Diario de Sesiones 127/2014, de fecha 10/6/2014
Punto 26

8L/C-1565 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), SOBRE REPERCUSIONES DEL PROGRAMA NACIONAL DE REFORMAS 2014 DEL GOBIERNO DE ESPAÑA.

El señor PRESIDENTE: Siguiente comparecencia, que era la anterior, del señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre repercusiones del Programa Nacional de Reformas 2014 del Gobierno de España.

Doña María del Mar Julios Reyes, Grupo Nacionalista Canario.

La señora JULIOS REYES: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías. Señor consejero.

Como sabe, esta comunidad autónoma, la ciudadanía de Canarias y especialmente los servicios públicos esenciales que dan respuesta a las necesidades de esta vienen sufriendo, desde hace muchos años ya, recortes importantes en el presupuesto. Usted los ha vivido, los ha sufrido y le ha tocado gestionarlos de la mejor forma posible. Y especialmente en estos últimos años del Gobierno de España, del Partido Popular, además se han producido, además de los recortes, reformas que han conducido a disminuir importantes derechos y prestaciones a los ciudadanos. También se ha producido un retroceso en los derechos que, como territorio ultraperiférico, hemos ido conquistando, yo diría, a veces arrancando a los diferentes gobiernos centrales, de diferente color político, que se han ido sucediendo en los gobiernos de España.

El nuevo programa de reformas aprobado por el Gobierno de España y enviado a Europa a finales de abril de este año abarca el período 2014-2017 y en él uno de sus objetivos principales es el de seguir profundizando en la línea de las reformas de los programas anteriores, el del 2012 y el del 2013, y eso me preocupa por las consecuencias que puede traer para Canarias.

En esta primera intervención, voy a comentarles algunos de los aspectos que más me preocupan, pues sin duda -y es el sentido de esta comparecencia- nos van a afectar las consecuencias de ese programa de reformas 2014 a los canarios y canarias. Me preocupa, por ejemplo, que en él se apunta a una Ley de Desindexación de la Economía Española; dice concretamente que pretende eliminar la práctica de la indexación en el sector público. Ya sabemos las consecuencias negativas que eso ha ocasionado, por ejemplo, con las pensiones, en donde, además de la disminución de las mismas a lo largo de este año, la reforma que se hizo en el 2013 de la ley de pensiones ha conseguido mantenerlas por debajo del crecimiento del IPC. Ahora, con ese plan de reformas, se condena a los pensionistas a que esta situación se perpetúe hasta el 2017. Según los expertos, se habla de que va a perderse en torno a un 3 % el poder adquisitivo de las pensiones.

También en este programa de reformas entiendo que se introduce nuevamente la congelación de los salarios de los empleados y empleadas públicas por el período 2014-2017, y esto, según los expertos, al final de todo este período va a ocasionar, según las categorías, la pérdida incluso de un 40 % del poder adquisitivo.

También entiendo que en este programa se aplica nuevamente una nueva congelación de la oferta pública de empleo y el mantenimiento de las tasas de reposición solo en un 10 %, pero solo para los sectores estratégicos. Esto, entiendo, va a implicar la obligación de amortizar nuevamente, como ha ocurrido en todo el territorio, miles de empleos y acentuar lo que es la precariedad, digamos, y las dificultades en las plantillas de los servicios públicos.

¿Qué significa, señorías, también para Canarias la disminución que va a generar en prestaciones el cálculo que se hace en este plan de ahorro de 7.129 millones en lo que se refiere al impacto de la reforma de las administraciones públicas? ¿O los 6.440 millones de ahorro que van a implicar las medidas adoptadas por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas, llamada CORA?

Este documento valora como muy positivo el cumplimiento de los objetivos de déficit en el año 2013, aunque, como todos sabemos, se produjo un ligero desvío de 0,12 puntos. Le pregunto, porque además el Gobierno de España lo vende esto como un gran triunfo, una gran trofeo, frente a la Unión Europea, pero, señor consejero, ¿han cumplido todas las administraciones por igual? Yo creo que no. Las administraciones autonómicas sí, los datos están ahí; las locales también, sí, los datos están ahí, pero ¿y el Estado? La Administración central del Estado, gobernada en este caso por el Partido Popular, pues, resulta que no, que no ha cumplido. Además de que no ha cumplido, es la Administración que más déficit acumula e incluso lo incrementa, de 4,21 en el 2012 pasó a 4,33 en el 2013. Pese a ello, el grueso de todas...

El señor PRESIDENTE: Un minuto, doña María del Mar.

La señora JULIOS REYES: Muchas gracias, señor presidente.

...el grueso de todas las medidas, el grueso de todos los recortes que se observan en este programa, siguen siendo impuestos por la Administración más incumplidora, es decir, por la Administración central del Estado. El grueso de todos esos recortes se siguen imponiendo a las administraciones más cumplidoras, a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos; y, por tanto, a los servicios públicos y, por tanto, a los ciudadanos.

Me gustaría conocer si usted percibe alguna medida estructural en este nuevo programa, de relevancia, dirigida a disminuir el déficit de la Administración central del Estado o alguna reforma estructural de la misma.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María del Mar.

Por parte del Gobierno, el señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz): Gracias, presidente. Señorías. Buenas tardes nuevamente a todos y a todas.

El Programa Nacional de Reformas para 2014 reincide en las políticas de años anteriores: recortes en las comunidades autónomas y ayuntamientos para que sean estos los que salven el cumplimiento del déficit de España. Como en ejercicios precedentes, no existe una sola medida -ante su pregunta-, digo, no existe una sola medida sustancial para rebajar el gasto estructural de la Administración General del Estado. Por el contrario, el documento insiste en las políticas de ajuste, que continúan recayendo en las comunidades autónomas y en las corporaciones locales, de forma especial, eso sí, lamentablemente, sobre los servicios públicos esenciales que prestamos las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

El nuevo programa presentado el pasado abril a Bruselas exhibe como gran logro los 5.427 millones de euros recortados solo en gasto sanitario durante el año 2012 y 2013, a los que seguirán otros 2.500 millones de euros más. A partir de ahora se pretende que haya otra vuelta de tuerca más en el gasto farmacéutico, en la cartera de servicios y en los recursos humanos, elementos estos sustanciales de las prestaciones sanitarias, y a los que Canarias, como hemos hecho hasta el momento, tengan ustedes por seguro, señorías, que pondrá freno en la medida de sus posibilidades.

Misma fórmula que el Gobierno central reitera en el ámbito de la educación. No solo no rectifica la disminución o eliminación de recursos de años anteriores, sino que persevera con leyes que obligan a las comunidades autónomas pero que, lamentablemente, carecen de financiación, como la Lomce, o avanzan en nuevos planteamientos, como el copago también, para la educación pública.

Y es en las políticas sociales donde completan ese escenario de desmantelamiento de los servicios públicos básicos, que en el caso de Canarias tiene una máxima expresión.

Sin embargo -y esto es lo más grave-, y en contraposición al continuo descenso de recursos para las prestaciones esenciales, el Gobierno central, el Gobierno del Partido Popular, decidió el pasado viernes devolver a Bruselas 1.300 millones de euros del rescate a la banca. 1.300 millones del rescate a la banca. Decidió, el pasado viernes decidió devolver el Gobierno central 1.300 millones de euros del rescate a la banca. Y digo "decidió" porque lo hizo de forma innecesaria, porque les recuerdo que el préstamo de 40.000 millones de euros otorgado a España se concedió con un plazo de carencia de diez años y, por tanto, no existe obligación alguna de reintegrar ahora tal cantidad. ¡Y hemos devuelto 1.300 millones de euros ahora! ¿Para qué? ¿No hay necesidades? ¿No hay necesidades? ¿A qué tipo de interés está ese préstamo, señor Rodríguez?, ¿a qué tipo de interés?: ¿el 0,5 %?, ¿diez años de carencia? ¿Qué conseguimos con eso, señor Rodríguez?

Y mientras hace esto el Gobierno central, mientras hace esto el Gobierno central... (Comentarios en la sala.) Pues, que paguen el Convenio de Carreteras. Si pagan lo que se debe, que paguen el Convenio de Carreteras, por poner un ejemplo. Mire, muy sencillo: ¡para pagar lo que se debe, que paguen el Convenio de Carreteras, clarísimamente, que también lo deben, que también lo deben!

Y, miren, mientras esto ocurre, tampoco en el 2014 hay un solo indicador en las reformas remitidas a Bruselas que se refiera a la disminución del coste de las estructuras del Estado, porque les recuerdo que, en las recomendaciones del pasado 2 de junio, la Comisión Europea no solo lamenta que los datos macroeconómicos presentados por España sean un tanto optimistas, sino que le insta a afrontar una reducción sistemática del gasto en todos los niveles de la Administración. Claro, ¿qué hace el Gobierno central?: cumple solo la parte que traslada a los demás, pero la suya no. Por tanto, vuelve a insistir la Comisión en que hay que acometer ajustes estructurales, que hasta el momento el Gobierno central se ha negado a ejecutar, al tiempo que ni siquiera muestra su voluntad de hacerlo en el futuro, ¡en sus propias estructuras! Miren, porque prueba de todo ello es la senda programada del déficit permitido hasta 2016, donde lo que se aprecia es el progresivo aumento de la carga de ajuste para las comunidades autónomas en beneficio de la Administración General del Estado. Les recuerdo que en este año el Gobierno central podrá incurrir en un déficit del 3,5 % del PIB; las comunidades autónomas, del 1 %. Pero es que en el 2016, donde el Gobierno central tendrá que tener un objetivo del 2 %, a las comunidades autónomas les cede un 0,2 %: 90 % para la Administración General del Estado, un 10 % comunidades autónomas, cuando la distribución del gasto es completamente distinta, completamente distinta, porque les recuerdo que las comunidades autónomas han hecho un esfuerzo importante, los ayuntamientos están liquidando en superávit y el Gobierno central, ni siquiera haciendo políticas poco ortodoxas, como trasladar determinados gastos del último trimestre al inicial 2014, cumplió el objetivo de estabilidad. Y no me diga, señoría, que es derivado de los mayores gastos sociales por la situación económica, porque le recuerdo que la Seguridad Social ni siquiera cubrió el objetivo del déficit fijado: 1,4 % fijado, 1,4 % fijado, 1,16 el real. Luego, ¿dónde no se produjo el cumplimiento?: en la Administración General del Estado. En el chiringuito, en el chiringuito del Gobierno central. Porque los hechos, los hechos son indiscutibles, absolutamente indiscutibles, en función de los datos que el mismo Gobierno central, el Gobierno del Partido Popular, presenta.

Miren, les recuerdo que durante todo este proceso, al inicio, se llega a decir que el problema de España es un problema de credibilidad, y un problema de credibilidad porque las comunidades autónomas no son capaces de controlar el gasto. Muy bien, pues, si ahora las comunidades autónomas han controlado el gasto y, según el Gobierno central está mejorando eso que llaman la marca España, será porque los demás han hecho su tarea: las comunidades autónomas en su gran mayoría, los ayuntamientos en su gran mayoría, en su práctica totalidad. El Gobierno, en particular, no lo ha hecho. Y ya está bien, por lo tanto, de ese discurso paternalista, obligando a los demás a lo que son incapaces de hacer en sus propias estructuras. No, yo sé que eso es triste, yo sé que es duro, pero es que... No es que lo diga yo, es que lo dicen los propios documentos oficiales aprobados por el Gobierno central, que no son capaces de cumplir. Primero, las comunidades autónomas, demostrado que no; segundo, que era derivado del mayor gasto de la Seguridad Social, claro, teníamos que pagar más pensiones y más desempleo (El señor presidente abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González). Ni siquiera eso, ni siquiera eso, ahora es... ¿Cuál será la próxima excusa, cuál será la próxima excusa que pondremos? Porque estamos fiándolo todo, ¿a qué?, a la bajada de la prima de riesgo, a la bajada de los costes de los intereses y, por lo tanto, a la mayor renta disponible. ¿Para hacer qué?: para plantear programas de reactivación económica en el conjunto de la economía española, como el que aprobó el pasado viernes el Consejo de Ministros. Sí, un programa de 11.000 millones de euros para reactivar la economía en España. Y todo el mundo podrá sorprenderse: "oiga, con las dificultades que tiene España, ¿por qué no de 11.300 y no pagábamos los 1.300 a los que no estábamos obligados?". Claro, cuando uno desciende a qué contiene ese programa, observa que son 11.000 millones de euros, de los cuales 3.600 proceden de fondos comunitarios, 4.500 aportaciones a préstamos y 2.600 de la iniciativa privada. ¿Y cuál es la acción del Gobierno central en todo este proceso? Pues coger todas las medidas, meterlas en un paquete y adornarlo como que algo es una acción superinnovadora para ayudar a la economía. Porque, ¡qué sorpresa!, de esas políticas de innovación, de esas medidas estrella, incluyen 750 millones de euros para fomentar la competitividad industrial, 750 millones de euros que están en el presupuesto actual en créditos, en préstamos del Ministerio de Industria, pero los metemos en un nuevo paquete, le ponemos un nuevo lazo y, ¡oh, qué sorpresa!, nos salen unas nuevas medidas.

Claro, el mismo día que aprobamos ese paquete de supuestas medidas de reactivación económica y 750 millones de euros para la política industrial, nos cargamos 1.700 millones de euros de las primas a las energías renovables en el conjunto de la economía española. Por lo tanto, Canarias es enormemente perjudicada por la necesidad que tiene de la introducción de energías renovables.

Entonces, miren, señorías, desde el principio, mensaje equivocado; desde el final, actuaciones completamente equivocadas. Hemos sufrido los responsables de las comunidades autónomas el ataque constante por parte del Gobierno del Partido Popular de que el problema de los altos costes de financiación española era derivado de que era imposible embridar el gasto desbocado de las comunidades autónomas, el gasto desbocado de las comunidades autónomas. Hemos demostrado que somos capaces, porque no nos queda otro remedio, porque no nos queda otro remedio, de establecer medidas de corrección.

Y lo último que nos queda ahora es escuchar una reforma del sistema impositivo, una reforma del sistema impositivo que hay que ver qué afecciones tiene con las comunidades autónomas. Una reforma del sistema impositivo que han anunciado por activa y por pasiva, que, dados cuáles son los impuestos...

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Siga, que tiene un minuto.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz): ...autónomas y, por lo tanto, la capacidad de gasto de las comunidades autónomas. Ni se nos ha escuchado ni se nos ha consultado para saber un poco cuál era la posición en todo este proceso, dado que somos partícipes en el conjunto de los ingresos.

Ese es el problema actual que tiene la economía española, el problema actual que tiene la economía española, en la que no solo por hablar se solucionan los problemas, no solo por ponerles lazos nuevos a las cosas que ya están se arreglan los problemas. Porque, de verdad, para avanzar en este proceso en este momento se requiere que el Gobierno central, que la Administración General del Estado dé pasos, no en forzar la destrucción de los servicios públicos esenciales, sino en disminuir sus gastos no productivos.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Gracias, señor consejero.

Tienen ahora los grupos no convocantes de la comparecencia. El Grupo Mixto, señor Román. Desde el escaño.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor presidente. Señor consejero. Señorías.

El plan nacional de reformas, el llamado plan nacional de reformas, no es sino la concreción en el año 2014 de las políticas de austeridad, de recortes, con las que han afrontado la crisis Europa, España y Canarias. Es eso. Lo único es que vamos a tener un episodio más de recortes en el gasto público, que repercutirá en los servicios básicos y en los derechos de la gente, y se va a introducir... Por supuesto se carga el control del déficit público sobre las administraciones locales y territoriales y elude cualquier responsabilidad en la Administración General del Estado.

Pero lo que más me preocupa de las muchas cosas que anuncian es la reforma fiscal, porque este sí que es un elemento central del modelo de convivencia, de la justicia y de la redistribución de la riqueza. Primero, es preocupante que no se consulte a quienes de facto son cotitulares prácticamente de esos impuestos, porque de ellos dependemos, que son las comunidades autónomas, pero aquí habrá que vigilar -desde luego nosotros lo haremos- a ver qué reforma fiscal viene ante el proceso electoral, porque habrá una parte que será ideología pura, pero habrá otra parte de la reforma fiscal que se va a asociar al proceso electoral que está a la vuelta de la esquina. De manera que tendremos que estar organizados todos, porque el plan nacional de reformas no es sino un episodio de la política conservadora, ultraliberal, que ha dejado maltrecha a la mayoría de la gente, que ha dejado en la cuneta a millones de personas, a cientos de miles de empresas y que el daño continúa, y este será un episodio nuevo.

Insisto, me preocupa de manera muy especial el sistema fiscal. Ya es crítico el sistema fiscal español, primero porque es poco progresivo, porque solo pagan las rentas del trabajo, las pequeñas y medianas empresas y los consumidores, porque se van de rositas las transnacionales y los que saben hacer ingeniería fiscal. Y ahora estoy convencido, y espero equivocarme, de que esa reforma fiscal será más de lo mismo, ¿eh?: favorecer a los poderosos y perjudicar a las mayorías.

Por lo tanto, ninguna novedad en los anuncios. Habrá que esperar la letra chica, pero yo solo espero malas noticias para la mayoría y buenas para las minorías, porque es para quien se gobierna. Pero hay un dato muy relevante, que son los ciudadanos, y los ciudadanos toman conciencia y deciden, y las elecciones se acercan y yo creo que van a repartir estopa. Al menos lo espero.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señor Román.

Por parte del Grupo Parlamentario Socialista, el señor Mayoral tiene la palabra.

El señor MAYORAL FERNÁNDEZ (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Señorías.

El Programa Nacional de Reformas 2014 reconoce que es una continuación de la intensa agenda reformadora del Gobierno, ya plasmada en los anteriores planes del año 2012 y 2013, aunque en este añade un elemento diferencial, que estamos en una coyuntura más favorable y que puede contribuir a mejorar el crecimiento de la economía y del empleo. Y establece dos líneas de actuación: por un lado, la profundización de la reforma y, por otro, favorecer la recuperación económica y la creación de empleo. Es decir, profundización de la reforma, continuación de la intensa agenda reformadora del Gobierno. Y, con base en eso, la comparecencia que se solicita nos pregunta: ¿qué repercusiones tienen para Canarias las medidas contenidas en este plan?

Bien. Yo haría una serie de preguntas. En primer lugar, porque aquí está el quid de la cuestión, no en que haya una coyuntura favorable que nos pueda permitir mejorar nuestro crecimiento económico e incluso crear empleo, ojalá, lo deseo, sino en la otra parte. Me voy a fijar en lo que dice la profundización de la reforma. Este es el problema: profundizar más. ¿Profundizar más, eso es lo que quiere decir?, ¿qué es profundizar más? ¿En qué consisten esas reformas?, ¿qué objetivos persiguen en este año esas reformas? Y sobre todo, y lo que es fundamental, pienso yo: ¿cómo nos van a afectar en los presupuestos para el año próximo en Canarias?, ¿otra vez en los servicios esenciales, en las políticas sociales, en la educación, en la sanidad? Si es así, no estamos hablando de unos números, porque detrás de eso están los ciudadanos. Y esta es la tercera pregunta y la fundamental: ¿a quiénes va a afectar?, ¿cómo va a afectar a la gente un año más esta reforma?

Estas son las preguntas que me gustaría, si tenemos datos de repercusión en lo que pudiera ser el presupuesto del año que viene, me contestara el consejero.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Gracias, señor Mayoral.

Por parte del Grupo Parlamentario Popular, el señor Jorge Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ: Señor presidente.

Habrá que recordarlo hasta la saciedad: si los españoles echaron a los socialistas en las últimas elecciones generales fue porque habían fracasado en la gestión de la situación económica de España, porque permitieron que España acumulara grandes desequilibrios, y además desequilibrios insostenibles; porque habían gestionado de forma equivocada las políticas frente a la crisis y porque en su error agravaron los males de la economía española hasta límites insoportables, y ello además con la colaboración y connivencia de Coalición Canaria. Y al dar la confianza los españoles al Partido Popular lo hicieron con un mandato claro: sacar a España de la crisis más grave del período democrático y llevarla de nuevo a la senda del crecimiento y de la creación de empleo. Es por eso que el Gobierno de España diseñó y pasó de pronto a elaborar una estrategia de renovación profunda de las estructuras del país, con el objetivo de hacer otra vez de España y de Canarias un país, una comunidad autónoma, de oportunidades. Esto explica el Programa de Estabilidad 2014-2017 y el Programa Nacional de Reformas 2014, aprobadas, efectivamente, recientemente por el Consejo de Ministros y remitidas, también recientemente, a la Comisión Europea. Con ellas España inaugura -inaugura- una nueva y decisiva etapa hacia el crecimiento y la creación de empleo.

Con el Plan Nacional de Reformas se producirá una bajada de impuestos, con lo que los contribuyentes ahorrarán un total de 5.000 millones de euros, con el descenso del IRPF; se prevén medidas de fomento, de financiación, con 24.000 millones, a disposición de las pequeñas y medianas empresas a través del ICO; el impulso a la competitividad con medidas para el emprendimiento, la unidad de mercado y la desvinculación de los salarios con el IPC, entre otras medidas; y la creación de empleo, por supuesto, específicamente en los sectores más vulnerables y entre los más jóvenes, con 1.800 millones para el empleo juvenil, con medidas para la inserción laboral y la formación de empleo.

Con estos documentos queda claramente reflejado cómo España ha cumplido y ha mejorado las previsiones económicas, lo que conllevará sin duda que España pase de liderar la subida del paro en la Unión Europea a encabezar la caída del paro y que nuestros país tenga, a finales de 2015, menos parados que a finales de 2011.

A la pregunta, señor consejero, que la señora Julios le hacía sobre la repercusión en Canarias sobre este plan nacional de reformas, yo le voy a dar la respuesta: Canarias saldrá adelante si España sale adelante.

Nada más, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señor diputado.

Por parte del grupo proponente, doña María del Mar Julios.

La señora JULIOS REYES: Señor presidente, muchas gracias.

Como conclusión, la primera que saco, y con bastante claridad, es que, señor consejero, tenemos que decirle con claridad a la ciudadanía lo que va a pasar según este plan en los próximos años. El Gobierno de España no está por la labor de introducir ningún cambio en la política económica que sea capaz de cambiar la situación de extrema dificultad en la que se encuentran millones de ciudadanos españoles y, entre ellos, los canarios. El esfuerzo que está haciendo el Gobierno de España para decir que estamos saliendo de la crisis permítanme que les diga que, con independencia de que haya algún atisbo de mejora esperanzadora en algún indicador mirado a un gran largo plazo, lo cierto es que puede sonar a una broma de mal gusto para la mayoría social.

Inauguramos, señor Jorge Rodríguez. ¿Qué es lo que inauguramos? En el primer trimestre del 2014, los datos del INE, la EPA del primer trimestre del 2014 dice que los puestos de trabajo perdidos han crecido en 184.600 personas; que se ha reducido el número de personas ocupadas en España, solo hay 16.950.000, cifra récord, por cierto, señor Rodríguez, porque es la más baja desde el año 2002 en el Estado español. Y así podemos seguir hablando del incremento de familias sin ingresos, de las familias con todos los miembros en paro -cerca de 2 millones-, del número de parados de larga duración -3.600.000, más de la mitad de todos los desempleados-, del crecimiento del empleo temporal -ese es el producto de la reforma-... Señorías, disminuye el empleo también a jornada completa. Con estos datos, con estos datos, nos dice el consejero que encima el Gobierno de España devuelve el dinero del rescate de la banca. La verdad es que es incomprensible, es incomprensible que esto esté sucediendo y que todavía esté dando tumbos el Gobierno de España en las políticas económicas.

No entiendo, no entiendo, señorías, pero me resulta peligroso ese excesivo mensaje esperanzador, porque no se entiende por el montón, millones de ciudadanos que lo siguen pasando mal, y esto puede llevar a problemas de fractura social, y más aún cuando en este contexto duro de una ciudadanía que continúa empobreciéndose se anuncian y se comprometen en este programa nuevos recortes para esa ciudadanía. Porque, ante esos supuestos indicadores de la gran mejora económica que se está produciendo en España, ¿cómo es que en este programa no aparece ni una conquista nuevamente de alguno de los derechos perdidos, ni un compromiso de recuperar alguno de los derechos perdidos? Al contrario: se profundiza en el recorte de derechos y se incluyen nuevos recortes.

Señorías, en los anexos que aparecen en ese programa solo voy a referirme a algunas perlas. Hay un anexo que le llaman "medidas adicionales para apoyar el crecimiento". Ahora se le llama así. Cuando se profundiza en la pérdida de derechos, se le llama medidas para apoyar el crecimiento. En ello se recogen medidas, como usted ha dicho, de continuar la revisión de la cartera de servicios, especialmente -sepa Dios lo que va a venir- en el catálogo de implantes quirúrgicos: un ahorro de 700 millones. Continuamos, señorías, modificando la cartera de lo que está sujeto a la aportación del usuario, imagínense: 45 millones de ahorro. Mejoras, objetivos en la eficiencia de la gestión hospitalaria: ahorro de 29,5 millones de euros.

Continuamos, señorías. Nuevo modelo de gestión clínica: ahorro de 500 millones de euros. Nuevo modelo de desarrollo profesional.

La carrera profesional siempre costaba dinero, pero, miren ustedes por dónde, ahora va a significar un ahorro de 500 millones de euros. Gasto farmacéutico, ya lo ha dicho.

Algo muy preocupante -objetivo-: optimizar recursos sanitarios y sociales, modelo sociosanitario. Me preocupa lo que les puede ocurrir a los ciudadanos y especialmente a los canarios. Hablan de un perfil de personas con necesidades sociosanitarias y de la cartera de servicios sociosanitaria. Esto, que es una necesidad casi siempre creciente, porque aumenta el envejecimiento de la pirámide de población, resulta que este objetivo va a traer un ahorro de 150 millones. ¿A quién vamos a dejar fuera, digo yo, para generar un ahorro de 150 millones de euros?

Continuamos. Me preocupa: sostenibilidad del Sistema de Atención a la Dependencia. Preocupante. Además de los 2.278 millones de los que alardea el Gobierno de España de que se han ahorrado en el sistema de la dependencia hasta ahora, se anuncia que, en lo que queda del 2014, va a haber otros ahorros de unos 600 millones de euros.

Señorías, y así, y así, todo; y así se hipotecan también para el 2015 y 2016 cuestiones que estoy segura de que tendrán repercusión en los presupuestos de Canarias.

La incapacidad temporal para los trabajadores. Anuncian un anteproyecto de ley de mutuas, en donde las nuevas facultades que se les van a dar a las mutuas para gestionar la materia de incapacidad temporal por contingencia común, miren por dónde, van a significar un ahorro de 227 millones. ¿A quién vamos a dejar nuevamente fuera de sus derechos? ¿A qué trabajadores va a afectar esta nueva política de recortes y de ahorro del Gobierno de España del Partido Popular?

Y así seguimos: más mejoras, que son más recortes en las mutuas...

Y aquí una perla, la verdad. Encontré, encontré, un apartadito que dice: "reestructuración y racionalización del sector público empresarial y fundacional estatal". Lo único en donde aparece la Administración del Estado. Hablan de que van a empezar, ¿eh?, a suprimir 264 consejeros de administraciones y sociedades. Hablan de que en el período 2012-2015 se prevé un ahorro de 145 millones. Así se entiende cómo está el déficit del Estado como está, así se entiende que la Administración central del Estado no cumpla con los objetivos a los que se compromete con Europa. Porque este mismo apartado, señorías, el de eficiencia y calidad del gasto en la reestructuración del sector público autonómico y local, fíjense ustedes que en este mismo apartado el impacto en el presupuesto es nada más y nada menos que de 4.042 millones de euros. 142 millones de euros, la Administración del Estado y 4.042 millones de euros, las administraciones locales y las administraciones autonómicas, entre las cuales hay muchas empresas que tienen que ver con la prestación directa de servicios a los ciudadanos. Señorías, está claro, en palabras del Partido Popular: los chiringuitos estatales no me los toquen; esos vamos a seguir dejándolos.

Señorías, en definitiva, no hay ni un solo compromiso serio de disminuir o de reestructurar la mastodóntica Administración central del Estado, con apenas competencias en prestaciones de servicios directos a los ciudadanos. Y pese a esa imagen de Alicia en el país de las maravillas que nos quieren dar ahora los señores Montoro y Rajoy, que nos quieren transmitir, de la gran mejora que hay en España, que va a haber en España -además, justo además antes de las elecciones, porque además lo de las devoluciones del IRPF lo anuncian para el 2015, ¿eh?, ¡qué casualidad!-, no hay un solo compromiso de recuperar ni tan siquiera uno solo de los derechos perdidos por la ciudadanía, ¡ni uno solo, señorías! Muy al contrario, solo se anuncian más y nuevos recortes.

Señor consejero, hemos de denunciar esto alto y claro a los ciudadanos. No vale que luego venga aquí el Partido Popular en Canarias a culpar de estos recortes o a Europa o al Gobierno...

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Siga, continúe, tiene un minuto, señoría.

La señora JULIOS REYES: Muchas gracias.

Hemos de denunciar, señorías, que estas serán y son solo las consecuencias de las políticas erráticas que está llevando a cabo el Partido Popular desde el Gobierno de España. Lo estamos comprobando los ciudadanos en Canarias y en el resto de España. Esas políticas están demostrando que están generando una de las mayores desigualdades sociales que se han visto en este país, una de las mayores desigualdades territoriales que se han visto en la última parte de la historia en este país, y cada vez una mayor y peligrosa descohesión social, territorial y una fractura social importante en este país.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Gracias, señora diputada.

Señor consejero, para concluir.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz): Gracias, señor presidente.

Evidentemente, hemos vivido, y lamentablemente por lo que conocemos, por los documentos presentados por el Gobierno central en Bruselas, hemos vivido un episodio largo y continuado de ajustes y de recortes; y, lo que es más grave, no se prevé que esos procesos de recorte en lo que son las prestaciones sociales tengan perspectiva de mejorar, dadas cuáles son las intenciones del Gobierno central.

Y decía bien, señor Rodríguez, que es preocupante cuál es el sentido de la reforma fiscal, porque, claro, ya no sabemos, en principio, cuál es la decisión final que se va a tomar. Se ha ido retrasando, como usted bien sabe, la aprobación de los mismos. En principio, las intenciones eran buenas, ¿no?, eran mejorar las bases imponibles en su conjunto y, por tanto, una mayor recaudación, sobre todo en el impuesto sobre sociedades. Claro, digo "en principio", porque después le recuerdo que encargaron una reforma fiscal a un grupo de expertos y día tras día han ido eliminando todas las propuestas del grupo de expertos al que encargaron una reforma. Pues si no les gustaba, haber hecho otra, ¿no? O a lo mejor es que las van a tomar, pero nos están diciendo todo lo contrario. Eso no lo sabemos.

Digo que en principio la reforma fiscal tenía buenos principios, y eran la mejora de las bases imponibles. Ahora, todo este oscurantismo, el que hemos venido sufriendo y, por tanto, el retraso, y el no comunicar, consultar, contrastar con las comunidades autónomas este proceso, pues, cuando menos hace ser desconfiados de cuál es la decisión final que van a tomar, si sucumbir nuevamente a las presiones de la Comisión Europea o tomar otro tipo de decisiones. Estaremos muy atentos, muy atentos a cuál es esa decisión, porque nos afecta de una forma definitiva. Nos afecta de una forma definitiva a los ciudadanos y nos afecta a las comunidades autónomas, porque lo siguiente derivado, una vez definida la reforma fiscal, será el sistema de financiación, que va íntimamente ligado. Y, por tanto, habrá que estar muy atentos a cuál es esa decisión. La verdad es que en este caso es para estar muy preocupados. No podemos fiarnos en absoluto, dadas cuáles son las últimas decisiones del Gobierno central, de que sea para bueno y que nos beneficie como ciudadanos o como comunidad autónoma. Eso es más que evidente, ¿no?

El documento habla de la continuidad de la agenda de reformas y que, por lo tanto, todo el proceso siguiente de los próximos años... van a incidir en esa materia. Acaba de comentar gráficamente la señora Julios que, claro, si lo que se va a dar son nuevas vueltas de tuerca a las prestaciones sociales y sanitarias, pues, se entiende cómo pretenden cumplir el objetivo de estabilidad del Reino de España, en función de la distribución para las distintas administraciones.

Hay que reconocer que, teóricamente, sobre el papel hay medidas que son positivas, ¿no? Es decir, hablamos de la desburocratización; pues, es positiva; o favorecer en la medida de lo posible que los procesos de inversión, de implantación de actividad económica, sean dentro del respeto a la legalidad pero más fáciles. Nos ayudará a todos en el proceso de generar actividad económica. Claro que después, cuando uno analiza esas medidas de la CORA y dice, "¡muy bien, pero si podemos ponernos a trabajar todos...!". Mire, nosotros tenemos, por ejemplo, un instituto de estadística y tenemos que llevar a cabo determinadas cuestiones, indicadores, encuestas, incluso algunas de ellas de obligado cumplimiento, para remitir a la Comisión Europea; pues muy sencillo: dado que el INE lleva a cabo unas determinadas encuestas, firme usted conmigo un convenio, cédame información y ampliemos la muestra, y de esa forma cumplimos los objetivos. ¿Sabe cuál es la respuesta? Negativa. Es decir, por un lado, nos dicen que hay que reducir estructuras y, por lo tanto, cuando desde el ámbito de la nacionalidad planteamos cuestiones lógicas y razonables para, por ejemplo, estudiar la evolución de precios, pues no, quieren forzar a la comunidad autónoma a gastarse unos miles de euros para cumplir con determinadas obligaciones, porque no son capaces de dar determinada información. Luego, al final, ¿qué es?: de mantener nuevamente...; sigue el chiringuito. Es que al final el discurso se va a volver en su contra (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Preguntaba el señor Mayoral cómo va a afectar al presupuesto. Mire, vamos a ver, todavía es pronto para ver el presupuesto. Lo que ya sabemos es cuál es el objetivo de estabilidad fijado para las comunidades autónomas en el 2014 y cuál es en el 2015; en el 2014 tenemos un objetivo de estabilidad fijado en el 1 % y en el 2015, en el 0,7 %. En teoría, menos 120 millones de euros. En teoría, aproximadamente, menos 120 millones de euros. Habrá que ver también cómo evoluciona la economía canaria, cómo evolucionan, por tanto, esos mayores ingresos, pero en teoría. Yo espero que no se produzca esa disminución. Estamos viendo las posibles liquidaciones del sistema de financiación. Desconocemos cuál va a ser el sistema de financiación en vigor en el año 2015, porque el Gobierno central ha incumplido hasta la fecha todos esos procesos. Y, por lo tanto, digo, si atendiéramos solo a ese elemento, nos quedaríamos con esa cifra, pero, repito, yo espero y deseo que así no sea.

En todo este proceso hay que tener en cuenta algunos aspectos. Mire, señor Rodríguez, don Jorge: los ciudadanos le dieron un mandato claro y echaron a los socialistas del Gobierno por los errores de la crisis. Mire, vamos a suponer que eso fuese cierto. ¿Sabe lo que está claro?: que no les dieron a ustedes un mandato para engañar a los ciudadanos españoles a lo largo de todo este proceso. ¡No se lo dieron! No les dieron un mandato a ustedes para decir que no iban a subir los impuestos y subirlos en reiteradas ocasiones, ¡no se lo dieron!; no les dieron un mandato claro a ustedes para reducir las prestaciones sociales, sanitarias y educativas, como ustedes lo han hecho, ¡no se lo dieron!; no les dieron un mandato claro a ustedes para vendernos una bajada de impuestos de 5.000 millones de euros después de haberlos subido en 30.000 millones de euros. ¡Eso no se lo dieron, señor Rodríguez!, ni mucho menos. Por lo tanto, les dieron un mandato claro para intentar salir de la crisis, pero no como lo han hecho, pero no como lo han hecho.

Y, mire, le digo, para que quede claro, no ha habido un mandato claro... Porque es grave, señor Rodríguez. Es tan grave, es tan grave que lo que pasó el otro día con la decisión del Gobierno central de devolver 1.300 millones de euros, ¡1.300 millones de euros!, sin ninguna obligación, sin ninguna obligación, sin ninguna necesidad, sin ni siquiera que apoye la mejora de la situación financiera, porque en este momento la situación financiera de la deuda española está en buena situación... Luego, ¿por qué se hizo? ¿No había necesidades más perentorias a las que destinar 1.300 millones de euros, señor Rodríguez, no las había? ¿No había necesidades sociales, sanitarias y educativas en este ámbito, a las que ustedes han decidido recortar, a las que destinar 1.300 millones de euros? Mire, 58,5 millones de euros es lo que le costó un día a Canarias con el 4,5 %. ¿No habría necesidades perentorias en Canarias a los que destinar esa distribución, en comunidades autónomas, con respecto al PIB, esos 58 millones de euros? ¿No habría necesidades perentorias para luchar contra la situación del desempleo en Canarias a las que incrementar las políticas activas de empleo que ustedes han recortado una y otra vez a lo largo de esta legislatura, señor Rodríguez? Sí las había. Luego, hay formas y formas de actuar, hay... (Comentarios desde los escaños.)

El señor PRESIDENTE: Creo que no es necesario recordar el comportamiento y la atención que se le debe a quien está en uso de la palabra.

Por favor, les ruego que no interrumpan bajo ningún pretexto a quien está en uso de la palabra.

Don Javier, cuando usted quiera, puede continuar.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz): Gracias, señor presidente.

Lamentablemente, creo que sí ha sido necesario recordarlo, dado lo que vemos.

Decía que hay otras formas de salir de la crisis, hay otras formas de actuar. Es muy sencillo, tan sencillo como haber destinado los 1.300 millones de euros a un plan especial de empleo en el conjunto del Estado español y no dárselo a las entidades financieras en el ámbito europeo frente a una obligación. Esa es una realidad objetiva, tan sencilla como esa.

Porque, mire, no son documentos de los que yo hablo que yo me invente, son documentos del plan nacional de reformas. Es el plan nacional de reformas el que dice, cuando remite la información a Bruselas: por último, la Seguridad Social, asimismo, ha registrado en el 2013 un déficit del 1,16 % del PIB, 0,24 puntos porcentuales del PIB por debajo del objetivo fijado para este año. Es decir, ¿que no era derivado el incumplimiento del objetivo de estabilidad del Reino de España de las mayores cargas sociales, de pensiones y desempleo? No. Porque, mire, el Gobierno central, en el año 2013, después de todos esos procesos de ajuste a los que usted hace referencia, después de esa agenda reformadora a la que usted hace referencia, pasa de un objetivo de estabilidad del 4,21 al 4,33; es decir, incrementa el déficit la Administración General del Estado. Lo disminuye la Seguridad Social, lo disminuyen las comunidades autónomas y lo disminuyen los ayuntamientos. Luego, ¿quién ha hecho la tarea aquí, señor Rodríguez?, ¿quién ha hecho la tarea?, ¿dónde han obligado ustedes a recortar, a las comunidades autónomas, las prestaciones sociales básicas?

Evidentemente, hay otra forma de hacer las cosas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Javier.