Diario de Sesiones 134/2014, de fecha 16/9/2014
Punto 22

8L/C-1607 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE EL PROCESO DE CONCESIÓN DE BECAS DE LOS CURSOS 2013-2014 Y 2014-2015.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Señorías, habiendo acabado el primer punto, de preguntas, pasamos al segundo, de comparecencias. Y vamos a ver, en primer lugar, la comparecencia del Gobierno -del señor consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad-, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre el proceso de concesión de becas de los cursos 2013-2014 y 2014-2015.

Para la formulación de la primera aproximación a la comparecencia, por parte del Grupo Parlamentario Popular, doña Maribel Oñate. Por tiempo de cinco minutos, tiene usted la palabra.

La señora OÑATE MUÑOZ: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

Señor consejero, el Grupo Parlamentario Popular le ha pedido esta comparecencia porque es el inicio de curso, hay muchas cosas interesantes que nos preocupan; pero, especialmente, también, porque usted ha hecho una serie de declaraciones acerca de las becas y algunas nos han parecido realmente un poco confusas. Queremos que nos explique aquí varias de esas alusiones que usted ha hecho.

Hemos pedido por escrito la concesión de becas de estos últimos cursos. Se nos ha remitido por parte del Gobierno al Parlamento, y también tenemos los datos de la cantidad de becas que se han solicitado, las concedidas y las denegadas.

Pero usted hoy, a una pregunta del Grupo Parlamentario Socialista, ha dicho que una de las cosas más relevantes que va a poner en marcha en las becas de este año, si le he entendido bien, es la celeridad; es decir, el adelanto. Antiguamente, usted convocaba más tarde, en octubre empezaba la convocatoria; este año, se ha convocado del 1 de septiembre al 1 de octubre: ha ganado usted un mes en esa convocatoria.

La primera convocatoria de becas del año 2011/2012, usted responsabilizó, en unas declaraciones en comisión, en una comparecencia -lo recogió Canarias7 el 29 de septiembre del 2012-, que la causa de que las becas se tardaran tanto en dar la tenía José Manuel Soria, anterior consejero de Economía y Hacienda del anterior Gobierno.

(Abandona la Presidencia el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, y lo sustituye el señor vicepresidente segundo, Fernández González.)

Al año siguiente, 2012/2013, tampoco se solucionó el tema con la convocatoria, porque se volvió a tardar en adjudicar las becas. Y, en este curso, 2013/2014, en estos momentos, nos han respondido que están concedidas al 88%, que no nos pueden dar económicamente el dato porque no se ha cerrado totalmente la valoración y están al 88% de la concesión.

Con esto quiero decirle, señor consejero, que no es la culpa del señor Soria, a quien usted tanto nombraba para que fuera el causante de todos los males de la comunidad autónoma. Seguramente es complejo, pero, realmente, se han retrasado mucho las adjudicaciones, y se han retrasado porque los tiempos son bastante lentos. Si se convocan en octubre, en enero se convoca la comisión, en mayo se reúnen y vienen a evaluar casi en junio: un curso terminado ya. Por lo tanto, también hay algo de funcionamiento interno que ha impedido esta resolución más rápida.

De todas maneras, sí le quiero decir, señor consejero, que usted desvincula recursos de calidad. Usted ha hablado aquí -y en eso entraré en la segunda parte de mi intervención- del derecho que se está conculcando, del derecho a las becas -un derecho que, por otra parte, está en la Constitución española; no sé si usted en el artículo 27, si usted está queriendo decir que el grupo parlamentario o el Partido Popular incumple la Constitución-.

Y, por otro lado, usted ha denegado muchísimas becas. Es decir, en el curso 2013-2014, se han concedido 5001; 14 000 fueron las solicitudes, 14 594, y denegaron 7937. Entre las causas de la denegación -que, por supuesto, están recogidas, como no puede ser de otra manera-, una de ellas, la más frecuente, es la 0016: no tienen el mínimo de crédito superado del curso anterior.

Que yo sepa, esto es un tema académico, no de renta económica; por lo tanto, mucha gente que no tuviera renta se ha quedado sin tener la beca precisamente por un tema académico, cuando usted, en sus declaraciones, parece que ese tema no tendría que existir, sino que todo el mundo tendría que guiarse únicamente por los temas económicos. Es lo que se deduce de sus declaraciones.

De todas maneras, señor consejero, sí que nos gustaría saber varias causas, varios elementos. ¿Ha mejorado el rendimiento con respecto al curso pasado de la nota media de los que solicitan becas?

Segunda pregunta: ¿ha aumentado el porcentaje de créditos superados con respecto al curso pasado?

Y tercera pregunta importante: de las personas a las que ustedes adjudican desde el Gobierno de Canarias las becas, a las que conceden becas, y a las cuales se les pide únicamente un 5 para darles dichas becas, dato muy polémico a nivel nacional que ustedes han cuestionado mucho, porque, como usted sabe, a nivel nacional se pide un 5,5 para la beca normal -no para la de salario, que es 6,5-, 5,5 porque abandonaba mucha gente que con un 5 tenía la beca. La pregunta es: ¿ustedes no han tenido abandono de becarios que han entrado a la beca con un 5 de puntuación?

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señora diputada.

Tiene la palabra el señor consejero, por espacio de diez minutos, para aclarar la comparecencia.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): (Sin micrófono) ...muy interesante para hablar de becas universitarias, en Canarias y en España, después de conocer ayer por fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes que se habían disminuido en 75 millones de euros las becas previstas para el curso anterior.

Mire, hay un dato que es elocuente en Canarias, porque me pregunta usted, en esta comparecencia, datos relativos al curso anterior y lo que va a ser la convocatoria de este curso en vigor. Con respecto al curso anterior, el número de becas concedidas supera en un 52% a las del curso inmediatamente anterior.

Habíamos puesto más recursos, y se ha beneficiado más gente. Si ustedes recuerdan bien -y si no, lo pueden comprobar en la página, en Internet, del Ministerio de Educación-, podrán ver los resultados de lo que ha ocurrido en España con las becas. Y hay una afirmación, que no la hacemos nosotros, la hace el propio ministerio, que es muy elocuente. Después de contar que no han ido bien el número de becas concedidas ni las cantidades, y ahora ya nos enteramos de que encima ha habido 75 millones de euros menos, se dice que el esfuerzo soportado desde las comunidades autónomas, que sí ha incrementado, ha contribuido a moderar esos descensos. Eso lo dice el Ministerio de Educación y Ciencia en el último informe sobre las becas en España.

Voy a intentar dejar zanjada una cuestión que usted me planteaba, con el ánimo de ver si nos explicamos bien. Independientemente de que la igualdad de oportunidades y la excelencia educativa no tienen que estar reñidas nunca, sino todo lo contrario -seguramente la segunda dependerá de la primera-, cuando hablamos de que hay que exigir un 5 a un alumno para que obtenga beca cuando accede a la universidad, el razonamiento es de pura lógica, de justicia. Cualquier estudiante en Canarias que acuda a la universidad pública lleva ya, pobre o rico, un 85% del coste financiado por las administraciones públicas; por tanto, lo que se beca es el 15% restante. Y ¿por qué un rico con un 5 puede ir a la universidad y un pobre con un 5,2 no puede ir a la universidad? Por tanto, no se trata de lo que va a ocurrir después, porque al rico no le vamos a pedir que el 85% que ya se ha invertido en él lo devuelva, estamos hablando de igualdad de oportunidades.

Hombre, me plantea usted dos cuestiones que voy a anotar, a ver si es posible, con el personal que tenemos ahora mismo, poderlas analizar a fondo, porque a mí me gusta, todas estas cosas, analizarlas. Me plantea usted: "oiga, y a estos que han obtenido beca, ¿cómo les ha ido desde el punto de vista de la superación de créditos, etcétera?". Pues vamos a analizarlo, ahora mismo estamos en otras claves que le aseguro que no son fáciles.

Yo, en relación con las becas, tengo que decirle lo siguiente: mire, de las del curso anterior, efectivamente, salió su convocatoria en el mes de octubre, ¿sabe por qué?, es que el 13 de agosto se publicó la resolución de la Secretaría de Estado de Educación convocando las becas estatales. Solo a partir de ahí teníamos nosotros la posibilidad de poner en marcha nuestra propia convocatoria, ¿por qué?, porque las variables de las becas estatales inciden sobre la convocatoria de cada comunidad. Comprenderá que no es sencillo adaptarlo a algo que se publica el 13 de agosto, de quien tiene en este país la obligación de establecer las becas, de estipular las becas que se dan a la inmensa mayoría de la gente, las becas ordinarias; porque les recuerdo que las becas canarias -y no todas las comunidades tienen becas- son becas complementarias.

Bien. A partir de ahí, lo que hicimos, independientemente de que esa convocatoria, en su normativa, todavía estaba condicionada a la absoluta incompatibilidad en cuanto a resoluciones hasta resolver las becas ministeriales, es aligerar todo lo que pudimos. En el mes de marzo, se produjo la primera resolución, primera resolución que afectó al 64% de las becas concedidas; y en el mes de junio, teníamos más del 94% de las becas, creo que en torno al 96%, de las becas resueltas.

¿Qué dato nos queda ahora para cuadrar cifras?, sencillamente, la liquidación con las universidades, porque, entre otras cosas, para evitar el no resolver, el tener en la incertidumbre a los estudiantes y a las universidades, para las becas de matrícula, les planteamos a las universidades que no cobraran un céntimo hasta el minuto final antes de la convocatoria académica correspondiente.

Eso nos permitió una cuestión que para mí es el resultado clave de este curso académico: el resultado clave es que, en este curso, en Canarias ha habido -de momento, ¿eh?, nos falta esta liquidación final, seguramente lo elevará un poco- 5319 alumnos que se han beneficiado de las becas canarias. Y esa cantidad supera en 1832 becas a las que habíamos concedido en el curso anterior; es decir, un 52,5% más.

Si se hubiese podido mantener la prestación ministerial, le aseguro que esto no se hubiese dado. Hubiésemos podido destinar el dinero de la comunidad autónoma a otros fines educativos o a otros fines sociales; pero, dadas las circunstancias, el Gobierno entendió, y así se comprometió, que era preciso proceder de esa manera.

Ese es el balance que, a falta de la liquidación final, tendremos. Si usted quiere, le puedo detallar los diferentes pasos que se dieron en toda la convocatoria, desde las primeras resoluciones hasta las últimas.

¿Qué ocurre con la actual convocatoria? La actual convocatoria tiene novedades importantes, lo comprometió aquí el presidente del Gobierno, y le aseguro que no es un compromiso sencillo de plantear en una administración como la nuestra, y es que vamos a intentar evitar esa incompatibilidad, al menos en la resolución. No es que puedan obtenerse las dos becas, no. En la resolución.

Y para ello ha habido que trabajar muy duramente, para cumplir esa promesa; y para cumplirla, entre otras cosas, había que adelantar la convocatoria. Convocatoria que salió en el mes de agosto; y, efectivamente, los estudiantes están solicitando ahora las becas. No hemos bajado la prestación, hemos planteado no solamente el adelanto y el mantenimiento de esta circunstancia, en relación con la mejora en la posibilidad de que los estudiantes se vean beneficiados en Canarias, sino que ha habido que añadirle todas las cautelas necesarias y todos los mecanismos necesarios para poder obtener información para luego proceder a devolver o a conceder, porque puede que se dé la circunstancia de que luego haya concesiones de becas ministeriales y los alumnos tengan que devolver, incluso para cobrar la beca ministerial; o al revés: alumnos que nosotros entendemos -porque así nos lo trasmiten las propias universidades- que van a obtener la beca del ministerio y que finalmente se la denieguen, habiéndosela denegado nosotros porque entendíamos que tenían derecho a las ministeriales. Habrá que proceder a los pagos correspondientes. Esto es un lío de administración que está siendo posible porque se han preparado los equipos administrativos para ello.

Hemos establecido algunos criterios importantes. Mire, yo... Los criterios académicos y los criterios económicos están fijados en la convocatoria, no es una cuestión de capricho. Son distintos a los de la convocatoria ministerial, claro que sí, le he puesto el caso del 5, pero eso no exime que haya un alumno que no apruebe nada y que pueda obtener la beca, en fin, salvo razones de fuerza superior, que siempre pueden estar contempladas. Hay unos mínimos requisitos y ahí están establecidos. Por cierto, alguno cambia este año; especialmente, para las becas parciales, donde se ha unificado, en ambas universidades, el número de créditos de los que los alumnos se matriculan.

Hemos tenido en cuenta este año, de forma especial, la doble insularidad, insistiendo en las becas de transporte y las becas de residencia. Y hemos mantenido en todo lo alto el compromiso del año anterior. A falta de la aprobación presupuestaria -porque nuestros calendarios no son los mismos-, a falta de la aprobación presupuestaria del año 2015, al menos, lo que tenemos este curso anterior será la cantidad que nosotros pongamos.

Luego me extenderé en algunas propuestas más, pero este es el balance general de lo que hasta ahora se ha hecho.

El señor VICEPRESIDENTE SEGUNDO (Fernández González): Muchas gracias, señor consejero.

Ahora, un turno de los grupos no convocantes. Grupo Mixto, señor Román, tres minutos.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor presidente.

Yo creo que si algún valor tiene el sistema educativo público español es haber conseguido avanzar en la igualdad de oportunidades. Yo diría que este pudiera ser el parámetro del que podemos presumir -porque hay otros parámetros, en relación con el sistema educativo, donde tenemos todavía mucho que aprender y mucho que mejorar; pero hemos conseguido un razonable nivel de igualdad de oportunidades y que la gente que no tiene recursos económicos pueda estudiar-.

Y esto se ha hecho por dos vías: mejorando la oferta educativa, descentralizando la oferta educativa; pero, también, facilitando ayudas a las familias más necesitadas. Yo soy producto de las becas, yo soy de los que tuvo becas desde primero de Bachiller, porque entonces empezábamos por ahí, hasta sexto de Medicina. Si no llega a ser por la ayuda pública de la ayuda estatal, evidentemente, no hubiese tenido la oportunidad de hacer los estudios que tuve oportunidad de hacer.

(El señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, ocupa la Presidencia.)

De manera que las becas son fundamentales, determinantes, para que este parámetro esencial de la accesibilidad al sistema educativo se mantenga. Y eso exige más recursos -estatales y canarios-, exquisita coordinación entre ambas administraciones y diligencia máxima. Es imperdonable, es socialmente inaceptable que pueda haber gente comprometida, capacitada, dispuesta, con voluntad de formarse y no lo haga por falta de recursos económicos.

Y esto las becas lo palian en parte, porque sabe el señor consejero y saben las señoras y señores diputados que cuando se produce el siguiente hecho, y es que vas a estudiar a un lugar distinto de donde resides, las becas contribuyen, pero en absoluto resuelven lo que esto representa. Los que hemos tenido -en un estatus social que no es el de las necesidades básicas- hijos estudiando fuera sabemos lo que representa cuando se da esta circunstancia de cambiar de residencia para hacer estudios, por ejemplo, universitarios.

De manera que, señor consejero, me consta su voluntad. La clave son más recursos para becas, coordinación exquisita entre las administraciones que actúan en la materia y, yo diría, diligencia máxima para que las cantidades -que no siempre son suficientes- lleguen a tiempo, porque hoy las familias tienen más necesidades que nunca y esta es una necesidad inaplazable, determinante, esencial para uno de los valores que -insisto- tiene el sistema educativo español, que es la igualdad de oportunidades y que, sin ser perfecta, desde luego, podemos presumir, como sistema educativo, de ser un sistema razonablemente igualitario. Y las becas contribuyen a ello.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, doña Rita Gómez, también desde el escaño, por tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra.

La señora GÓMEZ CASTRO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Evidentemente, estamos hablando de un instrumento potente en lo que es la igualdad de oportunidades y, por lo tanto, se consideran las becas y las ayudas al estudio como un derecho, un derecho social, pero esto era antes de la llegada del Partido Popular al Gobierno y al Ministerio de Educación.

Hablar de igualdad de oportunidades al Partido Popular es algo imposible. Debatir con el Partido Popular la importancia de la garantía de la igualdad de oportunidades es algo utópico porque no conciben, porque no tienen como prioritario, evitar que las desigualdades económicas y sociales limiten las oportunidades de aprendizaje y se conviertan en un determinante del éxito escolar. Por lo tanto, es un debate inútil con la derecha, con el Partido Popular, hablar de que lo prioritario y la fortaleza del sistema público educativo español es la equidad, es la igualdad de oportunidades.

Pero es muy oportuno. Es muy oportuna esta comparecencia, precisamente cuando conocemos, por parte del Ministerio de Educación, que ha habido 75 millones menos en becas. Menos en becas.

Por tanto, todo lo que hoy digan aquí, mejor no calificarlo, porque estoy en una sala, en un ambiente, en los que no puedo utilizar determinadas palabras. Pero sí puedo utilizar de cinismo político la actuación y la actitud del Partido Popular en Canarias; y, sobre todo, en materia educativa.

Ustedes hacen o harían lo que se está haciendo por parte del ministerio y en todas las comunidades que están gobernando, es decir: fuera ayudas, disminución de becas y fuera igualdad de oportunidades.

Aprendan y colaboren, y trabajen con Canarias para seguir reforzando y mejorando el sistema de becas y ayudas de estudios como se está haciendo en esta comunidad con pocos recursos -en el presupuesto pasado hubo un 23% más en la partida presupuestaria de ayudas y becas; y, por lo tanto, estamos mejorando-.

Hay un problema, y sigue existiendo gobierne quien gobierne: los alumnos y alumnas reciben las becas muy tarde, muy tarde. Y de eso tenemos que ser conscientes, y no tenemos respuesta para esos chicos y chicas que empiezan el curso escolar sin esa ayuda y sin esa beca. Pero para delante, señor consejero, para delante el Gobierno de Canarias, y todo lo que diga aquí el Partido Popular debemos pasarlo a la mochila para no enfermarnos de la salud respecto al cinismo con el que están actuando en esta legislatura con esta tierra y con todas las áreas.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Grupo Nacionalista, don Nicolás, por tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra.

El señor GUTIÉRREZ ORAMAS: Espero y deseo que los miembros del Partido Popular en esta Cámara tomen buena nota de lo que se está tratando hoy en esta Cámara sobre el mencionado proceso de becas y, luego, a ser posible, lo transmitan al señor ministro Wert y a su ministerio.

Una vez más, el Partido Popular viene a esta Cámara a pedir explicaciones sobre temas que no cumple su Gobierno en España. Más de lo mismo, señorías, pero mientras, el PP se dedica a recortar, eliminar y calumniar. Y podemos comprobarlo a través de la prensa de hoy sobre el recorte de 75 millones en las becas: "El ministerio adeuda a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria tres millones de euros", "Más de sesenta alumnos de la Universidad de Las Palmas tienen que devolver la beca al ministerio", o acciones como "Becas para ponerse tetas", que se publican en algunos blogs de defensores de la política del Partido Popular. (Mientras muestra varios documentos a la Cámara.)

Hasta el año 2011, el Gobierno de Canarias contaba con una fundación que gestionaba las becas. Esta fue disuelta, dentro de la política de ahorro del Gobierno. Esta fundación gestionaba rápida y eficientemente la gestión de las becas del Gobierno de Canarias.

Señoría, el pasado 5 de febrero, varios diputados de mi grupo se reunían con una asociación de estudiantes y reflexionábamos con ellos sobre la tardanza en adjudicar las becas por parte del ministerio, del Gobierno de Canarias y de las ayudas a los cabildos de cada una de las islas. Reflexión que también había realizado con distintas familias de mi isla de procedencia. Recuerdo que, como bien saben ustedes, se solapaban las becas: primero las del ministerio, después las del Gobierno de Canarias y, posteriormente, las ayudas de los cabildos.

Durante estos últimos años, no creo que haga falta recordársela a usted, la grave situación económica por la que pasan muchas familias cuyos hijos han tenido que dejar de estudiar o se encuentran al borde de tener que hacerlo. Preocupado por esa situación, le había realizado al señor vicepresidente y consejero de Educación una pregunta en pleno, y que él ha contestado hoy, ampliamente, sobre lo mismo que yo le había planteado en ese momento.

También recordarle que el presidente del Gobierno, durante el estado de la nacionalidad, había señalado que ningún estudiante canario se iba a quedar sin beca.

Señor consejero, es muy importante que el Gobierno de Canarias y su consejería sumen esfuerzos encaminados a acortar los plazos para la concesión de las becas a nuestro estudiantado, y eso pasa por solicitar la documentación de una sola vez, sacar la convocatoria con tiempo, acortar el proceso de tramitación. Cumpliendo estos compromisos, estoy convencido de que Canarias, las familias del alumnado, nos lo van... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del grupo solicitante de la comparecencia, Grupo Parlamentario Popular, doña Maribel Oñate, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

La señora OÑATE MUÑOZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, el Grupo Parlamentario Socialista y el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria se han quedado en el siglo pasado. Es como una fotografía en blanco y negro que se ha desgastado por el sol y no tiene ni un color. Ni color de esperanza, ni color de cumplimiento, ni color de innovación, ni color de avance. ¡Es que se han quedado atrás, totalmente perdidos en la nebulosa del siglo pasado!

Pero es que la forma con que hablan es una forma de hablar sin futuro ninguno. ¡Es que es terrorífico escucharlos aquí, en esta sala, cómo defienden temas que no tienen sentido, que no van con Europa, que no van con lo que se está haciendo actualmente en todos los sitios avanzados! Por eso estamos a la cola de todo. A la cola del abandono, a la cola del fracaso. ¿Cómo me pueden decir que un niño rico con un 5,2 puede ir a la universidad, y un niño pobre con un 5,2 no puede ir a la universidad, dando a entender que los niños que nacen en hogares necesitados son menos inteligentes que los niños que nacen en hogares con dinero? ¡¿Pero cómo se puede decir eso?!

Un niño que no tiene recursos económicos, seguramente, también será muy listo y podrá sacar perfectamente la beca del 5,5. Lo que no se puede es, del dinero de todas las personas que nos están escuchando hoy, con ese dinero, no mirar los resultados. Eso es lo que no se puede hacer. No se puede coger el dinero y darlo, alegremente, y luego no saber si la media ha subido, si la media ha bajado, si están mejor, si los que aprobaron con un 5 y tuvieron beca abandonaron muchos y ese dinero de los contribuyentes se perdió.

Se perdió, porque hay un estudio que lo avala, que de las personas que entran en la universidad con beca con un 5 de puntuación, un porcentaje muy alto abandona. Eso no se lo ha inventado Wert, es un estudio sociológico que se ha hecho. Y ese estudio quiere decir que son flojos y que, llegado un momento, no pueden resistir el ritmo. Por lo tanto, hay un dinero, que está pagando el señor que nos está escuchando ahora en su casa, que se va a la papelera porque les hemos pedido solamente un 5, y no hemos hecho que se esfuercen los chicos en sacar bien sus estudios.

Es que la beca no es un regalo, es un derecho. Pero es un derecho que va acompañado de un rendimiento académico. Y no puede ser que estemos dando becas sin ton ni son a personas que no están estudiando lo suficiente. La beca tiene que ser correspondida por el esfuerzo que hace la sociedad en dar esas becas a la gente. Hay muchas personas que, con sus impuestos, están pagando esas becas; y, por lo tanto, esas personas se están quitando dinero de su casa para mantener las becas en la universidad.

Les voy a leer un párrafo muy corto, que lo decía el Partido Socialista, decía: "La situación actual de la universidad es enormemente perversa, ya que, por un lado, el número de becas es del todo insuficiente para aquellos alumnos que no pueden estar cuatro o cinco años sin trabajar a pesar de sus buenos resultados; pero, por el otro, para los alumnos que transitan por la universidad, sin un rendimiento aceptable, el coste real de la matrícula, a la vez que la escasa aportación del estudiante, lo convierten en un sistema no solo caro, sino también injusto".

Todos los estudiantes tienen una beca implícita, todos los estudiantes tienen una beca implícita. El millonario y el más pobre. Todos tienen una beca porque nadie paga, como lo ha dicho aquí muy bien el consejero, el tanto que cuesta realmente un curso universitario, que sale seis mil u ocho mil euros, y todo el mundo paga novecientos euros, el 15%. Por lo tanto, todo el mundo está con una subvención.

Y luego están las personas que, aparte, necesitan ese apoyo, que tendría que ser mayoritario, sin estárselo dando a personas que abandonan. Porque quien se lo merece se lo merece, porque trabaja y porque se esfuerza.

Entonces, aquí no se puede decir que rendimiento es opuesto a equidad, que es lo que nos intentan vender: equidad opuesta a rendimiento. No. Eso no está bien. Equidad puede ir con rendimiento, ¿por qué no?

Es que la equidad es el café para todos que los propios socialistas denunciaron, en la etapa de Gabilondo, en el estudio que hicieron sobre la universidad. Y dijeron que no podía ser café para todos. Y no lo dijimos nosotros, lo dijeron los socialistas del Congreso de los Diputados, cuando estaba el señor Gabilondo de ministro de Educación. Ahora lo dice Wert y entonces ahora sí, entonces hay que rasgarse las vestiduras. ¿Por qué? Porque desde el minuto uno hemos estado en contra de Wert.

Pero, bueno, yo no tengo nada que alegar, porque yo creo que, simplemente, con decir lo que acaba de publicar la OCDE, todo el mundo se tiene que quedar callado. La OCDE ha dicho, en Política educativa en perspectiva, Education policy outlook, en el 2014, donde valora positivamente las medidas que impulsa la Lomce: "Una de las variables en las que se ha mejorado es precisamente en la subida del presupuesto para becas y ayudas al estudio en 2011, que de 1168 millones pasó a 1400 millones. Ha crecido el número de becarios universitarios, que pasó de 291 000 a 316 000". Yo he escuchado en esta Cámara: "Qué desastre, los universitarios ya no van a ir a la universidad con las medidas del ministro". Pues no, señor, han aumentado.

Ha crecido el número de universitarios. Ha mejorado el rendimiento; los 6,8 puntos de nota media han pasado al 7,4. Y los 93.0 créditos superados han pasado a 96.4 créditos superados. Quiere decir que las medidas están funcionando.

Canarias, con una tasa más alta de abandono escolar, casi puntos por encima de la media nacional. Y España está mejor en estos momentos, en general, en la tasa de abandono. Pero Canarias no va a llegar, en el 2020, a tener el 15% de abandono, porque estamos todavía en el 27%.

Entonces, al principio de la legislatura, los padres le pidieron al señor consejero que aportara ilusión al sistema educativo. Y el señor consejero llegó y aportó, por supuesto, ilusionismo. El señor consejero da una serie de medidas a lo largo de estos tres años o de cuatro -que nosotros vamos ahora a ir preguntando, punto por punto, cómo está el cumplimiento de todo lo prometido-, ha dado una serie de promesas, de promesas, que luego no están cumplidas, señor consejero.

La última cosa que se sacó de su chistera fue la Ley Canaria de Educación, que empezará a funcionar el año que viene o dentro de dos años lo que allí recoge. O sea, lo ha aplazado hasta dentro de un año, ¡un año que usted no va a estar! ¿A quién le vamos a pedir después el cumplimiento?, ¿a quién se lo vamos a exigir, al Grupo Parlamentario Socialista, que se encuentra ahí sentado?, ¿les diremos: "oiga, ustedes prometieron esto y no lo han cumplido"? Esto no puede ser.

Se marcha todo el mundo y aquí se queda la situación de la educación casi como estaba al principio. Tanto es así que el contrato-programa de la universidad usted dijo que iba a poner a una comisión a trabajarlo. La ley de financiación de la universidad vino a esta Cámara una legislatura anterior y todavía la universidad está sin ley de financiación. No le preocupa mucho la universidad, porque si no tiene ley de financiación y el contrato-programa aquí se canceló -no ha vuelto a hacer ninguno nuevo-, pues quiero decirle que me parece que eso indica poca preocupación por los problemas por los que pasa la universidad. No solamente las becas, todo lo que acomete la universidad en estos días con el Plan Bolonia y todo lo demás.

Prometió bajar el abandono y el fracaso escolar -todavía eso nada-, el número de repetidores sigue bastante alto, los idiomas siguen brillando por su ausencia, y usted quitó dos cosas muy importantes: quitó las becas de excelencia, que eran únicamente 300 000 euros para chicos que con un gran esfuerzo -y no creo que todos fueran millonarios-, con un gran esfuerzo, sacaban buenas notas, y eso era un estímulo para un estudiante, que sacando sobresalientes le dieran una beca, que estuviera exento de pago, eso era importantísimo para esos chicos. Eran solamente 300 000 euros; usted los quitó, ¿por qué?, porque usted confunde equidad con rendimiento, porque si no, no hubiera quitado las becas de excelencia, pero esto a usted le parece elitista. O sea, que en la universidad se premie la excelencia y que los alumnos que tienen sobresaliente tengan un apoyo a usted le parece elitista.

Y encima quitó el apoyo a los Erasmus; como aquí en Canarias estamos muy bien de idiomas, estamos estupendos, todos hablamos tres idiomas... En otras comunidades van ya por el trilingüismo, nosotros ahora hemos puesto dos colegios con francés, como un gran hallazgo... Pues, entonces, estupendo... Hemos quitado también las becas del apoyo a los Erasmus nacionales, que otras comunidades autónomas las mantienen. Por ejemplo, Murcia. Mire lo que ha hecho Murcia para poner un poco de dinero más a los Erasmus que lo que tenía del ministerio. Y ha ido el doble de chicos a los países extranjeros. Aquí, en Canarias, no, porque como aquí no viene turismo y no vivimos de eso, pues no importa que los chicos no sepan hablar inglés; eso se puede pasar...

Y, por último, usted ha puesto la asignatura de Emoción y Creatividad, fantástico: la emoción es de cinco a siete, o de doce a una. No es transversal la emoción, no, es en un horario concreto: emoción de cinco a siete, señor consejero... ¡Ponga usted Informática de cinco a siete y la emoción hágala usted transversal!, porque la emoción la tienen que dar todos los profesores, porque los niños tienen sus emociones a flor de piel en todas las horas de su día, de su día de clase, no solamente en unos horarios concretos, que eso, como era el tema estrella suyo para vender algo novedoso, lo ha puesto en ese sentido. Y yo, entonces, le digo con mucha emoción lo que decía Quevedo: "Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir".

Muchas gracias, señor consejero.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, señor consejero de Educación y vicepresidente, tiene usted la palabra por tiempo de diez minutos.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Señor presidente, señorías.

Intento seguir su razonamiento en esa sinuosa carretera, a ver adónde va a llegar, y le aseguro que me cuesta saber adónde llega.

Mire, le voy a poner un ejemplo de lo que hemos escuchado hoy. Hace usted alusión al informe de la OCDE, al último, y se le ha escapado una cosita que no voy a dejar que pase desapercibida. Ha dicho: "hay un elogio al sistema de becas español", etcétera. ¿Sabe a qué año se refiere?, usted lo ha dicho. Léalo en sus papeles. No es al 2012 ni al 2013 ni al 2014: es al año 2011. Es al año 2011, ¿sabe por qué?, porque ese informe está publicado este año, pero se refiere al curso 2011/2012.

Llevábamos tres años de crisis por entonces. ¿Y sabe lo que dice ese informe también?, que en aquel entonces, en aquel año, la cantidad que dedicaba este país a la educación era el 5,5% del Producto Interior Bruto. Ya verá cuando salga el del 2014, a ver si mantenemos el 4%. Esa es la realidad de lo que dice ese informe. Dice muchas más cosas, pero como usted misma lo ha traducido, ahorro simplemente el comentario. No era este Gobierno el que tuvo ese éxito con las becas.

Luego, en su primera intervención, me dice: "mire usted, es que le ha denegado becas a los estudiantes por razones académicas". Cuando un estudiante concursa a las becas, tiene unos requisitos económicos y académicos; es decir, tiene que superar determinadas cuestiones que están en la convocatoria. Desde luego, son distintas a las de las becas del ministerio que ha sacado el actual ministerio, pero si no las supera, lógicamente, no obtiene beca. Y usted dice: "no, es que usted regala becas porque le importan un rábano los requisitos académicos". ¿En qué quedamos, en lo primero o en lo segundo? Las dos cosas al mismo tiempo no pueden ser; yo le aseguro que ahí están los requisitos y, salvo que se equivoquen nuestros funcionarios, la denegación de las becas a cada persona o la concesión se ajusta a las exigencias de las convocatorias.

Hay algunas cuestiones más que me gustaría seguir explicándole, pero insiste usted en esta historia de la injusticia. Mire, a ver cómo se lo digo para que me entienda: cualquier estudiante, pobre o rico, que va a la universidad, lleva incorporado en Canarias el gasto del 85%, de ese señor que usted dice que paga impuestos y que, lógicamente, entrega estos recursos, como los entrega para otras cosas. Los entrega para esto.

¿A usted le parece justo y constitucional que el 15% restante lo discriminemos entre pobres y ricos, es decir, que para poder acceder allí haya que exigirle un 5,5 al que no tiene dinero y cero a partir del 5 al que sí lo tiene? ¡A mí no, a mí no!, independientemente de lo que sea el recorrido posterior, que como usted ha dicho, efectivamente, se ha estudiado sobre el 2011, y gracias a esa política de becas que se llevaba, que lógicamente no eran 75 millones de euros menos, pues ha podido tener el resultado que ha tenido. Esa es la realidad que estamos viendo en estos momentos.

Por tanto, no sé cuál es su opinión, pero yo sí creo que en el punto de partida... Y este Gobierno, con su presidente, en esta misma tribuna, se comprometió a que quien tuviese dificultades para llegar a la universidad por razones económicas, si cumplía con los requisitos académicos, no iba a dejar de estudiar en Canarias. Y se consiguió, con este sistema de becas y con otras cosas.

Se lo recuerdo: este mismo verano, procurando que ochocientas personas, aproximadamente, en Canarias, llegaran a la universidad, aunque no tuviesen dinero para pagarse el título de Bachiller o no tuviesen dinero para pagar la tasa de la PAU. Se les cubrió esa circunstancia, porque muchas familias ese mes tenían serias dificultades para tener ciento sesenta o ciento setenta euros. Esta comunidad lo ha hecho.

Mire, yo le voy a proponer tres propuestas, para trasladarlas al Gobierno de España, para que vean lo que es una política de becas.

Primero, primero, que rompamos el actual sistema de becas en cuanto a exigencias que discriminan, que discriminan a las personas en función de su circunstancia económica. Exijámosles las mismas oportunidades, luego cada uno podrá rendir más o menos, y si no rinde, fuera beca; pero, por lo menos, no los matemos al principio. Primer requisito, volvamos al 2011, volvamos a ese sistema que usted dice que elogia la OCDE y que tanto le gusta. Yo también. Primero.

Segunda cuestión. Hagamos en toda España lo que ha hecho el Gobierno de Canarias: que nadie deje de llegar a la universidad porque no puede pagar, al finalizar el curso último de Bachillerato, el acceso, la prueba de acceso o el título de Bachiller. Lo puede hacer el ministerio, es asumible.

Y tercer requisito, y este es muy importante para las propias universidades, de verdad, y es sostenible, y es factible, y es bueno para los estudiantes, ahora que hay otro tipo de titulaciones. Las universidades han perdido muchos alumnos porque ha desaparecido un curso académico completo, al pasar la estructura de las carreras de cinco a cuatro años. Sin incrementar el gasto, cojamos y, a todos aquellos estudiantes que no tengan recursos para hacer la enseñanza de Postgrado profesionalizadora, es decir, los másteres que les habilitarían en la mayor parte de los casos al ejercicio de una profesión, y garanticémosles que se puedan matricular.

¿Qué significaría eso?, significaría dos cosas. Primero, justicia con la gente que no tiene recursos y que termina los estudios de Grado; y, segundo, evitaremos el colapso que se está produciendo en muchas universidades, donde hay recursos que pueden ser utilizados pero que no lo están siendo porque, efectivamente, ha desaparecido todo un segmento de demanda. Contribuyendo a sostener mejor las universidades y contribuyendo, por tanto, a acometer la demanda de quienes no tienen, solucionaríamos el problema de un plumazo.

Tres medidas, sencillas, que yo creo que puede asumir perfectamente el Ministerio de Educación. Yo lo haría, ¿eh?, francamente, lo haría, entre otras cosas, porque ya se pusieron en práctica en otro momento. Ahora que las universidades se ven en esta tesitura, que están perdiendo miles y miles, decenas de miles de estudiantes, vamos a apoyarlas. No hace falta elevar mucho el gasto; es, simplemente, con lo que teníamos. Hagamos esto. Yo creo que son tres propuestas interesantes que no pueden ser asumidas de nuevo ni por esta ni por el resto de las comunidades autónomas, que lo haga quien lo tiene que hacer, y que se vuelva entonces al 2011 para que, algún día, el informe -de 2014 ya no, pero el de 2015 sí- vuelva a tener, en el caso español, en la OCDE, las mismas características que las que ha tenido este de la OCDE, superar el conjunto de porcentaje que estamos perdiendo y, sobre todo, tener un sistema donde la igualdad de oportunidades lleve a la calidad general del sistema educativo, que no solo no está reñido, sino que es condición sine qua non.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

Señorías, se suspende la sesión hasta esta tarde a las cinco de la tarde.

(Se suspende la sesión a las catorce horas y treinta y nueve minutos.)

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y tres minutos.)

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Señorías.

Se reanuda la sesión.