Diario de Sesiones 86/2013, de fecha 26/6/2013
Punto 3

· 8L/PNL-0257 Proposición no de ley de los Grupos Parlamentarios Popular, Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), Socialista Canario y Mixto, sobre la carretera La Aldea-Agaete.

El señor presidente: Continuamos con la siguiente proposición no de ley: de los Grupos Parlamentarios Popular, Nacionalista Canario, Socialista Canario y Mixto, sobre la carretera La Aldea-Agaete.

Tiene la palabra la portavoz del Grupo Nacionalista Canario, doña María del Mar Julios.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, muchas gracias, señor presidente.

Buenos días a todos, señorías, y un saludo especial, en nombre de todos y especialmente de mi grupo, tanto a los representantes del sector tomatero como a la corporación y a los vecinos y vecinas del municipio de La Aldea de San Nicolás, que hoy nos acompañaban. Como digo, en nombre de mi grupo, bienvenidos a esta que es su casa.

Quiero también aprovechar para felicitarles por la lucha y por la tenacidad que están teniendo ustedes para concitar, porque son artífices ustedes de concitar consenso en esta Cámara ante una reivindicación que es histórica, que es dar respuesta a una necesidad básica, esencial, para el desarrollo económico y social del municipio de La Aldea y, por tanto, para la calidad de vida de las personas que en él viven. Estamos hablando de una infraestructura reivindicada históricamente por razones de seguridad y de accesibilidad para acabar con el aislamiento geográfico del municipio de La Aldea.

Como nos recuerda el texto de la iniciativa que hoy debatimos, el trazado actual de la carretera es un formato que básicamente fue concebido a finales del siglo XIX. La obra tardó en ejecutarse más de 85 años. Esperemos que este nuevo trazado, por Dios, no dure tanto. El trazado actual pervive con lo que se pensó a final del siglo XIX, con sus mismas curvas, al filo del precipicio y sujeto a los desprendimientos que, desgraciadamente, ustedes conocen y que llevan con frecuencia no solo a la incomunicación sino a las terribles consecuencias de los accidentes que se han producido.

La carretera soporta el tráfico de entrada y de salida de los ciudadanos hacia el norte de Gran Canaria y además no solo de los ciudadanos sino del abastecimiento del municipio y la salida de los productos agrícolas y ganaderos, que son la base económica fundamental del municipio.

Felicitarles, como digo, por los siglos de lucha que se iniciaron por sus antepasados en el siglo XIX pero que todavía hoy persisten puesto que llevamos también muchos años de lucha, llevan ustedes muchos años de lucha, con este segundo trazado. Fue en la década de los 90 cuando por fin se firma un convenio Canarias-Estado, en donde se licita la redacción de un nuevo trazado de la vía, momento en que se abre ya todo un proceso burocrático que ha durado, desgraciadamente, casi diez años, hasta el año 2009, que fue cuando se adjudicó la primera actuación de este nuevo trazado.

Sabemos que estamos hablando de una infraestructura compleja, costosa. De los 18,5 km que tiene el nuevo proyecto 9 km solo son a cielo abierto; el resto, pues, transcurre a través de túneles. Pero es que en La Aldea no hay otra alternativa para estar comunicados. Y hoy, en el mundo globalizado en que vivimos, estar comunicados representa poder sobrevivir; estar incomunicados es extinguirse, es desaparecer. Y todos los que estamos aquí hoy presentes, conjuntamente con ustedes, tenemos que impedir que La Aldea continúe en esta situación de incomunicación. La precariedad económica en la que vivimos agrava todavía más el secular aislamiento de los habitantes de La Aldea, acorralados en una vetusta carretera como única vía de comunicación.

Señorías, siempre he defendido que no es el momento de reivindicar infraestructuras no productivas, infraestructuras caprichosas, infraestructuras que no se sabe para qué van a servir o si tan siquiera se van a poder finalizar y van a ser utilizadas, pero este no es el caso. La carretera de La Aldea no es una de esas infraestructuras más, es todo lo contrario. Es una infraestructura con una trascendencia económica y social incuestionable y, obviamente, utilizable. No es como esos aeropuertos que se han hecho en territorio peninsular, alguno de los cuales no se utiliza porque ni hay aviones ni hay pasajeros.

Es importante que sea una prioridad, y ese es el compromiso de todos hoy, que sea una prioridad por todos los partidos políticos y por todas las administraciones -por el Cabildo de Gran Canaria, por el Gobierno de Canarias y sin duda también por parte del Gobierno de España- el finalizar esta carretera. Y digo esto porque, lamentablemente, los recortes que se han producido en el Convenio de Carreteras del Gobierno de España con Canarias han incumplido con lo que es la financiación. No se ha respetado ni tan siquiera la financiación de las obras que se estaban ejecutando, cuyos concursos ya estaban en marcha, como es el caso de la carretera de La Aldea. Y digo esto porque es lamentable que, mientras en la España peninsular hemos visto algún tramo de AVE que se acaba de terminar con un coste de 2.000 millones de euros para comunicar pueblos que ya estaban comunicados, que ya estaban comunicados por carretera, por otros trenes e incluso por avión, mientras eso se produce, mientras se alardea de que España es el segundo lugar del mundo después de China en más kilómetros de AVE, otro territorio de este país, como es La Aldea, permanece incomunicada por no tener una carretera digna y segura para sus habitantes. ¡No lo podemos permitir! Y es especialmente ese compromiso el que todos tenemos que adquirir hoy aquí para reivindicarlo ante toda la...

El señor presidente: Tiene un minuto, doña María del Mar. Sí, perdón.

La señora Julios Reyes: Muchas gracias, señor presidente.

Hoy todos vamos a apoyar esta iniciativa y creemos fundamental el respaldo unánime, como lo ha habido en el cabildo, en el propio ayuntamiento, el respaldo unánime de esta Cámara, de todas las fuerzas políticas en este Parlamento, para comprometernos con esta iniciativa. Quiero agradecerles a todos el apoyo, pero esto no puede quedarse aquí. Ustedes tienen que seguir exigiéndonos a todos nosotros y nosotros tenemos que exigir a nuestros partidos allá donde estén gobernando, en todas las administraciones donde se esté gobernando, tenemos que exigirles el compromiso de que esta carretera se haga una realidad ya, y el primero de todos implica que se vuelva a recuperar por parte del Gobierno de España la financiación. Es su responsabilidad reponer la financiación de esta carretera para que pueda concluir. No solo el tramo, que ha quedado prácticamente paralizado el tramo actual, sino el siguiente tramo, que tiene que continuar para que verdaderamente desde La Aldea hasta Agaete se pueda llegar en una carretera que permita el desarrollo económico y social del municipio de La Aldea.

Muchas gracias por estar presentes...

(Aplausos.)

El señor presidente: Grupo Parlamentario Popular, don Miguel Jorge Blanco.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente. Señorías.

También les quiero dar la bienvenida, en nombre del Grupo Parlamentario Popular, a la corporación de La Aldea que está aquí presente, a todas sus fuerzas políticas, a su alcalde particularmente, porque es verdad que es un ejemplo, como dijo la señora Julios, a seguir por todos los grupos parlamentarios de esta Cámara el acuerdo, la unión, que tiene la corporación en su conjunto y la corporación con el pueblo de La Aldea, también hoy aquí presente, en reivindicación y en defensa de una obra que es clave para el futuro de La Aldea de San Nicolás. Por eso mi grupo parlamentario expresamente los quiere también felicitar.

Esta proposición no de ley, señorías, está suscrita por los cuatro grupos parlamentarios. Significa un alto grado de entendimiento, un total entendimiento, diría yo, de acuerdo a los objetivos que la propia proposición no de ley establece en su redacción, y de ahí, señorías, yo creo que no debemos salirnos. Claro que puede haber diferencias, señora Julios, diferencias de matices, diferencias de interpretaciones, diferencias acerca del origen de cuál es el problema, diferencias en torno a por qué no existen los recursos que antes se ponían y que hoy, desgraciadamente, no podemos ponerlos. Claro que hay diferencias y diferentes interpretaciones, pero hoy, señorías, no era el momento, a mi juicio, de ponerlas y de sacarlas a la luz.

Creo que hemos hecho un esfuerzo enorme todas las fuerzas políticas para ponernos de acuerdo. Nos podíamos haber criticado, sin duda, unos contra otros y el otro contra el tercero, pero no deja de ser, como bien dijo ayer el señor diputado José Miguel Ruano, un debate estéril. Claro que es un debate estéril e inútil. No es eso lo que pretende la corporación de La Aldea, no es eso lo que buscan los vecinos de La Aldea, ni siquiera los de Gran Canaria. No es eso lo que quieren oír de sus señorías, de sus representantes hoy, los que nos escuchan. Ellos son en este acto una sola voz y nosotros también debemos actuar como una sola voz, y lo hemos logrado en la redacción de esta proposición no de ley. Esta es la postura de mi partido y eso es lo que expreso así o es lo que estoy expresando en mi intervención.

Una proposición no de ley clara, con cinco puntos muy rotundos y muy concisos acerca de una reivindicación histórica, que es una buena comunicación con La Aldea. Unas comunicaciones sobre todo seguras, que es lo más importante, una carretera que acabe con el secular aislamiento que La Aldea de San Nicolás tiene con el resto de la isla; una reivindicación para que la obre se acabe cuanto antes de la mejor manera posible, para que todos los que vayan a La Aldea y vengan de La Aldea vengan más seguros y más cómodos; y que sirva también, claro que sí, para acercar La Aldea al resto de la isla. Si no, que se lo digan, como ejemplo, a los ciudadanos y a los vecinos del Puerto de Mogán, que han visto cómo en poco tiempo las visitas al Puerto de Mogán han aumentado y los negocios han mejorado muchísimo.

Todos, señorías, tenemos trabajo que hacer, el Partido Socialista, Coalición Canaria, también el Grupo Mixto, convencer al Gobierno de Canarias de que esto es de verdad una necesidad, que aparezca el dinero cuanto antes. Yo, en un gobierno silente, que hoy no está en la Cámara, ni siquiera el consejero de Obras Públicas está para oír esta reivindicación histórica, espero que esa ausencia no sea determinante a la hora de apoyar esta carretera. Pues bien, señorías, los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno tienen que hacer ese esfuerzo, convencer al Gobierno de Canarias de que esto es importante. Claro que el Grupo Parlamentario Popular también tiene que hacer un esfuerzo, y es convencer al Gobierno de la nación de que esta carretera no puede esperar más y es necesario buscar también recursos para ello.

Pero hoy no es el momento ni de trifulcas, que hemos tenido en otros momentos, ni de peleas parlamentarias. Hoy es un día de acuerdo y de consenso y ese espíritu es el que hemos trasladado a la letra de la proposición no de ley y quiero, además, que siga siendo así en las intervenciones de sus señorías.

Solo cabe, desde nuestro grupo parlamentario, una palabra, que es éxito, que todos tengamos éxito en las tareas que desde hoy nos hemos encomendado toda la representación política para que podamos ver la carretera de La Aldea lo antes posible.

Gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Miguel Jorge.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Emilio.

El señor Mayoral Fernández: Buenos días, señor presidente. Señorías.

También quiero dar la bienvenida, en nombre del Grupo Socialista, a la corporación de La Aldea y a los vecinos que nos acompañan.

Señorías, a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX La Aldea tenía dos graves problemas: el llamado Pleito de La Aldea, resuelto en aquella visita por Galo Ponte, el ministro de Justicia y Gracia allá por el año 1927, y en el que se formuló un real decreto-ley, del 15 de marzo de ese año, por el que se ponía fin al centenario Pleito de La Aldea y por el que el Estado adquiría, por expropiación, la histórica Hacienda Aldea de San Nicolás. Eso se tradujo en un desarrollo económico y social a partir de ese momento en el cultivo del tomate y que todavía, como antes se citaba en la anterior, en el anterior debate, sigue siendo uno de los principales elementos de la economía de ese sector, en ese sector.

Sin embargo, el segundo problema, el del aislamiento territorial, el de considerar que La Aldea es una isla dentro de la isla, no se había solucionado todavía en aquel momento. Se empezó a estudiar, allá por el año 1864, un primer estudio de carretera para unir Las Palmas con La Aldea, y además se hacía por la zona del centro, no por Agaete. Ya en 1894, en un segundo estudio, se planteó que la carretera del norte fuera por Agaete, y así se realizaría posteriormente. La realización, sin embargo, desde esa fecha, de 1894, hasta el 23 de octubre de 1917, cuando se formula un primer presupuesto de gastos para observar el terreno y el discurrir de esa carretera, no tendría lugar. Hay que esperar un cuarto de siglo más, hay que esperar hasta 1955 para ver culminado ese proyecto. En definitiva, como antes decía la portavoz de Coalición Canaria, 85 años después apareció terminada esa carretera.

Está claro que mientras tanto el pueblo permanecía incomunicado por tierra con el resto de la isla. Ese trazado de 32 km, de 6 metros de ancho, que daba lugar a una de las mayores inversiones del Estado de aquella época.

Muchos años han pasado ya y muchos años después se sigue reivindicando romper el aislacionismo que padece La Aldea.

Por este motivo, el Grupo Socialista pidió la semana pasada una comparecencia del consejero Berriel en la comisión correspondiente, a la cual no pude asistir pero me sustituyó mi compañero, el doctor Morera, que decía esto, y creo que es importante, porque al final, al final lo importante es ver lo que sucede con las personas que van o son de La Aldea o tienen que ir a La Aldea; y decía: "señor consejero, hablar de la carretera de La Aldea con cifras y fechas es necesario, pero muy frío, entender la necesidad de los aldeanos es algo más profundo que números y calendarios. Es algo que quizás no podemos entender los que no vivimos allí". Decía el doctor Morera: "yo trabajé una etapa de mi vida en La Aldea, de hecho fue mi primer destino profesional. Iba y venía todos los días desde Guía. Quisiera contarles tres experiencias que sensibilizan mi actitud para este proyecto y que me gustaría que les sensibilizaran a ustedes. La primera era verme a las siete y veinticinco de la mañana en invierno, un día, en el tramo del Andén Verde, dirección a La Aldea, lloviendo, con un pinchazo, intentando cambiar la rueda de aquel Honda Civic, arrimadito a los quitamiedos del tramo. Fue una experiencia inolvidable. La segunda es del primer enfermo que me vi obligado a trasladar urgentemente desde La Aldea al Hospital del Pino. Era un paciente intoxicado por organofosforados, que es un elemento de los pesticidas que se utilizan en los cultivos, en este caso en los tomateros. El paciente presentaba una arritmia que fue imposible controlar en el centro de salud. Su frecuencia cardiaca era de 35 pulsaciones. Imagínense mi angustia metiendo a ese paciente en una ambulancia no medicalizada -era el año 93- para un viaje de no menos de una hora con 35 latidos por minuto. Pues imagínense la del paciente durante ese viaje esperando el siguiente latido de su corazón. La última vivencia fue la de recibir en el Hospital del Pino a un joven surfista trasladado desde La Aldea con la sospecha de una lesión medular por una fractura vertebral. La tenía. Una fractura vertebral en una ambulancia en un tramo de casi 30 km con 350 curvas. Es para publicarlo en los anales del transporte sanitario".

Decía esto mi compañero la semana pasada en la comparecencia que le habíamos solicitado al consejero de Política Territorial y responsable de esta carretera y del resto de las carreteras de Canarias. Y le decíamos que tenía que ser sensible con este problema, porque a quienes tienen estas vivencias a diario, que son los que viven allí, les resulta muy duro y debemos comprenderlas. Era un caso, el que ponía el doctor Morera, de su vivencia personal, pero es que los que viven allí las tienen todos los días.

Por lo tanto, ¿qué es lo que tenemos o qué es lo que pedimos? Queremos considerar que esa carretera tenga el carácter prioritario, es prioridad. Se lleva reivindicando una vez más, igual que la vez anterior, 85 años, gente que nació y murió y durante todo ese tiempo no vio la carretera. Ahora esperamos que los que iniciaron en los años 90 esa reivindicación la vean culminada próximamente. Pero estamos hablando ya de veintitantos años, de 24 años, desde principio de los años 90, 24 años. Es decir, es un tiempo que yo creo que se merecen que culminen y tengamos esa carretera ya terminada. Se lo merecen los aldeanos, se lo merecen los grancanarios y se lo merecen todos los canarios.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Emilio Mayoral, del Grupo Parlamentario Socialista.

Finalmente, por el Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías.

De nuevo un saludo a los que nos acompañan en la tribuna y un saludo especial al Foro Aldeano, que está por ahí, que les saludé antes, y al Movimiento asociativo también, Vecinal de La Aldea.

Vamos a ver, la necesidad de la carretera es indiscutible. Cierto es que lo comprenden más los que la sufren, los que la conocen, los que la transitan, pero también hay que decir que se ha logrado trasladar lo que representa la actual vía al conjunto de la sociedad grancanaria y yo diría que también al conjunto de la sociedad canaria. Y esto es mérito de la gente de La Aldea -de su ayuntamiento, de sus movimientos sociales-, porque no es fácil colocar en la mente del conjunto de la sociedad canaria la importancia de esta vía.

Hemos logrado además, en esta época en la que el rifirrafe domina, donde las disputas están por encima de los acuerdos, el que hayamos generado un amplio consenso sobre esta obra y su prioridad. En el pueblo es más sencillo, es más razonable, pero lo hemos hecho también en Gran Canaria, hemos promovido en el cabildo insular, desde Nueva Canarias, una iniciativa que ha sido apoyada unánimemente. Y además no es una iniciativa en abstracto, dice esa iniciativa que la obra prioritaria de infraestructuras de Gran Canaria es la carretera de La Aldea y que es urgente acabar el tramo de El Risco a La Aldea ya, por seguridad, porque económicamente es relevante y porque incluso las obras ejecutadas pudieran deteriorarse si no se culminan debidamente.

De forma que consenso en La Aldea, consenso en Gran Canaria. Para que los de otras islas nos entiendan y en la que nos encontramos, la carretera de La Aldea es para Gran Canaria lo que el anillo insular es para Tenerife, para que me entiendan. Por lo tanto, consenso en Gran Canaria, pero consenso también aquí, y aquí es el más difícil de los consensos, ¿no?, el del Parlamento, el de todas las islas, el de todo el pueblo de Canarias. Y yo quiero reconocer y agradecer el esfuerzo de todos los grupos y del consejero, porque les tengo que decir -no está aquí, seguro que estará trabajando-. El consejero entiende esto, se sabe esto, se preocupa por esto. Esta PNL, en la parte más conflictiva, la hemos redactado conjuntamente y es bueno, aunque no esté hoy, que se lo reconozcamos, y que le apoyemos para conseguir los cuartos para finalizar este tramo, que es a lo que vamos.

¿Qué dice esta PNL? Esto que he comentado, esta es la carretera prioritaria de Gran Canaria. No hay discusión política, no hay debate, estamos todos de acuerdo, todos los esfuerzos para culminar esta fase y para incorporar la siguiente en el nuevo convenio. Todos los esfuerzos. Recuerdo cuando el que preside hoy esta Cámara era consejero de Obras Públicas y encargó en el año 2000, siendo yo presidente del Gobierno, el proyecto. Han pasado diez años desde que se da el verdadero pistoletazo de salida, que es cuando encarga el proyecto.

Estamos hablando de una obra importante, relevante, costosa, estratégica. Toca culminar esta fase como sea. Necesitamos, para hablar claro, 50 millones entre el año 13, 14 y 15, 50 millones, y tienen que salir de donde sea. Ideal, razonable y sensato es que salieran del convenio Canarias-Estado, que para eso está. Está para que el Gobierno de España, cumpliendo con sus obligaciones y no regalando nada, haga un esfuerzo en inversiones en infraestructuras en esta tierra y concretamente en materia de carreteras, que ha sido duramente recortado. De manera que hay que insistir al Gobierno de España, hay que exigir a la ministra el cumplimiento del convenio y, de manera especial, de esta obra, a la que se comprometió públicamente cuando inauguraba Puerto Rico-Mogán hace escasamente mes y medio. Esa exigencia tiene que estar.

Pero sabemos que los tiempos en política son los tiempos y aquí hemos colocado una frase relevante en esta PNL y que el consejero y el que les habla, pues, contribuyeron a hacerla posible: si por las razones que sea el convenio no capta los recursos pertinentes y debidos, hay que arbitrar cualquier mecanismo para financiar esta obra. El que sea, el que permita el Derecho, el que permitan las reglas. Y esto es importante porque ahora se da una circunstancia -yo sé que lo utilizo con bastante frecuencia porque sé la importancia que tiene-, y es la flexibilización de los objetivos del déficit. Yo sostengo que esos recursos los va a disponer el Gobierno, que para eso tiene esa potestad y tiene el apoyo parlamentario pertinente, pero una de las claves será dedicar una parte a inversión. Y conociendo la estructura de inversión, la dinámica, de aquí a final de año habría que invertir ese dinero. Y yo les aseguro, porque conozco la estructura, porque hemos escuchado al consejero, que el departamento con capacidad para ejecutar inversiones seguras, rápidas y contundentes es el departamento de Obras Públicas, porque las tiene contratadas, porque las tiene paradas. La capacidad de inversión del Gobierno en los cinco meses que van a quedar del año presupuestario va a ser escasa, exceptuando en las obras ya adjudicadas y en marcha, y en el caso de carreteras tiene una gran oportunidad. Por lo tanto, hay que apoyar al consejero para, si no funciona la vía del convenio, que no parece fácil, consigamos las perras de otro sitio, y la flexibilización del déficit es una oportunidad.

Sé que no es fácil pero es perfectamente posible. En Gran Canaria, en inversiones en carreteras, 50 millones en tres años. Eso cabe en los estrechos números del Gobierno, cabe. Se trata de que lo interioricen, se trata de que el consejero que tiene proyectadas las obras simbólicas de cada territorio haga o le hagan, digamos, el caso suficiente.

Y añado diciendo dos cuestiones. En La Aldea hay un 40% de paro, el 57% de los parados no recibe prestación. Su actividad económica más importante es el tomate -antes nos referíamos a ello-. Es un municipio aislado, la carretera no solamente es seguridad, que es el primero de los parámetros, sino es futuro, es oportunidad de desarrollo. Si no hiciéramos las tareas sobre el tomate y si no hiciéramos tareas sobre las comunicaciones, esa comarca lo va a pasar mal, pero también les garantizo: esa comarca va a pelear, porque lo ha hecho toda la vida y lo va a hacer ahora si fuera de nuevo necesario.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, gracias, don Román Rodríguez.

Sí, señorías, vayan ocupando sus escaños para votar la proposición no de ley de los Grupos Parlamentarios Popular, Nacionalista Canario, Socialista Canario y Mixto, sobre la carretera de La Aldea-Agaete, en Gran Canaria. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 50 presentes; 50 a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad.

(Aplausos.)

Bien. En nombre de todos, quiero agradecer la presencia del señor alcalde, los miembros de la corporación municipal de La Aldea de San Nicolás de Tolentino, todos los representantes de los distintos sectores y subsectores. Agradecerles su presencia aquí esta mañana y desearles, como seguro que habrán apreciado que se lo deseamos todos, que estos acuerdos unánimes de esta mañana sean pronto una realidad, no solo para el bien de La Aldea y de Gran Canaria, sino de toda Canarias.

Muchísimas gracias.

(Aplausos.)

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas