Diario de Sesiones 96/2013, de fecha 29/10/2013
Punto 16

· 8L/PO/P-1146 Pregunta de la señora diputada doña María Teresa Pulido García, del Grupo Parlamentario Popular, sobre continuidad del Instituto Tecnológico de Canarias, dirigida a la señora consejera de Empleo, Industria y Comercio.

El señor presidente: Siguiente pregunta -señorías-, siguiente pregunta: de la señora diputada doña María Teresa Pulido García, del Grupo Parlamentario Popular, a la señora consejera de Empleo, Industria y Comercio.

Doña Maite Pulido.

La señora Pulido García (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Saludar a los representantes del ITC que nos acompañan hoy.

Señora consejera, en su momento dijo usted que el Instituto Tecnológico de Canarias sería viable sí o sí. A día de hoy, con los datos que el consejo de administración ha transmitido al Comité Intercentros en las últimas semanas sobre un ERE de 83 trabajadores, le pregunto: ¿sigue apostando su departamento por la continuidad del ITC?

El señor presidente: Muchas gracias, doña Maite Pulido.

Señora consejera, doña Francisca Luengo, señora consejera de Empleo, Industria y Comercio.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Luengo Orol) (Desde su escaño): Gracias, presidente.

El Gobierno de Canarias y mi departamento apuestan por el desarrollo de la actividad de I+D+i, su imbricación en el tejido empresarial canario, que es el objetivo del ITC.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Francisca Luengo, señora consejera.

Doña Maite Pulido.

La señora Pulido García (Desde su escaño): Señora consejera, con la segunda mayor tasa de paro de todo el territorio español, con el escándalo del uso inapropiado de los fondos del PIEC, en ventanas con mando a distancia, es lamentable que usted, consejera de Empleo de Canarias y miembro del Partido Socialista Obrero, Obrero Español, vaya a ejecutar finalmente este ERE de 83 trabajadores, más costoso que la oferta hecha por los propios empleados, dispuestos a bajarse el sueldo un 20% más. Desde el 2008, los nacionalistas, decididos a asfixiar al ITC a favor de la Agencia Canaria de Investigación, un organismo al servicio del presidente Rivero y que no es más que un echadero político, que el PSOE, el PSOE, su partido, criticó duramente entonces y que ahora no sabemos ni qué piensa, señora consejera, de la agencia canaria.

El Grupo Popular dijo entonces que no se podían duplicar empresas públicas, coincidimos con el Consejo Consultivo, y hoy pensamos que es temerario permitir que se estén perdiendo proyectos europeos a pesar del esfuerzo inmenso de los trabajadores, que están luchando por conseguir ayudas europeas para proyectos que vienen de interés para Canarias. Más ahora cuando la I+D+i va a tener más fondos en Europa.

Una de las pocas empresas públicas canarias que funciona, que se ha conformado a lo largo de veinte años y cuyo principal activo son los recursos humanos y la consejera de Empleo del Partido Socialista, una vez más, haciendo de tonta útil de los nacionalistas, pretende liquidar.

Su gestión al frente del ITC, como presidenta del consejo de administración, demuestra una falta de seriedad total. Intenta estirar los tiempos desde que este escándalo saltó a los medios, pero lo que ocurre es que ni usted ni su partido tienen entidad suficiente para evitar el estrangulamiento de Hacienda al ITC.

Señora Luengo, usted va a pasar a la historia como la consejera de Empleo que ha bajado el sueldo a los trabajadores del ITC para, con ese 1.800.000 euros, despedir a 83 de sus compañeros. Espero que rectifique, señora Luengo...

El señor presidente: Muchas gracias, doña Maite Pulido.

Señora consejera de Empleo, Industria y Comercio, doña Francisca Luengo.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Luengo Orol) (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Del ITC, el Partido Socialista Obrero Español tiene dos cuestiones con el ITC: primero, que lo creó, y no ha tenido participación hasta ahora en que lo va a salvar. Esa es la posición del Partido Socialista Obrero Español con el ITC... (Comentarios desde los escaños.)

El señor presidente: Sí, señorías, por favor.

Continúe, continúe.

La señora consejera de Empleo, Industria y Comercio (Luengo Orol) (Desde su escaño): En aquella época, el Partido Socialista Obrero Español tenía muy claro, como lo tenemos ahora, que apostar por la innovación, por el desarrollo, beneficia al progreso de Canarias e incluso a reducir la pobreza en Canarias. Del devenir posterior a la creación yo creo que usted debe dar más cuenta que esta consejera. Del crecimiento del personal de esta empresa probablemente sepa usted más que yo y más que cualquier miembro del Partido Socialista Obrero Español. Y no le quiero dar datos, me voy a abstener, porque no quiero ir en la misma línea que acostumbra el Partido Popular en este Parlamento, pero los tengo.

Pero, mire, a diferencia de ustedes, no me quiero amparar en herencias. Estoy gobernando, soy la consejera actual del Partido Socialista Obrero Español, pero en pacto de gobierno. Tengo una tarea de gobierno, una tarea de gobierno, y la tarea de gobierno es apostar por la innovación, por el desarrollo y por la investigación. Y ese objetivo del Gobierno esta consejera lo va a defender, mejor que ustedes.

Dos. Y como llevo demostrando desde que estoy al frente de la consejería, en empleo, en industria y en energía voy a buscar soluciones. Gestión, claro que es gestión, y voy a dar soluciones. Hoy el Gobierno de Canarias, es verdad que nos enfrentamos a la viabilidad de una empresa públic a deficitaria, claro que sí. Le aseguro que esta consejera, vamos a dar solución sin poner en peligro ese objetivo del Gobierno por el que apostamos, que es el desarrollo de la I+D+i, con el menor perjuicio a los trabajadores. Téngalo eso por seguro y clarísimo en esta Cámara.

Yo le diría a usted: ¿qué solución propone usted que no sea manipular el sufrimiento de los trabajadores, a esos que usted cita ahora, que no tiene ninguna propuesta para que se mantengan, y manipular y...?

El señor presidente: Muchas gracias, señora consejera.

Siguiente pregunta, del señor diputado don Javier... (Rumores en la sala.)

¡Señorías...! Señorías, por favor, señorías, les ruego silencio, por favor.

Continuamos.