Diario de Sesiones 111/2014, de fecha 26/2/2014 - Punto 2

8L/C-1417 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE CULTURA, DEPORTES, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA-, A PETICIÓN PROPIA, SOBRE LA DEPENDENCIA.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Señorías, pasamos a la siguiente comparecencia, del Gobierno, de la señora consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, a petición propia, sobre la dependencia.

Para la primera intervención, la señora consejera. Por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora CONSEJERA DE CULTURA, DEPORTES, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Rojas de León): Señor presidente. Buenos días, señorías.

Comparece el Gobierno hoy a petición propia para informar sobre el estado y la situación de la aplicación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia en Canarias.

Como saben sus señorías, en los últimos días se ha estado hablando mucho de atención sociosanitaria y me parecía que era el momento oportuno. Acaba un año, empieza otro y estamos ante el penúltimo año de finalización de aplicación total de la atención a la dependencia, y por eso me parecía absolutamente importante informar al Parlamento de la situación actual y real en la que se encuentra Canarias.

La Ley de Dependencia avanza en Canarias. Avanza, señorías, y lo hace a pesar de la situación económica y de los recortes que en base a esa situación económica se vienen haciendo por parte del Gobierno del Estado. Señorías, en estos momentos, tal como indicaba ayer, la ley no tiene un problema de gestión, no solo en Canarias, sino en toda España, señorías, tiene un problema importante y grave de dinero. Y lo recalco. Es un problema presupuestario lo que hace que, desde luego, esta crisis parece ser de alguna manera la escusa para que se esté ahorrando a costa de esta ley.

En los presupuestos del año 2012, nada más arrancar la legislatura, desaparecen 283 millones de euros en concepto del nivel acordado, 200 millones de euros a posteriori del nivel mínimo, y, meses más tarde, ya en pleno presupuesto aprobado del 2013, se establece un plan de reformas enviado por España a la Unión Europea, donde la Unión Europea pide a España 3.000 millones de euros de ajuste, y España envía esos 3.000 millones con 1.108 millones de la dependencia.

Todos los analistas lo dicen, señorías: es una ley en la que las comunidades autónomas vamos prácticamente quedándonos solas. Se está aportando entre el 15 % y el 20 % de la financiación que correspondería al sistema por parte del Estado. Por lo tanto, no cumpliéndose esa premisa, hace que desde luego hoy el sistema haya entrado, conjuntamente con otros datos que daré después, en un retroceso en el conjunto del Estado, destacando tres efectos concatenados: incremento directo del déficit autonómico, se acentúan aun más las dificultades para las comunidades autónomas y prácticamente se imposibilita la atención a nuevos casos con derecho reconocido que se produjeran en adelante, consagrando así, como digo, el retroceso del sistema.

Los propios datos ofrecidos por el Imserso, señorías, en el avance de evaluación del año 2013 del propio sistema lo dicen. En el año 2013 se incorporaron al sistema en toda España, en toda España, 2.291 personas beneficiarias con derecho. Si nos vamos al año 2012, tampoco fue nada bueno, pero fueron doce mil y pico las personas que se incorporaron; y si nos vamos al 11 tampoco fue bueno, pero fueron un poco más de esas 12.000; y vemos cómo vamos bajando, en este caso, de un año a otro, hasta seis veces menos.

Fijado este primer punto, señorías, vamos a acudir a los datos del Imserso. Para analizar nuestra situación en Canarias, quiero que veamos, primero de nada, qué registran esos datos del Imserso. Y lo primero que registran es que las comunidades autónomas, sean más ricas o sean más pobres, todas están en una situación de la media de atención de las personas que tendrían hoy el derecho. Estamos hablando de una media de un cincuenta y seis y pico por ciento -si queremos, vamos a ponerlo entre el 50 y el 60, que, como ven, al 60 no llegamos-, con lo cual, pues, se viene a ahondar en lo que yo les comentaba de que el sistema tiene un grave problema económico. Y siguiendo con los datos del Imserso, voy a utilizar los que ha publicado a 31 de diciembre de 2013, para que tengamos una cifra a año cerrado y, por lo tanto, estemos comparándonos en igualdad con todas las comunidades.

Según el Imserso, Canarias tiene 24.153 personas beneficiarias con derecho a una prestación, de las que 11.456 la reciben, bien sea a través de un servicio o bien a través de una prestación económica. Según estas propias estadísticas, las prestaciones por atención residencial son 2.761 y por centro de día, 2.704, lo que suma 5.461, señorías. Muy lejos -y me refiero al año pasado, no a este, que firmaremos algunas plazas más-, muy lejos de las 8.229 que tenemos conveniadas con los cabildos. En todo caso, y siguiendo con los datos del Imserso, Canarias estaría por encima de la media del Estado en plazas residenciales, ya que el Estado en estos momentos está en un 13,8 -son datos del Imserso- y Canarias en un 24,1. Pero en cuanto a centros de día, señorías, el dato es muchísimo más interesante: Canarias estaría en un 23,6, mientras que la media del Estado está en un 7,44 de este tipo de prestaciones.

Pero, continuando con las prestaciones y con los servicios, vayamos a la ayuda a domicilio, y aquí, si nos vamos a las estadísticas del Imserso, la ayuda a domicilio en Canarias aparece a cero. Lo mismo nos pasa con la teleasistencia. Son los dos servicios, señoría, que todos nosotros sabemos que, desde luego, Canarias no da cero ayuda a domicilio. Seguro que todos conocemos que en todos y cada uno de nuestros municipios se está prestando ayuda a domicilio en general, pero también en particular, a personas en situación de dependencia, y lo mismo, como les digo, la teleasistencia. Si recuerdan, Canarias, cuando se pone en marcha esta ley, tiene su propio sistema, que ya lo consideramos el antiguo sistema, porque desde luego, ya es antiguo nuestro sistema, ya no existe, ya lo hemos derogado; pero queda como consecuencia todavía de aquel incorporar los datos de 6.080 personas que están recibiendo un servicio de teleasistencia y 12.891 personas dependientes que reciben ayuda a domicilio. Por lo tanto, concluido nuestro sistema anterior, ustedes me han venido oyendo a lo largo de estos años hablar de la convivencia de los dos sistemas. Eso ya no existe hoy, señorías. Nuestro sistema ya lo hemos derogado prácticamente en normativa, y estamos solo ya a la espera del volcado de datos de la teleasistencia, concretamente, y de culminar, a lo largo del año 14, con la ayuda a domicilio.

Por lo tanto, los datos reales, hasta que aparezcan las estadísticas como corresponde, serían los siguientes: 12.891 personas en ayuda a domicilio; 6.080 en teleasistencia; 4.198 en centros de día; 4.117 en centros residenciales, con 6.167 en prestaciones económicas, que son también otro tipo de servicios, para hacer un total de 33.588 prestaciones las que se están dando a personas dependientes en Canarias.

Y señorías, ¿cómo puede sostener Canarias este sistema? ¿Cómo sostiene Canarias este nivel de servicio? Pues desde luego no lo sostiene sin dificultades, pero lo sostiene priorizando en los presupuestos, precisamente, las políticas sociales y estas especialmente, porque, si han visto a lo largo de estos años, especialmente de crisis, como el 10, el 11, el 12 y el 13, en el 11 concretamente le hicimos una subida de un 22 % al presupuesto de la Dependencia, y en este año 14, de un 7,6, rondando ya los 140 millones de euros.

Por lo tanto, señorías, esa parte, que es absolutamente real e importante que conociéramos, quiero que también sepamos en qué momento no solo presupuestario estamos, sino también qué se ha hecho de modificación de la propia Ley de Dependencia y en qué ha afectado la misma. Como saben, seguro, la mayor parte de las medidas de ajuste que el Estado ha hecho a la ley se contempla en el Real Decreto 20/2012, en el que, para garantizar la estabilidad presupuestaria, modifican ni más ni menos que 14 -¡14!- artículos de la ley, señorías.

(Abandona la Presidencia el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, y el señor vicepresidente segundo, Fernández González, ocupa su lugar.)

Destaco -no sé si me va a dar tiempo, seguro que no, ¿me va a dar un minuto, presidente?- las más importantes. La primera, se reduce en un 15 % la prestación económica que se da por cuidado en el entorno familiar; se reducen los 200 millones de euros que correspondían al nivel mínimo de protección garantizado; se elimina la financiación estatal para la cotización a la Seguridad Social de cuidadores no profesionales; se amplía el sistema de la dependencia más allá del 2015, no permitiendo que los dependientes moderados...

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Señora consejera, puede continuar.

La señora CONSEJERA DE CULTURA, DEPORTES, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Rojas de León): Muchas gracias.

Y además, señorías, no se financian los servicios, por parte del Estado, con su coste real, sino con un coste absolutamente estimado.

Señorías, se han modificado a la baja las horas que debemos dar por ayuda a domicilio, cuando Canarias había derogado todo su sistema, ha tenido que poner toda la normativa acorde a la Ley de Dependencia, y, ahora, una vez que ya la teníamos, viene el Estado y la vuelve a modificar, con todo lo que eso supone de modificación de nuevo de todos nuestros decretos.

Por lo tanto, culmino, señorías, esta primera intervención con que Canarias avanza en materia de dependencia, porque seguimos aumentando los presupuestos y porque, a pesar de esa situación, nosotros seguimos manteniéndonos en estos momentos ya prácticamente en la media del Estado, saliendo Canarias de lo que hasta ahora hemos venido escuchando de la cola de la dependencia.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señora consejera.

Ahora, la intervención de los grupos, por tiempo de diez minutos cada uno.

Grupo Mixto. Doña Carmen Rosa, tiene la palabra.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente.

Reiterar los buenos días a todos y a todas.

Yo creo que sobra decir que hablamos de un tema muy importante, de una ley, la Ley de Dependencia, que ha supuesto un gran avance en el Estado del bienestar y un gran avance en la calidad de vida de las personas que viven en algún tipo de situación de dependencia. Una ley que entró en vigor en el año 2007, y, por tanto, hablamos de siete años de vigencia, siete años de implantación en Canarias de manera progresiva, amparando diversos grados y niveles de dependencia. Siete años, que creo que todos debemos coincidir en que ha sido tiempo suficiente para haber corregido las deficiencias y para colocarnos, como mínimo, en la media del Estado español.

Hoy repetimos un debate en este Parlamento que ya se reproducía en la legislatura anterior, consultando las actas; desafortunadamente, es objeto de debate en este Parlamento, es crítica de debate de este Parlamento, la aplicación de la Ley de Dependencia en Canarias. Muchos debates, quizás demasiados debates por lo infructuosos, y, llegados a este momento de la legislatura, nos tememos que llueve sobre mojado como en otros temas cuando hablamos de dependencia en Canarias. Y lo digo porque no hay ni un solo dato, ni un solo elemento de mejora, ni una sola corrección en la gestión en esta materia, ni un solo dato positivo que nos indique o que nos haga creer que vamos en mejor dirección.

Titulaba hace poco un medio de comunicación canario: "La dependencia en Canarias, víctima de la estadística". Y sería así, solo eso, una guerra de datos, una guerra de números entre el Estado y entre Canarias, entre el Imserso y la Consejería de Política Social, si no fuera, señora consejera, porque la realidad del fracaso de la aplicación de la dependencia en Canarias no es una cuestión de cómo ni dónde se cuantifican los datos. La realidad objetiva son las miles de personas que viven en Canarias, miles, exactamente 12.446 personas que, según los datos oficiales, tienen un derecho reconocido, un derecho a una prestación económica, un derecho a un servicio asistencial y no los perciben. Por tanto, con ese elemento tenemos que hablar de fracaso en la aplicación de la ley, y se lo dicen claramente los datos del SAAD -yo no los voy a repetir-, ese sistema creado por la ley para tener una visión de su aplicación genérica para todo el Estado español. Los datos a 31 de enero de 2014 son claros: Canarias, con más de 40.000 personas que han solicitado acogerse a la ley; de esas 40.000, tenemos 24.030 exactamente que tienen ya ese derecho reconocido, que tienen un dictamen positivo, pero que solo 11.584 son efectivamente beneficiarias porque ya tienen hecho su PIA, su plan individual de atención. Por tanto, como decía antes, seguimos teniendo a más de 12.000 personas con un derecho reconocido sin poderse beneficiar de él.

Por tanto, con los datos del SAAD, con los datos del Imserso, estamos a la cola en solicitudes, a la cola en dictámenes, a la cola en el número de beneficiarios de la ley; vuelve a salir el informe del Observatorio de dependencia y nos sigue diciendo que estamos a la cola y que solo han avanzado aquellos territorios que han destinado más fondos y que han descentralizado el sistema de aplicación de la dependencia. Y enfatizo este punto porque esto se lo propusimos a usted, señora consejera, y salió aprobado por este Parlamento en una proposición no de ley en abril del 2013, y nos gustaría aprovechar la comparecencia para saber si hemos avanzado algo en esa descentralización hacia los cabildos y hacia los ayuntamientos, no por una cuestión gratuita o de antojo de Nueva Canarias, sino porque son los cabildos quienes actualmente trabajan en esta materia y los que actualmente tienen a los equipos humanos especializados en esta materia.

Pero nosotros sabíamos que usted nos iba a decir que los datos del SAAD no servían para Canarias, que no eran datos que reflejaran la realidad canaria, la singularidad de la aplicación de la dependencia en Canarias. Por eso, señora consejera, hemos recurrido a sus datos, a los datos del Gobierno, a los datos de la Consejería de Política Social, y en ellos se refleja que hay 25.674 expedientes activos sin resolver, ¡25.674! También se refleja que estamos tardando 300 días en contestar a las personas demandantes, en resolver los expedientes, 10 meses, 4 más que lo que establece normativa; pero, además, nos hemos molestado en ver el histórico, en ver si hemos avanzado algo en eso que también proponíamos en nuestra PNL que era recortar los plazos de respuesta y vemos que entre 2010 y 2013 solo hemos conseguido recortar un mes en la aplicación de la misma. No voy hablar de los fallecidos que solicitaron en vida acogerse a la ley y que nunca fueron valorados, porque es un tema especialmente delicado pensar que hay personas que pudieron beneficiarse de esta ley, de una prestación económica, de tener una mayor calidad de vida en los últimos años y no pudieron hacerlo. Los datos del Gobierno, no de la prensa, los del Gobierno, que también disponemos de ellos, son de 3.432 personas que no pudieron beneficiarse efectivamente de la ley.

Por tanto, señora consejera, siempre que pienso en este tema recuerdo esa frase de Machado que dice que: "La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero", y aquí en Canarias la verdad, la única verdad, es que estamos a la cola en la aplicación de esta ley, ese es el verdadero hecho diferencial canario en esta materia. Se lo dice el Estado, lo reconoce el Gobierno con sus respuestas parlamentarias, lo dice el Diputado del Común, se lo dicen los colegios profesionales, nos lo dicen los ciudadanos; pero es que últimamente se lo dicen sus propios compañeros. Alguien, además, no cualquiera, que sabe de esta materia, no en vano fue exconsejero de Políticas Sociales, estoy pensando en el alcalde de Puerto del Rosario, el señor Marcial Morales, que aseguró que la Ley de Dependencia ha supuesto una gran decepción para los ciudadanos que ven que nunca llega la ayuda y ha calificado su gestión -yo diría que yo he sido mucho más benévola como portavoz de políticas sociales en este Parlamento que su propio compañero- de mala o muy mala.

Pero nosotros no nos hemos quedado en la crítica, hemos hecho una oposición constructiva hasta el día de hoy. A esta altura de la legislatura -repito- ya creemos que llueve sobre mojado, que este debate no va a llegar a ninguna parte, desafortunadamente, y creemos que no va a llegar a ninguna parte porque la primera condición para corregir algo que no funciona es reconocer que efectivamente no funciona, y usted no lo reconoce, señora consejera. Ha interpretado siempre que rectificar en sus políticas es reconocer un error, cuando rectificar simplemente significa eso, corregir el rumbo para mejorar los resultados. En este sentido, creemos, como decía al principio, que hablamos con un muro, con el muro de un Gobierno que realmente no está abierto a las propuestas de la oposición. No podemos seguir aceptando como excusa el hecho de que Canarias tuviera un sistema de atención a dependientes propios, previo a la puesta en marcha de esta ley. ¿Acaso alguien cree que otros territorios, que el País Vasco, que Navarra, que Cataluña, no tenían sistemas previos para atender a la dependencia? ¿Solo en Canarias hasta el 2006 existía un sistema? Yo no estaba en esa etapa en la política, pero tengo entendido que nuestro sistema de atención a dependencia, que nuestro plan de atención a la discapacidad fue, bueno no voy a decir copiado, pero sí estudiando y analizando los sistemas de otros territorios. Por tanto, si otros territorios que tenían sistemas previos de atención a la dependencia han logrado que esos dos sistemas coexistan, convivan y hoy sea uno solo, ¿por qué no hemos podido hacerlo en Canarias, señora consejera? ¿Por qué no hemos logrado, hasta el día de hoy, según usted nos avanza, que esto se resuelva? Son siete años. Y no es solo un tema de estadística, no es solo un tema de que aparezcamos o no en los datos oficiales, es que el Estado nos paga, nos financia por dependiente, y el hecho de no tener registrados a todos nuestros dependientes en el sistema estatal nos hace perder recursos. Ya lo dijimos cuando llegamos a este Parlamento, le dijimos que habíamos dejado de percibir 1,6 millones de euros; perdimos 1,6 millones de euros porque no habíamos incorporado nuevos beneficiarios al sistema estatal. Esto ocurrió en el año 2011.

Habría también que recordar hoy aquí, señora consejera, los últimos sucesos en relación con la dependencia. Primero el Gobierno, en julio de 2013, en la Estrategia contra la pobreza y la exclusión presupuestó tres millones de euros que todos aplaudimos destinados a la ayuda a domicilio; después, también en el 2013, o durante el año, hubo una modificación presupuestaria -que nos enteremos porque un grupo de la oposición lo pidió- donde se pasaron cinco millones de euros de dependencia al Instituto Canario de Vivienda. Nos gustaría saber qué efecto real tuvo este trasvase de fondos hacia el Icavi en materia de dependencia; después, en septiembre, en el crédito extraordinario aparecían cinco millones. Nos hicieron creer a todos que era eso, un crédito extraordinario para dependencia, un nuevo crédito, un nuevo compromiso con la dependencia, luego hemos descubierto que no, que solo era una reposición de los fondos previamente detraídos, una reposición incompleta, existe una deuda con la dependencia canaria de...

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Perdone. Le doy un minuto, señora. Puede continuar.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Sí, decía que el Gobierno le debe a la dependencia canaria, le debe a los dependientes canarios, a los mayores y a las personas en situación de dependencia, 900.000 euros comprometidos, porque nunca se han repuesto en la partida de dependencia.

Para ir concluyendo, señora consejera, volvemos a reivindicar que se pongan en marcha medidas de mejora, volvemos a solicitarle que se acorten los plazos, que se responda a las personas que han solicitado acogerse a la ley y que se descentralice el sistema en la línea de que los cabildos, que tienen la especialización en la materia, que tienen los recursos humanos, que tienen la experiencia acumulada, contribuyan, colaboren de manera coordinada con el Gobierno de Canarias en la aplicación de la misma por el bien de todas las personas canarias, de los hombres y mujeres que viven hoy una situación de dependencia.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Gracias, doña Carmen Rosa.

Por el Grupo Socialista, doña Guadalupe, diez minutos.

La señora JEREZ PADILLA: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

La Ley de Dependencia fue bautizada -su aprobación fue en el 2007- como el cuarto pilar del Estado del bienestar. Sin embargo, muchos no creyeron en esta ley, muchos desde su comienzo empezaron a criticarla y, actualmente, la Ley de Dependencia está casi en una fase de demolición, pues lo datos oficiales del ministerio muestran un escenario de ruina total. El Partido Popular está permitiendo, poco a poco, que la ley deje de funcionar, con menos beneficiarios atendidos, incumpliendo la tasa de reposición y recortando el presupuesto para la Ley de Dependencia casi en 835 millones de euros a lo largo de este año.

El Gobierno del Partido Popular ha dejado de inyectar dinero al sistema, y esto hay que decirlo claro y alto. El Estado ha ido quitando financiación a la ley, ocasionando un quebradero en las comunidades autónomas, una decisión de deslealtad institucional que está haciendo que las comunidades no tengan capacidad para atender a los dependientes que venían atendiendo.

Canarias, hay que hablar de Canarias. En Canarias, la Ley de Dependencia se ha llevado de una forma muy, muy, equivocada. No sé si es lo que dice la señora consejera de que Canarias contaba con un sistema sociosanitario y había que adaptarlo a la ley lo que ha hecho que Canarias aparezca en todos los informes que se realizan sobre dependencia en el último lugar. La realidad, señora consejera, es que muchos canarios y canarias dependientes han muerto sin poder recibir la prestación que habían solicitado, o que otros, ya valorados, no han recibido aún el PIA. Incluso que estos estén ahora mismo en el limbo de la dependencia, es decir, hay algunos que llevan hasta uno y dos años sin recibir la prestación, sin reconocer que tienen el derecho, incluso cobrando dicha prestación, ahora mismo algunos han dejado de percibirla. Por ello hay que decir que la Ley de Dependencia, señora consejera, está escasamente desarrollada en Canarias.

Pero que se produzca esto, también hay que decirlo -y a nosotros no se nos cae prenda en decirlo-, es porque los Presupuestos Generales del Estado del señor Rajoy para la Ley de Dependencia no han existido, y esto lo vemos en el 2011, en el 2012, que eliminan partidas, por ejemplo, para el nivel acordado, que ascendían a 283 millones y, posteriormente, suprimieron los niveles dejando simplemente los grados establecidos. Siguieron con la tijera y paralizan la aplicación del calendario de implantación de la ley, impidiendo a casi 400.000 personas con dependencia moderada acceder a su prestación. Además, también reducen un 13 % la aportación del Estado para la financiación del nivel mínimo de protección; han reducido el 15 % a la prestación económica por cuidados en el entorno familiar y hacen una revisión de la regulación del convenio especial en el sistema de la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales, que dejó de pagar el Estado y que ahora tienen que pagar los propios cuidadores. Con que esto es empleo y esto se ha perdido, y se está perdiendo día a día.

Lo que está claro, señorías, es que la falta de recursos de muchas familias y la disminución de ayudas públicas consignadas para cuestiones sociales han creado, señorías, un caldo de cultivo que se traduce en situaciones dramáticas muchas veces de difícil solución. Señorías, Canarias recibe del Estado 387 euros menos por persona que el resto de las comunidades autónomas, lo que indudablemente repercute en nuestro sistema público de servicios sociales. Señorías, para el Estado, para el Partido Popular los canarios somos ciudadanos de segunda, por no decir que de tercera; pero somos lo último de lo último, porque somos los que menos recibimos para políticas sociales. Y eso, desde luego, hace, pues lo hemos visto en el presupuesto del 2011, en el presupuesto del 2012, en el del 2013 y ahora para el 2014, que el Gobierno de Canarias haya realizado un tremendo esfuerzo para inyectar dinero tanto a las políticas sociales como a la Ley de Dependencia.

La derecha, señorías, la derecha castiga a los dependientes canarios, aunque algunos no lo quieran reconocer. Porque el tijeretazo que se ha hecho a la Ley de Dependencia para Canarias, para nuestra comunidad, es muy grande, ya que afecta a más de la cuarta parte del total de prestaciones que da la ley.

Señorías, no solo podemos hablar de la financiación por parte del Gobierno del Estado, sino que este pone en marcha unos nuevos decretos, que saca de noche y a escondidas, y que van en perjuicio de los dependientes, en perjuicio de sus familias, en perjuicio de los cuidadores, de los profesionales, de las entidades que trabajan en los servicios de atención a la dependencia. Fíjense ustedes que estos decretos hacen que se primen los servicios privados frente a los cuidadores familiares y se perjudica el desarrollo de una red pública de servicios. Se beneficia a las comunidades autónomas del Partido Popular, a Madrid, paradójicamente, la que menos servicios nuevos ha creado. Se deroga la revalorización de la prestación económica de la atención a la dependencia, y, por supuesto, se burocratiza aún más el acceso de los servicios. Pero no solo ya el desmantelamiento de la Ley de Dependencia, sino la amenaza de la famosa reforma local, que amenaza el futuro de 567 residencias, con más de 30.000 plazas dependientes de los ayuntamientos y entidades locales, lo que hace presagiar un futuro de sufrimiento y abandono de las personas más vulnerables. Es a eso a lo que se dedica la derecha, a hundir más a más a los pobres y a levantar y a querer y a pasarles la mano a los ricos.

Señorías, miren cómo la juega el Partido Popular. El Gobierno del señor Rajoy cerró una cama residencial cada cuarenta minutos durante el mes de diciembre del 2013. Este, señorías, es un dato escalofriante, y no lo digo yo, lo dicen los directores sociales.

Frente a la dejación del PP -señorías, yo sé que a los del Partido Popular no les gusta lo que les estoy diciendo, pero es la realidad, desgraciadamente, es la realidad-, el Gobierno de Canarias ha reforzado su compromiso, incrementando, como decía, la partida desde el 2011, para poder llevar a cabo la Ley de Dependencia. Porque todo gobierno tiene y debe tener dos prioridades en materia de dependencia, señora consejera: apostar por los servicios de calidad y generar empleo. Porque, no nos olvidemos, aunque muchos no lo reconozcan, esta ley, esta ley, crea empleo, y crea mucho empleo, y ahora lo están destruyendo.

Por tanto, el compromiso del Gobierno de Canarias pasa y debe pasar, señora consejera, por mantener una interlocución continua con los agentes y entidades sociales, en un marco de colaboración y transparencia. Cosa que no ha realizado otro, que no les han temblado el pulso en ningún momento al señor Rajoy y a la señora Mato, sin contar para nada con los agentes sociales, ni con entidades sociales implicadas en la dependencia, eliminando derechos que estaban disfrutando las personas en situación de dependencia y de exclusión, de miles de beneficiarios del sistema.

Por tanto, señorías, desde el Partido Socialista vamos a seguir apoyando esta ley, vamos a seguir apoyando a los dependientes, vamos a seguir apoyando a las familias, a pesar de un Gobierno del Partido Popular que...

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Tiene un minuto más, señora.

La señora JEREZ PADILLA: Un Partido Popular que no cree en los dependientes, y nosotros denunciaremos y diremos, siempre, las atrocidades que han cometido y están cometiendo con la Ley de Dependencia, este Gobierno de derechas, porque es un Gobierno de derechas, que prefiere más lo privado que lo público en cuanto a la Ley de Dependencia.

Y en cuanto a Canarias, señora consejera, decirle que hay que seguir garantizando y defendiendo el Estado de bienestar social. Por tanto, creo que hay que agilizar todo aquello que está estancado en esta ley, y, desde luego, que los próximos informes puedan ser positivos y no negativos como están siendo hasta ahora.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Gracias, doña Rosa.

Por parte del grupo del Partido Popular, doña Milagros tiene la palabra.

(La señora Bethencourt Aguilar se dirige al estrado, y la señora Pulido Rodríguez le indica al señor vicepresidente segundo, Fernández González, que todavía no ha intervenido.)

¡Ah, perdón! Vi a doña Milagros muy dispuesta. Entonces, perdone usted, no le quitamos la palabra, no se preocupe, y tiene usted todo el derecho del mundo, y este presidente la ampara.

Doña Nieves Rosa, de Coalición Canaria, tiene la palabra.

La señora PULIDO RODRÍGUEZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, vamos a ver, creo que todos sabemos que la conocida popularmente como Ley de Dependencia entró en vigor sin antes compatibilizar los sistemas de protección social preexistentes en las comunidades autónomas, y, para ello, se dio de plazo hasta el 2015, que recientemente se ha ampliado. En el momento de entrada en vigor de la ley, Canarias se encontraba inmersa en la gestión de su propio sistema de dependencia, basado en los planes sociosanitarios. Además, el sistema canario tenía una peculiaridad que no tenían los demás sistemas del resto de España, que es que se encontraba estructurada de forma descentralizada entre Gobierno, cabildos y ayuntamientos con competencias en cada uno de ellos. Sin embargo, la Ley de Dependencia fuerza a centralizar de nuevo el sistema apartando a los cabildos, lo que ha obligado a convivir necesariamente con los dos sistemas: el derivado de la Ley de Dependencia y el de los planes sociosanitarios, solapando el sistema estatal con el regional y obligando a Canarias a un proceso de homologación complicado, puesto que, como habíamos dicho, tenía competencias en las tres administraciones, a las que ha habido que poner de acuerdo para que podamos homologar los dos sistemas y que los servicios que se prestan en Canarias puedan tener reflejo en las estadísticas estatales.

Además, dado que el sistema de dependencia estatal se nutre de los recursos preexistentes en las comunidades autónomas, provoca que en las estadísticas del Imserso no aparezcan los datos reales de Canarias hasta que no se culmine este proceso de homologación, que ya nos acaba de decir la señora consejera que está terminado y que falta solo el volcado. Es por ello, como bien saben, que los datos comparativos de Canarias con el resto de España no son, y seguirán siendo, totalmente distintos a los que aparecen en las actuales estadísticas del Imserso, y, por tanto, las conclusiones de los informes-estudio que se hacen basándose en estas estadísticas son totalmente erróneos, porque se basan en unos datos que no son reales.

Esto, señora consejera, es fácil de entender. Ahora bien, yo sé que no se quiere reconocer, porque se quiere hacer demagogia política con un drama social de tanta envergadura. Y le digo, señora consejera, que es fácil de entender porque, como usted dice, si miramos las últimas estadísticas del Imserso, aún sigue apareciendo que Canarias tiene cero beneficiarios de los servicios de teleasistencia y de ayuda a domicilio, y todas y todos sabemos a ciencia cierta que eso es incorrecto, pues seguro que conocemos a alguien que está siendo atendido por estos servicios, y si no fuera así, basta con que vayan a cualquiera de los ayuntamientos de Canarias -a uno cualquiera de ellos, porque en todos se prestan- y pregunten si están prestando estos servicios. ¡No podemos tener cero beneficiarios de estos servicios!

Como hemos dicho, esta ley se nutre de los recursos que ya existían en las comunidades autónomas y, por tanto, no estamos hablando de un problema de creación de nuevas plazas ni de construcción de nuevas residencias, ni de ampliar la cobertura de los servicios, que en Canarias no se ha dejado de ofrecer ni de avanzar en su prestación, sino simplemente de un volcado de datos en unas estadísticas estatales, para que los informes que se hacen con esos datos demuestren la realidad de lo que está pasando en Canarias. Una cosa, por tanto, es que no hayan sido trasladados los datos y, en consecuencia, no se recojan en las estadísticas, y otra que no se estén prestando los servicios.

Creo haber entendido, señora consejera, que a finales de este año ese proceso va a estar terminado. Yo sí le diría que lo haga ya, lo antes posible, quizás dándole prioridad sobre otras cosas que usted y nuestro grupo considera prioritarias. Porque es que es justo; solo a partir de esa fecha en que eso esté hecho es cuando se va a saber la realidad de Canarias. Por tanto, que se haga ya, lo antes posible, el volcado de datos, que ya está el sistema homologado. Aunque repito que esto es lo de menos trascendencia, porque la realidad es que estos servicios se están prestando en Canarias, y es donde tienen que estar todos los esfuerzos de su consejería.

Y le digo, señora consejera, que, una vez hecho esto, los resultados puede que sorprendan, y puede que sorprendan porque a alguno o a alguna se les ha llenado la boca diciendo que estamos a la cola en el sistema de dependencia, y a partir de ese momento estos datos van a cambiar totalmente. Como nos acaba de indicar, faltan por volcar los 6.000 beneficiarios de teleasistencia, los 3.000 de ayuda a domicilio y la diferencia que hay entre las plazas concertadas con los cabildos y los que se recogen en el Imserso. Por tanto, son 21.000 beneficiarios más de los que recoge el Imserso, lo que supone que en realidad se triplican los beneficiarios que se reconocen. Yo creo que, a partir de esa fecha en que esto esté, algunos van a tener que pedir disculpas públicamente, pues se les ha llenado la boca diciendo que esta comunidad, como he dicho, se encuentra a la cola, basándose pura y exclusivamente en los datos aportados por estos informes estatales, que, para no variar, se elaboran sin tener en cuenta las especificidades de Canarias.

Pero mire, señora consejera, yo me pregunto ¿por qué no se habla de la financiación a la dependencia, que sí es fundamental para poder ampliar la cobertura, y no de los datos sobre lo que ya se presta, o mejor dicho, de ese volcado de datos de lo que ya se presta? ¿Por qué no hablan de lo que verdaderamente es importante? Que como usted nos acaba de decir, y no es solo usted, es que un reflejo de todas las comunidades autónomas, basta con leer la prensa: Aragón, Valencia... todas salen diciendo que no tienen recursos para hacerla y ahora le digo por qué.

Le digo que esto quizás no les interese a los señores de la bancada del Partido Popular, puesto que se les quedaría la cara colorada al tener que reconocer que, nada más llegar al Gobierno, el señor Rajoy, aplica su Gobierno un hachazo en la financiación que pone en peligro todo el sistema. Baste señalar que la aportación estatal para la dependencia canaria apenas supone un 20 % del gasto total, cuando en la propia ley reconoce que debería ser de un 50. Como usted ha dicho, nada más llegar el señor Rajoy al Gobierno, en sus primeros presupuestos, suprime la partida dedicada a la financiación del nivel acordado, ¡283 millones de euros menos para la dependencia, lo que supone 8 millones de euros para Canarias, que la ley decía que tienen que estar destinados a crear infraestructuras y nuevos servicios! ¡Eso es lo que le falta a la Ley de la Dependencia en Canarias: recursos del Estado que estaban comprometidos por la ley! (El señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, se reincorpora a su lugar en la Mesa y asume la Presidencia.)Pero es que, además, con la aprobación del real decreto del 2011, al que también se ha hecho referencia, y solo un año y medio después de llegar el Partido Popular al Gobierno en España, y para, según ellos, garantizar la estabilidad presupuestaria, modifican 14 artículos de esta ley, detrayendo de golpe y porrazo otros 850 millones de euros al sistema de dependencia de todo el Estado, con lo cual también le detraen a Canarias. ¡Y esto sin mencionar el plan de reforma enviado a Europa, donde proponen unos recortes de 3.000 millones, solo en dependencia, 1.100 millones de euros más, señores del Partido Popular! Estas medidas son las que están provocando un retroceso en el conjunto del Estado español y por supuesto en Canarias, imposibilitando la atención de nuevos casos con derecho reconocido.

Los propios datos del Imserso en su último avance corroboran lo que decimos, puesto que, como ha dicho la señora consejera, en el 2013 solo se han incorporado un 0,3 % de beneficiarios más, seis veces menos que en el 2012. Por tanto, esto sí que es preocupante, puesto que supone la práctica destrucción del sistema y el retroceso de los derechos de las personas en situación de dependencia y de sus familias. Y esto sí nos preocupa, señora consejera, por la obsesiva presión que están sufriendo las comunidades autónomas para que se reduzca el gasto público en todos los servicios, incluido el de atención a la dependencia, en el afán puro y duro de que se cumpla con el objetivo del déficit, basado en ese artículo de reforma de la Constitución que hicieron en contra de todos los demás grupos políticos, solo con los dos grupos que gobernaban en ese momento, y quizás por eso, señora diputada del Partido Socialista, el sistema de dependencia tampoco funciona mejor en Canarias.

Lo que les decía es que, con ese afán puro y duro de reducir el objetivo del déficit, se está demoliendo el sistema de la dependencia por la parte económica desde la falsedad de que esta es una política de gasto insostenible y atendiendo solamente a las comprobadas e ineficaces políticas neoliberales de solo recortes para reducir...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Señora diputada, tiene un minuto para concluir.

La señora PULIDO RODRÍGUEZ: Pero miren, señorías del Partido Popular, la realidad es cabezota y les demuestra -erre que erre- que estas políticas neoliberales son una mala política, pues solo basta contrastar que, cuando el señor Rajoy llegó al Gobierno, el déficit en España era del 68 % del producto interior bruto, dos años después es del 94 %. Políticas ineficaces de recortes en dependencia que ustedes han impuesto.

No quiero terminar sin hacer una valoración sobre el esfuerzo que se debe seguir haciendo de Canarias, porque desde la financiación, y aludiendo solo al aumento presupuestario de la consejería, en el último año se ha aumentado en un 5,5 %, siendo el acumulado de los últimos cuatro años de un 20. Esta es una verdad constatable y lo demás es falsear la realidad.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Señorías, ruego silencio, por favor.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Milagros Bethencourt, por diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora BETHENCOURT AGUILAR: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

Aprovecho para saludar y darle la bienvenida a don Francisco Hernández Quintana y don Francisco Javier Bencomo, presidente y secretario general del Cermi. Bienvenidos, buenos días.

Señora Rojas, comparece a petición propia y quisimos creer que por fin nos iba a dar una buena noticia; algo así como que el Gobierno de Canarias por fin se iba a tomar la dependencia en serio. Sin embargo, escuchamos decepcionados el mismo relato exculpatorio para, en definitiva, sacudirse la responsabilidad y echar la culpa a otro cuando el problema está focalizado en su gestión, señora Rojas, en su gestión de años.

Señora Rojas, señorías, de la situación de la dependencia en Canarias hablan los datos por sí solos. Nuestra región es colista desde que la ley entró en vigor en el año 2007, y no desde ayer o desde hace año, como usted nos quiere hacer ver. Por lo tanto, señora Rojas, el Gobierno de Rajoy, el Gobierno del Partido Popular nada tiene que ver con su desaguisado. Canarias ha sido calificada, en el último informe del Observatorio de la Dependencia, con 0,8 puntos de 10 posibles, ¿puede considerarse esta puntuación positiva? Para nada, señora consejera. Y en los datos publicados por el Imserso el pasado 31 de enero -usted habla de los del 31 de diciembre, pero ya yo le traigo los datos a 31 de enero- Canarias ocupa el lugar 17; 17 comunidades autónomas y Canarias ocupa el lugar 17. Más claro, el agua. En Canarias, desde la entrada en vigor de la ley, se han registrado 57.000 solicitudes y solo tenemos, hoy, 11.000 beneficiarios; 46.000 canarios siguen esperando por usted, señora consejera. "Vuelva usted mañana" es la respuesta habitual en su departamento.

Dice usted y dicen los portavoces que el Imserso no reconoce a los usuarios que venían siendo atendidos por los históricos planes sociosanitarios. Mire, señora consejera, falso; tengo un documento, una respuesta parlamentaria suya, que admite que atiende a 14.000 usuarios de estos planes sociosanitarios a través de las líneas de la dependencia. Y dice usted también además que estos 14.000 usuarios disponen del programa individual de atención, es decir, de su PIA. Dicho esto, señora Rojas, ¿puede usted explicar qué quiere decir cuando dice que el Imserso no le reconoce los datos? Yo creo, señora Rojas, que, en contra del discurso que usted ha mantenido durante años y que sigue manteniendo, los únicos usuarios de la dependencia hoy en Canarias acogidos a la ley estatal y por los que esta comunidad autónoma percibe transferencias son precisamente aquellos que usted sistemáticamente ha negado. Que son precisamente los que estaban incorporados en el sistema canario, salvo los dependientes moderados que, efectivamente, han sido deslizados por razones de calendario y que usted sí que venía contemplando aunque no estaba obligada.

Dice usted que las estadísticas del Imserso no recogen a los usuarios y recursos descentralizados en los cabildos insulares. Resulta incomprensible esta afirmación suya, señora consejera, sobre todo porque la propia Ley 39/2006, reguladora de la dependencia, recoge con carácter expreso las especificidades de los cabildos insulares en el caso de la comunidad autónoma canaria. Su argumento, por tanto, es insostenible, señora consejera, porque quien puede lo más puede lo menos.

Dice usted que Canarias atiende a miles de usuarios en ayuda a domicilio y teleasistencia y que tampoco las estadísticas del Imserso los reconoce. Rigor, señora consejera, rigor; porque usted sabe -y además se lo quiero aclarar a los distintos portavoces- que los usuarios de la ayuda a domicilio y teleasistencia, en Canarias, ni siquiera tienen el reconocimiento de la dependencia, porque es que ni siquiera es un requisito, y que estos servicios vienen siendo dispensados por los ayuntamientos canarios y por los cabildos insulares. Y usted sabe también, señora consejera, que estos servicios son con cargo no a la dependencia, sino al Plan Concertado de Prestaciones Básicas, que los ayuntamientos financian con un 70 % del total y que los cabildos incluso con un 100 % del total de la financiación. Por lo tanto, no es por la Ley de la Dependencia, por eso no se registran los datos, es por el Plan Concertado de Prestaciones Básicas, señora consejera.

¿Sigue pensando que no es un problema de gestión? En Canarias -escuchen esto, señorías- la Ley de la Dependencia no se aplica por un boicot de Paulino Rivero e Inés Rojas que trapichean y hacen caja con el dinero que viene del Estado a costa del sufrimiento de los más débiles y dejan morir a 1.500 dependientes sin recibir sus servicios. No son palabras mías, ni siquiera palabras del Partido Popular, son palabras, son las perlas que le dedicaba a usted la señora Luengo, diputada socialista, en el año 2010.

Ayer en la sesión plenaria le preguntábamos no por los 1.500 fallecidos en Canarias, sino por las 4.245 personas fallecidas, en los últimos tres años, con su dictamen de la dependencia y sin recibir su servicio o prestación al que tienen derecho.

No sé, señora Rojas, si es boicot, si es inacción, pero el resultado está siendo el mismo: en Canarias las personas mueren esperando su servicio de dependencia. Señora Rojas, no se puede corregir lo que no se reconoce, y usted se cierra a reconocer sus fallos diversos y continuos, usted no ha hecho sus deberes. Porque, mire, hay comunidades autónomas que, frente a su 0,8 % sobre 10 puntos, sacan 9,6 puntos; y volvemos a Castilla y León como región a imitar, no Andalucía, Castilla y León. Por ejemplo, esta comunidad tiene a 17.000 usuarios dependientes con la prestación económica vinculada al servicio -ese artículo 17 que yo le recuerdo a menudo-, ¿sabe cuántos tiene Canarias? 377, 377 nada más... Y mire, más todavía, frente al 1,66 % del limbo de la dependencia que tiene Castilla y León, frente al 10 % que tiene Madrid, Canarias tiene en el limbo de la dependencia al 53 %, señora Rojas. ¡Gestión! Es evidente que es un problema de gestión.

Que el gobierno del Partido Popular ha modificado la ley, una ley que arranca sin ficha financiera, todos lo sabemos y todos coincidimos; que condujo a un callejón sin salida, también todos coincidimos en eso. Y eso fue lo que encontró el Partido Popular cuando llegó al Gobierno: una ley colapsada, una ley muerta, una deuda de 1.034 millones -que nadie lo ha dicho-; una deuda de 1.034 millones en las cotizaciones de los cuidadores no profesionales. Y también 300.000 grandes dependientes en lista de espera. Por eso hubo que deslizar los moderados al 2015 para atender a los grandes dependientes, que son los que fallecen. Es sentido común, simple y llanamente.

¿Y qué hizo el Gobierno Popular? Pues a muchos les habría gustado -al Partido Socialista el primero-, les habría encantado que el Partido Popular hubiera desmantelado la ley. Eso deseaba el Grupo Socialista y eso deseaba el Gobierno de Canarias. Eso esperaba usted, señora Rojas, para volver a su ritmo, a su ritmo apocado y lento; pero el gobierno Popular hizo lo contrario: pagó la deuda de 1034 millones de las cotizaciones de los cuidadores familiares y ha dado sostenibilidad al sistema. Y, a través del Real Decreto 20/2012, efectivamente, ha simplificado los grados de la dependencia, dando prioridad a los servicios y modificando los criterios de reparto; beneficiando, efectivamente, a las comunidades autónomas que apuestan por los servicios, algo que no lo dice el Partido Popular, lo dice -e incluso lo aplaude- la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, porque esos servicios generan retornos directos e indirectos.

Y mire, no cabe criticar la financiación del Estado, señora Rojas. Usted sabe que Canarias -y también se lo recuerdo a la portavoz del Grupo Socialista, que creo que tiene memoria volátil- recibió 22 millones en el año 2011 con el gobierno socialista, y recibió con el gobierno popular, en el año 2012, 28 millones de euros. El dinero sigue viniendo, señora consejera, ¿sabe cuál es el problema? Que usted no dictamina y que usted no incorpora en el sistema, ese es el verdadero problema de la dependencia en Canarias. Le ilustro datos. Mire, el ministerio tiene un presupuesto total de 1.912 millones, casi 1.200 millones se van para la dependencia y para nuestros mayores, 300 millones para la pobreza. Y, ya que hablamos de dinero, tengo que recordarle los...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Tiene usted un minuto para concluir, señora diputada.

La señora BETHENCOURT AGUILAR: Sí. Gracias, señor presidente.

...los 6 millones que usted desvió al Icavi, que se cerró el ejercicio presupuestario y no han regresado. Señora Rojas, yo creo que, a estas alturas, echarle la culpa a los agentes externos del colapso de la deficiente gestión de la dependencia en Canarias es francamente de cobardes.

A estas alturas de la aplicación de la ley, ¿sabe lo que tiene que hacer usted? Ponerse de acuerdo y trabajar de manera conjunta con los cabildos insulares, marcarse un plan y, sobre todo, cumplirlo. Los cabildos insulares requieren de usted mayor solvencia. Haga un esfuerzo, incorpore plazas conveniadas, desatasque la orden departamental de derivación de pacientes a los hospitales... Tiene usted la competencia exclusiva en la asistencia social, por lo tanto, sí o sí tiene que atender usted a los dependientes canarios, a las personas con discapacidad. Y no siga dando ese mensaje falso a la población canaria de que la dependencia va bien porque la dependencia está, señora consejera,...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, para contestar a los distintos grupos parlamentarios, doña Inés Rojas. Por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora CONSEJERA DE CULTURA, DEPORTES, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Rojas de León): Gracias, señor presidente.

Señorías, cuánto da de sí la atención a la dependencia en Canarias; cuánto les da, además, de sí.

Miren, yo no he venido hoy aquí a petición propia para decirles que la situación de la atención a la dependencia en Canarias ya es una realidad absolutamente al 100 % y que ya no hay ningún tipo de problema. Por cierto, quiero aprovechar también para saludar a las personas que había citado usted. No le oí la primera y la segunda le oí que era el presidente del Cermi Canarias; que me disculpe, que no sabía que estaban aquí. Mis saludos también. Precisamente ellos pueden ser también testigos y conocedores de las palabras que he dicho porque lo compartimos, porque trabajamos juntos. He venido aquí a decirles dos cosas, señorías. La primera que Canarias está avanzando en materia de dependencia y la segunda que si Canarias hoy no avanza más y no tiene ya el 100 % de sus personas solicitantes atendidas, o aquellas que tienen derecho de las solicitantes, es por un problema de dinero y no por un problema de gestión.

¿Que la aplicación de la Ley de Dependencia en Canarias, cuando se puso en marcha, sí tuvo un problema de gestión brutal al tener que convivir con dos sistemas? Sí, señorías; y que además el Gobierno no ha estado trabajando solo, señorías, sino con los siete cabildos y con los ayuntamientos y también con las entidades, pero especialmente con los cabildos, porque era una ley centralizadora, donde nosotros teníamos otros servicios descentralizados.

Hoy, señorías, sobre todo para su señoría del Grupo Mixto, como saben desde el mes ya de enero, desde el Consejo de Gobierno anterior, ya llevamos los dos convenios -el de Gran Canaria y el de Lanzarote-, y mañana irán el resto de cabildos o por lo menos sé que algunos de ellos. Desde el mes de febrero, esto es histórico en Canarias, señorías. ¿Por qué? Porque la Ley de atención a la Dependencia, está de nuevo centralizada, nunca la llegamos a descentralizar, seguimos con nuestras buenas prácticas. Eso hacía que, desde luego, determinados informes, como bien se ha dicho aquí por parte de la diputada nacionalista, que veo que prácticamente -y no la he oído nunca hablar precisamente de este tema- la que ha visto, efectivamente, dónde está la realidad de la situación. Y eso me ha llevado a perlas, señorías; claro que he recibido perlas, vaya que si he recibido perlas a lo largo de estos años. ¿Pero me han visto alguna vez...? ¿Por qué uno no se rinde ante tantas perlas, señorías? Porque uno tiene la convicción y el saber que está haciendo lo que tiene que hacer; conjuntamente con los cabildos, no me han visto nunca sola, conjuntamente con los cabildos. Y siempre nos dolía, incluso en algunos consejos de servicios sociales se nos decía "por favor, que no estén hablando así de Canarias, porque eso no es verdad". Porque la ley llegó a convertirse en una ley de números y de estadística. Y era bastante difícil. Yo no he dicho, señoría, señora Bethencourt, que el Imserso no nos reconozca. Yo lo que he dicho es que Canarias no ha volcado, no lo ha volcado. Porque Canarias ha ido volcando a lo largo de todo este periodo todas sus residencias, sus centros de día, señoría, porque usted, y también la diputada del Grupo Socialista -porque tenemos que recordar que esta ley, estoy de acuerdo, nació sin ficha financiera- me escucharon siempre decirlo, y además dije si yo hubiera tomado de verdad la decisión -el Gobierno de Canarias, perdón- correcta, habría sido no implantar la Ley de Dependencia en Canarias hasta que estuviera su ficha financiera. Porque, para que este sea el cuarto pilar de bienestar, como la educación, la seguridad social y la sanidad, tenía que tener su ficha financiera. ¿O alguien se imagina que el Estado ahora empiece a recortar en sanidad, en educación o en seguridad social? ¿Alguien se lo imagina? No, porque son los tres pilares básicos y, por lo tanto, no se puede permitir eso. Pues lo mismo tenían que hacer con la Ley de Dependencia.

Pero miren, señorías, que yo he venido hoy, además, con datos del Imserso -que no he visto a nadie mostrar aquí ni siquiera ningún documento-. Si es que yo lo que estoy hablando es de los datos del Imserso, los que ya aparecen de Canarias, para demostrarles que si la atención a la dependencia continúa siendo una realidad es porque las comunidades autónomas la estamos sosteniendo, es porque el Gobierno de Canarias la está sosteniendo, señorías. Otras comunidades no han optado por eso y han cerrado centros de día, y han cerrado centros de mayores residenciales. Canarias tiene 55 centros de mayores y 127 centros de personas con discapacidad, en cada una de las islas, y las sigue manteniendo religiosamente todas. Pero es más, señorías, el dinero del que usted habla que tiene el Estado en los presupuestos es el dinero justo para las personas que están incorporadas hoy en el sistema. Señorías, sépanlo ustedes: en España ni una sola persona hoy puede entrar en el sistema si no hay una vacante, señorías. ¿Por qué? Porque presupuestariamente hablando no hay un euro más para nuevas personas.

Pero no era eso a lo que yo venía aquí hoy, ni siquiera a eso. A que nos demos cuenta de que hay dificultades, pero que Canarias está apostando por ello y ya los datos empiezan a ser desde luego diferentes. Por ejemplo, ya que usted nombraba Castilla y León y otras comunidades, ¿cómo se explican ustedes que comunidades como Murcia, Cataluña, Cantabria, Baleares, Aragón e incluso el propio País Vasco, a la hora de dar servicios estén por debajo del 51 % que está Canarias en estos momentos. Ya no es Canarias la última, señorías. Canarias, en la prestación de servicios -que lo dice el Imserso- está en el 51,35 %. Si se fijan, comunidades por debajo del 51,35 % son las que le acabo de decir. Esto en cuanto a servicios residenciales y de centros de día, pero vayámonos a las prestaciones económicas. Aquí, desde luego, Castilla y León está por encima, y yo creo que hasta supera la media del Estado, que es de un 56,79 %.

Pero vayámonos, señorías, a la otra parte, que son los servicios con prestaciones económicas. La media del Estado está en un 43,21 %, Canarias en un 48,65 %. ¿Pero es Canarias la última, con ese porcentaje? No, señoría; por debajo de Canarias están La Rioja, Madrid, Galicia, Extremadura, Valencia... Por cierto, que esa nota de un 0,8 -que hasta hace poco era de un 0,2- la de Valencia es de un 0,4. Por lo tanto, valorando incluso esa nota, que no sé de dónde sale, no somos tampoco la nota más baja. Un 0,4 tiene la Comunidad Valenciana y hay cosas con las que no somos comparables, señorías, porque no puede ser que me digan: "en Castilla y León hay 17.000 personas y en Canarias hay 300". No, no miremos eso, señoría. Usted, día tras día, y además se lo escuché al presidente de su grupo en uno de los debates, tienen el latiguillo de 46.000 personas en Canarias esperando por la Ley de Dependencia, 46.000 personas esperando por la Ley de Dependencia, señorías. Las solicitudes que tiene Canarias -y lo puede ver en el Imserso- son 40.339. No puede haber 46.000 esperando, ¡si además tenemos el cincuenta y tantos por ciento de los que en estos momentos tienen derecho a atendidos, es imposible! Quien sí dio un dato aquí real es el que se aproximó con los doce mil y pico, y quien vino a abordarlo es cuando demostró que, desde luego, en esos doce mil y pico queda todavía muchísimo, casi 21.000 servicios por registrar, señorías.

Por lo tanto, creo que, de verdad con toda la tranquilidad, hoy hay que decirles lo siguiente: la Ley de la Dependencia en España está absolutamente parada, ¡parada! Si en el año 2013, señorías, solo se incorporaron al sistema dos mil y pico personas, ¿pero ustedes se imaginan eso? ¡Si solo se incorporaron dos mil y pico personas! No lo estoy diciendo yo, lo dice el propio Imserso. La bajada de un año a otro ha sido espectacular. ¿Dos mil personas en toda España? Eso significa que, o se le inyecta dinero a esta ley o ¿ustedes creen que se puede dar un servicio de residencia, de teleasistencia, de ayuda a domicilio, de centro de día y hasta una prestación económica, sin dinero, señorías? ¡Sin dinero! Es que dicen: "ponga usted los servicios", ¿pero es que usted ha visto a la ley construir algún servicio y dotarnos de algún servicio? Aquí tenemos representantes de los cabildos. ¿Se ha construido alguna residencia nueva en alguna de nuestras islas que no fuera en los años pasados con dinero de los cabildos y del Gobierno de Canarias?

Por lo tanto, señorías, creo que un respeto merece también el avance de esta comunidad autónoma y el esfuerzo que está haciendo esta comunidad autónoma para poder llegar hasta donde llegamos, que es avanzar de forma importante, priorizando aquello que el Estado ha hecho, quitando las prestaciones económicas para el cuidado en el entorno familiar -y Canarias, solo el año pasado, dio más de 300-, priorizando a la infancia, señorías. Sí, Canarias dio más de 300 el año pasado y en todo el Estado se dieron 2.000 en total, es que Canarias aportó el año pasado...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Tiene un minuto para concluir, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE CULTURA, DEPORTES, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Rojas de León): Gracias, señor presidente.

Se sobreentiende entonces que Canarias incluso es de la comunidades que más aportó al sistema el año pasado, pero tampoco son esos los datos. Tampoco es eso lo que les quería trasladar, sino que Canarias está aumentando sus presupuestos en la medida de sus posibilidades; que Canarias, además, es la que está sosteniendo el sistema de la dependencia con menos dinero y siendo la comunidad peor financiada, y que, aún así, Canarias va a seguir apostando por ella, y está avanzando, y que en estos momentos, señorías, Canarias no tiene un problema de gestión. Pero lo que más me convence es que no tiene un problema de gestión ninguna comunidad, sino que todas las comunidades tienen un problema de dinero. Porque, si no -por compararme con una de las más ricas de España-, no se entiende que hoy el País Vasco tenga el cincuenta y algo por ciento de atención a personas en servicio, aunque tenga más personas que nosotros, una comunidad más envejecida que la canaria, pero el caso es que, tenga 80 o tenga 40, atiende a la mitad. ¿Y por qué atiende a la mitad?, ¿porque no quiere?, ¿porque boicotea la Ley de la Dependencia? No.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Terminada esta comparecencia, ruego a los portavoces se acerquen a la Mesa, por favor.

(Los señores portavoces atienden el requerimiento de la Presidencia. Pausa.)

Sí, señorías, proseguimos.

Les recuerdo a sus señorías los tiempos que quedan y las iniciativas que están vigentes: Quedan tres comparecencias, una interpelación, una proposición no de ley y un proyecto de ley. Todo por ese orden que les he señalado se verá, con la correspondiente interrupción a mediodía a efectos de que sus señorías puedan almorzar (La señora Navarro de Paz solicita intervenir).

Por lo tanto, pasamos a la comparecencia uno... ¿doña Australia, a qué efectos?

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Bien, sigue todo igual, es decir, todas las comparecencias que están pendientes, más la interpelación, más la proposición no de ley, más el proyecto de ley.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.)

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): No se ha acordado nada ahora.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): ...(Sin micrófono.) Por favor, los portavoces, a efectos de que me corrijan: yo he salido de la Junta y Mesa que se ha convocado al efecto, bajo la creencia de que se iba a alterar el orden del día y se iba a ver una comparecencia, después la ley...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Señora diputada, señora portavoz, señora portavoz, ¡señora portavoz! ¡En este trámite no cabe ninguna interpelación suya a ningún portavoz! La Junta de Portavoces se ha reunido, la Mesa es la que dirige el debate, no hay acuerdo y, por lo tanto, sigue el orden del día tal como lo he señalado.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1417 Sobre -Consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda-, sobre La Dependencia.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico