Diario de Sesiones 109/2014, de fecha 12/2/2014 - Punto 7

8L/PNL-0314 PROPOSICIÓN NO DE LEY DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), SOCIALISTA CANARIO Y MIXTO, SOBRE APOYO DE INICIATIVAS TENDENTES A MEJORAR LAS VIGENTES MEDIDAS DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS DE LAS MUJERES.

El señor PRESIDENTE: Siguiente proposición no de ley (Rumores en la sala).

Señorías, señorías, por favor.

De los grupos Nacionalista Canario, Socialista Canario y Mixto, sobre apoyo de iniciativas tendentes a mejorar las vigentes medidas de protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Informarles, y lo advierto para que el acuerdo que está hablado con los portavoces, de que el debate se va a desarrollar, al ser una proposición no de ley conjunta, no tiene enmiendas, entonces empiezan los grupos que proponen, tienen cinco minutos cada grupo, los tres grupos que proponen, y concluye el debate el grupo que en este caso no que no ha presentado la iniciativa, con cinco minutos también.

Entonces, Grupo Parlamentario Mixto. Doña Carmen Hernández.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Buenas tardes, señoras y señores diputados de nuevo. También al público que nos acompaña, buenas tardes a todos y a todas.

Estamos hoy, por segunda vez en este Parlamento, debatiendo un tema trascendental. Ya lo debatimos en mayo de 2013, y, a instancias de Nueva Canarias presentamos, una proposición no de ley para rechazar lo que en aquel momento solo eran intenciones del señor Gallardón. Ya la bancada del PP nos acusó de abrir un debate cuando no había nada. La triste realidad es que lo que presagiábamos se ha empeorado, porque nunca pensamos que el Partido Popular se atreviera a imponer a toda la sociedad española, a todas las mujeres españolas y canarias, una ley tan agresiva.

Hoy lo que hacemos los tres grupos parlamentarios es hacernos eco de una proposición no de ley que viene de la mano de los colectivos de mujeres que trabajan día a día en defensa de los derechos de las mujeres, en defensa del derecho al aborto, a una maternidad libre y a una maternidad deseada.

Hablamos de una ley que atenta contra dos ámbitos de la vida: el ejercicio pleno de los derechos individuales que tenemos las mujeres, pero también es una ley que tiene que ver con el ámbito social, pues aleja a la sociedad española y a la canaria del reto de construir una sociedad más justa.

Sin duda hay razones para mejorar y para cambiar la ley orgánica actual, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, seguro que las hay, sobre todo hay razones para mejorarla en todo lo que tiene que ver con uno de sus grandes objetivos que era la salud sexual y reproductiva y lo que es la educación afectiva y sexual. Para lo que no hay ni una sola razón -bueno, si me da tiempo, hay una sola razón- es para empeorarla. España pasa por malos momentos, Canarias, también, pero no nos parece justo que el Partido Popular emprenda esta reforma para contentar a los sectores más conservadores de su electorado a costa de las mujeres ni de la sociedad. Y el argumento que han esgrimido que es el de cumplir con sus compromisos electorales no nos vale porque no ha cumplido con ninguno, por tanto, ¿por qué se obsesionan en cumplir solo con este?

Queremos decir, además, desde nuestro grupo que hay diez razones, hay más pero voy a intentar, si me da tiempo, a exponer diez razones por las que creemos que no hay que cambiar la actual ley sino mejorarla. Una, la más importante, porque funciona; mejorable, sí, pero funciona. No se han cumplido las profecías de un incremento notable en el número de abortos ni se han producido en sus tres años de vigencia denuncias ni complicaciones sanitarias de ningún tipo. Dos, porque respeta a las mujeres. Tres, porque es conforme a la Constitución. Cuatro, porque respeta mejor la vida en formación; establecer límites y ofrecer a las mujeres información y recursos alternativos ha demostrado ser la mejor manera de conciliar los derechos de las mujeres a decidir sobre su maternidad con los derechos de la vida en formación. Cinco, porque es mayoritaria en Europa, en la Europa a la que nos queremos parecer, esa de tradición política y constitucional similar a la nuestra es el sistema que impera, el sistema de plazos. Seis, porque no distingue entre pobres y ricas, esta nueva ley discrimina no solo por la condición sexual, sino que discrimina (Aplausos en la sala); no solo discrimina por razón de sexo, sino que también discrimina por condición sexual. Solo podrán abortar las ricas, los nuevos viajes que se podrán volver a desarrollar entre Canarias y Londres. Siete, porque la población está conforme con la que tenemos, y así lo dicen los últimos datos estadísticos, casi el 60 % de la población en España está conforme. Ocho, porque hace la práctica del aborto más segura y equitativa. Nueve, porque es una ley eminentemente preventiva, necesitamos seguir trabajando en la prevención, es la única manera de evitar los abortos, la única manera de evitar los embarazos no deseados es la prevención y el fomento de una educación afectivo y sexual. Y diez, porque derogarla supone un retroceso social de décadas.

Frente a diez razones, el Partido Popular solo tiene una, que es su mayoría. Frente a diez razones llenas de justicia y de valor democrático, el PP esgrime solo una: su mayoría parlamentaria. Es verdad que esa mayoría les permite aprobar lo que deseen, pero también es cierto que tienen un compromiso social y democrático...

El señor PRESIDENTE: Sí, un minuto, doña Carmen. Vaya terminando, puede continuar.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Decía que la única razón que tienen para aprobar esta ley es su mayoría parlamentaria, pero también es verdad que tienen un compromiso social y democrático de gobernar para la mayoría. Sería esta una buena oportunidad para darse un baño de realidad y favorecer el entendimiento entre los distintos sectores de la sociedad.

Por tanto, pedimos derogar esta ley que aún no está aprobada, pero me parece que todo indica que lo va a estar. Ninguna ley obliga a abortar, quiero cerrar diciendo que ninguna ley obliga abortar, pero tener una ley que despenalice y legalice el aborto obliga al Estado a que incorpore y mantenga servicios de calidad que no pongan en riesgo la vida y la salud de las mujeres españolas y canarias.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Sí.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: Buenos días.

Quiero saludar a la parte... (Sin micrófono.) conformes con el cambio...

El señor PRESIDENTE: Perdón, perdón.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: Saludarlos a todas porque con este tema...

El señor PRESIDENTE: Doña Lola.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: ...porque con este tema no había ningún problema...

El señor PRESIDENTE: Doña Lola, no pasa nada, pero no le había dado la palabra.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: ¡Ah!, ¿no? perdón.

El señor PRESIDENTE: No, había terminado otra intervención y estaba aquí pendiente de otros asuntos.

Volvemos a empezar, para que ustedes lo sepan, tiene la palabra doña María Dolores Padrón, del Grupo Parlamentario Socialista.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: Pues un inicio.

Bien, es un honor para mí defender esta proposición no de ley que no es nuestra, porque abrir el Parlamento a la ciudadanía es una cuestión que nos debemos proponer. Y lo primero que quiero decir es que ya nosotros debatimos esta cuestión, y esta proposición no de ley no es de los grupos. Los grupos ponemos la voz, pero la voz es de los colectivos agrupados en la plataforma 8 de marzo y a ellos les agradecemos esta iniciativa y les prestamos nuestra voz, pero son sus palabras... (Aplausos en la sala).

El señor PRESIDENTE: Disculpe, doña María Dolores Padrón.

Miren, yo les agradezco al público -porque es que lo dice una ley, es la norma que regula los debates en el Parlamento- que se abstengan de hacer manifestaciones, ya las harán sus señorías por ustedes y yo les agradezco profundamente que estén atentas al debate, que lo escuchen. Sean bienvenidas, pero no hagan manifestaciones, porque cualquier diputado individualmente me podría pedir el desalojo de la sala, y si aplicamos el Reglamento es mucho peor. Creo que es mejor que observemos todos el debate en el debido orden que establecen las normas.

Muchísimas gracias, y disculpe doña María Dolores Padrón.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: Le pongo la voz, la cara, mi trabajo, mi esfuerzo como política, para defender el derecho y la libertad a decidir de las mujeres. Para defender la libertad, la libertad frente a aquellos que quieren someter la voluntad de las mujeres al dictado y decisión de otros, y sabemos quiénes son los otros que colocan y ponen gobiernos y quitan ministros del Partido Popular y que dictan las normas, no se pueden esconder detrás de los sectores más reaccionarios del Partido Popular, detrás de aquellos que quieren imponer un modelo social y relegarnos a las mujeres a la historia del NO-DO, al blanco y negro. Parece que cada vez queda más al descubierto quiénes son los que gobiernan en el Partido Popular cuando se trata de cuestiones que afectan a las mujeres.

Como durante el franquismo, nueve de cada diez mujeres que quieran abortar, con este retroceso, estarán obligadas a continuar adelante con un embarazo que no desean, tendrán que acudir a centros clandestinos, aquellas que no puedan pagárselo, porque las otras, las que tienen dinero, irán a Londres. ¿Dónde queda la moral del Partido Popular? ¿Dónde queda la toma de decisiones? En el bolsillo, en la cartera; ahí queda con este retroceso que quieren dar a la ley.

Esta es la realidad social que quiere instaurar el gobierno del Partido Popular, retrotraernos a la década de los sesenta y de los setenta. Desde luego, la Organización Mundial de la Salud lo que plantea, señores diputados del Partido Popular, es que se incorpore, que se incorpore a las leyes el supuesto de interrupciones del embarazo por malformación, como pasa en la ley del 2010, que ahora quieren derogar. Es falso que la ley del 2010 permita a las jóvenes entre 16 y 18 años abortar; solo de forma excepcional -repito, excepcional- y cuando hay riego para sus vidas, o una presión insoportable para continuar con su embarazo, y pueden acudir a los servicios sociales especializados para que las asesoren si consideran que la familia puede perjudicar su decisión. Solo en estos casos se le permite, y con un informe. Porque ¿nadie se ha planteado que hay familias en Canarias o en otras, donde los padres violan a las hijas? Pues eso llega a los servicios sociales, ¿y cómo esa hija le va a pedir permiso al padre para poder interrumpir su embarazo? Eso es lo que cubre la ley del 2010, eso es lo que cubre.

Por lo tanto, con mentiras no se retrocede en derechos. La ley del 2010 es equilibrada, fue bien acogida socialmente, es similar a la de los países de nuestro entorno y respeta el libre desarrollo de la mujer y la libertad para decidir, todo lo contrario que la que impulsa el ministro Gallardón, y así lo han dejado patente muchísimas mujeres y muchísimos hombres, también dentro del Partido Popular. Por lo tanto, lo que hay que apoyar es poner en marcha políticas y medidas integrales en salud sexual y reproductiva, una educación y atención sexual y afectiva con perspectiva de género y no heteronormativa, y facilidad y gratuidad en el acceso a los métodos anticonceptivos. ¿Se acuerda, señora Roldós, de la píldora del día después que usted no subvencionaba? Es ahí donde se ataja el problema y no prohibiendo lo que...

El señor PRESIDENTE: Tiene un minuto.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: Bien. Termino.

Es ahí donde se ataja el problema, donde tenemos que incidir y no planteando medidas restrictivas que van en contra de la libertad de las mujeres y, por lo tanto, en contra de la libertad de los países, de los pueblos, porque se deja al margen a un 52 % más de la población.

Queremos decidir, las que parimos queremos decidir, y no vamos a permitir que se retroceda en ese sentido (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María Dolores Padrón.

Por el Grupo Nacionalista Canario, doña Flora Marrero.

La señora MARRERO RAMOS: Muchas gracias, señor presidente.

Cuando el colectivo Harimaguada vino a sede parlamentaria a presentarnos esta proposición no de ley, nosotros desde el Grupo Parlamentario Nacionalista en su momento le dijimos que teníamos que hacer la consulta a nivel de partido y desde luego apoyamos esta proposición no de ley. Y ¿por qué hicimos esta consulta? Por un tema muy sencillo, porque nosotros queríamos hablarlo con nuestro partido y al final lo que decían los compañeros y las compañeras es un asunto muy simple: estamos a favor del derecho de la mujer que desee ser madre como de la mujer que tome la dura decisión de abortar, a ambas no se les puede imponer ninguna ley, que es lo que sucede en este momento. No imponemos ley, no queremos imponer ningún tipo de ley a la mujer que quiera ser madre como a la mujer que quiera abortar. Y tampoco queremos imponer moral, y en este momento el Partido Popular quiere imponer su su moral a las mujeres que quieran ser madres como a las mujeres que quieran abortar.

En nuestro partido siempre hemos tenido el criterio de la libertad de conciencia. Se están debatiendo en estos días mociones, tanto a los cabildos como a los ayuntamientos, y las mujeres y los hombres nacionalistas han votado de manera diferente. Y no pasa nada, y no pasa nada. Cada persona tiene que tener su conciencia, y no podemos imponer morales.

Suscribo todos los argumentos esgrimidos por las compañeras, las diez razones, que fueron publicadas en El País, lo suscribo totalmente lo que ha dicho Carmen, igual que la compañera Lola. Y hay que recordar que esta ley no solo es un tema de estar a favor o en contra. Las personas del Partido Popular -se vio la semana pasada en Tacoronte-, cinco personas votaron a favor del mantenimiento de la actual ley, cinco personas del Partido Popular, tres en La Oliva, una de las concejales ha reconocido que tenía presiones dentro de su partido, y esto se llama presionar, y desde luego nosotros los nacionalistas no presionamos.

Me duele tener que decir en sede parlamentaria que las mujeres somos responsables, que las mujeres somos capaces de tomar decisiones, que las mujeres no somos incapaces, que las mujeres no somos menores de edad, y además las menores de edad también tienen derecho a decidir, las mujeres menores de edad también tienen derecho a decir si quieren ser madres y si no quieren ser madres. Se obliga a las mujeres a pasar por un periplo humillante. Tengo el informe del ministerio, el anteproyecto que se publicó el viernes, 20 de diciembre, y, entre otras cosas, dice que para la interrupción de la gestación debe realizarse en las 22 primeras semanas. Para acogerse a este supuesto será necesario un informe previo, emitido por dos médicos especialistas en la patología que genera el grave peligro para la madre o la salud de la mujer, y ajenos al centro donde se practique el aborto. Eso se denomina calvario, calvario para la mujer que quiera abortar.

La realidad de las mujeres en este momento, si se aprueba la ley -yo espero que se dé marcha atrás-, venimos a hablar otra vez de clases sociales. Las mujeres que tienen recursos económicos podrán abortar, lo harán con todas las garantías, y las mujeres que no tienen recursos económicos lo harán otra vez en la clandestinidad. Esto es volver otra vez a diferenciar las clases sociales desde el punto de vista económico. Pedimos coherencia.

No es un argumento en este momento la mayoría -legítima- del Partido Popular para sacar adelante este anteproyecto, porque la mayoría social que está en la calle, el Tren de la libertad, las manifestaciones y todo lo que estamos viendo es mayor que la representación parlamentaria, y si no lo quieren ver, es que están ajenos a la realidad. La mayoría social está en la calle, la mayoría social no quiere este anteproyecto. Escuchen a los diferentes sectores, escuchen a personas de su partido, que cada vez son más, son más los hombres y mujeres, y lo veremos en las próximas fechas que se van a incorporar, porque están empezando a perder el miedo, empezaron en Tacoronte, siguieron en La Oliva y se está viendo en diferentes ayuntamientos. Escuchen a las voces de otros países, las manifestaciones que ha habido en Londres, en París, en Bruselas, el Tren de la libertad. Escuchen a las mujeres que están yendo al registro de la propiedad como una llamada de atención para decir que su cuerpo es de ellas; mi cuerpo es mío, y yo decido sobre lo que quiero.

La ley de plazos -y aquí voy a defender los puntos cuatro y cinco-, era una ley que estaba aceptada, no tenía ningún problema. Y en estos puntos que me parece importante destacar el cuatro dice: asegurar que la interrupción voluntaria del embarazo se pueda realizar en la red de la sanidad pública. Y el punto cinco, para completar esta propuesta de Harimaguada, es que se implementen las políticas y medidas integrales en salud sexual y en salud reproductiva, basadas en el reconocimiento de los derechos sexuales... (Corte en el sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.) asegurando la puesta en marcha de un conjunto de medidas que garanticen el desarrollo de la educación y atención sexual y afectiva con perspectiva de género, y no heteronormativa en todos los niveles de la enseñanza.

He asistido, y quiero terminar con esto, a varias manifestaciones a favor de la actual ley, y quiero terminar con un ejemplo. Una señora de 65 años se me acercó y me dijo que ella había abortado con 18 años y tenía el apoyo en su momento de sus padres, me dice: "jamás pensé que tuviera que salir a la calle para defender los derechos de mi nieta", los derechos a decidir. Porque en este momento de lo que estamos hablando es del derecho a decidir, del respeto a la mujer, del respeto a la mujer a ser madre y a la que quiera abortar. No impongan, repito, su moral. Las mujeres hemos tenido que luchar por el derecho al voto, las mujeres hemos tenido que luchar por trabajar, las mujeres hemos tenido que luchar por contabilizar todo, hasta por el lenguaje genérico -que se han reído de mí en estos días-. Hemos tenido que luchar por todo y ¿saben una cosa? Lo vamos a seguir haciendo.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Flora Marrero.

Señoras, me voy a dirigir a las mujeres que están en el público invitado. Yo estoy pasando una situación incómoda porque, en un Estado de derecho, lo primero es cumplir la ley, y aquí es donde se hacen las leyes y la ley prohíbe cualquier tipo de expresión, cualquier tipo de manifestación externa, sea de expresión oral o sea escrita. Yo les agradezco que... Porque ya he tenido quejas, y créanme que es una situación incómoda, porque ustedes están teniendo un comportamiento bastante correcto; pero, ya les digo, el Reglamento es muy claro y muy taxativo. El interior del Parlamento no es el sitio adecuado, porque lo dicen las leyes, para que ustedes tengan una expresión, ahí, una prenda, en fin, frases alusivas al debate. Entonces, yo se lo agradezco.

Doña Cristina Tavío, del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra.

La señora TAVÍO ASCANIO: (Sin micrófono.) ...permítanme que en primer lugar salude, salude a los colectivos que hoy nos visitan, siempre un motivo de satisfacción para este Parlamento. Y, especialmente, permítame que agradezca a Harimaguada, dedicado a la promoción de la educación afectivo-sexual. Me consta, y quiero agradecerlo expresamente, que en su día colaboraron con mi compañera Mercedes Roldós, precisamente -gracias a ustedes- en la elaboración del protocolo de atención sanitaria a personas transexuales.

Además, señor presidente, agradecer la presencia de Signo de Vida, colectivo dedicado a la promoción de la vida. Hoy aquí quiero decirles, quiero decirles que hay... -estoy saludando, señora Padrón-, quiero decirles que hoy aquí hay una mujer, y yo quiero felicitarla, que hace nueve meses pensaba abortar y que el 6 de febrero se convertía en madre por primera vez gracias a ese colectivo. Señorías, son dos colectivos -Harimaguada y Signo de Vida- que no son contradictorios, sino que son complementarios. Miren, hoy los grupos que han planteado esta propuesta no vienen a hablar del aborto. Vienen a enfrentar a la sociedad con el Partido Popular, y lo vienen a hacer con descalificaciones y con medias verdades.

Miren, señora Santana, de Nueva Canarias, nosotros no queremos imponer nada, por eso lo hemos llevado al Congreso de los Diputados. Miren ustedes para el Partido Socialista, que sí aprobaron sin consenso.

Señora Padrón, le confieso que me cuesta escuchar cuando una persona chilla, y más desde esta tribuna donde tenemos un altavoz. Pero mire, le voy a decir una cosa: usted no se ha leído la ley. ¿Que es mejorable? No se la ha leído; porque precisamente establece el caso, y le quiero decir y tranquilizar a todas sus señorías, de que una niña violada por su padre en todo caso tendría derecho al aborto.

Señora Marrero, ¿quién presiona a concejales de Coalición Canaria para que no pacten con el Partido Popular? Yo, no. Yo, no. El aborto es un asunto sin duda controvertido. Desde mi punto de vista, la decisión de someterse a un aborto no tiene nada que ver con la militancia, tiene que ver con la conciencia madura y se enriquece con la experiencia. Por eso, personalmente respeto muchísimo todas las opiniones y sensibilidades sobre este asunto. Comprendo, de verdad, la preocupación que ha generado y que ha despertado en nuestra sociedad, pero no entiendo, ni podemos aceptar, que se utilice como arma arrojadiza para el enfrentamiento entre partidos, y menos entre ciudadanos.

La legislación en materia de interrupción del embarazo requiere del mayor de los consensos. Un consenso que rompió, como he dicho, el Partido Socialista en contra de la doctrina del Tribunal Constitucional. Durante 25 años tuvimos en nuestro país una Ley del Aborto muy mejorable, pero que nos sirvió a todos. Una ley respetada y aplicada indistintamente por gobiernos socialistas y populares, con mayoría o con minoría. Una ley... y fue un error, señorías, fue un error, que yo no entiendo, y no entiendo por qué les cuesta tanto admitirlo: el problema al que nos enfrentamos hoy es que, cuando el Partido Popular propone el consenso, se nos llama retrógrados, sí. Lo pone bien claro, el texto que nos traen. Pero cuando es el Partido Socialista el que rompe ese consenso, resulta que bien roto está y se le llama progresismo. Así es imposible entenderse.

Miren, no quiero enrarecer más este debate respondiendo a inexactitudes y descalificaciones; prefiero, señorías, ser respetuosa y prudente. Entre otros motivos, porque me consta que entre los propios miembros de los grupos proponentes hay personas que no están de acuerdo con el texto que ustedes traen. En el Grupo Socialista, en el Grupo Nacionalista, en el Grupo Mixto y hasta en la Mesa que preside este Parlamento hay quienes no están de acuerdo. Y les voy a citar solo dos ejemplos. Con que una niña de 16 años pueda abortar sin el consentimiento de sus padres -y no estoy pensando en la niña violada de la señora Padrón-, como muchos no están de acuerdo en que un aborto sea en la práctica el sustitutivo del método anticonceptivo, ¡y no estoy pensando en cuestiones morales! Pienso en la salud de mujeres como yo, que algún día querrán disfrutar del privilegio de ser madre y de una vida saludable. Y tampoco quiero entrar en más detalles, porque no creo que esta PNL busque precisamente eso.

Lo que sí me gustaría, señorías, es aclararles a ustedes, y especialmente a las mujeres canarias, que en el Partido Popular tenemos muy claro que en nuestra sociedad existen distintas visiones sobre el aborto, que es un tema enormemente sensible, y que con esa delicadeza debe abordarse, no se trata de buscar...

El señor PRESIDENTE: Un minuto, doña Cristina.

La señora TAVÍO ASCANIO: No se trata de buscar una legislación acorde o con principios individuales o de ningún sector, sino acorde con la doctrina del Tribunal Constitucional, respetuosa con los derechos de todos, y que valga para la mayoría de la sociedad.

Mi presidente, Mariano Rajoy, ha dejado bien claro en el Congreso de los Diputados que hay un trámite para introducir mejoras, y si hemos llevado este texto precisamente al Congreso es porque queremos que en torno a este asunto tan delicado exista el mayor de los consensos.

Muchas gracias, señorías, y ya les digo que mi grupo político, con todo el respeto a la opinión de todo el mundo, va a votar en contra de esta proposición no de ley.

Muchas gracias (El señor presidente acciona el timbre de llamada a votación) (Pausa) (La señora Roldós Caballero solicita intervenir).

El señor PRESIDENTE: ...(Sin micrófono.)

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Sí, doña Mercedes, dígame.

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Sí. Gracias, señor presidente.

Le pido la palabra en virtud del artículo 82.1 de nuestro Reglamento, por una alusión directa.

El señor PRESIDENTE: Sí, pero concrétese a eso, por favor, concrétese a eso.

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Sí, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Muy bien.

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Señor presidente, señorías.

La señora Padrón me nombraba, me citaba textualmente, diciendo que yo cuando era consejera me había negado a financiar la píldora del día después.

Y, señorías, han de saber ustedes que la decisión sobre la financiación de los medicamentos es una decisión de la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos. Yo fui consejera de Sanidad entre 2007 y 2013, el ministro era el señor Bernat Soria y después la señora Trinidad Jiménez, y quien presidía el Gobierno era el señor Rodríguez Zapatero.

Muchas gracias (La señora Padrón Rodríguez solicita intervenir en el uso de la palabra).

El señor PRESIDENTE: Dígame, doña Dolores Padrón.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Sí, para... está planteando una cuestión en la que se alude perfectamente a una que yo planteé.

Un minuto para dejar las cosas en su sitio. He sido absolutamente contradicha con el argumento.

El señor PRESIDENTE: Tiene un minuto, doña Lola.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Sí, exactamente, Trinidad Jiménez, la misma que ha dicho que la ley del 2010 es una ley preventiva y la misma que ha planteado la defensa de la píldora, y usted desde la... (Sin micrófono.)

(La señora Roldós Caballero solicita intervenir de nuevo).

El señor PRESIDENTE: Sí, dígame, doña Mercedes, dígame. Dígame.

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Señor presidente, nada más que decir que está claro que, por la legislación básica del Estado, quien tenía la competencia era el Gobierno de Zapatero.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Lo que ha quedado claro, que era de lo que se trataba, es que lo que dice es que usted no tenía nada que ver con eso. Lo otro ya son derivadas. De acuerdo.

No, correcto, sí, se ha explicado, pero que la alusión es decir "yo no he tenido nada que ver con eso", y doña Dolores Padrón tuvo que aclarar por qué entró en el debate.

Yo creo que ha quedado claro todo, ¿no?, o sea que vamos a proceder a la votación.

Bueno. Proposición no de ley de los grupos Nacionalista Canario, Socialista Canario y Mixto, sobre el apoyo de iniciativas tendentes a mejorar las vigentes medidas de protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 53 presentes, 32 a favor, 21 en contra, ninguna abstención.

Queda rechazada... (Rumores en la sala.) Perdón, corrijo. La repito, es cierto. Es la aceleración a veces. Repito, señorías: 53 presentes, 32 a favor, 21 en contra, cero abstenciones.

Queda aprobada la proposición no de ley (Aplausos en la sala) (Manifestaciones desde la tribuna destinada al público).

Los servicios de la Cámara, desalojen al público. Repito, desalojen al público. Lo repito por tercera vez, desalojen al público (Pausa).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0314 Sobre apoyo de iniciativas tendentes a mejorar las vigentes medidas de protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico