crecimiento económico, para el empleo, para hacer frente a planes de choque contra la pobreza. Esta mañana y hoy se ha hablado aquí insistentemente de la necesidad de que el Gobierno articule, ponga en marcha programas, acciones, para combatir el desempleo, para hacer frente a la pobreza. Pues bien, hay ahora una magnífica oportunidad. Si se da mayor flexibilidad a Canarias en base a las condiciones específicas que ya he explicado... El ejemplo que quería ponerles es el siguiente: ahora mismo tenemos autorizado un déficit del 0,7% de nuestro PIB, que supone disponer de una capacidad de endeudamiento en torno a 280 millones de euros; si conseguimos un reparto más equitativo en este Consejo de Política Fiscal y Financiera, podríamos llegar, por ejemplo, al 1,7, y 1,7 para Canarias supondría 400 millones de euros más añadidos. Con 400 millones de euros más añadidos dispondríamos, por lo tanto, de mayor capacidad para hacer frente a políticas de choque y de impulso al desarrollo económico del archipiélago.

Creo que es un planteamiento totalmente justo el que estamos haciendo y espero que en el Consejo de Política Fiscal y Financiera se alcance el acuerdo. Porque, además, sus señorías saben, igual que yo, que dentro de las comunidades autónomas del Partido Popular también se está reclamando una mayor flexibilización y un mayor reparto del déficit del Estado a las comunidades autónomas. Ha habido un lío potente, importante, en las comunidades autónomas del Partido Popular en demanda de esto. Nosotros, como canarios, que hemos cumplido con la senda trazada en la consecución del objetivo de estabilidad, que somos de las comunidades autónomas menos endeudadas, que hemos hecho el trabajo y los deberes, estamos en condiciones de pedir ese trato diferenciado para que la comunidad autónoma pueda de este modo hacer frente a los graves problemas que atañen a esta comunidad.

Gracias, presidente.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Manuel Marcos Hernández.

Para la defensa de las enmiendas, por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, don José Miguel González.

El señor González Hernández: Buenas tardes, señor presidente. Gracias.

Señor presidente, espero que me estén escuchando, porque no, aquí, en el monitor aquí no nos queda recogido.

Bien. Yo, cuando leí la propuesta, la PNL planteada por el Partido Socialista, me pareció correcta e íbamos simplemente a apoyarla, pero luego me hizo meditar algo sobre lo que voy a plantear. Es decir, ¿de qué estamos hablando?, ¿de qué estamos hablando? Pues estamos hablando de cuáles son los objetivos de déficit y cómo se reparte esa flexibilización de déficit que ha tenido la Unión Europea respecto a España. Primero, habría que decir por qué la Unión Europea ha dado esa flexibilización. Pues porque ha entendido dos cosas: primero, que lo que se planteaba como déficit era imposible de realizar y que además van reconociendo, quizás poco a poco, hay que decirlo, que simplemente mantener el déficit no es la solución a la potenciación de la actividad económica y con ello la lucha del paro. Es decir, las políticas que son simplemente de ajustar, ajustar, ajustar, bueno, son buenas para que el Estado elimine aquello que le sobra, pero tienen un inconveniente, que cuando son indiscriminadas incluso eliminan lo que necesita. Y aquí hay dos cosas, por un lado, el mantenimiento de los servicios esenciales, cosa en la que creo que todos estamos de acuerdo en teoría, pero en la práctica no se demuestra así puesto que se toman medidas a nivel central y se aplauden de reducir los fondos disponibles para atender los servicios esenciales, y otra, que es potenciar la actividad económica. Bueno, y aquí estamos a cada rato oyendo manifestaciones de todos los partidos, incluso del Partido Popular, donde decían de potenciar la actividad económica, el crecimiento, pero parece que eso se hace por milagro, no teniendo en cuenta que necesita recursos.

Por lo tanto, lo que se está planteando aquí es, si la Unión Europea entiende que hay que flexibilizar el déficit porque lo que podríamos llamar el iter planteado hace imposible mantener el mínimo necesario y España no era capaz de realizarlo -y, por lo tanto, nos felicitan-, cómo se distribuye. Entonces, bueno, hay una propuesta muy clara por parte del Partido Socialista, bueno, el 50% de esos 2 puntos, uno para las comunidades autónomas y otro para el Estado. Bien, nos parece razonable.

La segunda propuesta: aplíquense criterios objetivos. Y cuando yo leí los criterios objetivos, estaban perfectamente razonados y pensé, digo, "pero, bueno, cómo se van a aplicar". Porque, claro, dice que se tenga en cuenta el nivel de renta, que se tenga en cuenta el cumplimiento, pero, como resulta que la manera de tener en cuenta el cumplimiento es para darte menos, porque así ha sido... Cuando se dice, dependiendo de lo que usted haga, si usted cumple el déficit, también le doy menos, ya me llegué a pensar: "¿también será menos el que tenga menor nivel de renta?". O habrá que decirlo más expresamente: oiga, hay unos factores que son positivos y otros que son negativos, pero no apliquen ustedes el criterio, como lo han aplicado anteriormente, que aquellos, que para cualquier persona razonable son positivos, pues, se aplican con sentido negativo; es decir, al que menos déficit tiene, al que mejor cumple, se le da menos. Entonces, claro, se queda uno supongo que sorprendido y por eso he querido plantear en la enmienda lo que entiendo que es positivo y negativo.

Y claro está, luego viene hacia dónde va y quién lo fija: el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Bueno, hay una enmienda del grupo parlamentario a esta propuesta, que dice que lo haga el famoso comité, pero a mí lo que me preocupa es que ahí tenemos la historia, y la historia demuestra que si en este momento el Consejo de Política Fiscal y Financiera está controlado por el Estado -que siempre ha tenido el 50%, no nos equivoquemos-, más las comunidades autónomas, que son más las que están a favor de la política del Partido Popular que el resto, no nos da ninguna garantía de que lo fije ese comité si no le fijamos unos criterios. Si los criterios se fijarán en él, pues, no me llevaría ninguna sorpresa de que hicieran lo mismo que el año pasado, que es darle más al que más que tiene y menos al que más endeudado está. Por eso, cuidado con ese tema y esa enmienda.

Luego está la distribución. Yo creo que ese es un debate en el que estamos casi empleando un símil muy popular, que nos estamos repartiendo la piel del oso sin haberlo cazado antes. Es decir, ¿estamos repartiendo qué? Pues no sabemos nada, porque puede ocurrir lo que el año pasado, que el Estado se reserva el 1,30, 1,40 y nos deja un poquitito para las comunidades autónomas para que digamos que no.

Pero, por otro lado, creo que todos -no hay necesidad de decirlo-, todos pensamos que si existe esa flexibilización de déficit, si tenemos más recursos... Planteaba el portavoz del Partido Socialista que si se llegara a 1 punto, se podía llegar hasta 400 millones. Qué duda cabe, porque es demanda de todos los grupos, aquí se ha manifestado todo el mundo, son los problemas de carácter social, o sea, el mantenimiento de los servicios esenciales, la potenciación del trabajo y la potenciación y activación de la actividad económica. Porque, no nos engañemos, toda la política de prestaciones sociales es necesaria para las personas, pero la única manera al final de conseguir que las personas recuperen su calidad de trabajo es mediante el empleo; es decir, si hay empleo... Necesitamos menos subvenciones, pero tenemos actividad y, si tenemos actividad, es la propia economía la que va potenciando la creación del empleo, el incremento de la confianza de los consumidores. Porque ese es otro tema que a veces se olvida, que no solamente el consumo es bajo porque no hay dinero sino porque el que tiene dinero está desconfiado y si no hay un cierto auge económico, pues, no se invierte.

Parece olvidarse que si efectivamente disponemos de esos fondos tienen que venir a este Parlamento, una ley de crédito extraordinario o una ley de suplemento de crédito, y entonces será el Parlamento el que fije los criterios. Luego, intentar decirle al Gobierno ahora dónde se van a distribuir unos supuestos fondos, lo estimo innecesario, porque todos -estoy convencido-, todos, los 60 diputados de aquí, estamos convencidos de que gran parte, si tenemos más recursos, hay que mejorar los servicios sociales y hay que crear puestos de trabajo mediante la actividad, el fomento de las empresas, facilitando los medios, dando mayores... Todas las medidas que aquí se han reiterado hoy y otros días.

Por lo tanto, yo creo que nuestra propuesta va en el sentido pura y exclusivamente de matizar lo que dice la propuesta del Partido Socialista, "oiga, considere esto positivamente y esto negativamente"; el que sea más rico, el que tenga un déficit muy grande, oiga, no le deje usted que aumente el déficit. Porque el déficit por el déficit no deja de ser una mitología, es decir, por qué evitar el déficit. Sabemos que lo han puesto en la Constitución, no sé si eso fue una medida... -bueno, fue una medida dictada por Alemania, eso es obvio- no sé si eso es positivo o no. Nadie quiere ni debe pensar que la actividad de las administraciones debe ser tener déficit, pero está claro que si los recursos tributarios no dan para ello y es necesario mantener unos servicios esenciales, habrá que acudir al único procedimiento, que es la diferencia entre lo que se ingresa y lo que necesitas gastar -y ahí es donde puede haber diferencia de opiniones- tiene que ser a través de una financiación externa, a través de endeudamiento.

Está el tema este de la deuda potencial desde el extranjero y que no se ha querido, que ellos no han tenido explicación. Me he quedado muy sorprendido de lo que he oído del portavoz del Partido Socialista, que ni el ministro sabía de la historia, pues no sé quién es el que sabe y quién toma las decisiones en ese ministerio. Parece que los altos funcionarios se han convertido en mandarines del poder.

En resumen, señorías, yo creo que es importante, creo que es muy importante que aprobemos esta PNL. Sabemos que llegamos en un momento casi final -mañana se va a discutir en el Consejo de Política Fiscal y Financiera-, pero este Parlamento tiene que decir claramente lo que quiere. Primero, si hay una cantidad importante, de los 2 puntos, que se distribuya a las comunidades autónomas; y, lo que es más importante, que los criterios de distribución entre las comunidades autónomas sean objetivos, y que los objetivos sean los razonables, no aquellos que cualquiera que los oye se queda sorprendido. Es decir, por qué al señor que no tiene déficit ni debe no se le deja, en un momento en que está apurado para cumplir sus obligaciones esenciales respecto a los ciudadanos, no se le permite endeudarse un poco. Pues yo no le encuentro ninguna lógica, pero, claro, la realidad es la que es. Lo que el año pasado decidió el Consejo de Política Fiscal y Financiera fue lo contrario; es decir, las comunidades que están en el Levante español -no voy a nombrarlas por su nombre-, que tienen una deuda comparativamente muchísimo mayor que la comunidad autónoma, que están liquidando sus presupuestos con un déficit extraordinario, se les da mejor. Yo entiendo que se les ayude pero lo que no puede ocurrir es que a los que no lo tenemos no se nos dé lo necesario para poder mantener las políticas esenciales, las que todos los días estamos reclamando. Porque cuando aquí se dice, "oiga, y qué pasa con no sé qué actividad o qué pasa con los servicios sociales o qué pasa con la Ley de Dependencia", pues, que no hay dinero. Entonces no nos cierre usted la única posibilidad que tenemos, que es, además de tener una actividad claramente restrictiva en cuanto al gasto corriente, poder acceder al crédito necesario para poder hacer esas obligaciones.

Y por eso nosotros hemos presentado la enmienda, aunque estamos plenamente conformes con lo que decía la propuesta.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel González.

Para la otra enmienda, Grupo Parlamentario Popular, don Fernando Enseñat.

El señor Enseñat Bueno: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señores diputados.

En apenas año y medio este país ha pasado de un inminente rescate, de una continua amenaza de intervención por parte de la Unión Europea, a ganarnos la confianza de las instituciones europeas y de nuestros acreedores. A pesar de las dificultades que atravesamos y de una profunda crisis que padecemos, hemos generado la suficiente seguridad en nuestra economía para que Bruselas nos permita flexibilizar el objetivo del déficit.

Pero estos avances no han sido gratis, han requerido, primero, el sacrificio y el esfuerzo de todos los españoles, independientemente de la comunidad autónoma en la que residan; segundo, un Gobierno de España con las ideas claras y una ruta definida, capaz de adoptar las reformas estructurales que este país necesitaba; y, tercero, el compromiso de todas comunidades autónomas de trabajar conjuntamente con el Gobierno de la nación para reducir el exceso de déficit estructural que estaba poniendo en peligro nuestro Estado del bienestar. Compromiso plasmado en la declaración de la V Conferencia de Presidentes y reflejado en los datos del déficit del año 2012. De las 17 comunidades autónomas 12 han cumplido con el objetivo del déficit y de las 5 que no han podido 2 -Baleares y Cataluña- se han quedado a pocas décimas de hacerlo. Pero lo importante es que esas 5, a pesar de no haber alcanzado el objetivo, han realizado grandes esfuerzos para atajar sus déficits, con reducciones porcentuales por encima del 1,5, incluso del 2%, cuando la reducción porcentual conseguida por la mayoría de las autonomías cumplidoras no llegó al 1%. En Canarias fue del 0,5%, lo que nos permitió, gracias al esfuerzo de los canarios, cumplir con el objetivo del déficit.

Y frente a ese trabajo, a ese sacrificio conjunto, hoy el Partido Socialista y probablemente Coalición Canaria nos traen una proposición no de ley de contenido meramente político, en cuyo fondo subyace la búsqueda de un enfrentamiento entre las comunidades autónomas y la ruptura del consenso alcanzado y firmado por todos en la V Conferencia de Presidentes, incluso firmado por el señor Paulino Rivero. Consenso que también fijaba que el Consejo de Política Fiscal y Financiera sería el que estableciese el procedimiento para determinar los criterios de reparto entre las distintas comunidades autónomas del objetivo del déficit fijado en el seno de la Unión Europea.

Señores del Partido Socialista y de Coalición Canaria, de esta crisis solos no salimos, salimos todos juntos, unidos y remando en la misma dirección. No basta con cumplir el déficit del 2012 y el déficit del 2013, lo importante es alcanzar el objetivo final, y es que en el 2016 este país, su déficit global esté por debajo del 3%. Y para ello es necesario que todas las comunidades autónomas lo cumplan, ya que si alguna se queda atrás lastrará el esfuerzo y el crecimiento económico de todas las demás, del mismo modo que los países europeos con dificultades económicas frenan el crecimiento de Europa.

Y así lo entiende Bruselas, que además, en reconocimiento a la eficacia de las reformas llevadas a cabo durante este año y medio, nos ha otorgado una mayor flexibilidad del objetivo del déficit y, en función de esa flexibilidad, el Estado va a permitir al conjunto de las comunidades autónomas aumentar el déficit del 0,7 al 1,2 y su reparto se aprobará en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, a propuesta de un comité técnico, como se acordó en la aludida Conferencia de Presidentes. Y al respecto el ministro de Hacienda ya ha asegurado que ese reparto, sea simétrico o asimétrico, se hará con criterios objetivos, económicos y de equidad, en pro del interés general y sin perjudicar a ninguna de las comunidades autónomas, pero sobre todo con diálogo y consenso.

Por lo tanto, esta PNL -esta proposición no de ley- no tiene sentido hasta que no se presente la propuesta de reparto, salvo que la intención real sea proporcionar al Gobierno de Canarias una coartada para incumplir los acuerdos firmados en la V Conferencia de Presidentes.

En cuanto a la queja constante de este Gobierno y de los partidos que lo apoyan calificando de injusticia el hecho de que el Estado se quede con más porcentaje de déficit teniendo menor porcentaje de gasto, según lo que dicen habitualmente, obvian ustedes dos cuestiones fundamentales. La primera, que el incremento del déficit que concede la Unión Europea al Estado es de un 40%, del 4,5 al 6,3; en cambio, el incremento que propone el Gobierno de la nación para el conjunto de las comunidades autónomas se eleva hasta un 71%: del 0,7 al 1,2; segunda, que suponiendo que sea cierto que las comunidades autónomas soportan un mayor porcentaje de gasto también es cierto que, por ejemplo, en Canarias el 65% de su presupuesto proviene del Estado y solo el 35 de recursos propios, y además la Administración central tiene que hacerse cargo de las prestaciones por desempleo, de los intereses de la deuda y de las pensiones.

Pero ustedes saben, o deberían de saber, que ese mayor porcentaje de déficit que se queda la Administración central no es para reducir su propio endeudamiento, más bien al contrario: en el 2012 las comunidades autónomas han reducido su endeudamiento gracias a que el Estado ha incrementado el suyo. Ese porcentaje de déficit es para poder captar recursos de manera más eficiente y económica de lo que lo hacen las comunidades autónomas por sí solas, ya que la mayoría de ellas, incluida Canarias, tiene calificada su deuda al borde del bono basura. Y no lo dice el Partido Popular, lo dicen varias agencias de calificación. Y no creo que haga falta recordarles que a finales del año pasado este Gobierno de Canarias fue incapaz de colocar ni siquiera el 50% de endeudamiento RIC autorizado, algo que nunca había ocurrido. Y todos estos recursos captados de manera más barata luego son repercutidos al resto de las administraciones públicas a través, entre otros, del pago a proveedores del año 2012, 27.000 millones de euros; la Estrategia de emprendimiento y empleo joven, 3.485 millones de euros; 30.000 millones de euros para créditos a través del ICO; el Fondo de Liquidez Autonómico del 2012, 18.000 millones de euros; y el Fondo de Liquidez del 2013, 27.000 millones de euros. Fondo de Liquidez -el FLA-, del que, por cierto, Canarias ha recibido, en el 2012 y en el 2013, 1.200 millones de euros, de los que el 61% fue destinado a deuda, al pago de deuda, y el 39% a la cobertura de nuestro déficit y al pago de facturas.

FLA al que, como ustedes saben, no era obligatorio adherirse; de hecho, solo la mitad de las comunidades autónomas lo hicieron en el 2012 y ahora en el 2013 solamente 7, de ellas Canarias, una de ellas. FLA que nos ha proporcionado financiación en condiciones más ventajosas que el mercado libre gracias a que hemos ido todos juntos y con la garantía y el aval del Estado. Y FLA que nos permite ahorrar 270 millones de euros de intereses en los próximos diez años, 27 millones al año. Fondo de Liquidez Autonómico que posiblemente ha permitido que nuestra comunidad autónoma no entrara en quiebra a finales del 2012, puesto que no disponía de recursos suficientes para pagar sus deudas. Y Fondo de Liquidez Autonómico que no impide a las comunidades autónomas buscar y materializar otras vías de financiación, pero que introduce una serie de condiciones financieras y fiscales que este Gobierno de Canarias conocía perfectamente y que aceptó en el momento de adherirse. ¿Cuántas veces hemos oído en este Parlamento al señor Ortiz decir que no acudiría al FLA hasta saber perfectamente todas sus condiciones?

Pero, mire, además esta mañana, señores del Partido Socialista, lo que dijo el señor Montoro fue que Canarias había hecho una solicitud genérica, que no había especificado la operación concreta, que no habían identificado para poder ser analizada. Y no se olviden de que si supuestamente Canarias puede ir a mercados internacionales es porque gracias al Gobierno de la nación y al FLA ahora tiene unas cuentas que no han entrado en quiebra el año pasado.

Entonces, señores del Partido Socialista, ¿qué es lo que están ustedes buscando en la segunda parte de su PNL? Otro episodio más de su enfrentamiento con el Gobierno de la nación, continuar arrastrando a esta comunidad autónoma al enfrentamiento, al abismo continuo. Pero lo más grave, pero lo más grave de su proposición no de ley y del argumentario que la sustenta es que pretenden cargar sobre las espaldas del Gobierno de la nación y responsabilizar a la concesión de unas décimas de déficit lo que ustedes no son capaces de cubrir, no son capaces de hacer, con 6.300 millones de euros de presupuesto.

Es absurdo que, mientras ustedes se niegan a prescindir de la televisión autonómica, del Diputado del Común, de la Audiencia de Cuentas, de la policía autonómica, del Instituto de Estadística, a eliminar duplicidades, se niegan a reducir el tamaño de este Gobierno y su aparato, se niegan a aceptar ni una sola de las 217 medidas propuestas por el Gobierno de la nación para la reforma de la Administración pública y se niegan a reducir los gastos de la Administración general de la Comunidad Autónoma, pretendan que sean unas décimas del déficit lo que salve a Canarias de su incompetencia para gobernar esta tierra e intenten confundir y manipular a la población canaria afirmando que para la puesta en marcha del Plan de Empleo, del Plan de lucha contra la pobreza o de las medidas de reactivación económica necesitan que el Estado le conceda unas décimas más de déficit. En realidad lo que necesitan es comenzar de una vez a racionalizar los recursos públicos, a realizar una gestión eficiente y a priorizar el gasto de un Presupuesto de 6.300 millones para el 2013.

Por todas estas razones, mi grupo parlamentario va a votar en contra de esta PNL, salvo que ustedes nos acepten una enmienda de sustitución que hemos presentado, que dice: "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a mantener y cumplir los compromisos de la V Conferencia de Presidentes y, en especial, lo relativo a la consecución de los objetivos del déficit derivados de la senda de consolidación fiscal fijada por la Unión Europea y el acuerdo de que el Consejo de Política Fiscal y Financiera sea el órgano que establezca los criterios de reparto del déficit entre las administraciones públicas".

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Fernando Enseñat.

Y, por último, la enmienda del Grupo Parlamentario Mixto. Don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Vamos a ver, señorías, no es fácil, ¿no?, porque realmente hemos llegado a una situación en la que cada uno dice lo que le toca decir sin haber escuchado los argumentos del resto. Entonces se hace difícil el trabajo parlamentario.

Por simplificar mucho la situación. El jueves se reúne el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que, como se sabe, es el órgano de cooperación, de decisión, entre las administraciones territoriales y la Administración General del Estado. Un espacio importante porque allí, teóricamente, se debe dar cuenta, como mínimo, en esta ocasión de cómo se van a distribuir los 2 puntos de más que las autoridades europeas han concedido al Estado español, porque, como algunos veníamos advirtiendo desde el principio, era imposible cumplir los objetivos del Plan de Estabilidad. Ya lo hicieron el año pasado, lo hicieron este y, si sigue la economía así de deprimida, el año que viene empezaremos otra vez a comentar que habrá que seguir retrasando los objetivos del déficit. De manera que lo que algunos hemos dicho desgraciadamente se cumple inexorablemente porque falla la mayor, ¿no?, que es la economía.

Dicho eso, esos 2 puntos de flexibilidad, que representan -para entendernos-, 20.000 millones, 20.000 millones de euros de posibilidad de que las administraciones públicas españolas puedan dedicar a cumplir con su deber, a promover inversiones, garantizar los servicios públicos, etcétera, se tienen que distribuir entre las distintas administraciones. Parece razonable que estuviera correlacionado el porcentaje de déficit de cada Administración en función de su capacidad de gasto, de su responsabilidad. Es razonable pensar que quien tiene el 40% del gasto tuviera acceso al 40% del déficit, porque también son inflacionistas los servicios sociales, y ni les cuento la sanidad. Son infinitas las demandas. Parece razonable que quien tiene competencias y responsabilidad de gasto, si se flexibiliza el déficit para las administraciones públicas, existiera una cierta correlación entre lo que tú tienes como responsabilidad y ese mecanismo de financiación, que es lo que es la autorización del déficit. Pero vamos a suponer, vamos a suponer, que es mucho suponer, que la Administración General del Estado, que al final gobierna el gasto público de la Administración General del Estado y el de la Seguridad Social, tiene más responsabilidades que el resto y tiene más riesgos potenciales que el resto. Vamos a suponerlo, por esa razón, por esa razón hasta ahora se ha quedado con el 70% de los objetivos del déficit; es decir, el 70% de los objetivos de déficit se los queda la Administración General del Estado porque dice que va a responder por la deuda, que va a responder por los gastos de la Seguridad Social, etcétera, etcétera. Bueno, vamos a aceptarlo, yo no estoy de acuerdo, pero vamos a aceptarlo, y vamos hablar del 30% restante, del que va a las comunidades autónomas. Vamos a aceptar que no nos toque el porcentaje en función de lo que gastamos, de lo que somos responsables, vamos a aceptar que ayuntamientos y cabildos, teniendo el otro 50% del gasto público, solo se queden con el 30% del déficit, y vamos a la segunda parte de la discusión del próximo día, ¿cómo se distribuye el 30% que dejan para corporaciones locales y administraciones territoriales, que tienen el 50% del gasto, cómo se distribuye?

Y, claro, la vuelta de tuerca aquí no la han dado las comunidades autónomas, la ha dado el presidente del Gobierno y el Partido Popular, y ha dicho que lo poco que hay para las comunidades autónomas no se va a distribuir igual para todas. Eso no se discutió en la Conferencia de Presidentes ni en ningún sitio. A lo mejor en la Conferencia de Presidentes del Partido Popular, pero no en ningún órgano institucional. Es el presidente del Gobierno quien ha dicho que lo poco que les toca a las comunidades autónomas no se reparte igual sino se reparte más a quien más ha incumplido, se reparte más a quien no ha aceptado o no ha podido aceptar las reglas del juego. Y esto sí que rompe toda lógica, la primera podíamos, insisto, hasta aceptarlo, pero lo que no es de recibo, lo que es inaceptable, lo que es un mensaje terrible para el comportamiento del futuro, es que a los que son campeones de la estabilidad y del ajuste les trates peor que a los que no lo son, porque lo lógico es que a la siguiente no hagas caso, porque se pone en evidencia que quien ajusta el déficit, quien ajusta la deuda, quien cumple, no solamente no es bien tratado sino que es maltratado. Si a eso se añade que esta comunidad tiene unas tasas de desempleo, de pobreza y un déficit de financiación casi crónico, pues, parece poco razonable y es absolutamente indefendible, con los alegatos que ustedes quieran y por bien escritos que estén y por temprano que lleguen, defender esto. No se puede defender que el poco déficit que se mantiene para las administraciones territoriales encima se distribuya de forma desigual. Eso es inaceptable. Por eso tiene el lío el Partido Popular, porque hay una serie de presidentes autonómicos, territoriales, que gobiernan que no le pueden explicar eso a su gente: "yo ajusto, yo cumplo, yo atornillo a mi gente y luego me tratan peor que al vecino de al lado, que no lo hace". Claro, parece ser -y esto ya son especulaciones, pero la prensa suele recoger estos temas- que a los presidentes del Partido Popular que gobiernan territorios y van a tener que tragarse una distribución desigual del déficit les van a dar los cuartos por otra vía. Esto ya es una vuelta de tuerca bastante inaceptable; es decir, no te doy lo que te corresponde, pero te lo doy en especie en el presupuesto del año que viene -en inversiones del AVE, en carreteras...-. Esto no puede ser, porque esto sí que rompe las reglas del juego y la mínima lógica entre las instituciones.

Nosotros, en cualquier caso, decimos que el jueves el Gobierno de Canarias tiene que defender en el Consejo de Política Fiscal y Financiera el 1,7% de déficit para las comunidades autónomas. Es decir, que de los 2 puntos, como dicen los socialistas, a nivel de España 1 vaya a las comunidades autónomas. Quiere decir que pasamos del 0,7 al 1,7, es decir, que tendríamos, de distribuirse de forma homogénea, igual para todos, un 1 más, y 1 punto más en nuestra economía son 420 millones de euros. El consejero debiera defender esto. No sé qué consigna tiene el consejero para el jueves, pero debiera defender el 1,7 como mínimo de déficit para esta comunidad.

Yo en una comisión le dije al consejero que los elementos asimétricos, la ponderación, nos iba a salir mal y le dije que era mejor no abrir el debate de que te den en función de cómo estás. No puedo decir la palabra que estoy pensando porque las consecuencias son eso. Como encima distribuyan ponderando variables, salimos perdiendo. Yo creo que hay que defender el 1,7 para todo el mundo, para todo el mundo igual, y el que no lo quiera asumir, pues, no lo asume. Y el 1,7 nos permitiría a esta comunidad disponer de 420 millones que, en una ley de crédito extraordinario o de ampliación de crédito -lo que diga José Miguel González-, los veríamos aquí. Tendríamos un debate, ellos tienen mayoría y tendrán la última palabra, es decir, oye, de aquí a final de año, 400 millones... -vamos a quedarnos en el 1,5, 320 millones; ya sería una derrota que nos dejaran en el 1,2, que son 200 millones-, se distribuyan aquí en una ley de crédito extraordinario. Nosotros decimos, aunque es la ley quien determinará cómo va el gasto, y el Gobierno y los partidos que lo apoyan, nosotros nos adelantamos y hacemos una recomendación, política: que la mitad de los recursos adicionales que consigamos vayan a inversión y a políticas de activación del empleo y que la otra mitad vaya a políticas sociales, y que las políticas de inversión y de activación hay que dárselas a los departamentos que se las puedan gastar y que no se puede tolerar -por si acaso a alguien se le pasara por la cabeza- arreglar otros números gracias a los objetivos del déficit. Si son 200, que es poquísimo, si son 320, si son 400, que se distribuya el 50% a actividades de protección social, de ayuda a la necesidad; 50%, en políticas activas e inversión ejecutable. Y las inversiones ejecutables son las que están ya adjudicadas: sanidad y carreteras. Por ejemplo, por ejemplo, lo digo aunque con lo que se consiga vendremos a este Parlamento a discutirlo, pero me parece razonable ese tema, que es lo que decimos en nuestra enmienda de adición.

Y acabo con los veinte segundos sobre la financiación de los famosos 500 millones. Ya lo decíamos el otro día, no es de recibo que no se permita a esta comunidad financiarse de forma más barata en el mercado internacional. No hay título competencial que permita u obligue a esta comunidad a renunciar a ese tema. En cualquier caso, si no habrá que denunciarlo con firmeza, porque es un auténtico...

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Román Rodríguez.

Si son tan amables, la señora portavoz y los señores portavoces se acercan un momentito a la Mesa, que quería hacerles una consulta, porque si no luego nos levantamos todos y nos vamos (Los señores portavoces y el representante del Gobierno, señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, atienden el requerimiento de la Presidencia). (Pausa.)

Pues muchísimas gracias. Muchísimas gracias a los portavoces, gracias. Señorías, disculpen.

Entonces para concluir esta proposición no de ley tiene la palabra don Manuel Marcos Pérez Hernández, en nombre del Grupo Parlamentario Socialista, para pronunciarse sobre las enmiendas.

El señor Pérez Hernández: Sí, agradecer a los portavoces que han intervenido.

Señalar, lógicamente, que vamos a aceptar la enmienda que ha presentado don José Miguel González en nombre del Grupo Nacionalista Canario, porque lo que hace es aclarar, sin duda. Nosotros pedíamos un reparto, que se haga de forma diferenciada a las comunidades autónomas pero atendiendo a criterios objetivos, tales como la tasa de paro, pero él lo que hace es concretar que eso no vaya nunca en detrimento de la financiación de la comunidad autónoma y, por lo tanto, que estos criterios, si se tienen, se tengan de tal forma que favorezcan a la comunidad autónoma. Es una enmienda clara y que mejora, sin duda, la proposición no de ley. Por lo tanto, aceptamos que el punto b) sea sustituido, el punto 1.b) sea sustituido por la enmienda que ha presentado don José Miguel González en nombre del Grupo Nacionalista Canario.

Con respecto a la enmienda de don Román, compartimos la filosofía. Efectivamente, compartimos con usted la filosofía de que el techo del déficit que se autorice, los recursos de que dispongamos se repartan de ese modo, pero va a venir aquí una ley de crédito extraordinario y creemos que debe ser el Parlamento quien fije ese reparto en función de la autorización que se nos haya dado. Por lo tanto, no vamos a admitirla, compartiendo el criterio, como compartimos todos los grupos, de que debe destinarse a esa finalidad. Esperemos a que venga aquí la ley de crédito extraordinario, que tendrá que traer el Gobierno a este Parlamento.

Y con respecto a la enmienda del Partido Popular, pues, señalar que no viene a aportar nada, simplemente no tiene nada que ver con lo que estamos debatiendo. Mire, don Fernando, a ver si puedo dirigirme a usted, mire, don Fernando, esto claro que es un debate político y lógicamente estamos hablando del reparto del techo del déficit a las comunidades autónomas. Tiene que convenir conmigo, porque así han convenido todos los presidentes autonómicos, que hasta ahora el reparto que se ha hecho no ha sido justo. Si las comunidades autónomas mantienen, asumen, el 38% del gasto público, pues, lógicamente el Gobierno ha sido tremendamente cicatero a la hora del reparto del déficit.

Usted dice también que es que ahora nos han dado, Europa ha permitido la flexibilización del déficit a España porque España ha hecho bien los deberes. No, es que Europa se ha dado cuenta de que la política de austericidio no conducía a nada, que simplemente... (Comentarios desde los escaños.) Sí, señorías, sí. Yo no digo que no se hayan puesto en marcha medidas, pero las medidas que ustedes han puesto en marcha han sido equivocadas. Desde el primer día dijimos que ir a conseguir... (Prosiguen los comentarios desde los escaños.) No, pero es que, sus señorías, ir a conseguir -es un criterio político-, ir a conseguir de golpe y porrazo el objetivo del déficit asfixiando, creando más paro y llevando a los ciudadanos a una situación insostenible, eso Europa, Europa se ha dado cuenta -sí, señorías-, Europa se ha dado cuenta y ustedes se han dado cuenta de que van ahora al Consejo Europeo con un cambio, con un viraje en la política, y por eso han recibido el respaldo del Grupo Socialista y los demás grupos de la Cámara para ir a decirle a Europa "no podemos seguir en esta senda que ustedes han impuesto y que ustedes han sido los alumnos más aventajados de la señora Merkel en aplicar las políticas de austericidio".

Por lo tanto, si conseguimos, si conseguimos... Yo lamento, yo lamento que a sus señorías no les guste mi discurso, pero estoy hablando con argumentos políticos que se contraponen solo con otros argumentos políticos, no tienen otra contraposición; al argumento político que pongo solo cabe contraponer con argumentos políticos. Y estoy diciendo que la propia Unión Europea ha reconocido que esa política ha sido un fracaso y que el Gobierno del PP ha reconocido que ha sido un fracaso y, en virtud de eso, es por lo que ahora se produce un cambio radical. Y el Partido Socialista apoya que el Gobierno de España vaya con una voz única a defender en el Consejo Europeo un cambio en la política.

Pero nos centramos en la iniciativa. Lo que pedimos en la iniciativa no es ni más ni menos que ese objetivo, ese tramo que se nos da de flexibilización, sea acordado, como decía don Román Rodríguez, se dé una mayor parte de la tarta a las comunidades autónomas, porque tenemos un gasto y es injustificado que el Gobierno del Estado se quede con la mayor parte como hasta ahora. Y por eso lo que pedimos es que el Gobierno vaya, vaya con un respaldo de la Cámara para, efectivamente, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera pedir ese acuerdo. Vamos a buscar el acuerdo entre las comunidades autónomas, de tal forma que esta comunidad autónoma reciba una mayor parte de esa flexibilización para destinarla a esas políticas que estamos demandando. Es que un día sí... Hoy decía el señor Perestelo: "todos los días hablan de mayores recursos para hacer frente a la pobreza, mayores recursos para los planes de empleo", pero, señores, si por un lado el Gobierno del Partido Popular ha dado un machetazo a Canarias en los Presupuestos y, por otro, tampoco... Hoy súmense con nosotros a decirle al Gobierno de España: vayamos a darle un trato diferencial a Canarias...

El señor presidente: Tiene un minuto, tiene un minuto.

El señor Pérez Hernández: Mire, la tele la votó usted, yo no la voté, ¿sabe?, la votó usted, yo no la voté; y la policía autonómica la votó usted, yo no la voté. ¡La votó usted y yo no la voté! No, están con la manía aquí, con la cantaleta, todo el día están con la cantaleta de la tele y la policía autonómica.

Termino, señor presidente, lo que se pide, lo que se pide en este Parlamento hoy es que la Cámara respalde al Gobierno de Canarias para pedir un mayor, un reparto más justo del déficit que vaya en beneficio de los canarios y las canarias.

Gracias, presidente.

El señor presidente: Don Manuel Marcos, yo le agradezco que desde el escaño, antes de votar, concretara, para que quede claramente en el Diario de Sesiones, con respecto a las enmiendas.

El señor Pérez Hernández (Desde su escaño): Hemos admitido la enmienda del Grupo Nacionalista Canario, que plantea sustituir, en el punto 1, el apartado b). Las otras enmiendas no han sido admitidas.

El señor presidente: ¿Ninguna de las dos?

El señor Pérez Hernández (Desde su escaño): No.

El señor presidente: Es que con la del Mixto teníamos...

Muchas gracias.

Muy bien, señorías, pues, vamos a votar la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre distribución de la flexibilización de los objetivos del déficit concedida por la Unión Europea. Señorías, estamos votando, por favor, silencio, por favor, y atiendan. Estamos votando, como les digo, la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre la distribución y objetivos del déficit concedida por la Unión Europea, incorporada la enmienda del Grupo Nacionalista. ¿De acuerdo? Entonces, que cuando se vota, se vota la enmienda también del Grupo Nacionalista. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 52 presentes; 32 a favor, 20 en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada.

Señorías, muy buenas tardes.

(Se levanta la sesión a las diecisiete horas y cuarenta y nueve minutos.)