Diario de Sesiones 118/2014, de fecha 9/4/2014
Punto 5

8L/I-0045 INTERPELACIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE LA CALIDAD ASISTENCIAL SANITARIA, DIRIGIDA A LA SEÑORA CONSEJERA DE SANIDAD.

El señor PRESIDENTE: Interpelaciones. Del Grupo Parlamentario Popular, sobre la calidad asistencial sanitaria, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña María Teresa Pulido.

La señora PULIDO GARCÍA: Gracias, señor presidente.

Señorías, esta interpelación, dirigida a la consejera de Sanidad, está basada en la preocupación de mi grupo parlamentario por el progresivo deterioro que está sufriendo la sanidad pública desde que usted, señora Mendoza está al frente de la sanidad canaria.

Esta preocupación la comparten pacientes, profesionales de la sanidad, sindicatos y otros agentes sociales, colegios profesionales, proveedores y asociaciones, e incluso el Diputado del Común. La última encuesta del CIS del año pasado reflejaba que el 38,7 % de los canarios considera que la situación de la sanidad es el primer problema de Canarias. Un 38,7 % frente al 7,9 de la media nacional, es decir, cinco veces más la preocupación en Canarias (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González). Y es que, aunque usted, señora Mendoza, diga que la sanidad canaria está bien, que no hay colapso en los servicios de urgencia y que las listas de espera mejoran, la realidad la conocen los canarios y dista mucho de esos relatos de ficción que trae usted a este Parlamento.

Ha conseguido usted poner de acuerdo a todos los sectores afectados; ese es su único logro. Todos coinciden en lo insostenible de la situación de nuestra sanidad y últimamente somos noticia a nivel nacional, llegando incluso a abrir telediarios.

El último corte evaluativo de diciembre de 2013 reflejaba que más de 27.000 canarios esperan por una intervención quirúrgica, 6.299 más que cuando llegaron ustedes al Gobierno; un 30 % más, señora Mendoza. De ellos, 10.854 esperan más de seis meses, 7.503 más que cuando llegaron al Gobierno, un 224 % más. Más de 21.000 canarios, según sus cifras, desesperan mientras les llaman para consulta con el especialista. A eso hay que sumarle los que esperan por una prueba diagnóstica. Señorías, estas cifras, alarmantes ya de por sí, han sido cuestionadas por todos los agentes económicos, sociales y por la población canaria en general. Cuestionadas por la sociedad que entiende que todavía son más graves y preocupantes.

Mire, señora Mendoza, yo le presupongo a usted buena voluntad. Entiendo que, aun siendo la máxima responsable de la sanidad canaria, no es consciente de la gravedad de determinadas situaciones que se están produciendo en los hospitales de nuestras islas. Pero, mire, yo le voy a dar algunos datos muy preocupantes. A un paciente enviado por su médico de familia al especialista, el administrativo le dice: "ya le avisaré" o "ya le llamaremos". ¿Cómo llama usted a esa lista de espera? Y por si usted no lo sabe, señora Mendoza, se lo puedo dejar, tengo copia aquí de cómo le responde su sistema, su organización a los profesionales de Primaria cuando solicitan una cita para el especialista para su paciente: "Ya le avisaré" o "ya le llamaremos", ¿cómo llama usted a esa lista de espera?, ¿es consciente usted de que los profesionales denuncian que hay lo que todos denominan un cierre de agenda? ¿Cómo denomina usted este tipo de espera?, ¿quién ha dado la orden de no introducir a esos pacientes en el sistema para que no contabilicen en los datos evaluativos de la lista de espera? Y ya puestos, ¿podría explicar hoy aquí cómo va a resolver el problema de los pacientes que, en el argot sanitario, decimos que están en el limbo? Por si usted no lo sabe, o si su equipo no se lo ha contado, le voy a explicar a qué me refiero. Me refiero a esos pacientes que se derivan a un centro concertado para ser intervenidos y luego no pueden serlo o no aceptan serlo en el mismo. Esos pacientes quedan fuera del sistema, es decir, señora Mendoza, desaparecen de la lista de espera, quedan en el limbo y cuando los introducen otra vez en lista de espera pues vuelta atrás y vuelta a empezar.

Acusa usted habitualmente al Grupo Popular de buscar la crispación y la confrontación con la sanidad. La he escuchado decir, incluso en comisión parlamentaria, que la sanidad canaria está bien, pero que la oposición pretende deteriorar al Gobierno de Canarias criticando la gestión de su consejería. No se equivoque, señora Mendoza, mi grupo lo que busca es la verdad y no la confrontación. Usted y yo coincidimos en algo, señora Mendoza, y es que somos médico las dos y, por tanto, sabemos lo importante que es llegar en medicina a un diagnóstico, porque el tratamiento es de libro, señoría. Pero, mire, señora Mendoza, mientras usted no reconozca que la sanidad canaria está agonizando y siga diciendo que todo va bien, pues no podrá actuar. La he oído congratularse incluso de ciertas cifras del último corte de lista de espera y yo le pregunto hoy aquí, señora Mendoza: ¿cree usted que estos datos son para presumir? ¿Que en el Hospital de Nuestra Señora de Candelaria, de Tenerife, haya 1.196 pacientes esperando una consulta por el alergólogo? ¿O que en el Hospital General de La Palma 1.008 pacientes esperen para ser atendidos por el dermatólogo o 721 por el digestivo o 503 para neurología? ¿Y que en el Hospital Universitario esperen 854 personas para cardiología o 679 para ser vistos por el digestivo? En el Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria, dos mil y cuatrocientas y pico personas esperan por una consulta de rehabilitación; en el Materno Infantil, 1.555 niños esperan ser atendidos por el pediatra y 782 para rehabilitación; en el Insular de Gran Canaria, más de lo mismo, 717 para rehabilitación.

Mire, señoría, detrás de estas cifras hay personas, personas que sufren. Estos son sus datos oficiales, señora Mendoza, que no los reales, pero, aunque a los grupos que apoyan al Gobierno les parezcan aceptables o incluso buenos, al Grupo Popular nos avergüenzan.

El presidente Rivero anunció un plan contra las listas de espera que quedó en un titular, nunca más se supo. El consejero de Hacienda anunció otro en septiembre de 2013, a propósito del crédito extraordinario, que contaba con 18 millones de euros y la realidad es que no se llevó a cabo. Con usted, señora Mendoza, hemos alcanzado cifras récor en lista de espera. Señorías, el rápido empeoramiento de la situación de la sanidad en Canarias hoy es indiscutible, y no es una cuestión de dinero, es una cuestión de dejadez y de falta absoluta de diligencia por parte de la consejera.

Mire, señora Mendoza, que están preocupados los ciudadanos es una realidad. Que están preocupados los profesionales, desilusionados y quemados es un hecho. Pero lo peor de todo, lo peor, es que todos estamos preocupados menos usted, señora Mendoza, y eso sí que es preocupante. El caos de la sanidad canaria es un problema absoluto de mala gestión. Pero mire, señoría, su arbitrariedad a la hora de tomar decisiones, su temeridad en las actuaciones han llevado a la sanidad canaria a una situación límite y a sus ciudadanos a sufrir en sus carnes situaciones inadmisibles. Podría ponerle muchos ejemplos, pero, mire, le voy a poner, por ejemplo, uno que está de absoluta actualidad por una rueda de prensa que acaba de dar usted hace dos días. El intento de cierre de la unidad de cirugía cardíaca pediátrica del Complejo Hospitalario Universitario Materno Infantil de Gran Canaria, donde la presión social, las 100.000 firmas recogidas y el escándalo mediático que se organizó impidieron que usted cometiera semejante aberración. Aun así, se permite usted, tan orgullosa, dar hace dos días una rueda de prensa para presumir de que 75 niños han sido intervenidos en Canarias. Eso sí, lo que no lo quiso comparar con las cifras anteriores porque eso no le interesaba porque, evidentemente, a día de hoy, el 30 % tienen que seguir siendo trasladados a Madrid. Y mire, por cierto, ya que le vi sentada con un gran profesional, el doctor Fernando Villagrá, tiene mucha suerte ese especialista de trabajar para la Comunidad Autónoma de Madrid, porque si trabajara para el Servicio Canario de la Salud, señora Mendoza, ya usted lo hubiera jubilado.

Y mire, respecto a lo de la radioterapia oncológica en Gran Canaria con 300 pacientes en lista de espera para ser atendidos también es otra muestra de su temeridad. Desistió usted de un concurso que permitiría a día de hoy tener tres aceleradores lineales y otro búnker en funcionamiento. Y resulta que ahora, finalmente, después de tres años casi de legislatura, de poner parches, de llevar a los pacientes sábados y domingos y hasta altas horas de la madrugada a darse radioterapia -eso sí, menos los que están esperando-, pues ahora, por fin, nosotros, que creemos en la colaboración público-privada, no otros, por fin, tarde y de aquella manera, ha usted firmado un convenio con la única clínica de Gran Canaria que podía dar esa radioterapia tan necesaria a los pacientes oncológicos, pacientes de cáncer, señora consejera, no lo olvide, no deben estar en lista de espera. Esperemos que sus compañeros de pacto lo vean con buenos ojos y no le paralicen la medida.

Mire, la demora quirúrgica, la demora, el tiempo que esperan los canarios para ser intervenidos, se ha incrementado desde que usted está en este gobierno en un 50 % en los hospitales canarios. De esperar 100 días de media, han pasado a esperar 150 días. Le puedo poner un ejemplo más lamentable, como pueden ser los 628 días que esperan los pacientes con obesidad mórbida en el Doctor Negrín, o los 285 que se espera para ser intervenido en el Hospital Insular de Gran Canaria. Y, bueno, la demora media para pruebas diagnósticas clama al cielo, señora consejera: 252 días para hacerse una endoscopia en el Hospital Insular; 224 para hacerse una ecografía en el Hospital Universitario... Y, bueno, eso sí, los datos que nos interesan no nos los da. La endoscopia en la isla de La Palma tiene usted la desfachatez de no darnos el dato de demora media porque dice que el sistema informático no se lo permite. Bueno, ya eso ya me parece el colmo.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Sí. Tiene un minuto más, señora diputada.

La señora PULIDO GARCÍA: Usted, señora Mendoza, se permite obviar y no facilitar a la Oposición los datos que, evidentemente, no le interesa. Acusa siempre al sistema informático, también lo hace cuando le preguntamos por la jornada ordinaria de tarde, esa de la cual usted tanto presume y cuyos datos son tan dudosos que nos dice que es imposible dar los datos de consultas que se realizan de tarde. Mire, señora consejera, de verdad, no me haga reír.

Mire, señora Mendoza, nosotros, desde Grupo Popular, no solo le pedimos explicaciones de esta situación catastrófica a que tiene sometida a la sanidad canaria, sino, por favor, le pedimos que hoy ponga con claridad, exponga en este Parlamento, en esta tribuna, las medidas que usted, como consejera, va a tomar para mejorar esta situación cuanto antes.

Nada más y muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señora diputada.

Para replicar tiene la palabra la señora consejera, señora Mendoza.

Diez minutos. Adelante.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Mendoza Betancor): Gracias, señor presidente.

Buenos días señorías. Y quiero además agradecer o me encanta que estén hoy presentes aquí las personas de mi municipio, del que estoy muy orgullosa; a pesar de lo que ustedes escuchen aquí, y espero que sepan analizarlo perfectamente.

Mire, señoría, respondiendo a su interpelación le puedo asegurar que la calidad en la asistencia sanitaria en Canarias es buena. Y lo puedo asegurar por varias razones.

En primer lugar, por los profesionales, quienes, frente a la adversidad económica de los últimos años, han dado lo mejor de sí mismos y más. En segundo lugar, por la tecnología puntera con la que cuenta nuestro archipiélago. En tercer lugar, por las infraestructuras. Y así podría seguir enumerando una gran cantidad de aspectos que ponen en valor a la sanidad canaria y a las más de 22.000 personas, a los más de 22.000 profesionales sanitarios y no sanitarios que están al frente de ella.

Frente a quienes permanentemente intentan denostar a la sanidad pública canaria, debo recordarles que el Índice de Competitividad Regional de la Unión Europea en 2013 -insisto, un informe de la Unión Europea publicado el pasado año- destaca que la sanidad en Canarias está entre las 50 mejores de la Unión Europea, concretamente, en la posición 36 de entre 262 regiones. Se trata de un informe elaborado para la Dirección General de Política Regional de la Unión Europea que muestra las fortalezas y debilidades de la sanidad de cada una de las regiones de la Unión Europea a través de 80 indicadores diferentes.

Analizando el ranking de resultados en materia de salud de todas las regiones europeas, es destacable, como digo, la posición de Canarias, como ya he comentado, en el puesto 36 de 262 regiones. Por debajo de Canarias se sitúan, por ejemplo, todas las regiones de Finlandia excepto Åland, Francia excepto la Isla de Francia, Alemania excepto Stuttgart, Italia excepto cuatro -Trento, Liguria, Marcas, Toscana y Lombardía-, Portugal, Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Polonia, Hungría, Irlanda, Luxemburgo, Grecia, Chipre. Eslovenia, Croacia, Lituania, Letonia, ¡entre otras!

Me han escuchado en numerosas ocasiones decir que la salud no tiene precio, pero que la sanidad cuesta dinero. Quiero recordar unas frases pronunciadas en esta misma sede parlamentaria en las que se explicaba que, cuando a una familia que, por ejemplo, hasta hace dos-tres años contaba para sus gastos mensuales con 2.000 euros, de golpe le quitan 500 euros mensuales, es obvio que tendrá serias dificultades para continuar manteniendo sus gastos habituales. El déficit de financiación que mantiene el Estado con Canarias, solamente en materia sanitaria, asciende ya a 2.000 millones de euros. Por poner un ejemplo, de cercanía, el presupuesto del 2014 del Servicio Canario de la Salud es de 2.601 millones de euros. Les invito a plantearse los beneficios que traería a nuestra sanidad que el Estado abonase a Canarias esos 2.000 millones y corrigiese el sistema de financiación autonómico. Además, Canarias es, en 2014, la tercera comunidad autónoma peor financiada por parte del Estado. Cada canario o cada canaria recibe del Estado 252 euros menos que lo que recibe de media cualquier español, y 858 menos que un cántabro, comunidad que más recibe per cápita del Estado. Y debido a este sistema de financiación, impuesto por el Estado, por el Gobierno del Partido Popular, la Consejería de Sanidad cuenta para 2014 con cerca de 500 millones de euros menos en su presupuesto en relación con el año 2009.

Ante ello, el Gobierno de Canarias viene realizando desde el inicio de esta legislatura un ímprobo esfuerzo presupuestario para dotar a nuestra sanidad pública, a nuestra sanidad pública, de los recursos económicos necesarios que permitan afrontar el gasto y las inversiones prioritarias, lo que pone de manifiesto el fuerte compromiso de este Gobierno con el mantenimiento de este servicio público esencial que, junto a los de educación y servicios sociales, garantiza la cohesión y el equilibrio social tan necesario en estos tiempos para nuestros ciudadanos y ciudadanas. Y todo ello para que la sanidad pública en nuestras islas, pese a las dificultades encontradas, siga siendo pública, al contrario de lo sucedido en otras comunidades que han apostado por impulsar la privatización de la gestión de sus hospitales, medidas que han contado, por cierto, con el rechazo final de los tribunales de justicia. Iniciativas, en ocasiones, claramente limitadoras del acceso a la asistencia sanitaria como ha sucedido con el cierre de puntos de urgencia extrahospitalaria; medidas excluyentes de la sanidad pública de colectivos muy vulnerables, como los inmigrantes sin recursos, a los que el Gobierno de España ha dejado por real decreto sin cobertura sanitaria; o medidas disuasorias del uso de prestaciones indispensables como la farmacéutica al ampliar y establecer nuevos copagos.

La línea seguida por el Gobierno de Canarias a través de la Consejería de Sanidad ha sido clara y firme: seguir apostando por el mantenimiento de la sanidad pública dotándola de los recursos necesarios que permitan mejorar sus infraestructuras, incorporar nuevas tecnologías, continuar reduciendo las listas de espera, mantener su plantilla orgánica, entre otras muchas medidas que podría enumerar. Y sin dejar de exigir al Estado que tenga con Canarias el mismo trato que con el resto de las comunidades autónomas. Por ello, seguiremos exigiendo que corrija el déficit de financiación existente y consensúe un modelo de financiación más justo y más solidario.

El mantenimiento de la plantilla orgánica del Servicio Canario de Salud dotada, a día de hoy, de 22.904 plazas ha sido clave. Con todos y cada uno de estos profesionales garantizamos una asistencia sanitaria de calidad y altamente cualificada y apostamos por el empleo público sin olvidar que hemos cubierto el cien por cien de las plazas vacantes derivadas de las jubilaciones del personal médico y he garantizado que así seguirá siendo, al contrario que en otras comunidades autónomas donde han seguido al pie de la letra las instrucciones del Gobierno de España y en la que solo han repuesto el 10 %.

Por otro lado, hemos apostado por la inversión en tecnología para pacientes oncológicos. Hemos dedicado partidas específicas para construir el cuarto búnker, ya iniciado y cuya finalización está prevista para antes del verano así como para la construcción del quinto y la dotación con el quinto acelerador lineal con destino al Hospital Universitario Doctor Negrín de Gran Canaria -cuyo contrato, por cierto, ya he firmado-. Gran Canaria tiene, además, en funcionamiento una apuesta de tratamiento intraquirúrgico en el Hospital Doctor Negrín y otra en el Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, siendo muy escasas las comunidades autónomas que cuentan con esta tecnología que ayuda a mejorar sustancialmente la calidad de vida de los pacientes que reciben ese tratamiento. Con ello, la provincia de Las Palmas quedará con siete fuentes de tratamiento y una unidad de braquiterapia, cumpliendo ampliamente las recomendaciones de las sociedades científicas. Además, hay que añadir la progresiva renovación de los equipos de oncología radioterápica con que cuenta nuestra sanidad pública en Tenerife, habiéndose ya adjudicado la renovación de uno en el Hospital Universitario de Nuestra Señora de la Candelaria y otro acelerador en el Hospital Universitario de Canarias, con lo que la provincia de Santa Cruz de Tenerife quedará con seis fuentes externas y dos unidades de braquiterapia.

También estamos inmersos en la finalización de infraestructuras sanitarias, entre las que destacan el hospital del sur de Tenerife, el Hospital General de Fuerteventura, la sala de Hemodinámica de La Candelaria, el hospital del norte de Tenerife, sin nombrar obras de mejora, e incluso, e incluso nuevas de Atención Primaria.

También puedo afirmar que, a fecha actual, estamos al día en el pago de las oficinas farmacéuticas, superando con grandes esfuerzos el déficit de la partida presupuestaria de farmacia que yo encontré al llegar a esta consejería.

Para finalizar, quiero insistir en la defensa de una sanidad pública, exenta de copagos y limitaciones, que únicamente contribuyen a debilitar un sistema que, pese a sus problemas, es imitado y está bien valorado por países de economías más avanzadas que la nuestra. Por ello, este Gobierno se opuso al copago farmacéutico, que ha alcanzado el momento de su peor expresión con el copago hospitalario, y se opuso a la exclusión de los extranjeros sin recursos de la sanidad pública, por el importante riesgo que para la salud de estas personas supone una medida tan insensible e insolidaria. Para la salud de estas personas y de la sociedad canaria, en general, hemos dictado una normativa específica, facilitándoles la cobertura sanitaria dentro de nuestras posibilidades presupuestarias.

Señorías, el problema de la sanidad en Canarias no es un problema de gestión, que nopor no estar realizada por el Partido Popular tiene que haber empeorado. Al contrario, con 500 millones de euros menos, seguimos atendiendo a nuestra ciudadanía, continuamos implantando tecnología puntera, continuamos haciendo obras priorizadas. Nuestros profesionales han conseguido una reducción de las listas de espera sin programas especiales, y los centros hospitalarios trabajan mañana y tarde en jornada

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Tiene un minuto para concluir.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Mendoza Betancor): Y a esto, llevado a cabo por todos los que trabajamos en sanidad, se le llama gestión eficiente. Con una financiación adecuada, que es el verdadero problema, hoy podría presentar más obras, menos listas de espera y a esto, ustedes, señores del Partido Popular, podrían haber ayudado.

Y, finalizando mi respuesta a su interpelación, le puedo asegurar que la calidad en la asistencia sanitaria en Canarias es buena.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señora consejera.

Por parte de la interpelante, doña Maite Pulido.

Cinco minutos.

La señora PULIDO GARCÍA: Gracias, presidente.

Mire, señora Mendoza, a usted ya no la cree nadie. No la cree ningún profesional ni ningún ciudadano, ¿y sabe por qué? Porque falta a la verdad un día sí y otro también, y, al final, pues pierde la credibilidad. Hoy no veo a los directivos del Servicio Canario de la Salud que la acompañaban el año pasado y, señora Mendoza, eso es lo que le está pasando a usted: que la credibilidad la ha perdido.

Mire, señoría, tenemos una consejera en la que nadie cree, que ya es un problema, pero por responsabilidad, este Parlamento no se puede permitir que la... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Sí. ¿Perdón?

Se ha parado, perdone.

La señora PULIDO GARCÍA: Este Parlamento no se puede permitir que la ciudadanía deje de creer en nosotros. Y por eso, voy a recordarles que acordamos en una moción que mi grupo parlamentario presentó el 3 de junio del 2013 y a la cual, una vez más, el Gobierno ha hecho caso omiso. Les leo textualmente el texto de la resolución aprobada por unanimidad por todos ustedes, señorías: "Elaborar y traer al Parlamento de forma urgente un plan de choque contra las listas de espera con ficha financiera, medidas organizativas y objetivos; trasladar al Parlamento, antes de finalizar el actual periodo de sesiones -estamos hablando de junio del año pasado- el Plan de Salud de Canarias; comunicar al Parlamento de Canarias los criterios que se están aplicando para acabar las infraestructuras sanitarias; elaborar un plan de recursos humanos del Servicio Canario de la Salud; y dotar a la provincia de Las Palmas de los aceleradores lineales necesarios".

Miren, señorías, de estos cinco puntos, que aprobaron todos ustedes por unanimidad, de momento solo se está cumpliendo el punto 5, el de los aceleradores lineales. Mire, es una burla por parte de los grupos que sustentan al Gobierno aprobar cosas en este Parlamento y que luego el Gobierno las incumpla y aquí no pase nada. Señorías, todo esto se aprobó el 3 de junio de 2013 y estamos a 9 de abril de 2014. Y siguen sin traer el plan de choque contra las listas de espera; ¡pero no lo traen porque no existe, señorías! Porque solo existe en la mente del presidente Rivero, que cada año viene al debate del estado de la nacionalidad a vendernos humo en esta Cámara.

Seguimos sin plan de salud, que es el documento estratégico para planificación sanitaria, y lo peor es que aquí no hay rumbo, ni timón, ni dirección. Seguimos sin que la consejera se digne comunicar al Parlamento los criterios que está utilizando para la terminación de las infraestructuras. Seguimos teniendo un ambulatorio y no un hospital en el norte de Tenerife, y aún no sabemos si ha licitado el equipo de radiodiagnóstico -nos gustaría que la consejera, hoy, nos diga si por fin está licitado o no-. Seguimos con un Hospital de Fuerteventura en el que disminuye el presupuesto y se cargan un ala completa de hospitalización. Seguimos sin un plan de recursos humanos, salvo ese folio y medio que nos presentó en su momento para justificar las jubilaciones de los profesionales, privando a Canarias de la sabia experiencia de todos esos excelentes facultativos.

Mire, señora Mendoza, usted, en respuesta parlamentaria, ha dicho que de alta en la Seguridad Social hay 976 profesionales menos de cuando usted entró a ahora; esto lo dice usted, señora Mendoza. Léase las respuestas que manda a la Oposición. O sea, que la plantilla ha disminuido, o no los tiene usted de alta en la Seguridad Social, también puede ser otra opción, a ver si nos lo puede explicar. Seguimos sin plan de urgencias, ese plan de urgencias, señorías, que llevaban nacionalistas y socialistas en su programa electoral, ese plan de urgencias que firmaron ustedes en ese acuerdo de gobernabilidad, que se dijo en el discurso de investidura del señor Rivero, y que venía recogido en el plan de reequilibrio económico-financiero 2012-2014.

Todo el mundo denuncia el colapso de las urgencias, señorías, pacientes, profesionales, sindicatos, medios de comunicación, el presidente y el vicepresidente del Cabildo de Tenerife, el alcalde de La Laguna..., solo la consejera dice que no hay colapso y que hay menos urgencias que otros años. Pero mire, pero mire, señoría, ni es un problema cultural, como dice el señor Rivero, ni es culpa de Rajoy que las transferencias en sanidad están desde el año 94 en manos de la comunidad, ni es por la gripe, que ha habido la mitad de casos que el año pasado, ni por las vacaciones de los profesionales -que eso me parece una falta total de ética-, ni al frío -porque ha habido incluso menos frío-, ni los carnavales, ni el puente de diciembre. Mire, la realidad es que los servicios de urgencia sufren, desde el inicio de diciembre pasado, un colapso. los pacientes esperan hasta ocho horas para ser atendidos, las camillas están en los pasillos días enteros, señoría, y las ambulancias esperando a que les devuelvan su camilla.

Hace quince meses debían haber traído ustedes una orden de colaboración del ámbito sociosanitario con la sanidad y aún estamos esperando por ella; no hay concurso farmacéutico; no se han abierto sino 8 de los 18 quirófanos que están terminados; el tiempo de espera quirúrgica ha crecido en un 50 %, señora consejera; todo esto...

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Sí, perdón, señora diputada. Tiene un minuto para concluir.

La señora PULIDO GARCÍA: Mire, señora consejera, desde que le dan la consulta con el médico especialista, lo que hay que esperar desde que te mandan a hacer la prueba diagnóstica y luego con los tiempos de espera medios para ser intervenido en esta comunidad es una mezcla explosiva para nuestro sistema sanitario y realmente nociva para la salud de los canarios. Desde que te pones enfermo hasta que dispones de un diagnóstico y entras en quirófano pueden pasar años -¡años, señora consejera!- y eso lo saben los pacientes, porque esa es la realidad (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Señora Mendoza, su gestión al frente de la consejería es una muestra más del fracaso más absoluto de este Gobierno con los canarios, el fracaso con las personas, y es peor aún, con los enfermos. Háganos un favor, señora Mendoza, a todos los canarios y márchese a su casa.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María Teresa Pulido.

La señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Mendoza Betancor): Señorías, mala política atacando a la sanidad, mala política cuando se reactiva o se realiza cuestionando la calidad y cuando nadie puede decir que hayan faltado profesionales, que hayan faltado recursos para la atención a nuestra ciudadanía en ningún momento en esta legislatura, a pesar de la situación económica.

Mala política, señoría, porque su juego es desviar la atención de las personas, de las personas, tergiversando información, alarmando a la población con algo tan sensible y delicado como es la enfermedad y la salud. Y más aún cuando, con 500 millones de euros menos y un déficit de financiación de 2.000 millones de euros en Canarias, en un territorio fragmentado que encarece la sanidad, hemos hecho entre todos los que trabajamos en ella grandes esfuerzos y no hemos cerrado hospitales ni servicios de urgencia ni centros de salud ni hemos privatizado, como han hecho comunidades, por cierto, de sus compañeros de partido, de sus compañeros de gobierno.

Ustedes evitan hablar de financiación poniendo por delante la calidad de la sanidad en Canarias. Ustedes evitan hablar de la financiación porque les interesa. Mientras el Gobierno de España recorte presupuestos a nuestra ciudadanía, ustedes cuestionan continuamente nuestro sistema sanitario, y esto es un ejercicio de cinismo, y se apoyan, y apoyan fuera, lo que aquí critican. Mientras el Gobierno de España toma medidas que hasta ahora han ido afectando a los colectivos más débiles -pagan más por sus medicinas personas sin recursos y sin tarjeta sanitaria-, ustedes intentan que pase desapercibido criticando la calidad de la sanidad en Canarias.

Mire, señoría, mi compromiso fue contener y disminuir la lista de espera, y lo he cumplido. Se ha trabajado en 2012 y se ha trabajado en 2013 y hemos disminuido un 8 % la lista de espera quirúrgica, un 11 la lista de espera de más de seis meses, y un 8,4 la de consultas. Claro que queda mucho por hacer, ¡claro que queda mucho por hacer! Y podría presentar otros datos si tuviese Canarias la financiación que parece, que parece que ustedes no reconocen que se merece. Ustedes proponían para un plan de choque 8 millones, yo he puesto 17. Y con mucho menos dinero del que ustedes dispusieron, la actividad total se ha incrementado con relación incluso a su época. Y continuaremos trabajando para seguir disminuyendo y dar respuesta a nuestra población.

Y, por cierto, también cirugía cardíaca congénita, yo adquirí un compromiso en esta sede parlamentaria y mi compromiso está cumplido. Hoy tenemos un equipo de cirujanos tutelados por uno de los hospitales de referencia a nivel nacional, La Paz, con un convenio firmado, es capaz de llevar a cabo la atención quirúrgica nuestro equipo de cirujanos, del 64 % de las intervenciones que se hicieron y el otro 36 % lo han realizado con los médicos de La Paz en el Hospital Materno Infantil, el cien por cien. Cuidado porque tiene un dato equivocado. Y los resultado de este año de andadura han sido excelentes y no son precisamente mis palabras -(Ante la foto que le enseña la señora Pulido García, desde su escaño.) gracias por la foto-; es más, del cien por cien de las intervenciones quirúrgicas, el 64 % -vuelvo a repetir- son de nuestros cirujanos. Y hemos empezado a trabajar con los adultos que era el siguiente punto de compromiso.

Jubilaciones. Miren, se olvidan ustedes de que hay muchos profesionales de 57, de 60, de 40 que todos los días están al lado de los enfermos y siguen realizando el trabajo. Critican las jubilaciones y exigen que contratemos a profesionales que también -pero mire, vamos a ver-, que acabados sus estudios con su especialidad, díganselo ustedes a sus padres, díganle a sus padres y madres, que ven a sus hijos sin poder trabajar y llegar a un mercado. Mire, la confundida, por cierto, es usted, no confunda plantilla orgánica con contratos, son otra cosa completamente diferente.

Y oncología radioterápica, miren, nadie hasta ahora había afrontado la situación de la oncología radioterápica de forma completa en esta Comunidad y esta consejera que les habla lo ha hecho y los resultados ya empiezan a ser visibles. Y así, además, lo afirma no solo esta consejera, la Sociedad Española de Oncología Radioterápica.

Urgencias. Ya he comparecido en dos ocasiones en pleno y en comisión y se lo he explicado hasta la saciedad; es más, nosotros hemos adquirido algo que nunca otros hicieron, el reto de ir a por el servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Canarias y del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria y ese reto, quedó claro aquí hace aproximadamente dos semanas. Nosotros lo hemos aceptado.

En las infraestructuras, mire, hemos continuado y llevado a término obras que eran ...(Corte producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.) Continuamos con el Hospital del Norte, que abrirá antes de julio el servicio de Radiología, que sí está adjudicado, señoría, sí; y el servicio de Rayos, por supuesto, también estará en marcha. En el hospital del sur de Tenerife, antes de fin de año estarán las infraestructuras terminadas y funcionando todas las prestaciones comprometidas. Y el Hospital de Fuerteventura, señorías, será una realidad en esta legislatura.

En otros tiempos, todo podía haber ido más rápido, pero la merma del presupuesto no ha hecho que estas apuestas firmes... que estas firmas se paren, hemos continuado trabajando. Mire, no se debe cuestionar la calidad de los profesionales que todos los días están al lado de los enfermos; no las cuestione, usted, señoría. Hoy puedo afirmar que hablan entre hospitales, entre centros de salud, se comunican, se comparan para mejorar y se están preparando para poner en marcha pilotajes de unidades de gestión clínica y esta consejera, con su equipo directivo, y con todos los...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza.

Dígame, doña Maite, dígame.

La señora PULIDO GARCÍA (Desde su escaño): Sí, señor presidente. Quería pedir la palabra porque la señora consejera ha puesto en mi boca algo que yo no he dicho, o sea, ha dicho algo que no...

El señor PRESIDENTE: Ha sido contradicha. Tiene un minuto.

La señora PULIDO GARCÍA (Desde su escaño): Sí, mire, señora consejera, lo único que no cuestiono, no lo he hecho nunca ni lo haré es la profesionalidad del personal que trabaja en el Servicio Canario de la Salud, porque ellos son los que le están salvando a usted el sistema. No vuelva a decir jamás en esta Cámara...

El señor PRESIDENTE: La palabra es solo para decir que usted no lo había dicho no entrar otra vez en el debate. Muchas gracias.

Sí, dígame, doña Brígida.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Mendoza Betancor) (Desde su escaño): No he entrado en ninguna contradicción, señor presidente.

No se puede cuestionar la calidad de los profesionales. Si se cuestiona la Consejería de Sanidad con todo su equipo, los profesionales están dentro.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Yo creo que ha habido algún mal entendido; pero concrételo, por favor.

La señora PULIDO GARCÍA (Desde su escaño): Sí, señor presidente.

Yo no he cuestionado jamás, ni mi partido ni mi grupo parlamentario lo hará, la profesionalidad del sector sanitario...

El señor PRESIDENTE: Vamos a ver. Ella entendió que le habían dicho eso y aclarado que no lo ha dicho. Ya no podemos hacer otra cosa, no podemos hacer otra... Ha quedado claro que ella no quiso decir eso o que no lo ha dicho, mejor dicho. Que no lo ha dicho (Rumores en la sala).

Que sí... Pero no es lo que ella diga, es lo que la palabra que yo le he dado, y le he dicho que ella ya ha aclarado que ella no ha dicho eso. No, no... Pero lo puede decir quien quiera, pero ella ha dicho que no lo ha dicho, que es lo que vale. No sé si no me entiende, doña María Australia. No podemos estar aquí siempre vamos y venimos.

Señora consejera, yo creo que queda claro, queda claro todo, ¿no? Pues perfecto. Continuamos. Queda claro lo que cada uno quiere decir, que es lo que vale. Correcto. Exactamente. Pues no vamos a estar aquí como prolongando los debates. Cada uno ha expresado lo que quiere decir, y eso es lo que vale, ¿de acuerdo? Y después cada uno lo interpreta de la manera que...

Señorías, les ruego un momentito de atención para aprovechar este momento y saludar a los miembros del equipo Iberostar Tenerife, Club Baloncesto Canarias, que nos acompañan en la tribuna de invitados en la mañana de hoy. Saludar también a su presidente, don Félix Hernández, a su entrenador, don Alejandro Martínez y a los miembros de su equipo técnico (Aplausos).

En nombre de todos los diputados y diputadas de esta Cámara, sean bienvenidos. Nos sentimos honrados y esperamos que sea de provecho su visita, que les agradecemos profundamente y, al tiempo, les deseamos los mayores éxitos en lo profesional y en lo personal. Muchas gracias por contribuir a llevar alto el nombre de Canarias. Que tengan muchos éxitos. Muchas gracias (Aplausos).