Diario de Sesiones 98/2013, de fecha 12/11/2013 - Punto 22

· 8L/PPL-0012 Debate de toma en consideración. Proposición de Ley, del Grupo Parlamentario Popular, Canaria del Trabajo Autónomo.

El señor presidente: Proposición de Ley, del Grupo Parlamentario Popular, Canaria del Trabajo Autónomo.

Hay que dar lectura de la posición del Gobierno respecto al proyecto.

El señor secretario primero (González Hernández): "Considerando que corresponde al Gobierno manifestar su criterio respecto a la toma en consideración de las proposiciones de ley, así como su conformidad o no a su tramitación si implica aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios, de acuerdo con el artículo 138.2 del Reglamento del Parlamento de Canarias.

Por todo lo expuesto, el Gobierno, tras deliberar, a iniciativa de la consejera de Empleo, Industria y Comercio y a propuesta del presidente, acuerda manifestar su criterio favorable a la toma en consideración y a la tramitación de la proposición de Ley, del Grupo Parlamentario Popular, Canaria del Trabajo Autónomo (PPL-2), sin perjuicio de que el contenido de la misma sea modificado durante la tramitación parlamentaria.

Se expide en Santa Cruz de Tenerife, a 29 de octubre de 2013."

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel González.

Don Jorge Rodríguez, por el Grupo Parlamentario Popular, para la proposición de ley, tiene la palabra.

El señor Rodríguez Pérez: Señor presidente. Señorías.

La importancia de la actividad autónoma se manifiesta en el hecho constatado del gran número de personas que están insertas en este colectivo y en la importante labor que desempeñan los trabajadores autónomos para la productividad de nuestra comunidad autónoma, para nuestra tierra, siendo, como es en realidad, el principal agente en la creación de riqueza y en la generación de empleo. Solo en la Comunidad Autónoma de Canarias, señorías, se contabilizan o se han contabilizado, al mes de agosto de 2013, 105.500 autónomos, casi un 17% del total de afiliados al régimen de la Seguridad Social.

Esta proposición de ley que presenta el Grupo Parlamentario Popular está más que justificada. En primer lugar, por el propio Estatuto de Autonomía de Canarias; en segundo lugar, por la propia Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo a nivel nacional; y, en tercer lugar -y en estos momentos seguramente lo más importante-, por la situación desesperada que hoy vive este colectivo, que representa el 80% del tejido empresarial y productivo canario, el 18% de nuestro PIB -de nuestro Producto Interior Bruto-.

Efectivamente, lo dije, la situación es grave. Desde el 2008 a la actualidad se han destruido nada menos que 11.000 empleos de autónomos, ocho de cada diez trabajadores canarios por cuenta propia son mileuristas y el 76% de los trabajadores por cuenta propia de Canarias se han visto afectados de pleno, de lleno por la crisis que nos asola. Nueve de cada diez autónomos no prevé contratar a nadie en lo que resta de año. Y se valoran como principales causas de su precaria situación el aumento de la morosidad y la dificultad para acceder al crédito, a los créditos, porque solo a un 16% de los autónomos que han pedido un crédito se les ha terminado por conceder. Son datos que maneja la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos.

El texto de la iniciativa que viene a debate en esta Cámara, impulsado por el Grupo Parlamentario Popular, está pactado con la organización que acabo de citar y que representa al mundo del autónomo. Es esta proposición de ley el reconocimiento -por primera vez en esta comunidad- de la realidad del trabajo autónomo desde la perspectiva global y que responde a muchas de las cuestiones que este colectivo ha venido planteando a lo largo de muchos años.

Bien saben todas sus señorías que el Partido Popular, a través del grupo parlamentario, ha venido batallando en esta Cámara desde el inicio de la legislatura para que las leyes, las políticas públicas, las sensibilidades y hasta la propia mentalidad del Gobierno y los compromisos de las administraciones respondan a estas necesidades del trabajo autónomo, de modo que la configuración de este texto supone, a nuestro juicio, un paso adelante muy significativo. Por tanto, abordamos, señorías, este trámite parlamentario con la satisfacción de estar haciendo un buen servicio a un sector que es determinante de nuestra economía y de nuestra vida social.

El texto de la proposición de ley que trae el Grupo Parlamentario Popular a esta Cámara está integrado por 5 títulos, 34 artículos, 4 disposiciones adicionales y, cómo no, una disposición final.

Pero esta proposición de ley -y lo quiero resaltar- reconoce de entrada, de entrada, desde su inicio, la importancia de la capacidad emprendedora de los individuos. El nacimiento de esta ley, señorías, si así sus señorías la aceptan, supondría la expresión de la convicción de esta Cámara, de la convicción de las fuerzas políticas, de que una sociedad para prosperar, para progresar, para avanzar, para generar riqueza, necesita que haya gente que arriesgue, que tenga ideas, que tenga la capacidad de poner en marcha sus propios negocios. La proposición de ley apuesta por esta capacidad emprendedora.

En estos momentos, señorías, el autónomo tiene presencia en todos los sectores de la sociedad, en todos los sectores económicos. Tiene una capacidad y una iniciativa que son muy importantes y que, desde nuestro punto de vista, forma una parte fundamental, es un eslabón fundamental en la cadena, en el entramado económico y social de nuestra comunidad. Ya es hora, por tanto, de que hablemos del autónomo en positivo.

Hoy es el tiempo de los autónomos, hoy es el tiempo de reconocer socialmente su esfuerzo, su trabajo y también su contribución a la creación de empleo, a la creación de riqueza, a la creación de bienestar social para el conjunto de la sociedad canaria. Y este reconocimiento, señorías, debe ser cosa de todos: de esta Cámara y, si fuera posible, por unanimidad.

Señorías, esta ley, si llega a ser vigente porque ustedes así lo decidan, apoyará sin tregua la iniciativa empresarial, el espíritu emprendedor, la creación de empleo. Como comunidad autónoma, señorías, necesitamos más y mejores emprendedores, capaces de desenvolverse en un mundo cambiante, en un mundo cada vez más competitivo.

Esta ley futura, si así ustedes lo deciden, se pretende que esté junto a ellos, a su lado, y va a asegurarles uno a uno los nutrientes que necesita la pequeña empresa para nacer, para desarrollarse y ser competitiva dentro de la economía, dentro del mercado, porque hoy, en el mundo en que vivimos, los valores que reivindican el riesgo y la iniciativa son fundamentales para mantener el crecimiento económico y para garantizar la cohesión social.

Señorías, el autónomo y las microempresas son los emprendedores que más aguantan cuando hay una situación de crisis. No deslocalizan, su actividad económica va muy ligada al lugar donde está ubicada y, por tanto, ayudan a configurar una trama social, una trama social potente, consolidada, y con una actividad que tiene mucho de empeño y mucho de innovación. Todos estos valores que las grandes empresas no tienen y que, sin embargo, sí tienen los pequeños emprendedores, las microempresas y los autónomos, y son valores que necesitan mucho más reconocimiento, por tanto.

Es por eso que el Grupo Parlamentario Popular considera prioritario que esta Cámara inicie los trámites para la aprobación de este texto legislativo. No se puede dar la espalda a uno de los principales motores esenciales de la creación de riqueza y de la creación de empleo en Canarias. Es imprescindible para la reactivación de nuestra economía contar con un sector como el de los autónomos, que superen sus dificultades y que puedan pensar en la creación de empleo o cuando menos en no cerrar más empresas.

Se trata, lo repito, de un sector estratégico, que no quiere ver el Gobierno, que se empeña en darle la espalda y que resulta que es -los autónomos- el eslabón más débil de la cadena económica y social, como tantos sectores, especialmente nuestros comerciantes, nuestros taxistas o la construcción, que tanto se ven afectados por la situación de crisis.

Desde el Partido Popular, desde el Grupo Parlamentario Popular, se defiende la labor del autónomo y le ofrecemos un apoyo sin condiciones, un apoyo sincero y un apoyo constante. Hay que cuidar a los autónomos, hay que protegerlos y hay que ayudarlos, exactamente lo contrario de lo que está haciendo el Gobierno de Canarias en plena crisis económica y exactamente lo que pretende la ley, la proposición, la iniciativa que hoy traemos a debate en esta Cámara.

Y lo que hoy propone con esta proposición de ley el Grupo Parlamentario Popular es una política con mayúsculas a favor del trabajador autónomo. Lo que hoy proponemos es una mayor ambición, una mayor iniciativa para impulsar la actividad, el trabajo de los autónomos. Lo que hoy proponemos es una mayor garantía para la continuidad y para la consolidación de sus pequeñas empresas. Lo que hoy proponemos es una mayor eficacia en la actuación de la Administración autonómica para con este sector y para garantizar un empleo de más calidad en nuestra comunidad autónoma.

En resumen, señorías, creemos en el Grupo Parlamentario Popular que es necesaria y urgente una ley del trabajo autónomo de Canarias, porque es una exigencia de adaptación a nuestra comunidad autónoma de lo que es el estatuto de ámbito estatal y porque debe servir para completarlo e incluso complementarlo y mejorarlo. Esta ley viene a regular las políticas de apoyo, las políticas de fomento de la actividad del trabajador autónomo en la Comunidad Autónoma de Canarias, con el objeto de impulsar su actividad y garantizar su continuidad y su consolidación. A diferencia de la que debatíamos esta mañana, estamos aquí hablando del eslabón más esencial que tiene la actividad económica en Canarias, la auténtica actividad económica desarrollada por el trabajador por cuenta propia. Lo que debatimos esta mañana no es más que lo mismo que ahora tenemos, no es más que repetir la misma capacidad organizativa que tiene ya la CEOE de Tenerife, la Confederación Canaria de Empresarios de Las Palmas, la Cámara de Comercio de Tenerife, la Cámara de Comercio de Las Palmas. Es más de lo mismo. Aquí estamos reconociendo, repito, con mayúsculas la actividad del trabajador autónomo. Y precisamente porque queremos reconocerlo, porque queremos exaltarlo, porque queremos resaltar la actividad que viene desarrollando, esta iniciativa tiene todo el sentido del mundo para que sus señorías la apoyen y la apoyen sin condicionamientos.

Nada más, señorías, y muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Jorge Rodríguez.

Grupos parlamentarios. Grupo Parlamentario Mixto, doña Carmen Hernández.

La señora Hernández Jorge: Buenas tardes, señoras y señores diputados. Gracias, señor presidente. Medios de comunicación.

Debatimos una propuesta, una proposición de ley del Grupo Popular, sobre una Ley Canaria de Trabajo Autónomo. Compartimos plenamente el relato que viene incorporado en la exposición de motivos. Creo que es incuestionable el valor que han tenido siempre y que siguen teniendo hoy los autónomos en lo que es la creación de riqueza y el mantenimiento del empleo en un periodo de crisis especialmente complicado, y más cuando observamos los datos y el peso que tiene el trabajo autónomo en la economía canaria o incluso cuando vemos -según los datos del propio Instituto Nacional de Estadística- el peso que tiene en la estructura empresarial canaria la figura jurídica de los autónomos. Por tanto, estamos totalmente de acuerdo.

Las cifras que también se manejan desde el INE hablan de que el número de trabajadores por cuenta propia ha aumentado en 2012 a nivel del Estado y también en Canarias. El Ministerio de Empleo y de Seguridad Social publica anualmente el perfil de los trabajadores autónomos por territorios y, a 31 de diciembre de 2012, el perfil mayoritario en España y en Canarias es el de un autónomo del sector servicios, sin asalariados a su cargo, con una sola actividad, hombre, varón, entre 40 y 54 años, aunque con una importante presencia entre los jóvenes entre 25 y 39, de nacionalidad española, que llevan cinco o más años en su negocio y que cotizan por la base mínima de cotización, que es un elemento al que luego haré referencia, porque nos parece importante la oportunidad de esa ley para mejorar esa situación. Hablamos de un marco normativo que tendrá que engancharse o colgarse del marco estatal y que, por tanto, desde esa realidad, que es la nueva ley de emprendeduría y autónomos del Estado, pues, tendrá que aportar lo que pueda aportar al perfil del trabajador autónomo canario, que tiene algunas singularidades.

No voy a repetirme, aunque tiene mucho que ver con la exposición de esta tarde, con lo que dije esta mañana, de que realmente esta crisis profunda está provocando una importante destrucción en el tejido empresarial -hablaba esta mañana de 12.156 empresas en Canarias-, y, por tanto, sabemos, todos somos conscientes de que para salir de la crisis y para generar empleo, pues, hay que ir mucho más allá de una ley que apoya al trabajador autónomo o que apoya la emprendeduría. Necesitamos unas leyes que vayan mucho más allá y necesitamos financiación, así como que haya realmente una demanda, para colocar, para que realmente el bien y el servicio que genere el autónomo, pues, tenga colocación en el mercado.

Creemos que hay algunos aspectos que debe contener cualquier ley que quisiéramos apoyar en relación a los autónomos, y que recoge esta propuesta y que nos parecen muy importantes, como acabar con las trabas burocráticas en las diferentes administraciones competentes, favoreciendo la ventanilla única -fundamental, la ventanilla única-, y además avanzar hacia el modelo anglosajón -que ya se están haciendo algunos pinitos en Canarias-, que es que las empresas operan con una declaración jurada de que cumplen la normativa y que cuando llega la inspección, pues, simplemente, si no cumple, se les sanciona, pero no tienen que estar esperando a las licencias pertinentes para abrir su actividad. De manera que no ocurra, como ya ocurre, que para, por ejemplo, poner un pequeño negocio de venta de perritos calientes -por cierto, un negocio que ha sido a lo largo de la historia un importante negocio en época de crisis-, pues, tengan unos trámites burocráticos poco menos que como si fueras a poner, pues, una central térmica.

También incorporar, como se ha hecho en la ley estatal, la tarifa plana, esos 50 euros durante los seis primeros meses para los nuevos autónomos. La responsabilidad limitada, que también lo cita esta propuesta de ley, nos parece una figura muy importante, según la cual la responsabilidad que se deriva de las deudas contraídas no afectará a la vivienda habitual del empresario. Terrible ver a algunos autónomos en este momento de crisis, que se han dejado la vida intentando sacar para adelante su pequeño negocio, su pequeña cafetería, panadería o su pequeño taller de chapa y pintura, y que, pues, las deudas les aplastan y que ven peligrar su propia vivienda. Por tanto, nos parece muy oportuno, si de verdad queremos favorecer que los jóvenes que quieran iniciar una experiencia como autónomos se animen.

Y también incorporar aspectos que creo no haber visto en la ley -ahora tengo la duda de si lo vi aquí o en la estatal-, que es lo de la segunda oportunidad. Se podrán pactar quitas de hasta un 25% de los créditos y moratorias de hasta tres años.

Hay un capítulo importantísimo en esta propuesta de ley que tiene que ver con la fiscalidad. Nosotros entendemos que esto habrá que estudiarlo con tranquilidad y ver si realmente las propuestas de incentivos fiscales van a cumplir el objetivo, y, por tanto, no nos vamos a referir a ellas. Sí creemos que es una ley que se parece en ciertos aspectos a la andaluza y creemos que aterriza más que la que vimos esta mañana en aspectos más concretos. Es verdad que la propuesta del Partido Socialista y del partido nacionalista era una propuesta más ambiciosa, iba más allá que lo que es el apoyo explícito, claro y con un solo objetivo, que es apoyar y favorecer el trabajo autónomo, pero nos parece que esta propuesta de hoy, que tiene similitudes con la de esta mañana, pues, aterriza más en la realidad y propone aspectos concretos.

Nos parece también muy interesante la creación del Consejo Canario del Trabajo Autónomo -también aparecía en la ley de esta mañana-. El artículo 26 recoge el portal Canarias Emprende, nos parece también una apuesta importante. El reconocimiento al apoyo a la innovación, cuando hablamos de favorecer nuevos proyectos, apostar por aquellos que aporten innovación.

No terminamos de compartir esa idea de que, en una ley que lo que busca es apoyar a los autónomos que ya existen y promocionar o promover nuevos proyectos autónomos, incluyamos a los colectivos de exclusión social. ¿Por qué?, porque sabemos que son colectivos que tienen serias dificultades de inserción laboral hasta en etapas de bonanza económica, por su perfil social, por su perfil formativo. Son personas con dificultades para la inserción, suelen tener falta de formación, les suele faltar la cualificación y entendemos que el colectivo de personas en situación de exclusión social tiene una mayor facilidad de incorporarse al mundo laboral a través de las empresas de inserción. Que podría ser algo a estudiar en esta ley, pues, algún capítulo en donde tenga encaje, por el perfil personal, este colectivo a través de las empresas de inserción.

Simplemente, para acabar, decir que, aunque la ley parezca centrada en crear nuevos autónomos, nosotros entendemos que es muy importante apoyar a los autónomos que llevan mucho tiempo trabajando. Y nos preocupan las futuras cotizaciones, que sabemos que son irrisorias. Según datos del Ministerio de Empleo, el 93,3% de los autónomos canarios cotizan lo mínimo. Esto sabemos que va a tener consecuencias muy negativas en el futuro de estas personas y, por tanto, nos parece que es un aspecto que, dentro de las competencias que tiene Canarias, pues, si pudiéramos mejorar en esta ley, para favorecer que se mejore la cotización de estos autónomos y que puedan tener luego una jubilación, pues, más digna.

Gracias.

El señor presidente: Muchísimas gracias, doña Carmen Hernández.

Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Ignacio Álvaro Lavandera.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias, señor presidente. Buenas tardes a todos.

¿Por dónde empezar, señorías? Bueno, pues, voy a empezar diciendo que el autónomo no es un sector, como se ha dicho aquí, es un régimen especial de la Seguridad Social. Lo ha dicho usted en varias veces. Sí, sí, lo ha dicho; si no, bueno, ahí está el Diario de Sesiones.

Lo que quiero empezar diciendo es que lamento la posición destructiva que se ha tenido por parte del Grupo Popular hacia la proposición de ley que se debatió durante la sesión de la mañana. Hay muchas cuestiones, desde luego, que no puedo compartir y sí me gustaría hacer referencia, ¿no?

Dicen ustedes que es una especie de carrera por apuntarse el tanto y, sinceramente, creo que lo deseable hubiese sido el consenso antes de la presentación de esta ley. Me consta que el proponente por parte de Coalición Canaria hizo el ofrecimiento al Partido Popular, al Grupo Popular, para que fuéramos todos juntos en una proposición no de ley y ustedes lo que hacen es, tres días después, registrar una para, pues, marcarse algún tanto. Digo lo que escucha y, si no, se lo repito. Lo hacen por política destructiva y de propaganda.

Después también no se puede decir, que critican de la ley que proponemos esta mañana que establece el criterio de caja del IGIC, o que habla del criterio de caja del IGIC, y ustedes por la tarde debaten otra ley que también, en otro artículo, habla del criterio de caja del IGIC. Me parece que por lo menos se podían haber callado esa crítica.

En cuanto a la coherencia. Mire, la coherencia de las políticas, mire...

Sí, sí (Ante los comentarios que se efectúan desde los escaños del GP Popular).

¿Señor presidente?

El señor presidente: Miren, vamos a ver, señorías, evidentemente, a quien está en el uso de la palabra no se le puede interrumpir, pero quien está en el uso de la palabra -lo dice el Reglamento también- no puede establecer diálogos particulares con sus señorías, sino pronunciar un discurso, pronunciar su posición.

Así que, por favor, vamos a ver si entre todos volvemos al orden.

Muchas gracias.

Don Ignacio, por favor.

El señor Álvaro Lavandera: Gracias.

Critican que se cree un consejo, lo critican por la mañana, pero por la tarde también defienden una ley en la que se crea otro consejo. Critican que, en la ley que se propone por la mañana, se hable de un informe de impacto empresarial cuando ustedes proponen que el consejo, por la tarde, tenga que emitir un dictamen con carácter facultativo en la elaboración de decretos y reglamentos en materia de políticas de apoyo y fomento al trabajador autónomo, tenga que emitir informe con carácter preceptivo en las modificaciones que pudieran afectar a esta ley, tenga que emitir, con carácter facultativo, en las políticas públicas en el ámbito de la comunidad autónoma en todo lo que tenga que ver con respecto al autónomo, etcétera, etcétera, etcétera. Esas son críticas a veces incoherentes.

Son tan incoherentes que por un lado se erigen en defensores del trabajador autónomo y de la pequeña y mediana empresa, pero por otro lado promueven la libertad de la actividad comercial, que es la que afecta al pequeño y mediano comercio, en estas islas y en cualquier territorio de España.

En definitiva, yo sí les pediría empezar de cero, resetearse y empezar de cero para al final buscar un consenso entre todos.

Bueno, también critican que no se especifiquen determinadas acciones, pero ustedes lo único que tienen en su proposición de ley es, "se buscarán incentivos", "se buscarán bonificaciones", "se buscarán tal, se buscarán cual", pero tampoco se especifica mucho. Y si quiere se las leo, ¿eh?: "se establecerán bonificaciones", "se promoverá una rebaja en el impuesto de sociedades para pymes" -impuesto de sociedades sobre el que no tenemos competencias-, "se reducirá el impuesto para que tengan derecho a percibir subvenciones" -y no dice en qué cuantía-, "se incrementarán las deducciones del IRPF para mayores de 45 años y otros colectivos" -no dice en qué cuantía-, "se reducirá el impuesto de sucesiones y donaciones" -no dice en qué cuantía-. En general también son muchas las cuestiones que, como en la otra ley, evidentemente tiene que verse en un desarrollo posterior reglamentario. Y eso es lógico y es obvio. Lo que molesta es que lo critiquen de una ley pero, sin embargo, no lo quieran ver en la suya.

Mire, lo que sí compartimos, evidentemente, porque eso está más que contrastado, es que los principales problemas de las pymes, tengan la forma que tengan, sean personas físicas, como los trabajadores autónomos, sean sociedades anónimas, sociedades limitadas, sean entidades de economía social, es la financiación, la morosidad y la carga administrativa. Espero que por lo menos en eso sí haya consenso entre todos los grupos políticos.

He de decirles que tienen la oportunidad de mejorar la situación de los autónomos también en la legislación estatal. Entrar en un debate que a lo mejor no es competencia de esta Cámara no debe ser adecuado, pero en su exposición de motivos hablan de las carencias del régimen especial de la Seguridad Social del trabajador autónomo. Ustedes tienen mayoría absoluta y se ve que, cuando quieren cambiar algo, lo cambian sin ningún problema y hasta ahora la sensibilidad que ha tenido un gobierno fue en el año 2007 con el Estatuto del Trabajo Autónomo. Eso por recordarlo.

Por otro lado, decirles que en su ley echamos en falta mayores aspectos relacionados con la educación y el crear una cultura del emprendimiento y del trabajo autónomo, de ese arriesgar lo personal y la libertad, porque solo en el artículo 4, letra f), hablan de promover la cultura emprendedora en el ámbito educativo. Nosotros hablamos de, en los diferentes niveles educativos, promover acciones.

Evidentemente, lo que quiero decir con esto es que hay cuestiones que ustedes desarrollan más, cuestiones que nosotros hemos desarrollado más y creemos que entre todas las propuestas se podría llevar a cabo un trabajo mucho más ambicioso y rico.

Otra cuestión que no he llegado a entender -me gustaría que en el debate de la ponencia de la ley que hemos presentado nosotros, porque la de ustedes evidentemente no va a salir adelante- es que me expliquen por qué siempre critican tanto el subvencionismo, por qué critican tanto el subvencionismo -y eso lo he oído muchas veces por parte del Grupo Popular, criticar la política y la cultura del subvencionismo-, y tienen al menos cinco líneas de subvenciones diferentes en su propuesta. Subvenciones hasta para el cese de actividad, como si fuera una indemnización por despido, indemnización por autodespido, y resulta que es una subvención también al cese de actividad, artículo 18. Que no digo que esté a favor ni en contra, pero desde luego disparar con pólvora ajena es muy bonito, pero generar expectativas a un colectivo tan importante como el del trabajador autónomo sobre las disponibilidades presupuestarias que haya cada año para establecer tantas líneas de subvención nos parece al menos poco imaginativo.

Nosotros hemos previsto alguna línea, que se criticaba también esta mañana, ¿no?, lo de los lotes pequeños para los concursos, que no tienen ningún coste para la Administración, pero que ayudan también al emprendimiento, al trabajador autónomo, a la pyme, al pequeño empresario. Medidas, por cierto, que están fomentándose en el ámbito de la Comisión Europea, y le leo textualmente el informe de hiperregulación de la Unión Europea, del Foro Europa Ciudadana, que después también haré alguna referencia, donde dice que "se fomentarán también las divisiones de las licitaciones en lotes más pequeños". Todo, al igual que la licitación electrónica y otra serie de medidas, que son las tendentes a que haya una mayor participación y facilidad a la hora de poder concurrir a los procedimientos de contratación.

Nosotros apoyamos la emprendeduría, a la empresa, generadoras de empleo, no a un colectivo específico, que también lo apoyamos, pero creemos que debemos ser mucho más ambiciosos, porque el empleo no lo generan todos los autónomos, el empleo no lo generan todas las cooperativas y el empleo no lo generan todas las sociedades limitadas.

También he de decir que su proposición de ley tiene cosas buenas: el artículo 14, el 15 o el 16, consolidación de la actividad por cuenta propia, la formación o las medidas económicas nos parecen muy acertadas. Más discutibles son las medidas tributarias. Después hay aspectos como el portal Canarias Emprende, que también nos parecen positivos. Y por eso estamos deseosos de que empiece el trabajo en ponencia para poder incorporar medidas que, desde luego, nos parece que pueden aportar cosas interesantes.

Para terminar, hablar de la hiperregulación. No podemos hablar de reducir carga administrativa, no podemos hablar de reducir burocracia, no podemos hablar de reducir la legislación que dificulta el entendimiento y dificulta el desarrollo de la actividad económica y aprobar dos leyes que se pueden complementar perfectamente en el mismo día. Ustedes creo que sean capaces de entender eso. Decirles dos datos. Según los datos de la Unión Europea, las instituciones europeas aprueban 3.076 normas jurídicas al año. Eso significa 18 normas jurídicas al día. Reducir la carga administrativa solo legislando mejor podría aumentar el PIB comunitario en un 1,5%. Y nosotros no estamos de acuerdo con que se aprueben dos leyes sobre prácticamente lo mismo el mismo día.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Ignacio Álvaro.

Por el Grupo Nacionalista Canario, don Ignacio González tiene la palabra.

El señor González Santiago: Gracias, presidente.

Creo que no voy a agotar el tiempo, porque el compañero que me antecedió, el otro Ignacio de la Cámara, y el otro ponente de la ley que se aprobó esta mañana, de fomento al emprendimiento y apoyo al trabajo autónomo, etcétera, etcétera, ese título tan largo, que incluye a los trabajadores autónomos, esta mañana lo hizo perfectamente. Te felicito Ignacio: lo hiciste muy bien. Me has dejado sin palabras, pero, como algo tengo que decir, ahora voy a hacer yo de malo (Ante los comentarios que se efectúan desde los escaños).

Decían, si no me interrumpen de la bancada del Partido Popular, de Madrid, decían los populares hace un momento que esta ley era el eslabón. Será el perdido, porque el Partido Popular está siguiendo milimétricamente la estrategia que copió en su momento Rajoy de Lenin, de "cuanto peor, mejor", intentando incendiar Canarias en estos momentos, incendiar Canarias en estos momentos, en todo y en todas las islas, en algunas con un poco más de suerte que en otras. Y en todo, también en esto, también en el empleo. ¿De qué se ríen, de qué se ríen? También en cuanto al paro, también en cuanto a una iniciativa que llevamos dos años con ustedes participando en las reuniones con los sectores socioeconómicos, también en esto. En el último minuto y a hurtadillas presentan ustedes otra iniciativa que es parte de esta, sin contar con nadie, sin consenso, ¿y se atreven esta mañana a pedirme consenso a mí? ¡Parece mentira! Una descortesía parlamentaria lo que ustedes han hecho y que demuestra que les importa muy poco Canarias y el principal problema de los canarios, que es el paro. ¡Nada, no les importa nada! ¿Saben por qué?, porque es mucho más fácil que irse a Madrid a pelearse con el Gobierno del que forma parte el presidente del Partido Popular de Canarias como ministro, encima, también, de Industria. ¡Parece mentira! Eso es más difícil, ¿verdad?, y tiene más costos políticos, ¿verdad? Ríanse. Es más fácil buscar excusas, es más fácil entretenerse prendiéndole fuego a Canarias. Es más fácil no llegar a acuerdo alguno, es más fácil dividir que unir en estos momentos. ¡Parece mentira!

Yo me avergüenzo. Me avergüenzo tanto que me retrasé esta mañana, ahora, esta tarde, porque fui a casa a buscar esto (Mientras muestra un documento a la Cámara). ¿Saben para qué?: para hacer esto (El señor diputado rompe el documento mostrado con anterioridad a la Cámara), para hacer esto. Este partido, este partido, mientras yo sea su presidente, no volverá a pactar con unos traidores a su gente y a su tierra. Lo han demostrado hoy de nuevo, y con nosotros no van a contar (Rumores en la sala).

Y, dicho todo eso, y dicho todo eso... -y cuando se callen porque me quedan todavía ocho minutos; no pensaba agotarlos pero ahora los voy a agotar-. Presidente, si les dice, por favor...

El señor presidente: No, don Ignacio... Es cierto, aténgase usted al asunto, aténgase al asunto.

El señor González Santiago: ...(Sin micrófono.)

La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Sí. Vamos a ver, perdonen todos un momento.

El señor González Santiago: ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Don Ignacio, don Ignacio, vamos a ver, primero, es sagrado, sagrado, que se pueda interrumpir a nadie que esté en el uso de la palabra, salvo el presidente para llamarle al orden.

La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Doña María Australia, le agradezco que se siente en su escaño. Le agradezco que, cuando esté alguien en uso de la palabra, no se le interrumpa, salvo el presidente.

Se ha hecho un gesto por parte de ustedes porque se estaba saliendo de la cuestión; el presidente lo llamó a la cuestión. Cuando termine de hablar, si usted necesita alguna cuestión, se la plantea a la Presidencia. Es que a estas alturas no sé cómo no sabemos el Reglamento. ¡Por favor!

Perdone, don Ignacio, para recomponerle el tiempo. Disculpe. Espere, espere, espere un momentito.

Pero aténgase a la cuestión, don Ignacio, aténgase a la cuestión.

Continúe, puede continuar.

El señor González Santiago: Me molesta que me interrumpan a quienes van dirigidas mis palabras, porque entonces no se enteran de lo que estoy diciendo.

Esta mañana me responde a la iniciativa de la que ellos formaron parte y participaron desde hace dos años uno que no está hoy aquí, esta tarde. Esta tarde sube otro y defiende la misma iniciativa, bueno, parte, porque, les repito, la iniciativa esta mañana era "Ley de Fomento al emprendimiento y apoyo al trabajo autónomo", entre otras muchas cosas, y ustedes presentan hoy una Ley del Trabajo Autónomo. Pero otro. Todo esto parece lo de El bueno -que normalmente en las películas el bueno es el malo al final-, parece lo de El bueno, el malo y el feo. Los otros dos no sé quiénes serán, si el de esta mañana o el de esta tarde, pero, evidentemente, esto parece una película, más un chiste, porque ustedes están intentando convertir la política canaria y esta Cámara en el camarote de los hermanos Marx. Y con nosotros no, les repito. Para mí ha sido una verdadera decepción, una completa decepción, lo que ha pasado esta mañana: ante invitados que venían aquí pensando que, después de dos años y consensuadas las propuestas con ustedes también y la participación de ustedes, sentados en esas reuniones aquí, en Las Palmas y en otras islas, se iba a apoyar, por primera vez en Canarias, una ley de pymes por unanimidad, resulta que votan en contra, pero además, unos días antes, presentan otra ley que recoge parte de lo contenido en esa.

Le dije antes una deslealtad, por supuesto, hacia este ponente y al resto de los ponentes y los partidos que habíamos trabajado en esto. Una deslealtad hacia mi persona y hacia el partido que presido. No volverá a pasar, no se preocupen. Me suelo equivocar, como todos, yo lo suelo reconocer. ¿Saben por qué? Para no volverme a equivocar más. No me volveré a equivocar más apoyando a quien no apoya y no cumple sus compromisos, escritos, firmados, con Canarias.

Van a tener que explicar muchas cosas. Y no son las excusas que están poniendo, dividiendo y enfrentando a unos canarios con otros, las que van a dar las explicaciones al final, porque las explicaciones... Lo que tenían que haber hecho es otra cosa: ir a partirse la cara en Madrid con los suyos, como han hecho de otras comunidades autónomas. Mire, otro Ignacio, el tercero, Ignacio González, el presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, ese sí, ese defiende a su comunidad autónoma. Ustedes no defienden a los canarios, que son los que más necesidad tendrían de ser defendidos por los compañeros y compañeras populares de la comunidad con más problemas, y en un tema como este, en un tema que tendría que estar fuera del debate político, el empleo, el paro.

Una ley de apoyo a la creación de empresas en Canarias, en esto, a hurtadillas, en el último momento, con nocturnidad, aparecer con un texto, cuando lo presentamos nosotros, sin decirnos nada a los que habíamos ido con ustedes a hablar con las cámaras, la CEOE, los sindicatos, etcétera, y presentarlo en el registro. Y ahora encima, esta mañana, dicen que la iniciativa nuestra, que era la de todos, estaba desenfocada, ¡desenfocada! La de ustedes era la centrada. No, hombre, la centrada es la nuestra. Por Dios, ¿cómo va a ser desenfocada la nuestra y centrada la de ustedes? La centrada es la nuestra y la desenfocada, la de ustedes. Pero el problema, el problema no es óptico, el problema es de miopía total y de falta de estrategia. Es una estrategia disparatada.

Y por eso esta ley que ustedes presentan hoy a la toma en consideración y que ya mi compañero se adelantó a anticipar la posición de su grupo, el Grupo Socialista, en contra de su toma en consideración, yo me anticiparé también a adelantar la posición de nuestro grupo, en contra también de su consideración. Pero he querido hacer estas pequeñas consideraciones previas para que ustedes lo tengan claro y no se equivoquen más. Por lo menos yo no me voy a equivocar más.

Es más, mire, igual que terminó mi compañero Lavandera, les diré que algunas cosas de lo que hay en esa ley copiada, algunas cosas ya están en la iniciativa que ustedes conocen desde hace dos años; y las que no estén y sean interesantes nosotros las vamos a incorporar, las proponen en la ponencia y nosotros las incorporaremos a la ley, que será de todos los pequeños empresarios canarios, autónomos o personas jurídicas o entidades sin ánimo de lucro. Cualquier empresario o empresaria va a contar con una ley, la mejor posible, en base a las enmiendas que se presenten, también por ustedes, en el trámite de ponencia y de comisión.

Muchas gracias, presidente.

El señor presidente: Muchísimas gracias, don Ignacio González (El señor Rodríguez Pérez solicita intervenir).

Sí, don Jorge, a efectos, dígame, dígame a qué efectos pide la palabra.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): No sé, cualquier artículo, porque quería contestar las...

El señor presidente: No, cualquiera no.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): ...las estulticias, las estulticias, que ha vertido en este pleno.

El señor presidente: No. Un momento, vamos a...

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Parece mentira que sea hijo de familia empresarial.

El señor presidente: Don Jorge, por favor.

Es necesario, usted dígame cualquier artículo, pero cualquier artículo yo no lo puedo interpretar. Dígame uno.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: No. Mire, vamos a simplificarle, aunque no se sepa el número del artículo, dígame a qué efectos.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: No, bueno, vamos a interpretarlo y a ver si todos nos vamos observando y como cabe, lo ha dicho doña María Australia, y es cierto...; o sea, pueden entender que ha ofendido a su grupo y puede haber alguna contradicción. Tiene usted dos minutos para las dos cosas.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Este grupo parlamentario tan solo acudió en una ocasión con usted a una reunión con alguna organización empresarial. El texto que usted nos facilitó no tiene nada que ver con el que aquí se ha tramitado en la Cámara y que ha sido tomado en consideración esta mañana. No tiene nada que ver. Recuerdo exactamente que usted incluso al famoso consejo empresarial le llamaba "tagoror". Fíjese usted si nos reíamos de su texto, fíjese usted si nos reíamos de su texto. No tiene nada que ver el texto que usted nos facilitó con el que esta mañana fue tomado en consideración. Absolutamente nada.

El nuestro va realmente a concentrarse en resaltar la figura del autónomo, algo por lo que usted pasa casi desapercibido en el texto que usted ha traído a esta Cámara. Nosotros queremos apostar por el autónomo, por el que realmente emprende, y usted está queriendo regular de nuevo a los empresarios como si estuvieran en la Cámara de Comercio o en la Confederación de Empresarios. Y eso ya está y usted está regulando, queriendo regular en el texto cosas que ya están más que reguladas y más que superadas. Y nosotros aquí lo que queremos es hablar en mayúsculas del autónomo, cosa de la que usted habla en mayúsculas pero de la CEOE y de la Cámara de Comercio.

El señor presidente: Doña María Australia, yo entendí que las respondía don Jorge, pero... Que lo entendí mal, pero que tiene derecho la portavoz para las cuestiones ofensivas que entendió para su grupo.

Sí, adelante, adelante, doña María Australia.

La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): Efectivamente, señor presidente, le había pedido la palabra antes por faltar al honor de mi grupo, pero, mire, ¿sabe qué?, dado que aquí el único camarote de los hermanos Marx que se conoce en Canarias es el partido que preside este señor, pues, la verdad, qué quiere que le diga, no me voy ni a molestar en contestarle. Por lo tanto, no le pido la palabra, presidente.

(El señor González Santiago solicita intervenir.)

El señor presidente: Sí, tiene la palabra, puesto que no le han replicado a lo suyo, tiene la palabra por las contradicciones, don Ignacio.

El señor González Santiago (Desde su escaño): Para contestarles a los dos, presidente: al uno y a la otra.

Al uno, sobre el fondo de la cuestión ya le dije que, durante el trámite de ponencia, algunas de las cosas que ustedes presentan en esa ley nosotros las incorporaremos.

La alusión que hace usted a mi familia, como yo a la suya no se la nombré, le pido que lo retire del acta de esta sesión, del Diario de Sesiones. Le pido que lo retire. Eso después, cuando termine de contestarle a la portavoz.

La portavoz, como no habló, porque se levantó, creo, para defender el decoro de su grupo, con el que no me metí, ¡ojalá!... No, me metí con la actitud en Madrid de recortes y de incumplimientos de convenios con Canarias, que en vez de defenderlos los parlamentarios canarios allí lo que dan es excusas, y eso es lo que no puede ser. Pero como ella me respondió diciendo que no tenía nada que decirme...

El señor presidente: Se acabó su tiempo, don Ignacio.

El señor González Santiago (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Bueno, sí.

Le han pedido, don Jorge, que usted retire una expresión que dijo.

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): Señor presidente, si hay alguien que aquí defiende, en esta Cámara, con mayor entusiasmo al empresario, es este diputado, y mi grupo lo hace. Si el señor González, si el señor González... (Rumores en la sala.)

El señor presidente: Sí. ¡Señorías...!

El señor Rodríguez Pérez (Desde su escaño): A más de uno le haría falta ir a visitar una empresa para que sepa lo que es una empresa.

Mire, señor presidente, yo no he ofendido con la expresión "parece mentira, señor González, que sea usted hijo de una familia empresarial", porque, precisamente por eso, le hago entusiasta y le reconozco el orgullo que usted debe sentir de la familia que tiene como empresario. Pero si usted cree que es una ofensa, señor presidente, queda retirada.

El señor presidente: Muchas gracias.

Vamos a votar (El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación). (Pausa.)

Señorías, se va a someter a la consideración de sus señorías la toma en consideración de la proposición de Ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre una Ley Canaria del Trabajo Autónomo. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 55 presentes; 23 a favor, 32 en contra y cero abstenciones.

Queda rechazada.

(Ocupa un escaño en la sala el señor secretario primero, González Hernández.)


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico