Diario de Sesiones 137/2014, de fecha 24/9/2014
Punto 12

8L/C-1659 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE EL INICIO DEL CURSO ESCOLAR 2014-2015.

El señor PRESIDENTE: Siguiente comparecencia: del señor vicepresidente del Gobierno, instada por el Grupo Socialista Canario, sobre el inicio del curso escolar.

Doña Rita Gómez Castro, tiene la palabra.

La señora GÓMEZ CASTRO: Gracias, señor presidente. Señor consejero. Señorías.

Hemos llegado con esta comparecencia a valorar y analizar en esta sede parlamentaria, pues, lo que es el último curso escolar de esta legislatura, y, con sinceridad y absolutamente convencida, creo que este último curso escolar, el curso escolar que se ha iniciado, 2014-2015, tiene las mismas características que los cursos escolares de esta legislatura.

Por lo tanto, señor consejero, pese a que existen grupos parlamentarios que no quieren ver la realidad y que intentan oscurecer con datos, con realidad ficticias, con argumentos que están en la cabeza pero que no existen en la realidad, en lo que la gente ve, pues, pese a todo eso, señor consejero, creo que es una fortaleza su gestión al frente de la Consejería de Educación, y los datos están ahí y los iremos viendo a lo largo de esta comparecencia.

Por lo tanto, sin necesidad de que usted se pavonee con este resultado, con este inicio de curso escolar, ni desde el Grupo Parlamentario Socialista lo hagamos, porque todavía hay muchas cosas que mejorar en Educación -Educación es un saco sin fondo, y, cuando se soluciona un problema, aparecen en el saco tres más-, la realidad es la que es. La situación, una de las más difíciles que ha atravesado esta comunidad, no ha hecho que hayamos bajado la guardia y que hayamos bajado la acción política en Educación, sino todo lo contrario. Hemos hecho frente, con recursos y esfuerzos propios en Canarias, frente a los recortes y la improvisación que en todo este periodo ha marcado el Gobierno de España al frente, frente al cual está el Partido Popular.

En líneas generales, y Canarias no se excluye a esas líneas generales, han arrancado el curso escolar en este año y en el año anterior entre la preocupación y la improvisación con respecto a que este es el primer año en el que se implanta la Lomce. Hay una sensación -y basta con recorrer los titulares y leer las noticias de las distintas comunidades autónomas-, hay una sensación como de que la norma viene por poco tiempo, que no se va a quedar. Y esto es algo negativo para el sistema; y, evidentemente, esto es algo negativo para los alumnos que parecen preocuparle tanto al Partido Popular, pero solo en el discurso, porque en las acciones que implementa va contra los alumnos y a ponerles obstáculos a los alumnos.

Yo creo que, cuando hablamos de incertidumbre y hablamos de preocupación, es algo común a todas las comunidades, gobierne quien gobierne. La preocupación y la incertidumbre de la comunidad educativa son algo indiscutible; y por algo será, no será que toda esa comunidad educativa esté equivocada y solo el Partido Popular esté acertado, porque la realidad es la que es, salvo que el Partido Popular se considere en posesión de la verdad absoluta, algo que los deslegitima para hacer cualquier crítica en España y, sobre todo, en esta comunicación.

Señor consejero, esa es la sensación, esa es la percepción; y, el elemento común, lo de la preocupación y lo de la incertidumbre. En Canarias lo hemos iniciado así, pero también se ha iniciado el curso escolar en Canarias con una confianza, con unas expectativas de construir o de ir construyendo un modelo educativo adaptado a nuestra realidad, a nuestras singularidades, y esto ha sido posible a raíz de la aprobación de la ley canaria de educación en este Parlamento, con la mayoría de las fuerzas parlamentarias y con la exclusión, el aislamiento, la soledad, del Partido Popular.

Por lo tanto, ahora, a partir de este momento, vamos a asistir a distintas interpretaciones de lo que es el inicio escolar, y, por lo tanto, señor consejero, nosotros le pedimos, como siempre lo ha hecho, un análisis riguroso, objetivo, basado en datos.

No se puede venir aquí a hablar, señora Oñate, de datos, sin tener los datos objetivos, sin ni siquiera hablar de evaluación, porque ustedes en una pregunta reconocían mejoras en el abandono escolar, y cuando hablamos de la Formación Profesional Básica, hablan de unos resultados...

El señor PRESIDENTE: Tiene un minuto, doña Rita. Sí, sí, por favor.

Señorías, guarden silencio, por favor.

Tiene un minuto, doña Rita.

La señora GÓMEZ CASTRO: Sí.

Hablamos, por un lado, de reconocimiento de mejora de datos, que no es con la Lomce, sino que es con la ley anterior, evidentemente, porque lo que se evalúa son los resultados de la ley que el Partido Popular ha eliminado, no la que ha puesto en marcha. Sería imposible evaluar una ley que acaba de empezar y que ya obtenga resultados.

Por otro lado, hablamos de unos datos de los Programas Profesionales de Cualificación Inicial cuando no han sido evaluados, no han sido evaluados. Hay evaluaciones y hay estudios de comunidades concretas, y esos estudios avalan las bondades y avalan como medida adecuada los Programas Profesionales de Cualificación Inicial, que es una medida adecuada para mejorar las tasas de titulación y para reducir el abandono escolar.

Por lo tanto, señor consejero, hay un camino, hay un camino que se ha emprendido y que empieza a dar sus resultados, pero, sobre todo, hemos vivido en educación algo difícil en estos tiempos, una etapa, un inicio escolar ausente de conflictos y, sobre todo... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Rita.

Señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Gracias, señor presidente.

Todavía es pronto para hacer un balance definitivo de las características del inicio de curso. Estamos, además, en la semana en que se completan las estadísticas de la escolarización del mismo y, por tanto, algunas de las informaciones que daré están incompletas, porque, precisamente, en cuanto a número de alumnos matriculados, cobertura de plazas, etcétera, todavía tenemos que completar los resultados que están pendientes. Pero voy a intentar ser lo más prolijo posible en cuanto a estos datos.

Como objetivo central de este curso, al igual que de los cursos anteriores, yo creo que hay uno que es incuestionable, y es que en Canarias la dirección vaya en dirección contraria, en dirección opuesta, al rumbo que lleva la actual crisis. Tanto en derechos como en resultados, tanto en igualdad de oportunidades como en la calidad educativa. Ambos son objetivos indisociables y ambos son objetivos irrenunciables.

Se inicia este curso, además, con la novedad de la entrada en vigor de las dos leyes, es verdad que con ritmo de concreción y desarrollo normativo diferente. Pero sí, vuelvo a reiterar la enorme dificultad que produce, independientemente del contenido de la nueva ley orgánica, el ritmo con que se está intentando aplicar.

Les pongo un ejemplo que no hemos contado aquí, relativo a algo que debe ocurrir este curso: los estudiantes de tercer curso de Primaria van a ser sometidos a una reválida -vamos a ser simples en la expresión-, a una reválida. La financiación de esa evaluación debe hacerse exclusivamente con cargo a los fondos de las comunidades autónomas. Esto es un dineral, y no es que esté obsesionado con los dineros, con el parné; pero, francamente, podemos darnos cuenta de lo que está representando esta circunstancia solo en términos de recursos.

Esto debe ocurrir, además, en un curso en el que coinciden otros dos tipos de evaluaciones: la muestra segregada para Canarias del informe PISA y las evaluaciones de diagnóstico, que tienen además el acarreo correspondiente del gasto, eso sí, con cargo a la propia comunidad. Pero, en el caso de algo que debe ocurrir obligatoriamente en toda España, creo que se tenía que haber previsto, puesto que se trata de una nueva obligación competencial, alguna financiación de quien obliga a proceder en tal dirección. Por supuesto, ya les adelanto que Canarias no hará ranking de centros, sea cual sea el procedimiento evaluador que se haga. Los resultados de esos diagnósticos irán directamente a los centros, pero no se hará una liga de centros educativos. Bien.

En cuanto al inicio del curso -y utilizo aquí las expresiones de la inspección educativa-, los informes de los diferentes inspectores concluyen que "el curso se ha iniciado sin incidencias destacables". Eso sí, en algunos lugares concretos, las incidencias principales han tenido que ver con la no finalización de algunas obras RAM -que, entre otras cosas, financian los ayuntamientos- o con la no puesta en funcionamiento de algún centro, como el que vimos en el caso del CEIP Siete Palmas. El resto ha iniciado, salvo fechas festivas o salvo alguna circunstancia muy concreta en un centro, con normalidad, como ha venido ocurriendo en los últimos años.

Debo señalar también que nos incorporamos en este curso a la oferta de 6.000 nuevas plazas en la educación postobligatoria, entre la Formación Profesional, las escuelas de idiomas y la enseñanza de adultos. Solo en educación relativa al grado medio y al grado superior de Formación Profesional, esperamos este curso superar todos los registros habidos de la oferta de plazas, superar las 34.000 plazas.

Otro dato que me parece significativo es que, tanto en los datos concernientes a la oferta educativa como a la de los servicios complementarios, todo se mejora, todas las cifras son favorables. Y pongo algunas que están ya prácticamente concluidas.

Por ejemplo, en los programas vinculados a la red de centros innovadores por la mejora de la enseñanza, continuamos con programas que se habían iniciado, que siguen ampliando el número de centros con las características iniciadas.

En el caso de los centros de Infantil y Primaria, el Programa Infancia vuelve este año a incrementar el número de centros, pasando de 60 a 80, y se inicia el Programa Travesía para los centros de Secundaria con 60 centros. Las aulas enclave pasan de 137 a 152 en este curso.

La ayuda a los alumnos que precisan la misma para la adquisición de materiales y libros de texto cuenta con una cantidad adicional de 1,2 millones de euros, teniendo en cuenta que, el año pasado, de estas ayudas se beneficiaron cerca de 14.000 alumnos.

Las residencias escolares. Se mantiene el mismo número de residencias. Y veremos finalmente, cuando los alumnos estén definitivamente matriculados, la cobertura de plazas. Sí es bueno saber que esas plazas, en cuanto a personas con necesidades educativas especiales, pasan de 68 a 71, y todavía son cifras, 71, provisionales, es decir, se amplían.

Los centros que tiene el programa bilingüe CLIL pasan de 471 en el curso anterior a 482 en el actual curso, añadiéndole además el programa piloto del Bachillerato en francés, que se dará en dos institutos: uno de Gran Canaria, otro de La Laguna.

El número de comedores escolares se amplía en cuatro, pasando de 469 a 473, y se amplía en 2.300 la oferta de plazas de comedores escolares. La oferta de plazas, no sabemos cuántas de ellas se van a cubrir. Sí les adelanto que la cuota cero se va a ampliar sensiblemente este curso también, lo cual da idea de las circunstancias sociales en las que nos encontramos. Las ratios que hemos planteado en esta oferta de plazas de comedor se mantienen intactas, 1/25 Primaria. Las ratios auxiliares y comedores, 1/35.

El plan de formación de centros. Tuvimos 591 centros el año anterior, ya vamos por 604 en este curso. En noviembre y enero, como habíamos anunciado, tendrán lugar las convocatorias de acreditaciones profesionales. Y, en cuanto a los centros vinculados a las distintas redes, por ejemplo redes de escuelas vinculadas a salud o a las escuelas ecológicas, también se incrementan: en el primer caso, de 223 a 256 centros; y de 438 a 464 centros.

Como decía antes, se ha incrementado la oferta de plazas, siendo especialmente significativas las modalidades de grado medio y de grado superior de Formación Profesional, así como las de escuelas de idiomas, que reservan 600 plazas este curso para la acreditación de profesores que tengan intención de trabajar como profesores bilingües en sus distintas materias en el curso siguiente.

En cuanto al nombramiento del profesorado, tengo que decirles que la inmensa mayoría del porcentaje del profesorado, un 99%, estaba nombrado antes de iniciar el curso. Cierto que luego, como ocurre todos los años, las previsiones que nos llegan desde los centros y llegan al Calplan varían, y, evidentemente, en función de esa variación, se están produciendo las correcciones que consideramos que es necesario producir en algunos centros.

Se siguen atendiendo las bajas y las jubilaciones. Sí tengo que añadirles, en datos del Servicio de Inspección Médica, que estamos asistiendo a una circunstancia que habrá que ver cómo la acometemos. Las variaciones que se dan en las formas de descuento al profesorado por bajas están provocando un incremento de las bajas de larga duración. Estas bajas están cargando un mayor gasto a las sustituciones de las consejerías, en el buen entendido de que seguramente la norma está obteniendo un resultado presupuestario muy contradictorio con el que se había planteado por parte del Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Administraciones Públicas. Y, en ese sentido, supongo que los informes que hagamos replantearán los parámetros del cambio que se hizo en su momento.

En resumidas cuentas, los datos que estamos aportando, a falta de otros que podré completar en la segunda intervención, nos sitúan ante un curso que, pese a las complicaciones presupuestarias, pese a -también- las dificultades sobrevenidas por los cambios normativos y las improvisaciones que, en ese sentido, vienen de estos cambios, puedo decir que se ha iniciado con normalidad y a la búsqueda y a la pelea por lograr, insisto, una dirección opuesta a la dirección de la crisis, mejorar en derechos educativos y mejorar también en resultados educativos.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Parlamentario Mixto, don Pedro Justo.

El señor JUSTO BRITO (Desde su escaño): Señor consejero, nosotros compartimos con usted que el inicio del curso ha sido bastante normal. Lo que pasa es que, con la información que yo he ido recogiendo por ahí, el problema es que el término "normal", con todo el tiempo que ha ido pasando de la crisis, es bastante negativo, en el sentido de que los presupuestos han ido menguando y se ha ido deteriorando una serie de factores fundamentales en la enseñanza.

Hay un reconocimiento general con respecto al consejero por la política activa que lleva de enfrentamiento con el ministerio por la aplicación de la Lomce, porque es una política que coincide con las organizaciones nuestras; y hay también un reconocimiento en cuanto a que lleva una actitud positiva para intentar, digamos, dulcificar los efectos negativos que pueden tener sobre las consejerías bien la aplicación de la Lomce o bien los recortes presupuestarios.

El problema que tiene el consejero -que, además, es el vicepresidente del Gobierno- es que, como usted sabe, en la política de austeridad, su Gobierno no tiene esa actitud tan activa con respecto al Gobierno de Madrid, sino que tiene una actitud bastante más cercana y proactiva, y eso lleva a que los ajustes presupuestarios son bastante duros.

En términos generales, a efectos de las familias y los usuarios, hay dos elementos que me han comentado que tienen mucha trascendencia y que están causando bastantes problemas: uno de ellos es el de los comedores escolares. Me dicen que, en los comedores escolares, en la tasa de gratuidad, se tienen unos topes a efectos de renta -lo cual es bastante razonable- y que, a partir de esas tasas, se tiene que pagar. El problema es que, con el deterioro general que hay a nivel económico, parece ser que se está generando un tramo social que está por encima de la pobreza suficiente para acceder a la gratuidad pero que, sin embargo, está por debajo de poder pagar el comedor, y que está haciendo que un colectivo de familias o de niños no acceden al comedor porque no pueden hacerlo por ninguna de las dos vías.

En el tema de los comedores escolares, hay -además- ahí, digamos, una cierta inseguridad por el tema de las privatizaciones, no tanto por el movimiento inicial -que parece bastante razonable- de poder reubicar trabajadores en los sitios más necesitados, más que en las zonas donde por la renta pueden tener alternativas, sino porque se considera que esa es una puerta de atrás para intentar acabar con la privatización de los servicios.

El otro elemento que se plantea como un elemento básico a efectos, digamos, de progresividad social es el tema de los préstamos de los libros. Primero, hay una limitación en cuanto a los libros que se prestan; y, segundo, hay una limitación en cuanto a los volúmenes. Entonces, parece ser que esto afecta bastante a las familias; bueno, hay por ahí gente que dice que una persona que tiene un chico ahí, en FP, tiene que pagar a lo mejor 200 euros para conseguir los libros; y para algunas familias están siendo cantidades, pues, que son poco asequibles.

Por parte del tema de las plantillas, que tiene que ver más con los sindicatos, hay un reconocimiento, como yo les he dicho, de que ha intentado... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

El señor PRESIDENTE: Sí, muchas gracias, don Pedro, muchas gracias.

Por el Grupo Nacionalista Canario, don Juan Pedro Hernández.

El señor HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ: Gracias, señor presidente.

Agradecemos la información que nos ha facilitado el señor consejero en este inicio de curso. Cuando llevamos apenas quince días de iniciado el curso, pues, que ya haya comparecido en este Parlamento, en este pleno, dando información del mismo, hay que destacarlo.

Sabemos que el tiempo que tiene, que le marca la comparecencia, no es suficiente para dar cuenta de todos los programas y de los objetivos que percibe en este curso, pero que a lo largo de los próximos meses iremos haciendo, preguntando, haciendo iniciativas, para ir completando. Nos ha facilitado datos importantes que han mejorado en casi todos los programas, pero que no es fácil asimilar tantos datos en tan corto tiempo. También coincidimos con usted desde nuestro grupo: percibimos que ha sido un curso -un inicio- casi con total normalidad, salvo algunos casos.

En Lanzarote hemos tenido -que consideramos que es normal-, en el Colegio de Uga, demandaban por un nuevo profesor, pero, al parecer, ya ha sido nombrado; el nuevo CEIP de Siete Palmas -que usted ya esta mañana nos dijo-, problemas, quizás, ajenos a su consejería, propios quizás de la constructora.

En definitiva, considero que ha sido un inicio de curso totalmente normal, un inicio de curso con una ley, la Lomce. Una ley que, como todos sabemos, se ha iniciado sin consenso, sin financiación, como también nos acaba de explicar en la anterior comparecencia. Una ley impuesta con premura y que no responde a los principios de una escuela pública que fomenta la igualdad de oportunidades.

Yo tengo que destacar el esfuerzo que el Gobierno de Canarias está haciendo para que los servicios esenciales -servicios básicos como la educación, la sanidad y los servicios sociales- no sufran esa merma en estos momentos difíciles, en estos momentos de crisis. Con lo cual, no podemos decir lo mismo con el Gobierno central, porque, cada vez que tiene oportunidad, ahí ofrece un recorte nuevo en estos servicios fundamentales, en estos servicios básicos.

Algunas de las cuestiones que me gustaría hacerle -no sé si tendré tiempo de preguntarle o usted de contestarlas-. El programa de desayunos escolares este año se ha incrementado en 1.000 plazas. Si va a suponer merma, pues, para esos doce mil y pico alumnos que asisten al mismo.

En los centros integrados, hay nuevos centros en este curso. Hay islas en que todavía no figura ningún centro, ni quizás planificado, como en el caso de Lanzarote. ¿Qué previsiones tiene?

En el Programa Infancia, bien es verdad que aumenta el número de centros, pero hay islas en que baja, como puede ser Lanzarote: de 7 ha pasado a 5; en Fuerteventura, de 7 ha pasado a 3.

En el tema de las infraestructuras educativas, hemos sabido que se ha eliminado el PIEC. Naturalmente, qué pasa con el modelo de financiación público-privado. Hay centros importantes en Lanzarote que están, quizás, pendientes y esperando a esa financiación, ¿cómo está este tema?

En definitiva, pues, toda una serie de cuestiones. En la Lomce, qué aspectos de la Lomce no se aplican... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Juan Pedro Hernández.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Felipe Afonso.

El señor AFONSO EL JABER: Señor presidente.

Señor consejero, lo define a usted que en su intervención de hoy no fije objetivos concretos ni de calidad educativa ni de fracaso escolar ni de abandono temprano. No fija objetivos concretos. Intenta vender como una gran noticia que el curso ha comenzado, cuando lo normal es que el curso comience; lo anormal sería que el curso no comience, como aquello de que lo normal es que el perro muerda al niño y no lo contrario.

Pero, mire, la noticia que define su mandato, que resume su mandato, es que la tasa de abandono escolar casi ha duplicado su distancia respecto a la media nacional. En diciembre de 2010, estábamos a 2 puntos de la media nacional; hoy estamos a casi cuatro, a 3,9, y bajando; en diciembre de 2010, éramos la comunidad número 12, y hoy somos la comunidad número 14. Eso resume su mandato: estamos más en la cola de Europa. Es verdad que, producto de la crisis, en toda España ha bajado; pero aquí, mucho menos. Aquí hemos aumentado la distancia con respecto a la media, aquí lo estamos haciendo mucho peor.

Y que seamos la segunda comunidad autónoma con la ratio de profesor/alumnos más alta de España, la segunda, lo que demuestra lo falso e incoherente de su discurso permanentemente, criticando la ley, criticando que aumentan las ratios. Pues somos la segunda comunidad de España con la ratio más alta. Debe ser que para las otras quince hay otra ley y hay una ley solo para usted.

Y que tengamos más alumnos por ordenador que la media de España.

No es normal tener tantas becas universitarias por pagar del curso pasado cuando comienza un nuevo curso, un nuevo año académico. No es normal, lo normal es que se pague para que la gente pueda estudiar, y no cuando la gente ya ha estudiado -el que ha podido, y no el que no ha podido-.

Es lamentable que los alumnos matriculados en el primer ciclo de Educación Infantil no lleguen al 0,9% del total nacional. Y, además, seguimos bajando.

También es una barbaridad que miles de demandantes de plazas en la Formación Profesional se queden sin ella por su incapacidad de ofrecerlas, y que se abuse de la oferta a distancia. El año pasado, un 46% de las nuevas plazas fueron a distancia. Bajo su mandato, señor consejero, han aumentado 12 puntos respecto al total. En estos momentos, representa el 27,7% de toda la Formación Profesional en Canarias la que es a distancia, aumentando en tres años 12 puntos, frente al 7,7 nacional en estos momentos.

Y son jóvenes sin experiencia profesional y en paro, con lo que se desnaturaliza el sentido de la educación a distancia y se baja la calidad media para encubrir la falta de oferta. No son personas que lleven veinte años trabajando de peluqueros y que vayan a sacar el título y lo puedan hacer a distancia, no: son jóvenes sin experiencia profesional. Usted dice que crea muchas plazas, pero las crea a distancia.

Mire, preocúpese por estas cosas -no tengo tiempo de más-, que es lo que debe hacer un consejero de Educación comprometido e ilusionado, y no uno en... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Felipe.

Por el grupo solicitante de la comparecencia, doña Rita Gómez Castro.

La señora GÓMEZ CASTRO: Cuando me refería, señor consejero, a que expusiera una serie de datos objetivos, me refería y adelantaba lo que iban a ser las distintas interpretaciones de las distintas fuerzas políticas. Y lo decía porque, por mucho que nos empeñemos aquí, por alguno, en oscurecer una gestión, quienes nos están viendo -y ahora todavía nos ve más gente, más canarios- se dan cuenta, y resultan poco creíbles ante la sociedad, porque es lo que no viven día a día en sus centros escolares cuando van a llevar a sus hijos, cuando van al comedor y cuando están viendo la calidad que se les ofrece en todos los centros escolares públicos de las siete islas de esta comunidad autónoma.

Por lo tanto, yo no esperaba otro cambio, sino que lo que esperaba era radicalismo en estos momentos en que se acercan las elecciones. Y, por lo tanto, tienen que seguir en un discurso que no han cambiado, que no han variado en esta legislatura simplemente porque la realidad es otra, porque la realidad es positiva y porque la gestión al frente de la Consejería de Educación de usted y del Partido Socialista es valorada positivamente por todos los canarios; ¿perfecta?, no, porque perfecta... La perfección no existe. Por lo tanto, yo creo que ha quedado claro quién está solo y quiénes estamos con la comunidad educativa y quiénes formamos la comunidad educativa canaria que perseguimos la mejora de los resultados de nuestro sistema.

Me choca, me choca -y no me puedo quedar callada- que un Partido Popular que hasta el mes de julio estaba solucionando el tema de las becas, que ha reducido 75 millones con respecto al presupuesto anterior, que ha eliminado a alumnos y que los ha dejado en la cuneta, me choca muchísimo que venga a reclamar al sistema de becas canario que se estén pagando después de finalizar el curso. Parece que no se enteran de lo que ha ocurrido después de que está gobernando el Partido Popular en España con el sistema de becas y carecen de pudor y de vergüenza; y traspasan cualquier línea que ningún político ni ningún ciudadano se marca o se traspasa, porque tiene pudor y porque tiene vergüenza. Salvo ustedes, en los que todo vale.

Señor consejero, hemos hecho -ha hecho el Partido Socialista- en esta legislatura más con menos y en poco tiempo. Y eso es indiscutible. Se han hecho más acciones, se han mejorado más servicios con menos recursos, porque aquí no se ha puesto el recorte presupuestario que el ministerio ha tenido con Canarias en materia educativa. Y, en muy poco tiempo, en cuatro años, el cambio es indiscutible, le guste a quien le guste; y ahí está, y nos podemos poner a discutir dato por dato, servicio por servicio y política por política.

Lamentablemente, yo tengo que volverme a subir ante esta tribuna y decir que vivimos en un contexto de improvisación, de recortes, de retroceso irreversible y de caos legislativo a lo largo y ancho de este país, y que tiene la firma del Partido Popular como nunca había ocurrido en este país en materia de educación. Una crítica que hace mucho daño al sistema, que hace mucho daño a la educación, pero que es necesario mantener para ver si de una vez por todas frenamos esas presiones, esas presiones de la derecha, esas presiones irracionales, esas amenazas para acabar con la convivencia escolar que este país se ha dado en este periodo democrático.

Por lo tanto, desde el Grupo Parlamentario Socialista, volvemos a iniciar un curso escolar reivindicando la función de la educación como una palanca de nivelación social y compensación social, reivindicando la gestión democrática de la educación, el papel de las familias. Las familias tienen capacidad para decidir, no solamente el Partido Popular tiene capacidad para decidir; y el Partido Popular niega la decisión de las familias reivindicando la calidad y la equidad, la equidad y la calidad como principios rectores de este sistema, y tal y como apunta la ley canaria de educación -que aprovecho, señor consejero, para preguntarle con respecto al calendario, al decreto que desarrolle la aplicación de esta ley en nuestra comunidad-.

Señor consejero, ha habido una serie de preguntas a lo largo de este inicio del curso escolar, ha habido cuestiones o ha habido críticas o demandas con respecto a lo que ha sido la asignación presupuestaria a los centros escolares. Hay cifras que suben, que bajan con respecto a la contratación de profesorado en nuestra comunidad. Me gustaría que aclarara este tema. Me gustaría que dejara claro cuál ha sido la dotación presupuestaria para los libros escolares y el material escolar, frente a otras comunidades en que se ha eliminado; no es que hayan bajado: se han eliminado las becas de comedor, los préstamos para libros, comedores, transporte.

Los alumnos, por ejemplo en Madrid, tienen que pagar para un ciclo de Formación Profesional la matrícula. Tiene que pagar para un alumno matricularse en Formación Profesional. Eso no se dice, ahí están las diferencias. ¿Qué líneas de acción, señor consejero, están marcando la acción política, la política de su consejería, con respecto a paliar lo que serán las consecuencias de la Lomce?

Y, sin lugar a duda, Canarias ha marcado y marca una política educativa diferente, una política que genera el consenso y se une a la mayoría: el Gobierno de Canarias, la Consejería de Educación, lidera, encabeza esas manifestaciones públicas mayoritarias que la comunidad educativa ha llevado a cabo en España contra la Lomce y contra el Partido Popular.

Tenemos un territorio, ese territorio peninsular que está marcado por la gaviota, donde se suspenden las becas de comedor, donde hay menos profesores. No es que la ratio sea mayor o menor, es que se eliminan profesores. Hay profesores en la Comunidad de Madrid que han sido contratados en septiembre por días para corregir los exámenes de septiembre porque las plantillas han sido reducidas: esa es la acción, eso es lo que pone sobre la mesa el Partido Popular en Canarias, esa es la alternativa popular a la política educativa de Canarias.

Señor consejero, resumiendo, y para dejar claras las diferencias, las diferencias, porque yo no me canso de repetir que somos absolutamente diferentes, que no tenemos ni un punto común en ninguna área, y mucho menos en educación.

Cómo han quedado las plantillas con respecto a cursos anteriores; cómo han quedado las rutas de transportes -comedores y desayunos ya lo ha dicho usted-; no ha nombrado nada del tema de residencias escolares, mantenemos las residencias escolares, cómo están siendo los servicios de las residencias escolares; la Formación Profesional, el número de alumnos matriculados en Formación Profesional, los ciclos y las titulaciones; el decreto de la ley canaria de educación, cuándo va a estar como novedad; me gustaría que insistiera, si tiene tiempo, en esa red de centros innovadores que supone una novedad para esta comunidad y que hay resultados ya positivos en este aspecto; la enseñanza de las lenguas extrajeras; y todas las medidas para lograr una escuela inclusiva, una escuela inclusiva de calidad, que es una de las garantías para el mejor desarrollo de esta comunidad.

Por lo tanto, hemos acudido a una valoración del curso escolar: en un lado, nos situamos los que defendemos la escuela pública, y apostamos por la calidad de la escuela pública, por que siga fortaleciéndose la enseñanza pública en Canarias; y sola, en un ladito, hay una minoría, una minoría, una minoría social que apuesta por acabar con la escuela pública y por poner obstáculos, obstáculos, a lo que es la igualdad de oportunidades de todos los canarios y canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Rita Gómez Castro.

Señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Gracias, señor presidente.

Una precisión en cuanto a algunos de los datos que se han sacado aquí, que no sé a veces de dónde se sacan: en abril del 2012, se aprueba un real decreto de contención del gasto educativo. Si repasan las medidas, en qué consiste esa contención, podrán ver lo siguiente: primero, obligación de incrementar las ratios educativas; dos, disminución del número de profesores; tres, dificultad para las sustituciones del profesorado, incrementando el número de días que obligatoriamente se le exigen a una administración para poder proceder a la sustitución. En ningún caso lo estamos siguiendo.

En todos los cursos, en todos y cada uno de los cursos, las ratios educativas han disminuido en esta comunidad; me falta la de este nuevo curso, que todavía no la tenemos. Dos, tenemos más profesores. Tres, las sustituciones no están cumpliendo las previsiones del real decreto de 2012. Y para que no se extrañen, una cosa es que se sustituya a un profesor por cinco días y otra cosa es que se contrate a un interino por cinco días, es la pequeña diferencia. Sustituir a un enfermo por cinco días se puede, sustituir a un interino por una plaza de interinidad de cinco días es otra cosa distinta. Así que distingamos las cosas antes de determinados gestos.

Miren, no está ahora el portavoz de Nueva Canarias, pero leí en un medio de comunicación que este año teníamos 131 millones de euros menos en el presupuesto de la consejería con respecto al año anterior; es decir, 2014 con respecto a 2013. Y quien publicó eso no se molestó en mirar el Boletín Oficial de esta comunidad, donde se publica el presupuesto de 2014. Si tal cosa hubiese sucedido, habría que haber cerrado la Consejería de Educación. Si nosotros llegamos a aprobar en este Parlamento un presupuesto con 131 millones de euros menos de 2013 a 2014 en educación, hubiésemos cerrado la consejería, no habría forma de que esto funcionara.

La realidad, si miran ustedes las cifras publicadas, es que hay 37,6 millones de euros más, sin contar con la cantidad adicional que en todas las consejerías se presupuestó para pagar la parte proporcional de la paga extra que se pagó en el presente año. Por tanto, esa es la cifra real del presupuesto educativo, y convendría, sencillamente, que lo comprobasen.

En cuanto a becas. A ver si ya nos dejamos de lanzar alguna serie de afirmaciones. Toda la vida, las becas canarias universitarias son complementarias de las becas ordinarias que otorga el Ministerio de Educación. Toda la vida ha existido la normativa de que no se pueden fallar estas becas hasta que no se fallen las becas ministeriales. Y aquí el Partido Popular nos acusa a nosotros del retraso.

Fíjense que no he acusado yo al Gobierno central, le he acusado de otras cosas, pero no de los retrasos; le he acusado de introducir cláusulas nuevas, porque sé lo que significa una tramitación de estas características, y sé lo que significa también poner medidas paliativas para evitar efectos nocivos de ese retraso en muchos casos.

Pero en nuestro caso, en nuestro caso, se han resuelto cuando la legalidad lo ha permitido. Y se han resuelto, además, incrementando el número de becas, de tal forma que ningún alumno que reuniera los requisitos correspondientes ha dejado de matricularse en la universidad. Y este curso, como usted sabe muy bien, se ha iniciado con ochocientos alumnos que han podido acceder a la matrícula no teniendo la dificultad añadida de tener que costear las tasas del Bachillerato o las tasas de la PAU.

En cuanto a los comedores escolares. Les recuerdo que en uno de los plenos les explicaba cómo se iba a proceder a cambiar los niveles de renta exigibles para atender algunas de las circunstancias que aquí se habían planteado. Es decir, que, efectivamente, las familias difícilmente llegaban. Y se cambiaron. Y eso es lo que ha permitido mejorar, lógicamente, el número de estudiantes subvencionados, que es una cantidad muy superior a la mitad de los usuarios de los comedores. Y esto es muy significativo, ¡porque hay comunidades autónomas donde han sido suprimidas todas las ayudas de comedor escolar!

Escuchaba el otro día en la provincia de Alicante una explicación del responsable educativo acerca de por qué se habían suprimido todas las ayudas de comedores escolares. Decía que los comedores escolares no son comedores sociales. Y se quedaba tan ancho. Yo digo eso aquí y ustedes, los propios miembros del Partido Popular, ¡me crujen!, con toda la razón, me crujen. Pues, con toda anchura, se dice y se explica por ahí, en algunas comunidades donde gobiernan. Se han suprimido todas las ayudas de comedores escolares.

Aquí se han incrementado, se sigue incrementando la cuota cero, y se sigue incrementando el porcentaje de estudiantes subvencionados. Entre otras cosas, porque hemos podido bajar, o, mejor dicho, adaptar mejor los requisitos a la situación económica.

Con respecto a los préstamos de libros. Para nosotros no tiene sentido, y lo explicamos, como consejería, cambiar los libros de texto este curso. Supondría un gasto añadido a las familias. Supondría un gasto añadido a la Administración. ¿Por qué a la Administración? Porque hay muchos millones de euros de libros de texto que están en préstamo en los centros, siendo reutilizados. Si tuviésemos que cambiarlos, tendríamos que poner esos muchos millones de euros en libros nuevos. Por eso recomendamos a los centros, a los consejos escolares, que son los que deciden esto, que no lo hicieran. La mayoría, lógicamente, ha decidido hacerlo.

Incluso hay algunos centros, y quiero poner de manifiesto aquí un dato -aunque sé que muchos de los gremios de libreros estarán en desacuerdo-, una iniciativa llevada adelante por el centro Instituto de Enseñanza Secundaria de San Mateo, en Gran Canaria: han establecido un programa de intercambio de préstamo de libros de texto allí donde hay centros en que determinados libros sobran. Ha sido una iniciativa encomiable.

Seguramente terminará en los juzgados, como en alguna otra comunidad ha terminado, porque hay quien considera que eso no puede hacerse legalmente porque contraviene reglas de la competencia económica. Pero, en fin, yo lo elogio, lo elogio ante estas situaciones. Iniciativas como esas de los centros que, por su propia cuenta, están procediendo a ese intercambio de los libros que precisan unos centros sí y otros no.

Con respecto a los propios comedores. Sí quería añadir, por enésima vez, lo siguiente: no se ha privatizado uno solo de los comedores existentes al inicio de legislatura. Siguen siendo los mismos comedores. Ahora bien, si hay una interdicción, una prohibición, de poder ampliar la relación de puestos de trabajo de esta comunidad y del personal de la misma -solo es posible hacerlo para el personal docente, como saben ustedes, con tasas de reposición ridículas del 10%, o el sanitario, o el de justicia-, lo que no tiene sentido es que, existiendo mayor demanda y, como he dicho antes, aumentando en 2.300 la oferta de plazas de comedor, pues, no los abramos por el hecho de que no nos permiten contratar a personas.

No nos permiten contratar a personas, a trabajadores, en esta comunidad. Por tanto, lo que hemos hecho ha sido prestar ese servicio de forma indirecta. ¿Significa esto privatizar lo que había?, no. No se privatiza lo que había. Si es que no ha bajado el número de comedores de gestión directa que teníamos, son los mismos comedores. Lo que sí ocurre es que, como efecto de las normas para toda España, es imposible contratar a más personal, aunque la demanda, como hemos visto, crezca; más personal de gestión directa, quiero decir. Por tanto, que quede eso claro, que no ha sido una bajada en el personal de gestión directa.

Los centros integrados. Efectivamente, este año comienza uno nuevo, el centro de Las Indias, en Santa Cruz de Tenerife, y están ahora los proyectos ya prácticamente concluidos, de los cinco que estaban previstos, y veremos en el nuevo proyecto de presupuestos los que se pueden incluir para el año siguiente.

Con respecto a las circunstancias relativas a los desayunos escolares, vamos a seguir manteniendo que toda persona que lo precise -en este caso, no solo de Educación Primaria, sino de la ESO- desayune gratuitamente en los colegios. Lo seguiremos haciendo con toda la discreción con que se hizo el curso anterior. Confío en obtener recursos adicionales, no solo, por supuesto, de la Administración pública, sino que aquellas entidades que colaboraron y que nos están indicando su buena predisposición a ello puedan mantenerse. Pero este programa ha dado un buen resultado y les puedo asegurar que ha permitido a muchos estudiantes poder cursar sin ninguna alteración de tipo alimentario la jornada escolar.

Bien. Hay muchas más cuestiones que podría comentarles: había una petición sobre el desarrollo normativo de la ley canaria de educación. Nuestra intención es llevar el primer decreto de regulación; antes de final de año, tenerlo por lo menos preparado en el Gobierno. Otra cosa sería cuándo se publica definitivamente, por los trámites a seguir; pero esa es nuestra intención, que, antes de diciembre, tal cosa ocurra.

La planificación de este curso escolar, como saben ustedes, comenzó hace muchos meses, en el curso anterior; por lo tanto, allí no solamente se plantearon el número de profesores, las plazas, se solicitaron a los centros las previsiones -todo eso se hizo, por muchas correcciones que haya que hacer en el camino-; sino que los objetivos concretos del centro, como se ha pedido aquí, estaban ya perfectamente planificados, y en alguna intervención, en la Comisión de Educación, me extendí sobre tales circunstancias, pero estaría encantado, indudablemente, de -no ya en el pleno, sino en la Comisión de Educación- ir a explicar y a atender esos objetivos concretos. No me da tiempo aquí, pero sí reiterarles que a todo el programa de la red de centros estoy dispuesto a dedicarle una sesión monográfica.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor vicepresidente, don José Miguel Pérez.

Señorías, indicarles que vamos a ver otra comparecencia. Reanudaremos esta tarde, cuando se termine esta comparecencia suspendemos, a mediodía; reanudaremos a las cuatro y media con la otra comparecencia. Y hay dos proposiciones no de ley que no tienen enmiendas, con lo cual, yo no se lo puedo asegurar, pero muy probablemente el pleno acabe antes de las siete de tarde, si todo va normalmente. (El señor vicepresidente primero, Cruz Hernández, ocupa un escaño en la sala.)