Diario de Sesiones 132/2014, de fecha 9/7/2014
Punto 10

8L/PPL-0011 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE PRESUPUESTOS, ECONOMÍA Y HACIENDA, SOBRE LA PROPOSICIÓN DE LEY DE FOMENTO AL EMPRENDIMIENTO Y APOYO AL TRABAJO AUTÓNOMO, LAS MICROEMPRESAS, PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS Y LAS ENTIDADES DE ECONOMÍA SOCIAL EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANARIAS.

El señor PRESIDENTE: Pasamos al siguiente punto del orden del día, que es el dictamen de la Comisión de Presupuestos sobre la proposición de Ley de Fomento del emprendimiento y el apoyo al trabajo autónomo, las microempresas, pequeñas y medianas empresas y las entidades de economía social de la Comunidad Autónoma de Canarias. Proposición de ley presentada por los grupos Nacionalista y Socialista.

Enmiendas. Grupo Parlamentario Mixto, don Fabián Martín.

Turno a favor de las enmiendas.

El señor MARTÍN MARTÍN: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Emprender, arriesgarse y poner en marcha un nuevo negocio nunca ha sido tarea fácil, máxime si tenemos en cuenta la complicada situación económica y social por la que ha pasado esta tierra. Ante un panorama laboral inestable y en el que miles de canarios han pasado a engrosar la interminable lista del paro, se hace necesario tomar medidas que faciliten este tipo de iniciativa.

Teniendo en cuenta que la economía canaria se sustenta principalmente en los trabajadores autónomos, en las pymes y en la micropymes, que representan más del 95 % del tejido empresarial del archipiélago y generan la mayor parte del empleo y la riqueza de la comunidad autónoma. Estas unidades económicas son, por lo tanto, determinantes para el crecimiento y el mantenimiento de la economía y el empleo en nuestras islas, y, por supuesto, una obligación de los poderes públicos el reconocimiento de la importancia económica y social de los trabajadores autónomos y las pymes.

Según los últimos datos del Ministerio de Empleo, los afiliados a la Seguridad Social en el capítulo de autónomos suman 109 000, mientras que el de los asalariados 550 000; pero donde está el dato interesante es en que en la variación interanual el capítulo de los autónomos ha crecido, con destacada importancia, por encima del de los asalariados. Esto tiene dos lecturas: una puede ser la capacidad de mayor emprendimiento de la sociedad, pero otra -y no debe olvidarse- es una tendencia muy de moda que hace, que obliga a algunos asalariados a convertirse o a reconvertirse en autónomos. No obstante, como señala la exposición de motivos de esta proposición de ley, hoy aprobaremos en este Parlamento la proposición de ley, que tiene como objeto fomentar y facilitar la creación y consolidación de pequeñas y medianas empresas en la Comunidad Autónoma de Canarias a través, por un lado, de la promoción del espíritu emprendedor y la formación empresarial, que recoge el título I; mediante un sistema de incentivos y simplificación administrativa que reduzca las trabas burocráticas injustificadas -esto lo recogen los títulos II y III-, y, por último, mediante la creación del Consejo de Apoyo al Emprendimiento y a las Pequeñas y Medianas Empresas, que recoge el título IV.

Pretende, por tanto, la presente proposición de ley incentivar el espíritu emprendedor, por un lado, a través de la posibilidad de remarcar la importancia de la figura del empresario desde el propio sistema educativo, finalidad en la cual me atrevería a decir que este grupo ha colaborado de forma notable con la presentación de diversas enmiendas que finalmente han sido incorporadas al texto; son enmiendas que enriquecen el mismo y propician que, por ejemplo, las universidades canarias puedan jugar un papel central tanto en la formación y promoción de la emprendeduría y el autoempleo como en la aportación de personal cualificado y formado.

Pero también se fija en la ley como objetivo, por parte de la Administración, la promoción de la responsabilidad social de los emprendedores y de las pequeñas y medianas empresas con la sociedad en todos sus ámbitos.

El título II, como decíamos anteriormente, va dirigido a potenciar, incentivar, favorecer la creación de pequeñas y medianas empresas, y también a facilitar, implementar medidas de simplificación administrativa que incidan en la creación de las empresas para cumplir con los principios de economía, celeridad y eficacia.

Uno de los aspectos más importantes de esta proposición de ley -espero que futura ley- se recoge en el título III, un título que va encaminado precisamente a la financiación, a los incentivos, hacia las pequeñas y medianas empresas y hacia los emprendedores. Recoge el artículo 20, en el subapartado 1, que "el Gobierno de Canarias pondrá en marcha líneas específicas de subvenciones y de financiación preferente para los emprendedores y emprendedoras que desarrollen sus actividades empresariales en Canarias", y recoge, a su vez, el artículo 21, subapartado 3, que "el Gobierno de Canarias promoverá la inversión privada, apoyando a las redes de business angels, a través de la elaboración y el mantenimiento de un directorio de las redes que operen en la comunidad autónoma". Es decir, el título III de esta futura ley está creando compromisos por parte del Gobierno de Canarias para que esta, hoy proposición de ley, no solamente cree un marco jurídico sino para que se puedan implementar a través en ella políticas de apoyo reales a los emprendedores y a las emprendedoras canarias.

Y, por último, en el título IV la ley se encarga de crear este nuevo consejo de apoyo a los emprendedores y emprendedoras, que tiene también el Gobierno de Canarias la obligación, a partir de la aprobación de la misma y en un periodo reducido de meses, que ponerlo en funcionamiento.

Pero, desgraciadamente, señorías, no todo el campo es orégano, y la ley, aun cuando ha nacido de una voluntad de consenso, de un esfuerzo, de una generosidad de todas las formaciones políticas, cojea en muchos aspectos, especialmente en el apartado financiero, porque, aun cuando nos habría gustado incorporar más mecanismos de ayudas directas al emprendedor, bien sea mediante subvenciones o mediante deducciones fiscales, no ha sido del todo posible, y, como he dicho, ya recoge el título III la invitación al Gobierno de Canarias a que algunas de esas medidas las ponga en marcha.

Pero también echamos en falta en esta proposición de ley de emprendedores un capítulo dedicado a la lucha contra la economía sumergida; una cuestión que hemos abordado en otras leyes pero que en esta queda fuera, uno de los problemas enquistados en la sociedad canaria que urge, este, el de la economía sumergida, que se trate con urgencia.

Dentro del trabajo desarrollado por todos los grupos políticos, incluido el Grupo Mixto, al que represento en nombre del Partido de Independientes de Lanzarote y de Nueva Canarias, han quedado vivas hasta este momento una serie de enmiendas. En concreto, circunscritas a dos artículos: al artículo 10, que vincula al Gobierno en la medida de la reducción de las cargas administrativas, y a los artículos 11 y 12, que son aquellos que están vinculados específicamente a la financiación. Son unas ocho enmiendas de las treinta que habíamos presentado inicialmente, que quedaban hasta el momento vigentes y sobre las que anuncio la retirada, sobre todo en virtud del acuerdo al que hemos llegado todas las formaciones políticas, todos los grupos políticos, para que esta proposición de ley pueda ser aprobada sin ningún tipo de interferencia, con el beneplácito, con el visto bueno de todos los grupos políticos.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Fabián Atamán Martín.

Turno en contra a las enmiendas del Grupo Parlamentario Mixto, don Ignacio Álvaro Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes.

Termina hoy, como ya se ha dicho, la tramitación definitiva de esta ley. Una ley que nace con la determinación de ser una herramienta para la promoción de las pequeñas y medianas empresas, desde la vertiente del empresario profesional autónomo hasta la mediana empresa con menos de 250 trabajadores, pasando, como no puede ser de otra manera, por la figura del emprendedor.

Desde el Partido Socialista tuvimos claro desde el principio que el objetivo final y principal de esta ley tenía que ser la creación de empleo, mejorando así los niveles de vida de nuestra sociedad. El tejido empresarial en Canarias tiene sus propias características, dificultades, pero también oportunidades, oportunidades que pueden ser capitalizadas por las empresas, los autónomos y aquellas personas que quieren emprender una actividad. Y esta ley, sin ser pretenciosa, incide en los problemas más acuciantes de los autónomos: las pymes y la aventura de emprender. En Canarias, el 15 % de la población ocupada lo es por cuenta propia, frente al 17 % del territorio nacional. Esta diferencia en cuanto a la actividad emprendedora en nuestras islas puede y debe corregirse, y este es uno de los objetivos de esta ley, ya que la tasa de actividad emprendedora en Canarias ocupa el décimo puesto en el ranquin nacional por comunidades autónomas, quedando, además, por debajo de la media estatal.

Descriptivo de la importancia del tejido empresarial es el Consejo Económico y Social de Canarias cuando dice que la empresa constituye la unidad básica del sistema productivo, añadiendo que el valor generado por una sociedad no es sino la suma de valor que genera cada uno de sus establecimientos empresariales, a lo que yo añadiría: tanto públicos como privados. El tejido empresarial evoluciona constantemente: las empresas nacen, crecen y también mueren, y con ellas su capacidad de crear empleo. Un cambio continuo al que se ve sometido el tejido empresarial, que juega un papel determinante en el crecimiento económico. Un proceso natural propio de una economía de mercado en la competitividad te permite crecer, pero también desaparecer. Es, por tanto, nuestra obligación promover la existencia de un ecosistema empresarial donde no puedan existir las elevadas cargas administrativas que se padecen en los procesos de emprendeduría, y eliminar, por tanto, sus efectos negativos sobre la nueva actividad empresarial.

En este sentido, debo destacar la garantía que establece la ley para la existencia de puntos de atención al emprendedor en todas las islas canarias, corrigiendo una situación de desventaja a la hora de emprender en islas como La Gomera o Fuerteventura, entre otras, y también la misión de la declaración responsable como medio de prueba por parte de los interesados. Sin embargo, no se puede hablar de un ecosistema empresarial proclive al emprendimiento si no fortalecemos la cultura emprendedora desde el sistema educativo, la creación de actitudes y competencias emprendedoras debe empezarse en la educación secundaria, continuar alimentándose en la universidad y seguir promoviéndose fuera de los centros educativos.

La promoción de los valores de la cultura emprendedora supone estimular la innovación, la creatividad, la responsabilidad y el emprendimiento; promover la vocación emprendedora empezando desde la educación secundaria también conllevará que nuestros jóvenes entren en la formación profesional o en la universidad con valiosas actitudes y aptitudes. Y para aquellos que no logran finalizar la educación secundaria, promover esas actitudes y competencias emprendedoras puede ser una estrategia social muy fructífera, especialmente en un país como España, donde el paro juvenil alcanza niveles inadmisibles. En general, la educación de nuestro tiempo debe estar comprometida con la generación de actitudes y aptitudes emprendedoras, implicando a profesores y a alumnos; el acceso al emprendimiento, incluidas sus vertientes más sociales, es parte de la base de la igualdad de oportunidades que debe propiciar cualquier sociedad dentro de la propia cohesión social deseable. Pero el aprendizaje no termina en el sistema educativo y, como ya dije antes, debe seguir promoviéndose fuera de los centros educativos. Para ello, la ley también prevé iniciativas de tutorización y formación, desarrollo de habilidades directivas, internacionalización, innovación, ética empresarial, responsabilidad social corporativa, etcétera; siempre en colaboración con los agentes económicos y sociales.

Continuando con alguno de los aspectos que me gustaría resaltar de la presente ley, quiero hacer especial mención a las siguientes medidas, ya que profundizar en todas es imposible por cuestión de tiempo: por un lado, el Plan de apoyo al emprendimiento, trabajo autónomo y pymes, documento que deberá remitirse a este Parlamento cada cuatro años para su debate; también merece destacar la obligatoriedad de abono a las microempresas por parte del Gobierno de Canarias de las facturas, en un plazo no superior a 25 días; y quiero recordar que microempresa es aquella que tiene menos de diez trabajadores y su volumen de negocio anual no supera los 2 millones de euros -en términos estadísticos, en Canarias supone el 86 % de las empresas-. Por otro lado, otras medidas que quiero nombrar son el objetivo de facilitar las oportunidades de acceso a procedimientos de contratación pública reduciendo el tamaño de los lotes; facilitar la capitalización íntegra de la prestación por desempleo; el establecimiento de subvenciones para el emprendimiento, con especial atención a colectivos que necesitan un apoyo mayor por parte de la Administración pública como son los jóvenes, los desempleados de larga duración, los mayores de 45 años, personas con discapacidad, etcétera; o el incentivo a la financiación de proyectos empresariales a través de la figura de inversores privados, con el establecimiento de deducciones en el tramo autonómico del impuesto sobre la renta de las personas físicas. Todo ello en continuo diálogo y coordinación con los actores implicados a través del Consejo de Apoyo al Emprendimiento, al Trabajo Autónomo y a las Pymes Canarias.

Por último, señorías, quiero agradecer el esfuerzo realizado por todos los grupos en el trámite de la ponencia para hacer la mejor ley posible, el consenso es de destacar. Agradecemos también al Grupo Mixto que haya retirado las enmiendas, y, dicho esto, agradecer de nuevo su atención, convencido, frente a algunas opiniones, de que esta ley será de gran utilidad para el empleo y el autoempleo en Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Ignacio Álvaro.

Para la defensa de las enmiendas del Grupo Parlamentario Popular, don Felipe Afonso El Jaber.

El señor AFONSO EL JABER: Señor presidente. Señorías.

En noviembre debatimos la toma en consideración de dos proposiciones de ley de objetos similares, sobre el emprendimiento y el trabajo autónomo. La aritmética parlamentaria quiso que no saliera adelante la propuesta de nuestro grupo. A pesar de ello, durante todo el trámite de la ley hemos mantenido una actitud positiva, hemos presentado enmiendas intentando dar un contenido positivo a esta ley. En eso hemos estado y en eso seguimos hasta el último minuto, intentando unir las dos proposiciones y, además, sumar la propuesta de la asociación de autónomos, que se hizo llegar a todos los grupos.

Obviamente, entre las enmiendas hay unas que cualitativamente son más importantes que otras y de esas las más importantes son las que quisiéramos intentar resolver en la tarde de hoy. Por eso, porque estamos en el último minuto intentando ser positivos y presentar enmiendas transaccionales, de mínimos si se quiere, pero suficientes para que todos los grupos nos quedemos satisfechos, para que esta ley que hoy termina pero que realmente comienza, porque a partir de ahora comienza el trabajo importante del Plan de emprendimiento, de Apoyo al Emprendimiento, al trabajo autónomo y pymes que dará el contenido material y más sustancial, pero nos quedaríamos satisfechos si consiguiéramos algunas cosas.

En primer lugar, la enmienda 39, al artículo 2, al objeto de no establecer discriminaciones a las empresas diversificadas territorialmente ya que se puede entender con la redacción actual que solo quedan bajo el ámbito de esta ley aquellas empresas que trabajan exclusivamente en Canarias, y también de incorporar a los profesionales como emprendedores y autónomos, además de los trámites previos para generar su actividad.

Así también creemos importante conseguir la enmienda 45, al artículo 7 c), al objeto de no excluir vínculos con el sistema educativo con empresarios individuales y entidades privadas, como, por ejemplo, fundaciones comprometidas con la educación, y no solamente a través de las asociaciones representativas que son muy importantes pero que no deben ser en exclusiva.

También pedimos o proponemos transar la enmienda 49 para evitar que este artículo sea una adjudicación directa y en exclusiva a determinados agentes sociales de todos los cursos de formación, que no nos oponemos pero creemos que no debe ser en exclusiva, creemos que la concurrencia es más sana, más transparente y también se debe adjudicar siempre a la mejor oferta para el interés general. Por eso pedimos que se incorpore eso a los artículos 9, 9-bis y 9-ter.

También pedimos que el artículo 9 quáter, que compartimos en su filosofía pero ya dijimos en la reunión de la comisión que queríamos darle una nueva pensada en la redacción, creemos que es importante que se haga bien añadiendo un párrafo, bien reduciéndolo, para que todo el mundo..., porque, desde luego, somos partidarios de emprendedores socialmente responsables pero se debe aclarar para evitar que se puedan vulnerar derechos fundamentales de las personas.

También consideramos que el artículo 12, el informe del impacto empresarial, tal como está redactado, puede llegar a ser un contrasentido ya que se podrían autorizar disposiciones de carácter general que distorsionen gravemente la competencia. Entendemos que sería un contrasentido, y, bueno, aceptamos que exista cada vez que se tramite una ley pero, bueno, que se matice un poco.

También retiraríamos las enmiendas 61 y 62 si se aceptara suprimir el apartado segundo del artículo 16, que establece que las dimensiones de los lotes de contratación han de ser siempre lo más pequeñas posible, nosotros entendemos que, si bien la filosofía no es mala, puede ser una fuente de inseguridad jurídica y muchas veces contraproducente, porque muchas veces al interés general le puede interesar lo contrario. Creemos que se debe redactar de otra manera para evitar inseguridades y, sobre todo, para evitar efectos indeseables.

También proponemos que al artículo 20, al apartado 1, cambiar las condiciones para poder recibir ayuda o subvenciones, ahora se dice: a las empresas que desarrollen sus actividades en Canarias. Nosotros entendemos que ese "sus" hay que quitarlo y poner "las empresas que desarrollen actividades en Canarias", lo contrario podría ser una discriminación para las empresas que realizan parte de su actividad fuera, y esto, dentro de la Unión Europea, entendemos que no debe ser razonable.

También hemos presentado la enmienda 63, que es la del órgano de participación. Nosotros entendemos que hay demasiada Administración y que es desproporcionada la presencia de la Administración en ese órgano, y, si bien tampoco queremos que sea exactamente la nuestra, toda postura que sea de acercamiento la veríamos como positiva.

En definitiva, de aceptar nuestras enmiendas nosotros entenderíamos que habríamos conseguido durante este trámite de ley mejorarla desde nuestra, obviamente, desde nuestra posición, haciendo una síntesis de lo que fueron las dos proposiciones de ley y la que fue presentada por los representantes de los autónomos, haciendo un esfuerzo todos los grupos por buscar la síntesis, y retiraríamos las pocas enmiendas que queden. No obstante, entendemos que haya aspectos en los que se debe profundizar y detallar a través de lo que es el Plan de Apoyo al Emprendimiento, que para nosotros es la herramienta importante. Hoy termina una fase pero comienza otra, y muchas de esas propuestas que hoy aprobamos como mandato, pues, se deben concretar en medidas ya sustantivas a través de ese plan de emprendimiento.

En fin, pedimos un esfuerzo para que ese plan se pueda aprobar en esta legislatura, ya, de acuerdo a los plazos de esta ley, pues, serían casi nueve meses, si vamos sumando artículos, máximo, ¿no?, si sumamos los artículos, máximo, pero creemos que se debería de hacer un esfuerzo para que se pudiera aprobar antes de finalizarla.

En definitiva, si aceptan nuestras enmiendas, pues, todos quedaremos satisfechos porque habríamos hecho lo que en conciencia debíamos.

Y quisiera terminar mi intervención recordando el final de la intervención del mes de noviembre a esta misma proposición de ley. En ella decíamos que una sociedad con más autónomos y emprendedores normalmente es una sociedad más libre e innovadora. Siempre hemos pensado que si somos capaces de convertir la capacidad creativa de los españoles en capacidad de innovación y de emprendimiento España, y por lo tanto nuestra región, vivirá una importante época de crecimiento sostenible. Es un tema absolutamente estratégico y básico para nuestro futuro. La internacionalización de nuestra economía, las reformas administrativas, una educación exigente y de calidad, ambición, competitividad, valor y responsabilidad, son conceptos que deben formar parte de un mismo e ilusionante proyecto, el proyecto de modernización y progreso de nuestro país. Y terminábamos diciendo "esto exige de todos nosotros una importante capacidad de entendimiento", y eso -digo ahora-, capacidad de entendimiento, es lo que mi grupo ha buscado en todo momento durante la tramitación de esta ley. Y creo que también he podido percibir la voluntad de entendimiento del resto de los grupos, por lo tanto, soy optimista porque, además, a nadie se le esconde que hemos estado debatiendo estas enmiendas, que finalmente serán aceptadas y, por tanto, se podrán aprobar por unanimidad, se podrá aprobar por unanimidad esta ley que -repito- es la mitad del camino, la otra mitad es el plan de emprendimiento.

Y termino ya como también terminé en la pasada comisión: ¿para qué debe servir una ley de emprendedores? Pues yo creo que debe servir para poner en valor la actividad emprendedora, para facilitar las cosas al emprendedor, reduciendo trabas burocráticas, favoreciendo el dinamismo y la competitividad de todo el tejido productivo, ayudando a los emprendedores a crecer generando empleo y riqueza para el conjunto de la sociedad.

Para estas cosas debe servir una ley como la que hoy abordamos. Nosotros, desde luego, hemos puesto todo lo que de nuestra parte es posible para conseguirlo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Turno en contra de las enmiendas del Grupo Parlamentario Popular. Don Ignacio González Santiago.

El señor GONZÁLEZ SANTIAGO: Gracias, presidente.

Y si me lo permite, y con todo el respeto, no voy a ejercer el turno en contra porque no tengo a nadie enfrente para poder ejercer ese turno que usted me ofrece. Si me lo permite, lo voy a cambiar por un turno a favor.

El señor PRESIDENTE: Eso es un formalismo, usted lo puede usar en el sentido que quiera.

El señor GONZÁLEZ SANTIAGO: Ya lo sé que es un formalismo pero voy a cambiar al turno a favor.

Y, en primer lugar, agradecerle al interviniente anterior, el portavoz del Grupo Popular, el anuncio de la retirada de las enmiendas en la línea que habíamos hablado, y previa a la presentación de las enmiendas transaccionales que le he hecho llegar, para que esta ley sea la ley de todos, de todos los grupos, y la ley de todos los trabajadores autónomos y de los pequeños y pequeñas empresarias canarias, que están esperando o que estaban esperando de este Parlamento una respuesta contundente y clara como la que les vamos a dar hoy, con una ley aprobada por unanimidad. Igualmente, le agradezco no solo la participación activa en la ponencia y en la comisión al portavoz del Grupo Mixto, en este caso del PIL, a Fabián Martín, sino su generosidad al retirar, igualmente, sus enmiendas, y sus comentarios a favor de esta ley, que, como digo, no es la ley de ningún grupo sino es la ley del Parlamento. Es una proposición de ley, parte de la iniciativa de esta Cámara, no del Gobierno, no hay grupos que apoyan al Gobierno y grupos en la Oposición, son todos los grupos los que han participado en la elaboración de esta ley. Y permítanme que especialmente, a mi compañero del Grupo Socialista y tocayo, a Ignacio, al portavoz y ponente de esta ley por parte del Grupo Socialista, su trabajo, su aportación, su paciencia, su cintura, para, entre todos, conseguir llegar hoy, desde aquel momento tan difícil cuando se presentan dos leyes el mismo día en este Parlamento, llegar a una convergencia tal que se pudieran refundir en un solo texto, y esto gran parte del mérito lo tiene Ignacio, lo tiene mi compañero del Grupo Socialista.

Muy brevemente recordarles de qué estamos hablando a sus señorías. Dice la exposición de motivos de esta proposición de ley que más del 95 %..., estaba consultando las últimas estadísticas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el 99 % en Canarias, el 99 %, todas, casi todas las empresas, 131 002 pymes en Canarias frente a 115 grandes empresas de más de 250 trabajadores. Estamos hablando de la práctica totalidad de las empresas canarias, con una forma jurídica u otra, trabajadores autónomos o pequeños microempresarios, pequeños trabajadores.

Estamos hablando de unas leyes, que la primera hay que remontarse a 1953, en Estados Unidos ya aprobaron la ley de pequeña empresa, de small business act, en 1953, que la Unión Europea aprueba su ley en el 2008, el reino de España el año pasado, y nosotros, Canarias, espero que la aprobemos hoy.

Este texto, en particular, esta ley que hoy viene para su aprobación al Pleno, comenzó a elaborarse el primer borrador en el 2011, en el verano, tan pronto tomamos posesión los parlamentarios, y ese texto comenzamos a circularlo, primero con el Grupo Socialista, después con el resto de los grupos de la Cámara, después con todos los sectores empresariales -cámaras oficiales de comercio, CEOE, asociaciones de trabajadores autónomos, sindicatos-, con todos los sectores implicados, para que aportaran sus sugerencias y mejoraran este texto, por eso decía que es de todos, desde el punto de vista político y desde el punto de vista social.

En el trámite de ponencia -y yo le agradezco especialmente al ponente del Grupo Popular-, hubo un cambio evidente en el talante del Grupo Popular en cuanto a la incorporación, en el transar todas las enmiendas, para conseguir fusionar dos textos diferentes en uno solo. Por parte del resto de los grupos teníamos claro que queríamos llegar a ese objetivo final, y por parte del Grupo Popular, al final, en ese trámite de ponencia, yo creo que hicieron un esfuerzo muy importante para que al final de la primera ley de pymes y de su ley de autónomos se trajera a esta Cámara hoy una sola ley de pymes y autónomos. Por lo tanto, es una ley consensuada. Estamos hablando de consenso, consenso político y consenso social. Una ley sencilla, como nos reclaman los empresarios -24 artículos-, una ley sencilla, clara, el objeto es sencillo: la promoción de la actividad emprendedora, ¿para qué?, una finalidad clara, promover el empleo y especialmente el autoempleo. Una ley realista porque recoge las cinco demandas principales de los trabajadores autónomos y de nuestros pequeños y pequeñas empresarias. El reconocimiento social, fundamental, de la labor del empresario como generador de riqueza y creador de puestos de trabajo; la formación -la tutorización-, la formación en la empresa, el asesoramiento en la propia empresa, sobre todo en los momentos de la puesta en marcha; la simplificación de las cargas administrativas y la financiación. Y todas, todas esas cuestiones en estos pocos artículos, en los 24 artículos, se abordan, y yo creo que se abordan suficientemente.

Esta es la primera ley de autónomos y pymes de Canarias, con algunas figuras novedosas, por ejemplo, la financiación privada, la regulación de las redes de inversores privados, para que aquellos pequeños empresarios que no pueden acudir a la financiación bancaria, que sigue cerrada, puedan tener acceso a través de las redes formales constituidas por el Gobierno de Canarias, y tuteladas, a la financiación privada con deducciones en los tramos autonómicos de la renta. Es una medida novedosa y entiendo que muy importante porque ataca uno de los problemas que es la escasez de la financiación en Canarias para los pequeños empresarios.

Es una ley participativa -desde el punto de vista político- porque, además, los planes cuatrienales que tendrá que preparar el Gobierno de Canarias y la consejería responsable, la de Empleo... ¿Por qué la de Empleo?, porque la finalidad de esta ley es crear empleo; por lo tanto, los planes cuatrienales tendrán que venir a este Parlamento para que sus señorías de todos los grupos, que somos los que estamos apoyando la ley, todos podamos debatir ese plan cuatrienal con las medidas de apoyo a los trabajadores autónomos y a la pymes canarias, y modificarlas, incorporar nuevas sugerencias y aprobarlas. Y social, porque se crea un consejo permanente donde están representados no solo el Gobierno de Canarias, los cabildos y los ayuntamientos, sino también los empresarios, las cámaras, los trabajadores autónomos y las propias universidades, y este consejo permanentemente informará de las medidas para simplificar las cargas administrativas, informará de los planes de apoyo a las pymes, etcétera.

En conclusión, esta ley de fomento y consolidación del emprendimiento, el trabajo autónomo y las pymes es una ley consensuada, sencilla, clara, realista y participativa, que espero que hoy sea aprobada por unanimidad, para lanzar el mensaje inequívoco y contundente de apoyo y de reconocimiento a su labor social que están esperando nuestros empresarios, nuestros trabajadores autónomos.

Agradezco sinceramente a todos los grupos y al letrado que nos asistió, y que hoy asiste a este pleno, los trabajos de la ponencia, en la comisión y hoy en este pleno para llegar al final a un feliz resultado, que es como espero que salga la votación, la unanimidad de esta Cámara en apoyo a los empresarios y los trabajadores autónomos canarios.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, don Ignacio González.

Entonces, el autor de las enmiendas tiene que aceptar las transaccionales. ¿Grupo Parlamentario Popular?

El señor AFONSO EL JABER (Desde su escaño): (Sin micrófono)... Aceptamos las transaccionales.

El señor PRESIDENTE: Aceptan.

Don Fabián Martín.

El señor MARTÍN MARTÍN (Desde su escaño): Sí, se acepta por parte del Grupo Mixto, presidente.

El señor PRESIDENTE: Muy bien. Entonces, el texto de las enmiendas transaccionales, lo tengo aquí y lo tienen también los servicios de la Cámara, lo conocen, entiendo que lo conocen los portavoces de los grupos parlamentarios que habían hecho las enmiendas, y están todos de acuerdo; entonces, vamos a proceder a la votación.

(El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Bien, señorías. Vamos a votar, en primer lugar, las enmiendas transaccionales presentadas, entiendo que presentadas por el Grupo Nacionalista, con base en las enmiendas del Grupo Parlamentario Popular y del Grupo Parlamentario Mixto. Entonces, en primer lugar, votamos estas enmiendas.

Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 46 presentes; 46 a favor, ninguno en contra, ninguna abstención.

Aprobadas por unanimidad, por lo cual quedan incorporadas al texto que vamos a votar ahora de la proposición de ley, al dictamen de la Comisión de Presupuestos, Economía y Hacienda sobre la proposición de Ley de Fomento al emprendimiento y apoyo al trabajo autónomo, las microempresas, pequeñas y medianas empresas y las entidades de economía social en la Comunidad Autónoma de Canarias, incorporadas las enmiendas transaccionales.

Se vota el texto articulado con las enmiendas incorporadas, las disposiciones adicionales, las derogatorias, las finales, la exposición de motivos y el título de la ley. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 46 presentes; 46 a favor, ninguno en contra, ninguna abstención.

Se aprueba por unanimidad.

Señorías, con este asunto ha terminado este pleno, y, por lo tanto, este periodo de sesiones.

A todos y a todas les deseo un merecido descanso y que recuperemos todos fuerzas para continuar en la... -está habilitado para algunos (ante un comentario efectuado desde los escaños). Que lo pasen bien en el verano, que seguramente será corto por el trabajo que hay que hacer también.

Muchas gracias. Buenas tardes.

(Se levanta la sesión a las dieciocho horas y cincuenta y cuatro minutos).