Diario de Sesiones 122/2014, de fecha 6/5/2014
Punto 26

8L/C-1114 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE SENTENCIA SOBRE INCUMPLIMIENTO DEL ACUERDO DE FINANCIACIÓN CON LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA.

El señor PRESIDENTE: Entonces, pasamos a las comparecencias. Del Gobierno, del señor consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre el incumplimiento del acuerdo de financiación de la Universidad de La Laguna.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña María Isabel Oñate.

La señora OÑATE MUÑOZ: Señor consejero, hemos solicitado esta comparecencia porque, si bien teníamos que ya el 12 de septiembre, concretamente, del 2012 el rector de la Universidad de La Laguna, don Eduardo Doménech, dijo que iba a presentar un recurso, que tenía presentado un recurso contra la consejería, porque le habían acotado y disminuido los fondos que le correspondían por el contrato-programa, más tarde hemos visto que ya la sentencia ha salido del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, y condena al Gobierno a pagar 26 millones a la Universidad de La Laguna.

Es verdad que lo condena parcialmente, porque en realidad el dinero que se pedía a través de la universidad eran 42 millones, 42,3, pero la parte que queda se podrá ver en las alegaciones correspondientes a esto.

Se basa el Tribunal Superior de Justicia de Canarias en una sentencia anterior, del Tribunal Supremo, que dio la razón a la Complutense de Madrid en un caso similar.

La Administración, la consejería, ha alegado que por qué no fueron primero a la comisión, cosa que no ha tenido en cuenta el tribunal, a contar que se le había reducido el dinero que le correspondía por el contrato-programa.

Usted había prometido una comisión a los dos rectores para seguir el tema del contrato-programa, para ver qué se podía hacer, para trabajar en ello. Y, sin embargo, esta comisión no creo que se haya constituido todavía. Ellos se sentían bastante decepcionados con el tema. Por lo tanto, el recurso les ha venido a dar la razón.

Creo que la consejería ha recurrido esta sentencia al Tribunal Supremo. Usted nos lo confirmará ahora en su intervención.

Nos parece, señor consejero, que la universidad no ha sido una de sus prioridades en esta legislatura. Es verdad que hay mucho ruido con la Conferencia de Rectores, a través de la CRUE, pero no es menos cierto que la Conferencia de Rectores, señor consejero, casi siempre van reclamando dinero, no reclaman calidad, no se ve que haya un camino en cuanto a la mejora de la universidad. Hay algunas experiencias, como tiene la comunidad catalana con el instituto Icrea, que están dando muy buenos resultados.

La universidad no es ya una lección magistral. La universidad tiene que tener innovación, la universidad tiene que nutrirse de fondos, no únicamente de las matrículas de los alumnos, sino también de esta relación con la empresa, que parece que no acaba de darse, por lo menos en las universidades canarias, en cuanto a apoyo económico. Y nos parece que la universidad está en un camino de decadencia en Canarias, porque le haría falta un apoyo por parte de la consejería: que mirase también la parte de investigación, no solamente la parte de docencia; la parte de agilización en los trámites burocráticos...

Usted ha salido con un titular diciendo que ha congelado los precios de las matrículas. Bueno, en la segunda parte de mi intervención le diré algo al respecto, pero no se trata de congelar únicamente, porque si la universidad en un 80 % o un 90 % se nutre de la aportación de la consejería a través también de las matriculaciones de los créditos de los alumnos, pues, también se vuelve a dejar a la universidad en un espacio... poco apoyada económicamente, porque no tiene suficientes recursos donde acudir.

El contrato-programa es un contrato que no se puede unilateralmente modificar; es un contrato entre partes, según la jurisprudencia, y, por lo tanto, usted no podría haber hecho lo que hizo. Si ustedes tenían una necesidad de que los recursos fueran menos, habría tenido que hacerse por otro lado, pero no por el contrato-programa, porque este mayoritariamente tenía el funcionamiento de la propia universidad: había una parte de inversiones, había una parte importante en funcionamiento.

No sé si usted me va a decir que el real decreto de Wert... porque puede ser una de las respuestas que usted me dé, pero el real decreto de Wert no fue el primero; la Ley 39/2010, de 22 de diciembre, de los Presupuestos Generales del Estado, del señor Zapatero, ya marcaba que la tasa de reposición no podía ser más del 10 %, que había que hacer sostenible y eficaz la universidad y que no se podía, salvo excepciones, dar plaza a interinos, etcétera. Por lo tanto, los males no vienen únicamente de la ley Wert, sino que la situación es la que es, y de alguna manera había que recortar, pero el contrato-programa no era el lugar, y, por lo tanto, tampoco ha trabajado usted, en ese sentido, en mejorar ese contrato-programa.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María Isabel Oñate.

El señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Gracias, señor presidente. Señorías.

Bien, me solicita usted una comparecencia para dar cuenta de las posibles consecuencias que puedan derivarse de la sentencia, que ahora es del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y que, como usted muy bien ha dicho, ha sido recurrida en casación al Tribunal Supremo por la Comunidad Autónoma de Canarias. Voy a intentar, sin irme por los cerros de Úbeda, explicar cuál es el motivo de esta sentencia, en qué consiste y, en mi opinión, los efectos que puede tener.

El recurso que ha interpuesto la Universidad de La Laguna contra la comunidad autónoma es un recurso contra las leyes de presupuestos de esta comunidad del año 2010, del año 2011 y del año 2012, por no incluir las previsiones que, a juicio de la Universidad de La Laguna, contenía el contrato-programa firmado en el año 2008.

¿En qué consistía eso? En el año 2008, se firma, como ustedes saben -y algunos de los diputados y diputadas que estaban aquí lo saben muy bien-, un contrato-programa con las universidades canarias para el recorrido cronológico del 2009 al 2013. Entre otras características, ese ambicioso contrato-programa perseguía con sus medidas garantizar la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior, establecer un marco de estabilidad presupuestaria para las universidades canarias que garantizara su financiación, estimular la participación de las empresas en las inversiones en las universidades o, también, establecer año a año un incremento progresivo de la financiación pública, de tal manera que se establecía la obligación de incrementarla año a año -puesto que no podrían, según el contrato-programa, disminuirse fondos públicos para universidades canarias-, hasta un tope del 4,5 % de incremento en la financiación de las mismas.

El programa tenía cuatro dimensiones distintas; cada una de ella respondía a unos aspectos de gasto diferentes. Por ejemplo, estaba la dimensión de la financiación básica, que incluía el coste del profesorado, del personal no docente, etcétera, etcétera; y que más o menos representa el 75 % del gasto universitario, aunque el contrato-programa lo podría elevar, como mucho, al 85 %. Luego tendríamos la financiación por objetivos, que tendría, entre otros objetivos, lógicamente, consolidar al profesorado universitario, cualificar y mejorar el número de doctores, investigadores, etcétera, etcétera -aproximadamente el gasto que ahí se planteaba estaba en torno al 6 % del total del programa-. Había también una dimensión de financiación por acciones especiales, en torno al 1 %, y luego venía el capítulo de inversiones, que estaban distribuidas al 50 % en gasto para ambas universidades, pero que, en el caso de la Universidad de La Laguna, se elevaban a 21,5 millones, y otro tanto para la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en el año 2009.

Bien, efectivamente, este es el panorama que se había presentado. ¿Y qué ocurrió?, pues, que en el ejercicio presupuestario del año 2010, ya no estuvo la cantidad fijada, ni en el 2011, ni en el 2012, y al producirse esa circunstancia, la Universidad de La Laguna, en el ejercicio de su derecho, recurre a los tribunales, recurre al contencioso. El contencioso, como usted ha dicho muy bien, estima parcialmente a la parte actora, a la parte de la universidad, y establece la obligación de cumplir este contrato, utilizando para ello una serie de argumentos. Usted ha citado un argumento interesante, que es el relativo a un recurso que afectó a la Universidad Complutense en la Comunidad de Madrid; luego, si quiere, le cuento las consecuencias que eso ha traído, lo digo porque ese sí que es firme, y las posiciones de la Comunidad de Madrid han tenido que serlo, por tanto.

Bien, las consecuencias las veremos, concretamente, cuando se produzca el final de este recurso y, como saben ustedes, existe la posibilidad de que, entre los 26 millones y pico que se le reconoce ya de entrada, más la parte que habrá que concretar de los 16 que se reclaman restantes, la suma será extraordinaria. Efectivamente, sí que ha habido muchas reuniones con ambas universidades canarias, no solamente en la confección de los marcos presupuestarios de los años de esta legislatura, sino para abordar lo que van a ser los escenarios que no van a responder, lógicamente, ni a los objetivos de aquel contrato-programa, porque, entre otras cosas, la realidad va absolutamente por otro lado.

¿Y por qué esa realidad? Luego se lo explicaré con más detalle, pero, efectivamente, hay una legislación superior que la impide. Fíjese que cuando nosotros incluíamos en los presupuestos cantidades que trataban de cumplir estos preceptos fijados en el contrato-programa, continuamente, los informes de la intervención eran negativos, y lo eran con base en una legislación superior, bien sea la que tiene que ver con la estabilidad financiera y presupuestaria, bien sea la que tiene que ver con el real decreto, que no es inocuo, es decir, ese Real Decreto 14/2012 obliga y limita el gasto a ejecutar en el marco de las administraciones educativas para las universidades públicas, y, por tanto, hay que cumplir con un real decreto-ley, ¿no? Esta es la circunstancia, y ahí nos encontramos, lógicamente, ante la consecuencia de una situación donde se discrepa, bien con una resolución judicial que, efectivamente, está para cumplirse, y que las normas, con las que también nos vemos obligados a cumplir en las administraciones públicas, procedan de donde procedan. Esto es lo que hasta ahora puedo decir con respecto a las consecuencias, porque prefiero que sea definitiva la sentencia, en cualquier sentido, para poder opinar con mayor rigor.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Miguel Pérez, señor vicepresidente del Gobierno.

Turno de los grupos parlamentarios. Grupo Parlamentario Mixto, doña Carmen Hernández.

La señora HERNÁNDEZ JORGE (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Buenos días, señoras y señores diputados.

Efectivamente, estamos ante una situación en la que, si quisiéramos llegar al origen, cuál es la causa de este problema, tendríamos que remontarnos al 2010, el incumplimiento del contrato-programa no es nuevo, se origina en el 2010, 2011 y 2012, y, además, tendríamos que remontarnos a qué marco es el que ha definido, pues, los recortes en materia educativa en Canarias como en todo el Estado, que es la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Pero en Canarias el señor Soria ya se adelantó, fue un alumno aplicado de las políticas de recortes, y ya en el ejercicio presupuestario 2010 y 2011 definió recortes en el sistema educativo canario, que han traído como consecuencia esta y otras muchas cuestiones.

Nosotros creemos, en cualquier caso, que hay que pagar esa deuda, efectivamente ese acuerdo existía, ese acuerdo, ese contrato-programa existía, y reclamamos desde nuestro grupo exactamente el mismo trato para ambas universidades, es decir, el hecho de que la Universidad de Las Palmas, alegando solidaridad entre instituciones, y además porque entendía que si había un marco presupuestario que ordenaba desde arriba hacia abajo recortes, pues, tenía que ser todo el sistema quien fuese solidario a esos recortes, y no cargar solo con una parte del sistema, me estoy refiriendo al sistema educativo, pero que si definitivamente el Gobierno de Canarias está en una situación de obligatoriedad de abonar esos acuerdos tendrá también que estar dentro de ese marco la Universidad de Las Palmas.

Queremos saber, usted apuntaba que lo va a explicar, tenemos mucha curiosidad por saber cómo se ha resuelto este conflicto en Madrid, en la Comunidad de Madrid con la Complutense, cómo resolvió la Comunidad de Madrid el pago a los contratos-programa, porque a ver si va a resultar que lejos de beneficiar a las universidades, pues, no va a ser tan beneficioso, y después me gustaría también insistir en que, en cualquier caso, ese espacio de acuerdo y de colaboración que tiene que existir entre las universidades, y que el Gobierno de Canarias debiera trabajar en esas negociaciones para de una manera aplazada cumplir con el pago, que, en ningún caso, se detraería del resto del sistema educativo canario, que ya ha sufrido durísimos recortes.

Me gustaría aprovechar, porque tengo tiempo, para recordar que en cuatro años Canarias ha sufrido un recorte de 277 millones en educación, que esos recortes se iniciaron con el Gobierno del Partido Popular y de Coalición Canaria; a lo mejor la señora diputada no lo sabe, pero ya en el 2009 muchos de los que estábamos fuera de este Parlamento denunciábamos la política de recortes del Partido Popular, que era quien hacía los presupuestos, el señor Soria, y, por tanto, como diría el refrán, "de aquellas tierras, estos lodos".

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Carmen Hernández.

Grupo Socialista Canario, doña Rita Isabel Gómez Castro.

La señora GÓMEZ CASTRO (Desde su escaño): Sí.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista la verdad es que ya estamos acostumbradas a ese ataque de amnesia y de cinismo que padece y que sufre el Partido Popular en Canarias.

Y lo decimos porque la verdad es que las intervenciones que el Partido Popular hace en esta Cámara pues nos hacen pensar -o quieren hacernos creer- que han caído por arte de gracia en este Pleno en estos últimos meses, o que cayeron ayer, cuando son responsables de lo que está ocurriendo en educación y en muchísimos recortes que está padeciendo Canarias.

Digo esto, señor consejero, porque se olvidan, usted ya lo ha dicho, se olvidan de que el incumplimiento del contrato-programa empezó justamente en el año 2010, en el presupuesto de 2010, y la sentencia a la que aluden, pues, hace precisamente, o se refiere, al inicio de ese incumplimiento, y yo creo que en ese incumplimiento tenía bastante que ver el Partido Popular, aunque hoy la portavoz, pues, por ese ataque de amnesia no lo recuerde.

Yo quiero dejar claro, el Grupo Parlamentario Socialista quiere dejar claro, que en estos presupuestos, en este presupuesto del 2014, se mantiene la financiación para las universidades públicas canarias, no estamos hablando solamente de la Universidad de La Laguna, sino también de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y que también se dispuso un crédito extraordinario, y todos lo sabemos, de acuerdo con la Ley 4/2013, de 2 de octubre, por el que cada universidad ha visto incrementado su presupuesto en 6 millones de euros, lo que significa 12 millones de euros añadidos al presupuesto del 2013.

Si bien no es objeto de esta comparecencia, a esta portavoz no se le va a pasar por alto la frase que la señora Oñate ha comentado en su intervención, que critica a los rectores de las universidades públicas, que solamente piden dinero y no defienden ni piden calidad. Yo creo que esta frase los retrata, intentan ensuciar siempre lo público, ensombrecerlo, para luego, bajo la excusa de que no funciona, eliminarlo.

Yo creo que hemos llegado a una conclusión, así lo ha hecho el Partido Socialista, el Grupo Parlamentario Socialista, que con esta comparecencia, con estos incumplimientos, quien debería ser demandado realmente es el Grupo Parlamentario Popular, es el Gobierno del Partido Popular, porque es quien ha incumplido claramente, en estos años de Gobierno, con los recortes con Canarias, con el Plan de Empleo, con carreteras, con sanidad, con educación. Quien debería estar siendo demandado y sentado hoy es el Partido Popular y el Gobierno central.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Rita.

Por el Grupo Nacionalista Canario, don José Luis Perestelo.

El señor PERESTELO RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Señorías. Buenos días, señor vicepresidente del Gobierno.

Agradecerle, en primer lugar, la información que nos ha facilitado, ha puesto blanco sobre negro en lo que es la información sobre una sentencia y, sobre todo, la situación económica que ha llevado a esto, y las posibilidades que se plantean para resolver el problema

Nosotros seguimos pensando, señor vicepresidente, que la fórmula del contrato-programa es una fórmula válida, es una fórmula que permite marcar objetivos, es una fórmula que, como usted bien decía en su intervención, es un marco de estabilidad presupuestaria para las propias universidades, nos parece que es mucho mejor instrumento que lo que pueda hacer una planificación anual en virtud de las disponibilidades presupuestarias en cada año. Pero es que, además, es una fórmula que se plantea a nivel de Estado. Recientemente la propia Conferencia de Rectores planteaba la necesidad de abordar la situación de la universidad apartando esa disculpa permanente de estos últimos años de la crisis y buscando una mejor financiación con contratos-programas que permitan desarrollar la actividad docente y, sobre todo, la actividad investigadora para evitar que esas personas cualificadas, preparadas, pues, se nos vayan porque no hay financiación para poder investigar.

Resulta curioso, aunque ya lo decía antes la portavoz del Grupo Socialista, que el Partido Popular sea quien aporte este asunto al debate, un partido que al llegar al Gobierno, de manera unilateral, suspende todos los acuerdos pactados y firmados que comprometían económicamente a una serie de obras de infraestructuras en carreteras, obras hidráulicas, contratos de empleo que estaban ya comprometidos y que, por tanto, obligaban a la comunidad autónoma, y que va a ser motivo de denuncia por parte de aquellas empresas que tenían esos contratos y que no se pueden cubrir por la falta de financiación. Ellos que han optado por esas fórmulas son los que ahora critican esta fórmula al Gobierno de Canarias. Yo, sin embargo, y nuestro grupo le invitamos a seguir dialogando, seguir dialogando con las universidades, usted es una persona dialogante, una persona capaz de llegar a ese consenso con las universidades sobre una fórmula de deslizamiento tal vez de ese contrato-programa; a buscar la situación de salud financiera que nos permita cumplir con las expectativas que se han generado en las propias universidades.

Y, además, le animamos a seguir con acuerdos como los que se plantean en la prensa de hoy. Hoy mismo aparece en los medios de comunicación una reunión del Consejo Universitario de Canarias, que usted preside, donde se da el visto bueno a la iniciativa de la Universidad de La Laguna para fusionar sus facultades y escuelas en nueve centros; nos parece que es un proceso en el que la universidad pretende ahorrar costos y, además, mejorar la eficiencia administrativa, y nos parece que siempre es bueno, mucho más en estos momentos; o cuando dice que abonará las tasas de la PAU, algunos con dificultad económica, o el sistema de becas y, sobre todo, el adelanto en la resolución de las ayudas que permiten a nuestros universitarios seguir disfrutando de ese apoyo del Gobierno de Canarias para seguir sus estudios universitarios.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Luis Perestelo.

La solicitante de la comparecencia, doña María Isabel Oñate.

La señora OÑATE MUÑOZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, es que me lo ponen, me lo ponen muy fácil, por no decir una mala palabra, me lo ponen muy fácil, porque es que tener que oír lo que he tenido que oír aquí: felicitaciones al consejero, qué bien estamos..., yo no sé si leen esto: "las universidades canarias, la peor tasa de suspenso de toda España", ¡qué alegría!, ¡qué alegría!, ¡qué honor!, ¡qué honor! Para ustedes la excelencia, ¿saben lo que es la excelencia para ustedes? Elitismo, y mientras no cambien ese concepto estamos en café para todos, café para todos.

A la Universidad de La Laguna y a la de Las Palmas la cantidad que ha dado la consejería ha sido la siguiente: en el año 2011, 236 millones y pico; en el 2012, 228; en el siguiente 216 y ahora 211. Vienen aquí a hablar de Soria, que si Soria recortó, pero, señora del Grupo Mixto, existe un personaje que se llamó Zapatero que usted evita nombrarlo siempre porque es de izquierdas, pero, oiga, si usted es ecuánime y es tan equilibrada, tiene que nombrar también a Zapatero. El señor Soria empezó con el ajuste y luego he tenido que oír aquí estos cuatro años, yo no estaba en los anteriores, oír presumiendo al consejero de Hacienda de que tenemos un déficit estupendo, el menor déficit de todos; gracias al señor Soria, si es bueno para unas cosas, hay que reconocerlo. El señor Soria ajustó y por eso tenemos menos déficit ahora, luego presumir de poco déficit sí, sin nombrar a quién lo llevó ahí.

Es verdad que ha habido un ajuste, pero vamos a ver, señora portavoz del Grupo Socialista, es que el Gobierno socialista nos dejó en quiebra total, es que eso tiene usted que en algún momento verlo, quiebra total y no hubo rescate afortunadamente porque hubiera sido bajada de jubilaciones, bajada, no congelación, bajada como ha hecho Portugal, bajada de profesores en sueldos y gracias a que no hubo rescate pudimos mantener la cabeza fuera y estamos en una línea de franca mejoría, señora portavoz del Partido Socialista.

Ahora lo que nos toca a nosotros, lo que nos compete a nosotros aquí en la comunidad autónoma, las universidades, la calidad, yo le voy a recomendar al consejero, si me lo permite, aunque sí que él sabe muchísimo y yo nada, lo siguiente: señor consejero, tenga usted en la mesilla, al lado de su cama este libro (Mostrando un libro a la Cámara), que lo han hecho ustedes, los socialistas, el último año antes de que perdieran las elecciones. Tenga usted este libro de cabecera porque es muy útil y porque muchas cosas que se dicen aquí es lo que ha hecho Wert, lo mismo. Aquí el Partido Socialista recomendaba que las becas se dividieran en dos partes, una parte que corresponde a la economía de las personas y otra parte al esfuerzo y al premio al estudiante, ¡aquí! Lo pone aquí, no me lo he inventado yo, lo pone aquí. Y, por lo tanto, señor consejero, cuando usted salga en contra de algo, léase primero lo que ustedes recomendaron, que tenían razón, en este estudio que los expertos le dieron al Partido Socialista, tenían razón: la universidad no puede seguir como está, no hay quien pueda sostener una universidad donde todo el mundo está subvencionado, ¡todo el mundo: el hijo de Botín, el hijo de la esquina...! ¡No puede ser! Es que eso se cae de maduro.

Entonces usted qué hace..., porque para usted lo mejor son los eslóganes y los titulares. Usted antes de que termine la legislatura no quiere comprometerse en nada negativo sino todo bueno, y entonces dice los desayunos escolares, y entonces las tasas se paralizan y se congelan, oiga, pero si la universidad vive también de las tasas. ¿Qué le está diciendo usted a la universidad? Que haga investigación que es lo que tiene que hacer, que estamos en la cola de la investigación, que tenga una transferencia con las empresas... Y usted no la ayuda a que puedan realizar eso, sino que no, todo el mundo que pase con un 5, que nadie pague, que todo sea gratuito para todo el mundo todo el tiempo, café para todos, señor consejero. La universidad es excelencia por encima de todo, la universidad es la que tira de una comunidad autónoma, es la que se invierte en conocimiento, la que transfiere y se moviliza para las empresas, para la formación profesional, para muchísimos cursos. Las universidades nuestras están como la bella durmiente, tranquilas en el olvido; las escuelas de formación de profesorado en las dos universidades están cayéndose, señor consejero, usted lo sabe. Yo sé que esto no es a cuento porque es la deuda que usted tiene, pero es que le vengo a decir yo que las demás cosas tampoco se han hecho, porque en la formación de profesorado las dos necesitan esos aularios, que no los tienen, "pero ahora vamos a sacar muchos institutos integrados con muchos empresarios estupendos que ya hemos puesto la primera piedra y que no sé si se verán después". Es que eso no es así, trabajar por la universidad.

Yo creo que aquí, mientras no pensemos que la universidad es una cosa muy importante y de verdad la ayudemos a dinamizar eso de otra manera diferente que con las becas a todo el que tenga un 5, no vamos a salir adelante. Y eso lo han dicho ustedes en este informe, han dicho que no puede ser café para todos, han dicho los socialistas que tiene la gente que empezar las matrículas, más el que pueda, porque usted sabe que hay muchos estudiantes que sus padres están muy bien situados y les sale gratis la universidad igual que al que no tiene, y todo eso hay que enfocarlo. Y luego, usted tiene una posibilidad. Usted ha, un poco, analizado aquí que el 80 % va para funcionamiento de la universidad y solamente le he oído decir un porcentaje bajo para innovación. Ustedes reclamaban en este libro, decían que tenía que ser, a ver, que tenían que poner un 50 % en función de los alumnos, de los créditos matriculados; un 30 % en calidad y resultados de la docencia -un 20 %-; y un 30 % en indicadores de producción e impacto de la investigación. Eso lo dijeron ustedes aquí en este libro y usted no lo está cumpliendo tampoco, sino que usted dice que todos los males vienen de Wert y ya con eso la universidad se queda tranquila.

Yo creo que realmente la universidad necesita mucho más cariño y muchos más estudios, que el director que usted tiene, el Guitián, no creo que esté haciendo mucho porque lo único que le preocupa es decir "hemos congelado las becas y todos contentos", pero la universidad requiere internacionalización, agilidad en la burocracia... Usted me podría decir a mí si hay alguna clase en inglés en las universidades canarias, no lo sé, yo le digo que en las italianas sí, en las de otros países también, el inglés es fundamental en las universidades. Si usted entra en los concursos que hay en Europa para investigación -tristemente en España hay muy pocos-, todo se presenta en inglés y todas las listas están en inglés, y ahí no se habla otro idioma que el inglés en la investigación. Por lo tanto, los chicos nuestros no van solo allí para que esto sea un instituto de postín, un instituto que cuesta mucho dinero porque no está bien utilizado, y donde solamente salen con un nivel un poquito más alto de las lecciones magistrales, la universidad es algo más que eso. El alumno también tiene que estar en equipos de investigación, y, por lo tanto mientras no hagamos eso en las universidades nuestras canarias hay una pérdida de dinero, es tirar el dinero a nada, a la cuneta, porque ese dinero que a usted le costando tanto no está rentabilizado.

Por lo tanto, yo creo, señor consejero, que la universidad daría para mucho más. El dinero lo va a tener que pagar, y creemos que usted, que tiene el poder porque está en el Gobierno de Canarias -y ustedes son los que pueden- tendría que darle otro aire a la universidad, apoyar más a la universidad en las investigaciones, no estar con tanto buenismo de que no le sube la matrícula a nadie sino que hay que subirla a quien lo pueda pagar, porque la universidad vive también de los créditos, y todo eso hay que hacerlo, pues, con una valentía que yo creo que este gobierno no tiene.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María Isabel Oñate.

Para cerrar la comparecencia, el señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Bien.

Voy a intentar seguir centrándome en el tema de la comparecencia y no -como dije antes- irnos por los Cerros de Úbeda.

Efectivamente, tenemos un recurso que se interpone por recursos, por dinero. Y por dinero porque, efectivamente, a entender de la parte actora, ni en 2010, ni en 2011, ni en 2012 se cumplió lo previsto en el plan de financiación, que incluía el contrato-programa. Insisto en que veremos cómo termina este recurso.

Insisto, también, en que nosotros no hemos parado de dialogar con las dos universidades y de estar a su lado para, entre otras cosas, ir cumpliendo muchos de los objetivos que estaban fijados en ese contrato-programa. Le voy a poner un ejemplo, y así le contesto a algo que veo que, en fin, tiene usted alguna duda. Mire, uno de los objetivos que tenía ese contrato-programa era que las universidades canarias transitaran con éxito al cambio considerable que suponía su integración en el Espacio Europeo de Educación Superior.

Bien, como sabe, y si conoce bien de qué va esto, verá que la mayor parte de los planes de estudio, que se han tenido que reformar como consecuencia de ello, incluyen específicamente enseñanzas idiomáticas. Y es más, los másteres, en su inmensa mayoría, exigen un nivel de conocimiento idiomático determinado para poner tener acceso a él.

Por tanto, el salto que se ha dado es importante, y es importante en ambas universidades y también por supuesto en la Universidad de La Laguna, a pesar de las restricciones presupuestarias. Y ahí quiero establecer lógicamente un elogio a nuestras universidades porque con la que les ha caído, que no ha sido poca, siguen teniendo en todo lo alto el norte bien puesto. Ayer mismo, en el consejo de universidades canario, la Universidad de La Laguna nos explicaba cuál es su plan de reforma institucional, que sencillamente reduce a un tercio la estructura institucional de esa universidad, sin que por ello merme la calidad de sus estudios y sin que por ello merme la calidad de quienes están al frente de la tarea docente e investigadora. Es un ejemplo, sencillamente, de algunas de las cosas que se están haciendo.

Pero mire, a ver si se lo explico bien, independientemente del curso que vaya a tener esta sentencia, ¿es posible que el Gobierno autónomo o cualquier otro Gobierno garantice en estos años que el presupuesto de esa administración universitaria se va a incrementar año a año un 4,5 %? ¿Alguien cree que eso ha sucedido en algún sitio? ¿Verdad que no? Pues, eso está previsto en el contrato-programa, y eso es motivo de incumplimiento. Claro, es que eso es así. Eso es así.

Usted me decía el real decreto que tenemos encima. Mire, el Real Decreto-ley, de Wert, de contención del gasto sanitario y educativo, el famoso 14/2012, implicaba un recorte del gasto educativo para toda España, que a Canarias le suponía un recorte de 135 millones de euros. Es cierto. Lo que está previsto en la ficha financiera que se mandó a Bruselas, como consecuencia, supone eso. Para Canarias la parte proporcional es esta, y, hombre, algo nos influirá esa circunstancia.

Yo no estaba aquí cuando se hizo el presupuesto del 2010, ni el presupuesto del 2011, sí el de 2012, que, por cierto, tenía bastantes más losas que los anteriores. Pero yo le pido a usted que le expliquen los compañeros y compañeras que tiene sentados en la bancada de su Grupo Popular por qué aprobaron esos presupuestos que incumplían el contrato-programa. Y se lo van a explicar fácil, se lo van a explicar fácil, ya verá qué pronto se lo explican.

Bien, este es un dato que me parece harto relevante. ¿Qué ocurrió en otra comunidad autónoma donde pasó algo parecido, con un plan de financiación de inversiones, que es a lo que usted aludía en Madrid? Claro, hay una sentencia del Supremo que obliga a la Comunidad de Madrid a cumplir con un plan de inversiones, que, seguramente, se hizo en un tiempo pensando que la economía iba a ir por un lado y luego no fue así. ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo lo ha cumplido la Comunidad de Madrid? ¿Ha pagado el coste de la sentencia incrementando el presupuesto universitario? ¿Ha pagado el coste de la sentencia incrementando el presupuesto de educativo? Pues, no, porque las universidades no han tenido más recursos. ¿Sabe lo que ha hecho la Comunidad de Madrid? -Ahí están los rectores, que no saben si hicieron bien reclamando o no-. Pues, les retiró la financiación de otros conceptos y se la dio en inversiones. Y cumplió la sentencia.

Pero, a raíz de eso, solo en esa Universidad Complutense han desaparecido 300 plazas de personal docente. Eso es lo que ocurrió en Madrid. Por eso es importante aprender de la experiencia de otros que han podido atravesar circunstancias parecidas.

Bien. Y quiero aclararle, además, alguna cuestión importante. Mire, vamos a ver, alude usted a determinados temas relativos a las becas, las tasas, etcétera.

Una plaza universitaria supone de entrada ya para cualquier tipo de alumno o alumna una financiación pública importante, un 85 %. Y le he explicado alguna vez que no parece justo que un alumno que tenga dinero el 15 % restante, que con un cinco se puede permitir el acceso a la universidad, y el que no tiene dinero con un cinco o con un cinco y cinco no. No, porque en el sistema público la equidad debe ser para todo el mundo igual. Si el alumno aprueba, lo mismo que el otro, lo mismo que el otro, como mínimo.

Y en ese sentido, ¿qué hemos hecho nosotros con las becas? Pues, ustedes lo vieron, en el presupuesto de este año se ha incrementado la partida de becas universitarias un 24 %. ¿Qué conclusión ha traído ello? Pues, que este curso en el que estamos el número de becas que se han otorgado supera en un 40 % a las que habíamos otorgado en el curso anterior, en un 40 %. ¿Y por qué? Ojalá no fuese esto necesario, pero sigue siendo necesario. ¿Qué ocurre con las tasas? -Ayer lo veíamos también porque lo pasábamos por el Consejo universitario canario-. Se obligó a subir, como usted sabe, a todas las universidades -salvo a una, por cierto, que no las ha subido, a la que se le hizo la vista gorda, salvo a una comunidad-, las tasas con mínimos y máximos. Tenemos en estos momentos unas tasas que, por segundo año, se congelan en primera instancia, en primera matrícula, y bajan el 10, el 20 y el 25 % en segunda, tercera y cuarta convocatoria. ¿Por qué? Porque las propias universidades saben que esto está teniendo y provocando un estrago considerable en los alumnos para continuar sus estudios, porque no alcanzan en estos momentos a pagar el coste de estas tasas. Alumnos que en estos momentos no pueden aprobar en primera convocatoria, entre otras cosas porque difícilmente pueden sostenerse en las propias universidades. Y luego hemos procurado que los alumnos que puedan ir a la universidad porque aprueban el Bachillerato, que no sea la tasa de la PAU la que les impida el acceso a la misma.

¿Son medidas de parche? Pues por supuesto que sí, claro que sí, pero justas, ¿eh?, son justas, como las de los desayunos, son medidas justas, y las vamos a seguir manteniendo, porque la universidad pública española, a la que tanto se denigra con un enorme desconocimiento y con unos rankings que comparan churras con merinas, tiene que seguir, en mi opinión, manteniendo el progreso que ha mantenido en las últimas décadas. Yo sé que hay un objetivo de hacer desaparecer el 30 % -no lo sé yo, nos lo ha contado abiertamente el Ministerio de Educación- el 30 % de las actuales universidades. Eso se ha planteado así. Yo creo que no, que en Canarias no sobran estas universidades, sinceramente, entre otras cosas porque las universidades canarias, y usted piénselo un poco, desempeñan un papel, ya no en el terreno de la docencia, en el de la investigación y en el de la transferencia de conocimiento a las empresas, que no hay otra cosa que lo haga en Canarias, ni entidades privadas, ni públicas. Son las propias universidades las que están proporcionando hoy un conocimiento y una inteligencia que en otros ámbitos no existe. Y pongo encima de la mesa cualquiera de las áreas de investigación universitaria, y pongo encima de la mesa la tarea a la que muchas veces nos enfrentamos desde este Parlamento, para todo, para todo, desde el ámbito del derecho hasta el del patrimonio cultural, a las áreas de ciencias de la salud, a lo que ustedes quieran: sin el conocimiento que ha emanado de nuestras universidades sería inviable esa tarea. Por tanto, son imprescindibles en estos momentos, por suerte o por desgracia. Y digo por desgracia porque, a lo mejor, tendríamos que procurar que hubiese otros ámbitos, especialmente el del ámbito privado, que no existe.

Esta es la realidad con la que nos estamos manejando, y quiero terminar con lo siguiente: pese a estas restricciones, quiero recordarles que hay múltiples ejemplos de cómo las universidades canarias, sus profesionales, están cumpliendo, cumpliendo con los objetivos que en su día trazó aquel contrato-programa, con menos recursos de los previstos, pero cumpliendo con esos objetivos. Y he puesto un ejemplo que no ha sido sencillo y fácil, pero no en Europa todas las universidades han logrado transitar con suficiencia al Espacio Europeo de Educación Superior como han hecho en tiempo y forma las propias universidades canarias, de las que me siento, por otra parte, y no solo porque trabaje en ellas, profundamente orgulloso.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Miguel Pérez, señor vicepresidente del Gobierno.

Nos hemos ido un poco más del tiempo previsto, por lo tanto, señorías, vamos a reanudar la sesión a las cinco de la tarde, si les parece, ¿no?

Pues muy bien, hasta las cinco.

Muchas gracias.

(Se suspende la sesión a las catorce horas y treinta y cinco minutos.)

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y ocho minutos.)

El señor PRESIDENTE: Señorías, muy buenas tardes.

Reanudamos la sesión.