Diario de Sesiones 130/2014, de fecha 18/6/2014
Punto 4

8L/PNL-0341 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE PROYECTO DE LEY DE BIBLIOTECAS.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Habiendo acabado esta comparecencia, señorías, pasamos al siguiente punto del orden del día: proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre proyecto de ley de bibliotecas.

Para defender la proposición no de ley, la señora diputada tiene la palabra por tiempo de diez minutos.

La señora PONCE PÉREZ: Gracias, señor presidente. Muy buenos días.

Inicio mi intervención analizando los datos más relevantes de la última estadística que el Instituto Nacional de Estadística realizó sobre las bibliotecas, y esta corresponde al año 2012.

Según esta estadística del INE, en Canarias hay 207 bibliotecas, unidades administrativas, y 291 puntos de servicio. Voy a destacar tres aspectos de esta estadística:

Primero. El número de préstamos por habitante en las islas fue del 0,76 %, casi la mitad que la media nacional.

Segundo. El número de visitas a bibliotecas por habitante fue del 3,7 %, también inferior a la media nacional que fue del 4,63 %.

Y tercero. El número de habitantes por cada punto de servicio es 7.191, tampoco en este punto el dato es bueno, pues la media nacional es bastante inferior, 5.254.

Estas cifras demuestran que es necesario que por parte del Gobierno de Canarias se tomen medidas para fomentar y apoyar la lectura. El Gobierno de Canarias no está apostando tal y como debiera por las bibliotecas, y, por tanto, tampoco está apostando por la lectura. Y les voy a poner un ejemplo: todo el presupuesto del Programa Promoción del Libro y Publicaciones Culturales se destina a personal y gastos corrientes, y no se destina ni un solo euro para promoción del libro. Y el hecho de que por parte del Gobierno de Canarias no se haya aprobado aún la ley de bibliotecas de Canarias es otra muestra de la poca relevancia que tiene para este Ejecutivo este tema.

Las leyes de bibliotecas de ámbito autonómico tienen como objeto el establecimiento de las bases y las estructuras fundamentales para la planificación, creación, organización, funcionamiento y coordinación del sistema de bibliotecas en cada comunidad autónoma. Igualmente, las leyes de bibliotecas de ámbito autonómico regulan la organización y promoción de los espacios bibliotecarios como servicios culturales, servicios culturales que garanticen el derecho de los ciudadanos a acceder en condiciones de igualdad a la cultura, la lectura, la información y el conocimiento.

Es a finales de los años 80 cuando se aprueban las primeras leyes de bibliotecas autonómicas, y, a partir de esa fecha, de forma gradual, todas las comunidades autónomas han ido legislando sobre esta materia. Erróneamente, en la exposición de motivos comento que Canarias es la única comunidad autónoma que no cuenta con ley de bibliotecas, pero la realidad es que tampoco Asturias ha aprobado este texto legislativo, aunque no es menos cierto que tiene previsto aprobarlo a finales de este año.

El Ejecutivo regional canario lleva al menos desde hace diez años trabajando en diferentes leyes de bibliotecas, es decir, lleva al menos diez años trabajando en regular y planificar un sistema de bibliotecas adaptado a las demandas de los usuarios, pero hasta el momento sin ningún tipo de resultados. Tanto en la VI como en la VII Legislatura se redactaron proyectos de ley que, inexplicablemente, finalmente no vieron la luz. Este, por tanto, sería el tercer proyecto de ley de bibliotecas de Canarias que es desechado por el Gobierno de Canarias y, claro, ante esta situación, me pregunto por qué el Gobierno de Canarias no quiere legislar sobre bibliotecas, y por qué se han descartado hasta tres proyectos de ley. Además, en la Estrategia Canaria de Cultura se establece la aprobación de la ley de bibliotecas como una de las principales metas de la Consejería de Cultura para esta legislatura.

Como saben, la Estrategia Canaria de Cultura supone una propuesta de objetivos y también un plan de trabajo del Gobierno de Canarias en materia cultural para el periodo 2012-2015. En dicha estrategia se estableció un calendario de aplicación de las principales medidas, y sería el año 2014 el año de las cohesiones y ordenaciones de trabajo, y en este año debía aprobarse la ley de bibliotecas de Canarias. Por tanto, la no aprobación de la ley de bibliotecas sería un incumplimiento más de la Estrategia Canaria de la Cultura.

El Gobierno de Canarias no tiene interés en que la ley de bibliotecas se apruebe durante la presente legislatura, tal y como anunció la consejera del ramo, la señora Inés Rojas, en la comisión parlamentaria celebrada el pasado 19 de febrero de 2014.

Es vital que Canarias cuente con una ley de bibliotecas; ya no caben ni más excusas ni más retrasos.

Por todo lo expuesto, por lo que he explicado en mi intervención, el Grupo Parlamentario Popular presenta la siguiente proposición no de ley: "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a que retome la tramitación del Proyecto de Ley de Bibliotecas para que, en cumplimiento a lo establecido en la Estrategia Canaria de la Cultura, pueda ser remitida a la mayor brevedad posible a este Parlamento".

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Para esta proposición no de ley no hay enmiendas presentadas por ninguno de los grupos, por lo tanto, pasamos a la fijación de posiciones, en primer lugar el Grupo Parlamentario Mixto.

Doña Carmen Hernández, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente.

Como se decía desde el grupo proponente, Canarias es prácticamente la única comunidad del Estado que no dispone de una ley sobre bibliotecas, a pesar de que se ha venido anunciando, como también se ha dicho durante muchos años, incluso en las hemerotecas consta que en el 2005 se anunció que un borrador no vio la luz, no hemos podido tener acceso a él, por tanto no se hizo público, pero se trabajó en un borrador con diferentes agentes sociales, con los cabildos y con los ayuntamientos. Evidentemente, diez años sin la existencia de una ley de bibliotecas, tenemos que llegar a la conclusión de que no es esta una prioridad legislativa del Gobierno, que no está en la agenda del Gobierno, y, además, si nos situamos en el momento actual, con una agenda legislativa apretadísima -32 proyectos de ley en la cocina parlamentaria-, nos tememos que tampoco verá la luz una ley de bibliotecas canarias en esta legislatura.

Nosotros vamos a apoyar esta iniciativa; compartimos plenamente la importancia de legislar en materia de bibliotecas; tenemos claro, aunque pueda parecer una obviedad o una reiteración, la importancia de las bibliotecas no solo como espacio físico para la promoción de la cultura y del fomento de la literatura y de otras expresiones artísticas. Hoy, con la irrupción de las tecnologías de la información y la comunicación, las bibliotecas son mucho más que un espacio físico donde se almacenan libros, además defendemos y entendemos que las bibliotecas juegan un importantísimo papel social, cohesionador de nuestra sociedad.

Hay un elemento que no me gustaría dejar de mencionar en este tiempo, que es que los sistemas educativos punteros, como el sistema finlandés, establecen que una de las patas de su éxito escolar, junto con el papel que juegan las familias, los alumnos y los centros educativos, son sus bibliotecas, el papel educativo de promoción de la cultura, de promoción de lo que sería la educación en el sentido más integral.

Por tanto, nosotros compartimos la importancia de que Canarias disponga de unas infraestructuras y servicios bibliotecarios modernos, coordinados, de plena accesibilidad al conjunto de la ciudadanía, desde una visión de la búsqueda de la optimización de los recursos y medios que el conjunto de las administraciones públicas deben destinar a estos centros culturales.

Es fundamental incorporar, como decía antes, las posibilidades que nos brindan los recursos tecnológicos. Entendemos igualmente que debe ser una ley encaminada a fomentar la cooperación entre las administraciones: no podemos olvidar que hoy existe una indefinición competencial en materia de bibliotecas y que se reparten las competencias entre cabildos, ayuntamientos y comunidad autónoma. Creemos que esta es una ley que va a favorecer, va a ampliar el interés de la cultura como un bien inherente a la persona y al conjunto social, desde el desarrollo de una política bibliotecaria compensadora, tanto en relación con las personas con especial atención social como con sectores en situación de desventaja; una ley que debe garantizar la protección del derecho fundamental a la libertad de expresión, el acceso público a la información y, en suma, animar y extender en todos los sectores de la sociedad canaria el hábito de la lectura, el hábito de la lectura como pilar básico de la formación, del desarrollo y educación del individuo, entendiendo para ello que el objetivo de los servicios que prestan las bibliotecas públicas ha de ser, por tanto, promover la igualdad de oportunidades de los ciudadanos para que desde su libertad puedan cultivarse, realizar sus intereses literarios y culturales, aumentar constantemente sus conocimientos, mejorar sus capacidades personales y cívicas, atender a las realidades internacionales, atender un mundo globalizado, y, cómo no, aprender a lo largo de toda la vida. Para tal fin, consideramos fundamental abordar la institución bibliotecaria desde una perspectiva ambiciosa, que la impulse y que la convierta en un auténtico motor de la educación, de la cultura y de la información en Canarias.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Grupo Parlamentario Socialista Canario, desde el propio escaño, doña Encarna Galván. Tiene usted la palabra por tiempo de cinco minutos.

La señora GALVÁN GONZÁLEZ (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente. Buenos días a todas sus señorías.

Las bibliotecas públicas desempeñan un papel fundamental en la sociedad actual hasta el punto de que casi resulta imposible imaginarnos nuestra vida sin la existencia de las bibliotecas, una importancia que se constata a lo largo de toda la historia, y a lo largo de toda esa historia, pues, el propio concepto de la biblioteca ha ido evolucionando desde aquellos espacios que servían para conservar y guardar los libros hasta los centros de cultura dinámicos e impulsores de múltiples actividades culturales e, incluso, de proyectos orientados a la inclusión social como es hoy en día, lo cual demuestra que las bibliotecas han sabido adaptarse de una manera ejemplar a las transformaciones impuestas en el devenir de los tiempos.

En esta consideración sobre el papel que conferimos a las bibliotecas contextualizamos el apoyo que desde el Grupo Socialista vamos a prestar a esta proposición no de ley que hoy presenta el Partido Popular. Lo hacemos porque coincide en la preocupación que sobre este asunto hemos manifestado en varias ocasiones desde nuestro grupo parlamentario a lo largo de la presente legislatura; y también porque entendemos que disponer de esa normativa servirá para promover un mejor desarrollo, más equilibrado y más coordinado, de nuestro sistema bibliotecario, algo que entendemos importante en un territorio tan fragmentado como el nuestro.

Esa nueva ley cobra más importancia en la situación actual porque, tal como han citado ya las anteriores intervinientes, las bibliotecas resaltan hoy en día por su función social cuando el desarrollo tecnológico puede hacer patente una brecha digital que las bibliotecas pueden ayudar a superar mediante los servicios que garantizan el acceso de la ciudadanía a la información. Porque, además de todo ello, el propio personal al servicio de las bibliotecas canarias viene demandando esta nueva normativa como un marco en el que mejor organizar su trabajo y también, como personalmente consideramos, porque entendemos que disponer de esa nueva ley puede contribuir a una mejor valoración del personal bibliotecario y a su reconocimiento por las administraciones públicas.

Apoyamos, por tanto, esta iniciativa, y lo hacemos sin haberle presentado enmiendas. Quizá lo único que le sugeriría al grupo proponente, a efectos de que se refleje mejor la realidad de lo que hasta el momento hemos venido tratando en este Parlamento con relación a la ley de bibliotecas, es que en la petición mejor que instar al Gobierno a retomar la tramitación del proyecto de ley de bibliotecas sería, en todo caso, pues, a continuar esa tramitación o a agilizarla todo lo más, porque ya el Gobierno en varias ocasiones ha manifestado que está trabajando en esta ley y que le gustaría poder traerla a este Parlamento durante esta legislatura, pero es algo complejo que tiene que ponerse en consideración y tratarse con los afectados en el sector.

Por lo tanto, vamos a apoyar esta proposición no de ley y, señorías, espero que en contraprestación, cuando empecemos a tramitar en este Parlamento las propuestas que presentaremos al Gobierno de España en materia de cultura para el próximo ejercicio económico, nos apoyen también ustedes cuando pidamos al Gobierno que recupere en sus presupuestos para el año 2015 esa partida en la que se disponían fondos para establecer convenios con las comunidades autónomas para la adquisición de fondos bibliotecarios en las bibliotecas públicas, algo que, como usted sabe, hace ya como dos ejercicios que no se viene practicando, usted lo ha omitido inteligentemente en su exposición, ha hablado de no promover el libro y ha omitido totalmente las dificultades para la dotación de nuevos fondos bibliotecarios a las bibliotecas públicas de la comunidad autónoma. Y, por lo tanto, pues, espero que en esa sensibilidad que hoy está queriendo demostrar por las bibliotecas pues también nos apoye en esa petición para que el Gobierno de España recupere esas partidas que resultan fundamentales para la reposición de los fondos bibliográficos en las bibliotecas públicas.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por el Grupo Nacionalista Canario, doña Flora Marrero. Por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra.

La señora MARRERO RAMOS: Muchas gracias, señor presidente.

Venimos a debatir esta proposición no de ley del proyecto de ley de bibliotecas y nosotros vamos a apoyar esta proposición no de ley, el Grupo Parlamentario Nacionalista, pero sí me gustaría hacer algunas puntualizaciones.

Se hace referencia en la exposición de motivos a la Estrategia Canaria de Cultura, que quiero recordarles que es un documento de trabajo que está ahí, que está plasmado, pero que tiene sus flexibilidad a la hora de su aplicación, y le voy a poner un ejemplo: ¿por qué no se ha podido traer o desarrollar toda la Estrategia Canaria de Cultura?, pues, porque ha habido retrasos y los retrasos una vez más obedecen al recorte presupuestario que ha tenido que sufrir, en este caso, el sector de la cultura.

Nosotros apoyamos, como he dicho, la ley de bibliotecas, pero también me gustaría que se le denominara "ley de bibliotecas y del libro", porque así es como estaba previsto en sus inicios.

(El señor presidente se reincorpora a su lugar en la Mesa.)

Es un trabajo que hay que hacer en coordinación con todas las administraciones públicas, con los cabildos, con los ayuntamientos y con el resto de las instituciones culturales. Hay que tener también en cuenta el marco financiero actual y todas las normas de estabilidad presupuestaria que ustedes nos han obligado a cumplir. ¿Y por qué digo esto?, porque en este momento tenemos 32 proyectos de ley pendientes y el Grupo Parlamentario Popular también tiene capacidad legislativa, como tenemos nosotros, todos los legisladores y ustedes podrían traer este proyecto de ley. Usted ha dicho que está aprobado en todas las comunidades autónomas, que hay borradores, hay que tener también un poquito de voluntad, que no solo basta con venir e instar al Gobierno. Le voy a poner un ejemplo: la última proposición de ley que ha llegado a este Parlamento ha sido la de transexualidad que nosotros lo trabajamos con el colectivo, ellos nos hicieron la propuesta, ustedes la han apoyado, solo firmaron, pero que se puede, no vamos solo a limitarnos a instar al Gobierno, hagamos también los grupos parlamentarios parte del trabajo, entre otras cosas tienen 16 borradores, como usted ha dicho, del resto de las comunidades autónomas.

Y a mí me gustaría hacer una pequeña referencia a las personas usuarias en este momento de las bibliotecas, lo hemos visto en alguna comparecencia. En este momento yo no sé si son muchos, si son pocos, yo creo que son pocos, pero que se podría trabajar en acercar la ciudadanía a las bibliotecas. En este momento hay más de 320.000 personas usuarias y no solo se limitan, como usted bien sabe, a consultar los libros, las bibliotecas tienen, pues, unas funciones diversas como son los servicios a internet que muchas personas no pueden usarlo en sus domicilios, como el consultar la prensa, como las revistas, charlas que se están dando en las bibliotecas, hay jornadas de puertas abiertas. Y un aspecto importante: en el 2014 hubo un incremento del presupuesto de un 11,54 %, se ha creado para impulsar el uso de las bibliotecas, la creación del carné único del lector, tenemos en Canarias una red de bibliotecas de más de 213 bibliotecas públicas, 38 bibliotecas que son dependientes directamente del Gobierno, 32 especializadas que no son titularidad pública, y todo esto, y estamos de acuerdo los cuatro grupos parlamentarios, contribuye a la cohesión social, es importante el acceso gratuito al conocimiento, iba a decir a la cultura, pero es al conocimiento, porque he puesto el ejemplo de los libros, pero que se pueda consultar la prensa gratis es importantísimo, o internet, y sobre todo ahora que estamos retrocediendo en las conquistas del Estado de bienestar donde se quiere poner un copago para todo, incluso en la educación pública, que esas son las tendencias de un gobierno de derechas que nosotros no compartimos, creemos en los servicios públicos y, por eso, lógicamente, apoyamos esta ley de bibliotecas y que se llame también "ley de bibliotecas y del libro". Y cuando se hace una proposición de este tipo hay que creérsela, hay que creer en el servicio público.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Flora.

(Suena el timbre de llamada a la votación.)

Señorías, vamos a proceder a la votación de la proposición no de ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre el proyecto de ley de bibliotecas, que no tiene enmiendas.

(Rumores en la sala.)

Señorías, por favor. Guarden silencio, por favor, que estamos votando. Insisto: votación de la proposición no de ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre el proyecto de ley de bibliotecas, que no tiene enmiendas. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 48 presentes, ninguna en contra, ninguna abstención.

Por lo tanto, queda aprobado por unanimidad.

(Ocupa en escaño en la sala el señor secretario primero, González Hernández.)