Diario de Sesiones 94/2013, de fecha 16/10/2013 - Punto 5

· 8L/C-1203 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre el informe presentado por la Unesco en relación a las prospecciones petrolíferas en aguas próximas a Canarias.

El señor presidente: Concluidas las preguntas que quedaban pendientes desde ayer, seguimos con las comparecencias. Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre el informe presentado por la Unesco en relación con las prospecciones petrolíferas en aguas próximas a Canarias.

Don David de la Hoz.

El señor De la Hoz Fernández: Buenos días. Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

La verdad es que tener que hablar después de la comunicación del Gobierno sobre los Presupuestos Generales del Estado no es fácil, ¿no?; y es que volver a recordar y confirmar los datos del maltrato en el Presupuesto con esta tierra y la indiferencia e injusticia con la que se relaciona este Gobierno de España con Canarias hace tremendamente complicado captar la atención de sus señorías y de los medios de comunicación y, por ende, de la sociedad canaria. Sociedad canaria que tiene en su agenda, en su ranking de prioridades o preocupaciones, la generación de empleo o la recuperación económica. En fin, de esto ya se ha debatido y a mí en este caso me toca poner énfasis y traer al debate lo que también es una preocupación para nuestra sociedad, especialmente para los vecinos y vecinas o habitantes de la isla de Lanzarote y Fuerteventura.

Me toca volver a poner en evidencia la falta de respeto, la nula capacidad de empatía y de diálogo con esta tierra que muestra el Gobierno del Partido Popular en relación con las prospecciones petrolíferas. Concretamente, hemos solicitado la comparecencia del Gobierno para que valore el informe presentado por la Unesco o, si ustedes prefieren, el informe sobre la incidencia de las prospecciones petrolíferas en las aguas orientales del archipiélago canario. Señorías, hoy seguramente oiremos en este atril que de qué informe estamos hablando, que dicho informe ni siquiera se votó, que no tiene nada que ver con la Unesco o que quienes lo redactaron carecen de la entidad o rigor científico. Pues bien, señorías, quisiera hacerles algunas consideraciones y compartir algunos datos en esta primera intervención antes de entrar a valorar el informe.

Es en 1946 cuando Naciones Unidas crea la Unesco y a su vez la Unesco promueve entre otras acciones los programas Hombre y Biosfera para fomentar la declaración de reservas de la biosfera en todo el mundo. En concreto, la secretaría del Programa MaB -Hombre y Biosfera- está ubicada en la sede de la Unesco en París y es en 1975 cuando España crea su propio Programa MaB. Este programa es un órgano adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno del Estado español; que dicho Programa MaB español tiene un Consejo Científico propio; que este Consejo Científico tiene entre sus funciones y objetivos el de evaluar y analizar las diferentes situaciones desde la perspectiva ambiental y humana; que dicho Consejo Científico del Comité MaB español redactó, el pasado 19 de septiembre de 2013, un informe titulado Incidencia de las prospecciones petrolíferas en las islas orientales del archipiélago canario. Este informe describe los valores ambientales de Canarias y evalúa los posibles impactos del proyecto de Repsol sobre diversas áreas, entre los que destacan algunos como los posibles impactos ambientales de las prospecciones y la calidad de sus aguas o la economía y el modelo de desarrollo.

Señorías, me gustaría resaltar que este informe tiene su origen en la solicitud por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente al Consejo Científico del Programa MaB español para que este realizara una valoración sobre el proyecto petrolífero de Repsol y del señor ministro de Industria. Este informe describe los valores ambientales de Canarias, especialmente los de las islas de Lanzarote y Fuerteventura, y que, como ya saben sus señorías, ambas islas están declaradas reservas de la biosfera, no solo su territorio terrestre sino también las aguas que las rodean y a su vez las unen.

Como ya he dicho, este informe evalúa los posibles impactos del proyecto de Repsol sobre las diferentes áreas, entre las que se destacan la calidad del agua, la economía y el modelo de desarrollo.

Señorías, por si alguno tenía alguna duda, el informe es un informe científico y no una declaración política, que no busca un posicionamiento ni a favor ni en contra de las prospecciones. Pero si alguna de sus señorías lo ha leído llegará seguramente a la misma conclusión o a las mismas conclusiones a las que he llegado yo, que no es otra que es que el informe rechaza de pleno las prospecciones petrolíferas en las costas cercanas a Canarias.

Como ya comenté y para finalizar esta primera intervención, quisiera volver a insistir en que este informe fue un encargo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente al Consejo Científico del Programa MaB español; que dicho informe fue presentado, en primer lugar, en el Consejo Científico, donde, por un total consenso por parte de todos sus miembros, lo elevó posteriormente al comité MaB, donde están representados además de numerosos científicos tres ministerios del Gobierno de España: el Ministerio de Medio Ambiente, Economía e Industria.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don David de la Hoz.

Por parte del Gobierno, el señor consejero de Obras Públicas y Transportes.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente. Señorías, buenos días.

Señoría, el informe encargado -como ha reconocido su señoría- por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente fue aprobado unánimemente por el Consejo Científico el día 19 de septiembre de 2013 y asumido también por la totalidad de los miembros del comité MaB, una treintena de miembros, también íntegramente el pasado 24 de septiembre, en cuya sesión estuvieron presentes los miembros de los tres ministerios representados, es decir, Medio Ambiente, Economía e Industria y Turismo.

El informe no pretende ser una declaración de impacto ambiental ni se posiciona a favor o en contra de las prospecciones. Es un informe exclusivamente científico que refleja de forma clara y concisa los posibles efectos que sobre los ecosistemas y la biodiversidad tienen las perforaciones autorizadas por el Gobierno de España frente a las costas de las islas de Fuerteventura y Lanzarote.

Pero permítanme, señorías, recordarles que el Programa sobre el Hombre y la Biosfera, el Programa MaB de la Unesco, es un programa científico e intergubernamental que busca establecer una base científica con el fin de mejorar la relación global de las personas con su entorno. Puesto en marcha a principios de la década de los setenta, el MaB propone una agenda de investigación interdisciplinaria y de fomento de la capacidad centrada en las dimensiones ecológicas, sociales y económicas de la pérdida de la biodiversidad y de su reducción.

En el caso de España, como miembro de pleno derecho de la Unesco, se viene desarrollando una intensa labor para la puesta en práctica de los fines y objetivos del Programa MaB, al que están adheridos 117 países. Esta labor, desarrollada en España por el Comité español del programa MaB desde su creación en 1975, en el seno de la Comisión Española de Cooperación con la Unesco, desarrolla su función como órgano colegiado interministerial de naturaleza consultiva, adscrito al ministerio competente en materia de medio ambiente, ahora el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, pero en el que están también representados, como hemos dicho aquí, el ministerio competente en materia de economía y el de Industria y Turismo en materia de turismo y, dentro del Comité MaB, como órgano de asesoramiento, se constituyó el Consejo Científico.

De acuerdo con el informe elaborado por el Consejo Científico y aprobado por el Comité MaB de la Unesco en España, los impactos que las prospecciones de hidrocarburos pudieran tener sobre el medio en el que se desarrollan pueden ser de muy diferentes tipos.

La perforación en sí, es decir, sin tener en cuenta ningún derrame, la perforación en sí puede tener efectos sobre los ecosistemas de los fondos marinos, que podrían ocasionar también contaminación en zonas alejadas del lugar donde se sitúa la infraestructura.

Además los vertidos de hidrocarburos pueden generar afecciones en los ecosistemas, en la flora marina y costera, en especial animales marinos, la avifauna, la pesca, etcétera.

Veamos los impactos generados por las perforaciones con base a numerosa bibliografía que aquí se destaca. Estos impactos responden, por una parte, a la destrucción de comunidades marinas situadas en la zona de instalación de las infraestructuras por una acción mecánica y, por otra, al movimiento de los restos de las perforaciones, los detritus, que afectan no solo a esas comunidades sino también a otras situadas incluso a kilómetros de distancia.

Al inicio de las perforaciones se utilizan lodos de compactación para ejercer presión sobre las posibles bolsas de hidrocarburos y evitar posibles explosiones. Estos lodos contienen cantidades variables de sulfato de bario y otros compuestos químicos y polímeros. Los residuos de la perforación vertidos al mar, junto a los restos de lodo, contaminan los fondos con metales pesados: con mercurio, cromo, cadmio, plomo, etcétera.

La contaminación producida por la perforación, además de modificar la dinámica sedimentaria, influye negativamente sobre la fauna y flora marina. Se estima que los vertidos de hidrocarburos pueden generar tres tipos de efectos: los efectos directos letales que se producen al ponerse en contacto directo el organismo con el vertido sin necesidad de llegar a su ingestión, que produce la mortalidad al impedir la respiración o modificar la resistencia térmica; los efectos directos subletales, por ingestión de los hidrocarburos por el organismo sin llegar a producir su muerte pero sí generando modificaciones de naturaleza genética, bioquímica o fisiológica; y los efectos indirectos, dado que las alteraciones de la biología de los organismos pueden provocar cambios en la estructura de las comunidades ecológicas y, en consecuencia, en las interacciones que puedan existir.

Sobre los animales marinos, el grupo de investigación Biogen de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha analizado el efecto que los supuestos vertidos de hidrocarburos podrían tener sobre los distintos grupos de las especies marinas.

La Unidad de Ciencias Marinas de la Universidad de La Laguna ha centrado gran parte de sus trabajos de investigación en el estudio de los cetáceos y peces. En el informe se recogen consideraciones basadas en sus trabajos con las afecciones a las comunidades de corales, la incidencia negativa sobre los crustáceos, en las especies de moluscos, sobre la avifauna y en relación con los mamíferos, especialmente en los cetáceos, así como la contaminación acústica, química y orgánica que afectaría a las tortugas.

Sobre la pesca, los peces son, sin duda, el grupo de fauna marina vertebrada más abundante que también sufriría importantes impactos, con las consiguientes repercusiones en la pesca. Los hidrocarburos son muy tóxicos para los huevos de los peces, si bien las larvas tienen mayor resistencia. De los huevos contaminados nacen peces anormales. El efecto de la contaminación se puede traducir en cambios en los metabolismos de lípidos, con acumulación de grasas en hígado y otros tejidos.

Por otra parte, los sonidos generados por las prospecciones producen cambios en el comportamiento de peces, que pudieran ser desde daños físicos a corta distancia a desplazamientos no habituales para eludirlos, incluso a varios kilómetros, o ser menos accesibles a las artes de pesca. Se ha observado una reducción de la captura de peces asociada a las prospecciones sísmicas, que varía dependiendo de la especie y de la distancia al foco.

Sobre la flora marina y la costera, la contaminación con hidrocarburos puede producir una pérdida de transparencia de la capa superficial del agua, afectando a la capacidad fotosintética del fitoplancton, reduciendo, por tanto, la aportación del oxígeno y la producción primaria en el mar. En consecuencia, se ve afectada la cadena trófica con el impacto negativo correspondiente en la fauna y flora.

La gran biodiversidad existente en el fitoplancton hace que el nivel de impacto varíe de unas especies a otras. En todo caso, el contacto con el petróleo lleva, de forma más o menos lenta, a la muerte o bien a un retraso en su desarrollo y crecimiento. La perturbación de la fotosíntesis afecta a una gran cantidad de comunidades, caso de las macroalgas, abundantes en estas islas. Sus densas poblaciones forman ecosistemas marinos muy productivos que dan cobijo a infinidad de especies marinas, función que se vería igualmente afectada.

Una eventual contaminación de la costa con hidrocarburos generaría impacto sobre líquenes de las costas rocosas, plantas costeras y saladares.

En el caso de los espacios de las especies protegidas, un eventual derrame de hidrocarburos podría afectar a espacios naturales protegidos de Canarias, figuras de protección incluidas en la Red Natura, zonas de especial conservación, zonas de especial protección para las aves, sitios Ramsar, reservas marinas de interés pesquero y zonas ecológicamente sensibles al tráfico marino. Nuestros mares, les recuerdo, han sido declarados zona especialmente sensibles por la Organización Marítima Internacional. La totalidad terrestre de las dos islas y la franja marina que las circunda son reservas de la biosfera que se verían dañadas. Podrían verse afectadas especies incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, Catálogo Canario de Especies Protegidas, especies silvestres en régimen de protección especial y Directiva Hábitats.

Sobre la calidad de las aguas, señorías, un eventual derrame de hidrocarburos podría tener consecuencias de dimensiones incalculables para el abastecimiento de agua a la población de estas islas, pues prácticamente la totalidad del agua de abasto de Fuerteventura y Lanzarote procede, como ustedes saben, de la desalación de agua de mar. Igualmente se verían afectadas las aguas depuradas, ya que su procedencia es también de agua desalinizada.

Sobre la economía y el modelo de desarrollo, señorías, las islas de Fuerteventura, Lanzarote e igualmente las restantes del archipiélago han apostado por un modelo de desarrollo sostenible, potenciando la conservación del medio ambiente, su uso sostenible, la incorporación progresiva de energías renovables, etcétera. Su economía está basada en gran medida en el sector turístico, reorientándolo hacia un turismo responsable. Accidentes, derrames de hidrocarburos, podrían afectar, como se ha visto, a la biodiversidad en estas islas, a su patrimonio natural y, en definitiva, a este sector, no solo al interés medioambiental, sino también al sol y a la playa por las posibles contaminaciones de las playas. Contaminación, señorías, que, dada la dinámica contrastada, podría afectar a la totalidad del archipiélago.

Nada más. Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Domingo Berriel.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia, don Fabián Martín.

El señor Martín Martín (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente. Buenos días, señores diputados.

Estamos hablando, en este caso, de un informe que ha sido tremendamente comentado a nivel mediático en las últimas semanas, sobre todo porque, partiendo de una premisa, que nadie pone en duda, las conclusiones de un dosier de esta naturaleza, lo cierto es que algunos miembros del Comité MaB y en concreto su presidente, Basilio Rada, que es director de Parques Nacionales, aseveró en un medio de comunicación que este documento no se sometió a aprobación y que ni siquiera la Unesco tiene conocimiento de él.

Más allá de esto, que también ha de ser aclarado no solamente por el presidente sino por los miembros que supuestamente votaron y que probablemente tendrían la voluntad de elevar a la Unesco para su conocimiento este documento, más allá de eso, como le decía anteriormente, este es un dosier dividido en cinco puntos interesantes y que yo creo que nadie va a poner en discusión.

El primero hace un recorrido por cuál ha sido el acontecer en los últimos tiempos a nivel administrativo de esta cuestión, pasa seguidamente a valorar las virtudes desde el punto de vista ecológico y medioambiental de Lanzarote y de Fuerteventura, para terminar llegando a una conclusión, sucinta por otra parte, referida a la peligrosidad de que las explotaciones o las prospecciones petrolíferas se pongan en marcha.

Pero a este diputado del Partido de Independientes de Lanzarote le gustaría poner de nuevo en la mesa política, más allá de que todos unánimemente estemos de acuerdo, porque es obvio, desde el punto de vista técnico y científico, que estas prospecciones, en caso de que puedan llevarse a cabo y en caso de que produzcan derrame, lógicamente van a tener una influencia negativa en el medio ambiente, más allá de eso, me gustaría referirme, a mi entender, al punto más atractivo de este documento, y es a los antecedentes. ¿Por qué? Porque en los antecedentes se habla de dos cuestiones, dos ámbitos, sobre los que quiero incidir una vez más, que son el jurídico y el medioambiental.

Sobre el medioambiental, este dosier no hace más que incidir en una prueba evidente, una prueba clara, una prueba contrastada, pero yo creo que de lo que nadie se ha preocupado es de que precisamente hay que buscar en el Real Decreto 547/2012 el hecho de que se aseguren todas las garantías medioambientales. Creo que debemos estar más preocupados de que toda la tramitación cumpla, entre otras, las leyes de evaluación de impacto ambiental o la Directiva 92/43 más que estar aportando documentación que de por sí no creo que preste mayor ayuda aunque pueda redundar.

Y otro es el aspecto jurídico, sobre el que ya hice alguna pregunta en algún pleno de esta sede parlamentaria y sobre el que desgraciadamente el Gobierno de Canarias viene perdiendo la razón una tras otra sentencia.

El señor presidente: Muchas gracias, don Fabián Martín.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, doña Belinda Ramírez.

La señora Ramírez Espinosa: Gracias, señor presidente. Muy buenos días, señorías.

Yo me temo, señor consejero, señorías, que la sensibilidad de algunos para con esta tierra es tan escasa que ya sabemos de antemano que por muchos informes que se emitan y por mucha documentación que venga a confirmar los riesgos y los daños que pueden causar las prospecciones petrolíferas siempre habrá alguien que intente ningunearlos. Y sencillamente porque no les importan en absoluto los efectos negativos que puedan tener sobre nuestra economía y sobre nuestro modelo de desarrollo. La destrucción de las comunidades marinas, la contaminación de los fondos marinos, incluso la mortalidad o los diversos daños y las modificaciones genéticas, las alteraciones, en definitiva, de todo el ecosistema marino les dan exactamente igual. El riesgo al que se someten nuestros espacios protegidos les da exactamente igual. Les da exactamente igual el impacto que pueda tener sobre la pesca, un subsector tan importante para Canarias por las familias que viven de la pesca, pero también les da exactamente igual, ni siquiera se inmutan.

Y todavía más, parece que les dan también exactamente igual las consecuencias de un eventual derrame para el abastecimiento de agua. Parece mentira que haya que recordarles a sus señorías que las islas de Lanzarote y Fuerteventura se abastecen en casi un 100% del agua desalada, pero les importa bien poco.

Y fíjense, señorías, hasta que punto les da igual que por lo primero que se han preocupado en cuanto ha salido este informe ha sido por buscar algún resquicio al que agarrarse para negar su existencia. Ni siquiera se han preocupado de hacer una valoración sobre las conclusiones del mismo sino que la primera reacción del Partido Popular ha sido hacer declaraciones diciendo que el informe no existe y que ni siquiera la Unesco lo reconoce. Incluso han hecho declaraciones más allá, haciendo referencia a que todo es consecuencia de una guerra contra el petróleo de los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura. A ver si se enteran, señorías del Partido Popular, de que esa guerra, como ustedes la llaman, no hace más que reflejar la preocupación y el sentir de la inmensa mayoría de la población canaria. Así que no intenten reducir este problema a una cuestión política, porque esto es un reclamo de la ciudadanía y es a esa inmensa mayoría a la que tienen ustedes que escuchar, señorías del Partido Popular. Escuchar y no engañar, como han estado haciendo un día sí y otro también, argumentando que las prospecciones crearán puestos de trabajo o incluso que Canarias se beneficiaría con un porcentaje de los ingresos por las extracciones. Todo han sido mentiras, porque además ha sido el mismo Gobierno central el que ha reconocido que Canarias no recibirá ni un ingreso por la extracción del petróleo.

Así que hagan el favor, señorías del Partido Popular, de adquirir algo de cordura en este tema y aplíquese el cuento de la coherencia, esa coherencia que tanto ustedes reclaman, porque cada vez son más los canarios y las canarias que están en contra de las prospecciones, porque ya no les convencen sus argumentos, porque son argumentos basados en mentiras.

Yo espero que en un futuro esto no pese en su conciencia, y se lo digo sinceramente. Así que espero que hagan caso a lo que les pide Canarias y defiendan su tierra y, si no saben cómo hacerlo, pídanle...

El señor presidente: Muchas gracias, doña Belinda.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Manuel Fernández González.

El señor Fernández González: Señorías.

Con tres minutos para rebatir todo un catálogo de todos los riesgos del mundo mundial y de todo el universo es difícil argumentar.

Yo no creo que el señor Berriel, que es un hombre que yo lo considero inteligente y preparado, se crea ni una sola palabra de lo que dijo aquí. ¡Ni una, ni una! Es como cuando se lee usted un prospecto de medicina y deja de tomarla porque la cantidad de cosas que le pueden afectar a usted lo matan totalmente y no tiene supervivencia alguna.

Mire usted, yo es que voy a los hechos. El tema este en primer lugar. Es inadmisible, es impresentable, es increíble, que un organismo tan serio como la Unesco dé un dictamen de suprimir las prospecciones, dos prospecciones, de petróleo a 60 km de Fuerteventura y se olvide en la misma zona de más de 100 prospecciones autorizadas, de más de 1.100 extracciones en todo el mar del Norte funcionando, más de 1.000, más 900 prospecciones anuales que se hacen en todo el mundo, más todo el Oriente Medio, toda la parte de América del Sur, etcétera, etcétera. Y solamente le preocupan a la Unesco dos prospecciones, porque aquí unos ecologistas van, hacen un informe, lo ponen sobre la mesa y este es el resultado. ¡No nos creamos tremendo disparate! No nos creamos tremendo disparate.

Aquí se han dicho cosas como que afecta a la pesca. Pero, bueno, ¿afecte a la pesca qué?: ¿y lo que va a hacer Marruecos no afecta a la misma pesca, a los mismos fondos, a la misma naturaleza, a todo también? ¿No afecta? ¡Y ahí no nos importa nada! ¿Qué intereses tenemos en Marruecos y no los tenemos en España, que es beneficio para nosotros? ¿Yo me voy a quedar aquí impasible ante que Marruecos se lleve toda la riqueza y nosotros aquí ya tranquilos porque España no coge riqueza alguna...?

Mire, señora socialista, no es el Gobierno del Partido Popular quien autorizó las prospecciones: ¡el Gobierno del Partido Socialista autorizó las prospecciones en Mallorca, en Huelva, en Málaga, en el norte de España, todas! ¡El Partido Socialista de Zapatero! O sea, que no venga usted ahora preocupada con las autorizadas en esta, que fueron las únicas que dejó sobre la mesa por la cobardía de Zapatero, porque no era un hombre responsable de Estado. Nada más que por eso lo dejó sobre la mesa.

Y, vamos a ver, ¿qué pasa con el parque de Doñana, que está enfrente de Huelva, donde están las prospecciones también allí?, ¿qué pasa con este tema? ¿Pero de qué estamos hablando aquí cuando hablamos de prospecciones? ¿Sabe lo que es, usted, lo que es una prospección, lo que se iba a hacer allí?

Mire, no tengo más tiempo de decir lo que tenía que decir, porque tengo aquí apuntadas las 15 mentiras claras, que no tengo tiempo de decirlas, claras, de manipulación de los grupos que apoyan contra las prospecciones, que son impresentables. Cada una de ellas no tiene ni el más mínimo rigor científico de nada.

¿Sabe usted lo que significa...? Mire, vaya usted a las Teresitas, coja una botella de arena, ponga dentro medio litro de aceite, coja la botella, pinche con una jeringuilla y saldrá si acaso una gota de aceite fuera, si acaso. Pero si esa misma arena está comprimida, no sale ni una sola gota de aceite, ¡ni una sola!

En prospecciones, en lo que son prospecciones, no existe un solo incidente a nivel mundial, no existe en prospecciones. No existe, no existe. Y en lo que son extracciones, el único que, en México, el del golfo de México, por unas condiciones muy singulares, que no tengo tiempo tampoco de explicarlas. Los accidentes petroleros, el piche, todo eso que ustedes llaman, son barcos, barcos que naufragan...

El señor presidente: Muchas gracias, don Manuel.

El señor Fernández González: ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Don Manuel...

El señor Fernández González: ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Don Manuel, por favor, concluya. Concluya, por favor.

El señor Fernández González: ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Don Manuel...

El señor Fernández González: ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Don Manuel, por favor.

El señor Fernández González: ...(Sin micrófono.)

(Rumores en la sala.)

El señor presidente: Don David de la Hoz, Grupo Nacionalista Canario.

Señorías, por favor, que después tienen prisa para comer.

El señor De la Hoz Fernández: Gracias, presidente.

Yo la verdad es que, si solo mirara en clave partidista y visionando las elecciones del 2015, le cedería mis diez minutos al portavoz del Partido Popular, porque cuanto más hable, mejor para las formaciones que defendemos lo que nos están pidiendo los ciudadanos de Canarias, que es un no rotundo a las prospecciones frente a las costas de Canarias... (Rumores en la sala.)

El señor presidente: Señorías, yo les ruego que guardemos las formas. Una cosa es alguna vez esporádicamente pasa algo, pero esto aquí es sistemáticamente -no digo que sea la misma persona-, interrumpiendo al orador. ¡Por favor!

Continúe, don David.

El señor De la Hoz Fernández: En fin, señorías, ya sé que para alguna de sus señorías este tema puede resultar incómodo, incluso cansino, y que defender lo indefendible cada día les hace, se les hace más cuesta arriba. Supongo que todo esto será por la disciplina espartana que los dirigentes del Partido Popular mantienen en torno al presidente de los populares en Canarias y hoy, a la par, ministro de Industria, Energía y Turismo.

Ya sabemos cómo la posición y el discurso del Partido Popular en este tema varía dependiendo de los intereses que se defiendan; es decir, algunas comunidades defienden el interés de sus ciudadanos, como ocurre en las comunidades de Baleares o Valencia, y en otras no. Desconozco los intereses que defiende el Partido Popular de Canarias, aunque me los puedo imaginar.

Resulta que la posición del Partido Popular en Baleares o en Valencia es que allí no pero en Canarias sí. Una de las justificaciones del Partido Popular en Canarias es que en Canarias sí porque hay más petróleo que en Baleares. Esto lo llegó a afirmar un alto responsable del Partido Popular en Canarias. Pero yo me pregunto: ¿no nos dice el ministro que no se sabe si existe petróleo? ¿En qué quedamos?, ¿sabemos o no sabemos que existe?

Bueno, también el Partido Popular defiende que en Baleares no, que allí no se puede, porque su economía está basada en el turismo y se podría ver afectada. ¡Ah!, como diría un profesor mío uruguayo que tuve en la universidad: lógico, lógico. Y yo me pregunto, a los diputados y diputadas del Partido Popular: ¿en Canarias nuestra economía no está basada en el turismo?

Por cierto, los apoyos del sector empresarial internacional, con referidas muestras de apoyo de todos los sectores internacionales turísticos, del Reino Unido, Alemania, Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Estonia, que le han remitido carta al señor ministro oponiéndose a este proyecto de prospecciones... Cierto, lo tengo aquí y cuando quiera se lo hago llegar a su correo, señor diputado. Claro, nos llegan a vender que es lógico que en Baleares no porque donde se proyectan las prospecciones es una zona de gran riqueza ambiental y se podría ver afectada esa gran biodiversidad. ¡Ah, claro, lógico! No solo lo entiendo sino que además lo comparto, pero lo que no entiendo y no parece muy lógico, y por supuesto no comparto, es el posicionamiento de defensa a ultranza de un proyecto que no beneficia en nada a Canarias, en nada -ni en generación de empleo ni en generación de riqueza-, pero que, sin embargo, sí que puede poner en peligro no solo nuestro gran tesoro ambiental sino nuestro modelo de desarrollo basado en el turismo responsable y sostenible.

Me gustaría detenerme un segundo para explicar en qué se beneficiaría Canarias de la posible extracción del crudo en las aguas canarias y para ello voy a leer a sus señorías la respuesta que le da el Gobierno de España a una pregunta de un diputado de Izquierda Unida, el señor Centella, en el Congreso de los Diputados. A la pregunta que hace el diputado de Izquierda Unida, que dice: "El Gobierno ha autorizado a la compañía Repsol a efectuar prospecciones petrolíferas en nueve áreas marinas, etcétera, ¿en caso de hallarse petróleo, qué porcentaje del valor del petróleo extraído sería recaudado por el Estado?, ¿qué porcentaje de tal recaudación destinaría a Canarias el Gobierno?, ¿cuántos puestos de trabajo estima el Gobierno que crearán solamente las prospecciones petrolíferas que llevará a cabo Repsol?, ¿y la explotación de extracción del posible yacimiento?", ¿saben cuál es la respuesta? Esta. Es muy escueta, pero muy clarificadora: "La recaudación por impuestos especiales nunca podrá determinarse a priori, ya que la misma no depende del petróleo extraído sino de los productos que se obtengan del refino de este producto. La tributación está condicionada al destino que se dé a estos productos, exportación o mercado nacional, y dentro de este entre destino de la Península e islas Baleares y el resto del territorio español. Si el destino es la Península e islas Baleares, dependerá de su uso final, con impuestos o con exenciones o con tipo unificado. No obstante, de la recaudación final que se produzca las islas Canarias recibirán la parte que la normativa sobre financiación establezca la normativa reguladora de los impuestos que gravan estos productos". Es decir, nada de nada.

¿Qué está defendiendo el Partido Popular en Canarias, qué intereses representa? El beneficio principal del posible petróleo extraído es para las multinacionales que realizan las extracciones. Nos han venido vendiendo que es interés general de España, que es el interés general de una empresa española, como es Repsol. Mire usted, Repsol no es española, más del 50% de las acciones están en manos extranjeras, tributan en paraísos fiscales, tienen múltiples denuncias por malas prácticas ambientales y de derechos humanos en muchos países de Latinoamérica. Esa es la que ustedes defienden, a una multinacional que evade sus impuestos en paraísos fiscales. Y si no se beneficia nada en Canarias, ¿qué están defendiendo una y otra vez como si les fuera la vida?

Me gustaría que tomaran ejemplo de algunos compañeros, diputados y diputadas, del Partido Popular en Baleares y que defendieran esta tierra por encima de los intereses especulativos de las multinacionales extractoras del crudo.

Nos llegan a vender que en Baleares no porque donde se proyectan las prospecciones es una zona de gran riqueza ambiental, como les decía, y yo les pregunto si aquí no tenemos esa gran riqueza ambiental.

Nos llegan a decir que, claro, que en Canarias sí y en Baleares no, porque, claro, si no lo extraemos nosotros, se lo llevará Marruecos, nos dicen. ¿Nosotros?, ¿a quién se refieren con nosotros? Se referirán a las multinacionales como Repsol, que según algunos informes, como les decía, opera en paraísos fiscales y tiene múltiples denuncias por malas prácticas. Por lo tanto, no sé a lo que se refieren ustedes con eso de "nosotros".

También sabemos cómo los representantes de las petroleras y del Partido Popular en Canarias han utilizado muchos y varios argumentos para justificar y poner en valor las bondades de las prospecciones frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura o sus múltiples estrategias mediáticas, que haberlas haylas, señor Fernández. Han pasado de la posición de defensa del interés general de España hasta la virtud de las prospecciones por la generación de empleo e incluso recuerdo a algún dirigente del Partido Popular que llegó a manifestar, en un pleno municipal -escuchen bien-, que las prospecciones serían buenas, serían muy buenas para el turismo, porque bajaría el precio del combustible de los aviones y vendrían más turistas a Canarias. ¡Hasta esas barbaridades llegó a decir un dirigente en un pleno municipal en la isla de Lanzarote!

En fin, señorías, la verdad es que me he comido todo el tiempo y no he hecho alusión al informe, ya lo ha hecho el señor consejero, pero hay dos cuestiones que preocupan en ese informe o por lo menos me preocupan, que es el comportamiento de las masas de agua en el entorno de Canarias y los posibles impactos de los ecosistemas y su biodiversidad.

Sin más, contestarle al portavoz del Grupo Mixto, que efectivamente el informe no se votó. Claro que no se votó, no hizo falta votarse, se aprobó por asentimiento de todos sus miembros. E igual se llevó al comité y pasó lo mismo. Y en ese comité no solo había científicos sino había tres representantes de tres diferentes ministerios: el de Medio Ambiente, el de Economía y el de Industria, y todos asintieron e hicieron suyo este informe.

Y si me permiten una broma a los compañeros y compañeras del Partido Popular, cuando el señor Berriel decía que se podía ver afectada la pesca y, en fin, los huevos de los peces, etcétera, etcétera, yo me reía en mi escaño porque decía que a menos peces menos gaviotas. Así que tengan cuidado.

El señor presidente: Muchas gracias, don David.

Por el Gobierno, señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial, don Domingo Berriel.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente.

Señorías, la comparecencia estaba, efectivamente, pedida para traer aquí la conclusión de un informe científico, avalado por más de 20 científicos que conforman el Consejo Científico del Comité MaB y aprobado por el Comité MaB, diga lo que diga quien lo diga, sobre todo para salvar su cabeza con posterioridad. Pero lo cierto y verdad es que ni este informe ni los 16 informes que se llevaron el mismo día al Comité MaB no se votó ninguno, porque este tipo de informes no se suelen votar, por la sencilla razón de que suelen estar tan claros que no hay nadie que les ponga ninguna enmienda ni que tenga nada que alegar contra el informe. Por tanto, el informe se aprobó por unanimidad porque se aceptó absolutamente todo su contenido, tanto por el Comité MaB, que son 40 representantes de ese orden, como en el Consejo Científico lo fue por los 20 científicos que conformaron el informe, que asumieron el informe. Por tanto, querer quitarle ahora valor al informe porque se votó o no se votó me parece que, bueno, que eso no tiene ninguna cuestión.

Todas las conclusiones del informe, desde la una hasta la otra, se refieren a dos tipos de impacto que son muy importantes. Uno de ellos, el más peligroso, se refiere a los eventuales accidentes, a los que luego me referiré, pero es que hay otro muy claro que hemos comentado aquí, que no se refiere a ningún accidente, sino a los impactos que necesariamente se producen cuando se están haciendo los trabajos de perforación.

No he entendido muy bien eso de la botella y la gota de aceite y la jeringa, no lo he entendido bien, porque normalmente en estas cosas lo que importa físicamente es la presión diferencial y lógicamente lo que pasó y lo que ha pasado siempre en este tipo de perforaciones, sobre todo si son profundas, es que efectivamente en el fondo del mar, a 2.000 metros de altura, hay nada más y nada menos que 200 kilos de presión de agua, claro, pero en el petróleo que está debajo hay 400 o 500 o 1.000, y, por tanto, lo importante es que esa presión diferencial es la que hace que sea inútil toda la masa que se ponga encima.

Es una pena, es una pena que no les hubiera dado usted esas clases a quienes trataron de parar en BP, a todos los técnicos que pudieron reunir en el mundo, para que diseñaran rápidamente y tardaron meses en poder preparar algo para que obturara un depósito que estaba a una profundidad aproximadamente igual, similar, a la que aquí, en la que aquí se pretende hacer la prospección.

El informe ha puesto de relieve una cantidad de impactos que se producen cuando se está haciendo la perforación. Por cierto, hay dos cuestiones de investigación que se hacen primero, que seguramente se habrán hecho ya, que la compañía no ha evaluado y no ha dicho qué i mpacto han tenido, pero es que la exploración sísmica que se ha hecho o se ha tenido que hacer también ha tenido que producir ya sus impactos y esos impactos tienen que analizarse y traerse a colación. Si se han hecho esas exploraciones en 2D y en 3D de la geofísica, hay que saber qué consecuencias han tenido en la fauna marina sobre todo.

Pero es que los que tienen lugar cuando están las perforaciones están claros, se han determinado aquí. El informe cita más de 40 publicaciones especializadas de científicos bastantes reconocidos en ese campo, cita precisamente más de 40 publicaciones. Por tanto, nada de lo que ahí se dice es mentira ni deja de ser mentira, son cuestiones científicas, técnicas, que están ahí. Hay un impacto solo por el hecho de abrir las prospecciones sin que aparezca el petróleo muy considerable con motivo precisamente de los materiales que se utilizan para poder llevar a cabo esas perforaciones y por la técnica que se utiliza para poder llevar a cabo esas perforaciones.

Pero, cuando se aquí se habla de forma frívola de que, bueno, de que algún accidente y casi todo ha sido por barcos, la realidad de las cosas es que en treinta años se han producido más de treinta accidentes importantes, es decir, más de uno por año de promedio. De esos treinta accidentes que se han producido del orden de la mitad se ha producido en las propias plantas perforadoras, en las plantas, en las propias plataformas petrolíferas. Los más peligrosos, los más peligrosos, lógicamente, son los que se producen a grandes profundidades, en mares abiertos, como va a ser este de aquí. La Deepwater Horizon, como aquí hemos tenido oportunidad de traer ya varias veces, en el golfo de México, se tardó muchísimo, como digo, en poderla obturar. Esta imagen la hemos traído porque yo creo que ha dado la vuelta al mundo. Esto era imposible de contener por quienes tienen las mejores tecnologías del mundo y quienes tienen el poder económico más grande del mundo no pudieron evitar que casi un millón de toneladas de crudo se vertieran en esas costas. Durante los treinta derrames que se han producido se han vertido al mar más de 6.500.000 toneladas de crudo, que han producido los mayores desastres ecológicos de la tierra. Por tanto, no podemos frivolizar con eso. ¿Ese riesgo a cambio de qué?, es lo que decimos.

Y ese riesgo es el que pone de manifiesto este y cualquier informe, porque no estamos hablando siquiera de plataformas para extraer petróleo en aguas someras, que es una técnica relativamente más conocida y más manejable; estamos hablando de algo peligrosísimo. De algo que, si no de forma así peligrosa, en aguas mucho más someras se impide y el Partido Popular es comprensivo porque alza la voz en Mallorca, en Baleares, en Valencia, en Málaga. Aquí resulta que miramos para otro lado: ¿pero qué clase de defensa de Canarias es esa? ¿Para qué?, ¿para qué?, ¿a dónde va a ir?, ¿para qué ese riesgo? Ese riesgo es infinito, es muy grande, puede suceder. Solo con que exista ese riesgo y no hay ningún beneficio, yo creo que no habría más que hablar. ¿Para qué, para que se enriquezcan unos accionistas de Repsol, que no se sabe ni dónde están ni dónde tienen el dinero?, ¿para eso? ¿O algunos empleados de Repsol o algunos que pretenden ser empleados de Repsol? (Aplausos.) Para eso no, para eso no. Esa es la realidad, la realidad de las cosas.

Claro que hay también riesgo en la navegación. ¿Pero dónde se produce más navegación, donde un barco pasa de vez en cuando en una navegación determinada o donde se va a cargar el combustible, donde precisamente afluyen todos los barcos? ¿Dónde hay más aviones, en el espacio o cerca de los aeropuertos? Pues precisamente donde hay más concentración de barcos petroleros es donde más riesgo hay de que el barco petrolero tenga una colisión o tenga cualquier problema.

Pero además le voy a decir, mire, precisamente por lo que pueden ser de vulnerables las islas frente a un accidente de un petrolero se consiguió, después de mucho esfuerzo, que las aguas del archipiélago canario fueran reconocidas por la Organización Marítima Internacional como espacio o mar especialmente sensible, y a partir de ahí hay unas normas estrictas de navegación y de utilización de cascos para poder pasar cerca de las costas de Canarias con un petrolero. Precisamente por eso. Y este tipo de actividades tira por tierra toda esa prevención, absolutamente toda.

La otra cuestión a la que siempre se alude es, "Marruecos lo va a hacer, por qué nosotros no". Pues eso es responsabilidad del Estado, lo he dicho aquí muchas veces. La obligación de que se cumplan las leyes que tienen que preservar la contaminación transfronteriza es de los Estados, no nuestra, no del Gobierno de Canarias, que no tenemos competencia en eso. Claro está que cómo le vamos a pedir al Estado que exija que esas prospecciones no se hagan si es el Estado precisamente el que quiere hacerlas; cómo le vas a decir a Marruecos, "oye, no hagas esas prospecciones ahí, hazlas en otro lado", cuando precisamente provocas que las hagan ahí por una cuestión incluso de soberanía, cuando es España la que ya en el año 2001, siendo presidente Aznar, dio estas autorizaciones.

El informe no entra en las cuestiones jurídicas. Por eso yo tampoco voy a entrar ahora aquí, porque aquí lo que se ha hecho es un gran fraude de ley, es decir, es convalidar una parte del decreto del año 2001, nada más y nada menos. Ese recorrido, aunque efectivamente se han perdido algunas batallas, ese recorrido todavía está por escribir. Así que ya lo veremos.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Domingo Berriel.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1203 Sobre -Gobierno-, sobre el informe presentado por la UNESCO en relación a las prospecciones petrolíferas en aguas próximas a Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico